Policías archivos - Runrun

Policías

Cuatro muertos en ataque contra policías en París

UN EMPLEADO ADMINISTRATIVO armado con un puñal atacó a varios agentes en el cuartel general de la policía de París ocasionándoles la muerte a cuatro oficiales antes de ser abatido a balazos, informaron funcionarios el jueves.

El funcionario sindical Loic Travers indicó a los reporteros que el ataque aparentemente comenzó en una oficina y continuó en otra parte del enorme inmueble situado enfrente de la catedral de Notre Dame. De momento se desconoce el número de personas heridas.

Travers señaló que se desconocen los motivos de la agresión, pero que el empleado de 20 años presuntamente responsable del ataque laboraba en la unidad de inteligencia y hasta donde se sabe no había estado involucrado en problemas, hasta el jueves.

El funcionario dijo no recordar que se haya registrado anteriormente un ataque de esta magnitud contra policías.

Emery Siamandi, un empleado en el cuartel general de la policía, narró que se encontraba en el cubo de la escalera que lleva a la oficina del jefe al momento de escuchar disparos.

“Me dije, esto no es normal”, afirmó. “Momentos después, vio a tres mujeres policías llorando. Yo no podía ayudarlas de ninguna manera, y sus colegas también lloraban, por lo que imaginé que debía ser algo grave”.

“Es el peor escenario posible, un ataque interno con los colegas reunidos trabajando”, añadió Philippe Capon, del sindicato de policías UNSA.

Capon pidió no llegar a conclusiones sobre los motivos del ataque dado que “nada se puede descartar, ni siquiera un asunto personal”.

El incidente se registró un después de que miles de policías se manifestaron en París en protesta por los bajos salarios, largas jornadas laborales y aumento de los suicidios en sus filas.

El primer ministro, el ministro del Interior y el fiscal de París llegaron al cuartel de la policía pero el gobierno no ha emitido un comunicado más de tres horas después del ataque. El presidente Emmanuel Macron se presentó en el lugar para dar muestras de solidaridad a los agentes y empleados del recinto, informó su oficina.

La policía limitó el acceso al vecindario, un concurrido destino turístico de la capital francesa, mientras que la estación del metro Cite fue cerrada y un puente entre Notre Dame y el edificio del cuartel fue bloqueado.

Técnicas infalibles para zafarte de la autoridad, por Reuben Morales

SI EXISTIESE UN RÉCORD GUINNESS sobre el número de veces que alguien ha logrado zafarse de la autoridad, sin darle un céntimo (o muy poco dinero), ése soy yo. ¿El secreto? No lo sé. Debe ser un don. Pero como el egoísmo no es mi cualidad favorita, paso a sistematizar las técnicas infalibles para salir ileso cuando un efectivo dice “Ciudadano, sus papeles”. Yo mismo las he puesto en práctica y les garantizo: su próximo encuentro con la autoridad podría terminar con frases absurdas como “Estamos para servirle”, “No toco ese cochino dinero” y “El cliente siempre tiene la razón”.

 
PRIMER TIP: SÚBALE LA AUTOESTIMA A LA AUTORIDAD

Los efectivos son formados en instituciones donde los maltratan, les obligan a cortarse el cabello, les dan uniformes feos y deben calarse aburridos discursos oficiales. Ese entorno los hace carentes de amor y, en consecuencia, buscan sustituirlo con otro estímulo: el dinero. Pero como usted carece de éste, opte entonces por subirles la autoestima. Guárdese su rabia, sonría y diga: “Buenas tardes, señor oficial. Lo felicito por velar por nuestra seguridad. Se siente más calidad de vida en la calle. Ya le muestro mis papeles”. ¡Advertencia! El oficial podría terminar abrazándolo.

 
SEGUNDO TIP: TENGA UNA SILLA DE BEBÉ EN EL CARRO

Esto es lo más parecido al avión invisible de la Mujer Maravilla. Algo tan poderoso como el guante de Thanos. Si usted viene tomado, despeinado, fumado o a alta velocidad, no se preocupe. Una silla de bebé siempre justifica la peor de sus fachadas. Solo baje los vidrios y cuando el efectivo lo vea a usted y luego a la silla, todo le hará sentido. Sus ojos rojos pasarán a ser producto de un grande, largo y encendido… “trasnocho con el bebé”.

 
TERCER TIP: DIGA QUE USTED HACE UN OFICIO RARO

Cuando un oficial me pregunta “¿A qué se dedica usted?”, siempre le contesto “Soy humorista y profesor de comedia”. Inmediatamente se quedan pasmados, sin palabras. Aunque todos por dentro creo expresan lo que alguna vez me dijo un efectivo cuando me detuvo: “¡Pero no me vayas a joder en televisión! Dale, sigue”. Y si usted no ejerce un oficio raro, aquí le dejo otros, como taxidermista, reparador de microscopios o sexador de pollos.

 
CUARTO TIP: OFREZCA MUCHO MÁS DINERO DEL QUE ESPERAN

Esto me sucedió una vez cuando iba en mi carro, apurado por llegar a un examen en la universidad, y cambié de canal dentro de un túnel. Al salir, me detuvo un policía en su moto. Cuando le explico el motivo de mi apuro, me dice: “Bueno, te voy a dejar ir para que llegues a tu examen, pero tú sabes… déjame algo”. En medio de mi inocencia, le dije: “¿Te sirven diez mil?”. El hombre de golpe saltó: “¡Tanto!… No, vale, con cinco está bien”. Yo le di cinco. Él me dio una gran lección. 

 
QUINTO TIP: DIGA LA VERDAD Y NADA MÁS QUE LA VERDAD

Me encontraba yo en un banco donde una de sus empleadas era idéntica a Betty La Fea. Entonces saqué mi teléfono disimuladamente para tomarle una foto y subirla a mis redes. Cuando voy saliendo de la entidad, dos policías me esperaban en la puerta, me detuvieron y preguntaron por qué tomaba fotos. Mi cerebro buscó inventar una respuesta, pero ante la inutilidad generada por los nervios, terminé acudiendo a la verdad: “Oficial, le voy a ser totalmente sincero. Yo soy comediante y aquí hay una empleada igualita a Betty La Fea…”. Al terminar el cuento, los policías quedaron en un incómodo silencio y solo me dijeron: “Bueno, váyase”. Ahora cuando le echo la anécdota a alguien, siempre me termina diciendo: “Seguro se quedaron en el banco para ver quién era la empleada”.

Ahí les dejo esos regalos de vida. Aplíquelos para cuando vuelvan a detenerlo. Saldrá eximido. Aunque ahora espero contar con esa misma suerte yo también. Temo que un efectivo lea este artículo y termine ocurriendo el peor de los escenarios: que se acabe mi récord Guinness.

 
@ReubenMoralesYa
#MonitordeVíctimas | Con cinco asesinatos en Las Mayas, las FAES suman una masacre a su prontuario
La mañana del viernes 8 de febrero, funcionarios de las FAES realizaron un “operativo” en el sector Felipe Acosta Carlez en busca de los homicidas  del agente de la PNB, Carlos Moya. La razzia causó otros cinco asesinatos, entre ellos, el de Noelkis Ramírez, una joven que estaba a punto de irse del país con sus dos hijos pequeños

MUERTE, MIEDO Y ORFANDAD. Eso fue lo que dejaron las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) en Las Mayas. Por temor a represalias, los vecinos esquivan las preguntas sobre los hechos ocurridos el viernes 8 de febrero, cuando las FAES peinaron el barrio para vengar el homicidio de uno de sus compañeros de la Policía Nacional Bolivariana. Solo los familiares y allegados de Noelkis Carolina Ramírez Blanco, de 21 años de edad, una de las cinco personas que habrían sido asesinadas durante el operativo policial, se atreven a hablar de la masacre.

Su tío, Rafael Rojas, describe a Noelkis como una persona amable, pero de personalidad fuerte. Detalló que usaba ropa holgada y deportiva con logos de equipos de baloncesto. “A mí sobrina la confundieron con un muchacho y por eso le dispararon en el pecho”, detalló Rojas, la mañana del lunes 11 de febrero, tres días después del incidente.

A las 9:30 am, funcionarios de las FAES llegaron al sector Felipe Acosta Carlez de Las Mayas en busca de los que habrían asesinado al agente de la PNB Carlos Moya, en medio de un robo cometido en una camioneta de transporte público.

Según testigos y familiares de las víctimas, antes del mediodía otros cuatro jóvenes del sector habían sido asesinados: José Arteaga, de 18 años de edad; David Arteaga, de 21; José Moisés flores Espinoza, de 19; y Vicente Ramírez, de 22 años de edad. La quinta fue Noelkis. No hubo reportes policiales de ninguna de estas cinco muertes y los datos de las víctimas se obtuvieron extraoficialmente, a través de familiares en la morgue de Bello Monte.

Cuando Noelkis salió de su residencia se encontró con el despliegue de las FAES en la calle.  “Le gritaron y luego de dispararon. Cuando se acercaron a verla, se dieron cuenta de que era una mujer y no un chamo, como pensaron. La metieron en una pick up y se fueron. No supimos nada de ella hasta las 12:00 m, cuando nos enteramos que la llevaron al Pérez Carreño. Llegó sin vida. Así me lo contaron”, informó su tío.

Según el informe de la autopsia Noelkis recibió un disparo en el tórax. Su familia no supo si tuvo alguna otra herida. “No sabíamos que iba  a hacer esa mañana. Tal vez iba al mercado, o hablar con un amigo, quién sabe. Lo que sí sé es que sus dos hijos estaban en el preescolar”, señaló Rojas.

Uno de los amigos de Noelkis, Carlos Herazo, relató que cuando le informaron sobre su muerte no lo creyó.  “De verdad, esa muchacha no se metía con nadie. Era una chama sana. Su vida eran sus hijos y su familia. Era muy agradable”, relató.

“Sabemos que fue la policía. Pero nadie habló de lo que ocurrió, solo la familia. Los vecinos no quieren decir que pasó”, asegura Herazo.

Según datos de Monitor de Víctimas, los funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales tienen como principal “objetivo” a jóvenes entre 16 y 25 años de edad, que viven en zonas o sectores populares. Asimismo, el Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos evidenció que en 2018, de las 205 víctimas contabilizadas, 95,56% eran hombres.

Con planes de emigrar

Entre los planes de Noelkis estaba emigrar del país por la emergencia humanitaria compleja. Su madre, Karoliney Junielkis Blanco, quien vive en Panamá desde hace dos años, le había comprado el pasaje para que abordara el avión el 20 de febrero para reunirse con ella.

Rojas explicó que su sobrina era ama de casa y vivía con la remesa que le mandaba su madre desde Panamá. “Hasta no hace mucho decidió irse del país con sus hijos. Ya tenía el pasaje. Le pasó como a muchas personas que piensan irse. La matan antes de montarse en un avión”, expresó.

Noelkis vivía con sus dos hijos y una prima en un apartamento de la Misión Vivienda que le había sido adjudicado a su abuela materna. Había cursado hasta octavo grado de bachillerato. Esperaba conseguir un empleo en el exterior.

“Esto es injusto,  no debieron matarla. Uno no puede morir así. La conocí desde pequeña, su abuela y yo éramos amigas, por lo que siempre estuve cerca de su familia. Ella era una muchachita agradable, amable y feliz. Qué lástima que la asesinaran tan vilmente”, sostuvo una allegada a la familia de Noelkis, quien pidió no revelar su nombre por temor a represalias.

Al día siguiente de la muerte de Noelkis, su tío Rafael, cumplió 42 años. “Que espantoso regalo me dieron en mi cumpleaños —expresó el pariente — Este hecho no lo vamos a dejar impune. Vamos a denunciar esto a la Fiscalía”. Pero dice ser consciente de que tendrán que recorrer un largo camino antes de obtener la justicia que exigen.

Otro policía muerto, más víctimas

A las 10:30 am del viernes 8 de febrero, el reporte de la muerte de que un funcionario de la PNB comenzó a ser trasmitido por los radios y redes de policías. El oficial Luis Bravo Reyes, de 27 años, fue asesinado tras recibir un disparo y tres puñaladas. Y ello implicó que arreciara la arremetrida de las FAES en Las Mayas.

Mientras vendía pan en la calle 18 de los Jardines de El Valle, Vicente Ramírez Urdaneta, de 22 años de edad, fue detenido por agentes de las FAES y llevado hasta un apartamento en las residencias de Las Mayas, donde fue asesinado, aseguraron sus familiares.

Su esposa, Belín Urdaneta, informó que Vicente no vivía en el sector, sino que era uno de sus puntos de trabajo como vendedor ambulante. Vivía en Charallave junto a sus dos hijos, su hermana menor y su esposa.

Dos primos, José Arteaga,  de 18 años de edad, y David Arteaga, de 21, también fueron víctimas de las FAES, aquella mañana del viernes, en Las Mayas. Sus familiares denunciaron que trabajaban en una cementera en Turmerito, frente a Fuerte Tiuna.

Ambos fueron arrestados por funcionarios de las FAES. Sus familiares los buscaron en diferentes hospitales, hasta que la mañana del sábado 9 de febrero, hallaron los cadáveres en el hospital Pérez Carreño. “Me dijeron que ellos se enfrentaron contra los funcionarios en un sector de Las Mayas. No creo esa versión”, explicó uno de sus allegados, quien prefirió no dar su nombre.

A José Moisés Flores Espinoza, de 19 años, lo obligaron a arrodillarse frente a su casa antes de recibir un disparo en la cabeza por parte de los funcionarios de las FAES. Según el relato de sus familiares, quienes pidieron no se revelara su identidad, los oficiales ingresaron a la vivienda y lo sacaron al callejón frente a su casa en el sector Los Ranchos de Las Mayas.

“La pared todavía tiene la marca con su sangre. Él vivía en Los Valles del Tuy, solo se quedaba en la semana porque tenía que trabajar en el mercado de Coche. No era ningún delincuente. Su único problema fue tener malas juntas”, indicó uno de sus allegados.

 

Policías Metropolitanos cumplieron 15 años y 6 meses en prisión

ESTE 15 DE OCTUBRE SE CUMPLIERON 15 años y 6 meses desde que los funcionarios de la extinta Policía Metropolitana (PM) están presos injustamente. Así lo denunció María Pascastillo, esposa del Comisario Héctor Hurtado, quien purga condena en una celda de la Cárcel Militar de Ramo Verde.

Pascastillo, a través de un video, recordó que los funcionarios de la extinta Policía Metropolitana Marco Hurtado, Héctor Rovain, Erasmo Bolívar, Luis Molina y Arube Pérez aún se encuentran en prisión a pesar de que dos de ellos ya cumplieron la pena impuesta por el Tribunal Cuarto de Juicio del estado Aragua a cargo, en aquella oportunidad, de la Juez Maryorie Calderón.

“Hoy exigimos al tribunal que les conceda la libertad plena, que se respeten los derechos constitucionales y los derechos penales. Estamos hablando de 15 años de injusta prisión”, dijo María Pascastillo.

Estos 5 funcionarios de la extinta Policía Metropolitana (PM) fueron sentenciados a penas de prisión por los hechos que se registraron el día 11 de abril del año 2002 a pesar de que no hubo pruebas de su culpabilidad. En este juicio, que duró 7 años, se realizaron 230 audiencias, se presentaron 265 experticias, 5.700 fotografías, más de 20 vídeos, declararon 198 testigos y participaron 48 expertos.

El Comisario Marco Hurtado, condenado a 16 años y 8 meses de prisión,  y el Cabo Primero Arube Pérez, condenado a 17 años y 10 meses de prisión,  ya tienen la pena cumplida dado que ambos han trabajado dentro de la prisión y así lo ha constatado el tribunal de la causa.

De igual manera, debido al buen comportamiento demostrado, el resto de los imputados, condenados a la pena máxima de 30 años, también califican para ser beneficiados con medidas sustitutivas de libertad, tanto es así, que el mismo tribunal se ha pronunciado en varias oportunidades a favor de otorgarles beneficios procesales.

Tal como es de conocimiento público los comisarios de la extinta Policía Metropolitana, Henry Vivas y Lázaro Forero, así como el ex jefe de Seguridad de la Alcaldía Mayor, comisario Iván Simonovis recibieron, en su oportunidad, medidas humanitarias que le permitieron purgar sus condenas dentro de sus residencias, sin embargo, todos presentan evidentes problemas de salud.

Inexplicablemente funcionarios del Sebin, sin orden judicial, le colocaron un dispositivo de geolocalización en el tobillo izquierdo al comisario Simonovis, quien tiene casa por cárcel desde el 20 de septiembre de 2014.

Crímenes sin Castigo: Letalidad policial

LetalidadPolicial

 

Las cifras divulgadas recientemente por el ministro de Relaciones Interiores reflejan que la acción de los policías y los militares fue la más mortífera de la historia reciente

Javier Ignacio Mayorca

@javiermayorca

En 2017, la expresión “resistencia a la autoridad” se convirtió, más que nunca antes, en un sinónimo de muerte.

De nada sirvió que a las operaciones Liberación del Pueblo (OLP) el Gobierno de Nicolás Maduro le pusiera el adjetivo “humanista”, y que de hecho al final del período las hayan borrado por completo de su léxico. Como si nunca hubiesen existido.

Con o sin OLP, las policías y los militares continuaron matando.

Es cierto: hay circunstancias en las que el uso de la llamada “fuerza potencialmente letal” se justifica plenamente. Cuando no hay otro recurso para neutralizar una amenaza a la vida del funcionario, o incluso para resguardar a terceras personas; cuando la oportunidad no permite el uso de un recurso distinto para afrontar una situación de riesgo inminente para la integridad física, pues no queda otro remedio que acudir a la pistola, a la escopeta o incluso el fusil, en el caso de los guardias nacionales.

Uno supone que estas deben ser situaciones excepcionales. Nadie en su sano juicio debería enfrentarse a individuos como los policías y los militares, que han sido entrenados para utilizar sus recursos con la mayor efectividad posible. Y entre estos recursos desde luego están las armas de reglamento. Para decirlo de otra manera: cuando un individuo está en el proceso de formación para convertirse en policía, le dicen muy claramente que una pistola solo debe ser desenfundada para matar. Por ende, esta no puede ser una acción cotidiana.

En Estados Unidos, un país con una población diez veces mayor que la de Venezuela, fueron registradas 1.093 muertes a manos de policías en 2016, de acuerdo con un trabajo publicado por The Guardian. Ese mismo año, la acción de los cuerpos de seguridad venezolanos arrojó 6.042 cadáveres, según cifras de la policía judicial, conocidas extraoficialmente.

Este ya es un indicio de que las cosas no van bien en Venezuela.

Pero hay más. Ese año fue récord en cuanto a número de cadáveres producto de los supuestos enfrentamientos entre delincuentes y miembros de los cuerpos de seguridad. Estos casos, como se dijo más arriba, están clasificados bajo el rótulo de “resistencia a la autoridad”. Cuando se divide el número de muertos entre el total de casos, tenemos un resultado de 0,84. La cifra podría ser denominada índice de letalidad policial. Como el resultado fue inferior a 1, se puede concluir que durante 2016 no todas las resistencias a la autoridad terminaron con cuerpos tendidos sobre el pavimento.

Pero en 2017 la situación cambió. Los supuestos enfrentamientos en los que intervinieron policías o militares totalizaron por lo menos 5.545 muertos. Hubo casos en los que claramente el bando de los llamados delincuentes fue masacrado, como sucedió durante la intervención al retén de Puerto Ayacucho (37 muertos). El total de expedientes por “resistencia a la autoridad” fue de 5.040, lo que ubica el índice de letalidad en 1,1.

Entonces, durante el año recién finalizado, las policías y los componentes de la Fuerza Armada declararon una menor cantidad de casos de resistencia a la autoridad, pero en cada ocasión la probabilidad de un final fatal fue más elevada que la vista en 2016.

Este es el resultado de las tácticas de “mano dura”, que en círculos académicos son asociadas generalmente a gobiernos de derecha.

Otro dato interesante es que las muertes por “resistencia a la autoridad” se incrementaron más de 20% en Distrito Capital con respecto a 2016. Esto explicaría por qué algunos delitos, como el secuestro, se desplazaron hacia regiones periféricas, sin abandonar del todo la principal plaza, representada por los municipios del Area Metropolitana de Caracas.

Cuando un jefe policial advierte a sus subalternos: “No quiero presos”, ya sabemos a qué se refiere.

 

Breves

*Los países de la Unión Europea, así como Estados Unidos y Canadá, continuarán sancionando al régimen de Nicolás Maduro. La primera medida, tomada por este conglomerado a finales de 2017, implicó un embargo que afecta esencialmente algunos sistemas de armas de la Marina, así como la dotación de fusiles de la Guardia del Pueblo, marca Beretta. Ahora, las sanciones serán individualizadas. Se habla de los nombres de altos jerarcas, que hasta el momento no han sido tocados. La extensión de esta nueva lista dependerá de los resultados que arroje las negociaciones entre el Gobierno y la oposición en República Dominicana. El proceso de sanciones en la Unión Europea es más lento que el de los países norteamericanos, puesto que requiere de unanimidad, y esto implica conciliar diversidad de intereses. En la primera ronda, Grecia y Portugal fueron los más reticentes. Veremos ahora …

 

*Un lector escribió al correo [email protected] para exponer la delicada situación que se vive en los campos petroleros de Morichal, estado Monagas. Allí, como en el norte de Trujillo, las bandas actúan a sus anchas, ante la ausencia o la mirada indiferente de los cuerpos de seguridad, en especial la Guardia Nacional. Por su ubicación geográfica, en los complejos de Morichal confluyen grupos hamponiles de Anzoátegui, Sucre e, incluso, de Bolívar. Se llevan los vehículos pertenecientes a las subcontratistas de Petróleos de Venezuela, o a empleados de estas compañías, los ocultan en zonas de difícil acceso y posteriormente los negocian vía telefónica. Las averiguaciones han permitido establecer que existe un nexo entre estos grupos y organizaciones que operan desde los internados judiciales de Puente Ayala, La Pica y Vista Hermosa. Las empresas han tenido que pagar a los delincuentes por la recuperación de los equipos. Solo una de ellas canceló Bs 160 millones en dos años, hasta que se vio obligada a cesar sus operaciones.

 

CrimensinCastigo-

 

*Hay que poner atención en el caso que se ventila en una corte de San Luis, estado de Missouri, en contra de los venezolanos Hjalmar Gibelli-Gómez y Fabrizio Della Polla De Simone. Hasta ahora, debido a las pesquisas, las autoridades estadounidenses han confiscado dos yates, un jet y dinero por $1,8 millones, que permanecía depositado en cuentas de los procesados en los bancos Wells Fargo e International Finance Bank. Se trata de una investigación de la Administración para el Control de Drogas (DEA). El documento de confiscación de la corte del Distrito Este de Missouri indica que las embarcaciones, la aeronave y el dinero fueron entregados voluntariamente por los investigados, lo que implica la existencia de un acuerdo para intentar un “control de daños”. Esto por el cargo de llevar a cabo operaciones cambiarias que son penadas por la legislación estadounidense. Della Polla había recibido un crédito gubernamental con el que instaló una pollera en Guárico. El mismo se encargaba de publicitar en redes sociales el avance de este proyecto, en la cuenta @servinaca1. La foto viene de ahí.

Theresly Malavé: De no ser liberados policías metropolitanos pasarán 15 navidades presos y sin sus familiares
Ramo-Verde
Los funcionarios de la Policía Metropolitana, presos desde el año 2003, cumplirán este diciembre 15 navidades en la cárcel militar Ramo Verde.
“Los funcionarios de la Policía Metropolitana Marcos Hurtado, Héctor Robain, Arube Pérez Salazar, Luis Enrique Molina y Erasmo Bolívar llevan 14 años detenidos en la cárcel militar Ramo Verde. Tener todo este tiempo preso pagando una condena, algunos de 30 años y otros de 16 y 17 años, implica 14 navidades sin estar con sus familias”, denunció la abogada Theresly Malavé.
En el caso de Marcos Hurtados y Arube Pérez Salazar, ya tienen la pena prácticamente cumplida porque ellos durante todo este tiempo han trabajado y estudiado. “Lo que genera según nuestras propias leyes la redención de la pena. Ellos ya deberían estar en libertad, pero pareciera que será otra Navidad que estarán presos con condiciones de salud mermada”, denunció la abogada.
Malavé destacó que Venezuela espera para los funcionarios de la Policía Metropolitana no un regalo ni la piedad del gobierno sino el cumplimiento de la ley. “Si el gobierno cumple la ley todos los PM saldrían en libertad por las fórmulas alternativas del cumplimiento de las penas. Eso lo debe ejecutar el juez que lleva la causa que es el 1ero de ejecución del estado Aragua que hasta el momento no se ha pronunciado sobre todas las solicitudes que le hemos hecho por las libertades que les corresponden a los funcionarios de la policía metropolitana”, concluyó.

 

Intervinieron las policías de los cinco estados de la MUD

GacetaOficial3-3

Este jueves se ordenó intervenir las policías estadales de las cinco entidades en las cuales la Mesa de la Unidad Democrática salió ganadora en los comicios de este 15 de octubre.

A través de la Gaceta Oficial N° 41.259 se asignó a una Junta Interventora que le quita la potestad a las gobernaciones sobre los cuerpos de seguridad.

Es importante destacar que lo mismo ocurrió hace algunos meses con la Policía de Miranda.

Alertan que cuerpos policiales disparan primero y averiguan después

MorguedeBelloMonte

En la semana que culminó, funcionarios policiales cometieron dos errores que terminaron con el asesinato de víctimas inocentes. El primer “traspié” ocurrió durante un operativo realizado el viernes en la plaza Madariaga de El Paraíso, en el municipio Libertador; el segundo, en un supuesto enfrentamiento con oficiales del FAES de la Policía Nacional el miércoles, en el sector Las Cumbres, Ciudad Tablitas, Antímano.

El ingeniero eléctrico Alfredo Johan Parucho Cárdenas, de 32 años, nunca imaginó que trasladarse desde Quebrada Seca, sector 3 de Guarenas, en el municipio Zamora —de donde es oriundo— hasta el sector caraqueño de El Paraíso, en el municipio Libertador para comprar unos cauchos “porque en Guarenas son más caros”, según relató su esposa, le iba a costar la vida.

Parucho Cárdenas, quien laboraba como ingeniero supervisor en la sede de Corpoelec de Guarenas, llegó al mediodía a El Paraíso y se instaló en una cauchera, pero en el sitio donde se estacionó no había los neumáticos que su vehículo necesitaba, por lo que uno de los trabajadores de la empresa, identificado como Jonathan José Guánchez González, le dijo al hombre que le haría el favor de acompañarlo a otro establecimiento para comprarlos y luego montarlos.

Cuando Parucho y Guánchez González iban caminando por la altura de la plaza Madariaga, se encontraron con un operativo organizado por funcionarios adscritos a la División Contra Bandas del Cuerpo de Investigaciones Penales y Criminalísticas (Cicpc). Los efectivos reconocieron a Guánchez, le obligaron a arrodillarse y le dispararon en el sitio.

El susto invadió el cuerpo de Parucho Cárdenas, lo que hizo que corriera de forma automática, pero los efectivos frenaron su paso de un disparo en la espalda. Ya herido, prosiguieron a quitarle la vida dándole un tiro en el pecho, lo que hizo que muriera en el lugar. Sus familiares dieron más detalles: “Al ver que habían matado a un inocente, procedieron a armar una escena y luego dijeron que había caído en un enfrentamiento. Lo trasladaron al Pérez Carreño y lo calificaron como no identificado, cuando en su billetera tenía todos sus papeles, hasta el carnet de Corpoelec”.

El ingeniero de la central hidroeléctrica dejó huérfano a un infante de 11 años y un puesto en la delegación de Guarenas que había ocupado por casi diez años. La esposa de la víctima, con frustración, declaró: “No he colocado ni colocaré la denuncia porque la justicia en el país no existe. A mi esposo, quien no era ningún delincuente, lo asesinaron unos funcionarios. ¿A dónde hemos llegado? Solo me queda la resignación, porque a mi esposo nadie me lo va a regresar. Simplemente le dejo todo a Dios”.

Sigue leyendo esta nota de Daisy Galaviz en El Pitazo