Al fiscal José Roa le dieron libertad, pero en el Sebin no lo dejan salir

Al fiscal José Roa le dieron libertad, pero en el Sebin no lo dejan salir

Captura-de-pantalla-2015-04-08-a-las-11.47.12.png

IMG_1374

Boleta de excarcelación del Fiscal Roa 

Maria Alesia Sosa Calcaño

@MariaAlesiaSosa

A José Isaías Roa, de 46 años de edad, lo detuvo una comisión del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) el 13 de agosto de 2014. Según el relato de sus familiares, llegaron a su despacho en Tucupita funcionarios con armas largas, sin una prueba en su contra ni una orden de aprehensión. Lo confinaron a una celda donde pasó la noche esposado. Dos días después fue presentado en un tribunal de la misma ciudad. Roa no sabía por qué estaba preso, según cuenta su hermana Lesbia Roa.

El detenido es mayor retirado de la aviación y era Fiscal Superior en el Ministerio Público, cargo que desempeñó en Apure y Delta Amacuro, por más de 8 años. Además fungió por quince años como fiscal militar. Desde hace casi ocho meses está preso en El Helicoide en Caracas.

El 19 de diciembre de 2014, la familia Roa recibió buenas noticias. La Corte 10 de la Sala de Apelaciones del Área Metropolitana acordó otorgarle una medida cautelar sustitutiva de libertad a José Isaías Roa.

Carolina de Roa, esposa del fiscal detenido, cuenta que cuando salió la boleta de excarcelación, ella y sus tres hijos celebraron la decisión. “Ese día fue para nosotros el fin de una pesadilla. Pero no fue así. Resulta que la pesadilla continuó y ahora peor. Mis hijos todavía están esperando a su papá. Vemos que no hay ninguna institución que pueda parar esta aberración”.

Aunque Lesbia de Roa tiene en su poder el acta de la medida cautelar sustitutiva de libertad, denunció que los funcionarios del Sebin no han permitido que su hermano salga de la sede policial.

La boleta de libertad tiene acuse recibo y está sellada. Pero el Sebin ha hecho caso omiso, ha desacatado la orden de libertad.

“El 22 de diciembre esperamos hasta altas horas de la noche en El Helicoide y nada. Ni siquiera nos atendieron. El 23 de diciembre esperamos también todo el día, luego fuimos a la Defensoría del pueblo a pedir que nos acompañara un defensor. Fuimos al Sebin con él, y en el portón los comisario encargados de El Helicoide (Calderón y González) mandaron a decir que no había ninguna orden de libertad, que debíamos ir a Plaza Venezuela”, relató la hermana de Roa.

El defensor les confesó que no podía hacer más nada y que debían dirigirse a Fiscalía. Entonces se dividieron: ellas fueron hasta la Fiscalía y otros familiares acudieron al Sebin en Plaza Venezuela.

Ese día estaba cerrado el Sebin, les dijeron que trabajaban hasta el mediodía por la fecha navideña. “Cada vez que íbamos, nos decían que por ahí no habían procesado nada, que fuéramos a El Helicoide. Nos daban excusas. Sólo nos decían: ‘Aquí no hay ninguna orden de libertad’. Entonces interpusimos un recurso de habeas corpus”, explica Lesbia Roa, quien asegura que el Sebin comete un delito de lesa humanidad contra su hermano.

IMG_1375

El delito que le imputan

Al fiscal, José Isaías Roa, le imputaron, en principio, el delito de prevaricación fiscal, que es no tramitar una denuncia, no procesarla. En este caso se refiere a una denuncia contra el fiscal de ambiente en Tucupita Luis Ospino, quien llevaba una investigación sobre contrabando de Gasolina en el Delta del Orinoco.

La familia de Roa asegura que él sí procesó las denuncias y así consta en el expediente del caso. “Hemos rebatido esa versión y en el expediente constan todas las pruebas de que mi hermano tramitó dos o tres denuncias de ese caso”, reitera Lesbia Roa.

Uno de los fiscales que fue aprehendido por la misma causa salió en libertad plena, aun cuando reconoció que el fiscal superior (Roa) le había hecho la denuncia.

“Hasta allí llega la labor de un fiscal superior. Al otro le dieron libertad plena y al fiscal superior lo dejan privado de libertad”, reclama su esposa, Carolina de Roa.

Aunque no encontraron fundados elementos de convicción para dejarlo preso por el delito de prevaricación fiscal, le imputaron también la asociación para delinquir.

“Si no le hubieran imputado asociación para delinquir, no lo hubiesen dejado privado de libertad. Además lo colocaron como miembro cabecilla de una organización criminal, para poderlo dejar preso”, dijo la hermana de Roa.

Además de que no presentaron pruebas para imputar ese delito, le fundamentaron la aprehensión y luego la privativa, supuestamente por peligro de fuga debido al “poderío económico del fiscal superior”.

En autos consta, que la fiscal nacional solicitó y confirmó el perfil financiero un mes después de que lo detuvieran. “Tuvieron que buscar un perfil financiero de 12 años atrás para que pudiera darles una cifra que ni siquiera denota el poderío económico del que hablan. Mi esposo no tiene carro, y la única casa que tenemos, la pagamos con una hipoteca”, expresó Carolina de Roa.

Cuatro meses después de que la defensa había apelado, la Corte de Apelaciones cambió la calificación jurídica de asociación para delinquir, y desvirtuaron ese delito. Con base en eso, le otorgan la medida cautelar de libertad con régimen de presentación cada 15 días y prohibición de salida del país.

El 19 de diciembre la corte decidió a favor de José Isaías Roa Rojas, y el lunes 22 diciembre habilitaron el Tribunal 13 de Control. Como se cumplieron los requisitos, el Juez Carlos Navarro libró la boleta de excarcelación en cumplimiento con la decisión de la Corte 10 de Apelaciones. Ese documento fue consignado en el Sebin de Plaza Venezuela ese 22 de diciembre a las 2:00 de la tarde, pero en El Helicoide aún no acata la orden.

Un caso político 

En reiteradas oportunidades la familia dijo que no asociaban el caso con un tema político o partidista. “Pero ahora sí digo que parece un tema político. Mi hermano es un detenido de un caso político del Ministerio Público”, señala Lesbia Roa.

“Ya solicitamos al Ministerio Público la apertura de una investigación penal con miras a condenar a los responsables del este delito de lesa humanidad”, expresa la hermana del detenido.

Además la fiscal de derechos fundamentales dijo que no consideraba que el Sebin no estaba violando los DDHH, que no había desacato.

“Si mi hermano hubiera estado en Tocorón o en la peor cárcel del país, le hubieran dado libertad de inmediato, pero como está en el Sebin, no se la dan porque no les da la gana. Ahora entiendo por qué el Sebin se burla de nuestra familia, cuentan con el apoyo del Ministerio Público”, expresó.

Indicaron que el propio Tareck William Saab, defensor del pueblo, conoce el caso y no ha hecho nada al respecto. También que la misma fiscal general, Luisa Ortega Díaz, tiene la denuncia en sus manos, pero no hay respuesta.

Captura de pantalla 2015-04-08 a las 11.44.47

Precisamente, durante una entrevista con Vladimir Villegas en Globovisión el 4 de marzo de 2015, la fiscal general mencionó el caso de Roa, como una de sus grandes luchas por la justicia. “Hasta los fiscales que son corruptos tienen que pagar, allí está caso del fiscal superior de Delta Amacuro”, declaró.

Para los familiares, el fiscal ha sido utilizado por el MP. “Lamentablemente parece que mi esposo es un trofeo de lucha contra la corrupción, corrupción que en su caso no existe”, dijo Carolina de Roa.

La familia del fiscal de Delta Amacuro, asegura que han agotado todas las vías procesales ante los tribunales del país. Y que ahora acudirán a instancias internacionales.

“El Ministerio Público no es quien decide que queden impunes los delitos en este país. Ahora iremos a la Corte Penal Internacional y a la Corte Interamericana de DDHH, adonde tengamos que acudir a defenderlo, porque este es un delito de lesa humanidad que no prescribe”, sentenció la hermana del detenido.

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios