Maduro no rete la historia, por Orlando Viera-Blanco

Nicolas-Maduro-sombrero

Venezuela no entró  al siglo XXI. Quedó rezagada en lo peor del siglo XX o retornó a lo peor del siglo XIX”

 No es una quimera. Maduro no le queda más que apartarse del cargo buscando la salida menos gravosa para todos.  No es que el país no aguante más. !Es que no tenemos país! Del concepto clásico de nación: población, poder y territorio, no es exagerado afirmar que carecemos de ciudadanía (sin justicia, sin alimentos, ni seguridad), con un territorio vulnerado por los cuatro costados (fronteras en estado de excepción, asediadas de contrabando y profanación limítrofe), y un poder constituido cuya legitimidad de desempeño, quedó cuestionada entre dudas originarias, nacionalidades e ineficacia de gestión.

Los hechos están a la vista.  El quiebre de la utopía y la anomia institucional. “De la edad de oro a la edad de penurias” (Dixit Gloria Bastidas). La anarquía se ha apoderado del país. Como lo sentenció Chávez en su entrevista en Primer Plano (1997), “el país perdió toda forma de auto-regulación, por lo que necesita un cambio radical en la estructura del Estado“.  Historia repetida y peor. La única forma de recuperar la confianza, el orden y salir de la crisis, es con un cambio de modelo que demanuda un cambio de gobierno.  Maduro podría resistir de producirse varios milagros: Derogar la Ley de Control de Precios Justos, devolver la autonomía del BCV, ajustar el precio de la gasolina, liberar el control de cambio,  respetar la amnistía y que el petróleo suba en días a niveles de sobrellevar la escasez. Pero como no hay “luz para alumbrar al santo, ni cuerpo que lo resista”, la salida no es más  que moverlo del altar, porque los milagros no dan para los pecadores. La renuncia sería la decisión correcta. Pero el delirio de poder y el miedo a enfrentar la justicia fuera de él, no lo disimulan.

El recorte del periodo vía enmienda o el RR, sería la forma política que un gobierno que necesita tiempo y distracción para hacer maletas y deshojar destinos a la zafra. Pero el tiempo se acaba. Ya Caldera en 1993-antes de ser elegido Presidente-alertó que “estábamos en una situación pre-explosiva“.  Y el país a la víspera del golpe [ 4F-92] era “Suiza” comparado a lo que llegamos hoy. ¿Qué nos espera entonces?  No es un gigantismo decir que el propio Diosdado, Aristóbulo  o los más conspicuos fieles al proceso de las FFAA al igual que Chávez en 1997-por estos dias concluyen que el país “ya no puede auto regularse“.

Desde la muerte del último gran gendarme, Juan Vicente Gómez, Venezuela ha tenido una historia de quiebres políticos. López Contreras (1936)  toleró una transición a la democracia reñida con la existencia de partidos políticos y sindicatos. Medina Angarita (el primer soldado de la democracia), a pesar de su apertura (viabilizó la fundación de AD en 1941), cabalgó por el ideal positivista del sable en el poder, empeñado en mantener a vetustos generales como Prato, Ardila o Matute, oficiales que llamaban  “chopo e piedra”, porque los veían como obstáculo para el ascenso de los demás. Y cae Medina bajo la arenga civilista de no aceptar el voto universal, directo y secreto. Viene el trienio adeco (1945-1948) que da paso a Gallegos (1948). Después de 8 meses en el poder es derrocado. El Cnel. Carlos Delgado Chalbaud en 1946 expresó públicamente su convicción  que las FFAA debían ser obedientes, no deliberantes, apolíticas, institucionales y profesionales.Pero no sustituidas por montoneras milicianas como ocurrió en el gobierno de Gallegos, que propició las milicias de AD. A pesar de atravesar una economía boyante por las regalías petroleras fifty-fyfty decretadas por el escritor de “Sobre la misma tierra“, su salida fue inevitable…Germán Suarez Flamerich-embajador delPerú-es llamado por Pérez Jiménez a presidir gobierno. En 1952 van a elecciones y gana el URD con Jóvito Villalba y Marcos Briceño Iregorry al frente. Pero son desconocidos y exiliados por el general oriundo de Michelena/Táchira…En medio de una bonanza inédita, una planificación urbana y un crecimiento económico sin igual (El Bolívar [3,20 por 1$] junto al Franco Suizo y el Dólar, era una de las tres monedas más fuerte del mundo), Pérez Jiménez y su “nuevo ideal nacional“, huyen en lavaca sagrada a Santo Domingo en la madrugada del 23-01 de 1958. Entra la Junta de Gobierno Provisional presidida por el carupanero Wolfang Larrazábal Ugueto…Historias de poder que se leen cortas en comparación a la era  Chávez.  Pero sin duda, la suya (la de HCHF) tambien caducó.

Como lo vaticinó Jorge Olavarría en su memorable discurso del 05-07 de 1999: “Venezuela no entró  al siglo XXI. Quedó rezagada en lo peor del siglo XX o retornó a lo peor del siglo XIX”.  Y ahí estamos: “En la “valentía revolucionaria del asaltante temerario que agitó fantasmas y atavismos del pasado” (dixit Olavarría). Ingentes recursos dilapidados que sodomizaron un país.  Pero este cuento se acabó. El ex-pais implora  orden. Maduro pida referéndum.  Venezuela os lo concederá. Un país que perdió todo modo de regulación y por ende de defensa, por lo que es moment tanto de entender la historia como de acatarla. Ella [la historia] no comete errores. No insistan en desafiarla, porque cuando los hombres se empeñan en profanarla, ella no los premia, se los demanda…

@ovierablanco

[email protected]

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas