conexión suiza archivos - Runrun

conexión suiza

May 11, 2018 | Actualizado hace 1 año
El gestor predilecto de los ricos bolivarianos
Una alianza periodística conformada por Runrun.es, El Pitazo, Armando Info y el diario español El Confidencial publica una serie de reportajes de investigación realizados a partir de la filtración de un conjunto de 300 documentos financieros que tienen un tamaño de 380 MB. Se trata de archivos internos de la entidad de banca privada suiza Compagnie Bancaire Helvétique (CBH), cuya sede se ubica en Ginebra, y de documentos acumulados por un gestor financiero especializado en captar clientes multimillonarios extranjeros para atraer sus fortunas a bancos suizos, el francés Charles-Henry De Beaumont. La mayoría de los archivos datan entre 2011 y 2013, tiempo en el que la discusión sobre la salud de Hugo Chávez copaba la cotidianidad venezolana.
Los documentos a los que se tuvo acceso evidencian que montañas de dinero relacionado con el chavismo se apilaron en Suiza. Las actividades financieras de estos grupos de poder están relacionadas, en su mayoría, con Petróleos de Venezuela, Corpoelec y la Corporación Venezolana de Guayana; también con fondos públicos creados originalmente por Chávez para el desarrollo del país y con áreas estratégicas como la importación de medicinas e insumos hospitalarios.
Más allá de la filtración, se entrevistó a expertos financieros reputados, abogados, empleados de banca y a los propios afectados. Asimismo, se ha consultado un amplio repertorio de fuentes documentales que incluye registros mercantiles y de la propiedad, asientos de autoridades migratorias, escritos de fiscalías, juzgados y policías en diversos países, entre otras. Además, para informaciones puntuales se consultó la documentación derivada de los Papeles de Panamá y Paradise Papers, proyecto coordinado por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y el diario alemán Süddeutsche Zeitung.
La historia de Charles-Henry De Beaumont, el enlace entre esta cordillera de fortunas que se asentaron en Suiza, es la última  entrega de la #ConexiónSuiza.
Puede que el nombre de Charles Henry de Beaumont no sea familiar para los venezolanos, pero su destino está ligado al surgimiento de una nueva oligarquía en la Venezuela bolivariana. Este asesor financiero, por medio de la Compagnie Bancaire Helvétique (CBH), supo relacionarse con empresarios venezolanos que necesitaban ocultar sus fortunas en países protegidos por el secreto bancario. Esas vinculaciones han quedado al descubierto gracias a una filtración de documentos de la institución financiera suiza que Armando.info trabajó en alianza con El Pitazo, Run Runes y El Confidencial

 

Alfredo Meza | Marcos García Rey

ESTÁ CLARO: PARTE DE LA CARRERA del asesor financiero francés Charles-Henry Du Boscq de Beaumont está relacionada con las fortunas surgidas durante la era chavista en Venezuela.

De Beaumont, nacido en Saint Julien en Genevois, Francia, el 25 de febrero de 1976, luce como un gestor hábil de los patrimonios de los adinerados. La foto de su pasaporte muestra a un hombre de buena presencia, blanco -blanquísimo-, de 1,82 centímetros y de profundos ojos azules. Enseñándoles el anzuelo de la discreción, este asesor financiero tuvo entre su cartera de clientes a varios venezolanos que confiaron sus fortunas a la Compaigne Bancaire Helvetique (CBH), un banco suizo donde rige parcialmente el secreto bancario.

De Beaumont es lo que en el argot financiero internacional se conoce como un “External Asset Manager (EAM) o gestor externo de activos. En el CBH se encargaba de atraer a clientes de mercados emergentes como Venezuela para luego ofrecerles los productos del banco. Los intermediarios como él están registrados ante la Autoridad Federal Supervisora del Mercado Bancario Suizo (Finma).

A partir de informes del CBH de entre 2011 y 2013 obtenidos por Armando.info, Runrunes, El Pitazo y El Confidencial, de España, es posible comprobar su relación como agente bancario de Danilo Díaz Granados, cuya riqueza se incrementó durante la presidencia de Hugo Chávez (1999-2013), y de otras polémicas fortunas forjadas al calor de los altos precios del petróleo durante buena parte de la era bolivariana.

Consultado para esta investigación, Díaz Granados asegura que conoció a De Beaumont en 2005 en el marco de las inevitables relaciones que surgen entre clientes y asesores financieros. Dicha relación, afirma, finalizó cuando De Beaumont dejó el CBH. Y agrega: “Las operaciones que él gestionó pasaron siempre los controles del banco”.

Al menos entre 2011 y 2012 De Beaumont también asesoró a Luis Alfonso Oberto Anselmi, un operador financiero que ha escogido promocionar su perfil de coleccionista de arte para desviar la atención sobre el origen de su fortuna; a Alejandro Betancourt y Francisco Convit, propietarios de Derwick, una compañía venezolana de ingeniería que durante el reinado del chavismo ha obtenido contratos para obras eléctricas y perforar pozos petroleros sin haber acreditado experiencia; a Daniel Jesús Medina Sarmiento, exfiscal 73 del Ministerio Público y abogado de Diosdado Cabello en la demanda introducida por el vicepresidente del gubernamental Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) contra los editores de los diarios venezolanos Tal Cual, El Nacional y el agregador de contenidos La Patilla, y al bróker venezolano austríaco Martín Lustgarten

Belmon Medina by runrunesweb on Scribd

De Beaumont urdió una red de sociedades en jurisdicciones poco transparentes y paraísos fiscales para gestionar sus propios activos y canalizar también las de sus clientes. Lo hizo junto a su esposa, la suiza Alessandra Gherardi, quien es también propietaria al 50 por ciento de algunas de sus empresas. Ambos registraron sociedades y se abrieron cuentas en Panamá, San Vicente y las Granadinas, Suiza o el archipiélago portugués de Madeira. Algunas de sus compañías son Amblia Limited, Upson Columbus Corp. o Novopax Consulting INC.

Entre sus clientes, en un documento de apertura de una cuenta en el Banco Espirito Santo portugués en 2013, describe De Beaumont de su puño y letra están la misma petrolero estatal venezolana PDVSA o Greenhill International Ltd. (San Vicente y las Granadinas), cuyo director general era por entonces Diazgranados.

Interrogado sobre la relación con los clientes, De Beaumont responde: “Estoy seguro de que ustedes entenderán que no puedo ofrecer información alguna al respecto, puesto que estoy obligado a cumplir la confidencialidad y el secreto bancario regulado por ley de mi actividad profesional pasada con CBH”. El intermediario añade: “No obstante, puedo asegurarles que ninguno de mis clientes tenía casos judiciales pendientes ni estaban involucrados en hechos ilícitos”.

Esto es parcialmente cierto. Lustgarten, por ejemplo, fue arrestado en abril de 2015 en Estados Unidos acusado de lavar unos 100 millones de dólares provenientes del narcotráfico, aunque en diciembre de 2015, como reveló la investigación de los llamados Panamá Papers, recobró su libertad. Los agentes que realizaban la investigación –abierta en una corte de Massachusetts y procesada en una de Florida– no lograron obtener de los gobiernos de Hong Kong, Singapur, Panamá, Colombia y Suiza los estados financieros que probaban el origen ilícito de los fondos movilizados desde las cuentas del empresario. Los cargos en su contra fueron retirados.

***

De Beaumont trabajó en el CBH entre 27 de junio de 2011, de acuerdo con la Gaceta Oficial de Comercio de Suiza, y el 13 de marzo de 2013, cuando en la misma publicación consta que le revocaron los poderes como director de la sede del CBH en Ginebra. Esa etapa cubre el anuncio de la enfermedad del presidente Hugo Chávez, hecho a finales de junio de 2011, y su muerte, en marzo de 2013.

En aquellos años confusos para el chavismo apenas despuntaban los escándalos de corrupción relacionados, por ejemplo, con el manejo de la crisis eléctrica de Venezuela en 2010.

Todos los negocios originados en el modelo económico chavista, se sabría después de la salida de De Beaumont del CBH, engordarían los patrimonios de la banca asentada en paraísos fiscales. Con la llamada Lista Falciani se supo en 2015 que el gobierno de Chávez (1999-2013) colocó entre 2005 y 2007, cuando se produjo el viraje al socialismo, unos 12 mil millones de dólares en la filial suiza del HSBC. Las certezas crecieron en marzo de 2016, porque el diario Irish Examiner aseguraba que Suiza había acordado con Estados Unidos la entrega de los registros de al menos 18 instituciones financieras cuyas transacciones involucraban a la estatal Petróleos de Venezuela. Entre esos bancos estaba la CBH.

O2 Informe Final Expediente 1648 PDVSA by runrunesweb on Scribd

Fue un golpe a la credibilidad de Suiza como el destino predilecto de quienes buscaban la discreción de su sistema financiero. En marzo de 2017, una investigación periodística transnacional sumó nuevas razones para criticar a los países con legislaciones offshore y a los clientes que buscaban protección bajo su ala. El proyecto de Denuncia de Corrupción y el Crimen Organizado (OCCRP, por sus siglas en inglés) reveló que el CBH fue una parte de la trama de la llamada Lavandería Rusa, un plan para trasladar de 2010 a 2014 entre 20 y 80 mil millones de dólares provenientes de Rusia a través de una red de bancos globales, muchos de ellos ubicados en Moldavia y Letonia. En un escalafón que elaboró OCCRP el CBH estaba entre los 50 bancos receptores de depósitos del dinero ruso. En total, siempre según los cálculos de OCCRP, el CBH había recibido 287.351.865 millones de dólares.

 

***

En 2013, cuando ya se había marchado del CBH, De Beaumont recomendó a Luis Oberto Anselmi la discreción de la filial del CBH en Bahamas para manejar no solo su perfil de coleccionista de arte, sino para ocultar de los curiosos los ingresos provenientes de sus actividades como asesor financiero.

Ambos estaban preocupados por el cambio que representaba para la discreción que buscan los hombres acaudalados la firma de un acuerdo entre Suiza y Estados Unidos, conocida como la Ley de Cumplimiento Fiscal para Cuentas Extranjeras (Fatca, por sus siglas en inglés). Dicha ley obligaba a las empresas extranjeras con cuentas en Suiza a reportar al Servicio de Rentas Internas, la dependencia encargada de recaudar los impuestos en EE. UU., todas las cuentas de contribuyentes estadounidenses que superaran los 50 mil dólares.

En virtud de esos cambios, escribía De Beaumont en la carta de recomendación dirigida a Ursula Rolle, de la sucursal del CBH en Nassau, Bahamas, “el señor Luis Alfonso Oberto Anselmi ha decidido cerrar su cuenta en el CBH de Suiza para abrirla en la oficina de Bahamas”. Unos párrafos después, De Beaumont ofrecía las mejores referencias de Oberto Anselmi, a quien dice haber frecuentado “en numerosas ocasiones” en Venezuela. “Es uno de los dueños de Seguros Venezuela, una de las más compañías aseguradoras más grandes del país”, escribió.

 

 

El CBH de Bahamas mantuvo a partir de 2013 el dinero de sus compañías La Chianda S.A y Kashy Holdings. La primera de ellas se había establecido a finales de 2012 en el paraíso fiscal de San Vicente y las Granadinas, sobre el margen oriental del Caribe insular, y la segunda en 2010 en Belice, que también ofrece un sistema financiero libre de impuestos para sociedades internacionales. Con la primera manejaría sus ingresos como asesor financiero. Con la segunda continuaría con la tradición familiar de coleccionistas iniciada por su padre Ignacio Oberto Fuguett. Kashy Holdings, de hecho, sería el vehículo que utilizaría “para el único propósito de comprar arte en Sotheby’s y Christies”, de acuerdo con el perfil del cliente en poder del CBH elaborado en su oportunidad por De Beaumont.

Kashy de Beaumont by runrunesweb on Scribd

Luis Oberto Anselmi luce en los documentos como un cliente importante para el banco. Sus ahorros sumaban entonces unos 20 millones de dólares, según se lee en el perfil del cliente, y estimaba ingresar en La Chianda en un año entre cinco y siete millones de dólares, desde las cuentas que poseía su hermano Ignacio Oberto Anselmi y de otras compañías. Con Kashy tendría un saldo promedio de entre 50 y 70 millones de dólares y solo transferiría dinero a las famosas casas de subasta.

Profil La Chianda CHDB by runrunesweb on Scribd

***

El paso de Charles Henry De Beaumont por el CBH ha debido ser la cima de su carrera financiera a juzgar por lo que vino después de retirarse del banco, en diciembre de 2012. Pero antes de revelar por qué vale la pena repasar su trayectoria.

En junio de 1998, luego de completar una maestría en Finanzas y Mercadeo en la Escuela Europea de Negocios, que incluyó un semestre en el Regent’s College (London UK), De Beaumont se unió a los emprendedores de Euro Nocopi, un startup especializada en el desarrollo de protocolos de seguridad para detectar productos falsificados. El joven De Beaumont era el responsable del equipo de marketing y ventas en Europa, abrió oficinas en Inglaterra y Alemania y desarrolló una base de clientes en Europa dentro de la industria de productos de lujo y bienes de consumo. En su currículum se atribuía la expansión de las ventas de la compañía en un cuatrocientos por ciento en un año, hasta llegar a unos diez millones de francos franceses.

De ese emprendimiento se retiró en diciembre de 1999. Todavía la mayoría de los países de Europa no habían adoptado una moneda común, pero, gracias a esa experiencia internacional, De Beaumont se hacía de un nombre propio dentro del cruel mundo de las finanzas, siempre según la información que colocaba en su hoja de vida, para moverse por toda Europa en su afán de conocer a los hombres más ricos. Y, lo más importante, sabía dónde se originaban las fortunas que buscaban productos de lujo para acreditar su estatus.

Con el nuevo milenio De Beaumont también cambió de trabajo. En enero de 2000 se convirtió en bróker de Linnco Europa. Estaba a cargo de la gerencia, desde el Reino Unido, de las cuentas bancarias de los clientes millonarios de Oriente Medio y Europa. A ellos les ofrecía productos para diversificar el riesgo de tener todo el dinero concentrado en una cuenta.

En alguna medida esas relaciones que cultivó durante los 17 meses que pasó en esa compañía lo ayudaron en el siguiente empleo que tuvo entre mayo de 2001 y noviembre de 2003. Fue contratado entonces por la empresa Vennworks LLC como consultor senior en Inglaterra. Su trabajo ahí consistió en intentar captar el dinero de clientes dentro de los Emiratos Árabes Unidos y socios comerciales para las compañías del portafolio de Vennworks.

En los próximos siete años -noviembre de 2003-noviembre de 2010- De Beaumont terminaría de consolidar el perfil de bróker internacional concentrándose en el mercado en Sudamérica. En ese cargo se relacionó con administradores de activos y de fondos de pensiones en Venezuela y Brasil. De esos años data el contrato de mandato para abrir una cuenta limitada corporativa de Pdvsa Petróleo, S.A. con BNP-Paribás, el 15 de mayo de 2009. Por la estatal petrolera venezolana firmaron Hernán Gamboa y Heberto Fernández.

Ese contacto con Venezuela se acrecentaría durante su paso por la CBH. Los exfuncionarios venezolanos de más alto cartel con quienes se relacionó De Beaumont entonces, siempre según los documentos consultados, fueron Nervis Villalobos, Javier Alvarado Ochoa y Carlos Aguilera.

Villalobos, exviceministro de Energía Eléctrica, está detenido desde el año pasado en España a solicitud de una corte de Texas, en Estados Unidos, donde cursan dos causas criminales en su contra. Tanto él como Alvarado, expresidente de la Electricidad de Caracas, están siendo investigados por la Audiencia Nacional de España por recibir presuntas comisiones de la empresa ibérica Duro Felguera a cambio de la adjudicación de contratos en Venezuela.

Los documentos consultados solo establecen la relación entre De Beaumont y los exfuncionarios del gobierno chavista, pero no dan pistas del dinero que habrían manejado. En una nota publicada en diciembre de 2017, el diario El País de Madrid reveló que Villalobos y Alvarado intentaron ocultar el supuesto origen ilícito de sus fortunas en la Banca Privada de Andorra (BPA), donde recientemente se levantó el secreto bancario. Los pagos de las supuestas coimas recibidas se abonaron en la BPA entre 2007 y 2012 y luego saltaron hacia paraísos fiscales en Belice y Suiza, justo el país donde operaba De Beaumont.

Carlos Aguilera es exoficial del Ejército venezolano que participó en la intentona golpista de febrero de 1992, comandada por el teniente coronel Hugo Chávez. En 2002 era el director de la policía política cuando fue derrocado el entonces presidente Hugo Chávez en abril de 2002. Luego dejó la política para concentrarse en los negocios.

***

Una vez que De Beaumont salió del CBH fundó junto a su esposa una empresa denominada Continuum TH 7, LLC, que tiene como domicilio fiscal una dirección en una exclusiva zona del sur del estado de Florida, en Estados Unidos -50 S Pointe Dr Miami Beach, FL 33139- y también siguió relacionado con los empresarios venezolanos que lo conocieron como el gestor financiero dentro del banco suizo.

Con Alejandro Castillo, exdirector del Ministerio Público, y Daniel Medina, también exfiscal, De Beaumont está asociado en la compañía Umvar Limited S.A, registrada en Panamá. En ese país también mantiene una sociedad con Carlos Aguilera Borjas llamada Río Arriba 6, S.A. Y con Rafael Reiter, detenido en España en octubre pasado a petición de Estados Unidos, que lo acusa de blanqueo de capitales y corrupción a través de las oficinas comerciales de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) en ese país, mantiene desde octubre de 2015 Inversiones RC 58 Inc.

A pesar de los escándalos de corrupción De Beaumont mantiene la sociedad con Reiter Muñoz. Como con Lustgarten, tampoco es cierto que sus socios estén completamente libres de pecados.

 

El viceministro de Energía de Hugo Chávez investigado en España gestiona su patrimonio en Suiza
Una alianza periodística conformada por Runrun.es, El Pitazo, Armando Info y el diario español El Confidencial publica una serie de reportajes de investigación realizados a partir de la filtración de un conjunto de 300 documentos financieros que tienen un tamaño de 380 MB. Se trata de archivos internos de la entidad de banca privada suiza Compagnie Bancaire Helvétique (CBH), cuya sede se ubica en Ginebra, y de documentos acumulados por un gestor financiero especializado en captar clientes multimillonarios extranjeros para atraer sus fortunas a bancos suizos, el francés Charles-Henry de Beaumont. La mayoría de los archivos datan entre 2011 y 2013, tiempo en el que la discusión sobre la salud de Hugo Chávez copaba la cotidianidad venezolana
Los documentos a los que se tuvo acceso evidencian que montañas de dinero relacionado con el chavismo se apilaron en Suiza. Las actividades financieras de estos grupos de poder están relacionadas, en su mayoría, con Petróleos de Venezuela, Corpoelec y la Corporación Venezolana de Guayana; también con fondos públicos creados originalmente por Chávez para el desarrollo del país y con áreas estratégicas como la importación de medicinas e insumos hospitalarios
Más allá de la filtración, se entrevistó a expertos financieros reputados, abogados, empleados de banca y a los propios afectados. Asimismo, se ha consultado un amplio repertorio de fuentes documentales que incluye registros mercantiles y de la propiedad, asientos de autoridades migratorias, escritos de fiscalías, juzgados y policías en diversos países, entre otras. Además, para informaciones puntuales se consultó la documentación derivada de los Papeles de Panamá y Paradise Papers, proyecto coordinado por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y el diario alemán Süddeutsche Zeitung

Una filtración de documentos demuestra que Nervis Villalobos, acusado en España y EEUU de blanqueo de capitales y corrupción internacional, maneja su fortuna en bancos suizos

 

@garcirrey

NERVIS GERARDO VILLALOBOS NO ES UN CIUDADANO VENEZOLANO CUALQUIERA. Ingeniero especializado en el sector eléctrico se formó en su país, Estados Unidos y Francia. Ocupó varios altos cargos en el Gobierno de Hugo Chávez hasta que dejó la función pública en 2006 para dedicarse al mundo de los negocios tras ser despedido por el presidente. Hoy contempla el perfil de la Sierra de Madrid desde la prisión de Soto del Real. No puede disfrutar su casa de lujo situada en la exclusiva urbanización madrileña de La Moraleja que adquirió en 2014.

Entre sus puestos alcanzados al calor del chavismo, fue viceministro de Energía Eléctrica entre 2002 y 2006 y presidente de la estatal venezolana Compañía Anónima de Administración y Fomento Eléctrico (CADAFE) durante tres años comprendidos en ese mismo periodo en el que fue adjunto al titular del Ministerio de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez. Este también ha caído en desgracia al ser destituido por el presidente Nicolás Maduro en diciembre pasado como representante de su país ante Naciones Unidas y después de que en enero de 2018 el fiscal general Tarek William Saab informara que había emitido una orden de captura en su contra por corrupción.

Villalobos fue arrestado en Madrid a finales de octubre de 2017 por la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil acusado de blanqueo de capitales y corrupción internacional junto a otros tres personas. Todos ellos habían ocupado cargos públicos en instituciones y compañías estatales de su país vinculadas al sector energético. La orden de arresto tuvo su origen en un requerimiento del Departamento de Justicia de Estados Unidos por una investigación que se lleva a cabo en la ciudad tejana de Houston. Seguidamente, fueron puestos a disposición del Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional.

El auto de acusación del tribunal de Houston de agosto pasado describe cómo Villalobos y sus presuntos cómplices urdieron en 2011 una red internacional de empresas, intermediarios y cuentas bancarias para blanquear el dinero procedente de sobornos originados en procurar la concesión de obras en el sector de la construcción de plantas de energía a empresarios afines. El mismo Villalobos era el firmante autorizado de una cuenta en Suiza a la que otros excargos públicos transfirieron más de 27 millones de dólares, según narra el escrito de la Justicia estadounidense.

La extradición a Estados Unidos por este caso depende de que se resuelva otro procedimiento judicial que tiene ocupados a los abogados de Villalobos en la Audiencia Nacional desde septiembre de 2017. El juez Ismael Moreno investiga al anterior viceministro de Chávez, a su mujer, a otros exaltos funcionarios venezolanos y directivos de la compañía Duro Felguera de delitos de corrupción internacional y blanqueo de capitales.

La querella de la Fiscalía Anticorrupción narra cómo Duro Felguera, para construir una central eléctrica en Venezuela con una licitación de 1.500 millones de euros a partir de 2008, entregó “varias cantidades de dinero (hasta al menos un total de 105.627.600 dólares USA) al querellado Nervis Villalobos con el fin de que éste usara su capacidad de influencia en la Administración venezolana en beneficio de aquella mercantil”. Los diferentes pagos se realizaron a empresas controladas por Villalobos -describe el escrito de querella- que tenían cuentas bancarias en diversos bancos españoles, estaodunidenses y suizos.

Ahora, una investigación realizada realizada por El Confidencial junto a los medios venezolanos Armando.info, El Pitazo y Runrun.es, que parte de una filtración de documentos internos del Compagnie Bancaire Helvétique (CBH), revela nuevos datos que se acomodan al espíritu de los procedimientos judiciales abiertos en España y Estados Unidos a Nervis Villalobos.

El trabajo periodístico #ConexiónSuiza muestra cómo en una memoria interna de 2013 del CBH firmada por Leandre Sappino, entonces gestor de carteras y consejero de inversiones de la entidad suiza, se refiere que Villalobos “dispone de cuentas en Davos Bank, Credit Suisse, BNP Paribas y CBH”. Informa la memoria que abrió una cuenta en julio de 2011, justo en la época en que las investigaciones judiciales lo acusan de urdir esos supuestos esquemas de corrupción. La misiva está dirigida a Stephane Strub y Philippe Cordornier, vicepresidente y director general de CBH, respectivamente.

 

Los responsables de los mecanismos de verificación del banco CBH conocen que los llamados ‘PEPs’ (‘politically exposed persons’) -responsables que han ocupado cargos políticos en cualquier gobierno- tienen restringidos muchos movimientos financieros internacionales dentro de los diez años posteriores a dejar sus funciones en todos los países.

Eso no fue obstáculo para que Villalobos tuviera cuentas en CBH y otras entidades suizas. Él había dejado la función pública en 2006, por lo que hasta 2011 sólo habían pasado cinco años. Sin embargo, la nota bancaria habla de Villalobos como un “un cliente de calidad que no representa mayor riesgo para el banco y que tiene un gran potencial de desarrollo”.

Consultado el banco CBH sobre sus relaciones con un ‘PEP’ como Villalobos, un portavoz contestó escuetamente con un email en el que argumentaba: “Como institución suiza, Compagnie Bancaire Helvétique cumple estrictamente con las obligaciones del secreto bancario y las leyes del país, particularmente con la Ley Suiza contra el Blanqueo de Capitales y con las ordenanzas de la Autoridad Federal Supervisora del Mercado Bancario Suizo (FINMA)”. El mensaje añadía: “En este sentido, como usted sabe, no podemos responder a las cuestiones específicas que nos envían sobre la existencia o no de ciertas cuentas en nuestro banco”.

“Tuvo cuentas bancarias en distintos países y en distintas instituciones bancarias principalmente porque las entidades multinacionales con quien el señor Villalobos hacía negocio tenían sus bancos preferidos para las transacciones”, responde un abogado del empresario venezolano.

Añade su representante legal que el patrimonio del exalto funcionario chavista procede de dos fuentes fundamentales: “Su trabajo como consultor y experto en ingeniería eléctrica y sus inversiones en diversas industrias que incluyen inversiones en mercados cambiarios” de divisas.

Un experto en finanzas internacionales que conoce bien Latinoamérica y que prefiere guardar su anonimato explica que hubo empresarios avezados que en los gobiernos de Chávez hicieron fortuna en la permuta de bolívares y dólares. Básicamente, la estatal petrolera del país que más reservas de crudo tiene del mundo, PDVSA, vendía fuera su producción y ganaba muchos dólares, pero le hacían falta bolívares para gestionar la compañía en Venezuela. Ahí surgieron intermediarios del mercado de divisas internacional que vendían bolívares por dólares llevándose una plusvalía. No era una actividad ilegal.

Villalobos y Duro Felguera

Los medios de #ConexiónSuiza han tenido acceso en exclusiva al escrito de la querella de la Fiscalía Anticorrupción de septiembre pasado y a las declaraciones hasta ahora realizadas por los acusados desde que comenzara la instrucción en Audiencia Nacional en otoño de 2017. Fueron hechas ante el juez en el primer trimestre del presente año.

Al margen de Nervis Villalobos, los querellados son su mujer e ingeniera de Sistemas, Milagros Coromoto Torres; Luis Barrios Melan, supuesto testaferro de Villalobos; Javier Alvarado Ochoa, presidente de C.A. Electricidad de Caracas; Julia Van Den Brule, exabogada del Ministerio de Energía venezolano; y los entonces dirigentes de Duro Felguera, Angel Antonio del Valle Suárez, consejero delegado, y Juan Carlos Torres Inclán, presidente.

El relato de los hechos es básicamente como sigue: se constituyó la llamada “UTE Termocentro” para construir una central de ciclo combinado que paliara en parte los problemas de crisis eléctrica en Venezuela por un valor de licitación de 1.500 millones. La conformaron en un principio la venezolana Técnicas Reunidas TERCA, C. A., cuyo presidente era Luis Barrios Melean, y Duro Felguera. Firmaron dos contratos primeros en 2008.

Un tercer contrato, de abril de 2011, fue firmado por Duro  Felguera, “TERCA e Ingeniería Gestión de Proyectos de Energía, C. A. (INGESPRE), esta última sociedad propiedad al 50% de Villalobos y su esposa. TERCA cedió entonces todos los derechos a INGESPRE sin contraprestación alguna, lo que hace sospechar a la Fiscalía Anticorrupción que realmente Barrios Lean era un testaferro de Villalobos y que TERCA era controlada por este desde un principio. Sólo apareció cuando se habían cumplido los cuatro años de incompatibilidad por haber sido viceministro.

Indica el escrito de la Fiscalía: “Existen varios elementos que permiten concluir que este contrato fue ficticio y solo fue una apariencia jurídica para realizar pagos a Villlalobos para conseguir sus favores e influencias ante las autoridades venezolanas”. Añade el escrito: “Entre estas autoridades estaban los querellados Javier Alvarado  Ochoa y Julia Van Den Brule, abogada del Ministerio de Energía de Venezuela que recibió, al menos, un pago de 70.000 euros, en 2009”.

Concluye la Fiscalía que el investigado Villalobos habría recibido de Duro Felguera para conseguir la licitación más de 105 millones de dólares transferidos a sus cuentas bancarias en Suiza, España y Estados Unidos. Entre las sociedades controladas por él -entre las citadas por la instrucción judicial y las halladas por #ConexiónSuiza y en un listado conservador- están Kingsway Holdings Overseas Ltd registrada en Islas Vírgenes Británicas, Kingsway Lda. de la isla portuguesa de Madeira, Vamshore Enterprises Limited S.A. de Panamá, Kinsway Europe, SL de España y  Auyantepuy, INC de Estados Unidos. Las actividades de todas ellas relacionadas con proyectos especializados en las áreas de electricidad, petróleo y gas.

En sus declaraciones al juez, Villalobos reconoció que firmó una comisión del 5,5 por ciento de la operación, aunque no admitió nada irregular en sus servicios técnicos de consultoría energética. Pero solo reconoció haber cobrado los 26 millones de dólares del tercer contrato con INGESPRE, no los otros 89 hasta los 105 que plantea la Fiscalía.

Preguntado por el magistrado acerca de cómo se pagó desde el Estado a Duro Felguera, Villalobos contestó: “Básicamente unos recursos del Fondo Chino, que es un fideicomiso que se hace con préstamos del Gobierno chino, que se repaga con petróleo a futuro. Y el presidente disponía de unas cantidades importantes de dinero en ese fondo, y también del Fonden, que era un fondo que se creaa o que creó el Estado de Venezuela con recursos de los excedentes petroleros”.

Añade que esos pagos grandes siempre los autorizaba Chávez en persona. “La complejidad de esto es muy criticada. Es decir, que ahora lo ves, ahora entiendes por qué cuando el presidente Chávez muere, el país está como está. Porque era el único que controlaba todo. O sea, él creó un modelo que solamente lo podía entender él”, declara Villalobos ante el magistrado.

Añade Villalobos en su declaración en la Audiencia Nacional sobre Chávez: “Tenía el control absoluto de todo. Todo pasaba por él. El decidía qué se contrataba, qué no se contrataba, qué empresas se podían contratar, qué empresas no se podían contratar”.

Su esposa, Milagros Coromoto Torres, ante el juez de la Audiencia Nacional se desmarcó de todo conocimiento de los negocios de su marido, aunque comparta accionariado en varias sociedades: “No, eso de los negocios lo maneja mi marido, lo desconozco realmente. Todo lo que se relaciona al tema de los negocios y de dónde saca el dinero y en qué cuentas lo tiene y cómo lo moviliza, eso se encarga él”.

Consultada Duro Felguera por la investigación en marcha como compañía querellada, manifiesta que “no ha cometido irregularidades en los pagos realizados” y agrega que “la documentación permite dar justificación o soporte contractual suficiente para los pagos efectuados, pues tienen su fundamento en compromisos contractuales asumidos por personas debidamente facultadas para su otorgamiento, en contratos de naturaleza ordinaria -prestación de servicios (de asesoramiento y asistencia técnica)- y propios de la actividad social que constituye el objeto social de la compañía”.

Por Javier Alvarado Ochoa, exviceministro de Desarrollo Eléctrico, citado por el juez el pasado de 16 de abril, no compareció. Ha declinado hablar con los medios de la investigación #ConexiónSuiza. También sale citado en la documentación de CBH como “otro cliente cualificado que no representa mayor riesgo”, aunque ocupó cargos como presidente de la empresa pública Bariven, una filial de PDVSA, hasta febrero de 2013.

Alvarado Ochoa era una persona políticamente expuesta (PEP) cuando abrió su cuenta el 11 de julio de 2011 en CBH, pero pasó los filtros del banco suizo sin problemas. La apertura de su cuenta ocurrió casualmente solo un día antes que la de Nervis Villalobos.

La memoria interna de CBH estimaba que  en junio de 2013 su fortuna superaba los 20 millones de dólares. Tenía cuentas en los bancos Great Southern Bank, Davos Bank, Morgan Stanley y CBH, según la nota bancaria.

Por otro lado, Julia Van Den Brule admitió en la Audiencia Nacional que Villalobos le abonó 70.000 euros en 2009 “por motivos personales”.

Houston lo reclama

Nervis Villalobos está en prisión en Soto del Real porque está pendiente de su extradición a Estados Unidos. Un juzgado de Houston lo acusa desde agosto de 2017 de corrupción internacional y blanqueo de capitales junto a otros exaltos funcionarios y empresarios venezolanos. Entre ellos, Rafael Reiter, exjefe de Seguridad de PDVSA, y ya extraditado a Texas.

La Justicia norteamericana investiga a Villalobos por haber participado en una trama de corrupción que consistía básicamente en conseguir licitaciones en Venezuela a favor de empresarios afincados en Estados Unidos a través de sobornos a altos funcionarios del sector energético de su país de origen, principalmente de la petrolera PDVSA. Según el escrito de acusación, practicaron esos cohechos entre 2011 y 2013 y blanquearon decenas de millones de dólares procedentes de los sobornos por medio de bancos suizos, panameños y estadounidenses.

Recordemos que Villalobos abrió su cuenta en CBH en julio de 2011, según una memoria interna del CBH.

El auto judicial señala de forma anonimizada varias cuentas en bancos suizos. Informa que Villalobos era copropietario “Swiss Account 1”, a donde se transfirieron una gran parte de los 27 millones de dólares del supuesto esquema de corrupción por el que se le investiga.

Los abogados de Nervis Villalobos tienen un gran reto por delante. Un reto transnacional.

Danilo Díazgranados: la historia millonaria de un bróker del chavismo

Una alianza periodística conformada por Runrun.es, El Pitazo, Armando Info y el diario español El Confidencial publica una serie de reportajes de investigación realizados a partir de la filtración de un conjunto de 300 documentos financieros que tienen un tamaño de 380 MB. Se trata de archivos internos de la entidad de banca privada suiza Compagnie Bancaire Helvétique (CBH), cuya sede se ubica en Ginebra, y de documentos acumulados por un gestor financiero especializado en captar clientes multimillonarios extranjeros para atraer sus fortunas a bancos suizos, el francés Charles-Henry de Beaumont. La mayoría de los archivos datan entre 2011 y 2013, tiempo en el que la discusión sobre la salud de Hugo Chávez copaba la cotidianidad venezolana.

Los documentos a los que se tuvo acceso evidencian que montañas de dinero relacionado con el chavismo se apilaron en Suiza. Las actividades financieras de estos grupos de poder están relacionadas, en su mayoría, con Petróleos de Venezuela, Corpoelec y la Corporación Venezolana de Guayana; también con fondos públicos creados originalmente por Chávez para el desarrollo del país y con áreas estratégicas como la importación de medicinas e insumos hospitalarios.

Más allá de la filtración, se entrevistó a expertos financieros reputados, abogados, empleados de banca y a los propios afectados. Asimismo, se ha consultado un amplio repertorio de fuentes documentales que incluye registros mercantiles y de la propiedad, asientos de autoridades migratorias, escritos de fiscalías, juzgados y policías en diversos países, entre otras. Además, para informaciones puntuales se consultó la documentación derivada de los Papeles de Panamá y Paradise Papers, proyecto coordinado por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y el diario alemán Süddeutsche Zeitung.

La historia millonaria del bróker venezolano Danilo Díazgranados es la tercera entrega de esta #ConexiónSuiza.

Niño travieso, agente de bolsa en la década de los 90, empresario, socio de un banco estadounidense y uno de los operadores financieros predilectos del chavismo, en los tiempos de Hugo Chávez
Díazgranados fue el encargado de comprar bonos británicos con 1,3 millardos de libras esterlinas provenientes del Fondo de Desarrollo Nacional y de quedarse, en medio de la operación, con una jugosa comisión

 

@loremelendez | @garcirrey

MIENTRAS TODOS PONÍAN SU MEJOR CARA PARA LA FOTO del tercer grado, el pequeño Danilo Alfonso Díazgranados Manglano –quien para entonces tenía entre 8 y 9 años de edad– ni siquiera se preocupó por mirar a la cámara. Penúltimo de la tercera fila, a la izquierda, estaba en otra cosa, en una travesura delatada por el ademán que ese día inmortalizó el flash. De pie, con una media sonrisa, y con la cabeza hacia abajo, miró fijamente su mano derecha y la “V” que formó con sus dedos índice y medio instantes antes de ponerlos detrás de la cabeza de una de sus compañeras de clase. ¿Su intención? Mofarse de la niña que tenía delante de él al ponerle un par de cuernos.

Aquel gesto no era nada raro. Exalumnos del colegio, una institución para niños de clase media alta ubicada en el Este de la capital venezolana, aseguraron que aquel chico siempre fue así de travieso, así de tremendo. Por eso, en los noventa, décadas después de aquella época escolar, no les extrañó que el muchacho pícaro hubiese elevado al máximo esa mínima muestra de indisciplina: estar supuestamente implicado en una serie de seis explosiones ocurridas en distintos puntos de las ciudad que lograron que bajaran los valores de la Bolsa de Caracas y el precio de los bonos venezolanos en mercados internacionales. A Díazgranados, específicamente, lo señalaban de ser cómplice de la colocación de un coche-bomba en un centro comercial cercano a la Base Aérea de La Carlota. De todo el proceso, salió sin ningún tipo de cargos penales.

A Díazgranados también lo recuerdan por llevar costosos relojes y zapatos de marca al colegio y porque en aquella casa grande de su niñez, en la urbanización Prados del Este, tenía juegos de video que ninguno de sus amigos poseía y hasta un televisor a color. Él fue el primero de la clase que tuvo uno de estos innovadores aparatos en su hogar.

Hoy, Díazgranados continúa una vida de ostentación, aunque lejos de las fronteras venezolanas y bastante retirado de los flashes. Lo hace desde la casa que compró en la exclusiva zona de Casa de Campo, La Romana, en República Dominicana, donde reside desde hace casi 10 años con su familia y donde cada vivienda está valorada por encima del medio millón de dólares. Allí pasa sus días luego de haberse convertido en banquero en Nueva York, de haber comprado una empresa a uno de los hombres más cercanos al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de haberse convertido en socio de una de las compañías de desarrollos móviles más importantes de Latinoamérica y de amasar una fortuna mientras trabajaba en Caracas como bróker para funcionarios del Estado venezolano en la era chavista.

Esta última actividad la reseñan un par de memorandos internos de la Compagnie Bancaire Helvétique (CBH), los cuales fueron intercambiados entre empleados y altos cargos directivos de la entidad suiza para incluir la información en su cartera clientelar. Los documentos forman parte de una filtración a la que tuvieron acceso los medios Runrun.es, El Pitazo, Armando Info de Venezuela y el diario español El Confidencial.

En ambos memorandos, fechados en 2011 y 2013, se certifica que Díazgranados era cliente de ese banco desde 1991 y se le describe como un importante empresario y un conocedor, y al mismo tiempo actor, del mercado financiero venezolano donde durante años trabajó como intermediario en la compra y venta de valores para “instituciones de la República Bolivariana de Venezuela”. La intención de los mismos era contar quién era el hombre que estaba detrás de una nueva e importante cuenta: la de una offshore bautizada como Craft Financial.

Craft Financial S. A. está en opencorporates.com como una empresa registrada en Panamá el 12 de agosto de 2011, apenas mes y medio antes de que se enviara el primer memorando de la CBH. Documentos oficiales confirman esta información y señalan que la compañía se abrió con un capital de 10.000 dólares americanos. El nombre de Díazgranados no aparece por ninguna parte, ni al momento del registro (cuando suscribieron Marco A. San Berguido, Luz E. Rivera y Ernesto Castillo Cho, con Alemán, Cordero & Lee), ni al de la renovación de su junta directiva, hecha en marzo de 2017. Sí están, en cambio, el de una serie de personas que también integran las juntas directivas de cientos de sociedades del istmo. El directorio lo encabezan Justo Reyna (director / presidente), Ruyh (Ruth) Giannina de Sánchez (director / tesorero), Oscar Augusto Cedeño y Edgardo Medina (suscriptores) y Lineth Ponce (director / secretario). Los tres primeros están en la base de datos de Offshore Leaks, del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), como socios de distintas compañías radicadas en paraísos fiscales. Ponce, empleada del bufete panameño Morgan & Morgan, tiene el cargo de director / tesorero en una empresa panameña de Díazgranados: Panros Global Inc.

Fue precisamente a través de Craft Financial que, de acuerdo con los documentos de la CBH, se hizo una operación de 1,3 millardos de libras esterlinas que requirió de una estructura financiera que permitió sacar al exterior fondos del Estado venezolano en dólares americanos o bonos, que fueron cambiados a libras esterlinas y posteriormente a Gilts (bonos del gobierno británico). Así se cobraron comisiones por las transacciones y se regresó el dinero al Banco Central de Venezuela a través de una plataforma llamada Clearstream, con sede en Luxemburgo, que funciona como un sistema de pago y entrega de títulos y dinero totalmente informatizado, desde y hasta cualquier parte del mundo.

Craft Financial S.A. retiene el spread (diferencia entre compra y venta de un activo financiero) en la cuenta CBH y luego realiza inversiones por cuenta propia. El objetivo de Craft es generar nuevas operaciones. También estamos planificando abrir un fondo de las Bahamas para administrar bonos venezolanos en nombre de otras instituciones en el país”, se lee en ambos memos.

  Memo Interne Craft Scribd by runrunesweb on Scribd

En las comunicaciones de la CBH se registra una serie de transacciones financieras de miles de millones de dólares provenientes de las arcas del Estado venezolano. En el caso de Díazgranados, las operaciones que involucraron a Craft Financial tuvieron su origen en el Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden), institución creada por Hugo Chávez en 2005 con la intención de destinar, de forma directa, el excedente de los ingresos por exportaciones petroleras del país en proyectos de “inversión social” –es decir, aquellos que buscan el bienestar sin retorno económico– con énfasis en infraestructura y transporte.

El primero de estos memorandos data del 29 de septiembre de 2011 y su autor es Charles-Henry De Beaumont, el operador financiero de la CBH que ayudó a varios funcionarios venezolanos a colocar sus fortunas, forjadas durante los años de los gobiernos chavistas, en la entidad bancaria. Está dirigido a Jacques (Jacky) Ramet, quien aunque no figuraba en la junta directiva, era una de las firmas autorizadas dentro del consejo del banco. De este informe, se remitió una copia a Joseph Benhamou, presidente de la organización y cabeza de la familia que es accionista mayoritaria de la CBH desde 2009; a Christian Maréchal, entonces director adjunto y miembro de la dirección general; y a Turan Henden, quien ocupaba el cargo de asistente de banca privada.

El segundo memorando –fechado en junio de 2013 y con más detalles sobre la trayectoria de Díazgranados– lo escribió Leandre Sappino, quien para ese momento era asesor de inversión del banco, y estaba dirigido a Ramet, con copia a Philippe Cordonier, director general adjunto, y a Stéphane Strub, director adjunto de la CBH.

La operación entre el Fonden y el banco suizo deja algunas dudas en los expertos consultados. Una de estas es la tercerización de la transacción, pues no se explica por qué una institución del Estado relegó las compras de Gilts a la offshore de Díazgranados, tal como lo indican los documentos.  “Como los montos son sustanciales y no quieren aparecer en los mercados, Fonden ha decidido confiar esta delicada tarea a Craft Financial S.A., así como a otro intermediario financiero”, subraya el memorando de la CBH. En esa orden pudiera existir un quebrantamiento de las normas.

El administrador, abogado y ex superintendente de Bancos, Alejandro Cáribas, destacó que la entrada a la negociación de bonos por parte de una empresa intermediaria genera desconfianza. “Allí pudiera estar planteada una desviación de fondos con unas comisiones creadas artificialmente, porque el Banco Central no tiene necesidad de buscar intermediario para realizar algún tipo de inversión”, apuntó.

“Desde mi perspectiva, no hay nada usual en esa transacción. ¿Por qué un gobierno compraría tal cantidad de bonos a través de una entidad offshore? ¿Quién fue el beneficiario de esta cuenta? Comparado con nuestros estándares, esto se haría a través de la Reserva Federal o del banco nacional y no desde una compañía extranjera”, explicó David Zollinger, experto suizo en banca privada y mercados.

El economista Francisco Rodríguez, ex director de la firma financiera Torino Capital, discrepó e indicó que para poder comprar bonos sí se debía acudir a un tercero. Sin embargo, señaló la peculiaridad de que se hubiese recurrido a una offshore recién creada. Hervé Falciani, quien sustrajo la información del banco suizo HSBC que dio origen a la Lista Falciani, está en la misma línea:“Todos los bonos se compran a través de un bróker, incluso son si proceden de fondos públicos”.

Cáribas sostuvo que el Fonden jamás estuvo concebido para hacer compras de Gilts como las que se hicieron a través de la CBH. “Nunca el propósito fue hacer algún tipo de inversiones para que se produjera renta al país, porque para eso era el Fondo de Estabilización Macroeconómica (FEM), del que ellos se olvidaron. El Fonden tenía una línea de gasto social. Todo el proceso inflacionario viene por allí”, aseveró.

Pero estas compras sí se hacían con frecuencia, aunque lo usual no era que se adquirieran bonos británicos sino deuda pública a países aliados. Así lo relató un reportaje de Reuters titulado “Fonden: la caja negra de Hugo Chávez”.

“Otro de los puntos más polémicos del Fonden ha sido su uso como instrumento de inversión, que lejos de buscar activos seguros apostó por valores de alto rendimiento que, además, servían para echar una mano a países aliados del Gobierno, según un informe de la entidad filtrado a la prensa, que hace referencia a una auditoría hecha al ente en el 2011. El fondo ha evitado revelar cuánto dinero ha perdido o ganado con estas inversiones”, indicó el reportaje.

Otra de las posibles faltas cometidas en el negocio con Craft Financial está en la recepción de los fondos que retornaron Venezuela y el por qué se utilizó Clearstream para estas transferencias. Cáribas advirtió que este tipo de movimientos no son usuales, aunque no hay ninguna ley o normativa que legalmente los prohiba. “Por lo general, desde el Banco Mundial le dan una cierta amplitud a los bancos para realizar algún tipo de negociación, pero la práctica administrativa no es esa”, enfatizó.

Díazgranados confirmó la ejecución de la operación a través de dos respuestas por escrito –del 16 de abril y el 4 de mayo de 2018– emitidas por Llorente & Cuenca, una prestigiosa consultora española especializada en comunicación y gestión de la reputación, que se ha encargado de ser la voz del bróker ante cualquier consulta sobre el tema. En la contestación se señala que la CBH participó en la compra de Gilts, luego de que el Fonden solicitara ofertas a varias entidades financieras.

“Esta entidad –de la que es cliente desde los años 90 y con cuyo propietario principal tiene una relación de cercanía– propone a Danilo Díazgranados Manglano tomar parte en la operación para afrontar conjunta, y únicamente, el riesgo cambiario derivado del posible retraso de pagos de Venezuela tras recibir la oferta”, indica el documento del gabinete de gestión de crisis, a pesar de que los memorandos del banco suizo dejan claro que fue la institución venezolana la que sacó a relucir el nombre del agente financiero debido a sus buenas relaciones.

La respuesta de Llorente & Cuenca también apunta que la offshore de Díazgranados nació con el propósito de hacer la transacción entre el Fonden y la CBH. “Para contar con un vehículo operativo legalmente aceptado en operaciones como la planteada para asumir conjuntamente el riesgo cambiario, se crea la compañía Craft Financial (2011). Como todas la operaciones financieras en las que ha participado, esta se ejecutó conforme a las regulaciones vigentes en el momento de realizarse y en los términos y condiciones pactadas entre las partes involucradas, incluidas las contraprestaciones pactadas entre ambas partes. Todas las operaciones fueron certificadas por FINMA, la institución del gobierno suizo que regula de forma independiente los mercados financieros. A lo largo de la operación de venta de Gilts será la CBH quien mantenga en exclusiva el contacto con el Fonden, manteniéndose Díazgranados Manglano al margen de esta relación”, indica el documento.

Al bróker se le preguntó por escrito cuánto dinero había percibido por esta operación, pero en la última comunicación afirmó, siempre a través de Llorente & Cuenca, que nada le había quedado. “Danilo Díazgranados nunca recibió pago alguno por la gestión de la transacción de compra-venta de los bonos en sí misma, de la que el único beneficiario fue el banco a través de los cargos acostumbrados para dicho tipo de transacción”, se lee en el comunicado.

Un documento obtenido por esta investigación reveló que Díazgranados tenía un poder firmado por un abogado para hacer cualquier movimiento a través de Craft Financial a pesar de que no aparecía como miembro de la junta directiva. El escrito permite que el bróker realice amplias actividades financieras a nombre de empresa, como por ejemplo, acordar contratos con gobiernos, compañías y personas. Al final, aparece la rúbrica de todos los miembros de la compañía registrada en Panamá.

Sobre esto, el economista Asdrúbal Oliveros indica que si bien las operaciones con intermediarios suelen estar permitidas, siempre hay una ganancia por parte de ese tercero. “Nadie va a crear una offshore sin tener algún tipo de beneficio. Tiene que haber o comisión o un diferencial de compra que le haya quedado a él. Y si se trata de una offshore, alguien tiene que haber pagado por los costos asociados a la creación de la compañía, impuestos, registro, erogaciones”, añade Oliveros quien aclara que, aunque el Fonden pudo haber cubierto los gastos de Craft Financial, debe haber quedado una comisión para quien estuvo detrás de esta.

Al respecto de las operaciones, la CBH no ofreció información. Un portavoz de la institución, interrogado por un periodista de los medios que trabajaron en esta investigación, dijo que el banco, como institución suiza, “cumple estrictamente con las obligaciones del secreto bancario y las leyes del país, particularmente con la Ley Suiza contra el Blanqueo de Capitales y con las ordenanzas de la Autoridad Federal Supervisora del Mercado Bancario Suizo (FINMA)”. Tras la aclaración, agregó: “En este sentido, como usted sabe, no podemos responder a las cuestiones específicas que nos envían sobre la existencia o no de ciertas cuentas en nuestro banco”.

Tampoco De Beaumont quiso pronunciarse sobre el tema cuando se le pidió confirmación de los hallazgos. “Estoy seguro de que ustedes entenderán que no puedo ofrecer información alguna al respecto, puesto que estoy obligado a cumplir la confidencialidad y el secreto bancario regulado por ley de mi actividad profesional pasado con CBH (…) No obstante, puedo asegurarles que ninguno de mis clientes tenía casos judiciales pendientes ni estaban involucrados en hechos ilícitos”, respondió.

Un fondo financiero opaco

Del Fonden salió el dinero para expandir la Misión Alimentación que intentó contener, a través de las importaciones de productos, el desabastecimiento que ya se veía en 2013; así como para la construcción de las líneas 4 y 5 (aún sin terminar) del Metro de Caracas, las estaciones hoy activas del Metro de Valencia, Los Teques y Maracaibo, el Sistema Ferroviario Ezequiel Zamora (tramo Valles del Tuy), la rehabilitación del Sistema Ferroviario Centro Occidental “Simón Bolívar”, la autopista Barquisimeto – Acarigua, el Metrocable de San Agustín, la planta de papel Pulpaca; también se financiaron trabajos que todavía hoy no se han culminado como el tercer puente sobre el río Orinoco y el Sistema Metro Ligero Caracas – Guarenas – Guatire.

Pero, sobre el dinero que maneja la institución, comenzaron a existir dudas desde 2007 cuando por última vez se entregó el informe semestral de gestión –contemplado en los estatutos fundacionales del Fonden – a la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional. El mecanismo de rendición de cuentas se acabó y aunado a ello se dificultó el acceso a documentos públicos que confirmaran el porcentaje de ejecución de los proyectos financiados. “Opacidad” empezó a hacerse una palabra de uso frecuente en las notas periodísticas que hablaban del fondo.

El destino de los mil millonarios ingresos del Fonden, poco a poco, se perdió de vista. En el Informe de Gestión 2011 de Petróleos de Venezuela S. A., la empresa estatal señalaba que entre 2005 y 2011 había aportado al fondo 44.187 millones de dólares. Solo en ese último año –2011, el mismo del primer memorando– le había entregado a la institución 14.475 millones de dólares, lo que representaba un incremento de 755% con respecto a los 1.334 millones que había otorgado en 2010.

En junio de 2012, un reporte de Transparencia Venezuela cuestionaba el uso de ese dinero. De acuerdo con la ONG, solo 18.743 millones de dólares habían sido invertidos en obras conocidas, pero sobre el resto poco se sabía. “¿En qué proyectos han sido gastados los restantes 25.444 millones de dólares? ¿En qué bancos se encuentran estos recursos? ¿Cuánto se ha ganado en intereses por los recursos no asignados? ¿Estos recursos no asignados tienen un destino o proyectos ya definidos?”, apuntaba el documento. Seis años después, todavía no se tiene respuestas a estas preguntas.

En medio de toda esa opacidad, aparece el nombre de Díazgranados. De acuerdo con los memos de la CBH, el bróker tenía “excelentes relaciones” con el Fonden, de allí la confianza que depositaban en él para hacer operaciones mil millonarias en moneda dura.

Cuando se escribió la primera comunicación de la CBH, el entonces ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, era el presidente del Fondo, mientras que la secretaría del ente la llevaba la ex tesorera nacional Claudia Díaz Guillén, quien fue retirada del cargo en abril 2013, apenas meses antes de que circulara el segundo memorando y justo en medio de la transición entre la muerte de Hugo Chávez y la llegada de su sucesor, Nicolás Maduro, al poder.

Díaz Guillén, una militar retirada que también fue enfermera de Chávez y que hoy tiene una orden de captura internacional solicitada por el Ministerio Público venezolano por presunta legitimación de capitales, apareció en la investigación global sobre paraísos fiscales Panamá Papers, coordinada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y el diario alemán Süddeutsche Zeitung, en la cual se expuso que justo después de dejar su cargo en el Fonden, comenzó a hacer vuelos constantes desde Venezuela hasta República Dominicana, donde tenía una residencia, igual que Díazgranados. Su esposo, el ex edecán presidencial Adrián Velásquez Figueroa, creó Bleckner Associates Limited S.A., una empresa offshore registrada en el paraíso fiscal de Seychelles, que fundó por medio del bufete panameño Mossack Fonseca.

Tras la salida de Díaz Guillén, Temir Alfredo Porras Ponceleón se convirtió en el secretario Ejecutivo. En septiembre de 2013 (tres meses después del memo de la CBH y apenas cinco meses de su nombramiento), Porras fue sustituido por Simón Alejandro Zerpa Delgado, uno de los funcionarios venezolanos que hoy están sancionados por el gobierno de Estados Unidos.

El BCV, la entidad receptora de aquellos fondos, estuvo encabezado por Nelson Merentes y, posteriormente, por Edmée Betancourt, quien al igual que Porras había sido designada en abril de 2013 para el cargo. El 13 de agosto del mismo año (dos meses después del memo de la CBH) había sido reemplazada por Eudomar Tovar, quien venía de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi). En el directorio del BCV figuraban Merentes, Jorge Giordani, José Salamat Khan Fernández, Armando León Rojas y José Félix Rivas Alvarado.

Tanto Giordani como Betancourt se distanciaron públicamente del gobierno de Nicolás Maduro poco después de que este tomó las riendas de Miraflores. Giordani, quien se negó a responder vía telefónica o en persona sobre la compra de Gilts hecha por el Fonden a través de la banca suiza, salió del gabinete en junio de 2014, mientras que Betancourt fue depuesta del BCV en agosto de 2013.

Destino: Islas Vírgenes Británicas

El nombre de Díazgranados también aparece como uno de los beneficiarios de las comisiones de una serie de transacciones hechas a través de Violet Advisors SA, una empresa offshore propiedad de los hermanos Luis e Ignacio Oberto, denunciados en 2013 por Henrique Capriles como operadores financieros del chavismo. El documento fichado como “Personal y Confidencial”, escrito por Charles-Henry De Beaumont, anunciaba que en los días siguientes se haría una transferencia de 16 millones y medio de dólares, monto que se dividiría entre las cuentas de dos empresas registradas en las Islas Vírgenes Británicas: Anam Asset Management Ltd., del bróker venezolano –cuyo registro no fue hallado–, y Mach Advisory Ltd. (que salió del registro de empresas de las islas en 2014 por impago de tarifas anuales), perteneciente a Alessandra Gherardi, esposa del operador De Beaumont.

La carta suscrita por De Beaumont, quien se presentó como vicepresidente senior y asesor a la presidencia de la CBH, data del 13 de junio de 2012 y estaba dirigida a Philippe Schellenberg, especialista en derecho comercial, bancario y financiero, quien para entonces era colaborador (hoy es uno de los socios) del bufete de abogados Budin & Associés, con oficinas en las ciudades suizas de Zug, Lausana y Ginebra. Es a la dirección de esta última a dónde se envió el escrito.

En el documento, De Beaumont es quien ordena la recepción de los fondos para las transferencias y explica que provienen de las comisiones que fueron “pagadas directamente por las contrapartes a los intermediarios”. Seguidamente, menciona a quienes aportaron el dinero sin indicar la cantidad que entregó cada uno, pues aclara que eso lo hará en comunicaciones siguientes.

La mayoría de estos intermediarios está vinculado a casas de bolsa en Venezuela, de acuerdo con datos recabados por la alianza de medios que ha trabajado en esta investigación. Allí se leen los nombres de Gabriela María Dorado Pizzorni, presidenta de Italcambio (único grupo autorizado para operar en la frontera venezolana), fundadora de Casa Blanca Fashion Group y esposa de Carlos Dorado, allegado al gobierno de Maduro; Ricardo IV Montilla, presidente de la Asociación Venezolana de Operadores (AVO) y de Mercosur Casa de Bolsa; Álvaro Ignacio Rodríguez Hernández, director principal de Caja Caracas Casa de Bolsa; Bruno José Pianezzola Trujillo, director de Cuadra Casa de Bolsa, Manuel Ángel Suena Cagiao, corredor público de títulos valores y asesor de inversión hasta 2017, cuando la Superintendencia Nacional de Valores le retiró la autorización; el empresario Samir Samuel Ibrahim Fares y sus hijos Fouad José y Samir Alberto Ibrahim Chacón, propietarios de la empresa Sistema Integral de Monitoreo SIMSA, y los hermanos Oberto.

“Díazgranados no tiene relación alguna con una sociedad llamada Anam Asset Management Ltd. de Islas Vírgenes Británicas. Cualquier supuesta operación vinculada a esta sociedad, en la que no participa ni ha participado, es completamente ajena a su conocimiento”, subrayó la consultora Llorente & Cuenca en su respuesta escrita. En esa misma contestación, negó que hubiera hecho tratos con Violet Advisors o con los hermanos Oberto, a quienes sí admitió conocer “socialmente”.

El intermediario

Antes de sus operaciones con el Fonden, a Díazgranados se le había mencionado en varias publicaciones digitales en el caso de las notas estructuradas del Banco Central de Venezuela. La web Cuentas Claras Digital, especializada en casos de corrupción, indicó en un reportaje que durante 2006, cuando Tobías Nóbrega llevaba las riendas del BCV, se crearon estos productos financieros que permitieron la emisión de bonos en dólares, pagaderos en bolívares, que fueron utilizados para llevar divisas del Estado que se cotizaron en el mercado negro. “Carmen Meléndez, la actual ministra de la Defensa, cuando se desempeñó como Tesorera Nacional, con la asesoría de su gran amigo Danilo Díazgranados, junto a Merentes en el ministerio de Finanzas, participó en la negociación en el año 2006, de más de 9.000 millones en bonos y notas estructuradas, a tasa oficial”, apunta la publicación digital.

Díazgranados, a través de Llorente & Cuenca, dijo que nunca había prestado sus servicios financieros a Meléndez o a su esposo Orlando Maniglia, ex ministro de la Defensa venezolano. Lo mismo dijo sobre Merentes y Rodrigo Cabezas, y destacó nunca haberlos conocido en persona.

El 30 de agosto de 2006, un cable sobre el sector bancario venezolano enviado desde la Embajada de Estados Unidos en Caracas hacia otras sedes diplomáticas en Suramérica, incluyó el nombre del bróker venezolano.

De acuerdo con el documento, que se conoció a través de la filtración Wikileaks, el alto diplomático norteamericano Kevin Whitaker, quien en ese momento estaba en Venezuela, afirmó que un contacto le había asegurado que Díazgranados era “el intermediario” entre el gobierno de Hugo Chávez y los bancos de inversión extranjeros para los “depósitos y bonos de deuda (tanto de Argentina como de Venezuela)” que estaban fuera de los balances oficiales (off the books activities). Es decir, de operaciones que no dejaban rastro o documentos registrados pese a que se hacían con dinero público.

Díazgranados, “facilitador primario” entre los negocios del gobierno venezolano e instituciones financieras en el extranjero

 

Por esos años, a Díazgranados también se le vinculó con otro polémico empresario y asesor de inversiones, Moris Beracha, quien fue el asesor del ex ministro de Finanzas, Rafael Isea, en el mismo caso de las notas.

Pero Díazgranados –por medio de la consultora española– se libró de todos los señalamientos y aseguró que “nunca fue empleado público ni asesor de ningún gobierno”. Sí admitió que ha hecho inversiones en sectores que van desde los seguros y las entidades financieras hasta las bebidas, en naciones tan distintas como Estados Unidos, Suiza, Bélgica y España, entre otras.

“Todos los negocios emprendidos son plenamente conformes con las regulaciones y normativas legales de cada país, a través de compañías y entidades financieras debidamente registradas, autorizadas, reguladas, supervisadas y auditadas. Su ejecutoria empresarial se ha desarrollado siempre libre de cualquier indagación judicial”, añade el documento de Llorente & Cuenca.

Según los dos memos de la CBH, Díazgranados es poseedor de una fortuna superior a los $2 millardos, razón por la que se autoimpuso un destierro. El “riesgo de secuestro para personas de su calibre” es tan alto en Venezuela, dice la comunicación, que se mudó en 2008 a La Romana, desde donde realiza todas sus operaciones financieras y donde también ha tenido participación en el negocio inmobiliario, como en la construcción del Blue Mall de Santo Domingo, que aloja tiendas de marcas tan exclusivas como Cartier, Carolina Herrera y Louis Vuitton, alberga las instalaciones del JW Marriot y es propiedad del Fondo de Valores Inmobiliarios, del también venezolano Luis Emilio Velutini.

La consultora también indicó que Díazgranados es accionista minoritario del séptimo grupo de Estados Unidos de cerveza artesanal y un socio importante de Dolium, una compañía belga que fabrica barriles de plástico para cerveza.

Sueño americano

Desde aquellos años colegiales, de burlas y travesuras, Díazgranados guardaba una cercana relación con Estados Unidos. Frecuentemente, rememoran ex alumnos de su colegio, hablaba de los viajes, largos o cortos, que hacía a aquel país. En uno de sus cumpleaños, cuando todavía no era un adolescente, sus padres complacieron un capricho muy a tono con aquella afinidad ‘gringa’: le regalaron un uniforme completo –con hombreras y casco incluidos – del equipo de fútbol americano de los Dolphins de Miami.

Los años no hicieron más que alimentar esa fascinación por el país norteamericano. Al graduarse de bachiller, Díazgranados despegó con rumbo al estado de Florida para estudiar en la Universidad de Miami. Años después se casó con María Josefa (Fefi) Salvatierra, nieta del banquero Salvador Salvatierra, fundador y propietario del Grupo Unión (que tenía entre sus empresas al Banco Unión), que hasta la década de los 90 fue una de las más grandes e importantes empresas financieras de Venezuela.

Entre finales de los 80 y principios de los 90, abrió varias empresas en Estados Unidos que hoy aparecen inactivas. Mondia Inc. (Miami, 1987), Overseas International Suppliers Inc. (Miami, 1989), U. Travel Inc. (Coral Gables, 1990) y HDC Travel Inc. (Coral Gables, 1990), fueron algunas de estas compañías. Entre todas, destaca Magna International, Inc. (Miami, 1989), donde se hizo socio de Walter Alexander (Alex) Del Nogal, su concuñado, quien años después fue señalado por “terrorismo financiero” en Venezuela, y por tráfico de drogas en Italia.

Fue justamente este allegado quien, según las palabras de Díazgranados, lo involucró en el caso de las seis explosiones sucesivas de 1993 en distintas calles de Caracas, que comenzaron con un sobre-bomba en la Corte Suprema de Justicia e incluyeron un coche-bomba en el estacionamiento del Centro Comercial Ciudad Tamanaco, muy cercano a la Base Aérea de La Carlota, al noreste de la capital. “La hermana menor de mi esposa, que se llama Marisol, estaba casada con Alex Del Nogal (…) Cuando él se mete en el lío empieza a decir que era un cuento financiero, montó un show y nombró a 14 personas”, explicó el bróker al diario El Mundo en mayo de 2010 a raíz de un perfil que se publicó sobre él en este periódico.

El diario El Tiempo de Bogotá recuerda en una nota que “las explosiones forzaron bajas en la Bolsa de Caracas y, en forma especial, en los mercados internacionales en los cuales cayeron los precios de bonos que el Estado venezolano tenía en venta y que pudieron ser comprados por los autores de los atentados”. Los episodios dejaron tres heridos, entre ellos Hugo Betancourt Zerpa, un archivador que perdió la mano al abrir el sobre explosivo en una oficina del máximo tribunal venezolano.

Los negocios del bróker no se vieron afectados por el “episodio bomba”. Durante los noventa –cuando su suegro le pidió que volviera a Caracas a trabajar en InverUnión– y la primera década de 2000, Díazgranados se mantuvo en Venezuela con una fructífera labor de asesor financiero que le permitió hacer crecer su fortuna, mientras mantenía fija la idea de invertir en Estados Unidos. Fue en 2010 cuando se convirtió en noticia por figurar entre los accionistas del Savoy Bank, una entidad que abrió sus puertas en 2008 –y que él mismo ayudó a fundar, según dijo– en el corazón de Manhattan y que tenía entre sus propietarios a los premiados cineastas Ethan y Joel Coen. “Soy el único venezolano aprobado por la Reserva Federal de Estados Unidos para operar un banco… En Estados Unidos te piden justificar el origen de cada dólar. Todo el mundo te revisa”, advirtió al diario venezolano El Mundo. Al mando de la entidad estaba, y continúa, otra venezolana: Elena Sisti, a quien los medios de comunicación describieron como una experta en banca, graduada en Barnard College, que estuvo durante 25 años en Citibank.

 

 

Justo por esos años, el empresario venezolano fundó Ron Transatlantic Energy Partners, LLC., localizada en Washington D. C., la compañía que en 2016 lo puso de nuevo en los titulares internacionales. Fue esta sociedad, donde aparece como director y única persona visible, la que compró la mayor parte de las acciones de SkyBridge Capital, una firma de inversiones que era propiedad de Anthony Scaramucci, el especialista en finanzas de Wall Street que Donald Trump echó luego de apenas 10 días como director de Comunicaciones de la Casa Blanca.

  El Mundo by runrunesweb on Scribd

El trato entre Díazgranados y Scaramucci se hizo poco antes de que el segundo asumiera funciones en el Ejecutivo estadounidense y, de acuerdo con especialistas consultados por Bloomberg, estuvo muy por encima de los 180 millones de dólares en los que estaba valorada SkyBridge y se cree que alcanzó los 230 millones de dólares. Para lograrlo, el venezolano se alió con el conglomerado chino HNA Group Co., que durante los últimos años ha mostrado interés por integrarse al mercado latinoamericano. Una muestra de ello fue la intención de compra de la aerolínea Avianca.

Bloomberg también apuntó que, para finales de 2016, Díazgranados tenía en su poder 10% de las acciones de Skybridge. Sin embargo, su abogado Gregory Craig, aseguró a la publicación que su cliente no era parte del grupo de compradores actuales y que ya no tenía participación en la antigua compañía de Scaramucci. “Se negó a comentar más sobre la transacción”, dice la nota.

Un año antes, en marzo de 2015, el nombre del bróker se mencionó en un documento de la Corte del Distrito Sur de Nueva York, donde se le vinculó a otro empresario cercano al chavismo: Wilmer Ruperti, señalado por haber pagado la defensa de Efraín Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, los sobrinos de la primera dama venezolana Cilia Flores que fueron sentenciados a 18 años de prisión por conspirar para traficar droga a Estados Unidos.

En ese archivo se indica que Díazgranados es el propietario de la cuenta Latin American Petroleum Inc. en la CBH, la cual fue congelada por autoridades suizas luego de tener indicios de que se trataba, realmente, de una cuenta de Ruperti, a quien se le condenó en Reino Unido por estafar y cobrar comisiones millonarias a la compañía Novoship (UK) Limited en nombre de Pdvsa. Fue esta misma empresa la que inició un proceso judicial contra Ruperti en Suiza, al denunciarlo por fraude, administración indebida y lavado de dinero.

El documento revela además otra propiedad de Díazgranados: un apartamento en un rascacielos de concreto y cristal ubicado en el corazón de la isla de Manhattan (150 West 56th Street, New York), adyacente a Central Park y al Carnegie Hall.

Fachada y entrada del edificio donde Díazgranados tiene su apartamento en Manhattan

En Estados Unidos estuvo, hasta 2016, el hijo de Díazgranados que lleva su mismo nombre. El joven se hizo conocido, primero, por ser una de las cabezas de Toys for Boys, una boutique de lujo que abrió sus puertas en Miami en 2013 y que ofrece desde relojes hasta costosos autos.

En julio de 2016, Díazgranados Jr. organizó un evento para un exclusivo grupo de clientes del que todavía se pueden leer reseñas en la web. Ahí, los asistentes disfrutaron desde delicias de alta cocina, saboreadas con botellas de Don Perignon, hasta paseos en helicóptero y carreras en pistas automovilísticas. “Quería darles a nuestros invitados la oportunidad de vivir una experiencia única en sus vidas (…) Los hombres de Miami ahora cuentan con un lugar donde pueden encontrar los más extravagantes productos y lugares únicos”, comentó en una nota de PR Newswire.

El hijo del bróker asistió a Babson College, en Wellesley, Massachusetts, donde obtuvo un título en Ciencias Económicas y Empresariales. Poco después fundó su tienda de lujo y, en 2016, se hizo novio de la blogger e influencer de moda, Michelle Salas, la hija del cantante mexicano Luis Miguel. Las publicaciones del corazón siguieron durante meses el noviazgo con atención, incluso cuando ella se mudó a Madrid, donde él hacía estudios de postgrado. A finales de 2017, terminaron la relación.

Los otros negocios

Después de las explosiones, las notas estructuradas, los cables diplomáticos que lo identificaron como el intermediario de los negocios del chavismo y de hacerse socio de un banco en Nueva York, Díazgranados continuó siendo noticia cuando se supo que una de sus antiguas compañías había sido la protagonista de una estafa. En 2008, Basurvenca Servicios Sanitarios – registrada en 2000 por el bróker y su madre, María de la Concepción de Díazgranados – cobró a Banesco un fideicomiso de la Alcaldía del municipio San Francisco del estado Zulia, para importar 21 camiones compactadores de desechos que terminaron siendo catalogados como “chatarra”.

Ocho años después del hecho, el Tribunal Supremo de Justicia resolvió aplicar un embargo ejecutivo contra Banesco Banco Universal C.A., y no contra Basurvenca, por más de siete millones de dólares (USD 7.751.233,90). Para ese momento, Díazgranados ya no estaba en la empresa, pues tanto él como su madre la dejaron en manos de uno de los socios: Luis Eugene Blayton.

“La operación se realizó dentro de la legalidad, los vehículos le fueron entregados a las autoridades municipales de entonces en perfecto estado y así fueron recibidas por ellas, entregando el documento de descargo”, comentó al respecto el gabinete de crisis que representa a Díazgranados.

Blayton es de nacionalidad americana

Antes y durante los años de Basurvenca, con la que logró firmar varios contratos con alcaldías, Díazgranados se había movido con soltura como asesor de inversiones. Siguió incrementando sus participaciones en negocios tan disímiles como la compra del equipo de baloncesto profesional Delfines de Miranda, que lo llevó hasta la presidencia de la liga, y hasta con una compañía minera que explotaba diamantes (Inversiones Mineras Alto Caroní C. A.), de acuerdo con el currículo de un antiguo empleado suyo. “Su éxito fue tal que las instituciones gubernamentales le consultaron y contrataron para que trabajara para ellos. Él estructuró muchos productos sobre las deudas de varios países de América Latina con numerosos bancos de la talla JP Morgan, BNP Paribas, Morgan Stanley, Société Générale, UBS”, dice el memorando de la CBH.

El CV de un ex empleado de Díazgranados revela la participación del bróker en la explotación minera

Díazgranados junto a Carmelo Cortez, presidente de la Federación Venezolana de Baloncesto.  Foto: Jacobo Lugo

Lo que sí frenó ligeramente su ascenso –añade el documento de la banca suiza– fue la orden de Hugo Chávez de cerrar las casas de bolsa que, como consecuencia, provocó una caída en los mercados bursátiles en los que se movía tan bien Díazgranados. Pero también ante esta clausura halló una solución: “Los intermediarios financieros no encontraron otra opción que recurrir a vehículos offshore (Islas Vírgenes, Panamá)”, apunta la comunicación. Fue así como creó Craft Financial.

Además de esta offshore, Díazgranados abrió otras tres empresas en Panamá en las que se desempeña como presidente y director: Panros Global Inc., abierta desde agosto de 2012, donde figura la consultora Morgan & Morgan como agente y tres de sus empleados como miembros: Lineth Ponce (director / secretario de Craft Financial) y José Eugenio Silva Ritter y Dianeth Matos de Ospino, mencionados en Investiga Lava Jato, un proyecto colaborativo que involucró a veinte periodistas de América Latina y África para contar las historias del caso de corrupción más importante de la historia brasileña. El bróker también está al mando de Newdome Inc., inscrita en el registro público de ese país en octubre de 2000, y Bell Financial Corp., creada en junio de 2004. En esta última aparece como tesorera, secretaria y directora Jessica Blayton, hija de quien fuera su socio en Basurvenca.

Díazgranados es hoy uno de los directores de Iberonews Limited, creada en mayo de 2012 y registrada en Barbados, que a su vez es propietaria de la web del diario El Nacional. Por eso, su cargo lo comparte con varios miembros del directorio de ese periódico, como Francisco Varela Galino, José Elarba Haddad, Jorge Papatzikos, gerente general del impreso y Miguel Henrique Otero Castillo, presidente-editor de El Nacional. Allí figuran además José I. Palacios Osambela, Ramiro Molina Ríos y José E. Álvarez. La información fue confirmada a través de documentos obtenidos a través de Offshore Leaksuna fuente de información elaborada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) que permite navegar en los registros de más de 520 mil sociedades inscritas en distintos paraísos fiscales o jurisdicciones tributarias “blandas” – que señalan que esta empresa fue registrada como una compañía de negocios internacionales.

Pero esta relación con los medios de comunicación no es nueva, y menos con El Nacional. En 2004, Díazgranados entró en el grupo de nuevos accionistas del diario, e incluso ocupar la posición de director adjunto, cuando este decidió ampliar sus fuentes de financiamiento para hacer crecer su capital. Así lo señala el perfil del diario venezolano El Mundo que indica que cuatro años después, en 2008, tres empresas que tenía en sociedad con Moris Beracha (Inmuebles y Acciones Gradiaz C. A., Inversiones 97399 C. A. e Inversiones 26397 C. A.) compraron las revistas Cocina y Vino y Exceso, las cuales funcionaban en las nuevas instalaciones de El Nacional que, para entonces, había mudado su sede a la urbanización Los Cortijos, en Caracas. De estas, sin embargo, se retiró poco después de adquirirlas. “No soy periodista y eso trae muchos enemigos”, comentó al respecto en El Mundo.

  Acta by runrunesweb on Scribd

Los intereses del bróker también han pisado territorio español. En Madrid, entre 2011 y 2014, estuvo en la vicepresidencia de Movilway, una empresa dedicada a ofrecer servicios de recargas electrónicas y sistemas de pago a través del móviles, que se ubica como una de las líderes en Latinoamérica. Su llegada supuso, meses después, un salto gigante en el capital de la compañía que de 10.000 euros pasó a superar los 8 millones de euros.

Movilway, a su vez, es filial de Celistics Transatlantic, donde también estuvo Díazgranados como consejero entre 2012 y 2017. Es en esta última, considerada en el memorando como “la  mayor operadora y distribuidora de equipos electrónicos (GSM, teléfonos inteligentes, tablas) y prepagos para América del Sur”, volvió a toparse con su antiguo socio, Beracha, quien lo sustituyó en esa posición y fue, hasta 2013, presidente y consejero de Celistics Holdings, la corporación que agrupa a ambas sociedades.

Los nombres de Beracha y Díazgranados también están en otro de los memorandos proporcionados por la filtración, con el mismo remitente y los mismos destinatarios: los directivos de la CBH Leandre Sappino, Jacky Ramet, Philippe Cordonier y a Stéphane Strub. Allí se explica que ambos brókers invirtieron ahorros en Glassbox Fund, creado por DCSI Group, una empresa administradora de activos con sede en Miami que se especializa en la selección y gestión de Obligaciones Hipotecarias Garantizadas (CMO, por sus siglas en inglés).

En Glassbox Fund, se explica, cada cliente tiene su propia clase. “Este fondo no se comercializa públicamente. Se trata de inversores privados venezolanos relacionados Rafael Casas (otro asesor de banca y finanzas) que abren ‘clases’ en las que colocan una parte de sus ahorros para que Glassbox pueda gestionarlos a través de las CMO”, informa el comunicado.

Tal comunicación hizo constar que el dinero del fondo saldría del HSBC Genève a las arcas de la CBH. Una de estas transferencias se hizo a través de Upson Columbus Corp., firma propiedad de De Beaumont, identificado como intermediario.

En medio de todos los escándalos, Danilo Díazgranados permanece de muy bajo perfil y cuesta verlo en alguna fotografía reciente. Sin embargo, hay una imagen que lo muestra en su hábitat actual. Está en la esquina de un grupo de hombres maduros, vestido con short y camiseta azul, con la cabeza de una raqueta apoyada sobre su pecho. Una bandana le sostiene el cabello, ya canoso, y evita que le tape las cejas pobladas y oscuras que le caracterizan. Acababa de participar en el torneo de tenis “Dueños 2017”, en La Terraza Tennis Center, un club ubicado dentro de su vecindario dominicano de Casa de Campo donde suelen reunirse los propietarios de las villas millonarias que rodean el lugar. Su rostro, aunque con el gesto relajado, revela hoy la misma media sonrisa que mostró de chico en la foto colegial.

Díazgranados en una cancha del club La Terraza Tennis Center de La Romana

Carlos Aguilera Borjas: el exguardaespaldas de Chávez con cuentas en bancos suizos

Una alianza periodística conformada por Runrun.es, El Pitazo, Armando Info y el diario español El Confidencial publica una serie de reportajes de investigación realizados a partir de la filtración de un conjunto de 300 documentos financieros que tienen un tamaño de 380 MB. Se trata de archivos internos de la entidad de banca privada suiza Compagnie Bancaire Helvétique (CBH), cuya sede se ubica en Ginebra, y de documentos acumulados por un gestor financiero especializado en captar clientes multimillonarios extranjeros para atraer sus fortunas a bancos suizos, el francés Charles-Henry de Beaumont. La mayoría de los archivos datan entre 2011 y 2013, tiempo en el que la discusión sobre la salud de Hugo Chávez copaba la cotidianidad venezolana.

Los documentos a los que se tuvo acceso evidencian que montañas de dinero relacionado con el chavismo se apilaron en Suiza. Las actividades financieras de estos grupos de poder están relacionadas, en su mayoría, con Petróleos de Venezuela, Corpoelec y la Corporación Venezolana de Guayana; también con fondos públicos creados originalmente por Chávez para el desarrollo del país y con áreas estratégicas como la importación de medicinas e insumos hospitalarios.

Más allá de la filtración, se entrevistó a expertos financieros reputados, abogados, empleados de banca y a los propios afectados. Asimismo, se ha consultado un amplio repertorio de fuentes documentales que incluye registros mercantiles y de la propiedad, asientos de autoridades migratorias, escritos de fiscalías, juzgados y policías en diversos países, entre otras. Además, para informaciones puntuales se consultó la documentación derivada de los Papeles de Panamá y Paradise Papers, proyecto coordinado por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y el diario alemán Süddeutsche Zeitung.

Un retrato de las conexiones financieras de Carlos Luis Aguilera Borjas, exguardaespaldas de Hugo Chávez -quien lo llamaba “El invisible”- es la segunda entrega de esta #ConexiónSuiza

Lisseth Boon | @boonbar

Marcos García Rey | @garcirrey

Un hombre clave para entender cómo funcionan los entresijos del chavismo en Venezuela se mantiene casi siempre oculto. Es “El invisible”, “el que nadie lo ve”. A pesar de orbitar durante largos años en la llamada revolución bolivariana —antes encarnada por el difunto presidente Hugo Chávez, ahora por su sucesor, Nicolás Maduro— nuestro hombre en la sombra es ahora un capitalista acérrimo.

De todos los militares que participaron en el 4-F, Carlos Luis Aguilera Borjas es de los que han sabido mantenerse a la sombra del chavismo sin tener que cumplir los “principios de la revolución”.

Lejos del espíritu originario de aquella intentona golpista de 1992, que fustigaba las políticas del capitalismo, el excapitán del Ejército venezolano optó por abrir negocios en Venezuela y el extranjero, registrar empresas en paraísos fiscales, tener cuentas en bancos suizos, comprar casa con piscina en Madrid y viajar en jets privados. Eso sí, con absoluta discreción a diferencia de otros compañeros de armas que se dedicaron a la política o asumieron cargos burocráticos durante casi dos décadas de gobierno chavista.

El invisible. “El que nadie lo ve”. Así identificó el propio Hugo Chávez en el programa Aló Presidente No. 98 del 3 de marzo de 2002 al ex director de la Disip, el entonces principal servicio secreto de Venezuela (hoy Sebin), quien formó parte del anillo de seguridad del candidato durante la campaña electoral que le dio la victoria en 1998.

Aló Presidente N° 98 – Todochávez en la Web by runrunesweb on Scribd

El mandatario fallecido se refería al militar con rango castrense de capitán que hasta ese momento no sólo lo había acompañado en la asonada militar contra el gobierno de Carlos Andrés Pérez en 1992, sino que también había ocupado algunos puestos en el gobierno como director de Relaciones Presidenciales (1999); Viceministro de Gestión Comunicacional, Secretario de la Presidencia (2000) y Presidente de la Fundación Pueblo Soberano (2001).

Pero no por ser “invisible”, Aguilera dejó de orbitar en el gobierno chavista. Después de la presidencia del Fondo para Jubilados y Pensionados, último cargo público que ejerció en noviembre de 2002, el ex capitán desapareció de la vida pública, incluso de las emisiones de televisión “Aló Presidente”, donde estuvo in situ o fue mencionado en 25 de los 242 programas dominicales que condujo el propio exmandatario entre 1999 y 2005. Siempre sigiloso, en estos espacios de radio y televisión oficialista Aguilera nunca dijo algo más allá de un monosílabo.

El nombre del exfuncionario de Chávez se mantuvo oculto detrás de la listas del gabinete y organismos estatales durante 13 años, hasta que un escándalo de presunta corrupción en España lo expuso de nuevo. El 10 de marzo de 2015 fue ventilada por la prensa española una investigación del Servicio Anti Blanqueo de Capitales (Sepblac) sobre el Banco de Madrid, subsidiario de la Banca Privada de Andorra, que involucraba a seis funcionarios del gobierno de Chávez, todos clientes de la entidad bancaria, por el delito de blanqueo de capitales procedentes del crimen organizado.

Informe_SEPBLAC_2015 by runrunesweb on Scribd

Además del ex director de la Disip, el entonces principal servicio secreto de Venezuela, Carlos Aguilera Borjas, en esa lista del Sepblac se incluían al militar Alcides Rondón, viceministro de Seguridad Ciudadana del Ministerio de Interior, Justicia y Paz (MIJP); a los empresarios Francisco Rafael Jiménez y Omar Farías; y al exviceministro de Energía Eléctrica, Nervis Villalobos, detenido en Madrid el 26 de octubre de 2017, a solicitud de EEUU.

Según el informe de la unidad española de antiblanqueo, los seis burócratas venezolanos habrían manejado fondos en España “procedentes presuntamente de sobornos millonarios, a cambio de adjudicaciones del régimen venezolano”.

Aquella investigación daría cuenta de las ocupaciones a las que se dedicó Aguilera después de darse de baja del Ejército en 2004 e interrumpir su carrera administrativa en el incipiente gobierno de Chávez. Actividades más ligadas a los negocios en el sector inmobiliario, importación de insumos médicos y de alimentos, construcción y al lobismo que a la defensa de los valores de “la revolución” que vio nacer.

Con el escándalo del Banco de Madrid en marzo de 2015, se reveló la faceta como empresario y lobista de este exfuncionario de Chávez que intentó durante años mantenerse bajo perfil. Pero en la misma Europa, a unos mil kilómetros del principado de Andorra, un banco suizo certificó por escrito que los oficios de Aguilera Borjas como empresario e intermediario entre compañías y el gobierno de Chávez comenzaron mucho antes.

Cuatro memos internos del banco Compagnie Bancaire Helvétique, CBH de Suiza, provenientes de una filtración a la que tuvieron acceso los medios Runrunes, El Pitazo, Armando Info de Venezuela y el diario español El Confidencial, ofrecen un perfil del excapitán venezolano devenido en empresario y comisionista. Pero no se trata de un caso aislado. Forma parte de una red que ilustra los movimientos de algunas fortunas armadas en los años de agonía de Hugo Chávez y comienzo del gobierno de Maduro.El gestor financiero francés Charles-Henry De Beaumont figura como enlace entre estos empresarios y exfuncionarios con la entidad suiza. .

Este perfil corresponde a lo que en el mundo financiero se denomina “Due diligence” (DD), que consiste en un informe de reputación que recoge la evaluación de potenciales clientes o inversiones, incluyendo información sobre sus récords financieros y grado de confiabilidad para los negocios y, en el caso de un banco, sirve para evaluar aceptarlo como cliente.

MEMO del CBH 04-09-2012 by runrunesweb on Scribd

El memo redactado el 5 de junio de 2013 describe que el cliente Aguilera Borjas, propietario de 33% de las acciones de la empresa Netmedical C.A y del 65% de la sociedad Inversiones Dirca S.A (ambas compañías asentadas en Venezuela), tiene un patrimonio personal estimado en $100 millones. También, dispone de cuentas bancarias no solo en el CBH (donde abrió una cuenta el 19/12/2011) sino en la Banca della Svizzera Italiana (BSI), contra el cual la fiscalía de ese país abrió un proceso criminal en 2016 por lavado de dinero y el HSBC, cuya cúpula fue imputada en mayo de 2017 por el delito de blanqueo de capitales.

MEMOS CAB by runrunesweb on Scribd

En el CBH describen a Aguilera Borjas como “un cliente de calidad, que no representa ningún riesgo para el banco” y que a partir de 2014 deberá ser desclasificado de la categoría PEP (Personas Políticamente Expuestas), sobre las que hay especial atención en la prevención de legitimación de capitales. Aunque el documento no indica las razones por las cuales se debe proceder a este cambio de identificación en esa fecha, esto ocurre con un funcionario cuando transcurren 10 años de haber dejado un cargo público.

Otro memo interno del CBH, con fecha de 10 junio 2013, indica que Aguilera Borjas es el socio mayoritario de la empresa Inversiones Dirca S.A, cliente de la entidad bancaria, encargada de la construcción y mantenimiento del Metro Caracas. Identifica a Aguilera Borjas, con 65% de las acciones y a Ramón (Eduardo) Pérez Parra, con 35%, como “los únicos dos accionistas” de la firma. Ambos son conocidos por la institución “desde hace años” a través del portador Upson Columbus Corporation, firma propiedad de Charles Henry de Beaumont quien es identificado como intermediario. El documento del banco suizo indica que tanto Pérez Parra como Aguilera Borjas “nos han visitado en Ginebra y yo los he visitado muchas veces en Caracas”.

Memos-5-06-2013-CAB by runrunesweb on Scribd

El informe, enviado el 5/06/13 por Leandre Sappino (gerente de relaciones del CBH) y dirigido a Stephane Strub (ex vicepresidente senior del CBH) afirma que tanto Aguilera como Pérez Parra “representan a numerosas sociedades españolas e italianas para construir y mantener las líneas de Metro de Caracas”. Describe que “las sociedades francesas que recibieron contratos de la Línea 1, perdieron las plazas de las líneas 2, 3 y 4 a favor de Inversiones Dirca y las sociedades españolas e italianas que la firma representa”.

El documento del CBH ofrece detalles sobre las actividades de Inversiones Dirca. Aclara, por ejemplo, que Aguilera y Pérez Parra intervinieron como “interlocutores
representando a las sociedades italianas y españolas frente a las autoridades locales en el cuadro de las negociaciones y llamados de ofertas, como patrocinador de diferentes cuadrillas necesarias para la construcción y mantenimiento de las líneas”.

El memo agrega que los contratos representan “muchos cientos de millones de euros financiados por el gobierno venezolano a través del Ministerio de Transporte Terrestre”, cartera que para la fecha del memo (junio 2013), era ocupada por Haiman El Troudi, presidente del Metro de Caracas, quien sucedió en el cargo al general Juan García Toussaintt.

El documento del banco suizo dice abiertamente que Inversiones Dirca recibe en su cuenta del CBH “los pagos de las empresas italianas y españolas como parte del trabajo hecho en Venezuela”. Aclara que se trata de “una cuenta de recepción de los dividendos que serán compartidos entre las cuentas de los dos accionistas”. Esta información es ratificada en un memo del 07/05/2012.

 

 

La empresa italiana a la que se refiere el memo del banco suizo, sin mencionar su nombre, es Alena Marconi Systemas, con la cual Aguilera firmó un contrato en 2004 que le garantizaba comisiones de 6,37% del total de ventas de la compañía de radares, reveló El País de España en abril 2018. Aguilera recibió 3,2 millones desde Curazao en su cuenta en la Banca Privada de Andorra, destinada a las comisiones de la firma italiana, según el informe confidencial de la Unidad de Inteligencia Financiera de Andorra (UIFAND), instancia que alegó que existe un “presunto acto de corrupción” tomando en cuenta “la gestión estatal de los aeropuertos de Venezuela y los vínculos de Aguilera con el régimen”, indica el documento citado por el diario español.

La descripción de los documentos del CBH coincide con algunos movimientos bancarios asentados en el informe del Sepblac de 2015, que indican que en agosto de 2013 (dos meses después del memo del CBH) “CAB (Aguilera Borjas) recibió en su cuenta Banco de Madrid un abono de 600.000 euros procedente de Suiza y remitió 87.973 dólares con destino a Estados Unidos en septiembre del mismo año”.

Inversiones Dirca no aparece entre las empresas de Aguilera Borjas que sí son mencionadas en el informe del Sepblac de España de 2015, como Clab-Consultora Inmobiliaria (registrada en Madrid) y Constructora Girardot 53 (en Caracas), así como Tecnotren de Venezuela y Servicios para el Metro (Semeca). Estas dos últimas formalizaron un convenio con cuatro compañías españolas: Constructora Hispánica, Cobra, Dimetronic y Caf, formando el Consorcio Español Sistema Metro (CSM) para la rehabilitación de la línea 1 del Metro de Caracas. El contrato por 1.850 millones de euros implicó el pago de una comisión de Aguilera que equivale a 4,8% del monto, casi 90 millones de euros por “asesoría”, “apoyo comercial” o “representación”, según el informe Servicio Anti Blanqueo de Capitales (Sepblac).

En los años en que el CBH daba el visto bueno a Aguilera como “cliente seguro y de calidad”, el Metro de Caracas presentaba el peor desempeño de su historia, como registra la prensa de entonces. La inversión millonaria de 2008 destinada a las mejoras del servicio de la Línea 1 que debía acometer el consorcio español era cuestionada por las continuas fallas que presentaba el sistema de transporte caraqueño. Para abril de 2012 -año en que debía haber sido entregada la obra según cronograma-, se habían ejecutado 802 millones de dólares y los trabajos presentaban apenas 50% de avance.

