Las noticias petroleras más importantes de hoy #8Nov

_petróleo

Presidente de PDVSA promete reimpulsar refinerías de Paraguaná

El presidente de Petróleos de Venezuela (PDVSA), Nelson Martínez, durante su segunda visita en el año al Centro Refinador Paraguaná (CRP) señaló que este complejo símbolo de la refinación de calidad y de eficiencia en el país, es el primero del país y segundo a escala mundial por su capacidad de procesamiento de crudo, por lo cual arranca un “Plan de Reimpulso” para incrementar la confiabilidad en las refinerías Amuay y Cardón”.

Cabe destacar que el Centro de Orientación de Energía (COENER) había denunciado, a través de un comunicado, que las refinerías del Circuito Refinador Nacional estaban trabajando al 38% de su capacidad, pues si bien tienen pueden procesar 1 millón 303.000 barriles diarios en el mes de agosto de 2017 el procesamiento fue de 490.000 barriles diarios.http://www.petroguia.com/pub/?q=node/5400

Durante la reunión de trabajo en la que se revisó la situación actual del Centro, Martínez hizo un reconocimiento especial al gerente general del CRP, Iván Hernández, así como a los  más de cuatro mil trabajadores y trabajadores del CRP,  con quienes ratificó su compromiso de apoyarlos con beneficios en materia de vivienda y educación para sus hijos. (Petroguía)

Fitch rebajó la nota de Pdvsa ante “probable” default

La agencia de calificación financiera Fitch rebajó el martes la nota crediticia de Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa) de “CC” a “C”, al considerar la eventualidad de un default del país “altamente probable”.

Fitch dijo que la degradación de la nota de la estatal petrolera responde al anuncio de la compañía y del Gobierno del presidente de la República, Nicolás Maduro, de su intención de renegociar el pago de su deuda soberana, reseñó una importante agencia de noticias.

Además, refleja el incumplimiento de pagos de bonos internacionales previamente no realizados por Pdvsa y que actualmente están bajo un período de gracia de 30 días, apuntó.

La nueva nota de la compañía petrolera también es resultado de la rebaja realizada el pasado viernes de la calificación crediticia de Fitch a la deuda soberana de Venezuela, de “CC” a “C”.

Para Fitch, “esto hace que un default sea altamente probable”.

Fitch anticipa que será difícil para el Gobierno venezolano dar ayuda financiera a la petrolera, ya que ambas entidades enfrentan dificultades financieras y han anunciado conjuntamente su intención de reestructurar sus obligaciones externas.

Maduro anunció el jueves pasado que buscará renegociar y refinanciar la deuda externa del país, estimada en unos 150 mil millones de dólares, sin especificar qué mecanismos usará.

Venezuela deberá cancelar en lo que resta del año entre 1.400 y 1.800 millones de dólares de intereses de deuda de la república y de Pdvsa, además de rendimientos pendientes que debió pagar en octubre y tienen un período de gracia de 30 días. (Globovisión)

Financial Times: La deuda de Venezuela, más preguntas que respuestas

Los analistas e inversionistas dicen que hay más preguntas que respuestas en torno a los planes de Venezuela de “refinanciar y reestructurar” sus pasivos financieros.

Por Robin Wigglesworth para Financial Times | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

¿Cuánto debe Venezuela?

Venezuela  tiene unos $ 63 mil millones en bonos externos en circulación, de acuerdo con Torino Capital, mientras que el Banco Central de Venezuela estima que la deuda externa total del país es de aproximadamente $ 90 mil millones. El número real dice que la mayoría de los analistas es mucho más alto.

PDVSA, la compañía petrolera estatal, emitió deuda por 28.600 millones de dólares en bonos y debe miles de millones de dólares más en “pagarés”. Venezuela le debe otros $ 4 mil millones a los acreedores que lo han llevado al tribunal del CIADI del Banco Mundial. Stuart Culverhouse, economista jefe de Exotix, cree que las deudas externas totales del sector público oscilan entre $ 100 mil millones y $ 150 mil millones.

¿Qué quiere hacer Venezuela?

Incluso esto es incierto. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ha mencionado el “refinanciamiento” y la “reestructuración” de los pasivos externos del país. Pero una refinanciación generalmente implica algo voluntario, y una reestructuración significa forzosamente “cortar el pelo” a los acreedores. Fundamentalmente, las sanciones de los Estados Unidos de este verano lo impiden en la práctica y significa que ambas opciones están fuera de la mesa.

Que el Sr. Maduro nombrara al vicepresidente Tareck El Aissami como el principal negociador con los tenedores de bonos complica aún más las cosas. Aissami ha sido sancionado por Estados Unidos como presunto narcotraficante, lo que significa que los grupos de inversión estadounidenses -los mayores tenedores de la deuda venezolana- no pueden iniciar conversaciones con él.

“La logística parece casi imposible”, señala Siobhan Morden, jefe de estrategia de renta fija de América Latina en Nomura. “La interpretación cínica es que una fecha límite imposible para las negociaciones desplaza convenientemente la culpa del incumplimiento a los tenedores de bonos por su falta de voluntad (incapacidad) para negociar”.

Entonces, ¿por qué Venezuela está haciendo esto?

Con un gobierno competente y políticas económicas más ortodoxas, Venezuela probablemente podría manejar la carga de su deuda. Aunque las exportaciones de petróleo están disminuyendo, todavía cuenta con las reservas probadas más grandes del mundo y los precios están en su nivel más alto de los dos últimos años.

Pero la crónica mala administración de los gobiernos de Hugo Chávez y ahora del Sr. Maduro y la depresión del petróleo han pasado factura. Según el FMI, la economía se ha reducido en un tercio en los últimos cinco años.

Las preocupaciones de que un incumplimiento desencadenaría juicios de los acreedores que podrían poner en peligro sus ingresos vitales de exportación de petróleo han impulsado a Venezuela a mantenerse al día mucho más tiempo de lo que muchos esperaban. Lo ha logrado en gran parte a través de la generosidad de China y Rusia y ha llevado las dificultades a los venezolanos ordinarios al limitar drásticamente las importaciones de bienes y servicios.

Las opciones del país parecen ser limitadas. Venezuela está atrasado en los pagos de intereses sobre los bonos que vencen en 2019, 2024, 2025 y 2026, lo que demuestra la “importante presión fiscal” que enfrenta el país, señala S & P. Las reservas en moneda extranjera están por debajo de los $ 10 mil millones, y gran parte de esto es en oro que será difícil de liquidar. China es cautelosa de profundizar su exposición financiera a Venezuela, mientras que el país ya ha reestructurado algunos de sus préstamos bilaterales de Rusia.

¿Cómo han reaccionado los mercados?

Mal. El precio del  bono venezolano con  vencimiento en agosto del próximo año cayó de 72 centavos por dólar a cerca de 34 centavos esta semana, ya que los inversores se aterrorizaron luego de que el anuncio de reestructuración y los operadores bancarios se retiraran del mercado, lo que provocó una “brecha” menor en los precios.

Algunos inversionistas aún piensan que la dificultad que Venezuela enfrentaría en la reestructuración de sus deudas, junto con un cronograma de pagos menos oneroso en los próximos meses, podría permitirle respirar hasta más adelante en 2018.

Pero la semana pasada, S & P rebajó la calificación de Venezuela al segundo peldaño más bajo posible sin estar en incumplimiento de pago, argumentando que incluso existía la posibilidad de un incumplimiento total dentro de los próximos tres meses. Esa visión negativa se refleja en el costo en espiral de los swaps de incumplimiento crediticio venezolanos, una especie de seguro de deuda.

¿Puede Venezuela librarse de este desastre?

Rusia podría proporcionar un préstamo garantizado por activos petroleros venezolanos que el gobierno podría usar para pagar a los acreedores, o para recomprar algunos de sus bonos con su actual gran descuento en el precio.

Venezuela también podría tratar de mejorar su espacio fiscal separando PDVSA del estado, incumpliendo con las últimas deudas mientras permanece al día con los bonos de la petrolera. En teoría, eso podría impedir que los acreedores interrumpan las ventas de petróleo de PDVSA, mientras permite que los acreedores soberanos de Venezuela se preparen. Los países demandantes son mucho más difíciles que las compañías con activos que pueden ser confiscados.

Las deudas estatales venezolanas podrían en teoría reestructurarse sin un intercambio tradicional de deuda, a través de las llamadas “cláusulas de acción colectiva” que obligan a todos los acreedores a cualquier acuerdo acordado por una determinada mayoría. Los bonos de PDVSA no tienen CAC, pero los de Venezuela si lo tienen, lo que podría permitirles a esos tenedores de bonos votar para acordar una reestructuración sin caer en las sanciones de los Estados Unidos.

¿Podría eso funcionar?

Probablemente no. Las reestructuraciones generalmente son respaldadas por un programa de ajuste económico, para darles a los acreedores la confianza de que las pérdidas que traguen resultarán en un cambio positivo. “A menos que el gobierno pueda persuadir a los acreedores de su capacidad de pagar deudas futuras, es difícil prever un punto desde el cual pueda comenzar cualquier renegociación exitosa”, dice Edward Glossop de Capital Economics.

Además, la defensa de PDVSA del gobierno será engañosa. Crystallex, una minera canadiense, ya está demandando a Venezuela y argumentando que PDVSA es el “alter ego” del estado. Si Crystallex gana, abre la puerta para que todos los acreedores intenten apoderarse de los activos de Venezuela y PDVSA indistintamente.

El resultado más probable, dicen los inversores y analistas, es un prolongado período de limbo financiero, con una reestructuración impuesta por las sanciones de EE. UU.  Y Venezuela enfrentará un aluvión de demandas que la asediarán en los próximos años. (La Patilla)

¿Es inevitable un default de Venezuela?

Los tenedores de bonos, acreedores y cualquier empresa con operaciones en Venezuela están todos ansiosos por recibir noticias desde Caracas después de que el presidente Nicolás Maduro anunciara que Venezuela buscará reestructurar su deuda por valor aproximado de 89 mil millones de dólares para poder continuar sirviéndola.

Por Irina Slav para Oilprice.com | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Los pronósticos sobre lo que sucederá a continuación son todos pesimistas, y eso no es sorprendente. A fines del próximo año, el gobierno y la estatal PDVSA deberán pagar sus obligaciones de deuda por valor de 13.000 millones de dólares, y las reservas en moneda extranjera son menores y se ubican en 10 mil millones de dólares. Además, el país está sujeto a sanciones económicas de los Estados Unidos, que prohíben a cualquier entidad de los Estados Unidos participar en cualquier trato comercial con Venezuela, incluida la reestructuración de la deuda.

Son estas sanciones que muchos analistas ven como la razón principal para un inevitable incumplimiento. Como la autora de Bloomberg Katia Porzecanski escribió en un resumen reciente de la situación de Venezuela, la falta de acceso a bancos y compañías de inversión estadounidenses dificultará o incluso imposibilitará la reestructuración de la deuda, ya que la reestructuración de la deuda casi invariablemente implica la emisión de nuevas deudas.

Algunos observadores creen que un incumplimiento podría ser el mal menor para Venezuela: las importaciones están en mínimos de varios años y la población sufre de escasez de productos básicos, incluidos alimentos y medicinas. El gobierno podría dejar de pagar su deuda y usar el dinero que queda en las arcas del estado para hacer frente a la escasez.

Sin embargo, un incumplimiento no está a favor de nadie, lo que hace que la situación sea extremadamente complicada. Los tenedores de bonos están de acuerdo con los pagos que llegan, incluso si llegan tarde, ya que los bonos tienen un cupón bastante atractivo. Lo que no les gusta es la posibilidad de un incumplimiento seguido de peleas sobre el orden de pago de las diversas deudas.

Otra cosa con la que los tenedores de bonos y acreedores no están de acuerdo son las declaraciones de los líderes de la oposición de que si hay un cambio de régimen en Caracas, dejarán de pagar ciertas deudas, que incluyen un bono de PDVSA adquirido por Goldman Sachs que, según la oposición, apoyó encubiertamente Gobierno de Maduro El banco podría sufrir una pérdida de varios millones de dólares en este bono si Venezuela incumple.

El gobierno venezolano ciertamente no está de acuerdo con el incumplimiento, independientemente de los argumentos que lo justifiquen, lo que se reduce a impulsar importaciones muy necesarias. Si Caracas incumple, perderá una gran cantidad de activos ubicados internacionalmente, la mayoría de ellos relacionados con la industria petrolera, que suministra casi todos los ingresos de exportación de Venezuela.

Citgo tendrá que irse. Refinerías y cargas de petróleo, también. Algunos analistas, como Katia Porzecanski, incluso argumentan que si Venezuela incumple y los acreedores ponen sus manos en sus activos petroleros, los compradores de su petróleo comenzarán a buscar otros proveedores. Otros, como John Paul Rathbone de FT, señalan que incluso si deja de pagar su deuda, Venezuela no obtendrá nada, ya que cualquier ahorro se compensaría con los menores ingresos del petróleo luego de la incautación de activos petroleros extranjeros.

Parece que la esquina es muy apretada para Venezuela. Tiene un fuerte respaldo de Rusia y China, pero es dudoso cuán listos estarían estos dos para asumir una gran cantidad de nueva deuda como parte de su reestructuración. No hay muchas opciones para Venezuela, que parece empeñado en continuar con sus pagos de deudas a cualquier costo. (La Patilla)

Del Pino: Precio del petróleo venezolano aumentó 30% en cuatro meses

Durante los últimos cuatro meses la cotización del crudo venezolano se ha incrementado en 15 dólares por barril (30%), destacó este martes el ministro de Petróleo, Eulogio Del Pino.

“La cesta petrolera venezolana ha superado la barrera de los 55 dólares por barril, hace unos cuatro meses estaba en el orden de los 40 ó 41 dólares, lo que indica que hemos superado 15 dólares por barril”.

Señaló que este incremento es producto de la labor que ha realizado el presidente de la República, Nicolás Maduro, al promover el diálogo y unión entre los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) y otros grandes productores como Rusia.

“Gracias a la iniciativa que tuvo hace un año nuestro presidente Maduro, con ese gran acuerdo internacional, hoy estamos con una cesta petrolera superior”, dijo al referirse al acuerdo suscrito entre la Opep y 11 productores externos de reducir en 1,8 millones de barriles al día la extracción del crudo.

Del Pino aseguró que el Ejecutivo continuará impulsando la extensión del acuerdo más allá del primer trimestre de 2018.

“Seguiremos discutiendo abiertamente la extensión de ese acuerdo, por eso el precio de la cesta venezolana que ya supera los 55 dólares el día de hoy (365 yuanes), y debemos seguir impulsándolo”, expresó. (Globovisión)

Taladros petroleros activos en Venezuela caen al mínimo de 14 años

La cantidad de taladros petroleros activos en Venezuela se dirige a una segunda disminución anual, según los datos de Baker Hughes Inc. publicados el martes y compilados por Bloomberg.

Por lapatilla.com

Eso significa una producción más baja y una caída en los dólares que el país necesita para pagar su deuda e importar bienes y servicios. El que alguna vez fue el mayor productor de petróleo de América Latina, Venezuela perdió el primer puesto frente a Brasil en medio de una inflación de tres dígitos, deudas impagas con compañías petroleras y falta de inversión.

Con apenas 39 taladros activos en octubre de 2017, el país con las mayores reservas probadas de crudos pesados del planeta, alcanzó su mínimo en 14 años, anteriormente en octubre de 2003. En enero de 2017, se encontraban activos 51 taladros en el país.

La producción petrolera de Venezuela sufrió la mayor caída en lo que va del año, ubicándose en 1,890 millones de barriles por día (bpd) el pasado mes de Setiembre 2017, según sus fuentes secundarias. Una reducción de 51,9 mil bpd con respecto al mes de Agosto 2017. (La Patilla)

OPEP: En 16% aumentará demanda de crudo al 2040

Un incremento de alrededor 16% en los próximos 23 años, hasta el 2040, registrará la demanda mundial de crudo, de acuerdo a cálculos que la OPEP prevé en su último informe “Previsiones del Mundo Petrolero 2040”.

En el estudio presentado ayer en Viena, la Organización vaticinó que ese año los requerimientos globales de petróleo totalizarán “unos 111 millones de barriles diarios (mbd)”, y estima que será necesario invertir 10,5 billones de dólares en el sector para satisfacer dicho requerimiento, determinan.

El estudio proyecta además que en los próximos cinco años, hasta el 2022 aproximadamente, el crecimiento anual de la demanda de crudo se situará en una media de 1,2 millones de barriles al día.

“El cálculo implica que en el año 2022 el planeta consumirá 102,3 mbd ó 6,9 mbd más que en 2016, pero el crecimiento se ralentizará luego hasta quedar en unos 0,3 mbd por año entre 2035 y 2040 debido a las “estrategias energéticas” previstas para luchar contra el calentamiento de la Tierra”.

Este escenario, según plantean, no afectará la necesidad de que se produzca un ajuste al alza de la producción diaria de crudo, por parte de las naciones que integran esta Organización y sus aliados.

En este sentido, aprecian que las extracciones de los no OPEP subirán en 6,8 mbd, alcanzarán un pico de 63,8 mbd en 2027 y declinarán hasta 60,4 mbd hacia 2040, y que la OPEP aumentará la dependencia del crudo de sus catorce miembros: deberán bombear unos 7,7 mbd adicionales, entre 2020 y 2040 por lo que su participación en el mercado mundial se expandirá hasta el 37 %. (El Universal)

Precios del petróleo cerraron jornada este martes a la baja

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) bajó este martes un 0,26 % y cerró en 57,20 dólares el barril, en una corrección a la baja tras el fuerte ascenso del lunes, pero todavía en niveles que no se veían en dos años y medio.

Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entrega en diciembre bajaron 0,15 dólares respecto al cierre anterior.

El de hoy fue el primer retroceso registrado por el crudo de Texas desde las subidas de las tres sesiones anteriores, incluyendo la subida del 3,07 % al cierre de las operaciones del lunes.

Estas alzas están alentadas por las expectativas de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) confirme sus intenciones de mantener los recortes actuales en la producción de crudo.

El tema será revisado en la próxima reunión ministerial de la OPEP, que se celebrará el 30 de noviembre, y otro encuentro posterior ese mismo día con otros productores no integrados al cártel.

El descenso de este martes se produjo en medio de las tensiones en Oriente Medio por las detenciones en los últimos días de decenas de príncipes, políticos o empresarios en una operación oficial contra la corrupción.

También coincide con las repercusiones por el lanzamiento por rebeldes hutíes yemeníes de un misil balístico contra Riad que fue interceptado por fuerzas saudíes.

Por su parte, los contratos de gasolina para entrega en el mes de diciembre subieron bajaron un centavo 1,82 dólares el galón, y los de gas natural para entrega ese mismo mes subieron casi 2 centavos hasta 3,15 dólares por cada mil pies cúbicos.

Por otro lado, el barril de petróleo Brent para entrega en enero cerró hoy en el mercado de futuros de Londres en 63,74 dólares, un 0,82 % menos que al término de la sesión anterior.

El crudo del mar del Norte, de referencia en Europa, terminó la sesión en el International Exchange Futures con una caída de 0,53 dólares respecto a la última negociación, cuando acabó en 64,27 dólares.

El precio del crudo europeo bajó tras la publicación de un informe de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) que prevé una ralentización de la demanda mundial a partir de mediados de la próxima década.

Pesaron asimismo sobre el precio los movimientos en el mercado para recoger beneficios después del repunte del 3,5 % que registró ayer el barril de Brent. (El Mundo)

Cesta OPEP supera los 61 dólares por primera vez en dos años

El precio de la cesta de referencia de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se cotizó el pasado lunes en 61,05 dólares por barril, lo que representa un alza de 1,9 dólares en comparación con los 59,15 dólares que registró el viernes, informó la secretaría del grupo en su portal web.

La última vez que el crudo OPEP se cotizó por encima de los 61 dólares por tonel fue el 12 de junio de 2015, cuando marcó 61,17 dólares.

En tanto, el barril de petróleo Brent para entrega en diciembre abrió este martes en el mercado de futuros de Londres en 64 dólares, 26 centavos menos que la cotización del día anterio, mientras que el West Texas Intermediate (WTI), de referencia en Estados Unidos, cayó 6 centavos y abrió la jornada en 57,31 dólares.

Analistas atribuyen el alza de los precios a una caída en la producción de petróleo no convencional (fracking) y a las expectativas que existen de extender el acuerdo de recorte entre la OPEP y 11 productores externos, que fija una reducción cercana a los 1,8 millones de barriles diarios.

Ya los gigantes petroleros Rusia y Arabia Saudita manifestaron su apoyo a una posible extensión más allá de 2018, cuando vence el acuerdo. Tanto Moscú como Riad se reunieron el fin de semana con representantes de Uzbekistán y Kazajistán con el fin de coordinar esfuerzos conjuntos que permitan fortalecer el acuerdo de recorte petrolero suscrito por la OPEP y 11 naciones externas al grupo.

“Los Estados participantes expresaron su voluntad de reducir las existencias comerciales de crudo y manifestaron su disposición de hacer esfuerzos conjuntos para lograr ese objetivo”, indicó el Ministerio de Energía de Rusia en un comunicado.

Rusia y Arabia Saudita, que en conjunto bombean más de 20 millones de barriles diarios, ya han manifestado su interés de ampliar el pacto de recorte más allá de marzo de 2018, cuando vence tras la extensión de ocho meses que se acordó a mediados de este año. (Correo del Orinoco)

Brasil rechaza que Arabia Saudita lo sume a los recortes a la OPEP

Brasil ha rechazado un intento informal de Arabia Saudita de sumar al máximo productor latinoamericano de crudo al esfuerzo de recortes al bombeo liderado por la OPEP para apuntalar los precios que se derrumbaron en los últimos años por un exceso de suministro, dijo el martes un funcionario brasileño.

El secretario de Petróleo y Gas Márcio Félix dijo a Reuters que la semana pasada recibió una llamada de un asesor del ministro de Energía saudí, Khalid al-Falih, en la que fue “tanteado” sobre posibles recortes brasileños a la producción.

“Están preocupados por el crecimiento de la producción en Brasil”, dijo Félix. “Ya les hemos explicado que Brasil no puede hacerlo”, agregó.

El llamado se produjo días después de que grandes petroleras como Royal Dutch Shell adquirieran importantes campos presal de Brasil en una histórica apertura a operadores internacionales como parte del intento de la mayor economía latinoamericana de impulsar fuertemente la producción petrolera en los próximos años.

Brasil tiene 2.65 millones de barriles por día

Brasil, que produce 2,65 millones de barriles por día (bpd) de crudo, por ley no puede controlar el bombeo. El país sudamericano podría duplicar su producción petrolera a más de 5 millones de bpd al 2027, dijo el regulador ANP.

Félix, que el año pasado asistió a un encuentro de la OPEP, dijo que el mayor exportador de crudo del mundo ya se ha acercado en otras ocasiones a dialogar sobre el tema con Brasil. “No se dan por vencidos fácilmente”, añadió el funcionario brasileño sobre las autoridades saudíes.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), liderada por Arabia Saudita, ha acordado limitar la producción de crudo en 1,8 millones de bpd junto con otras 10 naciones, incluida Rusia, hasta marzo del 2018. El grupo se reúne a fin de mes y se espera que extienda el acuerdo. (Energía 16)

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas