Papa Francisco condenó la “violencia sin precedentes” de los militantes islamistas

 

Via Crucis, Roma

El tradicional Via Crucis en Roma esta vez tuvo mayores medidas de seguridad que lo acostumbrado, pocos días después de los atentados en Bruselas que dejaron al menos 31 muertos. Los refuerzos arribaron a la capital italiana desde otras ciudades, dijeron fuentes de seguridad.

El Papa Francisco condenó la “violencia sin precedentes” de los militantes islamistas, señalando en el servicio de Viernes Santo que los seguidores de religiones que llevaron adelante actos de fundamentalismo o terrorismo profanan el nombre de Dios.

En emotivas palabras al final de la procesión, Francisco condenó “las expresiones de fundamentalismo y actos de terrorismo cometidos por los seguidores de algunas religiones que profanan el nombre de Dios y que usan su santo nombre para justificar una violencia sin precedentes”.

El jueves, el Papa dijo que los ataques fueron un “gesto de guerra, de destrucción, en una ciudad de Europa, de parte de gente que no quiere vivir en paz”.

Los cristianos conmemoran en Viernes Santo la crucifixión de Cristo.

Francisco también se refirió a la decapitación de cristianos en Oriente Medio, y a aquellos que fueron obligados a abandonar sus hogares, y condenó a los políticos que inflaman el conflicto y a los “vendedores de armas que alimentan la hoguera de la guerra con la sangre inocente de nuestros hermanos y hermanas y alimentan a sus hijos con panes manchados con sangre”.

Tras los ataques de Bruselas, Italia intensificó la seguridad en lo que el Gobierno calificó como “lugares sensibles”. Militantes de Estado Islámico han emitido amenazas contra objetivos católicos en Roma.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas