¡Capriles: cuidado con emboscadas! por Orlando Viera-Blanco

HCaprilesRadosnki

 

La idea -a fin de cuentas- no es enfocarse en “La Salida”, sino concéntrense en entrar el 5E-2016…
 
Las emboscadas son una de las prácticas más usuales en la guerra por el poder o por la vida. Es un ataque sorpresivo sobre un enemigo que se encuentra ocupando una posición temporal. También se refiere al sistema de caza del reino animal usado por depredadores. En todo caso, en la modernidad (pensamiento ilustrado), las emboscadas en la política, se revierten. Son expresión cerote. De torpeza y debilidad. Y las emboscadas fracasan, por carecer de arete y veritas.

En España el uso de esta táctica la privó de la mayoría de sus bosques, pues durante la invasión musulmana los quemaban para obligar al enemigo a salir a campo abierto. Algo así hizo Capriles con sus declaraciones incendiarias a Tal Cual (26D). Pero ningún “adversario” se dio por aludido, porque ni se sienten enemigos ni son culpables de nada. Fue la gente la que se encargó de ponerle un parado… Henrique dijo: “Aquí no hay espacio para ‘La Salida’ si pretendes mantener la Unidad. Quien quiera eso, le saldremos al frente con firmeza… Hay gente que le encanta mandar a revisar a otros, pero deberían revisar sus propias actuaciones”. Pues la unidad -con el perdón de los unitarios– me luce una suerte de emboscada que no hay que endiosar. La unidad no es un fin en sí mismo. Es un medio para rescatar la democracia. Pero no autoriza demonizar otros caminos. Capriles es quien divide con trivialidades, mientras es a él a quien la historia ya le cuestiona su incapacidad de recobro. El aurinegro pretende adueñarse del 6D. Pero habría que recordarle que no hubiese existido una participación electoral tan elevada, si no hubiésemos tenido “La Salida”. Y gran parte de los resultados obtenidos, fueron gracias a la vigilancia liderada por la operación “Canta Claro” del Movimiento Vente liderado por MCM, quienes plantaron nómina in situ. Los venezolanos también votaron reconociendo los sacrificios de Machado, López y Ledezma. Y hoy piden amnistía. ¿La exige Ud. Capriles? No se la he oído… La política basura fue rechazada el 6D, por lo que todo aquel que aspire ser Presidente de Venezuela, es “quien debe revisar profundamente sus propias actuaciones”. La idea -a fin de cuentas- no es enfocarse más en “La Salida”, sino concéntrense en entrar el 5E-2016.

Venezuela se fastidió de la indigencia política. Mal trajeada. Muy inhumana. Muy primitiva. Muy depredadora. La política pasó del “arte de lo posible” (Leibniz) al arte de la conspiración. Habrá quien sostenga que la conspiración es en sí misma un arte. Pero al decir de Justino Sinova, “estamos hablando no del arte de resolver problemas, sino del arte de creárselos al prójimo”. Seres humanos ungidos de codicia y gula. Embriaguez de poder. Pues otro mensaje del 6D, fue ponerle fin a la mezquindad y la trampa. El pueblo quiere cambio. Y no sólo en lo material sino espiritual. El pueblo quiere tranquilidad. Y es la virtud de la nobleza lo que garantiza amplitud para abrir la ruta de la prosperidad y la paz. El rostro de la gente en Venezuela registra hartazgo a las burlas, las manipulaciones y el chantaje. Maduro y Cabello -confesos en aquello que “era Chávez quien contenía sus locuras”, las han desatado todas… Y personajes como Guanipa y Capriles entierran a PJ con sus bofes personales. No es así como se logra auténtica unidad. No la electoral, sino la impostergablemente humana y ciudadana. La gente ya descifra (y desecha) las enceladas. Y no se deja atrapar. Rebotan toda agresión contra quienes saben, renunciaron a su libertad, a sus privilegios y hasta arriesgaron su vida, por nosotros.

Sinova habla de la emboscada política como la trituradora insidiosa. Advierte “que gente con capacidad sobrada para la gestión política, no quiere saber nada de una actividad concebida como maquinación contra el adversario“. España arde en las maniobras corruptas de la política sucia. Sacaron a muchos de “sus naranjales” quemando abedules, ¡y les llegó Podemos! A nosotros nos llegó lo propio…En 1993 un parlamento en contubernio con la antigua CSJ y el MP, emboscó a CAP, anotándose un autogol llamado revolución… Caldera con su “mar de fondo”, también nos emboscó. Aquella tarde del 04F-92, en plenaria del extinto Congreso -horas después del golpe de Chávez- la democracia culminó en un chiripero, prólogo de lo que tenemos. La constituyente de 1999, fue otra emboscada de poses complacientes con el gendarme. El resto es historia viva, que podríamos escribir reversionando El Príncipe de Maquiavelo por El manual rojo de la emboscada política. ¿Cómo entender entonces que Borges presida la AN, si ha sido presa fácil entre diálogos y coqueteos?

La cosa cambió. La voluntad de asedio feneció y el complejo de punching ball expiró. Los indignados, chavistas de todas las clases y pelotones, y opositores de todos los tipos, rompieron filas. La política-desecho, no emplaza. Nadie está dispuesto a pagar el altísimo costo de su desprestigio. No más creencias y mitos limitantes. No más cooperantes volteando agendas. Al decir de Petit da Costa, la gente viene y ¡viene brava! Capriles, ¡cuidado! El verdadero fracaso es no saber distinguir entre aliados y adversarios. Todo decanta… ¡Feliz año!

@ovierablanco
[email protected]

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas