España y Reino Unido esperan que sanciones hagan recapacitar a gobierno de Maduro

AlfonsoDastis

Los ministros de Asuntos Exteriores de España y Reino Unido justificaron las sanciones contra el gobierno de Venezuela para “intentar” que el presidente del país, Nicolás Maduro, “recapacite sobre lo que está haciendo”.

El canciller español, Alfonso Dastis, defendió la adopción de sanciones como un incentivo para lograr una solución “pacífica y dialogada” entre gobierno y oposición.

“Como siempre, todo lo que hacemos está orientado a incentivar la celebración del diálogo entre el gobierno y la oposición”, dijo Dastis a la prensa en Bruselas, poco antes de que los ministros de Exteriores de la UE adoptaran el marco de sanciones.

Por su parte, el ministro de Reino Unido, Boris Johnson, manifestó que las sanciones buscan “intentar que Maduro recapacite sobre lo que está haciendo” y defendió que “Reino Unido ha estado liderando” el trabajo preparatorio para avanzar las sanciones por parte del bloque.

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea dieron luz verde este lunes a la creación de un régimen jurídico para poder imponer sanciones a dirigentes de Venezuela que violen los principios democráticos, el Estado de Derecho y los Derechos Humanos en función de la evolución de la situación e impondrán un embargo de armas y de equipos que puedan ser utilizados para la represión de la población.
Los Gobiernos europeos ven necesario “aumentar la presión sobre el Gobierno de Venezuela” debido a la falta de avances sobre el terreno y los desarrollos negativos en el país, incluidas las últimas elecciones regionales, cuyas “graves irregularidades” ha denunciado la oposición y su resultado ha sido “bastante discutible”, han explicado varias fuentes diplomáticas, que admiten la situación “difícil y tensa” en Venezuela.
Por ahora, los Veintiocho integrantes de la UE evitan imponer sanciones (congelación de activos y prohibición de entrada a la UE) a dirigentes venezolanos concretos. “Si hace falta reforzar la presión, haremos una lista con personas necesarias”, han avisado fuentes diplomáticas.
A algunos países les hubiera gustado ir “un poco más rápido” para imponer sanciones, que necesitan aprobarse por unanimidad, aunque admiten que “hay diferencias de opinión” entre los Veintiocho sobre “si hay que empezar” sancionando a los “máximos” dirigentes o a un nivel de responsabilidad medio, una discusión que todavía no han mantenido de manera “formal”.
“Ya hay nombres que se están preparando”, han explicado otras fuentes, que insisten en la necesidad de poder probar las implicaciones de las personas en violaciones al Estado de Derecho, los principios democráticos y las violaciones de Derechos Humanos para evitar que las sanciones sean impugnadas ante la justicia.
España ha sido el país que más ha presionado para avanzar en sanciones individuales a responsables de la crisis en Venezuela, mientras que los más recelosos han sido Grecia y Portugal. Francia también rechazó esta posibilidad en agosto, para tratar de primar la vía de la mediación, aunque desde entonces ha cambiado de opinión.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas