elecciones presidenciales archivos - Runrun

elecciones presidenciales

Edgar Zambrano reitera llamado a elecciones presidenciales
Zambrano destacó que se debe alcanzar un acuerdo político para designar un comité de postulaciones que permita cambiar las autoridades del CNE

El primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, Edgar Zambrano, reiteró este martes 28 de octubre que desde el Parlamento insisten en la realización de elecciones presidenciales para obtener una salida democrática a la crisis que atraviesa el país.

En una entrevista ofrecida a Unión Radio, Zambrano desestimó los llamados a unos comicios parlamentarios destacando que la AN “no es el fondo del problema”, sino las “decisiones políticas equivocadas del Ejecutivo”.

 

“La angustia y el sufrimiento de nuestro pueblo no se soluciona con una elección parlamentaria, se soluciona con una elección presidencial, que equivale a un cambio de modelo político, de un fracaso de políticas públicas”, dijo.

 

Por otra parte, afirmó que para lograr la designación de un comité de postulaciones que lleve a un cambio de autoridades del Consejo Nacional Electoral, debe existir un acuerdo político.

“La implementación de la política como mecanismo de resolución del conflicto que vive el país pasa por un acuerdo político, no hay otra posibilidad cierta para obtener un nuevo Poder Electoral, un nuevo árbitro que sea árbitro y no parte”, añadió.

Con información de Unión Radio

Partidos minoritarios y el régimen de Maduro planean elecciones parlamentarias y no presidenciales
Ameliach aseguró que la comisión planea conformar un nuevo CNE, ofrecer garantías electorales y representación proporcional

El constituyente Francisco Ameliach informó este lunes 21 de octubre que los partidos minoritarios y representantes del régimen, reunidos en mesas de negociación, planean realizar elecciones parlamentarias, pero no presidenciales.

Durante una rueda de prensa realizada desde el hotel Meliá Caracas, Ameliach dijo: “La Constitución no plantea elecciones presidenciales, las que estamos evaluando en esta mesa son las que corresponden constitucionalmente el año que viene que son las del Parlamento Nacional”.

Asimismo, aseguró que la comisión complementaria que evalúa conformar un nuevo Consejo Nacional Electoral, garantías electorales y representación proporcional. Además, el constituyente anunció la conformación de tres mesas temáticas: Partidos políticos, comisión electoral y economía.

 

“Establecimos un cronograma para darle respuestas a esos tres grandes temas y el más importante, que es la propuesta de volver al sistema de representación proporcional”, dijo.

 

Los miembros de esta comisión, la cual está presidida por el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, son los siguientes:

Francisco Ameliach de Orta, Verónica Brito, Ricardo Rojas, Alfredo Catalán y José G Aparicio por el partido Cambiemos; Leonardo Morales y Daniel Santolo de Avanzada Progresista; Josefina Baldo (Decu MAS) y Segundo Meléndez del MAS.

*Con información de El Pitazo

Conferencia Episcopal Venezolana pide realizar nuevas elecciones presidenciales en Venezuela

LA CONFERENCIA EPISCOPAL VENEZOLANA (CEV) exhortó este jueves a la realización de elecciones presidenciales “en el menor tiempo posible” y bajo supervisión de organismos internacionales, con el fin de sustituir a Nicolás Maduro, al que consideran al frente de “un Gobierno ilegítimo y fallido”.

En rueda de prensa, el arzobispo Jesús González de Zárate dio a conocer el documento “Dios quiere para Venezuela un futuro de esperanza”, en el que se afirma que ante “un Gobierno ilegítimo y fallido, Venezuela clama a gritos un cambio de rumbo, una vuelta a la Constitución”.

Los obispos proponen “la elección en el menor tiempo posible de un nuevo presidente de la República” y apuntan que “para que sea realmente libre y responda a la voluntad del pueblo soberano” serían necesarias “condiciones indispensables” tales como “un nuevo Consejo Nacional Electoral imparcial” y “la actualización del registro electoral”.

Además, la CEV fija entre las condiciones de esa elección presidencial “el voto de los venezolanos en el exterior”, un elemento clave tomando en cuenta la emigración de más de cuatro millones de venezolanos en los últimos años, según estimaciones de la ONU.

Los obispos venezolanos piden también “una supervisión de organismos internacionales”, entre los que citan a la ONU, la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea.

Otra de las solicitudes de la CEV es “el cese de la Asamblea Nacional Constituyente”, el cuerpo legislativo conformado por militantes del chavismo y al que la oposición y varios países no reconocen.

Los obispos consideran que “la compleja y dramática situación” venezolana “queda reflejada” en el último informe de la alta comisionada de Naciones Unidas para los derechos humanos, Michelle Bachelet, que apunta presuntas violaciones a los derechos fundamentales en el país.

En este sentido, los obispos venezolanos consideran que “es urgente que se permita la entrada masiva y distribución de la ayuda de alimentos y medicinas” bajo “supervisión internacional” y sin “diatribas partidistas”.

La Iglesia Católica venezolana instó a los miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, cuerpos policiales y el Ministerio Público a cumplir “sus deberes constitucionales” para erradicar “las prácticas de persecución y tortura”, que asegura imperan en la nación.

Centro de Estudios Políticos y Gobierno UCAB: 64,6% de los venezolanos votarían si hay elecciones presidenciales

64% DE LOS VENEZOLANOS ESTÁ está dispuesto a votar en caso de que se convoquen elecciones presidenciales, a lo que se agregaría un 15,1% que quizás sí lo haría; pero el condicionante más importante para participar es que sea cambiado el Consejo Nacional Electoral.

Este es uno de los principales resultados de la última encuesta realizada por el Centro de Estudios Políticos de la UCAB, con trabajo de campo de Delphos, en la cual se indica que la disposición a votar sube a 70,2% si cambia el CNE, si existe observación electoral, si Nicolás Maduro renuncia y si éste no es candidato.

En la encuesta se indica que en el caso de una elección, el candidato de la oposición podría obtener 67% de los votos (12,9 millones de votos) y el del chavismo 33% (6,3 millones). En el escenario de que la magnitud de la diáspora pudiera afectar el voto opositor, se mantendría una ventaja pues obtendría unos 9,9 millones de votos.
Esta fue una de las conclusiones presentadas durante el Foro Perspectivas Económicas, Políticas y Sociales de Venezuela para el Segundo semestre de 2019, convocado este jueves por el Centro de Estudios Políticos y Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello.

En este encuentro participaron como ponentes Benigno Alarcón, director del Centro de Estudios Políticos y Gobierno de la UCAB; Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica; Maria Gabriela Ponce, socióloga del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Ucab; Phil Gunson, analista de Crisis Group para Venezuela; y Félix Seijas, director de Delphos.

Benigno Alarcón, director del CEPyG de la Ucab, al abordar los resultados del estudio de opinión, resaltó que existe una diferencia con la percepción sobre la posibilidad de cambio en Venezuela este año, ya que se ha pasado de 38,7% en noviembre a 50,6% en mayo. También destacó el hecho de que 54,7% estima que Juan Guaidó ganará el conflicto en comparación con 27,3% que considera que será Maduro.

Utilizando una metodología de visualización de cuatro escenarios, Alarcón explicó que el primero es la continuación del régimen, el segundo es la autocratización militar, el tercero una transición tutelada y el cuarto una transición perfecta. Comentó que el tercero tendría mayor probabilidad, tomando en cuenta las acciones de la comunidad internacional y las condiciones internas para una salida al conflicto. Pero advirtió que para que se genere un escenario de transición hace falta, no solo que la comunidad internacional pro-democracia genere más presión, sino también una movilización masiva de la gente, unidad opositora y que ocurra una división en el bloque en el poder.
Al analizar los factores de presión, anticipó que es muy probable que las movilizaciones se activen sobre todo a partir de septiembre, ya que los problemas de los venezolanos serán mayores, y es un periodo cuando tradicionalmente se genera más acción social y política.

A su juicio, no debe cerrarse la puerta a la posibilidad de una negociación, pero recomendó incluir a actores más influyentes. En el caso del gobierno, destacó que entre ellos deberían estar los militares y otras instituciones, pues no necesariamente los que pueden decidir son los que se están sentando a negociar.

Sentimientos activadores

Félix Seijas, director de la encuestadora Delphos, expuso que en el estudio se encuentra un hallazgo importante: los sentimientos activadores de la gente frente a la situación actual del país han aumentado, mientras que los inhibidores han disminuido. Los esperanzados pasaron del 24,7% en noviembre a 33,8% en mayo y los molestos subieron del 21,7% al 23,8%. Entre estos dos factores activadores hubo un incremento combinado al pasar de 46,5% a 57,6%. En contraste, los sentimientos inhibidores (tristes, deprimidos, desilusionados), bajaron en su conjunto del 43,6% al 36,5%.

El estudio de opinión muestra que de mantenerse la situación actual, 31,4% está dispuesto a seguir luchando sin correr muchos riesgos, 25,4% a hacerlo asumiendo riesgos y un 10,5% estaría proclive a armarse para luchar. Por otra parte, 21,7% optaría por quedarse tranquilo y adaptarse y 10,6% buscaría la manera de irse del país.

La encuesta del CEPyG Ucab-Delphos indica que luchar asumiendo todos los riesgos aumenta a 39,4% entre los opositores que apoyan al liderazgo, y a 37% entre los opositores que no lo apoyan.

En la hipótesis de que Guaidó sea apresado, del total de los encuestados 25,1% se adaptaría, 22% lucharía corriendo todos los riesgos, 20,4 lo haría sin correr muchos riesgos, 16,9% emigraría y 15,3% se armaría para luchar.
Regionalización de la crisis

Phil Gunson, analista de Crisis Group, explicó que ya la crisis venezolana pasó a ser regional, especialmente por el impacto de la emigración en América Latina. “Incluso con repercusiones que van más allá, lo que ha activado a actores de gran peso internacional como Estados Unidos, China, Rusia y Europa”, dijo.

Según su observación, la tendencia en la comunidad internacional es a generar las condiciones para que se produzca una negociación. “Todas las iniciativas tienden en esa dirección”, y puso como ejemplo la reunión convocada para el 6 de agosto, cuando en la práctica se realizará una cumbre mundial para analizar la situación venezolana.

Según Gunson, se ha producido una brecha entre lo que sucede internacionalmente y lo que ocurre dentro del país. “Todos los actores internos deben saber que es muy importante escuchar a la comunidad internacional”.
Ajuste económico recesivo

El economista Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica, demostró cómo el país produce la mitad con respecto a hace seis años. Este año habrá una contracción de 36% de la economía, después de haber caído 52% desde 2013.
Expuso que el chavismo ha hecho un ajuste tardío, incompleto, que agrava esa recesión, pero que le ha dado resultados parciales para desacelerar la hiperinflación. Ha recortado gasto público. Permite liberación de precios y tarifas, aunque sin derogar las leyes de controles. Por otra parte está restringido el crédito y hay menos monetización. Comentó también que hay un esquema cambiario de menos controles y sin penalizaciones.

Pero Oliveros advirtió que hay una serie de factores en contra de una estabilización: hay una restricción externa, con lo cual el gobierno no tiene divisas. Y no tiene capacidad de generarlas.

También se está produciendo un efecto de las sanciones, se mantiene el colapso de los servicios y de los ingresos fiscales, con escasa credibilidad y problemas de coordinación para la ejecución de las políticas.
Anticipa que se va a profundizar la dolarización, pero continuará la hiperinflación en bolívares, con el agravante de que solo un sector de la población minoritario que se mueve en divisas.

“Sin transición política no habrá transición económica, y aquí el modelo chino no es viable”, afirmó Oliveros.

Mayor pobreza

La investigadora social María Gabriela Ponce, expuso que según la encuesta Encovi, cada vez hay más pobreza y es la tendencia que se proyecta para el cierre de este año. Ya el año pasado 51% de los hogares venezolanos por ciento está en pobreza multidimensional, un concepto que combina las privaciones en vivienda, educación, estándar de vida, servicios, trabajo y protección social. En 2014 esa cifra estaba en 39%.

Advirtió que esta situación es mucho más dramática en ciudades pequeñas, donde el índice alcanza el 75,3%.

Expuso que 89% de los venezolanos tienen insuficiencia de ingresos para compra de alimentos. “La preocupación mayor que expone la gente es quedarse sin comida en el hogar, especialmente en el sector de menores ingresos, que supera la media”, comentó Ponce.

87 por ciento de los hogares tiene inseguridad alimentaria. Una de las consecuencias de esta situación es que existen 800 mil niños menores de 5 años en riesgo de desnutrición o desnutridos y la mitad de ellos tienen talla baja por desnutrición crónica.

La encuesta Enconvi también refleja que la gente que emigra, tendencia que sigue en crecimiento, busca de oportunidades de trabajo, especialmente para poder enviar remesas a los familiares.

Explicó que aunque no es posible hacer proyecciones con cifras, “con mucha probabilidad las tendencias negativas en términos de la condición social de los venezolanos no van a mejorar aceleradamente en el corto plazo, dado el enorme deterioro acumulado”.

Agregó que no es posible revertir estas realidades sin un cambio del modelo de desarrollo y de la concepción de la política económica y social que se ha venido manejando en el país.

Concluye primera reunión en Oslo con elecciones presidenciales en la mesa

LA PROPUESTA DE ELECCIONES PRESIDENCIALES fue el principal aspecto a discutir en la primera reunión oficial entre los representantes de Nicolás Maduro y del presidente del parlamento y mandatario encargado, Juan Guaidó, en Oslo, Noruega.

De acuerdo con los primeros reportes tras el cierre de la reunión, se planteó sobre la mesa la celebración de elecciones presidenciales para finales del año, mientras que el punto de tensión al respecto pasaría por la participación de Nicolás Maduro como candidato en estos comicios.

En este sentido, otro de los aspectos fundamentales relacionados con las elecciones tendrían relación con el aval que tendrán. Por lo tanto se podría plantear, en las jornadas venideras, la presencia de organismos internacionales, entre los cuales se manejaría la Organización de las Naciones Unidas. Esto en razón de que la oposición exige comicios transparentes y verificables.

Entre las otras demandas realizadas por la oposición, figuran desmantelar los colectivos, aprobar la entrada de ayuda humanitaria y revisar la situación de los presos políticos detenidos en las cárceles venezolanas.

Mientras esta reunión se celebraba, Maduro fraguaba un discurso radicalmente opuesto a los temas que se manejarían en Oslo, pues hizo un llamado a participar en elecciones pronto, sin embargo, se refería a las parlamentarias.

El mandatario dijo a sus acólitos que deben prepararse para una “victoria electoral” ya que más tarde que temprano se celebrarán los comicios para “renovar la Asamblea Nacional”.

Lorena Meléndez Dic 30, 2018 | Actualizado hace 10 meses
2018: El año del desquite
La imagen de un gobierno que se vio debilitado durante las manifestaciones de 2017 quedó atrás durante 2018. El año, más bien, sirvió no solo para que Nicolás Maduro se levantara, se reeligiera, sino para que endureciera sus castigos contra la disidencia, aplanada por el mazo del desquite

 

@loremelendez

MATAR A UN ICONO DE LA “RESISTENCIA”, mostrar a un preso político semi desnudo y lleno de excremento, arrasar con cualquier militar que suponga una amenaza. Estas son tres acciones que confirman que el gobierno de Nicolás Maduro, tan cuestionado en 2017 por reprimir a las millones de personas que protestaron en su contra y señalado porque las fuerzas leales a él ejecutaron al menos a 83 de las 158 que murieron en medio de los conflictos, no se quedó de brazos cruzados durante 2018. Todo lo contrario.

Aunque el año pasado ya acumulaba nueve denuncias ante la Corte Penal Internacional –incluida la del Alto Comisionado de la ONU, Zeid Ra‘ad al Hussein, quien pidió la apertura de una investigación sobre crímenes de lesa humanidad al mandatario venezolano- Maduro, lejos de asumir una postura que lo distanciara de estos delitos, en 2018 parece haber tomado una que lo reafirmó como violador de derechos humanos. Después de lo débil que se vio durante los cuatro meses de manifestaciones de abril de 2017 y de las sanciones impuestas por Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea en contra de su investidura y la de sus funcionarios más cercanos, Maduro mostró su lado más represivo.

El verbo “desquitar”, según el diccionario de la Real Academia Española, se define como “tomar satisfacción, vengar una ofensa, daño o derrota”. ¿Fue esto lo que hizo el primer mandatario? Aquí un repaso a los hechos que apuntan hacia esta hipótesis.

El castigo a los rebeldes: la muerte de Óscar Pérez


Apenas dos semanas después de que comenzara 2018, el gobierno dio su primera embestida. Durante la madrugada del 15 de enero, decenas de agentes de las fuerzas de seguridad del Estado, armados con fusiles, granadas y lanzacohetes, rodearon un chalet del Kilómetro 16 de El Junquito donde se había refugiado el piloto rebelde Óscar Pérez y seis de sus compañeros.

Fue ese el inicio de la “Operación Gedeón” (que en hebreo significa “destructor” o “guerrero poderoso”), que horas después mató a todos los insurgentes con disparos en las cabezas, de acuerdo con las actas de defunción de las víctimas. El mismo Pérez, antes de morir y con el rostro ensangrentado, hizo saber lo que pasaría a través de un video que se difundió en redes sociales: “No quieren que nos entreguemos. Literalmente nos quieren asesinar. Nos lo acaban de decir”.

Así acabó la historia del hombre que se había convertido en un emblema de la resistencia contra el gobierno de Maduro, aquel inspector del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) que sobrevoló los cielos de Caracas el 27 de junio de 2017, a bordo de un helicóptero policial robado, con una pancarta que llamaba a la desobediencia civil en medio de las protestas antigobierno que ese año dejaron 158 caídos, de acuerdo a cifras y datos recolectados por Runrun.es. El mismo que asaltó un fuerte militar para robar armas y que planeaba una estrategia para derrocar al mandatario.

Horas después de lo que luego se conoció como “La masacre de El Junquito”, Maduro aplaudió la labor de las fuerzas de seguridad por acabar con lo que consideró un “grupo terrorista”. También lanzó una advertencia a cualquiera que intentara sublevarse: “Todo el que entre por el camino del terrorismo y haga armas contra la República, tendrá la oportuna respuesta de nuestras fuerzas armadas y policiales”.

El suceso no acabó allí. Los familiares tuvieron que esperar una semana para que les entregaran los cuerpos de los caídos. Los obligaron a enterrarlos sin un funeral previo y en cortas ceremonias hechas solo con la presencia de los familiares directos a primeras horas de la mañana o en la noche, como fue el caso de Lisbeth Andreína Ramírez, la única mujer del grupo.

Ni uno libre: el año de los militares presos

Tras la masacre de El Junquito, el gobierno comenzó una purga en las filas de sus fuerzas de seguridad. Al menos nueve militares, entre ellos siete primeros tenientes, fueron arrestados por supuestamente tener vínculos con el piloto rebelde. Y la persecución continuó en los meses siguientes.

A finales de febrero, once soldados fueron expulsados de la Fuerza Armada Nacional, mientras que trece oficiales de alto rango fueron degradados “por haber intentado por medios violentos cambiar la forma republicana de la nación”. La orden, dictada por Nicolás Maduro, se publicó en Gaceta Oficial e incluía al general y exministro de la Defensa, Raúl Isaías Baduel, preso desde 2009; Antonio Rivero, dirigente de Voluntad Popular en el exilio; Hebert García Plaza, exministro de Alimentación y al capitán Juan Caguaripano, quien en agosto de 2017 asaltó un fuerte militar.

Días después, ya en marzo, a otros nueve uniformados –entre estos seis tenientes coroneles, un primer teniente y dos sargentos– se les acusó de haber formado una célula insurreccional llamada “Movimiento de Transición a la Dignidad del Pueblo”. A todos les imputaron los delitos de instigación a la rebelión y actos contra el decoro marcial.

En mayo, en días previos a las elecciones presidenciales, 18 efectivos corrieron la misma suerte.  La mayoría pertenecía a la Unidad de Operaciones Especiales (Uope), integrada por miembros de la Armada Venezolana y a la Aviación Militar.

La experta presidenta de la ONG Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional, Rocío San Miguel, ha señalado varias veces la gravedad del fenómeno. “No dudo en señalar que el gobierno de Venezuela enfrenta la peor crisis militar desde 1992 (cuando Hugo Chávez encabezó un intento de golpe de Estado contra Carlos Andrés Pérez). La del 2002 (cuando intentaron derrocar a Chávez) fue palaciega, de allí la diferencia”, escribió en su cuenta en Twitter en 1992.

Presidenciales adelantadas o cómo desmotivar a un votante

 

Luego de haber impuesto la elección de una asamblea nacional constituyente (anc) en 2017, dejar fuera de juego a los principales líderes de la oposición e invalidar a la mayoría de los partidos políticos no oficialistas, el gobierno dio una estocada letal a la voluntad popular de participar en comicios electorales: anticipar las presidenciales de 2018 para aprovechar el desánimo en las filas de sus adversarios y evitar que las condiciones económicas empeoraran y que se hiciera más cuesta arriba la conquista de los votos.

La convocatoria a las votaciones, hecha a través de un decreto de la anc, torpedeó el proceso de diálogo que se llevaba a cabo entre el Ejecutivo y un sector de la oposición venezolana. Uno de los puntos que se discutía en esas negociaciones era precisamente la fijación de la fecha de las presidenciales y las condiciones que acordarían ambos bandos.

Luego de realizarse, 19 países de la Organización de Estados Americano (OEA) desconocieron las elecciones. Lo mismo hicieron las naciones que conforman de la Unión Europea. Ambas instituciones argumentaron su decisión por la falta de garantías democráticas al momento de los comicios. Sin embargo, el oficialismo continuó adelante y espera la llegada de 2019 para la juramentación de Maduro en un nuevo período presidencial.

Requesens está desnudo… Y los represores también

El diputado a la Asamblea Nacional por el estado Táchira, Juan Requesens, se convirtió en el segundo semestre del año en otra víctima del allanamiento ilegal de la inmunidad parlamentaria que ha practicado el gobierno de Maduro contra los miembros clave de la oposición. Sin embargo, su caso sobrepasó el abuso de autoridad y dejó en evidencia a un Estado en el que se viola y humilla a quienes se oponen.

A Requesens se lo llevaron 14 funcionarios del Sebin del edificio en donde vivía, en Terrazas del Club Hípico, en Caracas. El arresto ocurrió el martes 7 de agosto y en ese procedimiento también fue detenida su hermana, Rafaela Requesens, presidenta de la Federación de Centros Universitarios FCU-UCV (2017), quien fue liberada poco después.

El parlamentario, en cambio, fue enviado a los calabozos de la sede policial del Helicoide, lugar en donde se grabaron dos videos difundidos en redes sociales: uno, publicado por el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, en el que el diputado confesó haber facilitado el paso fronterizo a Juan Monasterios, presunto implicado en el estallido de dos drones ocurrido durante un acto oficial presidido por Maduro; y otro, donde se ve al arrestado en unos boxers manchados de excremento, mientras se da la vuelta ante una voz que se lo ordena.

Horas después de la difusión de los audiovisuales, familiares de Requesens escribieron a través de su cuenta en Twitter que tales imágenes confirmaban que el parlamentario “había sido sometido a coacción, tratos crueles e inhumanos”. Más tarde, el mismo asambleísta le comentó a su abogado que no recordaba haber grabado esos videos.

“Esta es la actuación de un Estado que no es democrático, donde la arbitrariedad se ha convertido en la norma (…) y que la Asamblea Nacional Constituyente se abrogó una tarea para la cual no tiene facultades en nuestra Constitución, como es la aprobación del allanamiento de la inmunidad parlamentaria del diputado Requesens”, denunció entonces, ante cámaras, el coordinador de la ONG Provea, Rafael Uzcátegui.

Para el momento en el que todo esto sucedió, Requesens ya llevaba dos días y medio detenido y la situación continuó hasta casi una semana después cuando, en violación al debido proceso, fue presentado ante tribunales con más de 80 horas de retraso, sin que sus parientes pudieran verlo o hablarle. Este encuentro fue solo posible 40 días después del arresto.

Al diputado le imputaron los delitos de instigación pública continuada, homicidio calificado en grado de frustración contra el presidente Nicolás Maduro, homicidio calificado en grado de frustración contra los militares de la Guardia Nacional Bolivariana, uso de artefactos explosivos, asociación para delinquir, financiamiento al terrorismo, daños a la propiedad y  traición a la patria. Defensores en derechos humanos han calificado lo sucedido como una muestra de “terrorismo de Estado”, es decir, una práctica oficial que busca manipular a la población a través de la generación del miedo y el terror en la sociedad.

Requesens sigue preso.

Albán y las ventanas del piso 10

El misterio sobre la muerte del concejal de Primero Justicia, Fernando Albán, continúa cuatro meses después de haber ocurrido. Su cuerpo cayó desde el piso 10 del edificio del Sebin en Plaza Venezuela y mientras el gobierno aseguró que se trató de un suicidio, dirigentes de oposición señalaron que fue un homicidio. Julio Borges, el ex presidente de la Asamblea Nacional que hoy está en el exilio, afirmó que lo lanzaron luego de matarlo.

Las versiones oficiales sobre el hecho se difundieron antes de que se practicara una autopsia al cadáver y fueron tanto diferentes como inconsistentes. Mientras que el fiscal general Tarek William Saab dijo que Albán saltó desde la ventana de un baño al que pidió ser llevado, el ministro de Interiores, Justicia y Paz, Néstor Reverol, apuntó que el concejal se tiró desde un ventanal de la sala de espera cuando iba a ser trasladado a tribunales. Sin embargo, ex presos políticos y fuentes del cuerpo de seguridad confirmaron a Runrun.es que ningún prisionero está sin custodia en ese piso, ni siquiera cuando va a los sanitarios.

El suceso provocó que distintas organizaciones internacionales y diplomáticos se pronunciaran sobre el caso: desde la oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos y la secretaría general de la OEA, hasta representantes de la Unión Europea y de gobiernos de países como Estados Unidos y Argentina. En Venezuela, el reclamo lo hicieron desde defensores de derechos humanos hasta la Arquidiósecis de Caracas.

Albán fue el tercer preso político que murió en custodia del Sebin. Lo antecedieron Rodolfo González, conocido como “El Aviador”, un ex capitán de la Aviación Civil que estuvo asociado a las protestas antigobierno de 2014 y a quien encontraron ahorcado en su celda de El Helicoide; y Carlos Andrés García, concejal del municipio Páez de Apure, que fue detenido en medio de las protestas de diciembre de 2016 tras la salida de circulación del billete de 100 bolívares y murió al no recibir atención médica luego de haber sufrido varias crisis de tensión y un accidente cerebrovascular.

Aunque no se ha imputado a ningún funcionario por la muerte de Albán, el jefe del Sebin, Gustavo González López, fue destituido de su cargo poco después del suceso.

Un mal llamado reconversión monetaria

No hubo ningún economista reconocido en Venezuela que le diera un espaldarazo a esta decisión del gobierno de quitarle cinco ceros a la moneda sin tomar conjuntamente medidas para frenar la hiperinflación que vive Venezuela desde finales de 2017. En lugar de comenzar “un gran proceso histórico de recuperación económica”, tal como lo prometió Maduro, la medida devastó el bolsillo ya ahuecado del venezolano.

La reconversión monetaria y el consecuente aumento de salarios impulsó todavía más el ascenso acelerado de los precios. Según las cifras publicadas por el Hambrómetro, provenientes de una firma de análisis económico, el costo de la canasta alimentaria básica se triplicó en los dos meses posteriores a la salida del nuevo cono monetario, cuyo billete de más alta denominación (500 bolívares soberanos) solo sirve a finales de 2018 para comprar seis huevos.

El efecto en la hiperinflación contribuyó incluso a que el dólar perdiera valor adquisitivo en el mercado venezolano. Según un informe de Econométrica publicado en noviembre, luego del aumento de salario mínimo decretado a raíz de la reconversión monetaria –subió 6.000 % en cuestión de horas (pasó de 30 a 1.800 Bs. S.)- ”algunos agentes económicos tuvieron que vender una mayor cantidad de divisas para hacer frente a sus obligaciones”. Hoy, con el más reciente incremento salarial, que lo situó en 4.500 Bs, solo pueden adquirirse cinco hallacas.

Mientras Maduro comió en 2018 el plato frío de la venganza, más de 3 millones de venezolanos emigraron para intentar alimentarse mejor.

De Chávez a Bolsonaro: La gran lección, por Jesús Seguías

 

1.- EL EX-PRESIDENTE BRASILEÑO FERNANDO HENRIQUE CARDOSO resume de manera muy clara quién es Bolsonaro: “El capitán retirado del ejército Jair Bolsonaro es un oscuro parlamentario, apoyado por un partido casi inexistente, el PSL (Partido Social Liberal) … Con un fuerte cariz autoritario … Bolsonaro es una hoja seca impulsada por el vendaval de todas estas transformaciones. Simboliza el ansia del orden ante el miedo a lo desconocido … Presenciaremos la “barbarie”. No se trata de la vuelta al fascismo: la historia, en este caso, no se repite. Se trata de otras formas de pensamiento y acción no democráticas.”

2. El desconocido Bolsonaro, sin el respaldo de un partido poderoso y con muy pocos recursos económicos, interpretó lo que sienten los brasileños ante la inseguridad ciudadana, la crisis económica, y la podredumbre ética de los políticos gobernantes (Venezuela Dixit).

3. También interpretó el rechazo de los brasileños a la sociedad parasitaria estimulada por gobiernos izquierdistas que reparten mucho a los pobres sin preguntarse “quién paga la cuenta”. Bolsonaro quiere una sociedad productiva no parasitaria. Y eso hizo click.

4. Tengo varios años diciendo que “cuando los políticos de oficio fallan, los pueblos inventan”. No importa si la opción es de izquierda o de derecha, con tal escuchen al pueblo y pongan mano a una narrativa poderosa. Y Jair Bolsonaro es otro invento más.

5. La sociedad mundial, especialmente en América Latina, tiene rato inventando opciones diferentes a los partidos congelados en la historia, anclados en paradigmas que ya no dicen nada a los ciudadanos, y que no responden a las exigencias del nuevo elector.

6. El teniente coronel y golpista Hugo Chávez fue quien rompió el celofán en Venezuela y en el continente. De allí en adelante observamos que los bolivianos “inventaron” a un indígena cocalero, los paraguayos a un cura, los brasileños a un dirigente sindical, los uruguayos a un ex-guerrilero medio hippie (pero brillante), los chilenos a un empresario multimillonario, los panameños a otro empresario, los haitianos a un cantante, los guatemaltecos a un cómico, los mexicanos a un izquierdista suigéneris, los estadounidenses a un negro, y luego de éste a un empresario multimillonario que sabe muy poco de política.

7. En fin, los pueblos decidieron enviar a la porra a todos los partidos políticos clásicos e históricamente poderosos, o al político tradicional (caso USA). Y todavía existen políticos en Venezuela que no copian estas señales muy claras e irreversibles de la historia. Siguen encapsulados en sus proyectos personales (de paso, torpemente administrados).

8. Los casos de Brasil y Venezuela son diferentes en este momento. Bolsonaro está siendo electo en un país que aun conserva transparencia electoral y democrática. Venezuela ya no.

9. Pero sí hay algo en común: un pueblo que exige respuestas a políticos que no tienen nada qué decir, que sólo se limitan a hacer denuncias y más denuncias, y a buscar que otros le hagan la tarea, pero que no hacen click con la mayoría de la población. La pereza política es impresionante. Son fuerzas (¿o debilidades?) políticas sin pasión, sin liderazgos, sin respuestas, sin nada. Pero eso no es lo más grave. Lo más grave es que siguen haciendo más de lo mismo esperando obtener diferentes resultados. Gobierno y opositores por igual. Odian el cambio. Eso es peligroso.

10. Los brasileños pasaron -de un solo jalón- del socialismo moderado al capitalismo autoritario y amante de las dictaduras “de derecha”. Dicho a tiempo.

@seguias1

Presidentes de América Latina felicitan a Jair Bolsonaro

 

DESPUÉS DE QUE SE ANUNCIARA ESTE DOMINGO EN LA TARDE que el exmilitar ultraderechista Jair Bolsonaro ganó la presidencia de Brasil con más del 55%, los mandatarios de varios países de la región fueron de los primeros en felicitarlo por su victoria.

Mauricio Macri, presidente de Argentina, felicitó a Bolsonaro y le pidió “trabajar por el bienestar ” mutuo.

 

En el caso de Enrique Peña Nieto, presidente de México, aseguó que esta segunda vuelta fue una “ejemplar jornada que refleja la fortaleza democrática de ese país.”

 

“Estoy seguro que trabajaremos con voluntad, fuerza y visión de futuro en favor del bienestar de nuestros pueblos y la integración”, aseguró Sebastián Piñera, presidente de Chile, quien lo invitó a visitar el país y felicitó al pueblo brasileño “por or una limpia y democrática elección”.

 

El presidente de Perú, Martin Vizcarra, también utilizó su cuenta de Twitter para expresarle “los mayores éxitos en su gestión” y  expresar su deseo de trabajar juntos.

 

Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras, calificó de “contundente” la victoria de Bolsonaro y de “fiesta democrática” la elección de este domingo.

 

 

En el caso de Marito Abdo, presidente de Paraguay, además de felicitar a Bolsonaro y a Brasil, aseguró que “queremos trabajar juntos por democracias más sólidas en la región”.

 

Por parte de Ecuador, su presidente Lenin Moreno, felicitó al pueblo brasileño por la “nueva gesta democrática” y aseguró que “espera fortalecer los tradicionales lazos de amistad y trabajo”.


El también recientemente presidente de Colombia, Iván Duque, ratificó el caracter democrático de las elecciones y deseo que “esta nueva etapa del país vecino sea de bienestar y unión.”

 

Incluso el secratrio general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, felicitó a Bolisario por su mensaje de “verdad y paz” y le ratificó el apoyo de la organización “trabajar en forma conjunta x democracia, derecho, seguridad y desarrollo de región”.