La artritis también puede afectar a los niños y adolescentes

artritis

La artritis, una enfermedad que se asocia a la tercera edad,  no es común en los pequeños, sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS), estima que anualmente en el mundo se registran de 2 a 20 casos por cada 100.000 niños.

Verónica Crespo, reumatóloga del Instituto Diagnóstico de San Bernardino, explica que no es tan sencillo realizar el diagnóstico de un niño con artritis ya que muchas veces los dolores se confunden con otras patologías.

“La artritis juvenil se manifiesta de varias maneras, no es fácil dar con su diagnóstico. Se le debe poner mucha atención a un niño que manifieste dolor ya que mientras más rápido sea el diagnóstico la evolución de la enfermedad mejorará así como la calidad de vida del paciente”, señala.

La galena explica que se debe prestar mucha atención a los síntomas y al dolor que presenta el pequeño.

“La artritis juvenil tiene varias maneras de presentarse. Duelen todas las articulaciones o duele solo una, cuando es artritis el dolor es distinto. Duele más cuando se está en reposo que cuando se está en movimiento, por ejemplo, si fuera un dolor de rodilla por otra cosa que no fuera artritis, duele más cuando se mueve la rodilla que cuando se está en reposo”, explica la especialista.

Crespo indica que es muy probable que este dolor se confunda con dolores de crecimiento u otros, y para eso precisamente es que se debe estudiar meticulosamente al paciente.

“Al paciente hay que examinarlo desde todos los ángulos. Se debe ver su historia familiar, hacerle exámenes físicos, en los dolores de crecimiento no hay hinchazón de las articulaciones y tampoco éstas se ponen rojas o calientes, en la artritis  sí”, apunta.

Por su parte la doctora Carla Álvarez, indica que si la hinchazón, el dolor y la dificultad para realizar movimientos,  sobretodo en horas de la mañana, dura más de dos semanas se debe ir al médico.
Añade que si a esto se le suma cansancio, malestar general o manchas en la piel se debe estar muy atento.
Las doctoras resaltan que la detección temprana es vital debido a que así se evita la deformación de los huesos.

Para el tratamiento de esta enfermedad, además de la medicación, se debe tener una alimentación balanceada, no se aconseja suprimir ningún alimento porque hasta ahora no se ha demostrado que afecten a la enfermedad,  lo que sí es que se debe evitar el sobrepeso para que las articulaciones no tengan que soportar el exceso.

Asimismo Álvarez señala que la natación y el ciclismo son deportes que puede practicar un niño con artritis y que es necesario que en el colegio tenga un pupitre adecuado y que los profesores le permitan pararse cada cierto tiempo para evitar la rigidez.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas