escasez de medicamentos archivos - Runrun

escasez de medicamentos

Convite: Desabastecimiento de medicinas en Caracas es de 92%

LUIS FRANCISCO CABEZA, DIRECTOR DE LA ASOCIACIÓN CIVIL CONVITE, indicó este miércoles que las ciudades del país con mayor índice de desabastecimiento de medicinas son Barquisimeto, Maracaibo y Caracas.

El director de Convite comentó que los medicamentos más ausentes son aquellos utilizados para tratamientos como la diabetes, la hipertensión y las infecciones respiratorias agudas.

“Es una situación bastante preocupante, ya que muchas personas se encuentran infartadas en colas en busca de su medicamento”, comentó Cabeza.

Cabeza detalló que un estudio realizado por Convite durante el mes de agosto reflejó que Caracas y Barquisimeto presentaron un desabastecimiento de 92% y 99% respectivamente.

Más de cinco mil pacientes esperan por trasplante renal en Venezuela

Más de cinco mil pacientes, de 17 mil que sobreviven con diálisis, permanecen a la espera por un trasplante de riñón, al cumplirse un año de la suspensión del Programa de Trasplantes a través de la Fundación Venezolana de Donaciones de Órganos, Tejidos y Células, adjunto al Ministerio de Salud. Así lo reseña laverdad.com

La principal razón que llevó al cierre del programa: La falta de inmunosupresores. Es una responsabilidad del Instituto Venezolano del Seguro Social y los afectados deben administrárselos a diario de por vida, para evitar el rechazo del órgano.

Habría que abastecer de inmunosupresores para reactivar el programa. Pero, antes se debe salvar los órganos de los tres mil 500 pacientes trasplantados, informó Lucila Velutini, miembro de la junta directiva de la Organización Nacional de Trasplante de Venezuela, ONG encargada del programa hasta 2014.

Hasta la fecha fallecieron ocho personas trasplantadas desde el pasado mes de noviembre, por esta escasez: José Herrera, Jesús Rondón, Ángel Sánchez, María Margarita Sánchez, Luz Marina Martínez, Marta Solórzano, Belkys Solórzano y Yamilexi Reyes, precisó Velutini.

El vía crucis de que quienes recibieron el órgano: Conseguir los inmunosupresores que desde hace meses el IVSS no suministra.

Carlisbeth Falcón, de 11 años, fue de las primeras beneficiarias en 2016, cuando Fundavene, luego de 10 meses paralizada, reactivó el programa. Desde entonces lucha por consumir los medicamentos correctamente a pesar de la desaparición del medicamento.

“A raíz de las protestas, algunas personas se ofrecieron ayudarnos a través de donaciones. Pero cuando se acaben los medicamentos, ¿qué haremos?”, se pregunta Carlos Falcón, padre de la joven.

La adolescente hace dos meses interrumpió el tratamiento por 48 horas. Las secuelas fueron: lesiones en el órgano, aseguraron sus médicos. Vómitos, diarrea y malestar son algunos de los síntomas que aún le persisten.

Más dificultades 

Carlisbeth vive en Sanare, estado Lara, pero sus consultas médicas mensuales son en el Hospital J. M. de los Ríos. Para trasladarse a la capital del país, su familia debe reunir al menos seis millones de bolívares en efectivo para las diligencias en la ciudad.

Además, desde el pasado 5 de abril la oficina de Atención al Ciudadano del Ministerio de Salud en este centro, suspendió la ayuda que brindaba a los padres y enfermos del interior del país, en cuanta alimentación, hospedaje y pago de exámenes médicos.

“Cada paciente trasplantado debe realizarse una serie de exámenes para comprobar que el órgano está funcionando correctamente. Todo eso debemos pagarlo nosotros y es muy costoso. Es otro problema que se añade a esta triste historia. Pedimos a gritos auxilio”, expresó Falcón.

Francisco Valencia, director de Codevida, recordó, durante una entrevista a la agencia EFE, que los equipos de diálisis para pacientes menores de edad en el sector público se encuentran en el centro asistencial donde se reportaron muertes de dializados por infecciones intrahospitalarias.

“Es insensato pensar que un niño en diálisis no pueda tener la oportunidad de ser trasplantado (…) y lo que hacen estos niños es sufrir en esta unidad de diálisis J.M. de los Ríos que viven en una situación de alarma por las infecciones”, comentó.

La oposición que controla el Parlamento, así como los dirigentes de partidos reunidos en la Mesa de la Unidad Democrática exigieron al Gobierno de Nicolás Maduro la apertura de un canal humanitario para que ingresen al país medicamentos y ayuda para los venezolanos que sufren de alguna enfermedad.

Concentración

Las organizaciones Coalición por la Defensa del Derecho a la Salud y a la Vida de las Personas en Venezuela (Codevida), Prepara Familia y Amigos Trasplantados de Venezuela anunciaron una concentración el próximo martes 5 de junio en la sede del Ministerio de Salud, a las 10.00 de la mañana en protesta porque el Programa de Trasplantes de órganos en el país tiene un año paralizado. La manifestación se hará la víspera del Día Mundial de las Personas Trasplantadas, que se celebra el 6 de junio.

La batalla en Venezuela para morir de viejo y no por falta de medicinas

pacientescronicos

Transplantados, seropositivos, pacientes oncológicos, diabéticos, hipertensos, entre otros, se congregaron en la Plaza Alfredo Sadel de Las Mercedes en Caracas para exigir al gobierno una solución a la escasez de medicamentos 

Francisco Zambrano 

@franzambranor

Indira y Rafael (nombres ficticios) escuchaban con atención a una mujer gritar una frase lapidaria en la tarima de la Plaza Alfredo Sadel de Las Mercedes: “Me quiero morir de vieja, carajo”. La pareja de amigos recién llegaba de Valencia para la actividad convocada por la Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida (Codevida) en procura de elevar la voz para visibilizar a los miles de pacientes crónicos que aguardan por medicamentos en Venezuela.

“Preferimos no dar nuestros nombres porque no queremos retaliaciones, somos gente humilde, solo deseamos que nos traten con dignidad”, dijo la mujer que padece VIH y desde agosto del año pasado no recibe los antiretrovirales para combatir el virus.

“Nosotros no tenemos para costearnos eso, dependemos de lo que nos den en el Seguro Social, es una situación desesperante. Yo particularmente temo que la enfermedad avance y muera”, confesó mientras aplaudía el discurso de otra paciente y se secaba las lágrimas.

A su lado estaba un compañero a quien conoció en los pasillos del Seguro Social de Valencia, también en la continua lucha por seguir viviendo. Ambos agitaban una pancarta en la que podía leerse “Sr. Ministro, necesitamos retrovirales ya…Carabobo”.

“Tengo 14 años con VIH y por primera vez estoy en esta situación: desde agosto del año pasado no hay medicinas y no nos dan respuesta, lo peor es que no sabemos cuánta gente más se está infectando porque ni siquiera hay reactivos para realizar los exámenes”.

Tanto Indira como Rafael hicieron un esfuerzo para estar en Caracas este jueves, sorteando la fatla de efectivo y de transporte viajaron en un colectivo por la Autopista Regional del Centro junto a otros enfermos crónicos. Ayer mismo se regresaban esperando que la iniciativa hubiese dado resultados y al menos llegado a los oídos del ministro de salud, Luis López, a quien decenas de pacientes escribieron mensajes simbólicos en cartulinas, demandando solución al grave problema de la salud.

El programa de medicamentos de alto costo, financiado por el Estado, a través del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS), en teoría garantiza el tratamiento farmacológico a los venezolanos que padecen enfermedades difíciles de costear, amparado en el artículo 83 de la Constitución, el cual reza que “la salud es un derecho social fundamental, obligación del Estado, que lo garantizará como parte del derecho a la vida. El Estado promoverá y desarrollará políticas orientadas a elevar la calidad de vida, el bienestar colectivo y el acceso a los servicios”.

No es política, es la vida

Jesús Colmenares vino de Maracay con la esperanza de obtener alguna respuesta. “Soy transplantado de riñón desde 2014 y regularmente había tenido acceso al tratamiento, pero desde el año pasado y especialmente lo poco que ha avanzado este la situación es crítica, no tenemos los inmunosupresores y sin ellos corremos riesgo de morir. El gobierno tiene que entender que esto no se trata de tintes políticos, es la vida de la gente que está en juego”.

Marina Jiménez es otra transplantada de riñón, oriunda de Portuguesa, pero radicada en Caracas que no quiere perder el órgano que tanto le costó obtener, por ello ya tomó una decisión que considera podría extenderle la vida. “Me voy del país, no quiero morirme porque no conseguí un medicamento, tuve tres años esperando este riñón y si no me tomo los inmunosupresores el organismo puede rechazarlo…Mientras esté aquí voy a seguir protestando y apoyando a toda la gente que padece lo mismo”, sentenció Marina, quien desde mayo del año pasado ha tenido que rebajar las dosis. “Yo debo tomarme dos pastillas diarias y lo que hago ahora es que me tomo una interdiaria para rendirla”.

Marina decidió emigrar porque, entre otras cosas, en Venezuela es complicado mantener un trabajo siendo paciente crónico. “¿Qué jefe se va a calar que estés fuera una semana porque tienes que hacerte unos exámenes y no hay servicio en el laboratorio del hospital o estés buscando una medicina por todos lados?”.

Investigación y castigo a los culpables

Con apenas 28 años de edad, Vicente Mayorca tiene dos transplantes: uno de hígado en 1996 y otro de riñón en 2013. El comerciante y graduado en administración de aduanas llevaba una vida normal hasta hace año y medio cuando empezó a padecer una especie de Vía Crucis para adquirir las medicinas que ingiere desde hace décadas. “Las pastillas que uno toma son extremadamente caras, nadie que tenga un ingreso normal puede costearlas, solo el Estado está en la capacidad de hacerlo, pero desde hace rato nos dicen que no hay y que no saben cuándo van a llegar. Hasta hoy (jueves) tengo una de las medicinas y ni idea de qué voy a hacer”.

Mayorca considera necesaria la creación de un canal humanitario. “El primer transplante me lo hicieron en Italia y el segundo aquí en Caracas gracias a la embajada italiana, pero hoy en día me sería imposible y probablemente también a cualquier institución hacer algo de esa magnitud”.

Crismar Landaez vive con VIH desde hace 17 años y, aunque regularmente le costaba ubicar los retrovirales, afirma que 2017 fue una verdadera pesadilla. “Hay gente que se está muriendo de Sida pudiendo tratarse. El VIH ya es una enfermedad crónica y en otros países la gente lleva una vida normal; aquí, el Seguro Social lo que te da son excusas. Necesitamos con urgencia ser atendidos, porque nuestra vida está en riesgo”.

En 2015 a Larry Zambrano le transplantaron un riñón. Dice que el primer año luego de la operación el suministro de medicamentos transcurrió normal, pero después entró en una montaña rusa. “Ha ido de intermitente a inexistente, ya tengo tres meses sin tomar los inmunosupresores. Me hice un rechazo celular y corro riesgo de perder la intervención”.

Larry afirma que gracias a organizaciones como Acción Solidaria y Codevida ha podido paliar su situación, pero que esas instituciones ya encendieron las alarmas, porque en Venezuela la escasez es abrumadora. “Afuera un solo tratamiento cuesta como 700 dólares, he averiguado, pero yo no puedo costear eso”.

“Esta situación es inaguantable”, dijo el director de Codevida, Francisco Valencia. “Siete personas han fallecido por fallas renales en los últimos meses. Ya basta de tanta ineficacia, este gobierno que asistió a la llamada mesa de diálogo en República Dominicana nunca mostró interés por solucionar la crisis humanitaria de la salud, nos están aplicando una especie de muerte silenciosa”.

Por su parte, Feliciano Reyna, miembro de Acción Solidaria condenó las declaraciones de voceros del gobierno, como la presidenta de el asamblea nacional constituyente, Delcy Rodríguez, quien ha negado en reiteradas ocasiones que en Venezuela haya gente padeciendo por la falta de medicinas. “Ellos son los responsables de la muerte y el deterioro de los venezolanos”.

Valencia informó que un documento será enviado a la Asamblea Nacional y otro a instancias internacionales para que se abra una investigación y se determinen responsabilidades.

“Que el mundo sepa lo que está pasando en Venezuela en pleno siglo XXI”.

Acción Solidaria y otras ONG se reunieron para plantear solución a la emergencia humanitaria

sinmedicinas

Emergencia humanitaria en el ámbito de la salud en Venezuela: Diagnóstico y soluciones

Detener el sufrimiento de la población venezolana ante la disminución de la calidad de vida, la caída del poder adquisitivo, la escasez de alimentos y medicinas; aunado a la crisis de los servicios de salud públicos y el avance de la pobreza, fueron los temas abordados a lo largo de la primera jornada convocada por Acción Solidaria, Amnistía Internacional Venezuela y otras organizaciones de la sociedad civil aliadas, con el fin de identificar nuevas acciones que permitan recuperar indicadores mínimos de disfrute del derecho a la salud.

El activista y defensor de los derechos humanos, Feliciano Reyna, inició el encuentro explicando que la actual emergencia humanitaria que sufre Venezuela tiene múltiples causas, pero que entre todas ellas destacan la militarización de los procesos de compra, almacenamiento y distribución de medicinas e insumos, la ineficacia en la distribución debido a los desvíos relacionados con la corrupción; la falta de estadísticas por parte de las autoridades; que impide la elaboración y ejecución de planes eficaces en materia sanitaria; y el debilitamiento de todas las instituciones, incluido el poder judicial.

“El personal de salud está sometido a vigilancia permanente y a represalias si informa sobre lo que está sucediendo en los servicios” manifestó Reyna. Sin embargo, aclaró que la dramática situación termina siendo del conocimiento público. Tiene un impacto tal que afecta de una u otra manera a todos los habitantes del país. Algunos datos que han visto la luz pública y son altamente preocupantes: “66% de incremento de muertes maternas y 30% de incremento de muertes en niños menores de 1 año, ya son motivos de alarma. “Venezuela, aun siendo país petrolero, retrocedió décadas. No hay excusas para eso.”

“El 13 de noviembre falleció una persona trasplantada por rechazo del órgano debido a la falta de inmunosupresores” agregó Reyna en referencia al caso de la señora Belkis Solórzano, que se hizo viral en redes sociales al haber grabado un video testimonial pocas horas antes de que su cuerpo colapsara definitivamente. Existen casos de personas con hemofilia que reciben apenas 3 de las 24 dosis que necesitan diariamente.

“3.550 personas trasplantadas, 77.000 personas con VIH-Sida, 4.990 con hemofilia, personas con esclerosis múltiple, párkinson, krohn, están sin medicinas total o parcialmente. Los tribunales nacionales no pueden resolver que es responsabilidad de las familias conseguir las medicinas con los actuales índices de pobreza. El Estado está en la obligación de movilizar los recursos disponibles de la cooperación internacional para mitigar los efectos de la falta de medicinas y alimentos” manifestó el activista.

 El problema de la salud en Venezuela responde a las malas políticas de los últimos años

 Jorge Díaz Polanco, del Observatorio Venezolano de la Salud (OVS), también recalcó el problema de la poca eficiencia en el gasto de salud debido a la descoordinación de las iniciativas de las autoridades en esta materia.

 “En Venezuela no tenemos un sistema de salud sino una serie de establecimientos que brindan una atención médica no coordinada. Un sistema de salud debe trabajar articuladamente para atender las necesidades de la población” puntualizó el experto.“Se acentuó la desinstitucionalización y la privatización del sector salud. Casi el 70% de lo gastado en servicios de salud, sale del bolsillo de los usuarios. En los últimos años ha impulsado, lejos de lo que manda la Constitución, un sistema privado de salud. Ha privatizado el derecho” declaró Díaz Polanco.

 “El índice de tuberculosis ha incrementado significativamente. No se publican cifras oficiales desde 2014. Se suman factores de hacinamiento y pobreza extrema. La caída en la importación de productos farmacéuticos ha sido abrupta y explica los actuales niveles de escasez. Casi el 80% de los servicios de emergencia en hospitales se encuentran paralizados”. afirmo el experto.

Una de las soluciones que plantea el Dr. Díaz Polanco tiene que ver con la descentralización “la descentralización es una estrategia. Las personas son las que resuelven los problemas” al tiempo que advierte que la emergencia humanitaria en Venezuela está teniendo repercusiones a nivel internacional: “El repunte de la malaria es evidencia del retroceso de la salud en Venezuela y ya comienza a ser un problema de preocupación internacional” afectando a Colombia y Brasil.

 Perspectiva de género y pueblos indígenas

 Magdymar León, Coordinadora de la Asociación Venezolana de Educación Sexual Alternativa (AVESA), detalló la manera como la actual emergencia humanitaria en Venezuela afecta especialmente a las mujeres de acuerdo al último informe de la organización “Mujeres al Límite”. “Ya no estamos en una crisis, estamos en una emergencia humanitaria que requiere de unas acciones que partan de un diagnóstico apropiado y enfoque de género” explicó León. “Si las mujeres no tenemos acceso a los métodos anticonceptivos se nos coarta desde el derecho a la educación hasta la participación política: en Venezuela el retroceso que hemos tenido en este ámbito es dramático. No es un problema moral, es de políticas públicas. De acuerdo a la Federación Farmacéutica, desde 2014 hay 90% de escasez de métodos anticonceptivos. Solo el 2% lo aporta el gobierno. Las mujeres están recurriendo a esterilizaciones quirúrgicas” afirmó León.

 “Mientras globalmente las muertes de mujeres a consecuencia de complicaciones por el VIH disminuyen, en Venezuela aumentan debido al difícil acceso a servicios de salud sexual y reproductiva y desabastecimiento de medicinas; se están practicando partos vaginales en mujeres con VIH-Sida, lo cual expone al neonato. También a falta de fórmulas lácteas, las mujeres con VIH-Sida se ven obligadas a amamantar a sus hijos lo que aumenta las probabilidades de transmisión al bebé”.

León denuncia que no existe ninguna política pública explícita para el abordaje, prevención y detección a tiempo del cáncer de mama. “El tipo de cáncer que más está afectando a las mujeres venezolanas” y, enfocándose en el tema de la alimentación y su relación con la salud, León afirmó que “las mujeres en Venezuela están dejando de comer para poder alimentar a otros miembros de la familia, mermando su salud. Específicamente, en el 56% de hogares se están sacrificando las abuelas. La alimentación de las niñas es sacrificada para mejorar la de los niños” manifestó la coordinadora de AVESA.

 Aime Tillet, del Grupo de Estudios Antropológicos de la UCV, quien ha desarrollado un importante trabajo de campo en Amazonas, abordó el impacto de la emergencia en los pueblos indígenas venezolanos, afectados por la invisibilización en el sistema de salud en Venezuela no contempla la variable “etnia; así como las áreas de silencio” donde no se levantan estadísticas y que coinciden con las áreas del país donde habitan estas personas. Las pocas estadísticas disponibles revelarían una realidad demoledora: Mortalidad entre niños indígenas sería hasta 10 veces más alta que la de cualquier otro grupo, alcanzando casi un 40%.

 “Los pueblos indígenas están sujetos a fuertes procesos de discriminación y vulneración de sus derechos. Las niñas indígenas tienen una expectativa de vida 40 años menor que una nacida en Caracas debido a la cólera y otras enfermedades que les afectan de manera desproporcionada. En lugares de Delta Amacuro la prevalencia del VIG supera el 30%, lo que los está diezmando. Son necesarios materiales informativos en los idiomas de los pueblos indígenas para combatir la expansión del virus” manifestó Tillet.

 Sobre el impacto de la minería en los pueblos indígenas venezolanos, Tillet explica que la minería descontrolada y masiva ha facilitado los vehículos para enfermedades endémicas como el paludismo. “Venezuela está aportando más del 50% de los casos de Malaria en el continente. Junto a Haití son los dos únicos países en los que la enfermedad ha venido creciendo. Los peces del Río Caura, base de la alimentación de los indígenas tienen una concentración de mercurio de 1,8 mg/kg el límite permitido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es 0,5mg/kg”.

En el evento también participó Flor Pujol, del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas, quien hizo un llamado a las autoridades a informarse y aplicar medidas que han tenido impactos positivos fuera de nuestras fronteras, por ejemplo las llevadas a cabo en el norte de Brasil donde se han logrado controlar distintos tipos de epidemias.

 Próximos encuentros

 El siguiente foro sobre la emergencia humanitaria en Venezuela se desarrollará el miércoles 15 de noviembre de 10:00 a.m. a 12:00 p.m. en Foro XXI, en el Centro Letonia de La Castellana, en Caracas, donde se dilucidará sobre la emergencia alimentaria: malnutrición y factores de riesgo infantil, incidencia en la salud pública de la crisis alimentaria y situación general de la producción agroalimentaria.

El tercer y último foro tendrá lugar el lunes 20 de noviembre, también de 10:00 a.m. a 12:00 p.m. y en los mismos espacios, para aproximarse al drama de las migraciones a países vecinos desde Venezuela: diagnóstico y recomendaciones para  la atención de población migrante en riesgo.

En ambos eventos, abiertos sin costo alguno al público general y medios de comunicación, estarán participando, además de la coalición Cívilis que engloba a más de 170 organizaciones de la sociedad civil, Fundación Bengoa, Acción Campesina-CESAP, el Observatorio Venezolano de la salud (OVS), el Grupo de Estudios Antropológicos (GEA), el Laboratorio de Virología Molecular del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas, el Observatorio de Migraciones Internacionales de la Universidad de Brasilia, Cáritas y la Universidad Central de Venezuela.

 Para más información; organizaciones, instituciones y personas interesadas pueden escribir a [email protected] o llamar al (0212) 7931318.

Discurso de Trump en la ONU incluirá críticas a Venezuela, Irán y Corea del Norte

trumpd

El discurso con el que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se estrenará este martes en la Asamblea General de la ONU será “profundamente filosófico”, pero incluirá críticas claras a los países que más le preocupan: Corea del Norte, Irán y Venezuela, según adelantó este lunes la Casa Blanca, reseñó EFE.

El esperado debut del mandatario estadounidense en la Asamblea General, programado para este martes por la mañana, se centrará en explicar cómo su doctrina de “Estados Unidos primero”, de claro tono aislacionista, encaja con su llamado a una mayor cooperación internacional en temas como el combate al terrorismo.

“Este discurso representa una declaración del presidente al mundo sobre cómo Estados Unidos encaja en el mundo, cómo opera Estados Unidos, cuáles son sus valores y cómo se relaciona con otros países. Es un discurso profundamente filosófico”, dijo a los periodistas un alto funcionario estadounidense, que pidió el anonimato.

En ese sentido, Trump tratará de explicar “que el principio de ‘Estados Unidos primero’ es coherente con el objetivo de la cooperación internacional”, porque “todos los países que son soberanos ponen primero a sus propios ciudadanos”, indicó la fuente.

“Los países que enfrentan amenazas comunes deberían trabajar juntos como una coalición de naciones fuertes, libres e independientes”, añadió el funcionario.

Además de exponer ese concepto, Trump se referirá a problemas concretos, entre ellos “la crisis en Venezuela”, un asunto sobre el que tenía previsto hablar este lunes durante una cena con varios líderes latinoamericanos en Nueva York.

El terrorismo será otro tema central del discurso, al igual que las pruebas nucleares y de misiles “peligrosas y hostiles” de Corea del Norte y las actividades de Irán en Oriente Medio, según explicó el funcionario.

Trump “llamará a otros países a hacer su parte a la hora de enfrentar esas amenazas, a comprender que es algo compartido y que las naciones no pueden ser espectadores de la historia, porque si no se actúa ahora, estos problemas solo se agravarán”, apuntó la fuente.

Preguntado por si Trump se dirigirá explícitamente a China o a Rusia para pedirles que hagan más ante Corea del Norte, el funcionario se limitó a contestar que “todos los que deban recibir un mensaje a través del discurso entenderán qué mensaje se les está enviando”.

El mandatario, que ha rebajado últimamente sus críticas a la ONU pero insiste en la necesidad de reformar la organización, recordará en su discurso que la institución “se concibió con la idea de reunir a Estados nación independientes para que cooperaran juntos”, indicó el funcionario.

Por tanto, Trump abogará por abandonar esquemas que impongan condiciones a los países “de arriba a abajo” o establezcan “un marco ideológico para la cooperación mundial”, y pedirá apostar en cambio por un “realismo con principios”, según la fuente.

Codevida convoca a una concentración en el IVSS para exigir solución a la crisis de medicamentos

ivss

La Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida (Codevida) convocó a una concentración este miércoles 12 de julio, en la sede principal del Seguro Social, a las 10:30 de la mañana, para exigir soluciones a la crisis en materia de salud por la falta de medicamentos.

La información fue difundida a través de una nota de prensa que reproducimos a continuación:

Estamos viviendo la crisis más profunda de los últimos años, ante la ausencia absoluta y prolongada de medicamentos y tratamientos para personas con condiciones de salud crónica, nos alarma el aumento de personas que han fallecido y los miles que han perdido su calidad de vida. Es inaceptable que las autoridades sigan negando la crisis humanitaria, alegando que existe una capacidad de respuesta por parte del estado.

El Estado debe tomar medidas inmediatas para evitar más daños irreversibles a la población de personas con condiciones de salud crónica (300.000personas). Las ausencias de tratamientos para personas con Cáncer, Hemofilia, Lupus, Esclerosis Múltiple, Parkinson, Trasplante, Colitis Ulcerosa, Hipertensión Pulmonar, Hepatitis entre otras tienen entre, seis (6) meses a un (1) año de ausencia, sin que el Instituto Venezolano de Seguro Sociales (IVSS) de respuesta.

Las personas afectadas por estas diferentes condiciones de salud dependen en su totalidad del suministro oportuno por parte del estado venezolano, siendo esta nuestra única opción para adquirirlos debido a sus altos costos, por esta razón la situación planteada es calificada de extrema urgencia al considerar que pone en riesgo la vida de quienes viven con estas condiciones.

Por este motivo hemos decidido convocar una concentración y exigir de inmediato acciones para que
se solvente la situación.

Una ignominia más, por Carolina Jaimes Branger

medicinas

@cjaimesb

 

En Venezuela hemos alcanzado los más bajos niveles de acciones gubernamentales. Como en Cuba, Corea del Norte, Zimbabue y otros países donde lo que importa es mantenerse en el poder a costa de lo que sea, sin que medie la conciencia de cuántas víctimas se dejan en el camino, ni a cuántas personas arrollan por lograr su cometido.

Decimos que ya nada nos asombra, pero no es verdad: siempre hay algo que logra sacudirnos. La semana pasada fue la detención -unas noticias dicen que fue el Sebin, otras que fueron miembros de colectivos que los entregaron al Sebin- del médico Gonzalo Müller y el obrero José Luis Spitia, ambos empleados del Hospital José Gregorio Hernández de Los Magallanes de Catia. La razón de su detención: haber aceptado cuarenta cajas de medicamentos donados por la ONG Rescate Venezuela y llevados por Lilian Tintori.

Los partes de muertes por falta de medicamentos crecen día a día, pero el gobierno se niega a pedir la ayuda humanitaria. Como si en el resto del mundo no supieran lo que pasa en Venezuela. No sé por qué hicieron lo que hicieron rechazando una ayuda para pacientes que no tienen cómo traer esos remedios del exterior. Tal vez dirán que los medicamentos no tenían permiso sanitario del Ministerio de Salud. Pero aquí han entrado insumos venidos de Cuba y de otros países del tercer, cuarto y quinto mundo, que han pasado por “GO” sin pagar los $200, como diríamos en la jerga del juego de monopolio y ahora el mismo ministerio que acepta “lo que sea” se da el lujo de detener remedios que vienen del primer mundo. Claro, ésos no representan negocio para ningún funcionario. Porque está clarísimo que en Venezuela todo pasa por un peaje. Desde el funcionario de menor jerarquía hasta los peces gordísimos cobran su tajada.

Quizás argüirán que no pagaron los impuestos correspondientes. Para fabricar excusas son unos expertos. Pero la verdadera razón para mí es que los llevó Tintori. Creen que llevándose detenidos al médico y al obrero van a poner a la gente en contra de ella, cuando lo cierto es que cada vez más personas se dan cuenta de lo falaz del discurso de quienes dicen amar al pueblo y decepcionados por haber creído en un proyecto que sólo estaba detrás del poder, le dan la espalda.

Resulta increíble que el gobierno que se proclama “humanista” prefiera dejar morir personas por falta de medicamentos, que recibirlos. Hace poco escribí sobre Diana, una señora que murió por falta de albúmina y plaquetas, medicamentos que producía la empresa Quimbiotec, orgullo del IVIC y de toda Venezuela, que fue desmantelada por el chavismo. Y así como ese caso, que me tocó de cerca porque Diana era hermana de un amigo mía, hay decenas de miles. Esas personas no han muerto de mengua: han sido asesinadas por quienes se niegan a declarar la emergencia de salud y no aceptan que otros hagan donativos. Peor aún, quienes no aceptan los medicamentos porque quien los trajo fue la esposa de Leopoldo López. Y todavía tienen el tupé de decir que López no es un preso político.

Encima, que miembros de los llamados colectivos puedan esposar y detener a personas libres que no han cometido delito, enloda aún más el muy sucio expediente de violaciones a derechos humanos en Venezuela. ¿Qué dice la Fiscalía? ¿Dónde está la Defensoría del Pueblo?

Todos estos actos de ignominia están siendo documentados y sus ejecutores más temprano que tarde, pagarán por ellos. Acaba de morir el último que a pesar de sus crímenes lo hizo tranquilo en su cama. Los de hoy son otros tiempos, anótenlo.

La ruleta rusa de medicarse en Venezuela
Los riesgos sanitarios que el Tribunal Supremo de Justicia buscaba blindar con su sentencia del 9 de junio de 2016 –evitar la exposición de la población a fármacos susceptibles de afectar la salud– son ya una realidad a causa de la aguda escasez
Los casos de adulteración, falsificación, venta ilegal, fallas en la calidad de los fármacos y la importación de genéricos cuestionados por la FDA se han incrementado. El Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel reporta 55 alertas sanitarias por circulación de medicamentos ilícitos, 27 por fallas en la calidad y 67 por cambios en la ficha de seguridad de los fármacos
La ley sancionada por el Parlamento para atender la crisis nacional de salud hubiera permitido recibir, de manera legal y segura, fármacos e insumos de la Organización Mundial de la Salud y de la Cruz Roja Internacional. Con el veto del TSJ a la recepción de ayuda humanitaria, miles de pacientes venezolanos se seguirán persignando y tomando lo que les den

 

@GitiW

“¿A USTED QUÉ LE PARECE ESTE MEDICAMENTO?”, preguntó la señora y le entregó la cajita. El farmacéutico inspeccionó el producto con cuidado y dio el veredicto: “no tiene registro sanitario, sin eso no hay garantía sobre la calidad y seguridad del medicamento”. A la señora se le aguaron los ojos. “Qué voy a hacer ahora, Freddy, yo no tengo recursos, tengo que usar lo que me den”.

Así estamos, muchos prefieren tomarse el medicamento a pesar de las dudas acerca de la calidad, asegura Freddy Ceballos, farmacéutico y presidente de la Federación Farmacéutica Venezolana. Desde que se agudizó la escasez de medicamentos, que según Fefarven supera el 80%, a la farmacia de Ceballos han llegado numerosos pacientes con medicamentos sin el debido registro sanitario e inclusive con genéricos sobre los que la Food and Drug Administration (FDA) ha levantado alertas.

No se trata de casos aislados. De acuerdo con la página web del Sistema Nacional de Farmacovigilancia (Cenavif) del Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel, actualmente hay 55 alertas sanitarias por circulación de medicamentos ilícitos, 27 reportes por fallas en la calidad y 67 por cambios en la ficha de seguridad de los fármacos. No obstante, el sistema de vigilancia, en vigor desde 2009, podría acusar un subregistro ya que el mismo se alimenta de reportes que realizan los propios laboratorios y, en menor medida, de las denuncias que presentan pacientes y personal sanitario.

 

madicamentos 1-02

“Mucha gente no denuncia porque su situación es muy comprometida, sobre todo si se trata de medicamentos que recibieron del Seguro Social, por ejemplo, genéricos cuya calidad está en entredicho por la FDA y que les causan efectos secundarios terribles”, explica Ceballos.

Tampoco denuncian aquellos cuya desesperación los ha llevado a pagar hasta 70.000 Bs por medicamentos oncológicos como Avastin, Herceptin y Mabthera, ofertados en las redes sociales tras haber sido sustraídos del IVSS, como consta en una comunicación que Fefarven envió al presidente del Instituto, Tnte. Cnel. Carlos Rotondaro, en abril de 2016. Ni reportan quienes compran anticonceptivos a través de las redes sociales ante la ausencia del producto en las farmacias.

Menos aún denuncian quienes para abastecer los menguados inventarios de sus droguerías y farmacias compran fármacos a “maletineros”, como se conoce a los vendedores de medicamentos de distribuidores no autorizados.

La escasez potencia los riesgos

Expertos de la Organización Mundial de la Salud describen en un reportaje publicado en la revista Newsweek en septiembre de 2015, que el incremento a nivel mundial en la circulación de medicamentos falsificados o adulterados responde principalmente a dos fenómenos, el primero es el aumento de las compras de fármacos a través de internet; el segundo es cuando hay contextos de escasez.

 

 

“Cuando hay escasez, los hospitales y clínicas se saldrán de los canales normales de suministro y los criminales explotan esa situación”, dijo a Newsweek el oficial de la OMS, Michael Deats.

 

Efectivamente, la escasez de medicamentos en Venezuela ya está favoreciendo el segundo tipo de fenómeno descrito por la OMS. “Debido a la escasez, ahora se escucha mucho que las farmacias compran a distribuidores clandestinos; también hemos visto casos de farmacias y centros de salud con sus facturas de compra legales en las que se colaron lotes falsificados debido a que en las droguerías adquirieron los productos a distribuidores distintos. El objetivo es justamente ese, infiltrar los productos adulterados en los canales regulares de distribución”, explican fuentes del Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel (INHRR) que piden la protección de su identidad.

Los riesgos sanitarios que el TSJ buscaba blindar con su sentencia del 9 de junio de 2016, a saber, evitar la exposición de la población a “fármacos susceptibles de afectar la salud y de prohibida administración a seres humanos”, son ya una realidad a causa de la aguda escasez, toda vez que los venezolanos buscan con desesperación hacerse de los medicamentos por cualquier vía: robados, comprados en redes sociales o donados.

Fuentes cercanas a la investigación confirman que los robos a camiones que transportan medicamentos se han incrementado desde mediados de 2015. “La industria farmacéutica informa cada vez que sus productos son robados; desde mediados de 2015 se han reportado entre 25 y 30 robos, sobre todo a las transnacionales que son las que han movilizado mayor cantidad de fármacos. Los hurtos se producen mayoritariamente en la autopista Regional del Centro. Estamos hablando de principios activos importantes, entre 200 y 300 presentaciones; sobre todo buscan anticonceptivos, medicamentos para enfermedades crónicas y de uso pediátrico”, describen.

Uno de los destinos de los medicamentos hurtados es la venta a través de las redes sociales con el objetivo de incrementar el valor de los productos; mas no todos los medicamentos se venden tal cual fueron hurtados, sino después de haber sido adulterados.

“Esa mercancía tiene un valor incalculable para quien la necesita; un paciente paga lo que sea por su tratamiento; pero hay que tener claro que el hecho de que el producto sea robado del fabricante no garantiza la inocuidad del medicamento y genera alertas por varias razones: primero, no se sabe en qué condiciones está siendo almacenado; segundo, se desconoce si modificaron algún elemento de la caja, como la fecha de vencimiento, por ejemplo, productos que se vencían en marzo de 2016 y alteran ese dato para marzo de 2017; tampoco se puede garantizar que el producto en sí no haya sido alterado, es decir, que lo que ofrezcan sean productos legítimos”, agregan.

 

Medicamentos 2

¿Verdadero o falso?

Deslice el cursor sobre la imagen para averiguarlo.

Quizás pocos se atreverían a comprar un remedio en un puesto de buhoneros, pero nadie desconfiaría de comprarlo en una farmacia. En la Venezuela de la escasez es mejor dudar. Sobre el anaquel de la farmacia El Nuevo Futuro, ubicada en el sector Pavia de Barquisimeto, estado Lara, reposaron en algún punto de noviembre de 2015 cajitas falsificadas de Lafigin (anticonvulsivante en el tratamiento de las crisis epilépticas parciales o generalizadas).

El empaque tenía una etiqueta adhesiva con el número de lote, fechas de elaboración y vencimiento, además de la impresión del laboratorio Biofarco, marca que no tiene relación con el medicamento el cual es elaborado por Gynopharm de Venezuela, S.A., quienes a su vez informaron no estar involucrados en la distribución de dicho lote. ¿Cómo fue a parar un lote falsificado al estante de El Nuevo Futuro?; ¿Cuántas personas habrán comprado e ingerido el producto?

Lafigin

 

El INHRR tiene actualmente en su página web 55 alertas por medicamentos ilícitos, entre ellas, marcas como Vick VapoRub, Teragrip Forte, Buscapina Plus, Benutrex, Resprin, Alivetnoc, Sinutab y Clorace. A simple vista, nada hace dudar de la procedencia y legitimidad del medicamento.

Sólo detalles que el consumidor promedio raramente verificaría delatan cuál producto es verdadero y cuál es falso, por ejemplo, que el número de lote esté impreso en lugar de troquelado, o que el nombre del ente autorizador sea M.S.D.S en lugar de M.P.P.S. Más no todos los casos permiten una verificación in situ ya que los medicamentos falsificados han copiado datos reales, como el registro sanitario correspondiente a un producto distinto; en esos casos, sólo una revisión contra la base de datos del INHRR permitiría determinar la inocuidad del fármaco.

CLORACE DOBLE

 

“El problema que se veía hace unos años era la venta de medicamentos en comercios informales, productos en su mayoría de origen colombiano que no estaban autorizados para ser comercializados en el país; los primeros análisis demostraron que los medicamentos no tenían el principio activo. Se trataba de productos como Teragrip, Centrum y otros multivitamínicos tipo Pharmaton, los cuales pasaban por la frontera de manera ilícita”, explican las fuentes del INHRR.

Con el tiempo -y a medida que se agudizó la escasez-, el perfil del producto falsificado cambió. “Antes se trataba de productos falsificados de manera masiva y burda, pero se fueron perfeccionando y ya no vemos una copia vulgar del Teragrip sino que empezamos a ver procesos de adulteración más sofisticados para cambiar de manera deliberada alguna información del empaque o etiqueta del producto original. Además, ya no falsifican grandes cantidades sino que adulteran unidades muy pequeñas que son fáciles de colar con lotes originales. También notamos que se trata de productos más costosos”, agregan.

La venta de medicamentos a través de las redes sociales es el actual foco de atención, ya que además de ser un delito conforme a lo estipulado en la Ley del Ejercicio de Farmacia y la Ley del Medicamento, representa una alerta sanitaria al no ser posible asegurar que los medicamentos no hayan sido adulterados.

Venta ilegal doble

Tún Tún, quién es, el maletinero

De acuerdo con las fuentes consultadas, la producción de los lotes falsificados se lleva a cabo en laboratorios clandestinos fuera del país, los cuales copian la información legal venezolana como el registro sanitario. Los productos falsificados o adulterados se cuelan en los canales regulares de distribución a través de “maletineros”, que son personas que representan a distribuidores no autorizados y se acercan a farmacias y droguerías para ofrecer productos difíciles de conseguir a causa de la escasez.

La alerta por medicamentos ilícitos más reciente, con fecha del 17 de mayo de 2016, es la de una solución fisiológica que tiene impreso el registro sanitario A-06215, el cual no está en la base de datos de medicamentos del organismo. El fabricante declarado es el Laboratorio Refimeca, C.A., que no está autorizado como fabricante de especialidades farmacéuticas; y el distribuidor es Gimequim C.A., RIF J-29826664-3, el cual aparece en los registros del Seniat.

 

GIMEQUIM RIF

 

El producto, según la alerta emitida por el INHRR, fue comercializado por Inversiones Bolisalud 2019, C.A., empresa privada creada en 2014 para “la importación, distribución y comercialización de todo tipo de insumos, repuestos, materiales y equipo médicos en general”, según describen en su página web; no obstante, detrás del reporte oficial hay una historia que da un giro hacia otra dirección.

Solución Fisiológica Gimequim

“Efectivamente nosotros llegamos a ofrecer la solución en algún momento, ya que nos la ofrecieron a nosotros, mas nunca llegamos a comercializarla porque nos dimos cuenta de que se trataba de una estafa. Nos la ofreció la empresa Gimequim, que estaba ubicada en Maracaibo. Su representante, Saúl Antúnez, nos contactó vía email para ofrecernos el producto y nos envió imágenes que mostraban el registro sanitario, mas nunca nos envió la carta aval que emite el Instituto”, narra José Miguel López, uno de los socios de Inversiones Bolisalud 2019, C.A.

Tras un intercambio de correos, los representantes de Inversiones Bolisalud decidieron viajar a Maracaibo para conocer al Sr. Altúnez y cerrar la negociación. “Viajábamos un lunes pero el domingo previo, a las 10 de la noche, el Sr. Antúnez nos mandó un mensaje diciendo que él ya no pertenecía a Gimequim y que la negociación se había caído. Nosotros ya teníamos los pasajes y decidimos ir de todas maneras. Allá corroboramos que la empresa no existía en la dirección que nos habían dado; confirmamos que era una estafa para pescar a empresas como la nuestra”, dice López.

Según consta en los correos intercambiados, la oferta de Gimequim C.A., llegó a Inversiones Bolisalud en enero de 2016, punto en el cual la escasez de solución fisiológica en el país alcanzó su pico más alto. “En el país no había una gota de solución fisiológica; esa empresa lanzó esa oferta en el momento de mayor escasez; como comerciantes estábamos súper interesados en obtener esas soluciones. En un primer momento estábamos desesperados por conseguir el dinero para hacer la inversión y confiamos en la palabra del proveedor acerca de la legalidad del registro sanitario; mas cuando el representante dejó de contestar el teléfono comenzamos a investigar”, relata Alejandro Chacón, otro de los socios de la empresa.

Los socios de Inversiones Bolisalud aseguran haber chequeado el número de registro sanitario impreso en la solución fisiológica y notaron que el mismo no correspondía al medicamento. En efecto, la alerta que emitió el INHRR en mayo de 2016 señala que aunque el número de registro sanitario es verdadero, el mismo no corresponde a productos farmacéuticos.

“La alerta del INHRR nos tomó por sorpresa porque nosotros no vendimos el producto; yo puedo ofrecer mi contabilidad para quien quiera revisarla; sí lo ofrecimos a nuestros clientes bajo la modalidad de orden de compra y cuando les notificamos que la venta no iba a realizarse muchos se desesperaron porque ellos a su vez la habían ofrecido, y en algunos casos hasta vendido, a otras clínicas. Nosotros no estamos escondiendo nada y por eso queremos contar la historia completa; fuimos unas víctimas, al final no fuimos estafados, no cumplieron su objetivo con nosotros pero tal vez con otros sí lo cumplieron”, dice Chacón.

Los esfuerzos por contactar al representante de Gimequim para conocer su versión fueron infructuosos.

Del apuro queda el cansancio… y múltiples fallas de calidad

La página del INHRR recoge actualmente 27 alertas por desvíos de calidad que aluden a alguna alteración de las características del producto especificadas por el fabricante, tales como el sabor, color, homogeneidad o PH; o también a problemas de etiquetado y empaquetado que no alteran la calidad del producto.

Las fallas de calidad que reportan voluntariamente laboratorios, casas de representación y particulares al detectar las falencias son evaluadas y, de confirmarse, se emite el reporte público de alerta sanitaria que suele preceder a la recolección de los lotes en circulación.

 

Entre los reportes por desvío de calidad figuran el hallazgo de un tornillo dentro de un frasco-ampolla del producto Omez, del Laboratorio Dr. Reddy´s, denuncia que generó la recolección y destrucción de los lotes afectados. También figura el reporte de seis lotes del fármaco Spiva, del laboratorio indio Claris Lifesciences Limited, los cuales debieron ser retirados del mercado en un plazo de 96 horas debido a que una falla en la materia prima generó que el tamaño de los glóbulos de la emulsión estuvieran fuera rango especificado en la ficha del producto.

Mas no todos los reportes llegan a la página del Instituto. La denuncia realizada acerca del medicamento Doxorrubicina, proveniente de la institución científica cubana Centro de Investigación y Desarrollo de Medicamentos (CIDEM), no aparece en la web, aunque fuentes del IVSS confirman que el medicamento sí fue retirado de circulación a raíz del reporte. Se trataba de un medicamento en cuya etiqueta se especificaba que el contenido debía protegerse de la luz y sin embargo estaba envasado en un frasco transparente.

 

Medicamento del CIDEM

En la práctica, no todas las fallas por razones de calidad ameritan que los productos sean retirados del mercado, de hecho, explican las fuentes, las fallas que más se han reportado en los últimos años son “fallas menores”, que incluyen, por ejemplo, la omisión de la impresión del farmacéutico o médico patrocinante; o la impresión del registro sanitario.

“Con la celeridad de la emergencia se han incrementado las fallas menores. Qué pasa ahora, que muchos productos no tienen impreso el número de aprobación dada la emergencia. Nos dicen que el medicamento necesita la aprobación para ya; cuál es el compromiso del fabricante, que los subsiguientes lotes cumplan con los requisitos legales venezolanos ya que el empaque original no viene ajustado a la información que requiere el Estado. También pasa que el Gobierno compra medicamentos del Fondo Rotatorio de la OMS y ellos no adaptan los empaques a los requerimientos de cada país”, explican.

Aclaran que a los medicamentos que importa el Gobierno sí se le hacen los debidos estudios y que se han retirado del mercado los lotes que no se comportan de la manera prevista. “Siempre que se reciben las denuncias de productos sin el registro sanitario lo primero es descartar falsificaciones, luego se verifica que el producto cumple con los parámetros de calidad; pero por lo acelerado del proceso no se garantiza el 100% de las especificaciones del producto”.

No poder escoger también es un riesgo para la salud

Tomar el medicamento que se consiga, bien sea a través del Seguro Social o de donaciones particulares, no está exento de riesgos a la salud pública. Eso lo saben bien los pacientes trasplantados y quienes sufren de cáncer cuyos medicamentos han sido rutinariamente cambiados de versiones originales a genéricas cuya calidad está en entredicho.

“El medicamento que venía tomando es Cell Cept, micofenolato de mofetilo, de Laboratorios Roche; luego lo cambiaron por el genérico Mofilet del laboratorio Emcure. Yo no lo tomé porque el nefrólogo me dijo que era preferible que pidiera cambio para uno que se llama Myfortic y que toman otros trasplantados (no es genérico). Mientras, me mantengo, con una reserva de Cell Cept que había comprado cuando todavía quedaba en Badan. Hace unos años el IVSS había cambiado el Cell Cept por un genérico uruguayo que a muchos nos cayó fatal. Esa vez sí lo probé y me daba unos mareos terribles. Ante las protestas de los trasplantados el IVSS volvió a comprar el Cell Cept, pero la deuda con el laboratorio es tan grande que creo que se negaron a importarlo más”, describe una paciente que pide no revelar su identidad.

Las dudas del nefrólogo acerca del genérico Mofilet se fundaban en la alerta internacional que emitió la FDA sobre el laboratorio de origen indio Emcure Pharmaceuticals por supuestamente amañar los datos de su planta. De acuerdo con la información de la agencia norteamericana, el laboratorio habría guardado registros incompletos, inexactos y falsificados de sus productos.

No se trata de la primera vez que el Gobierno ignora las alertas de la Agencia de Alimentos y Drogas estadounidense, ya que el Laboratorio Dr. Reddy´s, designado por el Estado como la punta de lanza del motor farmacéutico, también tiene una alerta similar a causa de malas prácticas farmacéuticas en varias de sus plantas en India, país de origen del laboratorio.

Mas los propios registros del INHRR indican que esta no siempre fue la práctica, ya que varios reportes en la página web del organismo alertan sobre las fallas de seguridad que emiten agencias internacionales como la FDA, la ASNM -Agencia Nacional de Seguridad del Medicamento y de los Productos de Salud de Francia-, y la EM -Agencia Europea del Medicamento-.

 

Alertas de seguridad, doble

“Hemos visto un incremento de pacientes descompensados por genéricos de mala calidad. Todos los medicamentos oncológicos, incluso los originales, son fármacos altamente tóxicos y producen muchos efectos secundarios; cuando usas versiones genéricas esos efectos se agudizan porque la toxicidad aumenta; los efectos secundarios son mucho más marcados y los tumores no disminuyen con la velocidad con la que evolucionarían con tratamientos originales”, explica una farmaceútica especializada en medicamentos de alto costo que labora actualmente para el Seguro Social, quien accedió a hablar con el resguardo de su identidad.

La entrevista con la especialista se retrasó casi una hora, una emergencia le impidió atender a la periodista. “Estás presenciando la crisis en vivo”, dijo a su regreso. “A esa paciente se le reventó la boca, el estómago y los intestinos por usar un genérico que no le prestó. Ya no tenemos otra alternativa que ofrecerle porque el original no se consigue. ¿Qué puedo decirle a esa persona, cómo la animo?, este estrés es una carga innecesaria para los pacientes que ya de por sí están devastados emocionalmente a causa de la enfermedad. La gente está desesperada; en oncología, si pierdes un ciclo puede progresar la enfermedad y pierdes todo el esfuerzo realizado”.

Con la salud, no vale aquello de que a caballo regalado…

“No es un secreto que se están recibiendo medicamentos donados por ONG y particulares y, claro, todo farmacéutico te va a decir que hay riesgos, pero en una situación como esta, en la que el Gobierno no colabora, la gente tiene que buscar soluciones. Si al paciente le presentas una caja proveniente de una donación se la va a tomar porque el riesgo es perder el trasplante. Así de sencillo, si no me tomo el medicamento pierdo mi trasplante”, dice Francisco Valencia, presidente de Codevida.

De acuerdo con Valencia, los medicamentos donados suelen ser de tipo complementario, “no se trata de medicamentos de alto costo y alto riesgo, no llevan refrigeración, ni son para el cáncer o trasplante, ni biológicos. Estamos en una situación tan grave que estas donaciones ayudan en algo. Ahora bien, las donaciones privadas no van a solventar la crisis; la única solución viable es aceptar la ayuda internacional”.

Qué significa la ayuda humanitaria, pues recibir de manera supervisada a nivel mundial y nacional los insumos que necesitamos, apunta Valencia. “La sentencia del TSJ confunde dos cosas: la Ley que sancionó la Asamblea Nacional es para gestionar la ayuda humanitaria a través de los mecanismos internacionales, no estamos hablando de las colectas que están haciendo los venezolanos en todo el mundo, eso es otra cosa; la intención de la Ley -lo sé porque Codevida participó en la redacción-, es canalizar los mecanismos formales de cooperación y ayuda internacional humanitaria en vista de la fragilidad financiera del Estado y de la incapacidad actual de solventar las deudas del sector con sus proveedores; no son sólo medicamentos, también estamos hablando de insumos médicos para paliar las precarias condiciones hospitalarias”.

Sin embargo, el TSJ sostiene en su argumentación del fallo que “aceptar la cooperación internacional expondría a grave riesgo a la población, al obligar a la recepción de productos medicinales que podrían estar en etapa de investigación (pre comerciales)”.

“Creo que el TSJ no maneja bien el tema de la ayuda humanitaria porque se ha distorsionado con el tema de los donativos de los particulares; reitero, solamente se toma como ayuda humanitaria lo que se gestiona a través de la OMS, la oficina de ayuda humanitaria de las Naciones Unidas y de la Cruz Roja Internacional. Los medicamentos que llegan al país por esa vía son previamente certificados por la FDA y la OMS y luego pasan por la revisión de nuestras autoridades sanitarias; no se trata, en ningún caso, de medicamentos que están en período de prueba, como dice de manera equivocada la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia”, explica el presidente de Codevida.

Al desmontar los argumentos en torno a los riesgos a la salud pública sobre recibir ayuda humanitaria sólo quedan en pie las razones de orden político, es decir, las referidas a la “usurpación de las competencias del poder Ejecutivo” por la Asamblea Nacional. Mas siendo imposible tapar el sol con un dedo, la propia  Sala Constitucional del TSJ exhortó, en el mismo fallo del 9 de junio, a que los poderes públicos “actúen de forma coordinada con miras a lograr el bien común de la población, siempre dentro del marco de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela”.

¿Y qué dice la Constitución? Que la salud es un derecho social fundamental, obligación del Estado, que lo garantizará como parte del derecho a la vida (Art. 83); que el sistema público nacional de salud garantizará el tratamiento oportuno (Art. 84); y que el financiamiento del sistema público nacional de salud es obligación del Estado, para cuyo presupuesto garantizará los recursos (Art. 85). Sería momento para que alguien recordara, entre tanta frase memorable, aquello de que dentro de la Constitución, todo, fuera de ella, nada.  

 

medicamentos-04