¿Por qué hay colas? La versión del gobierno Vs los expertos

 

 

Colas-para-comprar-en-Venezuela-Compras-PDVAL-Mercal-05032014-800x533

 

Gobierno y expertos tienen distintas explicaciones para la escasez y las colas. El presidente Nicolás Maduro, sus ministros y seguidores acusan a la guerra económica, la neurosis y el contrabando de producir el desabastecimiento de productos de primera necesidad. Del otro lado, economistas, empresarios y psicólogos explican que las expropiaciones, los controles y la mala gestión de la economía son las principales causas

@albertoyajure

@ronnarisquez

 

colas1

 

1. Guerra económica. El presidente Hugo Chávez fue el primero en usar la frase guerra económica comenzó para justificar la errática administración de las finanzas del país en 2010. El argumento fue retomado por su “hijo y “sucesor” político Nicolás Maduro en 2013, pero fue el año pasado con la agudización de la escasez cuando la expresión bélica acaparó el discurso oficialista. “Nosotros vamos a llegar hasta los huesos de esta guerra económica y llegaremos hasta ustedes, mafiosos, que se esconden detrás del nombre de empresarios pero no tienen otra denominación que ma-fio-sos”, dijo el Jefe de Estado el 3 de febrero en su primer programa, Contacto con Maduro.

El mandatario nacional informó sobre la conformación del Estado Mayor contra la guerra económica, que estará integrado por “todos los movimientos sociales, las Unidades Bolívar-Chávez (UBCh), los círculos de lucha popular, los ministros vinculados en el sector económico, así como los cinco componentes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) con el fin de fortalecer la unión cívico-militar para así garantizar la paz y derrotar definitivamente la guerra económica”.

Vs

Modelo económico. “Las colas no son culpa de los bachaqueros, empresarios o de la población que se angustia por la escasez. Es el modelo de control”, considera el economista y director de la firma Datanálisis, Luis Vicente León, quien también ha advertido que la crisis económica no es causa ni de “guerra ni de marcianos”.

Los datos recogidos por Datanálisis y publicados el 18 de enero revelan que el 90% de la población venezolana (incluyendo al chavismo) considera que las empresas expropiadas por el Gobierno producen ahora menos.

León enfatizó que los desequilibrios en la economía tienen su origen en las regulaciones y el modelo gestionado por el Gobierno, que asfixia la iniciativa privada y ha provocado la caída en la producción y oferta de bienes y servicios.

“Es la mezcla de una crisis producida por el modelo interno de control de cambio y de precios —hostil al sector privado y, además, culpable de distorsiones, escasez e inflación antes de la caída del precio del petróleo— con una crisis externa del mercado petrolero. Esta última, sin duda, es un drama para los ingresos de un país totalmente dependiente del petróleo. Lo que hemos visto hasta ahora, en términos de desabastecimiento, inflación y caída de actividades e inversión, es apenas el pico del iceberg. Y no parece posible que el gobierno se mantenga evadiendo y postergando, como ha hecho hasta ahora, la toma de decisiones económicas racionales por miedo al costo político”.

 

colas2

 

2. Neurosis/Psicosis. La Superintendencia de Precios Justos explicó en un tuit publicado el 19 de enero que las colas se deben a un padecimiento o diagnóstico que denominó ‘Ristratimia’, que además definió como una “situación de histeria en la que la gente no le importa qué se vende porque compra lo que sea”.  El término “Ristratimia” no existe, de acuerdo con el diccionario de la Real Academia.

El término “ristratimia” también ha sido citado por supuestos expertos y psicólogos en un trabajo publicado por el diario Últimas Noticias, que en cierta forma avalaba la tesis del Gobierno nacional de que las colas son inducidas para causar caos y desorden y provocar la desestabilización del país.

El ex ministro de Salud y ex diputado del MVR, Erick Rodríguez Miérez, también dio una explicación psiquiátrica a las causas de las colas. Habló de neurosis y desestabilización emocional.

Vs

Necesidades insatisfechas. El psicólogo y profesor universitario, Leoncio Barrios, expresó su asombro por el diagnóstico emitido por la Superintendencia de Precios Justos. “Lo primero que debo decir es que me sorprende que la Superintendencia tenga una direccion de psiquiatría y psicología médica que permita hacer diagnósticos sobre enfermedades mentales o comportamentales, cuando se asume que eso no está dentro de sus competencias”, dijo.

Barrios prefirió no discutir si el diagnóstico  del organismo gubernamental es acertado o no, pues desconoce los criterios que le permitieron llegar a ese diagnóstico. “Lo que a todas luces nos permite explicar las colas son las necesidades insatisfechas en la obtención de bienes de consumo. No solo suntuarios sino básicos”, aseguró el experto.

Para argumentar su afirmación, el psicólogo tomó como ejemplo productos básicos, que no están destinados a la estética ni otros placeres. “Si se considera que quien haga una cola para obtener la leche, los pañales o los medicamentos que necesita está respondiendo a un comportamiento de carácter patológico, entonces asumimos que estamos en una sociedad patologizada, enferma en su totalidad. Y esto incluye desde el Gobierno hasta los ciudadanos”, explicó.

 

 

colas4

 

3. Contrabando. El presidente Nicolás Maduro aseguró el 12 de agosto de 2014 que el contrabando de extracción era la principal causa de la escasez en el país. Detalló que entre 30% y 40% de los productos que se producían en el país eran sacados de manera ilegal a Colombia, encontrándose luego en ciudades como Cali, Medellín y hasta Bogotá. El mandatario también declaró que, según su par colombiano Juan Manuel Santos, la situación del contrabando estaba afectando a industriales en el vecino país.

 

 

 

Vs

Los controlesGilberto Gudiño, presidente de la Unión Empresarial del Comercio y los Servicios del estado Zulia (Ucez), no niega la existencia del contrabando. “El contrabando no se puede negar, pero eso es una consecuencia más, no la causa del desabastecimiento. No podemos atacar la consecuencia si no corregimos la causa que origina esa situación”. Para el empresario, asentado en uno de los estados fronterizos, una explicación para el contrabando son los controles: “Vivimos en un país con precios regulados y controlados, con productos cuyos costos no se revisan desde 2005 y 2011. Uno de ellos es la gasolina, lamentablemente no se logró corregir en su momento el verdadero precio que tiene su producción”. Explicó que ahora colocar gasolina en el país vecino representa 60 litros a Bs 9.000, eso representa en Venezuela 1.800 vehículos con tanque full a Bs. 5 el tanque. “Como pretendes que con un nivel de distorsión tan abultado no vaya a haber la necesidad de la población, que vive su propia crisis, de aprovechar este elemento para tratar de enriquecerse y ajustarse a una economía que va en detrimento”, dijo.

Bodegueros excluidos de la distribución SADA. El otro elemento para entender lo que está pasando, es que hoy por hoy se habla de “contrabando interno” para referirse a los revendedores. “En Zulia, por ser una entidad fronteriza, el Estado decidió distribuir los productos solo en las principales cadenas o establecimientos de las ciudades, por razones mediáticas, y en detrimento de los mercados populares y abastos”, indicó el empresario. En Maracaibo hay 3 millones de habitantes, y en estos supermercados se cubre 35% del consumo. El restante 35% de la gente tiende a ir a los abastos cercanos a sus casas o a los mercados populares. “El señor que tiene su abasto y que ha vivido de eso, ahora tiene que ir a buscar los productos a supermercados e hipermercados, que es donde le permiten acceder a los productos. Porque ellos no pueden acceder al permiso (guías) del SADA. Tienes un mercado de empresarios populares (bodegueros) que dejaste desasistido de los productos que iban a buscar en su negocio. Ahora en este negocio, además de la ganancia te cobran las 4 horas de cola. Ahí viene el exceso en los precios”, explicó Gudiño.

Convertidos en Estado depredador. “Nos estamos convirtiendo en un Estado depredador. Donde lo que  encuentras lo vas a comprar, lo necesites o no lo necesites hoy, porque no tienes certeza de que lo vas a conseguir después”, expresó el empresario, y alertó que lo que se está viendo hoy en las colas no representa ni la décima parte de lo que se verá en el país en los próximos meses, de continuar la generalización de la distribución.

 

colas3

 

4. Bachaqueo. El presidente de la República, Nicolás Maduro, aseguró el 24 de enero de 2015 que tiene el conocimiento de que cuatro cadenas privadas ocultan productos y advirtió que “corren o se encaraman. Rectifican o el Estado actuará”. “Seré duro con cadenas de bachaqueo, sé de cuatro cadenas que esconden productos al pueblo de Venezuela. Tienen un sistema de creación de rumores para generar colas. Tengo pruebas de esas cuatro cadenas privadas, sé que me están escuchando porque les envié un mensaje, o rectifican o el Estado actuará, o corren o se encaraman. He enviado al vicepresidente Jorge Arreaza y a Carlos Osorio para que firmen el ultimátum”, amenazó Maduro durante una jornada social en Caracas sin especificar cuáles son las cadenas privadas que señala.

Vs

Hay gente que vive de la compra diaria. Gilberto Gudiño explica que no todas las personas que están en las colas son bachaqueros. “La gente hace esas colas por necesidad. Todas las personas que están en las colas no están contrabandeando. Hay gente que sale a comprar comida diariamente o semanalmente, porque no tiene capacidad adquisitiva para comprar mensual”. Estas personas viven de su compra diaria. Eso siempre ha existido.

 

colas5

 

5. Infiltrados. La diputada a la Asamblea Nacional, Tania Díaz, dijo el lunes 20 de enero de 2015 que la oposición envía gente pagada a hacer colas para desestabilizar. “Este fin de semana había gente, mandada por algunos partidos, principalmente por Voluntad Popular y de Antonio Ledezma, que se iban a las colas a llamar al saqueo, lo hicieron en varios sectores de la ciudad capital”.

La parlamentaria aseguró que la estrategia de la oposición es generar angustia en la población por la escasez de los productos. “Te generan la necesidad inducida de que no vas a tener determinados productos y los esconden”. Además dijo que las filas de personas que buscan alimentos habría “ciudadanos que traen de otros países tarifados para hacer colas”.

Ernesto Villegas, jefe de Gobierno del Distrito Capital, también denunció el 5 de enero de este año que dentro de las colas que se están presentando en los supermercados de todo el país, hay personas infiltradas que fueron convocadas por “hijitos de papá” para desestabilizar.

Villegas aseguró que así como derrotaron a las “guarimbas” en 2014 se debe hacer en el presente año. “Los mismos hijitos de papá que siempre han despreciado a nuestro pueblo, están infiltrando a gente para tratar que este pueblo se descarrile y tome actitudes violentas contra sí mismo” señaló durante una acto de entrega de viviendas en la parroquia El Valle en Caracas.

Vs

Xenofobia y deportaciones. El Gobierno ha responsabilizado a los inmigrantes colombianos de cualquier mal que afecte al país. Lo hizo en el caso del asesinato del diputado a la Asamblea Nacional por el PSUV, Robert Serra, cuando el presidente Nicolás Maduro acusó al paramilitarismo y específicamente a “una banda de sicarios” colombianos de infiltrarse en el país para cumplir con una supuesta encomienda de “la derecha” venezolana y el expresidente Álvaro Uribe. Pero la población colombiana en el país también ha sido acusada de infiltrada y de participar masiva y sistemáticamente en el contrabando, bachaqueo y de hacer colas para comprar productos de la cesta básica para revenderlos a precios más altos.

El Saime ordenó solo en 2014 la deportación de 190 extranjeros —la mayoría de ellos colombianos y provenientes de Caracas— acusados de hacer colas para adquirir productos que luego serían vendidos en sectores de Catia y Petare. Maduro firmó en octubre un decreto que prohibía la venta de alimentos y productos de la cesta básica en el comercio informal. También advirtió que los ciudadanos nacionalizados que incurrieran en esta falta serían despojados de nacionalidad o de los permisos de residencia.

 

colas6

 

6. Alza del poder adquisitivo y exceso de consumo. El gobernador de Anzoátegui y dirigente del PSUV, Aristóbulo Istúriz, aseguró el miércoles 21 de enero que las colas eran ocasionadas por el alto poder adquisitivo de los venezolanos. “El que no tiene plata no va a hacer cola. Todo el que hace cola es porque tiene rial (sic)”. También consideró que el fenómeno de las colas son causadas por los mismos ciudadanos que “compran más de lo que necesitan y muchas veces se incrementa la venta del producto, intensificando la cola”. Maduro agregó a esta tesis que la gente está gorda, robusta.

Vs

No se ha expandido la oferta de productos. El economista Ángel Alayón explicó que desde 1999 hasta el 2014 el crecimiento del consumo en Venezuela es de 50% aproximadamente. Eso también lleva implícito el crecimiento poblacional (aumenta la población y aumenta el consumo). “Eso es un crecimiento similar e incluso inferior al que han tenido otros países de América Latina, como Colombia y Brasil en el mismo período de tiempo. Pero en ninguno de esos países ves problemas de colas y escasez, porque las economías se van ajustando a la demanda”.

En opinión del experto “el problema en Venezuela es que no se ha expandido la oferta de productos”. Esta no se ha ajustado al crecimiento poblacional ni al aumento del consumo como consecuencia del incremento del poder adquisitivo. “La oferta no se ha expandido por una serie de políticas económicas, como el control de cambio y el control de precios. Además de las expropiaciones, que han originado un desplazamiento de la propiedad privada por la propiedad estatal afectando la producción”, dijo Alayón. Agregó que todos los países emergentes tienen tasas de crecimiento mucho mayores y no se da este fenómeno de desabastecimiento y colas.

 

colas7

 

7. El golpe económico relatado en ‘La Casa de los espíritus’, de Isabel Allende. El Gobierno ha acusado a la oposición de una supuesta guerra económica, que según su relato, ha sido aplicada en otros países, como Chile. Tanto el presidente Nicolás Maduro, como portavoces del Gobierno, han encontrado similitudes entre el caso venezolano y la crisis económica que enfrentó Chile previa al golpe de Estado que derrocó al presidente socialista Salvador Allende. El Gobierno, los medios públicos y hasta el PSUV ha destacado los detalles de la crisis económica, caracterizados por la escasez, las colas y la inestabilidad económica relatados en el libro ‘La casa de los espíritus’,  de la escritora chilena Isabel Allende y publicado en 1982.

Vs

Precios “justos” vacían los anaqueles. La Confederación Nacional de Industriales (Conindustria) fijó posición a la crisis económica en un comunicado en el que hace críticas a la política económica implementada por el Gobierno, que causa distorsiones, afectan la inversión y no estimulan la producción nacional. Conindustria considera que más allá de un marco de sabotaje y conspiración, son los instrumentos legales, como la Ley de Precios Justos, los que se han convertido en una especie de traba para el abastecimiento porque ha obligado a los industriales a vender productos por debajo del costo de producción y mantenido controles sin tomar en cuenta la inflación existente en el país.

 

ultimo colas

 

8. Colas inducidas, ausentismo, Ley del Trabajo. Nicolás Maduro denunció que estos eran parte de un plan que pretendía en última instancia generar un estallido social. Denunciaba el presidente que la gerencia ordenaba no colocar los productos en los anaqueles y causaba largas filas de clientes frente a las cajas registradoras al no destinar personal para operarlas.

El Gobierno ordenó en septiembre de 2013 la ocupación de las cajas registradoras de Abastos Bicentenarios. Los voluntarios —que antes se dedicaban sólo a labores de custodia y orden público en estos establecimientos— fueron designados a labores de atención al público para reducir las colas. Para esa fecha, recibieron entrenamiento por cinco días para manejar las cajas registradoras y agilizar el pago en los supermercados, según informó El Nacional.

Los usuarios señalaron en septiembre de 2013 que las colas persistían en el Abasto Bicentenario de Plaza Venezuela, en Caracas. También se quejaron de lentitud en la atención. Este establecimiento tiene más de 65 cajas, pero en él trabajaban apenas la mitad de los cajeros debido a días libres, vacaciones, reposos y otras faltantes justificadas por la Ley Orgánica del Trabajo.

Vs

Restricciones legales. El expresidente Hugo Chávez promulgó, vía decreto en marzo de 2012, la Ley Orgánica del Trabajo, que estableció regulaciones controversiales, entre las que se se incluyeron la reducción de la jornada laboral a un máximo de 40 horas. También  obliga al patrono a garantizar dos días de descanso continuo al personal y un máximo de 40 horas laborales a la semana. La ley tenía el propósito de que los privados contrataran más personal y así reducir los índices de desempleo. Pero su resultado ha sido adverso, provocando distorsiones en el mercado laboral.

 

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas