Aeropostal pide al gobierno que la dejen seguir con sus planes

Desde adentro de Aeropostal elevaron un informe al alto gobierno -del que extraigo aquí algunos detalles- que permite conocer la realidad de la aerolínea que ha estado en el tapete público tras el aterrizaje forzoso el pasado 26 de septiembre  de su aeronave modelo DC9, marca Boeing, siglas TV136T, en Puerto Ordaz. El informe previo de las autoridades aeronáuticas indicaría que fue una falla humana del copiloto del avión al efectuar  el aterrizaje colocando la cola del avión demasiado cerca de la pista en lo que se llama un “crash landing”, que por el impacto desprendió sus dos turbinas.

El reporte al MTC y al INAC:

Aeropostal Alas de Venezuela, fue confiscada al grupo Makled.

Para el momento de su toma la empresa empleaba a 1200 trabajadores y tenía un solo avión operativo: un DC 9-50 del año 1976.

Las deudas gigantescas, muchos  pasivos laborales y  compromisos en el exterior por montos millonario, lo cual imposibilitaba a Aeropostal a volar fuera de Venezuela.

Se nombro una junta administradora especial, compuesta por personas de un alto perfil profesional para emprender la dura y difícil tarea de reestructurar la aerolínea y recuperar la operatividad y la estabilidad laboral de sus empleados.
Se repararon otros DC 9,  a la vez que se reestructuró el taller de servicios que disponía de una  “envidiable” plantilla de profesionales con varias certificaciones internacionales.

Se logro operar carga, reabrir catering, comprar vehículos nuevos, pagar deudas atrasadas no solo con empleados si no con proveedores.

Además, se emprendió lo que se llamo “Proyecto MD”, que era un plan de renovación de flota con aviones MD 82, con nuevas tecnologías.

Se compro un primer avión, después un segundo y ahora un tercero.
Los servicios de mantenimiento en manos profesionales son estrictos cumplidores de las normas internacionales efectuando los servicios y boletines a su tiempo; la mística de trabajo fue recuperada y la administración está bien llevada con los pagos exactos y cumplidos.

Este informe se eleva, con documentos que lo avalan, cuando se hacen ataques temerarios y sin conocimiento por un accidente ocurrido,

Como su nombre lo dice “un accidente fortuito”. Eso es la aviación. Tratan de destruir un bueno y constante trabajo.

En la misiva instan a los funcionarios de alto nivel a pasar por Aeropostal y ver los cambios, conversar con su gente, empleados, pilotos, obreros “para que se den cuenta que todos  quieren a su empresa”. La junta pide que la dejen trabajar con el plan emprendido y estar abierta a investigaciones.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas