“Ese ancianato se había quemado en noviembre del año pasado, pero no se tomaron medidas” – Runrun

“Ese ancianato se había quemado en noviembre del año pasado, pero no se tomaron medidas”

Captura-de-pantalla-2015-08-24-a-las-19.12.01.png

Captura de pantalla 2015-08-24 a las 19.12.01

@MariaAlesiaSosa

La familia de María Dolores Méndez Melero todavía está esperando que los llamen para informarles sobre el incendio que hubo en la casa de reposo donde vive ella desde hace dos años. Se enteraron por Twitter del incendio en la quinta Dos Pinos, de la Avenida Mohedano de La Castellana, en Chacao. María Dolores tenía 40 años, y es una de las ocho víctimas del siniestro que se produjo a el domingo 23 de agosto, cinco minutos antes de las 7:00 de la noche.

Méndez sufrió una meningitis cuando tenía un año, y la inflamación del cerebro le provocó un retraso que sólo empeoró con los años. Ya no caminaba, ni podía hablar. “Ella no tenía noción del tiempo, de nada. No creo que se haya dado cuenta de lo que sucedió el domingo”, cuenta su hermana Isabel Melero.

En la casa hogar vivían 40 personas, pero sólo estaban allí 36. Los otros cuatro, habían salido con sus familiares. En el incendio, fallecieron ocho mujeres: tres quemadas y cinco asfixiadas. María Dolores murió por asfixia. Sus familiares la reconocieron el lunes en la mañana en la morgue de Bello Monte.

Lisbeth Carrero, sobrina de María Dolores lamenta que no se hubieran ocupado de sacar primero a las personas que no podían caminar.

Pero Christian Ferreira, el hijo de la conserje del edificio que está al lado del ancianato, asegura que fue imposible entrar a uno de los cuartos porque estaba cerrado con llave. Ferreira fue uno de los que cargó a varios abuelos y los sacó de las llamas. “Tratamos de romper las rejas de esa habitación pero no pudimos entrar, los que estaban allí murieron calcinados”, dice.

La casa era de administración privada pero dependía del Seguro Social. El domingo sólo había dos enfermeros cuidando a todo los internos. Un vecino de la zona dice que la institución era muy pequeña para la cantidad de personas que estaban viviendo allí. “Esos abuelitos estaban hacinados, y tenían poco personal, no se daban abasto para atenderlos a todos, mucho menos al momento de una emergencia”.

Carrero trata de consolarse por la forma en que murió su tía. “La muerte quemada es muy horrible, por lo menos ella no murió quemada”.

Luis García, hermano de Nieves García (76), no puede decir lo mismo. Su hermana fue una de las mujeres que murió calcinadas. El lunes por la mañana, esperaba en la morgue que le hicieran algunas pruebas dentales para poder certificar que era el cadáver de su hermana.

“Los bomberos llegaron tardísimo. Una de las enfermeras que estaba sacando gente nos confirmó que mi hermana se quedó adentro, que no pudo hacer nada para sacarla. Parece que cerraron la habitación donde ella estaba, y que estaba amarrada.

Demasiado tarde

Todos los que presenciaron el incidente coinciden en que los bomberos llegaron demasiado tarde, algunos dicen que 20 minutos, otros que 40 minutos después de que empezaron las llamas. El alcalde Ramón Muchacho explicó que uno de los problemas fue que los vecinos llamaron al 911, en vez de al 171, que es el número al que deben reportarse las emergencias. “La gente reclama a Chacao, sin saber que los bomberos que atienden nuestro municipio no dependen de la Alcaldía, sino de la autoridad única del Distrito Capital”.

A cinco para las 7:00 de la noche del domingo 23 de agosto, se sintió un bajón de luz en casa de Alexander Borges, en el barrio El Pedregal del municipio Chacao. Pensaron que era una falla de luz, como es habitual, pero en pocos minutos comenzaron a sentir un olor a quemado. Rápidamente se dieron cuenta que se trataba de un incendio, y venía del ancianato que colinda por detrás. “Además no era la primera vez. El año pasado la casa de los abuelos se había incendiado también, pero no pasó nada y nunca tomaron medidas de seguridad”, cuenta.

Un día después camina como un héroe en las calles del barrio. “Él y Edwin Reyes, fueron algunos de los muchachos de la zona que ayudaron a sacar a los viejitos, si no es por ellos, se queman todos”, dice Antonio Barrera, dueño de la bodega de El Pedregal.

La conserje de otro edificio cercano, salió al escuchar los gritos de auxilio en la calle. “¡Los abuelitos!, ¡Se queman los abuelitos!” Relata que enseguida su marido salió a ayudar y fue otro de los que sacó a los ancianos de los cuartos. “Mi esposo rompió ventanas y puertas para sacarlos. Pero llegó un momento en que el humo no los dejó ayudar más, y algunos quedaron atrapados”, dice.

“Si no es por los vecinos y los chamos del barrio, se hubieran quemado todos los viejitos. Los bomberos llegaron tardísimo”, dice la conserje del edificio Piedras Pintadas, Fabiola González. Agregó que un grupo de la Guardia Nacional Bolivariana que casualmente pasaba por ahí también se bajó a ayudar en la emergencia.

Jesús Moreno, conserje de la torre B del Piedras Pintadas, ante los gritos de auxilio, se encargó de buscar las mangueras contra incendio del edificio que está al lado del ancianato. “Corriendo busqué las mangueras, no alcanzaban pero conectamos varias, y logramos apagar el incendio. Cuando llegaron los bomberos ya lo habíamos apagado casi todo”. Cree que la casa no tenía extinguidores de fuego, ni mangueras, a pesar de que hace menos de un año ya habían tenido un conato de incendio.

Apenas le avisaron al dueño de la bodega, él abrió su negocio para llevarles agua, jugos y alimentos a los viejitos que habían rescatado. Salud Chacao les brindó los primeros auxilios. Sentaron a los 28 en la acera de enfrente de la casa quemada, 18 fueron llevados al Hospital Domingo Luciani de El Llanito para ser atendidos, y los otros 10 se fueron a casa de sus familiares.

El alcalde de Chacao agradeció la ayuda de los vecinos. “Dentro de la tragedia vivida anoche, los gestos de generosidad y heroismo de un grupo de personas, nos recordaron que nuestro país está lleno de gente valiosa”. Agregó que en los próximos días, la alcaldía hará un reconocimiento a estos “héroes anónimos”.

 

Fallecidas

  • Marlene Lozada
  1. 3217220
  • Adelaida Ávila, 55 años
  1. 12403900
  • Nieves García, 76 años
  1. 1751446
  • Yolanda Laya, 75 años
  1. 1485265
  • María Alarcón, 60 años
  1. 16511684
  • María García, 74 años
  1. 2968305
  • María Dolores Méndez, 40 años
  1. 16493436
  • Luisa García, 72 años

CI. 4088074

 

Captura de pantalla 2015-08-24 a las 19.13.27 Captura de pantalla 2015-08-24 a las 19.13.38 Captura de pantalla 2015-08-24 a las 19.14.22 Captura de pantalla 2015-08-24 a las 19.14.30 Captura de pantalla 2015-08-24 a las 19.14.46 Captura de pantalla 2015-08-24 a las 19.15.04

Captura de pantalla 2015-08-24 a las 19.14.00

Alexander Borges, uno de los vecinos de El Pedregal que ayudó en el rescate.

Captura de pantalla 2015-08-24 a las 19.14.11

Jesús Moreno y Christian Ferreira, salvaron la vida de los 36 abuelos.

Captura de pantalla 2015-08-24 a las 19.14.46

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios