TSJ moldea las cifras de la justicia para alardear de “eficiencia”

Gladys-Gutiérrez_TSJ

 

El acto de apertura del año judicial, realizado el pasado viernes, sirvió para que la magistrada Gladys María Gutiérrez, actual presidenta del Tribunal Supremo de Justicia, ofreciera al país las estadísticas de la supuesta efectividad del Poder Judicial. Gutiérrez destacó que durante 2015, el TSJ emitió un total de 1.290.235 fallos, 130% más que en 2014. Sin embargo, Juan Carlos Apitz y Perkins Rocha, ex magistrados de la Corte Primera en lo Contencioso Administrativo, ponen en duda la rigurosidad de las estadísticas del máximo órgano judicial.

 

El cuestionamiento de la data ofrecida por el TSJ deriva fundamentalmente de dos aspectos, las denuncias de impunidad que han presentado, entre otros, la diputada Delsa Solórzano, quien ha señalado que la misma se ubica en más de 98%; y el reciente informe de Human Rights Watch, el cual alerta sobre la escasa independencia del poder judicial venezolano.

 

Para el ojo inexperto, las cifras del TSJ hablan de unos niveles de eficiencia que fácilmente se desmienten con una visita a los tribunales o a las cárceles, ya que en estas últimas el retardo procesal alcanza 65% y un nivel de hacinamiento que roza 190%, según Humberto Prado, director del Observatorio Venezolano de Prisiones.

 

El extreme makeover de las estadísticas

 

Juan Carlos Apitz, ex presidente de la Corte Primera en lo Contencioso Administrativo, explica que “hay varios tipos de sentencias, las definitivas o de fondo, y las llamadas sentencias interlocutorias, las cuales son intermedias y se producen a lo largo del proceso. Tú puedes decir que has dictado muchas sentencias cuando te refieres a las interlocutorias o intermedias; eso es lo que está pasando en el TSJ, que hacen un auto o una interlocutoria y lo asumen como una sentencia. La mejor manera de saber la magnitud del retardo procesal es determinar cuánto dice la ley que debe tomarse en producir una sentencia y cuánto tarda el TSJ en sentenciar; el chequeo de efectividad hay que hacerlo contra la ley, no contra un número de sentencias realizadas. Hay que determinar cuántas de esas sentencias son de fondo, es decir, que resuelvan definitivamente la causa; te aseguro que esas son la minoría”.

 

La experiencia del exmagistrado lo lleva a cuestionar la rigurosidad que emplean en el TSJ para llevar esas estadísticas. ”Yo soy usuario del Tribunal Supremo de Justicia y sé lo que está pasando allá adentro. Si van a tomar cualquier decisión como una sentencia, no digo un millón, pueden poner diez millones de sentencias. La percepción que tiene la sociedad es que no cuenta con un sistema de justicia confiable. Una revisión sosegada de esas estadísticas, al contrastarlas con la realidad, seguramente indicará que esas cifras están maquilladas. Repito, la clave está en saber cuántas de esas sentencias son de fondo y cuántas son intermedias, que solo resuelven tonterías procedimentales”.

 

Cantidad versus calidad

 

Por su parte, el también exmagistrado de la Corte Primera en lo Contencioso Administrativo, Perkins Rocha, argumenta que “un asunto distinto a la cantidad de los fallos es la calidad de los fallos; me refiero a los criterios que pueda haber tenido el TSJ en cuanto a la calidad de la aplicación del Derecho, es decir, a las resoluciones de fondo. En el caso de la Sala Político Administrativa y la Sala Constitucional, las cuales considero son las dos más importantes a los efectos del control político del Poder Público, nuestras estadísticas revelan que cerca de 96% de los casos resueltos no van al fondo, eso significa, jurídicamente hablando, que no declaran con lugar o sin lugar la pretensión esbozada por los particulares”.

 

Rocha apunta el que sin duda es el aspecto más preocupante de esta presunta distorsión de las cifras que ofrece el TSJ a la opinión pública: “Yo pongo muy en duda esa cifra que presentan; pero más allá de eso, existe una consecuencia importante: no ir al fondo de los asuntos es casi similar a denegar justicia. Frente a cualquier índice o evaluación que se haga de la función judicial, nuestro TSJ sale aplazado”.  

 

Cifras del TSJ discriminadas por sala:

  • Penal Ordinario 645.349 sentencias.
  • Protección de niños, niñas y adolescentes 221.517 sentencias.
  • Civil, Mercantil, Agrario, Tránsito, Bancario, Marítimo y Aeronáutico 205.700 decisiones.
  • Violencia contra la mujer 95.402 sentencias.
  • Responsabilidad penal del adolescente 43.770 fallos.
  • Materia laboral 42.492 pronunciamientos.
  • Tribunales Municipales Penales de Control 21.101 sentencias emitidas.
  • Materia Contencioso Administrativo y Contencioso Tributario 14.426 sentencias.

TOTAL 1.290.235 fallos

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas