“Supremacía blanca”: la nueva arma del chavismo para atacar a sus adversarios

LOD-Trump

@boonbar

¿Qué tienen en común el presidente norteamericano Donald Trump y la Fiscal General Luisa Ortega Díaz de Venezuela? No sólo el color de piel y cabello sino que el oficialismo chavista los coloca como los representantes de una nueva amenaza del régimen, la “supremacía blanca”.

El chavismo se arma con un nuevo torpedo discursivo que apela al racismo para atacar a sus contrincantes. Desde hace 5 meses, el término supremacía blanca se ha insertado al menos seis veces en declaraciones y discursos con el cual pretende dividir, polarizar, victimizarse y a la vez deshumanizar al oponente, analizan expertos.

“Hoy se ha vencido la supremacía blanca instalada en el Ministerio Público”. La grandilocuente sentencia no fue proferida en una manifestación antiTrump en Estados Unidos ni en la Sudáfrica del Apartheid sino en Caracas, específicamente en el Salón Elíptico del Palacio Federal Legislativo el viernes 4 de agosto del 2017, durante el acto de instalación de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) en medio del escándalo de su fraudulenta elección.

La frase fue pronunciada por la designada presidenta de la ANC y ex canciller Delcy Rodríguez para apoyar la decisión de destituir a la Fiscal General Luisa Ortega Díaz del cargo, a quien también acusó de ser “cazadora de jóvenes de color”.

El señalamiento de Rodríguez resaltó en medio de un discurso plagado de acusaciones contra los adversarios políticos como la traición y la violencia. Aunque exótico, no fue inédito: en marzo de 2017, Nicolás Maduro  habló por primera vez de “la amenaza para la humanidad de la supremacía blanca que trata de apoderarse de América Latina y que busca revivir el colonialismo”, luego de que el presidente de EEUU, Donald Trump, anunciara que levantaría  el muro en la frontera con México.   

También el 6 de marzo de 2017, en ocasión de la XIV Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del Alba-TCP, Rodríguez emuló a Maduro diciendo que “la supremacía blanca es una amenaza que hay para la humanidad. La humanidad tiene que despertar frente a lo que está ocurriendo”.

El oficialismo siguió utilizando el término “supremacía blanca” para responder a las declaraciones del mandatario norteamericano sobre Venezuela hasta el  19 de mayo de 2017, cuando la Cancillería -en manos de Rodríguez- emitió un comunicado condenando al nuevo gobierno norteamericano por “reivindicar la supremacía blanca anglosajona por sobre el resto de los pueblos y culturas del planeta”. El documento agrega que es “una desgracia que se practique la supremacía blanca a través de la articulación de una filosofía que ayuda y consuela a los racistas”.

Viene de “El Imperio”

Pero ¿qué significa exactamente la “supremacía blanca” en Venezuela, cuyo 52% de la población se asume morena, 44% blanca y apenas 2,8% negra y 0,6% afrodescendiente, según la encuesta de “autoreconocimiento étnico” del censo 2011?

Supremacía blanca o supremacismo blanco es un concepto ideológico que sostiene que los blancos (fenotipo ario)  deben ser dominantes sobre otras razas, son genéticamente superiores y/o tienen una cultura propia superior al resto y por lo tanto deben vivir únicamente en sociedades de blancos.

Engloba a movimientos nacionalistas y de extrema derecha, muchos de los cuales apoyan a Trump y repudian comunidades afroamericanas, latinoamericanas, asiáticas o árabes que viven en territorio estadounidense.  Una de sus emblemáticas expresiones es el movimiento Ku Kux Klan.

La polémica racial en EEUU tomó relevancia recientemente con las marchas y contramarchas protagonizadas por supremacistas blancos y defensores de ultraderecha y sus contrapartes en Charlotesville, Virginia, entre el viernes 11 y sábado 12 de agosto, que generaron fuertes enfrentamientos entre el viernes 11 y sábado 12 de agosto, con el saldo de una mujer muerta y 35 heridos por arrollamiento.

“Se intenta importar de EEUU un debate que corresponde al grupo de los llamados Wasp (siglas en inglés de la denominación blancos, americanos, protestantes) que respaldan a Trump. Aquí hay también una antinomia: tratar de aplicar en Venezuela referentes imaginarios de EEUU no relacionados con el contexto local”, observa el politólogo John Magdaleno.

La semióloga y lingüista Rosa Amelia Asuaje indica que se trata de un metamensaje del cual los venezolanos no tienen referencias. “Son declaraciones desconectadas de la realidad, un discurso sin asidero con el contexto local, que forma parte de la búsqueda permanente del oficialismo de referentes populares que no funcionan”.

Un concepto a conveniencia

El término “supremacía blanca” tiene un uso flexible para los voceros del oficialismo. Luego de utilizarlo  para atacar a Trump, ha servido para enfilarla contra la fiscal Ortega Díaz, que no es norteamericana pero si blanca y con el pelo teñido de rubio.

Lo demuestra las declaraciones de la ex-canciller Delcy Rodríguez del 17 de julio de 2017, un día después del simulacro de votación de la ANC (que hicieron coincidir con el plebiscito o Consulta Popular convocada por la Mesa de la Unidad Democrática, MUD). La entonces candidata a constituyentista apeló al término para atacar a la Fiscal General: “La justicia está secuestrada por la supremacía blanca de un MP que solo está para perseguir a los jóvenes. Es una justicia racista y clasista contra nuestros jóvenes”.

Ya electa la ANC de manera fraudulenta como acusó la propia empresa organizadora Smartmatic, Rodríguez anunció que el domingo 6 sería instalada la “Comisión por la Justicia y la Verdad”, que tendría como tarea prevenir hechos de violencia ya que el sistema de justicia penal fue “secuestrado por la supremacía blanca, que no se la daba a los pobres”.

El término, que ha sido mencionado por voceros del oficialismo al menos en seis ocasiones en los últimos 5 meses, no es azaroso. Se incorpora entre las acusaciones contra la oposición de ser presuntamente autora de linchamientos y quema de manifestantes que son identificados como chavistas, como fue el caso de la muerte de Orlando Figuera, del cual el Ministerio Público desmintió que “fue quemado por ser chavista”.

La Fiscal General Luisa Ortega Díaz no ha respondido a los señalamientos de connotación racista. Sin embargo, acusó que “en Venezuela se ejecutan prácticas salidas de los regímenes de Hiltler y Stalin”, refiriéndose a la persecución del gobierno a funcionarios públicos para que votaran por la ANC, en entrevista a El Mercurio del lunes 14 de agosto de 2017.

“No es primera vez que el chavismo intenta hacer clivaje o división mediante elementos políticos, morales, éticos y racionales que inserta en su discurso”, advierte el politólogo John Magdaleno. “La representación social que construye el relato chavista es el de la polarización, el de dos bloques que se enfrentan”.

Para Magdaleno, azuzar la polarización ya no tiene asidero con la realidad; la proporción dejó de ser 60-40 y ahora la configuración política de mayorías y minorías cambió. La mayoría ya no la tiene el chavismo”.

Magdaleno observa que con el uso del término “supremacía blanca” y otros similares que apelan al racismo, apela a una vieja técnica de propaganda política, definida por Jean Marie Domenac, que establece el proceso de  simplificación y construcción de un enemigo único. “Se trata de adjudicar todos los males al adversario, con lo cual  pasa a ser capitalista, negador del progreso del pueblo, élite inmoral, corrupta, parasitaria, cadivera… Incluso construye ese contrincante diferente no sólo políticamente sino también estética y racialmente”.  

Mientras adjudica deliberadamente al enemigo las peores características, otorga todos los atributos positivos a su propio grupo, explica Magdaleno.  “En esta discriminación hay un esfuerzo por desfigurar o deshumanizar al adversario para deslegitimarlo, lo cual es un rasgo totalitario de un régimen autoritario”.

 Aunque parezca descabellado hablar de supremacía blanca en Venezuela, para la doctora en lingüista Asuaje, el oficialismo echa mano del término para insertarlo dentro de un discurso maniqueo y replantear la lucha de clases propia del marxismo. “Chávez apeló siempre a contraponer ricos contra pobres. Explotan el racismo para victimizarse y presentarse como grupo vulnerable. Pero generar conflicto a partir del tema del color de piel resulta más difícil en Venezuela. El fenotipo de los que considera enemigos, en este caso los opositores que protestan en las calles de Venezuela como los jóvenes de la llamada resistencia, no son precisamente representantes de una élite blanca y rubia”.

“El chavismo siempre ha querido exacerbar el tema racial del venezolano, construir una nueva identidad no sólo política sino étnica. Incluso ha lanzado programas para promover la “autoeducación racial”, afirma la psicóloga social Colette Capriles recordando la inclusión de una encuesta de “autoreconocimiento étnico” en el Censo 2011.

Pero esos intentos no funcionaron, a criterio de Capriles ya que el concepto de mestizaje está muy arraigado en el imaginario venezolano.

Términos como supremacía blanca son utilizados en el lenguaje oficialista para contraponer a dos grupos, observa Capriles: “ustedes” son los blancos, los ricos, los malos, los contaminados mientras  que  “nosotros” somos los negros, los puros, los pobres, los buenos. De esta manera, “ya no existen opositores sino racistas malvados”.

Para la analista, se pretende justificar las arbitrariedades contra la fiscal Ortega Díaz desde una supuesta superioridad moral. Se le acusa a la Fiscal “por su violación a la moral pública” y no por delitos definidos en la ley, cual “crimen de conciencia” contemporáneo. No apelan a la legalidad para acusar a alguien sino a la moralidad.

Capriles advierte sobre un posible precedente: podríamos estar entrando en una etapa en la que el TSJ enjuicie moralmente a los funcionarios, lo cual es la esencia del facismo.

El término reviste sus riesgos. “El uso sistemático de estos recursos retóricos son tremendamente peligrosos”, advierte Magdaleno. “Se hacen visibles los rasgos totalitarios del régimen autoritario”.

 

 

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas