Argo: Los espías son de verdad

Argo es una de esas película que no puedes entender que sea basada en hechos reales. No por un tema de secuencias de acción Misión-imposibilesco sino más bien por lo absurdo de la historia, pareciera que con esta historia se cumple la máxima de que la realidad, muchas veces, es mucho más extraña que la ficción.

Si han visto el tráiler, saben que la película nos cuenta la historia de la situación de rehenes en la embajada Norteamericana en Irán en el año 80. Enfocada en la misión de rescate que realizó el gobierno americano para sacar a 6 ciudadanos de Teherán.

La película es de esas que son lentas pero cargadas de tensión. Si pudieses describirla de alguna manera, la describiera como una suerte de Spy Games pero con una atención impecable al detalle. Los créditos nos muestran las fotos actuales de los hechos comparadas con la puesta en escena de la película y la verdad es que tanto el director de fotografía como el director de casting se llevan mi admiración completa.

Ben Affleck dirige una de las mejores películas en lo que va del 2012, con igual atención al detalle. Para recrear ese sentimiento del final de los 70 principios de los 80, la película se filmó en Film común (no HD), cortando los cuadros por la mitad y luego ampliando al 200% para subir  la cantidad de granos en la imagen. De igual forma copio el uso de movimientos de cámaras de “All The Presidents Men”  que mostraban las oficinas de la CIA en esa época.

El diálogo está lleno de chistes inteligentes y humor negro, que de la mano de  lo absurdo de la situación hacen que la 1:20 que dura la película sea insuficiente y nos deje queriendo saber más de este tipo de misiones de extracción.

No pierdan su tiempo con otras películas y en el momento que esta obra de inteligencia toque las salas de cine de nuestro país (28 de Diciembre) vayan a verla.  Y si no me creen Argo Fuck Yourself

@LiveFromMind

 

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas