Con 20 empresas la FANB acapara el poder económico

AGROFANB

 

En abril de 2013, el presidente Nicolás Maduro aseveró que los oficiales de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) debían constituir en el marco de la zona económica militar una poderosa industria, y a lo largo de cuatro años, la FANB ha ampliado su dominio. Petroleras, constructoras, agrícolas, seguros, bancos, empresas y fábricas de ropa, vehículos y cauchos estructuran el conglomerado.

Desde 1956 hasta 1998, la actividad de la Fuerza Armada se centró en la elaboración e importación de municiones y equipos por medio de Cavim, el rol se extendió a la conformación de una aseguradora (Seguros Horizontes) y dos empresas de servicios. Durante la administración del expresidente Hugo Chávez se crearon una constructora y una ensambladora de vehículos blindados, pero en la era Maduro el número creció.

Entre 2013 y 2017 se han constituido 14 compañías militares en áreas clave, con lo cual el poderío económico de la FANB asciende a un total de 20 industrias.

Esa zona económica militar que planteó el Jefe de Estado hace cuatro años dio paso al motor industrial militar donde las empresas de la FANB tienen alianzas y apoyos de privados.

En los lineamientos del Ministerio de la Defensa de 2017, el titular del despacho, Vladimir Padrino López, apunta que es necesario impulsar el motor militar por lo que ordena a las empresas “aumentar su productividad y eficiencia”. Y agrega que “el aparato militar debe disminuir la dependencia de bienes esenciales y plantearse retos de autogestión y abastecimiento al sector militar y al resto de los sectores del país”.

 

¿Por qué ese poder?

 

Con Chávez y Maduro, los militares han sido ministros, presidentes de organismos y empresas estatales, y además se han encargado de la administración de los dólares oficiales y de controlar la producción de rubros básicos. Adicional a esos roles, se les ha permitido tener empresas, con lo cual el mandatario otorga beneficios a cambio de lealtad, señalan analistas y chavistas críticos.

 

La presencia de un número muy grande, excesivamente grande, de militares en distintos cargos para los cuales no fueron formados profesionalmente, obedece a que se pretende cambiar la competencia, la formación, la experiencia, por la obediencia ciega, asevera el exministro de Educación y exmiembro del PSUV, Héctor Navarro.Ç

Al igual que Navarro, Rocío San Miguel, presidenta de la Asociación Civil Control Ciudadano, asegura que la conformación de esas industrias ha sido un incentivo para la lealtad. “Compro lealtades y te permito la gobernabilidad” es para el economista José Manuel Puente la razón de ese tejido.

 

 

Frente a una popularidad de 17,4 % a julio de este año, según Datanálisis, el primer mandatario busca mantenerse por diversas vías.

La estructura

El conglomerado militar va desde la fabricación de municiones hasta la elaboración de agua, uniformes y cauchos. Y a 16 de esas 20 compañías, el Ejecutivo este año le destinó de manera inicial más de 1 billón de bolívares.

fanb-1024x836

Este tejido se divide en:

Armamento

Cavim —creada en 1975— se encarga del comercio y fabricación de armamento, municiones, explosivos y otros materiales o equipos. Este año su presupuesto asciende a 183,2 millardos de bolívares.

La elaboración de municiones —según las memorias y cuentas del despacho de la Defensa disponibles hasta 2015— tuvo limitaciones por la falta de insumos y los retrasos en la entrega de divisas, pero pese a las restricciones le dio utilidades al fisco nacional.

Cavim además de armamento, tiene participación en otras empresas militares en las áreas de transporte y ropa.

Transporte

En el sector transporte, la FANB cuenta con dos empresas: Emsoven y Emiltra.

Emsoven conformada en 2008 tiene como accionistas a Cavim y al Centro Nacional de Repotenciación, propiedad del grupo Yammine.

Esta empresa se encarga de producir y comercializar vehículos multipropósito Tiuna, vehículos blindados y convencionales, así como repuestos y accesorios. Hasta 2015 ensambló 1315 vehículos gracias a préstamos del Bandes, sin embargo, tuvo limitaciones con la adecuación de las plantas.

 

*Vea la nota completa en Cronica.Uno

 

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas