FOTOS | Mick Jagger, a los cubanos: “Las cosas están cambiando, ¿no?”

RS1The Rolling Stones pone su sello de rock&roll al deshielo de la isla con un multitudinario concierto inolvidable

A las 8:38 p.m. se escuchó: “Ladies and gentlemen, the Rolling Stones!” y el cantante de la lengua más famosa de la historia del rock&roll, junto a sus inseparables compañeros de arrugas Keith Richards, Ronnie Wood y Charlie Watts, apareció ante Cuba para cantarle a una nueva era.

 

Con el ambiente electrizado en una noche de clima paradisíaco, Jagger saludó con unas cuantas décadas de retraso a sus fieles de la isla, “Hola Habana, ¡buenas noches mi gente de Cuba!”, y el pueblo atronó en un grito histórico de satisfacción. Unos minutos más tarde, antes de dedicarle Angiea los “cubanos románticos”, antes de hacerles retumbar las tripas con Paint It Black, el vocalista con cintura de lagartija dijo en un español macarrónico: “Sabemos que años atrás era difícil escuchar nuestra música, pero aquí estamos tocando para ustedes en su linda tierra. Pienso que los tiempos están cambiando. Es verdad, ¿no?”.

RS6

Entre el público, Henry, habanero de 44 años, disfrutando el show con una camiseta del Reino Unido, refrendaba sus palabras: “Es la verdad. Aunque yo soy de los Beatles te puedo decir que ya me puedo morir tranquilo después de ver en directo a estos hombres. No sé cómo expresártelo. Uno tiene que haber nacido aquí para sentir lo que es esto. Es un sueño, aunque parezca muy sobado decirlo. Solo te puedo responder eso: que es un sueño hecho realidad”.

RS2

En el memorable concierto de cierre de la gira latinoamericana de los Stones, el Olé Tour, de entrada gratuita, los adjetivos no se agotaban en boca de los cubanos que abarrotaron el campo de juegos de la Ciudad Deportiva de La Habana. “Excelente, fascinante, excepcional, único, increíble, genial, cool, inolvidable, traumatizante, impresionante, necesario, ¡de pinga!”.

RS4 Con la misma energía que hubieran desplegado hace cinco décadas, los intemporales Stones cruzaron su segunda hora de concierto con Brown Sugar, Jagger enarbolando la bandera cubana. Cuando la terminó dijo “Muchas gracias”, pero nadie se creía que se fuera sin cantar la canción que toda Cuba quería escuchar. Y aunque así fuera, Ana María de la Rocha, de 60 años, cuya hija se estaría “muriendo de envidia” en Madrid, decía que ya nadie le podía quitar lo bailado. “Con lo que he disfrutado hasta ahora se me ha curado toda la nostalgia de no haber podido verlos nunca en mi vida”.

RS8 Pero no. No podía ser. A las 10:40 p.m., la voz de los Stones preguntó a Cuba si estaba lista para escucharla. Y Cuba estaba lista. En la noche cálida de La Habana, Wood y Richards rasgaron con sus guitarras los míticos, inconfundibles, vibrantes primeros acordes de su himno a la eterna juventud, Satisfaction.

RS5
Todos los calificativos quedaron justificados. También estos otros cazados entre la muchedumbre: “Fabuloso, emocionante, hermoso, inesperado, inigualable,wonderful“. Otro asistente pidió que en vez de una, se le dejase usar tres palabras: “Nos lo merecemos”.

RS7

RS9

RS10

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas