Los Runrunes de Bocaranda de hoy 16.02.2017: ALTO: Corrupción en el Fondo

FondoChino_

ALTO

EL CHAVEZBRECHT V:

Nuestras dos columnas anteriores tocaron niveles y actores sensibles. En algunos casos para limpiar escritorios, quemar archivos, borrar USB, memorias y discos duros. En otros, según una de mis fuentes rojas rojitas, para apoyar lo que queda de la supuesta y moribunda revolución socialista. Cito textual de mi grabación a una de estas últimas: “…No solo se robaron a Venezuela, se robaron nuestro sueño, nuestra revolución. Si es verdad lo que declara el presidente Maduro, la ruta es sencilla y directa. Mire usted, bastan dos cosas, lo primero que intervengan e investiguen a fondo la Vicepresidencia de Ingeniería y Construcción de Pdvsa, la Vicepresidencia de Grandes Obras del Metro de Caracas, la gobernación del estado Bolívar, el Fonden y el Fondo Chino.  Otra cosa, que listen e investiguen a todos los que fueron ministros de Transporte, de Comunicaciones, de Infraestructura, Obras Públicas, (no importa el nombre, es el sector) junto con los presidentes del Metro, de Pdvsa y el Gobernador Rangel de Bolívar. Por esos dos lados estaría el grueso de lo que se han robado y repartido. Y cuando uso la expresión de robado es porque sé lo que le digo. No es un asunto de solo sobornos por parte de los altos directivos de la constructora, es más de corrupción al más alto nivel de gobierno, en sobreprecios ordenados, duplicación de estudios, dotaciones fantasmas, evaluaciones infladas o falsas, compras innecesarias. Los brasileros sobornaban, es verdad, pero primero eran objeto de exigencias, de como se dice en mi mundo “ayúdame que yo te ayudo”. También que se metan en el Registro Nacional de Contratistas y vean la lista de grandes, medianas y pequeñas obras y contratos responsabilidad de Odebrecht: es más, le doy su número de registro, es el: 1108286003636916159. Esa lista que allí puede ver no tiene desperdicio alguno, señor Nelson. Que no busquen lo que vimos antes como el “chino de Recadi”. No, esto fue un asunto de grandes peces, de jefes altos, con sus respectivos testaferros y asesores. Como una vez lo explicaba un participante del Frente Miranda, esto es una verdadera “estructura de corrupción” bien aceitada, con poder de decisión, con bancos en paraísos fiscales que tenía su cúpula operativa en Pdvsa y el sector infraestructura y su cúpula política en Miraflores. Le digo otra cosa, olvídese de esos 19 mil millones de dólares que dicen alcanza lo asignado a los brasileros. Es mucho, pero mucho más. Para un solo ejemplo de lo que digo, la Fiscal solo necesitaría comprobar cuánto fue la propuesta inicial para la construcción del metro a Guarenas y a cuánto alcanza en los actuales momentos. Mire, soborno o corrupción, llámelo como usted quiera, pero jamás Maduro meterá preso a un ministro de Chávez, mucho menos a uno de los de su rosca. No tiene piso político para hacerlo…”. Fin de la cita roja.

CIRCO: ¿ROJOAMARILLO?:

Los titulares de todos los medios controlados o propiedad del régimen dieron cuenta del “fortalecimiento de la alianza China-Venezuela” con la llamada XV Reunión de la Comisión Mixta de Alto Nivel el pasado lunes. El “sicofante de los aplausos” se encargó de ello. Minutos antes de comenzar apareció la noticia de El Aissami que mantuvo desconcertados tanto a los asiáticos como a los rojos enchufados. La realidad del encuentro fue otra: esa reunión estaba pautada para diciembre y fue suspendida por Maduro sin dar razón alguna. Básicamente fue para conocer el estado del “remanente” que aún queda en el Fondo Chino, al que le han dado más palo que a una piñata. De aquellos billones solo quedan unos poquísimos cientos de millones. Esos fueron los asignados con “bombos y platillos” en una farsa más de las que vemos a diario. Los chinos se prestaron a venir ante la insistencia del régimen. Los asistentes eran de tercer o cuarto nivel. Antes venían directores principales. Todo está paralizado y los asiáticos están preocupados. Las investigaciones de corrupción en el Fondo comenzaron desde que el “eterno” vivía. Los clubes de golf de la capital estuvieron llenos de chinos miembros de la delegación los cuatro días que pasaron aquí. ¡Mucho ruido…pocos “renminbi”!

 

runrunesmedio

runrunesbajo

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas