Delsa no fue, Stalin calló, Márquez declinó, Rosales eligió y Barboza ganó

Omar Barboza

El fundador de Un Nuevo Tiempo, Manuel Rosales, marcó la pauta y en el partido se impuso el “consenso” en torno a Omar Barboza, quien sucederá a Julio Borges en la presidencia del Parlamento. Delsa Solórzano, una de las principales aspirantes al cargo, no participó en la reunión interna, al igual que Timoteo Zambrano y Luis Emilio Rondón

 

Pedro Pablo Peñaloza

“Este es un partido democrático donde la democracia la decide Manuel Rosales”, ironizaba la noche de este jueves un diputado de Un Nuevo Tiempo (UNT), luego de que se conociera que esa formación postularía a la presidencia de la Asamblea Nacional a Omar Enrique Barboza Gutiérrez (Zulia).

La palabra del fundador de UNT marcó la ruta del “consenso” que encumbró al veterano dirigente marabino y gobernador del estado Zulia en los tiempos del presidente Jaime Lusinchi. “Todos intervinimos en la discusión para apoyar al doctor Barboza, pues consideramos que es un hombre probo, respetado y ecuánime”, comentó uno de los asistentes al cónclave que se realizó en un hotel ubicado en Altamira, Caracas.

Lejos de imponer su autoridad por la fuerza, el ex candidato presidencial, exiliado y preso político hizo ver que prácticamente se adhería al deseo de la mayoría de sus correligionarios. “En medio del debate, Rosales dijo que todos los diputados con los que había hablado manifestaban que el doctor Barboza era la persona correcta y que a él le parecía que nuestra decisión era acertada”, relata un testigo del hecho.

Sin embargo, hubo ausencias y silencios notables. Delsa Solórzano (Miranda), quien hasta última hora luchaba por conquistar el cargo, no se presentó a la reunión. Vía telefónica, se habría excusado por un inconveniente personal. “Delsa está molesta, por eso no vino en clara señal de protesta”, interpretó uno de sus compañeros.

Al final de la jornada, un legislador de UNT advertía que “el ala del exgobernador Henrique Capriles Radonski podría romper la unidad y proponer este viernes en la sesión de instalación a Delsa como presidenta contra Barboza”. El temor se fundaba en un tuit que al mediodía publicó Adriana D’Elía (PJ-Miranda), donde respaldaba a Solórzano resaltando que desde su curul “ha dejado un testimonio de compromiso con la solución de los gravísimos problemas que vivimos los venezolanos”.

Otros dos posibles candidatos a la jefatura del Poder Legislativo tampoco acudieron al encuentro. “La madre de Timoteo Zambrano (Zulia) cumplía este jueves año de fallecida y él estaba en la misa, por eso no vino”, expuso una fuente sobre el polémico asambleísta. Luis Emilio Rondón (Nueva Esparta), por su parte, no se encontraba en Caracas.

Stalin González (Caracas) fue, vio y calló. “Stalin no habló porque claramente no está de acuerdo con la designación de Barboza, pero es un tipo disciplinado, no va a salir con una pataleta ahora”, confió un diputado de UNT. Después de llevar las riendas de la fracción de la Unidad en 2017, González aspiraba a dar el gran salto hacia la cúpula del Parlamento, pero no contó con la bendición de Rosales.

El camino hacia el “consenso” lo terminó allanando Enrique Márquez (Zulia), quien declinó a favor de Barboza. En diciembre, varios representantes del partido afirmaban que Márquez sucedería a Julio Borges (PJ-Miranda). Hasta el diario Panorama de Maracaibo anunció a mediados del mes pasado que esta designación era un hecho. “Enrique facilitó el acuerdo porque es un patriota y un caballero de la política”, indicó un aliado de Márquez, quien ocupó la primera vicepresidencia de la Cámara en 2016 durante la gestión de Henry Ramos Allup (AD-Caracas).

Los miembros de la Unidad acordaron rotarse la presidencia de la AN tomando como referencia el número de diputados de cada partido. Primero Justicia ha debido gobernar el primer año, pero la escogencia derivó en una contienda interna que llevó a Acción Democrática a la cúspide con Ramos Allup. Respetando el pacto original, ahora le corresponde el turno a la tercera fracción que cuenta con 19 legisladores principales.

Barboza asumirá la conducción de un Poder Legislativo disuelto en la práctica por el Tribunal Supremo de Justicia y cuyas funciones han sido arrebatadas por la Asamblea Nacional Constituyente. No obstante, esta es la única institución venezolana reconocida por las democracias de Occidente y podría jugar un papel importante en este año de elecciones presidenciales.

Procesión azul

“A los diputados del Zulia nos gusta el doctor Barboza”, celebraba el triunfo un representante del estado que sigue siendo la base electoral y política de UNT. Mientras en diciembre en las redes sociales hacían una escabechina con Zambrano, un breve comunicado anónimo que se atribuía a “dirigentes de UNT” circulaba por Whatsapp exigiendo a Rosales que apoyara a Barboza.

Ante la opinión pública, la carrera se centraba entre Solórzano y Márquez. Quienes apoyaban a la diputada se activaron en Twitter con las etiquetas #AhoraLeTocaADelsa y #DelsaPresidentaAN. “Ambos jugaron duro, pero los zulianos no los queríamos”, sostiene la fuente consultada. González también rodó bajo el argumento de que “estamos cansados de los caraqueños que no nos solucionan los problemas”.

Está claro que UNT no atraviesa su mejor momento. Tachado de “colaboracionista” y “vendido” por sectores de la oposición que cuestionan su comportamiento frente al régimen chavista, el partido aún no se recupera de los varapalos electores sufridos en sus antiguos bastiones de Maracaibo y Zulia.

Más que por sus incorporaciones, la organización ha sido noticia por la separación de figuras como el exalcalde Gerardo Blyde, los antiguos diputados Liliana Hernández e Hiram Gaviria, y el parlamentario Luis Stefanelli (Falcón), nueva ficha de Voluntad Popular. Mención aparte merecen los casos de Ricardo Sánchez y William Ojeda, quienes abandonaron sus filas para sumarse al chavismo.

Consciente de la crisis interna, un legislador de UNT puntualiza que respeta a Barboza, pero no aplaude su ascenso a la presidencia del Poder Legislativo. “A lo mejor, Rosales cree que de esta manera sofoca el conflicto con Solórzano y Márquez, pero a mediano plazo esto puede reventar. Si no hay espacio para la renovación de la dirección, habrá una rebelión”, alerta preocupado.

 

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas