“El Chapo” desde prisión: “Me están convirtiendo en un zombi”

JoaquínElChapoGuzmán

 

Uno de los abogados de Joaquín el “Chapo” Guzmán dijo hoy que el narcotraficante siente que lo están “convirtiendo en un zombi” en el penal del Altiplano, en el céntrico Estado de México, porque no lo dejan dormir debido a los pases de lista que le realizan cada dos horas.

Según relató hoy a Radio Fórmula Juan Pablo Badillo, uno de los defensores del narcotraficante capturado el 8 de enero pasado, Guzmán le explicó que es despertado “con estridencia” cada dos horas, una situación “insoportable” por la que se siente “torturado”.

“Me despiertan para pasar revista, por favor, me están convirtiendo en un zombi, no me dejan dormir, ya lo que quiero es nada más que me dejen dormir”, dijo textualmente el narcotraficante al letrado, quien se reunió este lunes con Guzmán.

Badillo reclamó que se “levante de inmediato la infame y brutal tortura física y mental”, y advirtió que los abogados del Chapo “no descansarán” hasta que termine en prisión el director general de este penal de alta seguridad, Salvador Almonte Solís.

El defensor también destacó que el líder del cártel de Sinaloa insistió, durante el encuentro de 25 minutos que sostuvieron, en que quiere ser juzgado por las leyes mexicanas.

Denunció que al Chapo solamente se le permite ver a un abogado por semana y una media hora, alegando que no se respeta el derecho constitucional del acusado de “nombrar a cuantos abogados desee y tener la comunicación directa necesaria para tratar los asuntos de su defensa”.

El pasado 24 de enero, un texto facilitado por otro abogado del narco, José Luis González Meza, manifestó que el Chapo se encuentra incomunicado y que padecía de falta de sueño, misma que ahora se habría agravado, según comentó Badillo.

En ese escrito también se habló de un perro que le vigilaba, que ladraba “mucho” y le “espantaba el sueño”.

Badillo señaló hoy que el can “ya ladra menos”. “Ya se cansó el pobre animal, ya sintió que era tanta infamia”, apuntó.

Guzmán se encuentra en el penal desde el pasado 8 de enero, cuando fue recapturado en la localidad de Los Mochis, en el noroccidental estado de Sinaloa.

El narcotraficante escapó en julio de 2015 del penal de máxima seguridad en el que ahora se encuentra encerrado, a través de un túnel de 1,5 kilómetros que partía de la ducha de su celda.

Anteriormente realizó otra fuga en 2001 de la prisión de Puente Grande (Jalisco) escondido dentro de un carrito de lavandería.

Enviar Comentarios

Entradas relacionadas