Sancocho popular, por Brian Fincheltub

plebiscito

Organizado en muy pocos días al sancocho popular del domingo le sobran invitados. No hizo falta mucha propaganda, la gente sabe dónde está el sazón. Quizás habrá que habilitar más mesas, para lo que desde ya amenaza con convertirse en una avalancha de comensales.

Como ustedes saben este popular plato se come los domingos, en familia, en unidad. Para comer solo hace falta ser venezolano, mayor de edad y tener cédula laminada, no importa que este vencida, no se vale repetir. Les confieso que aunque no fue fácil conseguir los ingredientes, sobraron manos para prepararlo, por eso es que decidimos llamarlo popular, porque lo hacen muchos y comemos todos.

Un solo consejo, hay que estar muy vigilantes contra  quienes, como dicen las abuelas, quieran “empichar” el caldo metiéndole mano. Por eso debemos estar vigilantes hasta que no quede nada en la olla. La comelona será desde las siete de la mañana hasta las cuatro de la tarde, al menos que todavía haya comensales aun en cola ¡Aquí nadie se queda sin comer! Muy importante, cuando usted termine su plato no se retire, quédese allí ayudando, no vaya a ser que al caldo le caigan moscas, sobre todo las verdes, que ahorita siempre vuelan por ahí.

Sepa también que muy cerca prepararán otra comelona, con muy pocos invitados y dos menús. Un grupito preparará su especialidad de siempre: guiso y a los invitados, que en su mayoría son obligados a sentarse en la mesa, le dejarán los huesos.

El menú esta sobre la mesa, es usted quién elige qué comer y con quién. Yo por mi parte voy al sancocho popular desde bien temprano, es totalmente gratuito, caro nos saldrá después si no vamos ¡Buen provecho Venezuela!

Brian Fincheltub

[email protected]

@Brianfincheltub

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas