Apocalipsis en Tokio… Leviatán en Caracas

Por Juan Carlos Zapata

Ahora sí: las de Venezuela pasan a ser las principales reservas petrolíferas del mundo. Los hechos se conectan. El azar bíblico. El prodigio misterioso. La revuelta árabe y la crisis nuclear en Japón. Nadie lo hubiera planificado mejor, si de planificación era el caso. Lo cierto es que entre uno y otro evento, la atención se centra ahora en Caracas. En el entendido de que el Medio Oriente será zona inestable y lo de Japón retrasa todos los planes en torno a la energía nuclear. Esto ya es un hecho: las multinacionales con o sin operaciones en el país, sacan la cuenta y concluyen: éste es el petróleo más seguro del mundo. ¿Con Chávez? ¿Sin Chávez? Ese pasará a ser un dilema que como espada de Damocles penderá sobre los venezolanos en los próximos años. ¿Es Chávez el poder seguro para el petróleo seguro? Hay multinacionales del petróleo que lo creen así. Otras no. Pero tampoco están convencidas del cambio político. Y menos de si el cambio es sinónimo de inestabilidad o estabilidad. Qué problema para este país. Chávez venía vendiendo las reservas como las principales del mundo. Era más consigna política. Era más mensaje al mundo de que en el futuro los grandes centros de consumo estaban obligados negociar con su gobierno. Un tsunami y la ira árabe, ahora le han brindado la razón. ¿Un Juan Vicente Gómez del S.XXI?

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas