Tal y como escribimos en este mismo portal el pasado miércoles, el presidente Hugo Chávez Frías se fue para La Habana entre gallos y medianoche -al filo de la madrugada dice la nota del Granma- sin transmisiones televisadas ni de su salida de Venezuela ni de su llegada a Cuba como ha sido su costumbre en los últimos 17 meses.

La salida desde Maiquetía por la Rampa 4 fue llena de sigilo y mucha seguridad para que no se viera el momento en que fue subido al avión presidencial montado en una silla para evitarle los dolores que lo aquejan al caminar.

La llegada al aeropuerto de La Habana se hizo en el terminal #1, en lo que antes fue el aeropuerto llamado Rancho Boyeros. Chávez fue bajado en una especie de poltrona, sentado, para así pasarlo a una ambulancia azul, que fue pedida a Canadá hace unos años cuando el ex presidente Fidel Castro sufrió una recaída de su salud, y en la que paciente no requiere ser acostado totalmente.

Chávez fue llevado a su casa en el exclusivo reparto de El Laguito, número 32, para así descansar hasta ayer que se trasladó al CIMEQ, Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas, para ser sometido a un exhaustivo chequeo de sus condiciones físicas.

Tras esa exploración el equipo de médicos cubanos habría llamado a consulta, vía satélite, a sus pares de Brasil, España y Venezuela para determinar el procedimiento a seguir.

Tal como en la última oportunidad operatoria decidieron incorporar en la consulta vía WEB a un par de médicos rusos que ya una vez participaron en un coloquio similar.

Por estos días próximos tratarán de mejorarle sus condiciones al paciente para que hagan una o dos apariciones públicas y se transmitan vía satélite a Venezuela.

Éstas estarían pensadas en una visita al Centro de Convenciones o el hotel donde se está reuniendo el Secretariado de las FARC participante en los diálogos de paz con el gobierno de Colombia; en una breve rueda de prensa; en un encuentro con el presidente Raúl Castro y el presidente Santos de Colombia o en una grabación caminando por los jardines del Cimeq o de su residencia habanera.

Ayer estaban esperando la llegada de sus hijas para que lo acompañen como ha sido su costumbre en estos meses.

La decisión más importante a tomar desde el punto de vista médico es la que determinará si hace falta una operación exploratoria en la zona pélvica para así conocer el verdadero estado los huesos que le provocan incesantes dolores.

 @Nelsonbocaranda