Los anuncios de Maduro este 1ero de Mayo y la toma de Polar – Revelaciones de un enchufado

d2eceb03eb931e52b8be61ee4f0994b7_Generic

En medio de las especulaciones, peticiones, reivindicaciones y temores que pululan en el ambiente laboral y político en torno a la celebración del Día del Trabajador, creí conveniente acercarme a un funcionario que durante los últimos meses nos ha suministrado información bien sustentada desde el sector del gobierno que controla la distribución de alimentos a nivel nacional. Hizo su primer contacto con nosotros hace unos años, durante la primera administración del general Carlos Alberto Osorio Zambrano frente al Ministerio de Alimentación, quien en aquel momento lanzó la “primera guerra contra la derecha que acapara los alimentos y provoca una falsa escasez y desabastecimiento”.

Osorio asumió ese despacho entre los años 2010 y 2014 cuando fue nombrado presidente de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) y  pasó luego de unos meses a ministro del Despacho Presidencial. Cuando fue reemplazado en el despacho de Alimentación por otro militar, Félix Osorio, se dijo que había dudas sobre su actuación en el manejo de la cadena alimentaria.

Cuando asumió, en febrero pasado, el ministerio que dirigía el hoy perseguido general Hebert García Plaza, se volvieron a refrescar las dudas sobre  Carlos Osorio. Sin embargo, su cercanía con Nicolás Maduro —y la amistad de sus esposas— lo regresan al mismo cargo donde su desempeño mediocre fue superado por sus acciones contra el sector privado con la  intervención de la red popular privada DíaDía, la detención de dos de los directivos de esta cadena y también de otros directivos de Farmatodo. Siempre buscando a quién echarle la culpa de los fracasos rojos, en los que la improvisación y la demagogia por un lado y la corrupción por otro son las razones verdaderas.

Regresando a la fuente, a solo horas de los anuncios que mañana deberá hacer Maduro, le pregunto en torno a lo que se especula que podrían ser algunos de estos anuncios. Como el foco rojo ha estado centrado en Alimentos Polar, principal grupo productor alimentario de Venezuela, que en 7 años ha recibido 1.899 inspecciones siendo las últimas 15 en la última semana de abril. Ese acoso raya en un odio visceral del militar que está al frente del Ministerio de Alimentación.

La respuesta de mi entrevistado: “En lo único que coinciden el todopoderoso general Carlos Osorio, Ministro de Alimentación y gran administrador de los 8.000 millones de dólares a 6,30 para Alimentos, y Homar Farahón Viera, Superintendente de la Sunagro —quien fuera asistente del Presidente Maduro— es en el odio que profesan por Empresas Polar. En todo lo demás no se entienden y tienen una puja por el control de la Sunagro”.

Sigue: “Osorio es el padre del Sistema de Control de la Distribución de Alimentos, quien le vendió el SICA como la gran solución a Chávez para controlar toda la distribución de Alimentos, pero ve con recelo la independencia con la que actúa Farahón. En este mismo sentido, es conocido por todos el gran desprecio con el que Osorio se refiere a los funcionarios civiles del chavismo en sus reuniones con otros militares. Por otra parte, Farahón no tiene experiencia alguna y su equipo ha tenido muchísimos problemas en la implementación de reformas al sistema, lo que ha ocasionado numerosos retrasos en la distribución de los productos tanto públicos como privados que han sido denunciados públicamente por Cavidea y algunas otras de las empresas de alimentos, quienes además se han reunido muchas veces en la Sunagro y han propuesto modificaciones”.

Le recuerdo que he oído es que ese nuevo sistema, a más de un mes de su implementación, no termina de arrancar bien.  Me interrumpe rápidamente  para testimoniar que “frente a este desastre Farahon se ha defendido echándole la culpa a las empresas privadas acusándolas de no colaborar, en especial a la Polar, el chivo expiatorio favorito de Osorio”.

Seguimos conversando mientras indago más a fondo sobre el tema. Para entender el plan hay que conocer un poco el sistema con el que distribuye la Polar. Esta es la única compañía de alimentos en Venezuela que distribuye a más de 38 mil clientes de forma directa. La mayoría de las empresas distribuyen  directamente solo al canal moderno (supermercados) y a mayoristas. Polar no. Polar vende a más de 20.000 pequeñas bodegas y abastos, según lo pública en su sitio web. Esa es la gran fortaleza de Polar y por ello —por su pulcro y moderno sistema de trabajo, producción y distribución— es el “enemigo a destruir” pues es la mejor demostración de que todo lo contrario es lo que sucede dentro del burocratismo militar-cívico que trabaja para Maduro.

Me lanza una pregunta antes de que sea yo el que  siga interrogando: ¿Sabes que inventaron en enero Osorio y Farahón?

Te lo digo: “Osorio arrancó a decir  públicamente que la empresa privada había dejado de atender a 20.000 bodegas y abastos para que los bodegueros hicieran cola en los supermercados y que por ello el gobierno iba a encargarse de distribuirles a esas bodegas. En privado nos decía que la Polar dejo de atender a 20.000 bodegas y abastos. Todo el mundo en Sunagro sabía que esto era mentira porque precisamente todos los despachos a esos clientes los autoriza la Sunagro y la Polar no puede dejar de despacharle a ninguno sin la autorización de esta, ni puede despachar más productos a otros canales sin su autorización.

Más aún, todos en la Sunagro saben que el general Osorio en muchas oportunidades —cuando era superintendente del Sada, antiguo nombre de la Sunagro— ordenaba constantemente a la Polar que redireccionara productos que estaban destinados a las bodegas para que fuesen enviados a las grandes cadenas del canal moderno para lograr lo que él llamaba “el efecto vitrina” y “que la gente camine más y vaya a los supermercados”.

Le recuerdo que Cavidea salió a desmentir públicamente las afirmaciones de Osorio. Me contesta con estos datos: “Posteriormente, Osorio y Farahón empezaron a decirle al Presidente que la Polar no estaba colaborando con la Sunagro en la implementación del nuevo sistema, que no quería entregar los nombres de esos clientes, que la Polar dejaba poblaciones completas sin productos”.

De nuevo, en la Sunagro, todos los funcionarios sabíamos  que todo era mentira ya que la decisión de distribuir a una o a otra ciudad solo la puede tomar la Sunagro pues es la que autoriza los despachos.

Por cierto, y esto es de suma relevancia, la lista con nombres y apellidos de todos los clientes de la Polar es pública y está en su página web.

Con mucho empeño el informante me alerta: “La tercera fase del Plan Osorio/Farahón es de más alto calado y tiene dos propósitos, uno electoral y el otro de control social: El objetivo es el control total de la distribución de los productos de la Polar a través de la intervención de sus centros de distribución para luego poder hacer grandes redireccionamientos hacia  los canales que el Gobierno decida y lograr así un mega “efecto vitrina” y bajar las colas en los supermercados. Buscan un nuevo ‘Dakazo’ remedando al hoy defenestrado general Hebert García Plaza. Así, todo los productos que Alimentos Polar distribuye hoy día a las 20.000 bodegas podrán mandarloss a PDVAL, Bicentenario y los supermercados privados. Por otra parte, el gobierno avanzará en su control y administración de la escasez y la miseria”.

¿Y qué efectos tendrá esto? —le pregunto.

“Escucha bien. Será así: si quieres comprar los productos de la Polar, los vas a comprar dónde y cuándo yo diga. Todo esto iría barnizado con el discurso, ya montado y ensayado aquí adentro: “Desde que intervinimos hay más productos de la Polar, ¿vieron que ellos lo desviaban a Colombia? Etcétera, etcétera. Dirán: ‘Los 20.000 bodegueros y todos sus clientes que caminen más y nos compren a nosotros’. La paradoja de todo esto  es que el gran plan es con los productos de la Polar y no con los del Gobierno y esto es así porque las empresas productoras de alimentos que expropió o construyó el gobierno están en la ruina y no producen lo suficiente.”

Hay quienes han oído decir a Osorio: “En Venezuela vamos a administrar la escasez con los productos de la Polar y con los que compremos fuera del país.”

Cierra este diálogo subrepticio, apenas hoy jueves 30 en la mañanita, con esta despedida: “Pan para hoy y hambre para mañana, como todo con este gobierno. Ojalá y el presidente Maduro no caiga en esta trampa montada y que supuestamente es para ayudarlo a subir en las encuestas”.

Muy grave. Con la inflación más alta del mundo y la corrupción controlando todos los estamentos gubernamentales el futuro no es nada promisor.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas