cultura venezolana archivos - Runrun

cultura venezolana

Ética del don; no ética de la pureza y la mancha, por S:D:B Alejandro Moreno

ESTÁ EN JUEGO EN ESTOS MOMENTOS DE LA POLÍTICA –ya lo hemos dicho– el fondo esencial y existencial de la cultura del pueblo venezolano. Quiero hoy detenerme a reflexionar sobre la estructura de ese fondo: la ética que califica y constituye su raíz. Si trascendiendo lo aparente, lo circunstancial, nos fijamos en lo permanente y lo estructural, entenderemos que la ética sobre la cual se funda la práctica de vida de nuestro pueblo es una ética regida por el don y la entrega, no por la culpa, la limpieza y la pureza. Esta sería la típica ética farisaica mientras la ética del don, que al fin de todo es el amor, coincide plenamente con la ética cristiana más profunda. Estoy hablando de cultura, no necesariamente de religión, pues esta ética del don y del amor está presente en las prácticas culturales tanto de los creyentes como de los no creyentes, de los cristianos como los de otras religiones. Por alguna vía se hizo cultura popular venezolana. Es lo más profundo de nuestra identidad como pueblo, es la forma nuestra de habérnoslas con la vida y la realidad toda. Ciertamente eso no nos libra de cometer errores y delitos, o pecados, de actuar contra ella o fuera de ella, pero ella permite que podamos también regresar y recuperarnos. Desde el punto de vista cristiano este fondo ético es el que no se detiene en el remordimiento de la culpa sino que permite la liberación por el sincero arrepentimiento, hace posible el perdón en profundidad y la alegría plena y sin nubes de la total aceptación en el mundo absoluto del amor. En el campo social y político es lo que permite el encuentro entre quienes difieren en opiniones, en gustos y proposiciones porque hay un fondo común a todos, incluso inconsciente, sobre el que las coincidencias y la aceptación son posibles sin exigir para nada la uniformidad. La ética de la limpieza, la pureza y, por tanto, de fondo, siempre la culpa de la que es imperioso librarse pues es productora permanente de remordimiento, angustia y autohumillación y por lo mismo de la visión fundamentalmente negativa del otro que siempre será de algún modo culpable, es productora de las prácticas de aislamiento, segregación y encierro en un personal sentido de superioridad y orgullo de quien se siente más perfecto. Esto tiene efectos políticos y es causante de desunión. En religión, produce el fariseo, el que se siente superior ante Dios y desprecia al publicano por pecador. En eso consistió el gran rechazo de Jesús. Y en eso consiste el intento de desvenezolanización hoy.

[email protected]

El Nacional

Humano Derecho: con Caracas Stencil

El arte urbano ocupa el estudio de Humano Derecho. En esta oportunidad @fanzinero conversa con Alex y Darío, dos miembros de Caracas Stencil, quienes desde las plantillas han re-imaginado diferentes símbolos de la cultura venezolana para actualizarlos y ponerlos al servicio de todos. Usando el diseño para promover un ejercicio de identidad y memoria activa, los Caracas Stencil han convertido en íconos a figuras como Simón Díaz, Armando Reverón y José Gregorio Hernández teniendo como lienzos las calles de las principales ciudades del país.

Humano Derecho es actitud y buena música. Las pausas del rock son para los venezolanos La Rotunda con “Juan Bimba”, Expulsados desde Argentina con “Alerta Roja” y un tema del nuevo disco de The Misfits “Friday The 13th”.

Somos el radio web show semanal con gente que ayuda a gente, conducido por Melanio Escobar y Rafael Uzcátegui, bajo la producción de Redes Ayuda y Provea.

La Francofonía en Venezuela por Milos Alcalay

Francés

 

La Embajadora de Suiza en Venezuela, Sabine Ulmann Shaban en nombre de los países de habla francesa representados en Venezuela, fue la anfitriona el pasado 20 de marzo  del inicio de celebraciones en la capital Caraqueña que marcará una semana de conciertos, exposiciones, danza, literatura y cine, como demostración de las expresiones de la cultura de más de 220 millones de ciudadanos de habla francesa en los cinco Continentes del mundo.

Para el inicio de la conmemoración, nada mejor que el otorgamiento de premios a los jóvenes venezolanos que se consagraron en el dominio del idioma francés gracias a los cursos seguidos en las diferentes Universidades del país, quienes recibieron de manos de los Embajadores de Francia, Canadá, Bélgica, Egipto, Grecia, Haití, Líbano, Rumania, Suiza y Vietnam los diferentes premios otorgados como estimulo para promover una cultura común.

Los diplomáticos presentes en el acto en sus diversas intervenciones resaltaron los alcances humanistas de la francofonía que va mucho más allá del idioma, ya que se inspira en valores, principios y exigencias que conllevan un mensaje vigoroso de libertad, de respeto de los derechos humanos y de justicia como contribución invalorable en la construcción de una comunidad planetaria más humana, definida con acierto por el gran Estadista del Senegal Leopold Sedar Senghor quien se refería a la cultura de habla francesa como “ese humanismo integral, que se teje entorno al planeta como simbiosis de energías dormidas de todos los continentes, de todas las razas que se despiertan gracias a su reciproco calor”

Como el evento marcó un espacio de dialogo y cultura planetaria, los representantes de las diferentes comunidades presentes mostraron el arco-iris de la especificidad gastronómica de cada uno de los países, al ofrecerle a sus invitados la posibilidad de degustar la múltiple experiencia gastronómica existente en el micro-cosmos culnario de las naciones representadas, además de ofrecer una grata muestra de presentaciones musicales, de danza y de mensajes culturales.

La conmemoración de la francofonía no solo es un testimonio de reconocimiento a los miles de venezolanos que estudiaron en el exterior en países de habla francesa gracias a diferentes programas tanto del reconocido Plan de Becas Gran Marsical de Ayacucho, como también de los diferentes programas de la cooperación técnica y cultural ofrecida durante décadas, sino también lo que constituye espacios en los que cientos de miles de compatriotas comparten en esos países como consecuencia de una nueva realidad que ha hecho de una tierra de inmigración como la nuestra, en una tierra de emigración en la que la diáspora venezolana convive en esos países marcando una nueva experiencia de la proyección de la cultura venezolana en los países que forman parte de la comunidad franco-parlante en el mundo. Una hermosa y significativa presentación

 

@milosalcalay