El conductor y la explosión por Eddie A. Ramírez S.

chanim

 

El antiguo chofer del Metro y presidente de facto cometió la misma estupidez que el maquinista de la Best Friend, primera locomotora construida en los Estados Unidos  que explotó en 1831. Molesto por el silbido del vapor, el inexperto conductor  decidió sentarse sobre la válvula de escape provocando la lógica explosión. Así mismo, el atolondrado auriga de nuestro país, molesto por el  ruido  de las protestas y especialmente por las voces en la Asamblea Nacional, imitó al de la Best Friend y obstruyó la válvula de escape. Para ello se valió de la Sala Constitucional, la cual será corresponsable  del estallido.

La primera reacción de algunos demócratas ha sido de desánimo, en la percepción de que no valió la pena haber ganado las elecciones parlamentarias. Sin embargo, si Maduro hubiese reconocido las facultades constitucionales de la Asamblea tendría más probabilidades de terminar su mandato, pero a un costo muy elevado para los ciudadanos. El cierre de la válvula inevitablemente producirá su salida.   

Desde sus inicios este llamado “proceso revolucionario”  era  inviable. Las únicas revoluciones exitosas fueron las que el talento humano permitió el mejoramiento de la calidad de vida de los pueblos: La revolución neolítica, es decir el descubrimiento de la agricultura, la revolución industrial en el siglo XVIII  y la revolución tecnológica del siglo XX. Las otras revoluciones resultaron un fiasco, no solo desde el punto de vista económico, sino porque ahogaron  los derechos humanos.

La revolución francesa desembocó en  el “reinado del terror”, para finalizar coronando a  Napoleón,  una guerra que segó miles de vidas  y  la vuelta al poder de los Borbones. La revolución comunista rusa asesinó a millones de ciudadanos o los confinó en pavorosos campos de trabajo obligatorio  establecidos por el Gulag y  sometió a otros pueblos. Terminó por el estruendoso fracaso de su economía, por lo que abandonó el comunismo.  La revolución china persiguió a todo el que se opusiera a Mao. A la muerte de este, los chinos entendieron que el capitalismo no era pecado. La revolución cubana fusiló a los disidentes, acabó con la propiedad privada, indujo una migración  masiva,  sumió al pueblo en la pobreza y ahora  gradualmente está reconociendo su equivocación.

A veces se mencionan  otras revoluciones, pero que en realidad fueron guerras civiles, de independencia o simples golpes de estado, tales como la mexicana, la “revolución verde” de  Gadaffi y  la de los “claveles” en Portugal.  Para no quedarnos atrás, aquí tuvimos nuestra “revolución de octubre de 1945″ y los malandros que gobiernan actualmente también hablan de su  “revolución”.

El llamado “proceso revolucionario” iniciado en 1999 acabó con la división de poderes, desconoce la voluntad popular expresada en la nueva Asamblea Nacional,  viola los derechos humanos, acosa la propiedad privada,  ahoga a las universidades autónomas, privilegia las importaciones por encima de la producción nacional, propicia la emigración de venezolanos, transformó las Fuerzas Armadas  y particularmente a muchos integrantes de la  Guardia Nacional en unos chacales, favorece  la contratación de empresas de ingeniería extranjeras, destruyó las empresas básicas de Guayana, Pdvsa , Edelca, el Metro, Banco Central y ministerios otrora eficientes como el del Ambiente.  Por si fuera poco, desató una elevada  inflación y corrupción, gran escasez de medicinas, alimentos y repuestos.

Ahora  los rojos obstruyeron la válvula de escape y entraron en fase terminal. Ojalá no sigan destruyendo al país  y acepten  renunciar. Si no lo hacen, de todos modos tendrán  que agarrar las de Villadiego. Para acelerar esta ida nuestros diputados deben seguir firmes,  aprobar la incorporación de los diputados de Amazonas y la nulidad de la designación de Magistrados del TSJ a dedo y sin credenciales. Es decir, confrontar al régimen.

Como (había) en botica: La reciente Memoria y Cuenta del 2015  de Petróleo y Minería  informa que  las cifras de producción siguen en picada: producción de petróleo 2.746.000 barriles por día (b/d) y 117.000 b/d de líquidos del gas natural, se exportaron 1.944.000 b/d de crudo y 504.000 b/d de refinados; producción de hierro 11,7 millones toneladas métricas(tm); bauxita 2,3 millones  tm; carbón 0,8 tm; oro 1,1 tm. En la del 2006 todas las cifras fueron superiores: producción de petróleo  2.993.000 b/d y 177.000 b/d de líquidos del gas natural, se exportaron 2.217.000 b/d de crudo y 655.000b/d de refinados; producción de hierro 28,8 millones de tm, bauxita 5,9 millones de tm, carbón 7,1 millones tm, oro 14,7 tm. De diamantes nunca más se supo. Es decir, un descenso drástico, a pesar de que el ministro Del Pino sigue insistiendo en lo de potencia energética y minera.  Lamentamos el cese de la publicación de Veneconomía, esperemos sea temporal,  y agradecemos a Robert Bottome por la labor realizada ¡ No más prisioneros políticos, ni exiliados!

 

[email protected]

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas