España archivos - Runrun

España

A John Carlin le pidieron una visa especial para dar conferencia
El periodista y escritor se regresó a España en el mismo avión que lo trajo a Maiquetía

@franzambranor

HORAS ANTES QUE Sudáfrica asegurara su pase a los cuartos de final del Mundial de Rugby de Japón 2019, a John Carlin, el periodista y escritor inglés que reflejó en su libro “El Factor Humano” la heróica gesta de Nelson Mandela a través del deporte, le fue negado el acceso a Venezuela.

Carlin no pudo ver por TV a la versión actual de la selección que en 1995 obtuviese el título mundial e inspira la obra bibliográfica que a la postre se convirtió en la película Invictus dirigida por Clint Eastwood y protagonizada por Morgan Freeman y Matt Damon, así como tampoco dictar la conferencia “Mandela y el camino de la paz, horizontes posibles para Venezuela” en el hotel Marriott de Caracas este martes 8 de octubre. 

El gobierno de Nicolás Maduro le impidió la entrada por el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía sin emitir hasta ahora una declaración al respecto. El Instituto para las Transiciones Integrales, organizador del evento calificó la medida como inexplicable y el Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Prensa dijo que se trataba de otra “ilegal deportación que atenta contra la libertad de expresión y el debate plural de las ideas”. 

“No entendemos por qué esta medida. Él estaba sumamente desconcertado y se regresó frustrado”, dijo el abogado y jurista Pedro Nikken, miembro del Instituto para las Transiciones Integrales. 

Nikken señaló que a Carlin le dijeron en Maiquetía que para ofrecer una conferencia en Venezuela necesitaba una visa especial. “No vamos a dejar de hacer este tipo de iniciativas por el error que cometieron unos funcionarios en Maiquetia. Estas cosas no ayudan en la reconciliación nacional”.

Nikken sostuvo que Carlin regresó a España en el mismo avión que lo había traído a Maiquetía.

“Queríamos que John le hablase a la gente de la oposición y también del chavismo sobre la experiencia sudafricana; él fue un hombre muy cercano a Mandela en todo ese proceso de pacificación. Venezuela tiene que apuntar a eso. Tenemos que dejar de pelear entre nosotros”, dijo Nikken.

El abogado indicó que cuando trajeron al premio Nobel de la Paz, el tunecino Hassine Abassi, para una iniciativa similar en junio de este año no hubo problema alguno. “Tanto Carlin como Abassi son partidarios del encuentro entre las personas que piensan distinto”, dijo.

“No puedo referirme al hecho de la deportación de Carlin porque no sé qué sucedio. El gobierno hasta ahora no ha dicho nada. Entiendo que él en 2007 escribió para el diario El País un artículo polémico sobre el chavismo, pero también tengo entendido que el periódico o él mismo pidieron disculpas”, dijo la sociólogo y analista de medios, Maryclen Stelling.

Stelling se refiere al texto “La conexión venezolana”, publicado por el El País, el 16 de diciembre de 2007 y en el que Carlin denunciaba una supuesta cofradía entre el gobierno del entonces presidente Hugo Chávez y las Farc. “Yo estaba invitada a la conferencia y tenía grandes expectativas con esta porque sin duda Carlin es un referente del periodismo internacional”, dijo Stelling.

Stelling aclaró que no pertenece al Instituto para las Transiciones Integrales y que está a favor de cualquier diálogo. “El señor Pedro Nikken y yo coincidimos en que el diálogo entre factores de la sociedad civil es primordial en este momento”.

Este movimiento pro diálogo unió fuerzas apenas a mediados de este año y además de Nikken y Stelling está integrado por simpatizantes del chavismo y oposición como Héctor Navarro, Carlos Azpúrua, Vladimir Villegas, José Virtuoso, Gustavo Márquez, Inés Quintero, Óscar Schemel y Manuel Teixeira. 

Un veterano de mil batallas 

Carlin es considerado uno de los periodistas con mayor conocimiento sobre el apartheid y el ascenso al poder del ya desaparecido pacifista Mandela. Su paso por Argentina en tiempos de dictaduras militares a finales de los 70 con el Buenos Aires Herald y por Centroamérica en 1986 como corresponsal del diario The Independent en época de guerrillas, le proporcionaron experiencia en el área de conflictos. Asimismo, su tránsito por El País de España le hizo curtirse en el periodismo deportivo. Fue el primero en entrevistar a David Beckham con el Real Madrid en 2003 y un artículo sobre Maradona sirvió como base para un documental sobre el astro del balompié en el medio británico Channel 4

La combinación de lo bélico y también lo deportivo fueron pilares para que Carlin escribiera la que hasta ahora ha sido su obra cumbre, el relato de cómo el rugby unió a blancos y negros en un país donde los primeros despreciaban a quienes no fuesen caucásicos y los segundos clamaban por venganza luego de la llegada de Mandela al poder en 1994. 

¿Qué es un sefardí? Brevísima guía para venezolanos, por Isaac Nahón Serfaty

¿Qué es un sefardí? La pregunta resulta pertinente en estos días que podríamos calificar de “furor sefardí”.  Casi seis mil quinientos venezolanos han pedido la ciudadanía española por tener algún vínculo con Sefarad, como se llama a España en hebreo. Sobre el tema ya escribí un artículo que pueden leer aquí. El historiador Tomás Straka escribió otro texto magnífico sobre las implicaciones históricas de este “largo camino a Sefarad” que muchos han emprendido al reconocerse descendientes de aquellos judíos que fueron expulsados de España en 1492 por decreto de los Reyes Católicos Fernando e Isabel. Así que la respuesta fácil a la pregunta planteada al principio es: todo aquel descendiente de los expulsados se podría considerar como sefardí. Pero la cosa no es tan simple. Veamos porqué. 

El pueblo judío está dividido en dos grandes tradiciones: la asquenazí (ashquenaz en hebreo quiere decir Alemania, lo que incluía históricamente ciertas regiones de Francia) y la sefardí, que en principio se identifica con los judíos que vivieron en la Península Ibérica, pero que se extiende muchos más allá, incluyendo, al menos desde la perspectiva del ritual y las leyes religiosas, a los judíos originarios de los países árabes, conocidos también como mizrajim (es decir “orientales”). Los sefardíes, así como los mizrajim, tienen una serie de tradiciones, rituales y observancias que, si bien comparten un tronco común con los asquenazíes, les son particulares. 

Muchos sefardíes, especialmente los que vivieron en Turquía, Grecia, el norte de Marruecos, los países balcánicos (que formaban parte de la antigua Yugoslavia), Bulgaria, e incluso en ciudades como Alejandría en Egipto, mantuvieron un vínculo lingüístico con la España que los había expulsado. Hablaban un dialecto del castellano antiguo llamado ladino (conocido en Marruecos como jaquetía) que fue incorporando palabras y expresiones en hebreo, turco, griego, árabe, y otros idiomas de los que países que los acogieron. Ese vínculo también incluía un imaginario que se expresaba en viejos romances que recitaban y cantaban estos judíos, en los que se evocaban los paisajes míticos de Toledo y Granada. Hay en estos poemas una nostalgia por un pasado idealizado, a pesar del maltrato y la violencia de la “madre España” contra sus “hijos sefardíes”.

Los sefardíes hicieron contribuciones muy importantes al pensamiento y las leyes del judaísmo rabínico que tuvieron un gran impacto en todas las comunidades hebreas, incluyendo a los asquenazíes. Maimónides (1135-1204), conocido en hebreo por el acrónimo Rambam, médico, filósofo, codificador de leyes y rabino nacido en Córdoba, quiso reconciliar la Torá (tanto la escrita recogida en la Biblia judía, como la oral recopilada en el Talmud y otras fuentes) con el pensamiento de Aristóteles. Su Mishné Torá es el primer intento sistemático de codificar todas las prescripciones religiosas contenidas en los cinco libros de Moisés (el Pentateuco) y en las múltiples tradiciones orales.  Otro personaje muy influyente fue Yosef Caro (1488-1575), rabino nacido en Toledo, que sistematizó e hizo aun más accesible las prescripciones religiosas en su libro Shulján Aruj (o la “mesa servida”), que se convirtió en la fuente autorizada de leyes para todo el pueblo judío.

En Venezuela los sefardíes hicieron grandes contribuciones al país en todos sus ámbitos: económico, cultural, educativo, científico y político. Muchos apellidos sefardíes hoy están totalmente integrados a la sociedad venezolana, y que ya no se identifican como judíos pues están asimilados a la mayoría católica, han marcado la historia del país: Maduro, Capriles, Curiel Henríquez, De Sola, Chumaceiro, Senior, Ricardo, Bencomo, Fonseca, De Lima, son algunos de ellos. 

Otros han dejando su impronta en las artes y la literatura. Podemos mencionar al escritor Isaac Chocrón Serfaty, autor de extraordinarias novelas como Rómpase en caso de incendio (probablemente su texto más sefardí) y de obras de teatro memorables como Animales feroces. La cineasta Margot Benacerraf, directora del premiado documental Araya y fundadora de la Cinemateca Nacional.  Amador Bendayán, actor y animador de televisión. Otros lo hicieron en la ciencia, como el Dr. David Lobo, médico pionero del diagnóstico biológico del embarazo en Venezuela. O el desarrollo urbano. Es el caso del arquitecto Mario Benmergui, fundador el Taller BMPT, que estableció los lineamientos arquitectónicos para las estaciones del Metro de Caracas y quien fue responsable y director del diseño de ocho estaciones del mismo sistema subterráneo. En el mundo académico como el profesor Carlos Guerón, experto en política exterior y que fue director de la Escuela de Estudios Internacionales de la UCV. O en la política, como Paulina Gamus, quien ha tenido una destacada carrera de servicio público en la era democrática. Así podríamos nombrar a muchas personas de origen sefardí que tuvieron un impacto en la vida nacional. La obra de referencia en este sentido es el Diccionario de la cultura judía en Venezuela de Abraham Levy Benshimol y Jacqueline Goldberg en el que se recopilan reseñas biográficas de los judíos (tanto asquenazis como sefardíes) que contribuyeron al desarrollo de Venezuela. El Dr. Levy Benshimol también escribió Dejando huella. Aproximación a la judeidad venezolana en el que presenta 19 esbozos biográficos de judíos venezolanos.

La comunidad judía de Venezuela ha hecho aportes para rescatar y difundir el legado y las tradiciones sefardíes. La Asociación Israelita de Venezuela, el Centro de Estudios Sefardíes de Caracas, la revista Maguén-Escudo y el Museo Sefardí Morris E. Curriel han sido y son todavía bastiones de la cultura judeo-sefardí. La Semana Sefardí de Caracas, los libros, los artículos, los discos, las conferencias, las exposiciones, son testimonio de una identidad judeo-sefardí dinámica y floreciente a pesar de todas las limitaciones y dificultades del momento actual. Y esta tarea de rescate y cultivo del legado sefardí está asociada con nombres fundamentales como Moisés Garzón Serfaty, Jacob Carciente, Amram Cohén, Abraham Botbol, Abraham Levy, Isaac Benarroch, Aquiba Benarroch Lasry, Miriam Harrar, Priscilla Abecasis, Federica Palomero, Alberto Moryusef, Néstor Garrido, entre muchos otros.    

¿Qué es un sefardí? Alguien que trasciende las contingencias del momento. Es más que una búsqueda frenética de la nacionalidad española. Es toda una historia conectada ciertamente con España, pero también profundamente enraizada en Venezuela, y con el destino de todo el pueblo judío y la tierra de Israel. 

@narrativaoral

 

Oct 19, 2019 | Actualizado hace 7 horas
Morir en el extranjero: un alto y largo precio a pagar
El costo de una repatriación desde cualquier país supera los 1000 dólares. Embajadas y consulados de Venezuela no aportan dinero para la repatriación de cadáveres

@Yeannalyfermin

JUAN CARLOS GONZÁLEZ SALIÓ por segunda vez de Venezuela con rumbo a Cartagena, Colombia en marzo de 2019. En esa oportunidad iba con mejores condiciones que en su primer viaje: tenía un trabajo estable y estaba con parte de la familia de su abuelo materno. Juan era sano y deportista y no padecía ninguna enfermedad, pero en el mes de agosto, murió de un infarto fulminante  a los 26 años de edad.

Para Catalina González -la madre de Juan Carlos- asimilar la noticia fue doblemente difícil: no podría verlo porque los separaban más de 1.300 kilómetros de distancia y debía reunir para pagar el costo de la repatriación del cuerpo. 

“Mi papá -el abuelo de Juan Carlos- pensó en enterrarlo en Colombia, porque era un dineral traerlo para Venezuela, pero la abuela, quien prácticamente fue su madre también, quería verlo por última vez y por eso iniciamos los trámites para el traslado”, dijo Catalina. 

La preparación del cuerpo para cinco días, la documentación de rigor y el traslado del cuerpo desde Cartagena hasta Maicao fue de 2.500.000 pesos, unos 833 dólares al cambio. Luego, había que hacer un traspaso de furgoneta, pues la de Colombia solo llegaba a hasta la frontera, o La Raya como también se le conoce. 

De Maracaibo a Caracas cobraron 3.000.000 de bolívares, unos 185 dólares al cambio de ese momento (agosto). Los gastos funerarios, la fosa en el Cementerio Municipal de Santa Lucía, estado Miranda, fueron 8.000.000 de bolívares, o 500 dólares al cambio. La sumatoria total de los gastos realizados tanto en Colombia (833) como en Venezuela de (500) fue de aproximadamente 1.333 dólares. 

“Afortunadamente contamos con la ayuda de varios familiares que están en Chile y Canadá, también la familia que vivía con Juan Carlos en Cartagena nos apoyó mucho porque trabajan en la alcaldía y facilitaron todo el proceso”, dijo Catalina.

Venezuela atraviesa por una crisis migratoria sin precedentes. Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU) más de 4 millones de venezolanos han emigrado debido a la emergencia humanitaria compleja que se vive en el país. 

Colombia ha sido la nación que más ha recibido a migrantes venezolanos, con alrededor de 1,3 millones; seguido por Perú, con 768.000; Chile, 288.000; Ecuador, 263.000; Argentina, 130.000 y Brasil 168.000.

El pasado 27 de agosto se conoció el fallecimiento de cinco venezolanas, tres adultas y dos niñas, las cuales presuntamente se habrían asfixiado la noche del 26 de agosto en un apartamento ubicado al sur de Quito, Ecuador.

Rosemary Mendoza (26), Rossimary Mendoza (24), Eliscar Camacho (19), Ángeles Mendoza y Tailin Mendoza (ambas de 4 años de edad), murieron como consecuencia de la inhalación de monóxido de carbono después de haber dejado una hornilla encendida. La madre de las hermanas Mendoza contó a El Pitazo.net que desea traerse a sus hijas y nietas a Venezuela, pero que no cuenta con los recursos económicos debido a que la repatriación tiene un costo de 12.500 dólares.

Eduardo Febres Cordero, presidente de la fundación Venezolanos en el Exterior, asegura que repatriar un cuerpo desde Ecuador o cualquier parte del mundo a Venezuela es bastante complejo y costoso.

Para tramitar la repatriación de un cuerpo, se debe contar con varios documentos, principalmente: copias originales del certificado de defunción emitido por la autoridad local, pasaporte del fallecido y la permisología de viaje y entierro. El ataúd no tiene restricciones, no se requiere inspección de las embajadas.

“Desde Ecuador los precios de una repatriación van desde los 3.000 hasta los 10.000 dólares por fallecido. Esto dependerá de la cantidad de trámites legales que haya que realizar, la empresa funeraria que se elija y la ciudad donde esté. También si la repatriación es vía terrestre o aérea y hasta qué ciudad de Venezuela va el cuerpo”, explicó Febres. 

El director de la fundación afirmó que el tiempo de repatriación de un cadáver puede tardar entre una semana, un mes y hasta más, dependiendo de las condiciones de la muerte de la persona, de los documentos que haya que gestionar y los recursos económicos. 

James López, dueño de la funeraria Guadalupe en Bogotá, Colombia, aseguró que lleva más de 200 cadáveres venezolanos repatriados desde Colombia, Ecuador, Chile y Perú desde 2017.

“Hay personas que tienen afiliaciones con funerarias en Venezuela lo que hace que el precio se reduzca un poco, pero un traslado de Bogotá a Cúcuta cuesta 1.700.000 pesos (el equivalente a 566 dólares)”, dijo López.

Los precios que maneja en su funeraria varían de acuerdo al lugar de destino del cadáver. El servicio desde Cúcuta a Caracas tiene un costo de 1.500.000 bolívares, unos 74 dólares al cambio. 

Jesús Ernesto Ortíz, Director de Pasaporte País, empresa de servicios que brinda asistencia al viajero, indicó que una repatriación de Estados Unidos a Venezuela puede costar entre 15.000 y 25.000 dólares. 

Ortíz explicó que si el deceso ocurre en Europa el precio es más elevado, y aunque no precisó la cifra, estima que puede tener un costo de más de 10.000 euros, aproximadamente. “Es por esta razón que muchos prefieren optar por la cremación”, dijo. 

Opciones más económicas

Traer las cenizas de otro país no es un proceso tan complicado como la repatriación de un cuerpo. El problema para Venezuela está en la poca cantidad de aerolíneas que prestan servicio comercial. 

Desde marzo de 2019, la conectividad aérea en Venezuela ha caído en 71.8%, según declaraciones del presidente de la Asociación de Líneas Aéreas de Venezuela (Alav), Humberto Figuera.

Actualmente solo 8 de 22 aerolíneas internacionales continúan operando en el país, cinco de ellas con destinos europeo y de Asia (Air Europa, Iberia, Plus Ultra, Tap y Turkish Airlines) y el resto de América Latina (Wingo, Copa Airlines y Caribean Airlines).

Leonor Acosta falleció en España el pasado mes de junio. Su familia optó por la cremación y traer las cenizas a Venezuela. Para ellos era muy difícil repatriar el cuerpo. Su esposo, Jaime Rodríguez, dijo que solo les pidieron el acta de defunción y el permiso que emite el consulado.

“Viajamos con la aerolínea PlusUltra. No nos cobraron absolutamente nada. En Maiquetía preguntaron qué contenía la caja y se les explicó. Nos dejaron entrar sin problema”, afirmó Rodríguez. 

En Colombia la cremación tiene un costo de 1.400.000 pesos, unos 466 dólares al cambio. 

James López, dueño de la funeraria Guadalupe explicó que a pesar de ser una opción más factible, a los venezolanos no les gusta porque las cenizas las entregan en cinco días hábiles. “No es como en Venezuela que las entregan a las dos horas”, aseguró.

En Ecuador, la cremación de un cuerpo cuesta 800 dólares, mientras que en España el mismo servicio cuesta 1.500 euros. 

El director de Venezolanos en el Exterior detalló que una empresa funeraria llamada Grupo La Paz le brinda financiamiento a su organización. “En casos de cremación nos prestan el servicio y le dan a la familia la opción de ir pagando diario, semanal, mensual, o como puedan, hasta cancelar la totalidad. Cuando las personas van por convenio la cremación la dejan en 350 dólares”, dijo.

James López explicó que el Gobierno colombiano apoya a todos los extranjeros que fallecen en su territorio si la familia no tiene los recursos económicos. “En Bogotá ofrecen un beneficio que se llama ‘La Casa Rosada’, que es una institución que facilita el servicio funerario, pero para ser sepultados o cremados en Colombia, no para hacer repatriaciones”, dijo. 

Venezolanos sin apoyo ni seguro de viajes

Es común leer en redes sociales testimonios de familias venezolanas pidiendo ayuda para repatriar a sus familiares, pero existen casos extremos de venezolanos que han quedado en el olvido. 

Febres Cordero comentó el caso de una mujer que se suicidó en Ecuador en 2018 y nadie reclamó el cuerpo, por lo que su organización tuvo que pedir autorización a la Fiscalía para poder enterrar el cadáver después de ocho meses. También recordó el caso de seis venezolanos víctimas de trata de personas y narcotráfico cuyos cadáveres también quedaron olvidados por el Estado.

“La embajada del chavismo solo apoya en los trámites consulares que les competen a ellos, y la de Juan Guaidó brilla por su ausencia. Estamos en total desamparo, nadie aporta dinero para la repatriación de cuerpos”, dijo Febres Cordero. 

El director de Pasaporte País, José Ernesto Ruíz, afirma que el venezolano no tiene conciencia de viajar con un seguro de viaje lo que en caso de algún accidente o muerte le facilitaría las cosas a los familiares.

“Ni siquiera 8% de los que salen de Venezuela toman un seguro de viaje”, afirmó Ortíz.

Aumentan las cifras de migrantes venezolanos fallecidos

Distintos organismos dedicados a medir el impacto de las migraciones han revelado que la muerte de venezolanos en otros países están aumentando. 

El pasado 16 de agosto, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) destacó un alza en la muerte de migrantes venezolanos que intentan llegar a otros países. En total, 89 personas fueron víctimas de naufragios en aguas del Caribe.

La situación se torna aún más compleja. Los decesos de venezolanos en el exterior no solo son por causas naturales o accidentales. Un informe publicado en agosto de este año por el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Colombia afirmó que 233 venezolanos murieron en forma violenta por ataques con arma de fuego o cortopunzantes. 

El mismo estudio determinó que en 2015 se reportaron 25 muertes violentas de venezolanos, en 2016 se registraron 30, en 2017 se contabilizaron 93 y el año pasado 273. Lo que indica que, entre 2017 y 2018 la cifra casi se triplicó. 

El informe que presentó el Instituto de Medicina Legal también reportó un aumento en los casos de suicidios. Entre 2009 y 2018 se registraron 69 casos, mientras que para el primer semestre de 2019 se contabilizaron 18. 

 

Crímenes sin Castigo | La venganza de Cristóbal, por Javier Ignacio Mayorca
El juicio de extradición contra el ex jefe de la Dgcim recuerda un viejo escándalo por disputas entre la CIA y la DEA. En el centro de la historia, está un agente encubierto

 

LA DECISIÓN DE LA AUDIENCIA NACIONAL de España en cuanto a declarar sin lugar la solicitud de extradición del mayor general retirado del Ejército venezolano, Hugo Carvajal, podría resultar sorprendente en un principio. Pero tiene su fundamento en la credibilidad que los magistrados dieron al argumento central de la defensa esgrimida por el propio oficial, según la cual es perseguido por razones esencialmente políticas.

Aunque los letrados tradicionalmente son refractarios a este tipo de argumentos, en el caso del ex director de Contrainteligencia Militar era inevitable tomarlos en cuenta. Carvajal supo armar su caso, y transmitirlo sobreponiéndose a sus dificultades de oratoria.

Desde el principio se sabía que este juicio basculaba entre dos extremos. Por una parte, Estados Unidos trataría de sustentar una petición de llevarlo a su territorio, basado en la presunta participación del oficial en operaciones de  tráfico de drogas que databan de 2005. Como es lo usual, la solicitud de extradición llevaba como soportes la decisión de un gran jurado, anexada a la declaración de un agente especial y el correspondiente oficio de remisión. Nada más.

Por el otro lado, el general trataría de convencer a los magistrados españoles de que su caso era más político que criminal (aunque según sus argumentos también tenía algo de este último componente). Carvajal echó mano de toda la experiencia acumulada en sus años al lado del teniente coronel Hugo Chávez, y pintó ante los jueces el panorama de un oficial que tuvo que traficar drogas, pero no para beneficio propio, sino por órdenes del gobernante venezolano. En otros términos, según el ex jefe de la Dgcim esos dos juicios que están pendientes en cortes estadounidenses no serían la consecuencia de un interés por el enriquecimiento personal a través de la exportación de cocaína, sino más bien de actos de un régimen que pretendían sabotear el modo de vida norteamericano, inundándolos de drogas, y de paso obtener recursos para financiar el proyecto político venezolano.

Otro elemento invocado por Carvajal en la Audiencia Nacional se refería a la supuesta imposibilidad de obtener un juicio justo si era enviado a Estados Unidos. Para sustentar su afirmación, el ex jefe de inteligencia consignó una carta enviada en 2008 al entonces ministro de Relaciones Interiores, capitán de navío Ramón Rodríguez Chacín, por un colombiano nacionalizado venezolano que purgaba condena de veinte años de prisión en la penitenciaría federal de Georgia.

El remitente, Adolfo Romero Gómez, era ampliamente conocido por los cuerpos de seguridad venezolanos que hicieron operaciones contra la guerrilla urbana y, a partir de la década de los ochentas del siglo pasado, contra los carteles colombianos, en especial el de Medellín.

Romero, también llamado Cristóbal o el Gocho Hidalgo, era un auténtico “cuerda floja”. Un personaje de película que había pasado por las extintas Disip y PTJ. La DEA lo tenía catalogado como informante confidencial –con código asignado-, pero se vino a menos al constatarse que hacía trabajos por su cuenta. En los años finales de su carrera, trabajó como agente infiltrado al servicio del Comando Antidrogas de la Guardia Nacional.

Romero fue el centro de un escándalo mayúsculo, denominado las “entregas controladas”, por el que fue ordenada su detención en Venezuela junto a un nutrido grupo de oficiales de la GN, encabezado por el general de brigada Ramón Guillén Dávila, alias Moncho, ya fallecido. Este expediente es bien conocido por los generales Néstor Reverol (titular del MRI) y Frank Morgado (jefe de la oficina de Control de Actuación Policial de la PNB), pues ambos pasaron por la unidad antidrogas. De hecho, este fue uno de los antecedentes que Morgado puso en manos del entonces presidente Chávez para justificar el cese de la cooperación antidrogas con Estados Unidos, en 2005.

En las entregas controladas, Cristóbal fungía como un topo en los carteles que suministraban la cocaína, con la finalidad de identificar a los líderes de estas organizaciones y sus agentes, operadores o intermediarios en Venezuela. Como trasfondo de esto, se desarrollaba una disputa burocrática entre agencias estadounidenses. Mientras que la Guardia Nacional trabajaba con la Agencia Central de Inteligencia (CIA), la Disip y la policía judicial hacían lo propio con la DEA, el FBI y el Servicio de Aduanas. Cada caso que “coronaban” unos y otros representaba una ganancia monetaria para los participantes, incluidos los informantes.

El expediente se resolvió en Venezuela por una vía más política que judicial. Antes de abandonar la presidencia, Carlos Andrés Pérez indultó a Guillén Dávila y su grupo.

Romero Gómez intentó marcar cierta distancia con respecto a la Guardia Nacional y el resto de los protagonistas de este escándalo. Se mudó al Táchira. Pero, en un descuido, lo pescaron en Cúcuta. En 1997, el gobierno colombiano autorizó su extradición a Estados Unidos.

Romero creía que la victoria de Hugo Chávez abría una ventana de oportunidad para que lo sacaran de la cárcel estadounidense y lo enviaran a Venezuela, para finalizar aquí su condena. Esa, por lo menos, era su convicción al inicio de este siglo. Cada vez que podía, el ex infiltrado manifestaba mediante cartas y llamadas desde un teléfono de la penitenciaría su decepción por haber sido abandonado por sus aliados de otros tiempos: la CIA, la GN y los demás cuerpos de seguridad del país. También por lo injusto que consideraba estar preso por un caso que ya había sido decidido en otra jurisdicción.

Es probable que Romero Gómez nunca haya conocido personalmente a Carvajal. Los tiempos de ambos fueron distintos. Sin embargo, sus quejas escritas operaron como una especie de herramienta para una venganza inesperada, que le quita a Estados Unidos (por segunda vez) la posibilidad de poner tras las rejas a quien alguna vez calificaron como “la joya de la corona” en el tráfico de drogas.

 

Breves

 

-Desde finales de 2018, el Ejecutivo maneja informes de inteligencia que reflejan con bastante precisión cuáles son los grupos irregulares que operan en toda la franja fronteriza con Colombia; quiénes son los líderes de cada célula, cuál es el pie de fuerza en cada lugar; cuáles son los medios que utilizan para movilizarse; dónde actúan y a qué actividades se dedican. La información es especialmente precisa en el estado Táchira, donde comenzó el 10 de septiembre un ejercicio militar combinado que intenta reivindicar la “soberanía” sobre el territorio. Según tales informes, allí están estructuras de las bandas criminales Los Rastrojos, Los Urabeños, las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, Las Fuerzas Bolivarianas de Liberación o Boliches, y el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Desde el momento en que fueron elaborados estos documentos hasta ahora, el Ejecutivo solamente ha ido contra el máximo líder de Los Rastrojos, Wilfredo Torres Gómez, alias Viejo Neco, quien fue capturado en Valencia en marzo, para vincularlo de inmediato con sectores de la oposición. Pero nada se hace por ejemplo con respecto a los jefes de los tres frentes de la guerrilla del ELN asentados en el estado, como serían los comandantes Lenín (frente Domingo Laín), Simón (frente Carlos Germán Velasco) y Brazo de Reina (frente Efraín Pabón). Entre todos, indican los reportes, reúnen 700 hombres aproximadamente. En líneas generales, el cuadro pintado por estos reportes permite comprender mejor por qué el Táchira se ha convertido en un espacio para la disputa armada.

-Una de las actividades delictivas más florecientes en el país pareciera ser el sicariato. De acuerdo con datos de la policía judicial, conocidos extraoficialmente, hubo 49 muertes por encargo durante los primeros seis meses de 2019. Solo en las primeras dos semanas de septiembre, los cuerpos policiales manejan informaciones sobre cinco casos que también podrían entrar en esta modalidad. La mayoría de ellos en el estado Zulia, donde los sicarios parecen tener un terreno fértil para sus andanzas. Sin embargo, en Guárico se presentó un episodio especialmente escandaloso. Según las pesquisas de Cicpc, el gerente de Pdvsa Gas Comunal en San Juan de los Morros, Leomar José Gil, fue ultimado por un oficial de la policía regional, alias Macizo, señalado de haber recibido 600 dólares para llevar a cabo este crimen, el 2 de septiembre. La decisión sobre la muerte de Gil fue atribuida a dos comerciantes de la ciudad, quienes se vieron afectados por la decisión de no suministrarles más gas, al determinarse que luego revendían las bombonas con sobreprecio. En otros casos de 2019 también se ha determinado la participación de efectivos policiales, ya sea como ejecutores o como cómplices necesarios en la ejecución de homicidios por dinero.

 

@javiermayorca

Los #Runrunes de Bocaranda de hoy 17.09.2019: BAJO: El exjefe de la Dgcim
BAJO
EL EX JEFE DE LA DGCIM:

 

Son parte de las declaraciones que ha dado a las autoridades judiciales y a algunos medios en España. El M/G Hugo Carvajal Barrios -que ha quedado en libertad en ese país tras acordar las autoridades judiciales españolas que no procedería su extradición a los Estados Unidos – señaló que “Hasta 2008, el DIM no colaboró con la inteligencia cubana y no permitió a las autoridades cubanas acceder a la base de datos del DIM. Luego, el 26 de marzo de 2008, el ministro de defensa de Venezuela (Gustavo Rangel Briceño) firmó un acuerdo confidencial con el Ministerio de las Fuerzas Armadas de Cuba para que a partir de esa fecha, Cuba se encargara de la formación de los jefes del DIM. Según el acuerdo, oficiales del DIM fueron enviados a La Habana por un periodo de tres meses para hacer cursos de espionaje…Es cierto que oficiales de la DIM realizaron cursos de formación de contrainteligencia en Cuba, de la misma manera que envié personal a capacitarse técnicamente en Alemania, por ejemplo. Fueron cursos de formación puntuales, de carácter técnico y nunca ideológico. Es absolutamente falso que Cuba se haya “encargado de la formación” de los jefes de la DIM durante mi gestión. Permítame aclararle que hay una gran diferencia entre realizar cursos de formación en un país y entregarle cualquier tipo de acceso a personal de ese país a información clasificada. Más aún, cederles algún tipo de autoridad dentro de un organismo de inteligencia venezolano. Esto último sería entregar la soberanía nacional, y le aseguro que este soldado, que conoce muy bien sus deberes, jamás permitiría algo así”. Esto integra parte del expediente recopilado por sus abogados para evitar la extradición a Estados Unidos. El primer envío de información privilegiada fue en aquella parada obligada en Aruba.

 
NUEVO MINISTERIO:

Pues sí amigos. Podría llamarse “Ministerio del Poder Popular para la Oposición Colaboracionista”. MPPOC. Quien tiene todos los méritos para ser el titular de la cartera es el exdiputado Timoteo Zambrano, cuyas andanzas en aquellas reuniones de un diálogo en la sede del Hipódromo Nacional La Rinconada o las mas mediáticas de un fallido diálogo en República Dominicana o en el apoyo que junto con Henri Falcón, Eduardo Fernández y Claudio Fermín dio a las ilegítimas elecciones de Maduro el 20 de mayo de 2018, le merecerían la titularidad de ese ministerio. Se nos olvida que tras esa írrita elección de Nicolás fue Falcón quien cantó fraude. Ayer Nicolás le pagó con la misma moneda apenas firmaron el acuerdo de apoyo a su gobierno: “Henri Falcón dejó al estado Lara por el piso… Es un incapaz y da vergüenza”. “Toma tu tomate” dice el refrán. Pues los planes urdidos con Maduro y los hermanos Rodríguez Gómez le dan la garantía de ser el héroe de una nueva arremetida contra los principios, la Constitución de 1999, la ética política, el sistema democrático, la institucionalidad y todas las posibilidades de salir, en paz, del mas nefasto, criminal y corrupto gobierno de nuestra historia. No hay que presentar hechos ni documentos. El globo terráqueo los conoce muy bien. Urdiendo con sigilo fueron montando la comedia en la que tratan de arrebatarle –con los actos inconstitucionales firmados por los ilegítimos magistrados del tribunal supremo de injusticia– la mayoría de la legítima Asamblea Nacional a los diputados demócratas que la ganaron en diciembre de 2015. Cercenando y diezmando la mayoría democrática con sanciones, prisión y exilio para evitar la mayoría absoluta o calificada, ahora quieren agregar a los diputados del PSUV electos en esa fecha y que la abandonaron para irse a la írrita e ilegitima Asamblea Constituyente. Hoy con ello demuestran lo que siempre se ha dicho y negaban: esa Constituyente es ilegítima, es una farsa, no ha hecho nada de lo que está establecido para sus funciones y solo era un parapeto para darle poder a Maduro, a Delcy en su momento y a Diosdado Cabello que hoy queda sin esa tribuna…por ahora. Tras el anuncio de ayer, del montaje de esa mesa paralela, entendemos las alertas desplegadas por Cabello de que “viene por allí un anuncio que los dejará haciendo cui-cui”. Primero regaron que quien preside la ANC sería vicepresidente o ministro de la defensa. Elementos distraccionistas como acostumbran para ganar tiempo y seguir engañando al país. Dentro de lo malo surge algo importante: “Ahora si es verdad que por fin se dieron cuenta en todo el globo. No hay ninguna credibilidad ni para Nicolás ni para ninguno de sus colaboradores”. Fueron muy torpes al creer que los gobiernos que dieron su apoyo al diálogo eran ingenuos o bobos. Lamentable que se apueste a la violencia y a la sangre, como ayer con los disparos y represión a los maestros que en paz pedían mejoras. Dios nos ayude a que por fin les caiga la locha.

 

 

Tribunal Español calificó de

LA AUDIENCIA NACIONAL DE España calificó este martes 17 de septiembre como un hecho de “persecución política” la solicitud de extradición que hizo la justicia de Estados Unidos hacia el exgeneral chavista Hugo ‘El Pollo’ Carvajal.

El 12 de abril Carvajal fue detenido en España por una solicitud de EEUU, cuyo gobierno lo acusó de cometer supuestos delitos de narcotráfico. Posteriormente fue solicitada su extradición, sobre lo cual el tribunal español consideró:

“Se fundamenta en una motivación política por su condición de exdirector de los Servicios de Inteligencia Militar durante las presidencias de (Hugo) Chávez y (Nicolás) Maduro, dentro de la estrategia política estadounidense respecto a Venezuela”, reza parte del comunicado.

Por otra parte, el tribunal español consideró que, de ser ciertas las acusaciones que hace EEUU, Carvajal habría cometido delitos militares que están excluidos del tratado de extradición entre España y Estados Unidos.

Vale recordar que la Audiencia Nacional liberó a Hugo Carvajal este lunes luego de la visita celebrada el jueves de la semana pasada. El exgeneral quedó en libertad condicional bajo un régimen de presentación cada 15 días. Asimismo, tiene prohibición de salida del país hasta que no se emita una decisión firme.

Con información de El Confidencial / ALnavío

ALTO
MAS GRUÑON QUE EFECTIVO:
 

El presidente de EE.UU., Donald Trump, declaró este 12 de septiembre que su ex asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, se “pasó de la raya” en la política hacia Venezuela. Textualmente dijo: “Yo estaba en desacuerdo con John Bolton en sus actitudes sobre Venezuela. Creo que se pasó bastante de la raya, y creo que se ha demostrado que yo tenía razón”. Sobre su posición frente a la situación en Venezuela, dijo que mantiene una “política firme” hacia este país. “Venezuela está pasándolo realmente mal, y estamos tratando de ayudarles de una forma humanitaria”, dijo. Recordemos que hace unos meses ya Trump había llamado al botón a sus asesores sobre Venezuela ante la inoperancia de las acciones emprendidas o a medio emprender. Le parecían “mucho ruido y pocas nueces”. Las discrepancias entre Bolton -que se creía guapo y apoyado por Trump- con el Departamento de Estado y la misma Casa Blanca, por no decir con el encargado del capítulo Venezuela, Elliot Abrams, llegaron a su límite esta semana con la discrepancia interna con Trump sobre si recibir o no a los talibanes de Afganistán en Camp David precisamente cuando se conmemoraban 18 años del fatídico atentado del Talibán contra las Torres Gemelas del WTC este 9/11. Cuando Trump lo designó en el cargo el expresidente Jimmy Carter alertó sobre el peligro de tener “un extremista tan peligroso e irracional al lado del presidente que tiene el botón rojo para lanzar la bomba atómica”. Ayer, para no dejar dudas de su interés en el caso Venezuela, el propio Trump dijo a la prensa que su posición respecto a Venezuela era mas fuerte que la del despedido Bolton…

 
¿NO VA A LA ONU?:

 

Por séptimo año consecutivo le toca a Maduro “deshojar la margarita”, coloquialmente, sobre si va o no va a la Asamblea General de la ONU. Ha pasado otras veces. Siempre tendrá un motivo para no asistir. El resto de los 192 países convocados lo hacen al revés, pues si tienen motivos para hacer presencia en el más importante foro anual de la diplomacia global. Temores, desconcierto, interrogantes sin contestar, bochorno con la permanente mentira sobre resultados y esta vez algo más contundente como fue el Informe Bachelet que será actualizado en unas horas. Sin embargo el doble discurso sigue presente. Al más alto nivel de los “amigos” en el Consejo de Seguridad se han movido las fichas de Maduro para tratar de conseguir una entrevista con el presidente Donald Trump. Algo parecido sucedió hace dos años cuando ese encuentro se cayó porque Maduro lo anunció sin haber sido confirmado por Trump. Ese año tenía entre otros temas el caso de los sobrinos presos. ¿Recuerdan el viaje imprevisto a Nueva York para solo saludar a otros colegas presidentes y caminar “libremente y hasta trotando por la Quinta Avenida y el Bronx”?. Todo venía siendo trabajado hasta que saltó la liebre con el tema Bolton. ¿Y los millones de firmas contra Trump a entregara cada uno de los 192 miembros de la ONU?. Por otro lado señalan fuentes rojitas que es un riesgo para el presidente salir a territorio enemigo. Aluden que al “imperio no le importaría detenerlo o hacerle pasar un mal rato”. Todo eso parece haber influido para anunciarnos que no viajará a Nueva York y que en su lugar iría Delcy Eloína Rodríguez Gómez, su flamante y aguerrida vicepresidenta. En medio de esta crisis humanitaria conocida y comentada en todo el mundo y avalada por la Alta Comisionada de los DD.HH. Michelle Bachelet es un riesgo para su imagen. Un bochorno adicional es la actualización y respuesta de ella a las ofensas de Maduro y sus adláteres donde hasta le dijeron haber “firmado ese documento hecho por el Departamento de Estado”. Vale la pena leer a Joaquin Villalobos. Perfecto complemento para entender, aún más, lo presentado por la socialista chilena.

 

 
“VILLALOBOS DIXIT”:

 

Exguerrillero y político  salvadoreño, fundador y máximo dirigente del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) una de cinco organizaciones que conformaron en 1980, el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, durante la Guerra Civil de El Salvador. Fue miembro de la delegación negociadora del FMLN en el proceso de paz y fue uno de los signatarios de los Acuerdos de paz de 1992 que pusieron fin la guerra civil de El Salvador. Como consecuencia de los Acuerdos de Paz, el FMLN se convirtió en un partido político legal. Ahora es un crítico abierto de la izquierda de El Salvador y de todos los movimientos de izquierda de otros países latinoamericanos, cercanos al presidente Hugo Chávez. Consultor en seguridad y resolución de conflictos fue asesor del gobierno de Colombia para el proceso de paz. De uno de sus escritos en [email protected], “La gran Estafa Bolivariana” de noviembre de 2017 extraigo algunos párrafos, mas actuales que nunca en nuestra destruida patria: “Intelectuales de izquierda de todo el planeta comenzaron a estudiar el militarismo venezolano y su propuesta de socialismo del siglo XXI. Se escribieron miles de páginas para darle a los uniformados bolivarianos sus credenciales revolucionarias. En vida a Salvador Allende nunca se le consideró un revolucionario, tampoco a Juan Velazco Alvarado, mucho menos a Juan Domingo Perón o al general Omar Torrijos a quien Fidel simplemente llamaba “guajiro filósofo”. ¿Qué tenía Chávez que logró que Castro  cantara el “Happy Birthday” en inglés?, ¿qué hizo que estos militares terminaran aceptados rápidamente como revolucionarios? Los ingresos petroleros de Venezuela desde 1998 hasta 2016 se estiman en cerca de un millón de millones de dólares, el más grande boom petrolero en la historia de Venezuela. Una verdadera orgía de dinero a la que los militares venezolanos invitaron a los izquierdistas de todo el planeta. Fidel Castro, que ya había hecho gala de pragmatismo respaldando a los cuasinazis militares argentinos en la guerra de las Malvinas, se prestó para reconocer como revolucionarios a unos gorilas sin ideología que tenían mucho dinero y estaban dispuestos a repartir.

La plata venezolana llegó, así, a los extremistas de izquierda de todas partes: Estados Unidos, Gran Bretaña, España y toda América Latina; se pagaron consultorías a académicos europeos a precios de ejecutivos de Coca Cola, financiaron partidos políticos, organismos no gubernamentales y campañas electorales, candidaturas presidenciales, convenciones internacionales, se inventó la Alianza Bolivariana de América, se alineó petroleramente a los pequeños países caribeños y con 90 mil barriles diarios de petróleo Cuba logró sobrevivir y ganar tiempo para empezar a transitar gradualmente al capitalismo porque su socialismo ya había fracasado. El dinero venezolano tuvo tres destinos principales, una parte en políticas sociales, otra en geopolítica de protección y otra para los militares y la elite chavista. Todo esto se hizo con un manejo brutalmente ineficiente, despidiendo a los técnicos y colocando militantes en posiciones de gobierno, hasta alcanzar una burocracia de más de dos millones de personas. Las Fuerzas Armadas pasaron a tener el doble de generales que Estados Unidos ascendiendo a dos mil oficiales a ese rango, con ello tuvieron más cabeza que cuerpo, algo ilógico para una fuerza militar, pero lógico para distribuir corrupción. Compraron armamentos militarmente inútiles bajo contratos que les permitieron hacerse de miles de millones dólares. El desorden en el manejo de los recursos ha sido gigantesco, sin controles y bajo el supuesto de que gobernarían por siempre sin jamás tener que rendir cuentas a nadie. El dinero era tan abundante que se tapaba el despilfarro con más despilfarro. Si escaseaba comida se compraba más y se la dejaba pudrir sin repartirla. En esa ruta se realizaron expropiaciones que lo mismo perjudicaban a grandes capitales que a panaderías de barrio. Las empresas expropiadas terminaron arruinadas, afectando el mercado, golpeando la estructura productiva y las cadenas de distribución de productos. Cuando cayeron los precios del petróleo estalló el drama del hambre para los más pobres y se les repartió represión como alimento. Los saqueos más violentos y la represión más brutal han ocurrido en antiguos bastiones chavistas, entre éstos, el lugar donde nació Hugo Chávez y el barrio donde vivió Nicolás Maduro cuando era pobre”. Pueden leerlo en: Joaquín Villalobos: La gran estafa bolivariana

 

 

 

Justicia española estudiará el jueves extradición del

LA SECCIÓN TERCERA DE LA SALA DE LO PENAL de la Audiencia Nacional de España estudiará el jueves la extradición del ex militar chavista y diputado a la Asamblea Nacional (AN), Hugo Carvajal, quien está en prisión en Madrid desde que fue detenido el pasado mes de abril reclamado por Estados Unidos por delitos relacionados con el narcotráfico.

Este ex general de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) tiene una carrera militar de más de 30 años y fue jefe de la Inteligencia militar de Venezuela durante el mandato de Hugo Chávez. Ganó notoriedad el pasado 21 de febrero por grabar un vídeo en el que reconocía como presidente encargado de la República al líder de la AN, Juan Guaidó.

Tras su detención, pasó a disposición del juez de refuerzo del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Santiago Abascal, a quien explicó que salió de Venezuela en barco, rumbo de República Dominicana, un mes después de que su familia abandonase el país y se estableciera en Madrid. Llegó a España en un vuelo comercial. Alegaba así que tenía arraigo, pero el juez consideró que existía riesgo de fuga y ordenó su ingreso en prisión provisional.

En aquella comparecencia afirmó además que podía aportar información que vincularía al gobierno de Nicolás Maduro con el partido-milicia libanés Hezbolá y las guerrillas colombianas de FARC y ELN, entre otros grupos terroristas, así que el instructor decidió abrir unas diligencias aparte y escucharle en declaración.

Más información en La Vanguardia.