Pran de Margarita archivos - Runrun

Pran de Margarita

FOTOS Esto encontraron en la cárcel de San Antonio luego del desalojo

PenalSanAntonio13PORTADA

FOTO: Gustavo Granado

 

La titular de Asuntos Penitenciarios, Iris Varela, informó que luego de la evacuación de los mil 858 privados de libertad en el Internado Judicial de San Antonio, inició la fase de requisa para la búsqueda de las armas de fuego,  municiones y droga,  con un equipo de especialistas, para luego reestructurarla y adecuarla al nuevo régimen penitenciario.

La ministra realizó un recorrido por los espacios del internado judicial,  en el que se observó la existencia de discotecas, piscina, gallera y pizzería. Así como armas blancas, billetes de 100 y 50 bolívares rotos, colchones, hamacas colgadas, ropa, teléfonos y televisores destrozados. Parte de las instalaciones fueron parcialmente incendiadas.

Título de caja

PenalSanAntonio5

FOTO: Eligio Rojas (Últimas Noticias)

PenalSanAntonio4

FOTO: Eligio Rojas (Últimas Noticias)

PenalSanAntonio3

FOTO: Eligio Rojas (Últimas Noticias)

PenalSanAntonio2

FOTO: Eligio Rojas (Últimas Noticias)

PenalSanAntonio1

FOTO: Eligio Rojas (Últimas Noticias)

PenalSanAntonio12

FOTO: Gustavo Granado (Hoy en noticias)

PenalSanAntonio11

FOTO: Gustavo Granado (Hoy en noticias)

PenalSanAntonio10

FOTO: Gustavo Granado (Hoy en noticias)

çPenalSanAntonio9

FOTO: Gustavo Granado (Hoy en noticias)

PenalSanAntonio8

FOTO: Gustavo Granado (Hoy en noticias)

PenalSanAntonio7

FOTO: Gustavo Granado (Hoy en noticias)

PenalSanAntonio17

FOTO: Ministerio del Poder Popular para el Servicio Penitenciario

PenalSanAntonio16

FOTO: Ministerio del Poder Popular para el Servicio Penitenciario

PenalSanAntonio15

FOTO: Ministerio del Poder Popular para el Servicio Penitenciario

PenalSanAntonio14

FOTO: Ministerio del Poder Popular para el Servicio Penitenciario

 

*Con información de El Pitazo

Trasladan a reos de penal de San Antonio y Varela anuncia que implementarán Nuevo Régimen Penitenciario

TrasladodepresosSanAntonio

A menos de 24 horas para que se cumpla un mes del asesinato de Teófilo Rodríguez Cazorla, “El Conejo”, quien fue el líder del Penal de San Antonio, en la isla de Margarita, este martes autoridades del Ministerio de Servicio Penitenciario y de la Fuerza Armada Nacional participan en el desalojo de reclusos de ese centro penitenciario. La ministra Iris Varela informó en su cuenta de twitter que la intervención en la cárcel es porque aplicarán el Nuevo Régimen Penitenciario

@Angelicalugob

El Penal de San Antonio, ubicado en la isla de Margarita volvió a ser noticia a menos de un mes del asesinato de su líder: Teófilo Rodríguez Cazorla, conocido como “El Conejo”. En esta ocasión no fueron los videos virales en los que salen presos disparando para rechazar el crimen de su “patrón”. La intervención en esa cárcel para concretar los traslados de una población penal aproximada de de 2.000 reos, es el hecho que volvió a posicionar este martes a ese centro penitenciario como tendencia en internet y en las redes sociales.

“Serán trasladados todos los presos de la población penal en una operación que participa toda la Fuerza Armada para sacar todas las armas y hacer la requisa completa. Se le anunciará a los familiares dónde van a ser reubicados, por ello quedará cerrada la Avenida Juan Bautista Arismendi. Hasta la noche habrá vías alternas custodiadas. La ministra Varela vendrá en las próximas horas para hablar con los familiares y decirles la reubicación de los presos. El humo que salió esta mañana del penal fue porque un pran quemó su búnker antes de salir”, informó a Runrun.es una fuente extraoficial que explicó que para concretar el procedimiento habilitaron 8 autobuses y 2 aviones de la Armada.

Traslado de presos penal San Antonio

Otra fuente dijo que a las 10:12 am en el aeropuerto de Valencia Arturo Michelena salieron escoltados por el Comando Nacional Antiextorsión y Secuestros de la Guardia Nacional Bolivariana los presos trasladados desde el Penal de San Antonio vía al penal de Tocuyito, ubicado en el estado Carabobo.

Implementarán Nuevo Régimen Penintenciario

La ministra de Servicio Iris Varela informó en su cuenta de twitter que se encaminan a implementar el Nuevo Régimen Penitenciario en el Internado Judicial de San Antonio en las próximas horas. En otro mensaje precisó: “Procedimiento para la hora se corresponde con la planificación, en video mantenemos la fidelidad de la ejecución del plan sin contratiempos”.

Varela exhortó a los familiares de los privados de libertad a comunicarse a través del 0800INTERNO. Dijo que allí obtendrán la información necesaria. El general de División Juan Rodríguez Navarro anunció que la ministra Varela estará este miércoles 24 de febrero en la Isla encabezando la requisa y decidiendo el destino de esa infraestructura.

¿A dónde fueron?

– Ya han sido trasladados a tierra firme 1020 reclusos de una población penal de 1828.

– 288 reclusos fueron a Puente Ayala, estado Anzoátegui.

– 135 reos fueron a Tocuyito, estado Carabobo

– El resto de los recusos irán a las cárceles de Vista Hermosa en el estado Bolívar, a Tocorón en Aragua y a la de La Pica en Monagas.

– En la penitenciaría insular dejaron solo el anexo femenino con 92 mujeres.

*Con información de Unión Radio Nueva Esparta

 

 

 

Armas en las cárceles por Carlos Nieto Palma

Armasenlascárceles

 

El tema del ingreso de armas a las cárceles no es de nueva data, desde que recuerdo visitar recintos penitenciarios siempre he visto armas en poder de los reclusos, lo que ha variado hoy en día es el tipo de armas que usan, en los años 80 y 90 nuestros presos solamente poseían chuzos, un arma blanca con el que se causan heridas punzo penetrantes y chopos, una especie de arma de fuego de fabricación casera hecha con un tubo, una liga y un clavo que servía para activar la bala que colocaban, esto no significa que no había otras armas de fuego, claro que las había pero en una cantidad muy mínima, casi insignificante.

Cuando revisamos los índices de violencia en las cárceles venezolanas en lo que han dado por llamar la cuarta república, el noventa por ciento de los privados de libertad fallecían por heridas de chuzos no por armas de fuego, en esa época en las cárceles aun mandaban los representantes del Estado no los pranes, que aún no habían aparecido, ni saltado a la fama.

La reciente muerte del expran de la cárcel de San Antonio en la isla de Margarita ha puesto de nuevo en el tapete las armas en poder de los reclusos en las cárceles venezolanas. A pesar de las irresponsables declaraciones de la Ministra para el Servicio Penitenciario donde alegaba que las armas estaban allí desde la cuarta república, todos pudimos ver como las armas exhibidas por los presos no eran precisamente viejas, sino de nueva generación y de alta tecnología, armas que entre otras cosas solo pueden estar en poder de las Fuerzas Armadas y no de los privados de libertad.

Me viene a la mente el 28 de febrero de 1999, cuando el para entonces Presidente de la República Hugo Chávez Frías, a pocos días de su toma de posesión cuando visitó la cárcel de Yare I, donde estuvo recluido y dio inicio al Plan Nacional de Desarme de la Población Reclusa, que tenía el objetivo de humanizar las cárceles, que los reclusos participaran voluntariamente en el desarme y que ellos mismos pusieran las quejas que tenían del sistema penitenciario. En esa oportunidad dijo a los reclusos de Yare: “Muchachos, cuenten con estas manos para llevarlos a la vida de nuevo”. Era el primero de muchos planes que vinieron con posterioridad para solucionar el caos penitenciario, lamentablemente ninguno ha dado resultados.

Recuerdo que en esa visita del Presidente Chávez a Yare los reclusos le entregaron una caja de armas que tenían en su poder, que significaba el desarme de la población penitenciaria, pocos días después dentro de ese recinto ocurría un enfrentamiento entre bandas con saldo de muertos y heridos con armas de fuego.

Hay que tener claro que todo lo que ocurre en un recinto carcelario es responsabilidad única del Estado venezolano, las cárceles son custodiadas en la parte externa por la Guardia Nacional y en su parte interna por funcionarios del Ministerio para el Servicio Penitenciario. Lo que ocurre dentro de las cárceles no se le puede achacar a agentes externos porque todo esta o más bien debería de estar bajo el control de las autoridades. Las personas que visitan las cárceles son sometidas a rigurosas requisas por parte del personal de prisiones, la mayoría de ellas vejatorias, humillantes y degradantes, por lo que resulta imposible pensar que las armas que ingresan a los recintos carcelarios sean llevadas por la visita.

¿Quién introduce las armas en las cárceles? No hay que ser un experto en el tema penitenciario para entender que las armas son introducidas por los funcionarios encargados tanto de su custodia interna y externa, es una responsabilidad compartida de la cual no pueden escurrirse fácilmente. La misma Ministra para el Servicio Penitenciario ha reconocido que el ingreso de armas a los recintos carcelarios es por parte de funcionarios de allí y hasta hablo de una lista de 200 personas que han sido sancionadas por estos hechos, en verdad desconozco si esto es cierto, lo que si es cierto es que no hemos visto a funcionarios tanto del Ministerio Penitenciario como de la Guardia Nacional juzgados y sancionados por estos delitos.

El negocio del ingreso de armas, drogas, alcohol, teléfonos celulares y otras cosas más, es un gran negocio con el cual se lucran muchos funcionarios inescrupulosos del Ministerio Penitenciario y la Guardia Nacional, los principales componentes de las llamadas “mafias carcelarias” son estos, parafraseando a mi maestro Elio Gómez Grillo “Las cárceles son un negocio tan productivo como PDVSA”.

El Ministerio para el Servicio Penitenciario ha sido negligente, ineficiente e incapaz a la hora de solucionar los problemas que se viven en nuestras cárceles, entre ellos el ingreso de armas, si los recientes hechos de la cárcel de la isla de Margarita no hubiesen ocurrido seguiríamos engañados con el cuento de que no hay armas en las cárceles, “ni siquiera una hojilla” como se atrevió a decir la titular de ese Ministerio.

Se hace necesario y urgente investigar a fondo esta situación, al momento de escribir estas líneas el Comandante de la Guardia Nacional había dejado embarcados a los diputados de la Comisión de Cultos y Régimen Penitenciario de la Asamblea Nacional en la comparecencia a la cual había sido convocado a explicar esta situación, igualmente la Ministra para el Servicio Penitenciario se había excusado de comparecer por tener otro compromiso en la fecha indicada, mientras los ciudadanos seguimos esperando respuestas sobre este tema donde por cierto aún no hemos visto el desarme de la cárcel de San Antonio en la isla de Margarita anunciado hace ya unos cuantos días.

 

@cnietopalma

[email protected]

El Nacional

 

Feb 01, 2016 | Actualizado hace 4 años
Prisiones socialistas por Andrés E. Hobaica

Cárceles2

 

 

Es sencillo.  Todo aquel que transgreda el orden social debe ser castigado.  El que atente contra los valores protegidos por la Ley (i.e., vida, propiedad, libertad, etc) será acreedor de una pena impuesta en virtud de la Ley misma.  Claro, en Venezuela el orden social ha transmutado y los valores protegidos por la Ley ya no responden a la clásica ideología republicana, sino al dogma que en los últimos años han pretendido imponer los socialistas del siglo XXI.

Por lo tanto, si la finalidad de las cárceles es hospedar delincuentes, al ser éstos agresores de la sociedad, la Ley los obliga a estar aislados por un tiempo determinado. Recientemente, el aislamiento temporal del criminal no es la única finalidad de las cárceles, sino que más bien se procura la “rehabilitación” de reo, ofreciendo deporte, trabajo y otras actividades culturales dentro del centro penitenciario.  De este se busca que el ex presidiario reingrese a la sociedad como un miembro útil, desligado definitivamente de su antigua vida delictiva.  Dicha perspectiva que fue adoptada por el constituyente venezolano en 1999.

Claro, la manipulación institucional, característica de los regímenes socialistas/comunistas, no mutó el propósito de las cárceles, el cual sigue siendo albergar delincuentes (y rehabilitarlos); pero transformaron el concepto delincuentes.  Ya no serán los clásicos delitos que atentan contra la vida, integridad física, propiedad y libertades de los individuos los que te llevan a prisión; pues en los regímenes totalitaristas las agresiones contra los miembros de la sociedad pueden ser toleradas, pero las agresiones contra el Estado nunca lo son, y rara vez los perpetradores salen impunes.

Las cárceles socialistas albergan un nuevo tipo de “criminales”: los enemigos del Estado.  Y estos enemigos del Estado varían, pero por lo general se persigue a todo hombre productivo.  Empresarios, agricultores, emprendedores, estudiantes, disidentes, políticos, etc.  En fin, todo aquel que se niegue a vivir bajo el estándar de mediocridad que férreamente impone el modelo socialista.

Los productores y distribuidores de alimentos, hacendados, los banqueros, médicos, constructores, corredores de valores; son todos posibles enemigos del Estado.  Por lo tanto, pueden ser calificados como delincuentes y sujetos penas privativas de libertad.  Por el otro lado, tenemos a los asesinos, ladrones, narcotraficantes y corruptos, que andan libres en las calles, en oficinas gubernamentales o en resorts vacacionales, mal llamados “centros penitenciarios”.  La vida y muerte de Teófilo Cazorla (alias  el “Conejo”) no sólo deja mucho que decir de nuestro sistema penitenciario, sino que además nos lleva a pensar que la estructura política que rige en las cárceles del país (como el Penal de San Antonio en Margarita) quizá no son producto de algún tipo de desidia gubernamental, sino más bien tiene el auspicio de éste.  

Basta evocar una imagen tan simbólica (y metafórica) como la de la Ministro de Asuntos Penitenciarios sentada al lado de un Pran en su cama (suite) en prisión.

Mientras los verdaderos delincuentes habitan lugares que en realidad no se les puede llamar prisiones, muchas de las personas que habitan las verdaderas prisiones es un crimen llamarlos delincuentes.

 

@ahobaica

Audio: Lo que dice Iris Varela cuando le preguntan sobre

Conejo e Iris Varela

La ministra del Servicio Penitenciario, Iris Varela, acudió este viernes a la Apertura del Año Judicial 2016 en la sede del Tribunal Supremo de Justicia. Allí la abordó Runrun.es para preguntarle sobre su vínculo con Teófilo Rodríguez, alias “El Conejo”, el pran de la cárcel de Margarita que fue asesinado el pasado fin de semana.

A Varela se le preguntó por su relación con “El Conejo” a raíz de la fotografía que se publicó en 2011, en la cual ambos aparecían abrazados al borde de la cama de la celda del prisionero. 

“Uy, por favor, ¿usted va a preguntar eso? Yo voy a demandar a quien me esté difamando de esa manera. Yo soy madre de familia, yo soy ministra de las cárceles, me he fotografiado con 100 mil presos en este país ¿Y usted se va a hacer eco de esa basura? Por favor, por favor”, dijo la ministra antes de subirse a su camioneta estacionada frente al máximo tribunal.

Pran “El Conejo” tenía su reina de corazón rojo que lo protegía en el Gobierno
Como en el cuento de Alicia en el país de las maravillas, en esta historia también hay un conejo y una reina que lo ayudó a construir su madriguera. Expertos coinciden en que el delincuente Teófilo Rodríguez Cazorla, pran de la cárcel de San Antonio, edificó su “empresa” criminal ante la mirada complaciente de las autoridades del chavismo

 

@loremelendez

AUNQUE EL PRAN “EL CONEJO” fue asesinado al salir de una discoteca y cuando ya gozaba de su libertad, su muerte no puede desvincularse de la cárcel de San Antonio, en la Isla de Margarita, el sitio donde cumplió su pena mientras consolidaba su liderazgo criminal. De eso, la muestra más fehaciente son los vídeos de los reclusos del internado, quienes el lunes apuntaban y disparaban al aire sus armas largas en señal de homenaje, como para dejar claro que la huella del delincuente aún estaba presente entre los muros del lugar que un día The New York Times consideró un paraíso.

Lee también: (PERFIL) “El Conejo” se graduó de bachiller y de pran en el penal de San Antonio

El diario estadounidense publicó en 2011 un audiovisual que mostraba cómo era la madriguera de “El Conejo”, una prisión que había amoldado a sus gustos con la construcción de piscina, pista de baile, gallera, habitaciones para visitas maritales y hamacas dispuestas para el descanso en un corredor con techo de zinc y sin paredes, para permitir que se colara la brisa de la isla. El delincuente se mostraba así como un benefactor, como el hombre que había puesto orden a un espacio que anteriormente consideraba “un desastre”.

“Esa cárcel no estaba en manos del Estado sino de una persona que la tenía bajo control por la cantidad de armas y el número de personas que estaban bajo su mando”, afirmó Humberto Prado, director de la ONG Observatorio Venezolano de Prisiones. Según él, el segundo de la banda había quedado en el penal y reportaba todo lo que sucedía a quien, aun estando afuera, seguía siendo “pran” y amo de la madriguera.

Ese poderío que un recluso y su grupo pueden ejercer dentro de una cárcel, dijo Prado, no es un hecho aislado. La anomalía sucede en varios penales de Venezuela, como Tocorón y Tocuyito, donde los presos y sus mafias han edificado comodidades similares que hacen que los centros de reclusión se asemejen más a un resort que a un internado judicial.

Bajo esta mirada, las desigualdades vienen marcadas por las armas que se tienen dentro de la prisión. “Cuando la ministra (Iris Varela) habla de una cárcel pacificada -tal como lo hizo con la de San Antonio-, lo hace porque sabe que la población reclusa está bajo el control de grupos que tienen fusiles. ¿Cómo no van a estar sometidos así?”, recalcó Prado. 

Puede leer más del caso de “El Conejo” AQUÍ

Se trata, entonces, de una subcultura que mantiene el orden a la fuerza, pero que también se encarga de cumplir funciones administrativas, tal como lo sostuvo el criminólogo e investigador de la Universidad de los Andes, Freddy Crespo.

Ante la escasa inversión del Estado en la ampliación de prisiones, contó Crespo, los “pranes” han asumido estos gastos. Todas estas modificaciones se hacen no sólo en beneficio personal, para levantar un espacio que se parezca al que se tiene en libertad, sino también para dejar por sentado el poder que se tiene.

Los privilegiados

A los lujos del internado no todos acceden. Los privilegiados tienen que ser muy cercanos al pran para disfrutar de las instalaciones que se construyen, en parte, con el dinero (la causa) que cada prisionero paga al líder por estar en su cárcel.

“Dentro de la subcultura del pranato, la sociedad se divide en estratos. La élite política la lidera el pran y tiene estructuraciones. El parquero es una especie de Ministro de la Defensa, el segundo de a bordo es un vicepresidente, y luego están los voceros, que son como los ministros. Luego está la población general, que se divide en dos: los paisas, que son las personas comunes que caen en la cárcel por una situación en particular; y los malandros. No se puede pensar que en una piscina van a estar los 10 mil reclusos. Para estar ahí hay que llenar ciertos requerimientos”, explicó Crespo.

La aprobación del poder

Conejo e Iris Varela

Para alcanzar todo este poder, el “pran” negocia y no con sus iguales. El abogado y exjuez Jesús Ollarves habló sobre esa suerte de “mimetización” que se ha instaurado entre el pranato y las instituciones y funcionarios gubernamentales.

“No es racional que la ministra del Servicio Penitenciario se abrace con un pran en el confort de una celda, que por cierto es un privilegio que no tienen los más de 51 mil procesados que hay en el país”, dijo Ollarves al recordar el retrato de 2011 que la ministra Varela se hizo con “El Conejo”, una imagen muy cuestionada por la opinión pública.

El padre Alejandro Moreno, sociólogo que ha estudiado el comportamiento de los delincuentes en Venezuela, también se refirió al tema y aseveró que hay organizaciones gubernamentales que han propiciado relaciones con las élites criminales para intentar disminuir la conflictividad dentro de los internados.

“Los organismos del Estado y el Ministerio del Servicio Penitenciario prefieren tratar con el dictador que domina todo en la cárcel y que controla la violencia porque es más fácil eso que enfrentarse a una anarquía interna”, apuntó Moreno.

Aunadas a estas negociaciones está la corrupción que existe entre las autoridades naturales del penal, como los uniformados y el director, con el pranato. Un policía consultado señaló que la distribución de drogas, la extorsión y las “causas” cobradas a los presos comunes son la fuente de la riqueza de los “líderes negativos” que azotan también a quienes están libres, y todos los recursos se obtienen con la venia, y a veces con la ayuda, de quienes deberían imponer el orden en las prisiones. Son estos quienes proveen o permiten el acceso de armas hacia los delincuentes.

El fracaso y el Estado delincuente

Tanto Moreno como Ollarves coinciden en que la red tejida por los pranes pone en evidencia a un Estado delincuente. El mensaje que quedó tras el asesinato de “El Conejo”, con los videos de los presos disparando al cielo desde el techo de la cárcel, con el funeral repleto de dolientes que agradecían los favores recibidos y con el recordatorio de cómo un recluso administró y reconstruyó el penal donde vivía, es una invitación a delinquir, de acuerdo con el abogado.

“Todo esto tiene una lectura que ya conocemos. Lo qué sucede es que el delito se está expandiendo, extendiendo y profundizando. Está tomando nuevas formas más peligrosas y conectadas con algunos organismos que tienen el poder en el país. Es toda una red en la cual estamos entramados todos los venezolanos. Esto no tiene que sorprendernos, porque mientras no cambien las estructuras políticas radicalmente, no podemos esperar ninguna solución positiva y esto irá creciendo y nos irá asustando cada vez más”, sentenció Moreno.

Para Ollarves, la situación revela una paradoja: la persona “que debe estar subordinada a un régimen de seguridad donde el Estado debe saber lo que hace y con quien está”, en realidad se ha levantado como una figura de poder que se reúne fuera de la cárcel, se mezcla con figuras públicas, ya sean civiles y militares, y ostenta un armamento que le han permitido tener.

“El hampa manda fuera y dentro de la cárcel, de forma celular, articulada, burocrática. Por eso hablo de delincuencia organizada, de subordinación de funcionarios que cometen delitos de extorsión (…) Estamos en presencia de un Estado que se convirtió en delincuente por maridaje de funcionarios públicos y complicidad de otros”, apuntó el exjuez, quien condenó como fallidas las políticas penitenciarias aplicadas desde el Ejecutivo.

Ollarves también reclamó el silencio del Ministerio Público que, ante las evidencias de los delitos que se cometen desde las cárceles con la complicidad de los uniformados, no ha propiciado investigaciones efectivas que detengan la corrupción.

“A mí me llama la atención, y hay que reflejarlo, cómo “El Conejo”, que era delincuente confeso y que era un secreto a voces toda la mafia que dirigía, haya estado en libertad y tengamos en el Sebin a políticos presos y a estudiantes que lo que han hecho es protestar”, comentó el abogado.

(PERFIL) “El Conejo” se graduó de bachiller  y de pran en el penal de San Antonio
Teófilo Alfredo Rodríguez Cazorla no vestía camisas de seda, ni se juntaba con actores de Hollywood, como “El Chapo” Guzmán. Pero en su territorio, la isla de Margarita, él también era el rey, el mandamás. Dominaba toda la actividad criminal en el estado Nueva Esparta, en especial el tráfico de drogas. Durante sus 11 años de prisión en la cárcel de San Antonio se reunió al menos dos veces con la ministra de Servicio Penitenciario, Iris Varela. En la página del Seguro Social se detalla que el criminal cotizó en el IVSS 180 semanas, hasta el 30 de diciembre de 1989, a través de una empresa de turismo. Después de esa fecha salió de la formalidad del mundo laboral y no hay registros que refieran cuáles fueron sus fuentes de ingreso en los años posteriores, ni de dónde obtuvo recursos para hacer donaciones a personas humildes y para comprarle la quinta “Habibi” a un hombre de origen árabe

 

@Angelicalugob

NI SU ACENTO ORIENTAL, ni su mediana estatura, ni su “oufit” de chores de baskebolista y franelas deportivas coinciden con la imagen de un pran sanguinario, que inspira miedo. “El Conejo”, como se le conocía en el mundo del crimen, era un gordito de 44 años de edad con pinta de bonachón, que tenía bajo su control no solo el Internado Judicial de San Antonio, en la isla de Margarita, sino la distribución de la droga en todo el estado Nueva Esparta.

Lea también: Pran “El Conejo” tenía su reina de corazón rojo que lo protegía en el Gobierno

El paso de Teófilo Rodríguez Cazorla por la prisión oriental fue su trampolín para ascender en el mundo del crimen organizado. Tenía afición por los animales, como sus perras poodle “ponki” y “dakota”, y por las peleas de gallos que promovía en la gallera que él mismo ordenó construir en el penal de San Antonio, donde también mandó a hacer una discoteca, una piscina, una sala de pool y todas las comodidades necesarias para acondicionar su “madriguera”.

Conejo y sus perritas

Aunque Rodríguez Cazorla no vestía camisas de seda o de marca como Joaquín “El Chapo” Guzmán, tenía debilidad por las mujeres curvilíneas, al igual que su “colega” mexicano. Utilizaba su autoridad de pran para ingresar a chicas explotadas a la cárcel. Además los presos y personas externas al penal lo idolatraban, y le rendían pleitesía, incluso muchos llegaron a tatuarse la figura del conejo de Playboy, en homenaje al “patrón”, como lo llamaban. En Margarita, él era el rey.

pool en san antonio

El penal de San Antonio fue más que “un paraíso” para “El Conejo”. En ese centro penitenciario el delincuente no solo se graduó de pran. Allí obtuvo su título de bachiller, que en diciembre de 2011 sacó de una carpeta que guardaba como un tesoro para mostrárselo a la ministra de Servicio Penitenciario, Iris Varela, durante una visita que la funcionaria hizo al lugar.

El periodista de Últimas Noticias, Eligio Rojas estuvo presente ese día que Varela fue al penal para hacer una requisa con funcionarios del ministerio y para ofrecerle a “El Conejo” su traslado al Internado Judicial de Puente Ayala, en el estado Anzoátegui. Le propuso que participara en un proyecto agropecuario, según relató a Runrun.es el reportero. Pero la negociación nunca se concretó.

No era la primera vez que Varela y “El Conejo” se reunían. Semanas antes ambos se habían tomado la foto que se hizo viral en las redes sociales, en la que salen sentados en la cama que el delincuente tenía en su habitación o celda. Un espacio semejante a un apartamento tipo estudio que contaba con baño privado, un televisor pantalla plana de 42 pulgadas y nevera.  

Puede leer más del caso de “El Conejo” AQUÍ

La imagen de la máxima autoridad penitenciaria junto al pran de Margarita sigue generando polémica hasta hoy. Aunque no está claro si existió algún tipo de vinculación entre ambos personajes, los presos de la cárcel se Margarita nunca fueron sometidos al nuevo régimen penitenciario: no usan uniforme amarillo, ni cumplen con la formación militar, ni tienen restricciones en las visitas o el ingreso de comida. Allí el Estado —desde sus ministerios de Servicio Penitenciario, Defensa y Relaciones Interiores— no actúa para combatir los delitos que se dirigen y ejecutan desde la prisión. Incluso los reos de San Antonio exhiben sin rubor el legado de “El Conejo”: un arsenal de armas de guerra.

Conejo e Iris

Rodríguez Cazorla nació el 16 de agosto de 1971 en el estado Nueva Esparta. La carrera criminal de “El Conejo” está documentada en internet desde 2003 a través de registros del Tribunal Supremo de Justicia y de reseñas publicadas por medios de comunicación de la isla de Margarita.

En abril de ese año las autoridades locales lo detuvieron luego que evadiera una alcabala policial que dio pistas a los funcionarios para dirigirse a su vivienda identificada como quinta “Habibi”, ubicada en la urbanización Playa El Ángel del municipio Maneiro. Allí los agentes encontraron una máquina para contar billetes, 380 gramos de cocaína, 100.000 bolívares, una pistola calibre 380, marca “Bryco”, serial 882318 que estaba solicitada por hurto en el Cicpc de Nueva Esparta. En el patio de la vivienda también incautaron 130 piezas correspondientes a un vehículo Toyota Yaris que estaba solicitado por robo y una libreta de ahorros del Banco Confederado a nombre de Teófilo Rodríguez. Los pesquisas también hallaron un documento del Registro Mercantil Segundo de esa entidad a nombre del criminal, relacionado con la empresa Betzicosmetic.

Casi siete años después, el 21 de junio de 2010 el delincuente fue condenado a 11 años de prisión por el Tribunal Segundo de Juicio del Circuito Judicial Penal del estado Anzoátegui por tráfico de drogas, porte ilícito de armas, desvalijamiento de vehículo y aprovechamiento de automóviles para delinquir. El caso fue radicado en esa entidad, luego que el delincuente se negara en reiteradas ocasiones a asistir a las audiencias por considerar que no confiaba en la justicia impartida en el circuito judicial penal de Nueva Esparta. Su descontento lo manifestó con protestas, que lideró desde la cárcel de San Antonio y con falsos anuncios de bomba que obligaron a desalojar el Palacio de Justicia en varias ocasiones.

Aunque la titular de Servicio Penitenciario aseguró que “El Conejo” estaba libre y había pagado su condena hace más de un año, no se conocen los documentos públicos que permitan verificar el estatus judicial de Rodríguez Cazorla. Se desconoce si cumplió su pena -que según sentencia publicada publicada por el TSJ era de 11 años- o si recibió un beneficio.

Fue ultimado a tiros la madrugada del domingo 24 de enero cuando salió de la discoteca Yard´s, ubicada en la calle 4 de Marzo de Porlamar. En ese local disfrutó junto con unos amigos de un show de la controversial actriz Jimena Araya, “Rosita”, quien asistió en calidad de DJ al evento.

Un benefactor con ingresos de dudosa procedencia

En la página del Seguro Social se detalla que “El Conejo” cotizó en el IVSS 180 semanas, hasta el 30 de diciembre de 1989, a través de la empresa Hot y Turismo Vida Nueva. Después de esa fecha no hay documentos que refieran cómo logró mantenerse los años posteriores, ni de dónde obtenía recursos para hacer donaciones a personas humildes de la isla de Margarita y para comprarle la quinta “Habibi” a un hombre de orígen árabe. Fuentes de la isla aseguran que Rodríguez Cazorla tenía una propiedad en Playa el Agua, en donde vivió hasta el día que lo asesinaron.

Seguro Social El Conejo

En noviembre de 2012, después de ser secuestrado un hijo de “El Conejo”, quedó en evidencia, de nuevo, el poder que el criminal tenía desde la cárcel, pues pagó por el rescate de su familiar y autoridades de la policía judicial y de la Guardia Nacional Bolivariana activaron, en total hermetismo, un operativo para dar con los involucrados en el plagio.

Un día después del funeral del delincuente que controló la distribución de drogas en la isla de Margarita, Romelia Vásquez de Córdoba, quien se identifica como la segunda madre de “El Conejo”, le dijo a la periodista del Circuito Unión Radio Nueva Esparta, Oyledt Herrera, que su hijo recibía comida de Mercal para distribuirla en el penal de San Antonio.

La mujer le contó a la reportera que es madre de un custodio del penal de Puente Ayala. Allí su hijo hizo amistad con “El Conejo”, en los meses que éste estuvo preso en esa cárcel de Anzoátegui, y aseguró que cuando fue trasladado a San Antonio mantuvieron el contacto. Las declaraciones de Vásquez las dio en el interior de la vivienda de Elia Cazorla, madre del criminal. La casa está ubicada en la calle San Rafael del municipio Mariño y fue el lugar de residencia del delincuente durante su infancia. Es una quinta grande grande y humilde que tiene un largo pasillo con unas 26 habitaciones, según relató la comunicadora social.

“La mujer que se identifica como la segunda madre de “El Conejo” nos contó que cuando él estaba preso, la gente humilde le llevaba escritos a la cárcel para hacerle solicitud de donativos. Le pedían ayuda para entierros, medicinas, gastos de hospitalización y comida. Después la mamá de Cazorla nos contó que cuando los presos de su confianza quedaban en libertad y no tenían en dónde quedarse, él les daba hospedajes en las habitaciones de su casa materna”, contó la periodista.

madre conejo

Foto: Cortesía Unión Radio Nueva Esparta/ Madre de “El Conejo”

Movimientos de “El Conejo”

“El Conejo” se movía con agilidad en la isla. El 16 de enero de 2015 sacó una licencia de quinto grado en esa entidad y en la División de Tránsito de la Policía Nacional Bolivariana de Nueva Esparta aún reposa una multa de 1.500 bolívares, que no pagó, que data del 27 de febrero del año anterior por una infracción que cometió.

Renovación licencia El Conejo

Multa de tránsito El Conejo

Fuentes policiales del estado Nueva Esparta aseguran que “El Conejo” viajó varias veces a Panamá después de salir de la cárcel. Sin embargo, no hay evidencias de esas salidas del país.

Los últimos pasos de “El Conejo” por la isla de Margarita fueron entre la discoteca  Yard´s, en donde fue herido de bala, y el Centro Clínico del Caribe, ubicado en la urbanización La Arboleda. Allí murió aproximadamente a las 5:00 am después de ser ingresado de emergencia en quirófano por Cirugía General. Uno de sus hombres de confianza, que estaba armado se negó a apartarse de su patrón. Luego de varias horas el personal médico se dio cuenta de que el difunto era el popular criminal “El Conejo”, según informó a Runrunes. uno de los empleados del centro de salud.

centro clínico el caribe

El nuevo “rey” 

Fuentes policiales de Margarita informaron a Runrun.es que el “carro” o “gobierno” del penal de San Antonio lo asumió un sobrino de “El Conejo”, que se identifica en las redes sociales y en su página de Facebook como “Frank El Menor”. El delincuente sale en varias fotografías, tomadas en el interior del centro penitenciario, con armas cortas y largas posando en el mural de “El Conejo” y en un arco que tiene el nombre de la banda que lideraba el pran: El Tren del Pacífico.

Menor yolfrank    

 

 

torta menor yolfrank

Pero antes de “Frank el Menor” estuvo a cargo del penal Franzo Alexander Ramos, conocido como “El Ñanguito”, que asumió el liderazgo de la cárcel cuando “El Conejo” salió en libertad. Meses después este segundo líder tuvo una medida de casa por cárcel por una orden médica para ser operado, pero en septiembre de 2015 fue asesinado en Porlamar.

El patrón de los presos 

En el interior del penal de San Antonio hubo, y continúa, un culto hacia la figura de “El Conejo”. En varias armas de fuego, que están en las galerías fotográficas del Tren del Pacífico y de “Frank El Menor”, está tallada la figura del conejo Playboy, al igual que en una mesa de pool, y algunos reos se tatuaron la figura, además de un gran mural con el rostro de Hugo Chávez y de Rodríguez Cazorla. 

A casi una semana del asesinato de “El Conejo”, aún no ha sido esclarecido el móvil del crimen del delincuente que lideraba la banda del Tren del Pacífico que tiene un perfil en Facebook en el que sus lugartenientes lo han identificado como “el patrón” y han difundido armas, granadas y fusiles, así como también dinero en efectivo y droga que fueron fotografiadas en el interior del centro penitenciario. Aunque varias fuentes policiales no descartan que lo mataron para tomar el control de la droga en la isla, el homicidio del criminal visibilizó, una vez más, el poder que puede lograr el hampa en un centro de reclusión venezolano. Donde el Estado no existe.

 

Capriles considera que la AN debe emprender acciones para destituir a la ministra Varela

HenriqueCaprilesRandonski2

El gobernador de Miranda, Henrique Capriles, dijo hoy que la Asamblea Nacional debe emprender acciones para destituir a la ministra para los Servicios Penitenciarios, Iris Varela, después de que se confirmara que los presos de una cárcel poseían armas de guerra.

“Es una oportunidad para la Asamblea Nacional de empezar a tomar decisiones y si tienen que aprobar un voto de censura y destituir a la ministra, que empiecen a ejercer el poder que nuestro pueblo le ha dado”, dijo Capriles a periodistas desde un acto en Miranda.

La solicitud de Capriles se produce tres días después de que un grupo de presos de la cárcel de San Antonio, en Margarita, rindieran homenaje con disparos al aire a un exlíder de ese penal que fue asesinado al salir de una discoteca el día anterior.

El gobernador de Miranda dijo que lo sucedido en la cárcel de Margarita es un caso que sirve para que la AN ejerza plenamente sus funciones y que para ello los venezolanos votaron el pasado 6 de diciembre por los que hoy son diputados.

“La Asamblea no tiene que tener ningún titubeo y no dejarse chantajear por este Gobierno que ya tiene 17 años”, dijo y señaló que ya es tiempo “de que empiece a tomarse en serio lo que es el tema de las cárceles”.

La ministra para los Servicios Penitenciarios dijo ayer que se realizará una requisa para recoger las armas de ese penal al tiempo que manifestó su indignación por “el escándalo” que hizo “la derecha” en el Parlamento al pedir que se investigara la presencia de ese armamento en el penal.

Varela dijo que la oposición “parece que estuviera descubriendo el agua tibia” pues el hecho de que los presos posean armas “no es nada nuevo” y lo nuevo es “el escándalo” de los diputados opositores.