Día del periodista archivos - Runrun

Día del periodista

SNTP: 2.265 ataques a la libertad de expresión desde que Maduro tomó el poder en 2013

EN UN CONTEXTO DE CRECIENTE CENSURA, Venezuela celebra el Día del Periodista. 244 ataques al ejercicio del derecho a la información –particularmente contra periodistas y medios- han ocurrido en los 6 primeros meses de 2019 y 223 trabajadores han sido víctimas de estos hechos que permanecen impunes.

“Cuanto más alto es el muro de la censura, más fuertes son el compromiso, la pasión y la responsabilidad de los periodistas para saltarlo”, así describió Marco Ruiz, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), el esfuerzo de los comunicadores venezolanos.

De acuerdo con casos documentados por el SNTP, en 6 meses han sido detenidos arbitrariamente 55 periodistas, 22 de ellos de medios internacionales o corresponsales extranjeros, algunos de los que, además, han sido deportados del país en custodia de organismos de seguridad.

 

 

En este mismo período, alertó Ruiz, han sido sistemáticas las desapariciones forzadas de periodistas. Se trata de situaciones en las que los cuerpos policiales niegan el paradero de las víctimas, mientras las aíslan, las torturan y las obligan a revelar sus fuentes.

Otro elemento característico de estos primeros 6 meses de 2019 ha sido la negación del acceso a las informaciones públicas, derecho que se ha vulnerado con el impedimento de la entrada física a lugares como el Parlamento Nacional (prohibición impuesta por la Guardia Nacional), por ejemplo, o mediante la persecución contra quienes ofrecen datos de interés a los medios de comunicación.

Desde 2013, año en que toma el poder Nicolás Maduro, hasta ahora, 2.265 ataques a la libertad de expresión ha documentado el SNTP. “Esto convierte a Nicolás Maduro en el primero violador del derecho a la información y a la libertad de expresión en la historia democrática de Venezuela”, declaró Ruiz.

Nota de Prensa / SNTP

 
Qué es el periodismo, por Sebastián de la Nuez

¿QUÉ ES EL PERIODISMO? Un oficio en el cual tenemos la posibilidad de tomar un drama por los cachos y entregárselo, entero y sin anestesia, a quienes hasta entonces han permanecido indiferentes. El periodista tiene la oportunidad de captar los hechos y colocarlos ante ojos, oídos y nariz del espectador o lector en forma de relato, con lo cual adquiere entidad, coherencia y trascendencia lo hasta entonces fragmentado. Habría que agregar dos elementos para que, en efecto, esa oportunidad sea aprovechada: voz propia y actitud. Hoy en día, estas cosas no deberían depender de un tercero, sea una empresa o un social manager.

¿Cuál es el punto de vista adecuado para narrar una realidad? La sensibilidad es el primer chicharrón en el asado. Hay varios géneros fundamentales: la nota, el reportaje, el perfil, la crónica y la entrevista son campos interconectados. Sus claves preservan el oficio suceda lo que suceda en el mundo, cualesquiera sean las plataformas tecnológicas. La lengua es su vehículo, el puente que comunica con mayor o menor efectividad según las herramientas de cada cual. 

Hay un tipo de periodismo seco y otro empapado. Es una forma de separar la nota simple —un hecho puntual, la declaración de una autoridad, una novedad más o menos importante— del llamado periodismo interpretativo o del asociado, en Estados Unidos sobre todo, con el Nuevo Periodismo que prosperó en los sesenta con la banda de muchachos que escribía torcido al mando de la cual estuvo Tom Wolfe.  Los nombres por los que sea conocido el periodismo que sobresale es lo de menos; lo importante es una cosa: cuenta una historia. Pasa que, cuando uno habla de Periodismo con pe mayúscula, acordándose de Fallaci, Kapuscinski, Guerriero, Poniatowska, García Márquez, etc., sabe que detrás de todo palpita un sentido literario y allí se complican las cosas. Hay algo del colombiano Plinio Apuleyo Mendoza que viene de perlas en esa discusión de lo literario y lo periodístico pues alega que no le da la gana de elegir entre dos oficios: «Mi reflexión al respecto es bastante simple: si uno necesita de sus dos manos, no tiene por qué escoger entre la una y la otra.»

El Periodismo al cual se refiere PAM revela, en una historia, cualquiera sean el tema o las fuentes, zonas en penumbra. Eso es clave. Ese Periodismo se empeña en indagar y narrar más allá de la efímera noticia del día. Como Martín Barbero y Javier Darío Restrepo, el periodista debe ser entendido no como simple intermediario en la sociedad de masas sino como mediador. ¿Hay opinión, entonces, entremezclada con los hechos puros y duros? Desde luego, en todo hay subjetividad. Pero la principal virtud del periodista debe ser la honestidad, no la objetividad. La objetividad es hueca.

El Periodismo necesita tres condiciones: talento, rigor y ética (además de inclinación literaria, pero eso conllevaría otra discusión). El talento no se compra en botica; el rigor es cuestión de cabezonería y método, y su manía, darse golpes contra diferentes piedras. La ética es el alma del oficio y debe acompañar al reportero y, luego, al redactor cuando se sienta a revisar el material recopilado y a escribir o armar un guion. Si no, tendrá razón esa terrible primera frase del libro de Janet Malcom, El periodista y el asesino:

Todo periodista que no sea tan estúpido o engreído como para no ver la realidad sabe que lo que hace es moralmente indefendible. El periodista es una especie de hombre de confianza que explota la vanidad, la ignorancia o la soledad de las personas, que se gana la confianza de estas para luego traicionarlas sin remordimiento alguno.

Eso es o puede ser así, en ciertos casos. Pero no deja de ser una provocación para amarrar el lector a un libro que ciertamente relata un caso excepcional. Esa frase inicial es, también, una traición o una coartada.

En suma: para ejercer el Periodismo se debe asegurar la ilación, colocar el énfasis en los hechos pero también en los claroscuros y en las reflexiones que el reportero o redactor cuela entre líneas o expresa abiertamente. Es lícito. El periodista que cuenta una historia hace tanteos y acercamientos; no significan la verdad completa, absoluta o única ni lo pretenderá. Pero esos tanteos, al ser compartidos, al tomar forma dentro de un cuerpo con principio, desarrollo y remate, dejarán al receptor formándose su propia idea.  

Nada de esto que se refiere al Periodismo puede confundirse o relacionarse con el batiburrillo gritón y promiscuo de las redes sociales. El gran zoco de lo banal, lo efímero, lo escatológico y lo epidérmico no constituye el marco preciso del Periodismo. El Periodismo va por otros caminos aun cuando se sirva de estas redes para promoverse.

En las redes la reflexión resulta irreflexiva, pasa a toda velocidad sin dejar rastro. Prevalece lo no elaborado. O el estallido anecdótico. Desde luego, puede servir para que cualquiera, teniendo a mano un móvil y estando en el lugar adecuado a la hora señalada, dé el alerta de un suceso o atestigüe un acto criminal. Y eso podrá convertirse en el punto de arranque de una buena crónica a cargo de un profesional. O en el detalle que redondeará uno de esos tanteos mencionados. O complementará la descripción de un contexto, colocando quizás la nota colorida en un drama. Uno de esos dramas terribles que están al doblar cada esquina de un país muy querido, muy agobiado, muy vaciado de sí mismo en estos días aciagos.

@sdelanuez
Organizaciones latinoamericanas recibirán a periodistas venezolanos que emigren

El periodista y secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa, Marco Ruiz, informó que el comité ejecutivo de la Federación de Periodistas de América Latina y del Caribe (Fepal), a solicitud del Colegio Nacional de Periodistas (CNP), aprobó un acuerdo que instruye a los sindicatos y organizaciones de América Latina y del Caribe a recibir a los comunicadores que salen del país producto de la crisis y las condiciones políticas.

En conmemoración al Día del Periodista, Ruiz afirmó que el periodismo sigue vivo en Venezuela, a pesar de que su ejercicio se efectúa bajo un clima de hostilidad, de inseguridad jurídica y de censura.

“A pesar de tantas dificultades, el periodista venezolano está dispuesto a seguir cumpliendo con esa sagrada responsabilidad de informar y de mostrarle a la gente lo que está ocurriendo en el país para que él sea quien decida y se forme su propia opinión”, manifestó Ruiz en el marco del día del periodista que se celebra este 27 de Junio, entrevistado en el canal Globovisión.

Señaló el secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Prensa que el ejercicio del periodismo se ha convertido “como un campo minado en el que uno debe avanzar con sumo cuidado”. “Eso probablemente en algunos casos termine por inhibir la acción comunicacional y reducir esos espacios en los cuales la gente debe expresarse con absoluta tranquilidad”, recalcó.

 

*Con información de Unión Radio

Reporteros Sin Fronteras denunció incremento de violencia contra la prensa

Prensa2017

 

Con ocasión del Día Nacional del Periodista en Venezuela, Reporteros sin Fronteras denunció el incremento de los actos de violencia contra la prensa, en medio de una situación política muy tensa.

Las cifras provocan vértigo. De acuerdo con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), entre el 31 de marzo y el 24 de junio, 376 trabajadores de prensa han sido agredidos en 238 casos documentados, de los que las fuerzas de seguridad son responsables de 170. La GNB (Guardia Nacional Bolivariana) es responsable del 60.5 por ciento de los casos de agresiones que tienen como victimarios a los organismos de seguridad del Estado. El SNTP contabiliza igualmente 33 detenciones ilegales de trabajadores de medios de comunicación.

Se registran también numerosos casos de periodistas agredidos por los manifestantes.

Los periodistas no son las únicas víctimas de esta violenta represión. Desde el 1 de enero de 2017, más de 75 venezolanos han muerto en las manifestaciones y unos 2.000 han resultado heridos. La muerte del joven activista David Vallenilla, ocurrida el 22 de junio, consternó a todo el país. Cerca de 3.000 manifestantes han sido detenidos; de ellos, más de 1.000 aún se encuentran privados de su libertad*.

“En este día especial, Reporteros sin Fronteras (RSF) reconoce el valor de los periodistas venezolanos que, en la adversidad y en medio de condiciones de seguridad deplorables, siguen realizando su trabajo informativo”, señaló Emmanuel Colombié, director del Despacho América Latina de RSF. “La libertad de expresión y la libertad de prensa se encuentran en peligro en Venezuela. El gobierno de Nicolás Maduro debe dejar de obstaculizar el trabajo de la prensa en las manifestaciones y dejar de censurarla sistemáticamente, así como garantizar la seguridad de manifestantes y periodistas”, añadió.

Por otra parte, la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), cuyo director fue remplazado el 21 de junio pasado, sigue cerrando medios de comunicación. Tan sólo en el año 2017, la Conatel ha hecho callar a más de 41 radios y canales de televisión en los estados gobernados por el partido de Nicolás Maduro, según datos del Ipys.

Este cierre de medios de comunicación, favorecido por el “estado de excepción y emergencia económica”, prolongado por el gobierno en mayo de 2017, se efectúa en medio de una gran opacidad y sin justificación.

Cooperación y creatividad son las nuevas bases del periodismo venezolano
Sin proponérselo, en la cabeza de muchos editores y periodistas venezolanos lleva rato dando vueltas la misma pregunta: ¿cómo hacer para combatir los rumores, la desinformación y la censura oficial? Divididos en decenas de medios digitales de reciente creación y con redacciones cada vez más pequeñas, encontrar estrategias para responder a la necesidad de informar no es tarea fácil, pero el reto, lejos de amilanar a los comunicadores, ha derivado en esfuerzos editoriales originales y sobre todo efectivos que apuntan de manera conjunta hacia un mismo norte: llevar información verificada a ciudadanos angustiados que no saben cuál audio o cadena de Whatsapp dice la verdad

 

@GitiW

LLEGA OTRO DÍA DEL PERIODISTA y para algunos la utopía universitaria finalmente se cumplió: estar al frente de un medio de comunicación. Mas no se trata de medios masivos, con redacciones multitudinarias y recursos ingentes, sino de medios digitales desconocidos por muchos ciudadanos, de redacciones de 10 o 15 periodistas y presupuestos que dependen en muchos casos de un crowdfunding o potazo que cubra los gastos del próximo mes.

“El sueño de un medio manejado por periodistas llegó de sopetón”, confiesa el periodista de investigación Víctor Amaya. También de sopetón y en el contexto político, económico y social más adverso que ha visto Venezuela en años, en los nuevos medios al mando de periodistas se están gestando proyectos de colaboración editorial tremendamente efectivos, alianzas comerciales inéditas en el continente y estrategias de viralización de contenido para hacer frente a los obstáculos impuestos por la desinformación, la censura y las amenazas que llegan desde el Gobierno.

“Muchos de los nuevos medios digitales están dirigidos por periodistas, a diferencia de lo que ocurría en otro momento cuando no necesariamente los dueños o editores provenían del oficio lo cual propiciaba conflictos permanentes entre los periodistas y estos últimos porque los intereses no estaban necesariamente alineados. Creo que a nosotros nos mueve otro interés: difundir y replicar la información para que más ciudadanos conozcan las noticias”, explica Juan Pablo Arocha, periodista y subdirector del diario Tal Cual.

El contexto en el que se desarrolla esta utopía no puede ser más adverso: de acuerdo con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), entre el 31 de marzo y el 24 de junio, 376 trabajadores de la prensa han sido agredidos en 238 casos en su mayoría por fuerzas de seguridad del Estado, afirma la organización que contabiliza 33 detenciones ilegales de trabajadores de medios de comunicación.

El Instituto de Prensa y Sociedad Venezuela también dio a conocer esta semana que en el marco de las manifestaciones que comenzaron en abril de 2017, 23 emisoras y 1 televisora han sido suspendidas por presuntamente emitir mensajes aupando la violencia u operar ilegalmente. “Esta actuación supera el cierre de 32 emisoras durante el 2009, cuando el exdiputado Diosdado Cabello presidió Conatel”, dice IPYS.

“Como consecuencia de la desinformación hay una profundización de la desconexión de los medios con la realidad de muchos ciudadanos y, por su parte, los venezolanos no encuentran en los medios una ventana a través de la cual ver plasmados sus problemas”, explica la periodista y miembro de IPYS, Mariengracia Chirinos.

Cumpliéndose aquello de que cuando se cierra una puerta se abre una ventana, el control que el socialismo del siglo XXI ha impuesto legalmente y de facto sobre los medios de comunicación se ha dado a la par del desarrollo de las nuevas tecnologías de la información, situación que ha servido para contrarrestar de alguna manera el blackout informativo.

Blanca Vera Azaf, periodista y editora de Hispano Post, asegura que el rol de los medios digitales en esta coyuntura es simplemente fundamental. “El Gobierno no solamente compró los medios digitales de importancia sino las televisoras, además ahogó a medios impresos de oposición por medio de la compra vía testaferros o restringiendo el acceso al papel. La estrategia oficialista de acallar a los medios de comunicación ha sido efectiva, sin embargo, se les fue de las manos todo lo que es el espectro digital y esta coyuntura ha permitido que muchos medios digitales venezolanos, cuyas audiencias eran muy pequeñas, hayan podido ser multiplicadores de la información, eso permitió que los nuevos canales digitales que eran vistos con cierta desconfianza estén hoy en pleno boom en Venezuela”.

La periodista y coordinadora del portal Crónica Uno, Mayela Armas, coincide en que el rol de los medios digitales ha sido clave para hacer frente a la censura oficial. “Ante la poca información que hay en los medios tradicionales, los medios digitales se han convertido en la alternativa. Están ofreciendo no solo las noticias de lo que sucede en el momento, sino que varios además están profundizando en las informaciones. Más allá de lo que acontece día a día están presentando análisis y reportajes, los cuales buscan explicar muchos de los hechos de esta coyuntura. Aunque todavía no se tiene el alcance de los medios tradicionales, se hace un trabajo de hormiguita para divulgar mejor los acontecimientos. En estos procesos las redes sociales también han sido fundamentales”.

En la ola del periodismo de cooperación

A las limitaciones que ya existían para difundir información se suman los casi 100 días de protestas continuas a nivel nacional, situación que ha puesto a prueba la capacidad de cobertura de los medios digitales.

“Una de las cosas que hemos hablado los periodistas es que el tema de la competencia no existe en este momento, lo que prima es la cooperación, ver cómo llegamos a más gente y por eso compartimos lo que cada medio hace. La idea es que existan miles de ventanas y pueda llegar la información a más personas”, afirma Carmen Riera, periodista y directora ejecutiva de Runrun.es.

Riera agrega que incluso la preeminencia del “tubazo” ha quedado supeditada en las actuales circunstancias. “Considero que el tema del tubazo no existe ahorita, al menos no en el colectivo de los medios. Lo que veo es que ante la ausencia del gran periódico del domingo, ese que explicaba todo y abarcaba todos los géneros, los medios digitales de alguna manera han segmentado la cobertura y cada uno se ha especializado en un género o tema”.

Un paseo por los distintos portales digitales evidencia que, en efecto, cada uno tiene áreas de fortalezas particulares. Destacan la presencia en la calle de los reporteros de Caraota Digital, Efecto Cocuyo, Vivo Play y VPI TV, la cobertura a nivel nacional que realiza El Pitazo, único medio digital con reporteros en todo el país, los trabajos de la Unidad de Investigación de Runrun.es que han desmentido versiones oficiales sobre la muerte de varios manifestantes, las crónicas en primera persona acompañadas de fotografías que publica Prodavinci, la mirada hacia el interior de las comunidades que ofrece Crónica Uno, y el análisis político de Tal Cual, medio que salió forzadamente del entorno impreso y que ahora emplea un canal de YouTube para informar a su audiencia.

“Creo que siempre ha existido esa hermandad entre periodistas y ahora que trabajamos en distintos medios ha prevalecido ese sentido de cooperación. Un antecedente reciente es la alianza que hicimos para los Panamá Papers, coordinada por el equipo de Armando.Info. Siento que hemos superado la lógica de la competencia y hemos comenzado a trabajar en la lógica de la cooperación, compartiendo y reconociendo los trabajos que cada equipo realiza en su área de fortaleza”, apunta Luz Mely Reyes, periodista y directora de Efecto Cocuyo.  

Reyes agrega que “lo más importante ahora para cada portal es producir contenidos de calidad y que es esa calidad lo que diferencia a cada uno. Coincido, además, con la percepción de que con periodistas al frente de medios se trabaja más en función de intereses periodísticos que de intereses empresariales”.

“Víctimas de la censura y de la asfixia económica, los periodistas en labores de dirección hemos entendido que más importante que el trabajo individual es lograr que el esfuerzo que estamos haciendo tenga sentido y eso significa llegarle a las audiencias. Creo que eso es lo que ha hecho que estemos montados en una ola de periodismo colaborativo que ha hecho que medios distintos, que en condiciones normales se caerían a cuchillo por ser competencia, hoy estén sentados trabajando juntos viendo cómo aprovechan las fortalezas de cada uno y logran el objetivo de que la gente esté bien informada. Supongo que esto tiene un poco de la noción romántica del periodismo cuyo rol es que la información le llegue a más gente”, reflexiona Arocha.  

Amaya, quien es coordinador de Tal Cual y editor de la revista Clímax, considera que la mutación del ecosistema de medios en Venezuela ha hecho que quienes tienen labores de jefatura entiendan que si bien compiten con otros medios, la realidad de un país sin una democracia plena los lleva a replantear las prioridades.

“La única manera de confrontar al poder desde el periodismo es plantándole cara con las herramientas de multiplicación de la información que tenemos. También hay un tema de sentido de la responsabilidad de los propios periodistas que saben que las plataformas digitales no tienen el alcance de los medios masivos, así que hay que aprovechar las fortalezas de otros medios aliados. Lo veo como un ganar-ganar en el objetivo de que la información circule de manera masiva”, explica Amaya.

“Nada es perfecto. Es cierto que puede haber un cable a tierra más afinado por ser periodistas pero también es verdad que la parte comercial no camina con el mismo ritmo en los casos donde no hay alguien ducho en el tema de ventas, aspectos comerciales y de sostenibilidad financiera. Se va explorando, inventando, errando y aprendiendo mucho, porque en el fondo nadie nos dijo que nos tocaría hacer esto. El paradigma de ‘recuerden que el dueño no es periodista’ se quebró y el ‘sueño’ de un medio manejado por periodistas llegó de sopetón. Toca inventar, preguntar e ir probando, a veces con mejor suerte y a veces con tropiezos pero con la convicción de tener los objetivos claros: comunicar, informar, decir, llegarle a más gente, innovar”, agrega Amaya.

Creatividad: base del periodismo del siglo XXI

Yaya Andueza, periodista y jefa de Producción de Circuito Éxitos-Unión Radio, cuenta que la idea para su proyecto más reciente nació justamente en un  chat de Whatsapp “comandado por Luz Mely Reyes donde habitamos, compartimos, discutimos, aprendemos, nos queremos y nos peleamos 256 periodistas”. En ese chat, el periodista Odell López cuelga todos los días un reporte escrito –ahora voice- hecho por él con su compañera de la Maestría en Ciencias Políticas de la Simón Bolívar, Andrea Amaya.

“Un buen día -el 20 de abril para ser exacta- pensando en cómo hacer para combatir la información basura, la desinformación, la censura oficial y esa manera tan particular que tenemos los venezolanos de vivir las marchas, reflexionaba sobre la necesidad de producir algo que ayudara a informar y a decirle a la gente que marchaba lo que estaba pasando y lo que les esperaba dos o tres cuadras más adelante. Allí ocurrió el link en mi cabeza: la necesidad de la gente de recibir información útil en tiempo real”, relata Andueza.

“Fue entonces cuando llamé a Anamaría Oxford quien de una vez se pegó en la idea y entre las dos nos inventamos la forma. Llamamos a Odell e inmediatamente él y Andrea se pegaron también y decidimos llevar y ampliar sus reportes a voice de Whatsapp. ¿Por qué? Porque es la única forma en que la gente puede caminar viendo hacia adelante o para los lados sin necesidad de detenerse, sin tener que bajar la cabeza para poder leer. Esos minutos, en marchas como las que ocurren diariamente en Venezuela, pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte”.

Así comenzó el proyecto Servicio de Información Pública, cuyo canal de Telegram suma 8221 miembros. Los reportes en formato de audios cortos son grabados por los periodistas Aymara Lorenzo (Notiminuto y El estímulo); Víctor Amaya (Tal Cual, Revista Clímax, El Estímulo, Revista Semana de Colombia y corresponsal de Radio Francia en Español), Clavel Rangel, (Correo del Caroní), y Odell López (Hispano Post y Efecto Cocuyo), y se viralizan a través de todas las plataformas digitales.

“Han pasado más de 41 días y la dinámica hace que produzcamos diariamente un promedio de 10 voices en un día de movilizaciones. Nuestras redes dan cuenta de la cantidad de gente que recibe nuestro trabajo, adicional a las listas que lo replican. No dejamos de agradecer y asombrarnos con cada llamada, cada tweet que nos agradece por una iniciativa que nos llena de orgullo, nos honra, nos enseña a ser mejores como seres humanos y como ciudadanos, y además nos permite estar en sintonía con lo que creemos es la ética del periodismo: estar en primera fila informando y aportando a la construcción de un país donde quepamos todos, donde podamos mirarnos, reconocernos y simplemente, darnos la mano”, dice Andueza.

En la parada, por favor: El Bus TV

Para los periodistas, patear la calle es la cosa más natural del mundo. Por lo general se sale a buscar información -hacer entrevistas o cubrir pautas-, pero un grupo de comunicadores y estudiantes de Comunicación Social están pateando calle para llevar las noticias más relevantes del día a los ciudadanos.

 

La estrategia es sencilla y, justamente por eso, fácilmente replicable. Un cartón que funge como marco de una pantalla de televisión sirve de encuadre para que un periodista, a bordo de un carrito por puesto, lea las noticias a los pasajeros. Las pioneras fueron las comunicadoras Claudia Lizardo y Laura Castillo, quienes motivadas por el enorme nivel de desinformación que detectaron en sus viajes en autobús, decidieron poner en marcha la idea que les valió una invitación para participar en “El Otro: Encuentro latinoamericano de periodismo emprendedor e innovador”, evento de la Fundación de Nuevo Periodismo Iberoamericano. Tan importante como ese reconocimiento, es que la idea está siendo replicada por estudiantes de Comunicación Social en varias ciudades del país. El equipo de El Bus TV ha compartido en sus redes sociales la metodología para implementarla con éxito.

 


¿Lograrán estas iniciativas mantener informado a un país cuyo Gobierno lleva años construyendo una hegemonía comunicacional? No se sabe, pero un dato de Tendencias Digitales permite vislumbrar una esperanza: el boca a boca está cobrando fuerza ante la creciente censura. El llamado, tal parece, es a regresar a las bases del oficio: llevar información verificada a la mayor cantidad de personas, haciendo uso de todas las herramientas disponibles. El contexto de guerra no es lo único que hace distinto este 27 de junio de 2017, también lo diferencia la manera en la que los periodistas han asumido el reto de informar.

La espada que camina por América Latina amenaza la libertad de prensa
A Argentina, Bolivia, Ecuador y Venezuela les une una práctica: sus gobiernos son intolerantes a la prensa independiente

 

@MariaAlesiaSosa | Gráficos: Daniela Dávila Torres @ideasdeDaniela

tapa

ESTA ES LA RECETA: agresiones a periodistas, criminalización del oficio, abuso de plataformas del Estado por ventajismo electoral, manipulación del orden legislativo, asfixia y cierre de medios, censura y autocensura, renuncias y despidos masivos, discurso de odio, imposibilidad para acceder a fuentes oficiales, alertas de organizaciones internacionales por falta de libertad de expresión. Todo lo anterior es una resumida lista de lo que sucede en Venezuela con los medios, cuando se conmemora el día del periodista.

Pero este guión, que ha seguido al pie de la letra el gobierno venezolano, no es exclusivo del chavismo. Como “la espada que camina por América Latina” —según recitaba el fallecido presidente Hugo Chávez— la estrategia de control y hegemonía comunicacional también se ha aplicado en Argentina, Bolivia y Ecuador para silenciar las voces de los periodistas.

Los mandatarios de las cuatro naciones suramericanas mantienen el velo de la democracia amparándose en haber sido elegidos por la mayoría de sus pueblos, pero cuando se examina su a la prensa, ninguno saca buena nota.

“El periodista, junto con su medio de comunicación, también es un juguete político en los países que viven una fuerte polarización, en los que la oposición entre el sector privado y el público –o más bien el Estado– tiende al enfrentamiento. Venezuela lo ilustra de manera extrema. Los numerosos periodos electorales multiplicaron las ocasiones de invectivas y agresiones en el país. Este clima también se vive en Ecuador, Bolivia y, en menor medida, Argentina”, así lo explica el informe de Reporteros Sin Fronteras (RSF) sobre la clasificación de libertad de prensa en el mundo.

A continuación, algunos ejemplos que comprueban esta práctica:

1

Insultos desde el poder

aArgentina

Varias veces , Cristina Fernández de Kirchner (CFK) ha ridiculizado a Mariana Verón, corresponsal de La Nación en la Casa Rosada. En una ocasión, Fernández dijo que hay periodistas “que tienen que inocularse la antirrábica”. En 2012, la presidenta arremetió duramente contra un periodista de Clarín, al que tildó de “nazi”, y contra otro de La Nación, al que llamó “antisemita”.

bBolivia

Según un informe de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), el presidente Evo Morales “ha mantenido inalterable su estilo de atacar al periodismo independiente argumentando que la prensa es su enemiga y está al servicio de la oligarquía”. En una ocasión, humilló a Raphael Ramírez de La Prensa al exigirle  que demostrara una nota publicada sobre reuniones que habría sostenido con presuntos contrabandistas. Más recordados fueron los insultos que Evo profirió a Ismael Cala, periodista de CNN: “Cobarde, agente del imperio y prófugo de la revolución cubana”. Agregó que era “un latino sin identidad y sin principios latinoamericanos”. Dijo que “iba a averiguar cómo había escapado de Cuba para vivir en EE.UU. “.

eEcuador

El presidente Correa en una alocución (23/08/14) calificó al periodista Emilio Palacio de “psicópata” y agregó: “¿Cómo no va a indignar, por demócrata, tolerante que uno sea ¿qué harían ustedes en mi caso si vieran a un tipo con tanta miseria humana como este Palacio?, ¿no le patearían?”. En 2008, Correa le dijo malcriada y majadera a la periodista Janeth Hinostroza. En 2007, insultó a Sandra Ochoa de El Universo, a quien llamó “gordita horrorosa”. Uno de los más célebres insultos fue cuando Correa llamó “sicario de tinta” a Roberto Aguilar, editor de diario Hoy.

El presidente es recordado por sus epítetos a periodistas, como: odiadores, sicarios de tinta, bestias salvajes, corruptos, mentirosos, mediocres, cloacas con antenas, buitres e ignorantes.

vVenezuela

En 2010, Chávez le dijo a la periodista Andreína Flores de Radio Francia, que su pregunta tenía “ignorancia”. En su programa de TV, Diosdado Cabello, presidente de la AN, ha atacado a medios como Tal Cual, El Nacional, La Patilla, Revista Semana, Diario  ABC, Wall Street Journal; Y a periodistas como Teodoro Petkoff, Hernán Lugo Galicia, Sofía Nederr, Rayma Suprani, Lia Villares y Juan Forero.

2

Censura

e

Ecuador

En 2014, el caricaturista Bonil y  El Universo fueron acusados de “difamación”, dándole plazo  de 72 horas para “rectificar” una de sus caricaturas. También obligaron al diario a pagar una multa de 2% de tres meses de facturación. La caricatura de Bonil, denunciaba un allanamiento abusivo realizado por las fuerzas del orden con un toque de humor no hizo reír a Rafael Correa.

v

Venezuela

Después de 19 años de labores, en 2014, la caricaturista Rayma fue despedida de El Universal por publicar una imagen sobre la crisis hospitalaria y plasmaba la firma de Chávez. “Hoy se me notifica mi despido de El Universal por esta caricatura y por mi postura incómoda ante la denuncia gráfica”, expresó a través de Twitter. Luego de la venta de medios a grupos vinculados al gobierno, más de 100 periodistas dejaron sus puestos de trabajo entre renuncias y despidos. Por otra parte, más de 40 periódicos se han visto afectados por la escasez de papel prensa.

3

Orden Legislativo

a

Argentina

En 2009 aprobaron la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, diseñada para expandir los medios controlados por el Estado y contener a los privados. La norma fija para los medios privados de difusión nacional: un máximo de 35% del mercado en cobertura de TV abierta y 35% de abonados por cable, 10 licencias de radio, 24 de televisión por cable y una de televisión por satélite. La ley obligó al Grupo Clarín, voz de TV independiente, a desprenderse de una parte significativa de su red de televisión por cable, despojándolo de su principal fuente de ingresos. En 2013, la prohibición de los anunciantes privados de publicar en la prensa, afectó duramente la facturación de importantes diarios del país. El llamado cepo publicitario, que interrumpió durante casi un año el enorme flujo de ingresos que provenía de los hipermercados y los grandes vendedores de electrodomésticos, comenzó en febrero de 2013 y fue suavizado tras la renuncia del secretario de Comercio.

e

Ecuador

La nueva Ley de Comunicación (14/06/13) es una de las más restrictivas de la región, de acuerdo con investigaciones del CPJ. La norma legal estableció una entidad estatal para regular el contenido de los medios y la dotó de la facultad de imponer sanciones civiles o penales por la publicación de información que considerara inexacta, no equilibrada, o “linchamiento mediático”. Al menos 15 artículos representan una amenaza contra la libertad de expresión, de acuerdo con la organización ecuatoriana Fundamedios. Los artículos contemplan una disposición penal sobre la calumnia y contienen lenguaje extremadamente amplio sobre tipificar como delitos la violación de la intimidad y las expresiones discriminatorias.

v

Venezuela

En 2004 se aprobó la Ley Resorte, que regula la programación en radio y TV. En 2010, un juez dictaminó que, al publicar en sus portadas la fotografía de unos cadáveres en la morgue, los diarios El Nacional y Tal Cual habían violado la Lopna. En 2014, presentaron el anteproyecto de Ley de la Comunicación Social, que es la tercera propuesta para modificar el marco regulatorio del periodismo en Venezuela. El documento contradice la Ley de Ejercicio del Periodismo vigente y promueve la censura y la autocensura.

4

Otros poderes contra la prensa

a

Argentina

Entre los ataques a la prensa del Gobierno de los Kirchner, en 2014, nueve casos recogidos por la ONG Libertad de Expresión, son de hostigamiento judicial, dos de legislación desfavorable y uno de fallo desfavorable. Papel Prensa, que abastece al 75% del mercado de papel periódico es propiedad de Clarín (49%), La Nación (22%) y el Estado (27,4%). Desde 2010, una causa judicial investiga los supuestos crímenes de lesa humanidad cometidos durante la adquisición de las acciones de Papel Prensa por parte de estos diarios. El Gobierno alega inscripción en una trama de complicidad de los grupos económicos con la dictadura militar. Los diarios creen que es una forma de persecución a los medios. El Grupo Clarín interpuso una medida cautelar para impedir la aplicación de algunos estatutos de la ley de comunicaciones de 2009, pero la Corte Suprema falló a favor del Gobierno argentino en octubre de 2013. En mayo de ese año, CFK se pronunció luego de recibir la noticia sobre el triunfo en un juicio a un periódico de Italia por “difamación”. Informó que la justicia italiana condenó a la periodista María Egizia Fiaschetti y al entonces director del diario Corriere della Sera, Paolo Mieli, por una nota publicada en 2008 en la que se mostraba a la jefa de Estado argentina como una gastadora compulsiva, durante una cumbre de la FAO contra el hambre. Luego agregó: “Pensaba, bueno, ahora podré demandar a La Nación porque de acuerdo con las leyes, reprodujo un artículo y es responsable penal y civilmente por eso, y en Italia fue considerado difamación por medio de la prensa. ¿Pero qué voy a iniciar juicio contra La Nación si todavía tiene un juicio en la Corte porque no paga los impuestos por 280 millones de pesos?”.

b

Bolivia

El 22 de abril de 2014, la Procuraduría General del Estado acusó, por la vía penal, a Ricardo Aguilar de “espionaje” y a Claudia Benavente de “complicidad”, ambos periodistas de La Razón. El 7 de mayo se le ordenó a Aguilar a que en el término de cinco días revelara su fuente.

e

Ecuador

En junio de 2015, el diario El Universo fue multado a pagar 10% del promedio de su facturación trimestral ($ 350.000). Ya en el pasado han intentado cercenar su libertad de información. La Función Judicial sancionó con 40 millones de dólares y prisión de tres años a directivos del mayor diario ecuatoriano, tras una querella interpuesta por Correa contra el periódico. Luego Correa “perdonó” al diario y no se cumplió la sentencia. El Universo y su director Carlos Pérez Barriga han sido galardonados internacionalmente por defender la libertad de expresión en Ecuador. En 2007, Correa abrió un juicio contra Francisco Vivanco Riofrío, presidente de la junta directiva del periódico de La Hora, por un editorial publicado en el periódico el 9 de marzo. El editorial, titulado “Vandalismo Oficial”, dijo que Correa pensó gobernar Ecuador “con el tumulto, piedras y ramitas”. Describió la conducta del presidente como “vergonzosa”.

v

Venezuela

El TSJ ha estado al servicio del poder para sancionar a la prensa en Venezuela. El Ministerio Público notificó a Tal Cual y a El Nacional que les habían impuesto una multa por publicar y difundir imágenes “no apropiadas” los días 13 y 17 de agosto de 2010. En octubre de 2011, Conatel multó a Globovisión por su cobertura sobre los hechos en El Rodeo. El canal debió pagar Bs. 9 millones 300 mil, correspondiente a 7,5% de los ingresos de la televisora. El TSJ ha servido para canalizar las acusaciones de Diosdado Cabello contra tres medios venezolanos (Tal Cual, El Nacional y La Patilla) por reproducir una noticia que lo vinculaba con narcotráfico, y que fue publicada originalmente por el diario ABC de España. Cabello demandó a 22 directivos de esos medios y el TSJ les dictó prohibición de salida del país.

5

A golpes

a

Argentina

El informe del Foro de Periodismo Argentino (FOPEA) sobre Monitoreo de la Libertad de Expresión indicó que en 2014 se registraron 178 casos de ataques a la prensa. De allí, 30,3% fueron agresiones físicas y/o psíquicas. El 14,6% de las denuncias fueron casos de hostigamiento. Por la impunidad de los agresores y la incapacidad de las instancias judiciales de resolver las denuncias, el principal tipo de agresor es “anónimo”, según este documento.

b

Bolivia

Un informe de la SIP cita varios casos de agresiones físicas o intimidaciones, y denuncia “tibias acciones” de la Justicia boliviana contra “los cabecillas de los ataques a periodistas por parte de movimientos sociales afines al Gobierno”. Un ejemplo es el del alcalde de Santa Cruz, Percy Fernández, señalado por atacar al diario El Deber después de que difundiera imágenes en las que el funcionario incomodaba a una periodista dándole palmadas en el trasero.

e

Ecuador

El periodista colombiano Orlando Gómez Léon, editor de la sección internacional del diario La Hora y corresponsal en Ecuador de la revista, fue agredido y amenazado de muerte el 16 de agosto de 2012. Los hechos se produjeron después de que Semana publicara un artículo sobre la libertad de expresión en Ecuador y el asilo político ofrecido a Julian Assange, fundador de Wikileaks.

v

Venezuela

En agosto de 2009, doce periodistas de la Cadena Capriles resultaron heridos cuando repartían volantes a favor de la libertad de expresión, al ser atacados por un grupo de presuntos afectos al Gobierno de Chávez. El 14 de mayo de 2014, durante una protesta en Chacao, un oficial de la GNB disparó deliberadamente a tres periodistas pese a que se habían identificado claramente como tales. Mildred Manrique, del Diario 2001, la periodista independiente Gabriela González y Johana Álvarez, corresponsal del canal mexicano Cadena 3, primero padecieron insultos, luego fueron tomadas como blanco por un agente de las fuerzas del orden. Ipys Venezuela alertó que en junio de 2015, agentes del CICPC detuvieron a una periodista y a un reportero gráfico de El Aragüeño, en medio de agresiones físicas, verbales, humillaciones y vejaciones cuando estos cubrían el traslado de unos presos. Hace menos de un mes, un camarógrafo y dos periodistas, trabajadores de la alcaldía de Mario Briceño Iragorry, (Aragua), resultaron heridos durante los hechos violentos que se desarrollan desde el mediodía de este miércoles en las instalaciones del ayuntamiento. Alejandro Ledo fue lanzado desde el segundo piso del edificio, la periodista Helena Santinés recibió un impacto de bala y Pedro Torres fue víctima de una golpiza.

6

Prohibido el paso

a

Argentina

El monitoreo de Libertad de Expresión distingue el bloqueo a medios no oficialistas en conferencias de prensa. Uno de los casos fue el 11 de marzo de 2013 cuando el periodista de Clarín, Martín Bidegaray fue impedido de acceder a una conferencia del presidente de la petrolera estatal YPF, Miguel Galuccio.

b

Bolivia

Un informe de la SIP señala que desde diciembre de 2008, Evo Morales decidió “no convocar a sus conferencias de prensa a los medios privados”, y que desde entonces éstos “toman las informaciones de estas conferencias de las agencias internacionales o de la Agencia Boliviana de Información”.

v

Venezuela

Sin disimulo, los periodistas independientes o de medios privados no son convocados a las ruedas de prensa del Estado. En ocasiones les dejan entrar a las de algunos ministerios, pero no a las alocuciones presidenciales. Ni con Chávez, ni con Maduro es posible acceder a hacerle preguntas en directo. Incluso, se ha prohibido el acceso al parlamento a la periodista Maru Morales de El Nacional, quien cubre esa fuente.

7

ONGs alertan al mundo

a

Argentina

Periodistas argentinos han denunciado ante la CIDH los ataques a la prensa. También la SIP rechazó la medida de prohibir a los anunciantes privados publicar su publicidad en prensa. Consideró que ataca la libertad de prensa, busca el ahogo económico de los medios independientes y que el pueblo argentino escuche una sola voz: la del Gobierno. Para RSF, en 2014 Argentina ocupó el puesto 55 en libertad de prensa.

b

Bolivia

En 2014, Bolivia se encuentra en el lugar 94, entre 180 países, de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de RSF.

e

Ecuador

En 2013, el informe anual de la relatoría para la libertad de expresión de la CIDH da cuenta de la delicada situación de los medios. Señala agresiones y descalificaciones a comunicadores con términos como “fascistas”, “corruptos”, “sinvergüenzas” o “sicarios de tinta”. Ese año, la Asociación de Editores de Periódicos del Ecuador, la SIP y el Grupo Andino de Libertades Informativas, red subregional compuesta por organizaciones de Venezuela, Ecuador, Perú y Bolivia, expresaron su profunda preocupación por la aprobación en Ecuador del proyecto de Ley Orgánica de Comunicación pues significa la imposición de restricciones y condicionamientos al trabajo periodístico inaceptables en una sociedad democrática. RSF ubicó a Ecuador en el puesto 95 en libertad de prensa.

v

Venezuela

Es el país 116 en el ránking de libertad de prensa, según RSF. Este año la SIP denunció acoso a la prensa venezolana. “Bajo la excusa de amenazas terroristas, seguridad nacional o de secreto de Estado utilizan sistema de vigilancia y espionaje para neutralizar al periodismo y sus ciudadanos críticos”, denunció el presidente de la SIP, Gustavo Mohme. “Esta modalidad reviste particular gravedad en Venezuela, donde se están perdiendo vidas inocentes y se ha privado de libertad a líderes de oposición”. La CIDH denunció hostigamiento judicial a la prensa venezolana, así como reducción de los espacios para el debate público.

Alianza por la Libertad de Expresión:

AlianzaporlaLibertaddeExpresión

 

En el marco de las celebraciones por el Día del Periodista, que se celebra el sábado 27 de junio, la Alianza por la Libertad de Expresión presenta su “visión de cómo la política comunicacional del gobierno está trayendo como consecuencia una grave desinformación, afectando al ciudadano y a la sociedad en general”.

En la Sala E de la UCV, en el edificio de la Biblioteca Central, varios periodistas comparecieron acerca de la hostigación que viven a diario periodistas y medios independientes en el país. Por parte de los estudiantes y las escuelas de periodismos habló la directora de la escuela de Comunicación Social de la UCAB, Tiziana Polesel, y el presidente del centro de estudiantes de la Universidad Católica Santa Rosa, Eusebio Costa. También hablaron Carlos Correa, director de Espacio Público, y los profesores Antonio Pascuali y Marcelino Bisbal.

“Los estudiantes han perdido todo tipo de libertades”, aseguró Polesel. Indicó que la escuela que representa ve con “profunda preocupación el cerco al ejercicio” periodístico. A este ambiente se enfrenta los estudiantes y nuevos profesionales del área.

Por su parte, Carlos Guzmán, del Instituto de Investigaciones de la Comunicación de la UCV, advirtió que el gobierno ha ido más allá de la hegemonía comunicacional al “autoritarismo comunicacional”, pues constantemente se violan los principios básicos de la Constitución, en la que se garantiza la libertad de expresión.

Por el Colegio Nacional de Periodista, habló Tinedo Guía, quien recordó que el compromiso de los periodistas es con la libertad. En ese sentido resaltó que el Gobierno ha mantenido hegemonía propagandística “desde más de 600 medios”. Sin embargo, señaló que “a pesar de manejar tantos medios, más de 80% del país se resiste a aceptar modelo de Estado que plantea neoesclavitud”.

En el caso del representante de Espacio Público, Carlos Correa, hizo énfasis en la importación de registrar, documentar y denunciar las violaciones a la liberta de expresión. “La libertad de expresión es termómetro de lo que pasa en el país en todos los órdenes”, indicó.

Para el profesor Pascuali, “la información es un derecho humano que el gobierno no puede restringir ni en estado de excepción”, y calificó la profesión como “heroica”. Por su parte, el profesor Bisbal apuntó hacia el crecimiento del aparato mediático gubernamental e indicó que   “se hace más visible la mordaza ante los contenidos que son críticos”.

Para cerrar el evento, Silvia Alegrett  fue la encargada de leer el comunicado de la Alianza por la Libertad de Expresión en el que señalan que Venezuela reclama “una comunicación libre y plural”, pues son sus ciudadanos quienes sufren las consecuencias de la autocensura y restricciones informativas. La organización pide protección para periodistas y medios independientes y resalta que “sin periodismo libre, no hay democracia”. Puede leer el comunicado completo y firmarlo aquí

 

* Con información de El Estímulo