Una agenda legislativa penitenciaria por Carlos Nieto Palma

agendalegislativa

 

Comienzo mis reflexiones del día de hoy deseándole a mis lectores un feliz 2016, un año que será complicado pero que todos debemos de dar lo mejor de nosotros para lograr la recuperación del país y sus instituciones tan maltratadas últimamente.

A raíz de los acontecimientos recientes con la instalación de una nueva Asamblea Nacional con multiplicidad de colores y pensamientos, quiero traer a colación la necesidad de elaborar una agenda penitenciaria para solucionar los graves problemas que se viven en las cárceles venezolanas y lo cual se debe ventilar desde la Comisión de Cultos y Régimen Penitenciario de esta instancia del Estado y donde hasta la fecha no ha existido voluntad de investigar el caos en que se encuentran nuestro sistema penitenciario.

En primer lugar si bien es cierto que en agosto del 2013 fue aprobado por la antigua Asamblea Nacional el Código Orgánico Penitenciario por unanimidad de los diputados, dicho instrumento legal nunca cubrió las expectativas que se tenían de ese instrumento y a pesar de los aportes que se hicieron ante la comisión de la Asamblea Nacional encargada de esa ley las observaciones pertinentes, en la fecha oportuna por grandes expertos del área penitenciaria en el país entre los que se encontraba el Dr. Elio Gómez Grillo, padre del penitenciarismo venezolano, los planteamientos nunca fueron escuchados, ni los aportes de los expertos tomados en cuenta.

En todo caso a dos años y medio de la aprobación por la plenaria de la Asamblea Nacional de ese nuevo instrumento legal, al mismo aún no se le ha colocado el ejecútese por parte del Presidente de la República por lo que el mismo no está en vigencia, por lo que entre las nuevas tareas de esta Asamblea Nacional estaría revisar este instrumento legal y subsumir su articulado a lo establecido en la Constitución Nacional así como tomar en cuenta la opinión que en su momento dieron los expertos consultados.

Tomando en cuenta lo establecido en el artículo 187 de la Constitución Nacional donde se le da a la Asamblea Nacional la facultad de “Ejercer funciones de control sobre el Gobierno y la Administración Pública Nacional, en los términos consagrados en esta Constitución y en la ley” le corresponde a esa instancia la investigación de los desastres que se han cometido por los encargados de dirigir el sistema penitenciario comenzando por el incumplimiento del artículo 272 de nuestra Constitución Nacional y básicamente donde se establece que nuestras cárceles funcionaran de manera descentralizada a cargo de los gobiernos estadales o municipales y que deben tener a penitenciaristas profesionales con credenciales académicas universitarias en su conducción, lo cual a 15 años de aprobación de la Carta Magna aún se espera de su cumplimiento.

Es importante igualmente que los diputados que van a integrar la Comisión de Cultos y Régimen Penitenciario se empapen de la situación que se vive en nuestros recintos carcelarios para lo cual es imprescindible que se dediquen a visitar los diferentes recintos carcelarios del país y conversar con los privados de libertad y sus familiares, ganarse la confianza de estos sería un paso importante a su gestión, estas visitas deben ser diseñadas sin imposiciones por parte de las autoridades penitenciarias de modo que puedan ver con objetividad lo que ocurre en nuestras cárceles y que estas visitas no sean inducidas para que vean lo que a las autoridades les interesa que vean y donde por supuesto ocultaran lo malo.

Necesariamente debe la Asamblea Nacional investigar el hacinamiento que tenemos en nuestras cárceles y las razones por las cuales a pesar de los recursos aprobados para construir nuevas, estas no se han hecho y seguimos teniendo un hacinamiento crítico en nuestros recintos carcelarios a pesar que desde hace 4 años el Presidente Hugo Chávez promulgo un Decreto de Emergencia para la Infraestructura Carcelaria donde entre otras cosas se establecía la construcción de un recinto carcelario para procesados en cada estado del país, cosa que hasta ahora no ha ocurrido.

Importante también es investigar el hacinamiento en los retenes policiales, que se han convertido en pequeñas cárceles a lo largo y ancho del país a recintos que son solo para estancia breve de privados de libertad y que ha creado una nueva categoría de privados de libertad que son “Los presos de nadie” pues nadie se hace responsable por ellos, siendo esta una competencia exclusiva del Ministerio para el Servicio Penitenciario.

Es mucho el trabajo que desde la Asamblea Nacional se puede y debe hacer para aliviar el caos penitenciario y para esto es necesario elaborar una agenda de trabajo para buscar solución al caos, es importante que para todo esto se tome en cuenta la opinión de los expertos en el área y se le abran las puertas a las organizaciones de derechos humanos que trabajan en el área y que siempre han sido excluidas de las consultas que se realizan en esta materia, desde ya pensamos apoyar toda iniciativa que desde la Comisión de Cultos y Régimen Penitenciario de la Asamblea Nacional se pretenda tomar para buscar solución al caos de nuestras prisiones.

 

@cnietopalma

[email protected]

El Nacional

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas