Esequibo archivos - Runrun

Esequibo

Los #Runrunes de Bocaranda de hoy 02.10.2019: BAJO: ¡EL ESEQUIBO SE VA!
BAJO
¡EL ESEQUIBO SE VA!: 

 

Los recién incorporados diputados rojos que se han levantado de sus curules para discursear ante la Asamblea Nacional en contra de Guaidó y el tema del Esequibo, especialmente Earle Herrera en este último tema, no tienen como explicar el abandono que de la justa reclamación territorial hizo Hugo Rafael y reiteró Nicolás siguiendo la recomendación de Fidel Castro que en agradecimiento a la colaboración que con sus tropas enviadas a Angola bajo su dirección y la de sus sus comandantes Antonio Batle, Abelardo Colomé y Arnaldo Ochoa tuvo el gobierno guyanés del primer ministro Forbes Burnham. Las tropas cubanas que llegaron a tener de 35.000 a 60.000 combatientes descansaban y entrenaban en los viajes de ida y vuelta entre Cuba y Angola por su situación geográfica que la colocaba en el medio de los largos periplos. La guerra duró con diferentes interludios entre 1975 y 2002. Recuerdo lo que he publicado muchas veces referente a la reunión de Caricom en La Habana en 2004 entre Fidel, Chávez y el entonces presidente de Guyana Bharrat Jagdeo, buscando los votos del grupo caribeño para llegar al Consejo de Seguridad de la ONU. Son demasiadas líneas escritas por mí que nunca fueron desmentidas, pero sí ignoradas, con el propósito de ocultar el tema que conlleva entregar la soberanía de una parte de nuestro territorio. La farsa del grito militar “el sol nace por el Esequibo” que hacen repetir a los soldados en marchas diarias en los fuertes militares es una distracción más en el permanente lavado de cerebro, muy bien montado precisamente por los asesores cubanos.

 

GUYANA PA´RRIBA: 

La debilidad venezolana, intencionada o no, ha permitido al gobierno del presidente David Granger lograr un rápido crecimiento de su economía y por ende del bienestar de sus ciudadanos. La llegada de múltiples empresas ligadas al negocio petrolero, desde la exploración hasta la exportación, inunda el país de divisas y acelera el desarrollo de áreas que estuvieron rezagadas por años. “En Guyana, Exxon Mobil ha descubierto más de 6.000 millones de barriles de petróleo de bajo costo desde 2015 y está construyendo plataformas de producción estimadas por el consultor de energía Wood Mackenzie Ltd. como el más rentable de todos los proyectos en aguas profundas de las principales compañías petroleras”, escribió Samuel Castillo de Rendivalores en KonZapata. Las aerolíneas estadounidenses United y American tienen vuelos diarios entre Georgetown, Miami, Nueva York y Houston. El desarrollo industrial, hotelero y turístico avanza a ritmo acelerado. Todo esto, registrado, comprobado, público y notorio tiene mas valor como “traición a la patria” que tantas acusaciones sin sustentación alguna contra dirigentes y diputados de los partidos democráticos que hacen vida en la Asamblea Nacional legítima y hoy reconocida por los de la ilegítima asamblea constituye. Con esta falsa retórica siguen escupiendo para arriba… militares incluidos desde el ministro para abajo…

 

AMENAZA: 

La Sala Constitucional del TSJ emitió la sentencia N° 0323 el pasado 27 de agosto y avaló las elecciones internas del 27 de marzo de 2019. Hoy la presidencia de Copei está en manos de Mercedes Malavé. El primer vicepresidente es Antonio Calviño y el segundo vicepresidente es Rafael Hernández. La secretaría general la asumió Juan Carlos Alvarado. Los vocales principales son: Antonio Sotillo Luna, Orlando Medina, José Lombardi, Rafael Blanco, Pedro Pablo Fernández y Miguel Salazar. Los vocales suplentes: Miguel Parra, Alexander Cordero, José Jonathan Patty, Carlos Melo, Evelyn Cáceres y Alexander Paredes. Para el vocero del COPEI legítimo, hasta esta sentencia, Rogelio Díaz, este fallo avaló a una parte del sector de Copei que participó en las elecciones de mayo de 2018 y apoyó a Henri Falcón. Esta decisión, según el ponente en el TSJ, “pondría fin a la pugna entre los bandos que se disputan la dirección copeyana desde 2012”, pues el TSJ le otorgó la legalidad al grupo en el que figura Pedro Pablo Fernández, hijo de Eduardo Fernández. Cuento esto pues me topo con un magistrado del TSJ que me señala: “… si es cierto que le dimos COPEI a ese sector pero también es cierto que tienen el compromiso de integrarse al grupo de partidos que están dispuestos a conversar con el gobierno de Maduro”…en la “mesita” de diálogo presentada en la cancillería en días pasados. “Si no lo hacen echamos para atrás la sentencia. Tienen que honrar el pacto acordado”…

 
ETERNO AGRADECIMIENTO: 

Al Jurado del Premio Monseñor Pellín 2019 que me galardonó como “Personaje del Año” junto a una pléyade de colegas de las nuevas generaciones. Honroso una vez más recibir esta valiosa y respetada distinción con la que fui ya honrado hace casi 20 años. Tuve la enorme alegría de conocer muy bien a Monseñor Jesús María Pellín, gran amigo de mi padre Alfredo, y con quien varias veces compartí y entrevisté desde los diferentes medios en los que he trabajado a lo largo de estos 57 años de ejercicio profesional. Un cura periodista que como el mejor reportero dirigió el diario La Religión por 34 años y obtuvo premios internacionales como el “María Moors Cabot” de la Universidad de Columbia y el “Mergenthaler” de la Sociedad Interamericana de Prensa donde varias veces fue miembro de su directiva. Recibió varios Doctorados Honoris Causa nacionales e internacionales. Como dijo alguna vez otros de mis maestros periodistas, Óscar Yánes: “Pellín es un sabueso periodista con sotana”. Gracias a todos, comenzando por Bolivia, Nelson Eduardo y Cristina y siguiendo por mis compañeros y colegas de Runrun.es, VivoPlay.net y Éxitos 99.9  y a los de tantas faenas compartidas en estas casi seis décadas, mientras esperamos el renacer de la libertad de expresión, de la prensa, de la democracia y de la justa libertad en todos los órdenes. Dios bendiga a Venezuela.

 

 

 

Guyana aprueba audiencias de CIJ sobre disputa fronteriza con Venezuela

EL MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES de Guyana mostró este miércoles su beneplácito ante la notificación de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya de que celebrará audiencias orales sobre la disputa fronteriza de ese país con Venezuela del 23 al 27 de marzo de 2020.

Guyana pretende que la CIJ, ante la que presentó el caso en marzo de 2018, valide el Laudo Arbitral de París emitido en 1899, que trazó la frontera entre ambos países y que fue denunciado por Venezuela ante la ONU en 1962 por considerar que no se ajusta a derecho.

Guyana trata de obtener de la CIJ una sentencia definitiva y vinculante sobre el Laudo Arbitral de 1899, que estableció la ubicación del límite terrestre entre la entonces Guayana Británica y Venezuela.

El país suramericano pretende que la CIJ determine que el Laudo Arbitral sigue siendo válido, además de que ratifique que la región del Esequibo le pertenece a Guyana y no a Venezuela.

Guyana presentó el caso ante la CIJ después de que el secretario general de las Naciones Unidas, el portugués António Guterres, se pronunciara a favor de que la disputa sobre la validez del Laudo Arbitral y el límite resultante deben ser resueltos por la corte de La Haya.

La ONU designó al noruego Dag Halvor Nylander para ayudar a negociar un acuerdo a fines de 2017, pero concluyó que no se habían hecho progresos significativos para la resolución de la disputa territorial.

Por su parte, Venezuela ha declarado durante mucho tiempo que el tribunal con sede en La Haya, que es el principal órgano judicial de la ONU, no tiene jurisdicción para atender el caso fronterizo presentado por Guyana. También ha incrementado sus reclamaciones históricas sobre la región del Esequibo en Guyana, que abarca dos tercios del país de la Comunidad del Caribe (Caricom), desde que el gigante estadounidense Exxon Mobil descubriera petróleo en aguas en disputa frente a sus costas en 2015.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Guyana indicó que espera que Venezuela participe en las audiencias en respeto por esa corte judicial y el estado de derecho internacional.

“El Gobierno de Guyana acoge con beneplácito la posibilidad de una decisión final y vinculante de la Corte que resuelva definitivamente esta controversia de larga data, y permita a Guyana y Venezuela desarrollar relaciones como estados vecinos”, señaló en un comunicado el Ministerio de Relaciones Exteriores.

La región del Esequibo está bajo mediación de la ONU desde la firma del Acuerdo de Ginebra en 1966, pero la disputa territorial se agudizó tras el hallazgo de 2015.

El Gobierno venezolano emitió entonces un decreto presidencial que dictaba una orden administrativa de defensa del país, con una demarcación que incluía como propias todas las aguas del Atlántico frente a la costa de Esequibo, dicha maniobra generó el rechazo del Gobierno guyanés y disparó la tensión entre las dos partes.

La región del Esequibo abarca un área de unos 160.000 kilómetros cuadrados, lo que supone las tres cuartas partes del territorio de Guyana.

Los #Runrunes de Bocaranda de hoy 20.09.2019: MEDIO: El Esequibo que entregaron
MEDIO
EL ESEQUIBO QUE ENTREGARON:
 

Voy a utilizar algunos párrafos de un excelente artículo de Alfredo Michelena titulado “¿Quién vendió el Esequibo?” para seguir desmontando la propaganda oficial de quienes -desde que asumieron el poder en 1999 hasta nuestros días- hicieron todo lo posible para que nuestra justa, legal y documentada reclamación no prosperara.

Dice Michelena: “Aquí no hay nada que dudar: los que vendieron el Esequibo fueron Chávez y Maduro, así como Delcy Rodríguez,  para nombrar los más conspicuos. Y esto no se hizo por negligencia sino para alinearse con la posición castrista que siempre apoyó a los guyaneses”….

Delcy Eloína  Rodríguez y Maduro, quienes casualmente tuvieron –y tienen- en sus manos la política internacional del régimen, se rasgan las vestiduras y acusan al gobierno (interino) de Juan Guaidó de vender al Esequibo. Y ordenan que se le procese  por traición a la patria. ¡Qué desfachatez!, cuando fueron ellos y su Comandante Eterno, quienes entregaron el territorio en reclamación a sus panas “socialistas”… Lo que sí realmente es traición a la patria, fue lo que a voz en cuello y públicamente dijo Hugo Chávez en la sesión plenaria de la XX Cumbre del Grupo de Río de Jefes de Estado, en Santo Domingo, 2008, cuando calificó nuestra justa reclamación como una “vieja reclamación que casi nadie recordaba” y que ella era un orquestado plan imperialista para “invadir Guyana en nombre de aquel reclamo territorial, para derrocar el gobierno de Forbes Burnhamm, un hombre de izquierda”. O cuando en 2004 permitió que Guyana actuara sobre el territorio Esequibo, algo que reconoció la misma Guyana, por boca de su embajador, cuando agradeció a  Chávez que no objetara “las inversiones extranjeras traídas por Guyana al oeste del Esequibo”, lo que valoró como, “un avance positivo en las relaciones entre ambos países”. Se refiere Michelena al uso de las conversaciones telefónicas grabadas, que es regla desde la era Chávez, donde el mensaje de voz de la señora Vanessa Newman, representante de Guaidó ante el Reino Unido, tomado ilegalmente, que presentó la ex-“cancillera”, (si es que es cierto pues el régimen nos tiene acostumbrados a denuncias sin fundamento y pruebas trucadas), solo reflejaría una opinión, la cual por cierto está descalificada con los hechos, en especial por la aguerrida acción de la “Comisión Mixta en Defensa del Esequibo y la Fachada Atlántica  de la AN” y el cambio de posición del Grupo de Lima (punto 9 de la declaración del 4 enero pasado) en relación al Esequibo, emitida antes de la creación del gobierno interino. De paso, lo que la señora Newman, según esa dudosa grabación, habría recomendado, es “to drop the topic”, es decir “no hablemos de esto” por un tiempo- como se hizo con el Protocolo de Puerto España -pero como vimos esto no se aplicó. Todos tenemos derechos a nuestras opiniones, vital es que, si esa es o fue su opinión, esta no ha sido la posición oficial del gobierno interino, como han dejado claro los hechos. Por su parte, ella fue enfática en asegurar: “Jamás he recomendado cambiar la posición histórica de mi país, Venezuela, sobre el Esequibo”. Todos tenemos derechos a nuestras opiniones, lo vital es que, si esa es o fue su opinión, esta no ha sido la posición oficial del gobierno interino, como han dejado claro los hechos. Por su parte, ella fue enfática en asegurar: “Jamás he recomendado cambiar la posición histórica de mi país Venezuela sobre el Esequibo”. Cierra Michelena diciéndonos:

“Si nos preguntamos ¿quién vendió el Esequibo?, la respuesta es muy clara: los vende patria fueron Chávez, Maduro, Delcy Eloína, Chaderton y Arreaza, por nombrar los más conspicuos responsables”. ¡Qué vergüenza! y ¡qué desgracia!. Hasta allí parte de su escrito. Por cierto: ¿No fue Chaderton quien insistió muchas veces ante Maduro, el ministro de la defensa Vlaidimir Padrino, el canciller Jorge Arreaza, la comisión designada y los miembros del Consejo de la Defensa Nacional de tomar acciones decisivas para mantener el reclamo y se obstinó de que no le hicieran caso?. Las mentiras del régimen se caen solitas…

 

 

¿Quién vendió el Esequibo?, por Alfredo Michelena

AQUÍ NO HAY NADA QUÉ dudar: los que vendieron el Esequibo fueron Chávez y Maduro, así como Delcy Rodríguez, para nombrar los más conspicuos. Y esto no se hizo por negligencia sino para alinearse con la posición castrista que siempre apoyó a los guyaneses.

Delcy Eloína Rodríguez y Maduro, quienes casualmente tuvieron –y tienen- en sus manos la política internacional del régimen, se rasgan las vestiduras y acusan al gobierno (interino) de Juan Guaidó de vender al Esequibo. Y ordenan que se le procese por traición a la patria. ¡Qué desfachatez!, cuando fueron ellos y su Comandante Eterno, quienes entregaron el territorio en reclamación a sus panas “socialistas”.

El mensaje de voz de la señora Newman, tomado ilegalmente, que presentó la ex-“cancillera”, (si es que es cierto pues el régimen nos tiene acostumbrados a denuncias sin fundamento y pruebas trucadas), solo reflejaría una opinión, la cual por cierto está descalificada con los hechos, en especial por la aguerrida acción de la “Comisión Mixta en Defensa del Esequibo y la Fachada Atlántica de la AN” y el cambio de posición del Grupo de Lima (punto 9 de la declaración del 4 enero pasado) en relación al Esequibo, emitida antes de la creación del gobierno interino. De paso, lo que la señora Newman, según esa dudosa grabación, habría recomendado, es “to drop the topic”, es decir “no hablemos de esto” por un tiempo- como se hizo con el Protocolo de Puerto España -pero como vimos esto no se aplicó.

Todos tenemos derechos a nuestras opiniones, lo vital es que, si esa es o fue su opinión, esta no ha sido la posición oficial del gobierno interino, como han dejado claro los hechos. Por su parte, ella fue enfática en asegurar: “Jamás he recomendado cambiar la posición histórica de mi país Venezuela sobre el Esequibo”.

Lo que sí realmente es traición a la patria, fue lo que a voz en cuello y públicamente dijo Hugo Chávez en la sesión plenaria de la XX Cumbre del Grupo de Río de Jefes de Estado, en Santo Domingo, 2008, cuando calificó nuestra justa reclamación como una “vieja reclamación que casi nadie recordaba” y que ella era un orquestado plan imperialista para “invadir Guyana en nombre de aquel reclamo territorial, para derrocar el gobierno de Forbes Burnhamm, un hombre de izquierda”. O cuando en 2004 permitió que Guyana actuara sobre el territorio Esequibo, algo que reconoció la misma Guyana, por boca de su embajador, cuando agradeció a Chávez que no objetara “las inversiones extranjeras traídas por Guyana al oeste del Esequibo”, lo que valoró como, “un avance positivo en las relaciones entre ambos países”.

Lo que no fue el “drop the topic” sino que quienes realmente permitieron que Guyana siguiera avanzando en su empeño de apropiarse de la Guyana Esequiba, fueron los que no reclamaron a tiempo las concesiones mineras y petroleras, ni pararon las pretensiones guyanesas de expandir su plataforma continental, ni denunciaron la decisión del Secretario de General de la ONU de llevarnos al Tribunal Internacional contradiciendo la esencia y el espíritu del “Acuerdo de Ginebra” que establece una solución “práctica y satisfactoria” para las partes, es decir no judicial. O que visitaban a sus panas socialistas “droping the topic” y que cuando el “topic” explotó, solo reaccionaron cuando la prensa independiente armó una alharaca. Incluso, olvidaron patrullar las bocas del Orinoco y nuestra salida al mar Atlántico; fue nuestra Armada la que a motu proprio actuó frente a los barcos exploradores en nuestro mar Esequibo. En un movimiento risible, sino fuera tan trágico, Delcy Eloína le reclamó al presidente de la Exxon que mandara los barcos cuando lo hacía por órdenes de sus panas de Guyana ¡Qué estupidez tan supina!

En fin, son muchos los hechos que ponen la culpabilidad de una posible pérdida del Esequibo en los presidentes y cancilleres chavistas, como para que ahora con la muy dudosa prueba de una grabación que nadie puede comprobar, se acuse a Guaidó de vender la patria. Es como cuando el ladón grita ¡allí va el ladrón!, para confundir a la policía.

Lo que despertó la búsqueda de las riquezas del subsuelo marino y terrestre en Guyana fue justamente la posición antiimperialista (claro no anti rusa o china) del régimen y su desastre económico, que expulsó a muchas compañías internacionales que consiguieron en el país vecino lo que en Venezuela pudiera haberle dado para un beneficio común y les fue vetado. Lograron además que Guyana obtuviera el beneplácito de EE.UU., país que mantenía una favorable neutralidad en esta materia.

El régimen nunca logró en su momento el soporte de ninguno de sus aliados como Brasil, Argentina, Ecuador, Nicaragua o Bolivia, y el Caricom que quisieron comprar, terminó dividido en el apoyo al régimen.

El “Comisionado Presidencial de Relaciones Exteriores”, Julio Borges, fue muy claro al responderles: “Quienes entregaron el Esequibo fueron ustedes a cambio de apoyo político para el proyecto dictatorial y para desestabilizar… la región”.

No es tanto que vendieron el Esequibo a cambio del apoyo de Caricom en la OEA y otros organismos multilaterales, sino que lo hicieron para alinearse con el viejo proyecto de los Castro de expandir su revolución en la región y en el mundo. Y para mayor desgracia nuestra, al asumir el proyecto castrista, también asumieron la visión cubana de apoyar la posición guyanesa en ese reclamo. Uno se pregunta si el apoyo cubano a Guyana ¿será para pagarles por su apoyo logístico en sus aventuras militares en África?

Si nos preguntamos ¿quién vendió el Esequibo?, la respuesta es muy clara: los vendepatria fueron Chávez, Maduro, Delcy Eloína, Chaderton y Arreaza, por nombrar los más conspicuos responsables. ¡Qué vergüenza! y ¡qué desgracia!

@Amichelena

Los #Runrunes de Bocaranda de hoy 17.09.2019: ALTO: ¿No va a la ONU?
ALTO
¿NO VA A LA ONU?:

Por séptimo año consecutivo le toca a Maduro “deshojar la margarita”, coloquialmente, sobre si va o no va a la Asamblea General de la ONU. Ha pasado otras veces. Siempre tendrá un motivo para no asistir. El resto de los 192 países convocados lo hacen al revés, pues si tienen motivos para hacer presencia en el mas importante foro anual de la diplomacia global. Temores, desconcierto, interrogantes sin contestar, bochorno con la permanente mentira sobre resultados y esta vez algo más contundente como fue el Informe Bachelet que será actualizado y el retiro de las negociaciones con la oposición verdadera. Sin embargo, el doble discurso sigue presente. Al más alto nivel de los “amigos” en el Consejo de Seguridad se han movido las fichas de Maduro para tratar de conseguir una entrevista con el presidente Donald Trump. Algo parecido sucedió hace dos años cuando ese encuentro se cayó porque Maduro lo anunció sin haber sido confirmado por Trump. Ese año tenía entre otros temas el caso de los sobrinos presos. ¿Recuerdan el viaje imprevisto a Nueva York para solo saludar a otros colegas presidentes y caminar “libremente y hasta trotando por la Quinta Avenida y el Bronx”?. Todo venía siendo trabajado hasta que saltó la liebre con el tema Bolton. ¿Y los 12 millones de firmas contra Trump a entregar copias a cada uno de los 192 miembros de la ONU?. Por otro lado señalan fuentes rojitas que es un riesgo para el presidente salir a territorio enemigo. Aluden que al “imperio no le importaría detenerlo o hacerle pasar un mal rato”. Todo eso parece haber influido para anunciarnos que no viajará a Nueva York y que en su lugar iría Delcy Eloína Rodríguez Gómez, su flamante y aguerrida vicepresidenta. En medio de esta crisis humanitaria conocida y comentada en todo el mundo y avalada por la Alta Comisionada de los DD.HH. Michelle Bachelet es un riesgo para su imagen. Un bochorno adicional es la actualización y respuesta de ella a las ofensas de Maduro y sus adláteres donde hasta le dijeron haber “firmado ese documento hecho por el Departamento de Estado”. Cada día se hunden más ante el mundo y por eso aumentan la represión en el país.

 

¡QUE PENA CON EL REY HARALD V!:

Añádale el engaño a que sometió al Reino de Noruega, a la Unión Europea, al Grupo de Lima y a los Estados Unidos al haber montado un “diálogo” paralelo con un grupo de bates quebrados de la política venezolana, izquierdosos y vividores de tradición, mientras demoraba y buscaba excusas en las mesas de negociación en Oslo y Barbados llegando a la ofuscación de acusar a Juan Guaidó de negociar el territorio Esequibo. Territorio entregado por él y Chávez por “recomendación” de Fidel. Hoy sabemos que el principal pedido rojo en las mesas era el que le quitaran las sanciones personales. No importaban tanto las sanciones al país o a PDVSA. Mientras los representantes de Juan Guaidó obraban de buena fe y presentaban sus propuestas resumidas en “ la salida de Maduro y la separación de Juan de la presidencia encargada, la conformación de un Consejo de Gobierno plural para dar entrada a la ayuda humanitaria y convocar elecciones presidenciales libres”, el gobierno llegaba con galimatías y enredos bien montados por sus delegados. “No era un intercambio de barajitas” como claramente nos dijo Gerardo Blyde ahora que puede hablar. Nunca estuvo en agenda nuevas elecciones de la Asamblea Nacional cuya vigencia es hasta el mes de enero de 2021. El énfasis en lograr un CNE respetable y confiable, un registro electoral actualizado, auditado, y la posibilidad para la diáspora venezolana de concurrir a ese proceso electoral fueron puntos claves de los demócratas enviados. El tiempo necesario para su inscripción en el REP. Resumiendo: “Separación de Maduro del cargo usurpado y de Guaidó de la presidencia de la Asamblea Nacional; Que el gobierno de transición lo asumiera un Consejo de Gobierno con participación de todos y con la inclusión de las Fuerzas Armadas (Art.333 de la CNRBV) basados en el espíritu de los acuerdos del año 1958 tras el derrocamiento de la dictadura del Gral. Marcos Pérez Jiménez; Convocar elecciones libres en nueve meses, con observación internacional y nuevos poderes públicos, conformados como ordena la Constitución”. Las causas del abandono de la negociación obedecen, según concuerdan los demócratas, es que ni Maduro ni sus compinches están dispuestos a ceder el poder. Por ello se iniciará una nueva etapa de presión todos juntos: pueblo, FAN y comunidad internacional”. Como en algunas de nuestras columnas reiteramos varias veces el tema de las sanciones personales y el disfrute de los dineros mal habidos en estos 20 años de goce de las arcas del Tesoro, donde una élite roja se ha hecho milmillonaria, pesaban demasiado en sus apetencias personales. Nunca hubo preocupación similar por las sanciones financieras o petroleras. Querían desde la primera reunión en Oslo que la oposición levantara esas sanciones como si tuvieran ese poder. No entendían que eran impuestas por países en los que no se podía tener injerencia en esas acciones independientes y autónomas.  Quedó claro que en el régimen creen que todos los países se manejan como ellos manejan a Venezuela: como una hacienda personal. No entienden de institucionalidad, separación de poderes, respeto por las opiniones contrarias y mucho menos que su concepto de economía de conucos, de siembras en balcones o en latas, de atraso, de copiar a Cuba o a la URSS no tienen sentido en el mundo de hoy y menos en una Venezuela que tuvo libertad económica y financiera y amplio desarrollo en su sector privado que fue el gran empleador antes de Chávez. La destrucción de PDVSA absorbiendo funciones de todo tipo -desde los alimentos hasta el transporte, las escuelas, las siembras y todo lo que al “eterno” se le ocurriera- fue acabando con la verdadera función de la empresa. Hoy es palpable el desastre en manos de un militar incompetente. Muy lejos de aquel recordado general Rafael Alfonzo Ravard, primer presidente de la petrolera de 1976 a 1983. Ese ingeniero, gerente, ministro y militar, graduado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts fue ademas el creador de las industrias básicas de Guayana, fundador de Ciudad Guayana y del desarrollo hidroeléctrico del Caroní. Lamentable para el país lo que hoy pasa y que nos hace el hazmerreir del globo. Un par de gobiernos que tuvieron en su manos la mas grande fortuna petrolera, dilapidada y robada sin control alguno. Solo pensemos en esta nueva oposición de comiquitas con la que pretenden engañarnos. Es la misma oposición que usó Maduro el 2018 para “reelegirse”. Bien lo dijo Blyde: “si había una luz había que intentarla”…

 

 

Entre la mentira y la ficción del consenso, por Asdrúbal Aguiar

EN VARIAS DE MIS COLUMNAS vuelvo y repito, tanto como puedo, el análisis que un notable jurista además de periodista italiano, Piero Calamandrei, hace acerca del fascismo. Lo conoce en sus entrañas y lo padece.

Salvando las distancias, Cuba y Venezuela, su colonia, son hoy una réplica al calco, por más que sus corruptas y criminales burocracias se disfrazacen de socialistas del siglo XXI o progresistas.

El autor describe el régimen de la mentira (Il fascismo come regime della menzogna, edición póstuma, 2014) y señala que es más torvo que su simple vivencia bajo la ilegalidad. Simula la legalidad. Es el engaño, legalmente organizado, a la legalidad. Se mueve en el terreno cotidiano de la manipulación y el fraude constitucional, y en el de la doblez en sus comportamientos.

A sus prácticas sistemáticas contrarias a la ley – sus crímenes y delitos – les dan una vuelta y las presentan como legales o, en su defecto, al descubrírselas, las endosan o atribuyen a sus adversarios. La mentira política, connatural a la corrupción y degeneración que se sufre bajo tal sistema, es para sus actores, en efecto, “el instrumento natural y fisiológico de gobierno”.

Recuerda Calamandrei el cinismo del fascismo. Construye sus escenarios políticos, además, fingiendo el consenso popular. Se nutre del Discurso del servilismo voluntario, escrito por Étienne de la Boétie (1530-1563), que mejor se entiende con las cajas CLAP que le sirven al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela para la compra de conciencias e imponer el silencio crítico, dando o negando el alimento diario; o exigiendo firmar contra Donald Trump por las sanciones que le ha impuesto a él y sus cómplices, como miembros de una asociación criminal vinculada al narcoterrorismo.

La Boetié cree que todo tirano se apoya en una minoría de aprovechadores y corruptos, pero cuenta con el sostenimiento pasivo de una mayoría de imbéciles – eso afirma – que, entre el riesgo de la rebelión y la oscura resignación, prefieren perder la libertad y salvar la vida. Se acomodan, sencillamente.

Calamandrei admite que hasta las más malditas y odiadas dictaduras o dominaciones extranjeras – es el caso la de Cuba sobre Venezuela – arguyen ese consenso tácito de los oprimidos, como fundamento de sus legitimidades; lo que ciertamente hacen y con desparpajo, sólo porque durante “un período que puede durar decenios de sufrimiento” las tentativas de cambio “no encuentran medios prácticos que las hagan explotar en una revolución victoriosa”, frustrándolas.

Que el país no reaccione ante tanto dislate y mendacidad sistemática lo explica Calamandrei.

La uniformidad en la verdad y la “desorientación y mortificación de las inteligencias” adversas que impone el régimen a través de la propaganda totalitaria y el control de todos los medios, causa anemia crítica, división; y el terror sembrado por los grupos armados y espías, que se cierne contra quien osa desnudar la mentira, completa la tarea.

En cuanto a lo primero, tenemos a mano la denuncia reciente por los responsables de la destrucción y desaparición reales de la república de Venezuela, quienes le atribuyen a la cabeza restante de esta: Juan Guaidó, despedazar la soberanía nacional y entregar a Guyana el Territorio Esequibo.

Cabe repetir, entonces, lo sabido y veraz.

Ha sido descuartizado el territorio venezolano y entregado para su canibalización al ELN, las FARC, Hezbollah, Cuba, Rusia, Siria, China, Líbano, y el “pranato” – grupos criminales armados – al servicio de éstos, por Maduro.

Se ha hecho desdorosa la historia reciente de nuestra lucha por la defensa del Esequibo desde cuando asume el poder, en 1999, Hugo Chávez Frías, un felón: En 2009 el embajador guyanés en Caracas le intima a renunciar a la reclamación, y guarda silencio, mientras su canciller, Maduro, acepta que lo que se debate es la validez o no del laudo arbitral que nos despojó de la parte oriental venezolana, coincidiendo con la tesis guyanesa.

No podía ser de otro modo. En 2007, el mismo Chávez señala que la reclamación se originó en una imposición de los Estados Unidos a los gobiernos de la IV República, y antes, en 2004, a la par de su Canciller, Jesús Arnaldo Pérez, omite protestar la entrega del Esequibo por Guyana a empresas transnacionales, para su libre explotación.

Imposible, pues, que se reescriba esa realidad palmaria.

En medio de una dirección y un pueblo como el nuestro, que sólo aprendieron a vivir durante más de medio siglo bajo las formas constitucionales y sus métodos legales, ahora inútiles, lo diría don Piero, ocurre “el tormento chino de veinte años de mentiras enmascaradas en cientos de formas diversas, con expedientes variados, y hechas de modo deliberado para golpear en la ingenuidad de las fantasías”.

Incluso, así, nos cuenta este que esa experiencia del fascismo, la suya, durante veinte años de corrupción y ruinas no lograron contaminar a los mejores jóvenes. Se hicieron inmunes a la tentación materialista de sus dignidades y probidad, y con el apoyo de quienes fueron purgados de la patria, con paciencia y método, con preparación obstinada, al final, rompieron el molde e innovaron: “Non mollare” fue la consigna. No te rindas, ante la maldad y la mentira.

[email protected] 

@ASDRUBALAGUIAR

Canciller chileno reitera respaldo de Piñera a Guaidó con protección de Avendaño

EL CANCILLER CHILENO, TEODORO RIBERA, habló con el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, para analizar la situación de Manuel Avendaño, uno de sus asesores, que este viernes 6 de septiembre ingresó a la embajada de Chile en Caracas en busca de protección.

Según informó este sábado 7 de septiembre la Cancillería chilena en un comunicado, Ribera llamó a Guaidó para abordar las circunstancias que llevaron a Manuel Avendaño a solicitar protección del Gobierno chileno y le reiteró el apoyo del presidente Sebastián Piñera ”a la causa venezolana por la democracia y el restablecimiento del Estado de derecho”.

“El presidente Guaidó es consciente de la solidaridad chilena con el pueblo venezolano y nuestro compromiso con la causa para devolverle a los ciudadanos el derecho a vivir de manera pacífica, digna y segura dentro de su patria”, señaló el jefe de la diplomacia chilena.

Según Ribera, Juan Guaidó agradeció el “permanente apoyo” de Chile, en especial del presidente Piñera, a la “causa por la democracia”.

Avendaño, quien ocupa el cargo de coordinador de la Oficina Internacional de Guaidó, ingresó en la embajada chilena en condición de huésped después de ser acusado por el Ministerio Público (MP) de tener intención de abandonar el reclamo sobre el Esequibo, una región que se disputa con Guyana desde el siglo XIX. De esta manera, ya son tres los venezolanos que en estos momentos se encuentran como huéspedes en la residencia de la Embajada de Chile en Caracas.

Avendaño se sumó al presidente del Partido Social Cristiano (Copei), Roberto Enríquez, sobre el que pesa una orden de captura y que ingresó el 5 abril 2017; y al exdiputado y ex primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, Freddy Guevara, recibido el 4 de noviembre de ese mismo año acusado de asociación e instigación pública continuada.

El fiscal general designado por la cuestionada Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Tarek William Saab, anunció el 6 de septiembre la apertura formal de una investigación contra Juan Guaidó, Manuel Avendaño y la también opositora Vanessa Neumann, por estar presuntamente involucrados en una ”negociación ilegal” que pretende desistir del histórico reclamo que tiene Venezuela sobre el territorio Esequibo.

La región del Esequibo está bajo mediación de las Naciones Unidas desde la firma del Acuerdo de Ginebra en 1966, pero la disputa territorial se agudizó en los últimos años tras el descubrimiento por parte de Exxon Mobil de yacimientos de petróleo en aguas de la zona.

El cuestionado Gobierno de Venezuela emitió por aquellos días un decreto presidencial en defensa del país, con una demarcación que incluía como propias todas las aguas del Atlántico frente a la costa de Esequibo, una maniobra que generó el rechazo del Gobierno guyanés y disparó la tensión entre las dos partes.

Embajadora de Guaidó en Reino Unido negó acusaciones sobre entrega del Esequibo

LA REPRESENTANTE DIPLOMÁTICA DESIGNADA POR JUAN GUAIDÓ ante Reino Unido, Vanessa Neumann, negó las acusaciones proferidas por el gobierno de Nicolás Maduro sobre su supuesta intención de entregar el Esequibo al gobierno británico.

“Que quede claro: Jamás he recomendado cambiar la posición histórica de mi país, Venezuela, sobre el Esequibo”, dijo en su cuenta de Twitter.

La diplomática asevera que se trata de “falsas manipulaciones” creadas por el gobierno de Maduro y el G2 cubano. “Maduro y muchos más temen que sigamos investigando sus actos de corrupción. No nos detendrán”, agregó.

El pasado 5 de septiembre, la vicepresidenta Delcy Rodríguez reveló una grabación en la que se escuchan supuestamente las voces de Neumann y el Coordinador de la Oficina Internacional de Juan Guaidó, Manuel Avedaño.

En el video presentado, Rodríguez denuncia que Neumann trataría de intercambiar la postura del gobierno de Guaidó con respecto al Esequibo para ganar apoyo político del Reino Unido.

A raíz de las acusaciones, el gobierno inició una nueva ola de persecución contra Guaidó y sus allegados. Maduro ordenó al Ministerio Público tomar acciones legales, se produjo el allanamiento de varios hogares, como el de la abogada Tamara Suju, y obligaron a Avedaño a pedir refugio en la embajada de Chile para evitar represalias.