En braga de preso y encadenado, compareció expresidente Martinelli en las cortes de Miami

carcel martinelli

Foto: María Alesia Sosa

Fue detenido en su casa de Coral Gables, luego de que Panamá pidiera su extradición

@MariaAlesiaSosa

Esposado, con una cadena amarrada en la cintura y vestido con un uniforme color beige correspondiente a los detenidos no procesados, compareció el expresidente panameño Ricardo Martinelli, ante las cortes de Miami, menos de 24 horas después de haber sido arrestado en su casa de Coral Gables, Miami. US Marshals (Cuerpo de Alguaciles de EEUU) detuvo al exmandatario la noche del lunes 12 de junio, atendiendo a una petición de extradición del Gobierno de Panamá, por una acusación de escuchas ilegales a más de 150 adversarios políticos.

Pasadas las 2 de la tarde del martes, se dio inicio a la audiencia presidida por el juez Edwin Torres. La sala estaba completamente llena, aunque sólo se le permitió la entrada a un familiar por cada acusado. Al menos 20 periodistas ingresaron a la sesión.

Martinelli fue el primero del banco de los acusados en atender al llamado del juez. Con semblante serio, sólo se le oyó la voz para decirle al juez que sí hablaba inglés fluido, así como para pronunciar su nombre completo.

La defensa, a cargo del abogado Marcos Jiménez, pidió libertad bajo fianza para su cliente y explicó que tenía una condición de salud por una operación a la que se había sometido. La fianza podría ser de un millón de dólares.

“El pedido de libertad bajo fianza será denegado en este momento”, manifestó el magistrado al finalizar la breve audiencia judicial.

El juez Torres, accedió a brindarle cualquier tipo de tratamiento médico que el acusado pudiera necesitar. La defensa insistió en que el Martinelli no tenía razones para estar detenido.

“Este es un caso políticamente motivado”, dijo el abogado del expresidente. Aseguró que era un plan orquestado por el actual presidente de Panamá, Juan Carlos Varela. Agregó que esto sucede luego de que Martinelli había expresado su deseo de volver a lanzarse a la presidencia de ese país, lo que el abogado calificó como “curioso”.

Además, la defensa alegó que en el tratado de extradición entre EEUU y Panamá, que data de 1904, no figura el delito de grabación de llamadas, por lo que no aplica la acción en este caso.

Jiménez dijo que Martinelli vive en Miami desde hace dos años y medio, junto a su familia, en condición  de asilado político, y que en marzo de este año, ese proceso se había formalizado cuando el exmandatario puso las huellas en su expediente de solicitud. Aunque otro abogado del expresidente, Sydney Sitton, declaró en las afueras del tribunal que su defendido está “con una visa especial que se le otorga a los expresidentes”.

La defensa insistió en que este era un caso absolutamente político, y sin entrar en detalles, criticó el sistema judicial de Panamá. Sin embargo, dijo que las pruebas de sus argumentos serían consignadas antes de la próxima audiencia.

El abogado también pidió al juez Torres, celeridad en el caso, ya que dijo que su defendido con debía estar bajo custodia.

Durante la audiencia, Jiménez recordó el caso del exministro colombiano Andrés Felipe Arias, a quien el gobierno de su país también intentó extraditar (por un caso de corrupción), sin embargo, un juez estodunidense le otorgó libertad bajo fianza  en noviembre de 2016, luego de permanecer dos meses y medio detenido.

Aunque a Martinelli, la medida de libertad bajo fianza le fue negada, el juez propuso la fecha del martes 20 de junio para escuchar la versión de la defensa. Con esto último, estuvo de acuerdo el fiscal acusador.

Lorenzo Palomares, abogado de la esposa de Martinelli, declaró al salir de la sala, que este caso es un orden del sistema judicial de Panamá, que está aliado con los gobiernos de Cuba y Venezuela.

Un día antes de que se produzca esa nueva audiencia, se espera la visita del presidente de Panamá, Juan Carlos Varela a Estados Unidos.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas