desbloqueo a Cuba archivos - Runrun

desbloqueo a Cuba

Castro demanda a EEUU fin al bloqueo y entrega de Guantánamo

RaúlCastroAP

 

SAN JOSE, Costa Rica (AP) — El presidente cubano Raúl Castro exigió a Estados Unidos levantar las sanciones, entregar el área que ocupa la Base Naval de Guantánamo y otorgar una compensación como parte del camino a una normalización de las relaciones entre ambas naciones que actualmente negocian un relanzamiento de sus nexos diplomáticos.

“El establecimiento de las relaciones diplomáticas es el inicio de un proceso hacia la normalización”, explicó Castro a sus colegas de la región reunidos en la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

Sin embargo esta normalización “no será posible mientras exista el bloqueo, no se devuelva el territorio ilegalmente ocupado por la base ilegal de Guantánamo, no cesen las trasmisiones radiales y televisivas violatorias de las normas internacionales, no haya compensación justa a nuestro pueblo por los daños económicos y humanos que ha sufrido”.

“Si estos problemas no se resuelven este acercamiento diplomático entre Cuba y los Estados Unidos no tendría sentido”, agregó el mandatario.

Estos fueron los primeros comentarios de Castro luego de que la semana pasada se realizaron las primeras conversaciones diplomáticas entre delegaciones de ambos estados cuyas relaciones se rompieron hace cinco décadas y el propio Castro y su colega Barack Obama decidieron restablecer en diciembre de 2014.

Ambos mandatarios anunciaron el 17 de diciembre su intención de relanzar sus nexos, incluso la apertura de embajadas a mediados de enero, Obama flexibilizó las sanciones para que los estadounidenses pudieran viajar a Cuba, se ampliaron los márgenes del envío de remesas y se permitieron algunas exportaciones, entre otros.

Desde que se hizo el histórico anuncio, el gobierno cubano expresó su simpatía por las medidas de Obama pero insistieron en que estas debían ir acompañadas de un cambio en las sanciones, muchas de las cuales son leyes y solo pueden ser levantadas mediante una intervención del Congreso estadounidense, que las aprobó para presionar un cambio de modelo en la isla.

Otra demanda de Castro tiene que ver con la devolución Base Naval de Guantánamo, una porción de tierra al oriente de la isla a donde Estados Unidos estableció una base en 1903 y que Cuba reclamó por más de medio siglo.

En cuanto al resarcimiento, además de las pérdidas que cada año imprimen las sanciones a la isla –que le impiden vender sus productos en muchos mercados y la obliga a pagar más por importaciones– Cuba presentó un juicio en la década pasada en los tribunales por cientos de millones de dólares en daños humanos y perjuicios por la política de hostilidad.

Por otro lado, el mandatario insistió en su discurso que “no sería ético, justo o aceptable que se pidiera a Cuba nada a cambio”.

Reiteró que Cuba no realizará cambios en su sistema político tal como lo exigió Estados Unidos, que espera tener un vecino con un modelo más cercano al suyo con economía de mercado y pluripartidismo.

Voceros de Washington indicaron que ahora cambiarían “los métodos pero no los objetivos de la política e insisten en actos de injerencia en nuestros asuntos internos que no vamos a aceptar”, expresó Castro el miércoles.

Cuba no reconoce a los disidentes internos como opositores y suele acusarlos de recibir dinero, orientación y entrenamiento por parte de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana con el objetivo de destruir a la revolución.

El mandatario cubano aprovechó la ocasión para ratificar el espíritu de respeto mutuo de las conversaciones de la semana pasada entre la delegación estadounidense y la de su país, pero se cuestionó sobre algunos obstáculos que pesan en torno a este primer paso del relanzamiento de las relaciones diplomáticas.

“¿Cómo explicar el restablecimiento de relaciones diplomáticas sin que se retire a Cuba de la lista de estados patrocinadores del terrorismo internacional? ¿Cuál será en lo adelante la conducta de los diplomáticos estadounidenses en La Habana respecto a la observancia de las normas que establecen las convenciones internacionales?”, se preguntó el mandatario.

Cuba recibió manifestaciones de apoyo de parte de los presidentes de Ecuador, El Salvador, Nicaragua, Venezuela y Brasil hacia la eliminación del bloqueo comercial estadounidense.

“Esa medida coercitiva, sin el amparo del derecho internacional, que afecta el bienestar del pueblo cubano es perjudicial para el desenvolvimiento y debe también ser superada”, expresó Dilma Rouseff.

En su discurso, la mandataria brasileña elogió a Castro y a Obama, de quienes dijo mostraron “coraje y sentido de responsabilidad histórica”.

“Así, se comienza a retirar de escena el último resquicio de la Guerra Fría en nuestra región”, afirmó.

“Los dos jefes de Estado merecen nuestro reconocimiento por la decisión que tomaron —benéfica para los cubanos y norteamericanos_, pero, sobre todo, para todo el continente. Merece, igualmente, nuestro reconocimiento el papa Francisco por su importante contribución en este proceso”, añadió.

A continuación una cronología de lo ha sido la relación entre entre EEUU y Cuba desde hace 50 años:

Cronología interactiva: ¿Qué ha ocurrido con la relación entre Cuba y Estados Unidos en estos 50 años?

EEUUyCuba

 

El 15 de Enero de 2015 el presidente de los EEUU, Barack Obama, y el de Cuba, Raúl Castro, anunciaron que ambas naciones retomarían relaciones diplomáticas y comerciales después de 50 años. Associated Press realizó un especial con la cronología de todo que ha transcurrido entre estos dos país  desde el 1 de enero de 1959:

 

Cuba dijo sí y Venezuela no al deseo del vaticano: El desconcierto de Maduro

HACE POCO MÁS DE UN AÑO, en agosto de 2013, Su Santidad Francisco daba la buena nueva de la designación de quien hasta esos días se desempeñaba como Nuncio Apostólico en Caracas desde el año 2009, Monseñor Pietro Parolín como el nuevo y flamante canciller vaticano, el Secretario de Estado del nuevo Papa.

Parolín no se quiso ir de Venezuela sin antes coordinar, estimular y propiciar un reencuentro de los venezolanos, un diálogo de conciliación y muy en especial que incluyera la libertad de los presos políticos venezolanos.

El tiempo apremiaba y por ello habló con algunos dirigentes opositores al mismo tiempo que a las autoridades del gobierno de Maduro, comenzando por el entonces canciller Elías Jaua y el ministro de relaciones interiores Miguel Rodríguez Torres.

El apremio de viajar a Roma dejó por la mitad aquella intención que luego fue retomada -por sus propias instrucciones- por el nuevo Nuncio Aldo Giordano.

Diálogo que incluyera además la designación de las nuevas autoridades del llamado Poder Moral de la república venezolana bajo un esquema de seriedad e independencia de poderes, una igualdad de condiciones para los sectores de oposición en esas mesas de diálogo buscando el necesario consenso para lograr una confianza de los venezolanos en el Consejo Nacional Electoral, el Tribunal Supremo de Justicia, la Fiscalía General, la Defensoría del Pueblo y la Contraloría General.

Básico para Parolín el consejo electoral pues era palpable la no credibilidad de los ciudadanos de Venezuela a la mayoría gubernamental en el ente que vigilaba y controlaba las elecciones, mas cuando había transcurrido ese año la elección de Nicolás Maduro por un margen mínimo frente al candidato de la democracia pluripartidista Henrique Capriles.

El nuevo Nuncio retomó la misión de impulsar esos encuentros que solamente dio como fruto la única reunión entre gobierno y oposición transmitida en cadena nacional la noche del 11 de abril. Maduro comenzó el encuentro con estas palabras: “Estamos desde el Palacio Presidencial de Miraflores, en el encuentro por la paz, en el diálogo por la paz, que gracias al trabajo que se ha hecho de acercamiento por parte de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), el Vaticano y la voluntad política manifiesta de los diferentes sectores políticos, están aquí convocados”.

La mención al apoyo desde el Vaticano se afianzaba con la presencia del nuevo Nuncio Giordano.

Tras ese encuentro público y habiendo quedado el gobierno al descubierto de manera frontal en su carencia de intenciones ciertas de dialogo y con el recuento de sus transgresiones a la democracia en una cadena nacional por parte de los discursos de los líderes opositores no se volvieron a reunir las partes.

Las presiones vaticanas iban dirigidas en primera instancia a la selección de las nuevas autoridades del Consejo Nacional Electoral ante las enormes dudas de los electores sobre su confiabilidad. En segundo orden estaba la libertad de los presos políticos encabezados en su momento por el comisario Iván Simonovis, los policías del 11A2002 y el total de los presos políticos. Debe aclararse que aún no había arreciado la ofensiva roja contra los manifestantes estudiantiles ni las detenciones de dirigentes políticos, periodistas o tuiteros incómodos para el régimen venezolano.

Sin embargo las intenciones de la Santa Sede siguieron tras bastidores a pesar de que desde el gobierno cívico-militar del PSUV no lo querían y mas bien torpedeaban cualquier avance en ese sentido.

Mientras eso pasaba en Venezuela, continuaba en secreto la negociación mas importante de los últimos años en materia política latinoamericana: el Vaticano mediaba junto a Canadá por un restablecimiento de las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos en un plan que incluía la liberación de 53 presos políticos cubanos.

Al tiempo, en simultáneo, Cuba y Estados Unidos avanzaban al punto que hace apenas una semana atrás se anunciaba al mundo el trascendental paso diplomático.

Cuba aceptaba la petición “sine qua non” vaticana de liberar los presos, por supuesto que apoyaba por Canadá y Estados Unidos, mientras en Venezuela el régimen de Maduro seguía haciéndose el sordo y por el contrario aumentaba las medidas de represión ante la inconsistencia cada vez mas grande de lo que fue el apoyo popular al chavismo.

Es decir que mientras el presidente Raúl Castro negociaba en buena voluntad con los tres gobiernos que participaban en los encuentros, el gobierno rojo rojito de Nicolás hacia caso omiso de las recomendaciones que desde la Santa Sede habían partido.

Importante destacar en medio de esta situación tras el anuncio de la formalización de las relaciones cubano-estadounidenses un detalle básico para entender el desasosiego, la incertidumbre y el resquemor del gobierno todo de Venezuela.

Me refiero al compromiso establecido entre Estados Unidos, Canadá y el Vaticano con Cuba y sus dirigentes de mantener el secreto de las negociaciones con respecto a Venezuela y su gobierno. Todos, principalmente el gobierno de Obama, pensaban que si los rojos venezolanos se enteraban harían todo lo posible por abortarlo y torpedearlo. Lo demostraron en la última reunión de Unasur donde el gobierno de Maduro quiso influir en una declaración apoyado por Bolivia, Ecuador y Nicaragua añadiendo un párrafo que a los demás pareció innecesario e inconveniente.

Los Castro, zorros políticos con mas de 55 años de “burdel” en esas lides, no le dijeron ni “pío” a su pupilo y benefactor Nicolás. l,’De allí su desconcierto.

Informe Otálvora: Obama y Castro burlan el embargo

CubayEEUU2

 

Las recientes negociaciones de EEUU con Cuba fueron asumidas como un proyecto personal por Barack Obama, y fueron ejecutadas por personal de la Casa Blanca bajo la responsabilidad del hondureño-estadounidense Ricardo Zúñiga. En 2012, Zúñiga formaba parte del equipo de Thomas Shannon en la embajada de EEUU en Brasilia, donde ejercía como Jefe del Departamento Político con rango de Consejero. De allí Zúñiga fue llamado para formar parte del equipo de la Casa Blanca, reemplazando al colomboestadounidense Dan Restrepo en la condición de asistente especial del Presidente y director para el Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional donde reporta a la muy poderosa consejera Susan Rice. Ya desde 2012 era público que la selección de Zúñiga respondía a la decisión de Obama de “normalizar” las relaciones con el régimen cubano. Con ingreso al servicio exterior de EEUU en 1993, Zúñiga es considerado un especialista en Cuba. A principios de los años noventa fue parte del personal en la Sección de Intereses de EEUU en La Habana donde operó como enlace con la oposición cubana. A su regreso a Washington, Zúñiga fue jefe del escritorio “Cuba” en el Departamento de Estado y luego regresaría a La Habana en 2010 para un breve lapso como encargado de la representación estadounidense en la isla. Habría correspondido a Zúñiga encabezar la delegación estadounidense en una decena de reuniones técnicas y secretas entre 2013 y 2014 con los emisarios de Raúl Castro, en las cuales el Gobierno de Canadá prestó su territorio y su silencio, el Vaticano fungió como facilitador y Brasil como inicial intermediario. Fue sólo hasta el 09DIC14 cuando Obama dejó colar en una entrevista televisada que su gobierno negociaba con los Castro, mencionando el tema de la liberación del estadounidense Alan Gross preso en Cuba desde 2009.

*****

El 05SEP14 la vocera del Departamento de Estado de EEUU, Marie Harf, se vio en aprietos ante preguntas sobre Cuba expuestas en el briefing con la prensa. Interrogada sobre la existencia de canales especiales de comunicación entre su Gobierno y Cuba, la funcionaria lo negó categóricamente limitándose a mencionar usuales contactos sobre temas postales o marítimos. Aquel mismo día, un poco más temprano, habían surgido sospechas de que Washington y La Habana mantienen niveles de comunicación operativa oficial incluso sobre temas de seguridad nacional. En lo que pudo haber sido un acto fallido, Harf confesó que EEUU mantiene conversaciones sobre “intereses comunes” con Cuba, para rápidamente corregirse y calificarlos como pláticas sobre “preocupaciones”.

*****

En la mañana del 05SEP14, una aeronave civil partió de Rochester (Nueva York) con destino a Naples (Florida). Poca horas después, los controladores de vuelo de la costa este de EEUU perdieron contacto con la avioneta TBM 700, disparándose las alarmas de seguridad. Dos aviones-caza F15 adscritos al Comando de Defensa Aeroespacial fueron enviados a supervisar e interceptar la aeronave que volaba en dirección sureste sobre aguas del Atlántico. Los pilotos militares estadounidenses concluyeron que la tripulación había perdido el conocimiento y probablemente había fallecido. La avioneta ingresó al espacio aéreo cubano, los F15 se retiraron de la operación y fueron reemplazados por un avión C-130 del servicio de Guarda Costas de EEUU que sobrevoló Cuba autorizado por La Habana. Poco después la aeronave donde viajaba el empresario Larry Glazer se desplomó en aguas de Jamaica.

Según diversas fuentes, estadounidenses y cubanas, el Gobierno de EEUU informó a la representación de Cuba en Washington sobre la alarma de seguridad encendida y sobre los procedimientos en desarrollo. Rápidamente Cuba autorizó el ingreso de aeronaves militares de EEUU a su espacio aéreo. “Durante todo el tiempo se mantuvo comunicación con las autoridades norteamericanas, que fueron informadas de cada una de las medidas tomadas en relación con este suceso”, aseguró el Gobierno cubano sin ser desmentido por Washington. Los puentes diplomáticos entre EEUU y Cuba, actuando con inesperada naturalidad y eficiencia, habían quedado en evidencia.

****

El acuerdo pactado entre Obama y Castro se centra en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre los dos Gobiernos y no incluye temas de derechos humanos o compromisos de reformas políticas en Cuba. Se trata de una extensa y compleja lista de temas que va desde las condiciones previas, los compromisos de las partes e incluso, el procedimiento (día y hora) para hacer público el acuerdo. Hasta el delicado tema de límites marítimos, asunto que involucra a México, fue parte de lo resuelto.

El intercambio de prisioneros, tres espías del Gobierno cubano presos en EEUU a cambio de Alan Gross y un cubano agente al servicio de EEUU encarcelado en Cuba, fue la condición previa para el acuerdo. EEUU y Cuba abrirán misiones diplomáticas y consulares en el otro país y las periódicas reuniones bilaterales (oficialmente sobre migraciones) ampliarán su agenda de temas y el rango de los funcionarios participantes. De hecho, ya fue anunciado que la delegación de EEUU a la próxima reunión bilateral, prevista para enero en La Habana, estará encabezada por la subsecretaria Roberta Jacobson.

*****

Mediante inminentes decisiones de los departamentos de Comercio y del Tesoro, Obama se ha comprometido a flexibilizar las actuales restricciones comerciales y migratorias. Las medidas anunciadas incluyen aumento del otorgamiento de permisos para viajes a Cuba, aumento en el monto permitido para remesas, aumento del valor permitido para importaciones por viajeros desde Cuba, uso de tarjetas de crédito de EEUU en Cuba, ampliación de la lista de productos exportables a Cuba, entre otros asuntos de impacto microeconómico. Pero las reformas sustantivas en cuanto a las relaciones económicas entre los dos países se orientan a un ingenioso esquema para evadir el actual embargo, sin esperar reformas en la legislación estadounidense.     

En su discurso televisado del 17DIC14, anunciado su nueva política hacia Cuba, Obama dijo: “Creo que las empresas estadounidenses no deberían estar en desventaja y que un aumento del comercio es bueno para los estadounidenses y los cubanos”. Esta es, sin duda, la principal razón para el cambio de orientación de la política de EEUU hacia Cuba. El paquete de medidas acordado incluye dos aspectos claves: se autoriza a las entidades financieras de EEUU a la apertura de cuentas en el sistema bancario cubano y, se autoriza a las empresas estadounidenses para sostener relaciones financieras y “prestar servicios” a “individuos cubanos” “en terceros países”. En lo sucesivo, empresas estadounidenses podrán hacer negocios con empresas cubanas siempre y cuando tengan como sede “terceros países”, es decir, el mundo entero. Países como México, Canadá e incluso Venezuela podrían ser sedes privilegiadas de los nuevos negocios de EEUU con y en Cuba.

*****

El 23DIC11, al clausurar las sesiones de la Asamblea Nacional cubana, Raúl Castro dejó ver intranquilidad por la falta de respuestas estadounidenses ante los anuncios de reformas económicas en Cuba. ”Al mismo tiempo que actualizamos nuestro socialismo, cambiando todo lo que debe ser cambiado, el Gobierno de los Estados Unidos sigue anclado al pasado”, se quejaba Castro quien acusaba a Obama de “inmovilismo” y “ausencia de voluntad política para mejorar las relaciones”.  Tres años después, vestido con uniforme militar de general, Raúl Castro dirigió un mensaje televisado el 17DIC14, simultaneo al ofrecido por Obama desde la Casa Blanca. Leyendo un  texto de poco más de 4.000 caracteres (este Informe contiene 9000), Castro resaltó la liberación de los espías cubanos y casi con desgano dijo: “Igualmente, hemos acordado el restablecimiento de las relaciones diplomáticas”, recalcando que el “bloqueo económico, comercial y financiero” aún no se ha resuelto, calificando las decisiones de Obama sólo como “progresos” y exhortándolo a remover los obstáculos. El dictador cubano reiteró la oferta de “socialismo próspero y sostenible” para su país, lo que en la práctica se traduce en el proyecto del régimen para emular modelos asiáticos donde la economía de mercado prospera y consolida dictaduras políticas totalitarias. 

*****

Los acuerdos entre Obama y Castro no significan el final de la confrontación política entre los dos países. Lo ocurrido no puede interpretarse como una “capitulación” de Castro ante EEUU, como una “traición” de Obama a los sectores democráticos cubanos o, como una “victoria” de Fidel y Raúl Castro sobre unos EEUU aislados internacionalmente. Estas interpretaciones han proliferado en las últimas horas entre opositores venezolanos, activistas cubanos anticastristas o  dirigentes procastrista a nivel continental. Lo ocurrido es un cambio en las reglas de juego entre los dos gobiernos, formalizando una tendencia ya existente a la normalización operativa de sus relaciones tanto diplomáticas como económicas, las cuales comenzarán a vivir los vaivenes usuales entre dos gobiernos no amigos. 

A pocas horas de los anuncios sobre Cuba, Obama firmó la ley que impone sanciones a venezolanos involucrados en violaciones a los Derechos Humanos. Resultaba cuesta arriba para Obama desobedecer el mandato bipartidista contra el Gobierno de Nicolás Maduro. La confrontación entre Washington y la izquierda procastrista continuará… Empresarios de EEUU irán a La Habana para hacer negocios como ya lo hacen en Pekín o Hanoi.

 

Edgar C. Otálvora

@ecotalvora

Luis De Lión Dic 21, 2014 | Actualizado hace 5 años
Sin embargo por Luis DE LION

ObamayCastro2

 

Esta semana fuimos testigos de un hecho histórico. Raúl Castro y Barack Obama hablaron por teléfono el 16 de diciembre y emitieron dos mensajes simultáneos a sus naciones y a la comunidad internacional.

El retorno de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, es en esencia, una buena noticia, a la que muy pocos se oponen. Pero, no es la primera vez que ambos países intentan un acercamiento.

El factor sorpresa, ha sido grande. A pesar que, el New York Times, con sus siete editoriales consecutivos a favor del levantamiento del embargo, nos dio una pista.

De igual forma, el acercamiento hacia Cuba estaba en el programa de gobierno del candidato Obama en el 2008. Es justo aquí, donde comienzan, las interrogantes.

¿Por qué la administración Obama en el 2009 controlando ambas Cámaras no promulgó el levantamiento del bloqueo a Cuba?

Tratamiento similar, le otorgó Obama a la reforma migratoria, que también estaba en su programa del 2008 y no hizo nada, hasta el 2014, justo cuando no tiene mayoría en ninguna de las cámaras.

Así como la administración Obama batió todos los records de deportación de extranjeros, igualmente fue, la que menos apoyo le dio a los disidentes y exiliados cubanos.

¿Por qué la necesaria democratización, de Cuba, no parece ser la prioridad para ninguna de las partes?

Pero como quiera que sea, ha quedado expresada la voluntad de un cambio. En su alocución, Obama le dedicó al tema cubano casi 15 minutos, algo que no acostumbra hacer sobre temas internacionales. Ni Siria, ni Rusia, tuvieron ese honor.

De igual forma, Obama, puso en valor su ya reiterado lirismo. Del “a new begining” en junio del 2009 en la Universidad de El Cairo, seguido de “la línea roja” en referencia al genocida Bachar El Assad en Siria, hasta el “todos somos americanos”.

Retórica, que ha marcado, una desastrosa política exterior.

El martirizado pueblo cubano, no está para lirismos, de un presidente estadounidense con preocupantes faltas de memoria histórica.

No obstante, es en el aspecto económico, donde Obama, ha tenido más éxito. Siendo más pragmático que estratega, más jurista que político. Obama ha comprendido que Cuba atraviesa una lógica económica irreversible, cuyo detonante ha sido la crítica situación económica venezolana.

Para lo estrictamente político, los Republicanos por su parte deberán tomar en cuenta que, Obama ganó en dos ocasiones en Florida, es decir, que ese electorado valora el acercamiento con La Habana. Digo esto, no solo al momento de votarse en el Congreso el levantamiento del embargo, sino también, en la perspectiva de las presidenciales del 2016.

Si Obama, logra el objetivo, de la transición democrática en Cuba, tendrá más que merecido el Nobel de la Paz. Pero habrá que esperar. Siendo precisamente, en el arte de la espera, donde los hermanos Castro, tienen una destreza cincuentenaria.

 

@ldelion

[email protected]

Castro expresó su apoyo al Gobierno venezolano ante sanciones de EEUU

RaúlCastro

El presidente cubano, Raúl Castro, expresó hoy su rechazo a las sanciones impuestas por Estados Unidos a Venezuela y expresó su apoyo al gobierno de Nicolás Maduro frente a los intentos para su “desestabilización”.

Castro reiteró las “especiales relaciones” que Cuba mantiene con Venezuela, país al que seguirá “brindando apoyo frente a los intensos intentos de desestabilizar el gobierno legítimo de Nicolás Maduro”. “Rechazamos la pretensión de imponer sanciones a esa hermana nación”, dijo Castro en su discurso de clausura del último pleno del año de la Asamblea Nacional (parlamento unicameral), informó EFE.

El pasado jueves 18, un día después de que anunciara el restablecimiento de las relaciones con Cuba, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, firmó las sanciones aprobadas por el Congreso contra funcionarios venezolanos considerados responsables de violaciones a derechos humanos, durante las manifestaciones que se realizaron a partir del 12 de febrero pasado en Venezuela, las cuales culminaron con un saldo oficial de 43 muertos y cientos de heridos..

Las sanciones aprobadas incluyen la congelación de activos y la prohibición para emitir visados a funcionarios del Gobierno venezolano.

Este es el artículo de Diosdado Cabello en The New York Times

DiosdadoCabello

 

El presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, publicó el jueves 18 de diciembre un artículo en el reconocido diario The New York Times como respuesta de la aprobación del Congreso de EEUU a sancionar a funcionarios venezolanos por “la violación de DDHH”. El escrito también se da en ocasión del restablecimiento de las relaciones entre EEUU y Cuba.

 

A continuación el artículo:

 

Intimidando a Venezuela con Derechos Humanos

Parecía una desafortunada coincidencia que justo cuando decenas de personas que se manifestaban contra la brutalidad policial fueron arrestadas en las calles de Nueva York y otras ciudades, el Congreso de Estados Unidos aprobó un proyecto de ley de sanciones contra miembros del Gobierno de mi país por presuntos abusos contra los derechos humanos durante las protestas a principios de este año.

Mientras el Congreso acusó al Gobierno de Venezuela de tomar medidas enérgicas contra la disidencia, las comunidades afroamericanas en los Estados Unidos expresaron su indignación por los homicidios policiales de hombres negros desarmados. Entonces, mientras los legisladores en el Capitolio criticaron a funcionarios venezolanos por supuestas violaciones de las normas democráticas, un informe del Senado reveló el grado de torturas por parte de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

Las protestas contra el Gobierno de nuestro país que comenzaron en febrero causaron la muerte de más de 40 personas, muchas de las cuales eran partidarias del Gobierno o personas inocentes. De esas muertes, un número significativo fue causado ​​por manifestantes antigubernamentales, queutilizaron la violencia para tratar de derrocar a nuestro Gobierno elegido democráticamente. En vez de participar en manifestaciones legales y pacíficas, los manifestantes utilizaron barricadas y escombros en llamas para bloquear calles. También causaron la muerte de varios motociclistas tendiendo cables a través de caminos.

Nuestro Gobierno respondió con moderación, lo que permitió que esas manifestaciones violentas se prolongaran durante varios meses. Se hicieron todos los esfuerzos posibles para garantizar que solo los manifestantes que directamente violaron las leyes o que pusieron las vidas de los demás en peligro fueran detenidos. Por ejemplo, los responsables de la quema de autobuses públicos con cócteles molotov, o que prendieron fuego a una universidad pública, fueron detenidos y acusados ​​con razón – al igual que 17 agentes de seguridad del Estado acusados ​​de utilizar fuerza excesiva contra los manifestantes, que están en espera de juicio.

Con el tiempo, nuestros ciudadanos se cansaron de esas protestas y sus tácticas incoherentes, que solo crearon el caos y la inseguridad en nuestras calles. Los disturbios se calmaron, y la oposición perdió credibilidad. El líder de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática posteriormente renunció, luego de desacuerdos dentro de la organización.

Después de la muerte de mi buen amigo, y nuestro Presidente, Hugo Chávez, hace casi dos años, nuestro país ha experimentado una serie de dificultades, incluyendo problemas económicos. Como presidente de la Asamblea Nacional y el vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela, que fue fundado por el Sr. Chávez, he trabajado con el presidente Nicolás Maduro para encontrar soluciones viables.

Para responder a la caída del precio del petróleo, en el que se basa nuestra economía, estamos recortando el gasto público en un 20 por ciento. Pero no vamos a recortar los fondos para nuestros programas sociales claves que proporcionan atención médica esencial, la educación y el bienestar de nuestros ciudadanos. También estamos tomando medidas para luchar contra la alta inflación que ha plagado a nuestra nación en los últimos dos años, y estamos luchando para acabar con el comercio en dólares en el mercado negro que sabotea nuestro sistema cambiario.

Hace algunos meses, el Sr. Maduro extendió una rama de olivo a la administración de Obama al nombrar a un embajador en los Estados Unidos, e invitar a Washington a nombrar a un embajador en Venezuela. El Sr. Maduro también me nombró para dirigir una comisión de alto nivel para reparar las relaciones con el Gobierno de los Estados Unidos. Hasta la fecha, el presidente Obama no ha aceptado ni nuestro embajador, ni ofreció uno propio. Y no ha habido ninguna señal de Washington de alguna intención de involucrarse con mi comisión.

Imponer sanciones contra un país que no ha causado ningún daño a los Estados Unidos no es la manera de avanzar hacia una relación constructiva. Las sanciones unilaterales contra otras naciones han fracasado por lo general y han sido rechazadas por la mayoría de la comunidad internacional.

En Cuba, el embargo comercial de décadas causó grandes dificultades, perofalló en cumplir el objetivo de Estados Unidos de poner fin a la revolución cubana. Los muchos votos de las Naciones Unidas para levantar el embargo pusieron de manifiesto lo aislado que Washington había estado en su política. Sería lamentable que las sanciones contra Venezuela, a las que primero se opuso la Casa Blanca, ahora se conviertan en la forma en la que la administración Obama apacigüe a los miembros del Congreso que se oponen a la restauración histórica de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

La mayoría de los venezolanos, independientemente de su afiliación política,rechazan estas sanciones y las ven como una agresión sin fundamento. No vamos a ser intimidados por los esfuerzos para debilitar o desacreditar nuestro Gobierno.

Hemos tratado de avanzar hacia la mejora de las relaciones con el Gobierno de Obama, pero hemos sido rechazados. Solo podemos preguntarnos si el calendario de estas sanciones es un intento de distraer a la opinión pública de la revelación de violaciones de derechos por parte de los agentes del orden de Estados Unidos.

 

A continuación el artículo en Inglés:

 

Hectoring Venezuela on Human Right

 

CARACAS, Venezuela — IT seemed an unfortunate coincidence that just as scores of people demonstrating against police brutality were being arrested on the streets of New York and other cities, the United States Congress passed a bill to bring sanctions against members of my country’s government for alleged human rights abuses during protests earlier this year.

While Congress accused Venezuela’s government of cracking down on dissent, African-American communities across the United States expressed outrage over police killings of unarmed black men. Then, as legislators on Capitol Hill criticized Venezuelan officials for purported violations of democratic norms, a Senate report revealed the extent of torture by the Central Intelligence Agency.

The antigovernment protests in our country that began in February resulted in the deaths of more than 40 people, many of whom were either pro-government supporters or innocent bystanders. Of those deaths, a significant number were caused by antigovernment demonstrators, who used violence to try to oust our democratically elected government. Rather than engaging in lawful and peaceful demonstrations, those protesters used barricades and burning debris to block streets. They also caused the deaths of several motorcyclists by stringing wires across roads.

Our government responded with restraint, allowing those violent demonstrations to go on for several months. Every effort was made to ensure that only protesters who directly violated laws or placed the lives of others in danger were detained. For example, those responsible for burning public buses with Molotov cocktails, or who set fire to a public university, were rightly arrested and charged — as were 17 state security agents accused of using excessive force against protesters, who are awaiting trial.

Puede leer el artículo completo aquí en inglés aquí: Hectoring Venezuela on Human Right

CubayEEUU

 

 

Análisis por: Oswaldo Ramírez, Director ORC Consultores

                         @oswram

 

Hecho:
El 17/12/14, los gobiernos de Estados Unidos de América y Cuba dieron los primeros pasos para el restablecimiento de relaciones diplomáticas, económicas y sociales. Por intervención del Papa Francisco y el gobierno canadiense, se dieron diálogos de alto nivel, que han derivado en la liberación de algunos presos recíprocos, de igual forma se plantea la apertura de embajadas, cooperación en materia de tráfico de drogas, terrorismo, servicios de salud y tecnología; incremento del flujo de información, viajeros, remesas familiares y servicios bancarios.

En una declaración paralela a través de los medios de comunicación, Barack Obama y Raúl Castro informaron a grandes rasgos parte de la hoja de ruta que trazaron con la finalidad de moderar el bloqueo que por más de 54 años tuvo Estados Unidos sobre Cuba. De hecho, Obama instruyó a su canciller John Kerry para que se hicieran los trámites de retirar a Cuba como país patrocinante del terrorismo, así como ambos mandatarios insistieron en sus mensajes en el derecho de Cuba a la autodeterminación.

En paralelo, sigue en el mundo una caída continuada de los precios del petróleo, cuyas cotizaciones a esta hora para la cesta venezolana está cercana a los 52 USD. Durante muchos años, Venezuela fue el principal mecenas de Cuba, no sólo por el envío de entre 53 y 120 mil barriles día (fluctuaron desde ese año), sino también por el pago de los servicios de personal cubano que labora en el país, que inicialmente en 2003 fueron cerca de 44 mil personas y que en este momento son cerca de 30 mil, 22 mil de ellos médicos y enfermeros, por cuyos servicios Venezuela paga mensualmente al gobierno de Cuba entre 1500 y 4000 USD por persona (los trabajadores reciben solo 100 USD).

 

Implicaciones:

El principal aliado de Venezuela desde el ascenso al poder de Hugo Chávez en 1999 fue el gobierno cubano; desde ese momento, en el discurso político del país se instaló una visión antimperialista, designando a Estados Unidos como enemigo, siguiendo los patrones comunicacionales que por muchos años prevalecieron en Cuba.

Cuba comenzó a tener en Venezuela una injerencia importante en asuntos del Estado, que fueron mucho más allá del simple envío de médicos en misiones sociales desde el año 2003 (se estima que llegaron 44 mil cubanos) a asistir a Venezuela en 7 misiones sociales. A partir de ese momento, Cuba comenzó a usar a Venezuela como puente de triangulación de compras de productos para su nación, obligando a Venezuela a comprar y transferir tecnología. Durante muchos años, la relación de beneficio permitió mejorar cosas en el país, que luego del colapso de la extinta Unión Soviética atravesó una crisis sin precedente.

El aumento del precio del petróleo permitió que ese intercambio hacia Cuba desde Venezuela llegara a cifras anuales cercanas a los 12 mil millones de dólares, quién buscaba constantemente firmar acuerdos (sólo en 2014 se firmaron 56 acuerdos de desarrollo abarcando áreas como salud, agricultura, cultura y cooperación militar).

Pero, este año levantó muchas alarmas en la isla caribeña, quienes interpretaron que su actual mecenas no tendría los suficientes recursos para poder seguir ayudando a los Castro y sus adláteres a mantener la economía, debido a que constantemente disminuían los envíos de crudo y derivados (entre 2012 y 2013 hubo una disminución en los envíos de 107 mil a 80 mil bd sobre todo en diésel), así como cada vez menos personal cubano está al servicio de Venezuela, habiendo incluso más de 3 mil deserciones en los años recientes.

Cuba este año ha hecho esfuerzos por cambiar las condiciones y diversificar la inversión extranjera en ese país.

Estados Unidos está entre los cinco principales socios comerciales de Cuba (el 6.6% de las importaciones llegan desde EE.UU) y es además el primer suministrador de productos agrícolas de Cuba. EE.UU suministra el 96% del arroz y el 70% de los productos de carne avícola. Otras importaciones a gran escala provenientes de EE.UU son el trigo, el maíz, la soya y sus derivados.

Actualmente los principales competidores de EE.UU. son la Unión Europea, segundo mayor exportador de productos agrícolas hacia Cuba, seguida por Brasil, Argentina, y Canadá. En total, Cuba importa alrededor de mil millones de dólares.
No obstante, el comercio entre Cuba y Estados Unidos está sujeto a regulaciones y se produce bajo ciertas condiciones. Por ejemplo, Cuba tiene que pagar en efectivo y al contado todos los productos que importa desde EE.UU, ya que este no le concede ningún tipo de crédito financiero al gobierno de Cuba.

Se estima que aproximadamente unos 80 mil estadounidenses visitan Cuba anualmente, incluyendo unos 3 mil viajes de negocios. Las remesas que los expatriados cubanos en Estados Unidos envían a su país alcanzan los 1000 millones de dólares anuales.

 

Prospectiva:

Un cambio discursivo, de realidades diplomáticas, sociales y políticas en entre Cuba y Estados Unidos, claramente tiene un primer impacto en Venezuela, país que puede asumir un papel mucho más férreo como el que tenía Cuba hasta hoy en términos de “víctima del imperio” y en el que se ha mantenido Venezuela, con claros episodios recientes como que Estados Unidos es el responsable de la debacle económica en el país, o bien, pueden asumir un rol de “caída y mesa limpia” al tratar de recomponer las relaciones, guiado por su hermana mayor Cuba, en este propósito, con el fin de que este país siga disfrutando de lo mejor de dos mundos, su socio Venezuela y la inyección de recursos desde su anterior némesis.

Pero en el caso venezolano quizás las cosas pudieran ayudar a lentamente desmontar el aparato cubano, iniciado quizás en la búsqueda de dejar de transferir dinero y recursos que bien pueden ser usados en el enorme gasto estatal o en el caso del crudo y derivados, ser vendidos a precios internacionales, que si bien hoy rondan los 52 USD, son mejores que los 22 USD a los que se le “vende” el crudo a Cuba. Si hay facciones dentro del gobierno que claramente ven esto como una posibilidad, pero todo dependerá de cuanto es la disposición de Cuba en una nueva etapa diplomática con los Estados Unidos de triangular mensajes desde este país hacia Venezuela, sobre todo en materia de Derechos Humanos y Democracia, asuntos que Obama recalcó como “pendientes y sobre los cuales buscarán cambios profundos”.

La dependencia del petróleo venezolano hace que Cuba, si pierde estos recursos, deberá buscar un nuevo suplidor para compensar la pérdida en su sistema de energía eléctrica. Por ahora dudamos que Venezuela corte de golpe la asistencia al país caribeño, vistas las declaraciones iniciales de altos voceros, pero, todo dependerá de cuanto necesite yo aquí esos recursos, visto el deterioro de la moneda venezolana, la caída de los precios del crudo y la baja capacidad del país que actualmente produce 2.36 millones bd.

Cuba puede progresivamente convertirse en el comodín que Venezuela jugará en la búsqueda de tener más recursos, pero paradójicamente, muchas misiones sociales (que el gobierno insiste en el discurso que no afectará, pero hay muestras de cambios ya) están apalancadas en el uso de personal cubano, por lo que el país deberá, si quiere jugarse esta carta, tomar una de las decisiones políticas más difíciles en la era post-Chávez, teniendo impactos que pueden caer mal a más de un seguidor radical del gobierno.