Tras una consulta al CBH, un portavoz de la institución respondió a Runrunes, El Pitazo, Armando Info y El Confidencial que “como institución suiza, Compagnie Bancaire Helvétique cumple estrictamente con las obligaciones del secreto bancario y las leyes del país, particularmente con la Ley Suiza contra el Blanqueo de Capitales y con las ordenanzas de la Autoridad Federal Supervisora del Mercado Bancario Suizo (FINMA)”. Agregó que “como usted sabe, no podemos responder a las cuestiones específicas que nos envían sobre la existencia o no de ciertas cuentas en nuestro banco”.

Una empresa con pérdidas y facturas millonarias

En el piso 14 del edificio Unión, un conjunto residencial en la urbanización clase media Los Palos Grandes en Caracas, se encuentra domiciliada la empresa Inversiones Dirca S.A, cuyas operaciones millonarias como intermediaria entre contratistas españolas e italianas y el Estado venezolano para el mantenimiento del Metro de Caracas son destacadas en los memos del banco suizo CBH.

Fue registrada el 18 de abril de 2000 en Caracas con un capital de Bs. 30 millones ($44.510 al cambio de la época) con una amplia variedad de objetivos: desde gestión de negocios nacionales e internacionales, ejecución de proyectos inmobiliarios y compra de inmuebles hasta intermediación a través de contratos de agencias y comisiones.

Aguilera Borjas entra a la junta directiva de Inversiones Dirca el 28 de mayo de 2007 al comprar 70 mil nuevas acciones (Bs.70 mil cada una), elevando el capital social de la empresa a Bs. 100 millones, según el expediente de la compañía alojado en el registro Mercantil de Caracas. Es nombrado vicepresidente con 70% de la composición accionaria mientras que Ramón Pérez Parra, presidente, mantenía 30% de las acciones.

Entre el momento de su creación y la llegada de Aguilera Borjas, el balance general de la empresa se mantuvo inalterable durante 7 años. Pese a gestionar contrataciones millonarias, la empresa presenta un desempeño irregular. De acuerdo a un informe de auditoría de mayo de 2013, Dirca arrojaba pérdidas acumuladas hasta 2013 de Bs. 684.582,71, incidiendo en la disminución de 5,84 veces del capital social histórico. Ese mismo año, los memos internos de CBH presentaban a Dirca como la empresa articuladora de millonarios contratos entre compañías españolas e italianas y el Metro de Caracas.

Hasta 2014, Dirca se mantenía activa. La última asamblea de accionista se realizó el 13 de noviembre de ese año.

Aguilera, el importador

El mismo capitán a quien Chávez identificaba como uno de “los muchachos del 4 de febrero”, “un rebelde”, “un alzado” y un “revolucionario”, al que ordenaba encargarse de las ayudas económicas para casos de salud en los programas de Aló, Presidente, terminó decantándose por los negocios de diferentes ramos tanto dentro como fuera de Venezuela.

No cualquier empresario tiene acceso a los dólares preferenciales que se otorgan al sector salud desde que fuera implantado el control cambiario en Venezuela en 2003. CLAB es uno de ellos al incursionar en el próspero campo de la importación de material médico quirúrgico en la Venezuela de la era chavista con la empresa NetMedical, registrada el 12 de junio de 2006 en Caracas.

Uno de los principales clientes de esta compañía dedicada a “la dotación de insumos y equipos de la más alta tecnología para satisfacer las necesidades institucionales, tanto públicas como privadas”, ha sido el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales IVSS, confirma su ficha en el Registro Nacional de Contratistas (RNC).

Netmedical, cuya sede se encuentra desde el 31 de julio de 2013 en el Centro Seguros La Paz, en la venida a menos zona industrial Boleíta Sur de Caracas, también tiene cuenta bancaria en Suiza. En un memo interno del CBH, con fecha 04-09-2012 (en la recta final de la campaña presidencial que dio la victoria a Chávez, ya enfermo, ese año) identifica a Aguilera Borjas, socio de la empresa Netmedical, como “antiguo consejero del presidente (Chávez), reconvertido en lobista”.

En el documento del banco suizo se ofrece un retrato de las operaciones de la empresa creada en Venezuela y a su principal socio, el franco venezolano Eduardo Salzberger, cuyo padre -representante del grupo Cessna en Venezuela y otros países de América Latina-, fue una ayuda para montar el grupo de distribución médica en el país.

El memo, enviado por Strub, indica que Netmedical -grupo dedicado a la importación de material médico y equipos hospitalarios- trabaja con el sector privado, pero la mayor proporción de sus órdenes de compra provienen del sector público gracias al “deslumbrante auge de la salud que ha promovido Chávez, permitiendo que los pobres, el 80% de la población, tenga acceso a esos cuidados”. Una observación que resulta una paradoja en momentos cuando Chávez se trataba un cáncer en Cuba, lejos del sistema promovido por el mandatario en Venezuela.

Netmedical, cuenta el documento, pasó de ser distribuidor a ser representante de grandes marcas que importan desde EEUU, Europa y en menor cantidad de Medio Oriente y Asia. Para ello “dispone de muchas empresas offshore que ha montado en cada una de estas zonas geográficas y que distribuye diferentes equipos al Seguro Social, Ministerio para la Salud y otros hospitales y medicinas de Venezuela”.

Agrega que también distribuye material médico quirúrgico a otros países de América Latina como México, Colombia, República Dominicana. El CBH reconoce que el número de sociedades de Netmedical le permite “obtener ventajas en los resultados en los concursos públicos venezolanos”.

Si bien el CBH describe a Salzberger como principal socio de Netmedical, su nombre no aparece junto al de Aguilera Borjas como accionista de la empresa en Caracas, según el Registro Nacional de Contrataciones de Venezuela. La ficha del registro indica que Germán Álvarez García es propietario de 75% de las acciones mientras que Aguilera Borjas tiene 25%, al menos hasta 2014.

A pesar de que CBH identifica a Salzberger como compañero accionista de Netmedical junto con Aguilera Borjas, en realidad es director de la misma empresa pero domiciliada en Panamá.

Netmedical no se limitó a Venezuela, sino que expandió su presencia a otros países, como República Dominicana, país al que llegó el 29 de octubre de 2014, producto de la fusión con Cely Dominicana, empresa con más de 20 años en el mercado, reseñó la prensa local entonces.

La importadora Netmedical ha sido beneficiada por el sistema de divisas venezolanos para compras al exterior que implantó el gobierno de Chávez en 2003 a partir del control de cambio que se mantiene hasta hoy. Entre 2004 y 2012, la compañía recibió $34.998.105 dólares preferenciales vía Cadivi para la importación de material médico quirúrgico. La base de datos de comercio exterior Importgenius https://www.importgenius.com/ registra que Netmedical compró equipos medicoquirúrgicos, productos farmacéuticos $31.173.781 entre 2009 y 2013.

Aguilera Borjas no fue accionista desde los comienzos de Netmedical, registrada con un capital social de Bs. 1.000.000 el 12 de junio de 2006 en Caracas, en pleno auge de las importaciones impulsadas por el gobierno de Chávez. Ingresa a la empresa encargada de todo lo relacionado con la compra, distribución y exportación de equipos médico-quirúrgicos el 7 de mayo de 2012, cuando compra 25% de las acciones y se convierte en vicepresidente de la firma, quedando Germán Álvarez García como socio mayoritario con 75% de las acciones.

El capital aumentó en esa oportunidad en Bs. 10.000.000, registra el expediente mercantil de la firma que en 2014 amplió su área de acción -aparte de medicamentos y equipos médicos- a la importación de “alimentos, licores, vinos y bebidas alcohólicas”, así como también “productos cosméticos, de limpieza e higiene doméstica”.

El capitán en Paradise Papers

El excapitán de 57 años de edad al que le gustaba jugar tenis en los albores del gobierno bolivariano, también aterrizó en un paraíso fiscal. El 26 de julio de 2010 se registró en Barbados como director de la empresa Jetcar V, Inc. con el número 33571. Según el expediente de la Oficina de Registros de la isla del Caribe oriental, esta “compañía internacional de negocios” tiene por objeto el arrendamiento de aviones bajo el tratado de comercio internacional.

La existencia de esta compañía de Aguilera Borjas en Barbados trascendió gracias a la investigación mundial Paradise Papers, que filtró 13,4 millones de documentos del despacho de abogados Appleby de Bermuda, que revelan el funcionamiento de la industria “offshore”. El proyecto, publicado el 5 de noviembre de 2017 por 200 medios del mundo, fue coordinado por el Süddeutsche Zeitung y el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

Certificado de registro de la compañía Jetcar V, INC en Barbados by runrunesweb on Scribd

En la ficha de registro, el domicilio registrado de Jetcar V Inc. en Caracas es la oficina 81 de la Torre Adriática de Altamira, coincidencialmente donde funcionaba la primera sede de Netmedical hasta 2013. En una visita reciente se pudo comprobar que la reja blanca del inmueble está cerrada y un empleado del edificio dice que se encuentra así desde hace dos años. Nadie entra y nadie sale de allí. En la cartelera de la entrada, el espacio correspondiente al número 81 está vacío, sin nombre.

Negocios que tomaron vuelo

Sobre el objeto social de la empresa en Barbados conoce mucho Aguilera, a juzgar por la cantidad de vuelos que ha tomado para salir del país en poco más de una década.

El ex guardaespaldas de Chávez es un viajero frecuente. Entre el 17 de septiembre de 2005 hasta el 11 de julio de 2017 salió 126 veces del país, a razón de 10 viajes por año, según registran los movimientos migratorios que reporta el Saime.

Saliendo de Caracas, su destino más frecuente ha sido Oraajenstad, Aruba (47 veces); Madrid, España (31 veces); La Romana, República Dominicana (16 veces) y Panamá, Panamá (7 veces).

Después de 2009, específicamente después de 12 de septiembre de ese año, Aguilera Borjas comenzó a viajar en vuelo charters, realizando 74 vuelos hasta abril 2017 sin dejar de tomar aviones comerciales.

 

Con el avión matrícula venezolana viajó 44 veces, entre ellas 24 a Aruba y 11 veces a La Romana. Se trata de un modelo 560 Citation Excel, de 9 puestos, que para 2015 estaba valorado en 12,75 millones de dólares.

Ha viajado en una aeronave de fabricación americana, pero Estados Unidos no aparece entre sus destinos en la última década.

Otras empresas “marca CLAB”

Entre los seguidores y ex adeptos del chavismo, los vínculos de CLAB (Carlos Luis Aguilera Borjas) con el 4-F son plenamente identificados, aunque en su caso hayan perdido lustre como credencial después de dos décadas. Graduado en el puesto en el puesto 48 de la promoción 1982 “Coronel Antonio Nicolás Briceño”, compartió salones de clase y entrenamiento con Henry de Jesús Rangel Silva (actual gobernador de Trujillo, ex ministro de Defensa), Gustavo Enrique González López (ex Ministro de Interior, actual jefe del servicio nacional de inteligencia, Sebin) y José Gregorio Montilla Pantoja (excomandante de la Policía Militar, Disip), entre los más notorios que han ejercido cargos en el gobierno de Chávez.

Pero también dentro del chavismo, CLAB ha sido identificado con opacos  manejos administrativos. En mayo de 2015, se filtró a la prensa un audio de Mario Silva, conductor del programa La Hojilla, del oficialista del canal  Venezolana de Televisión (VTV), siempre bien ponderado por el gobierno de Chávez, en el que comenta supuestamente a un representante del G2 cubano (principal servicio de inteligencia de la isla caribeña) que hay (sic) “una serie de empresas maletín, muchas de ellas desde Puerto Cabello, dirigidas por el ex Director de la DISIP, Aguilera, algunas de ellas dirigidas por él. Empresas de construcción, todas de maletín, (a las) que se les estaban otorgando dólares y había un desangre, dicho por el mismo (ex ministro de Planificación Jorge)  Giordani en una reunión con el Comandante Chàvez, y estaba (Henry) Rangel Silva”, ex Ministro de Defensa de Chávez, uno de los generales que acompañó al presidente fallecido en la intentona golpista de 1992.

Lo cierto es que bajo el nombre de Aguilera Borjas se han registrado varias empresas en Venezuela, Panamá, Barbados y España. En este último país, constituyó CLAB Consultora Inmobiliaria (cuyas siglas remiten a las iniciales de su nombre) el 5 de noviembre de 2007. Domiciliada en la concurrida calle Fuencarral 146 de Madrid, la firma dedicada al alquiler de bienes inmobiliarios posee un capital social de 1.773.256 euros y sus ventas por arrendamiento se ubican en € 28 mil al cierre de 2015, según el Registro Mercantil de la capital española. Un monto que contradice la magnitud de la actividad comercial para la cual fue creada o demuestra poca actividad comercial.

 

Si bien sigue activa, CLAB Consultora Inmobiliaria – de la cual Aguilera Borjas es su administrador desde el 24/12/2007–no ha presentado el balance general de 2017 ni de 2016 ante el Registro Mercantil en Madrid.

Desde que fue creada hace 11 años, la empresa dedicada a alquiler de inmuebles ha destinado € 1.715.250 a la compra de 8 activos: un piso (apartamento) en Madrid, dos en La Coruña, dos plazas de garaje y dos cuartos de bicicletas. En el ejercicio económico de  2015 presentó pérdidas de € 38.693,08.

El administrador de CLAB Consultora Inmobiliaria desde enero de 2015 es José Manuel Aguilera Rioboo, hijo del ex capitán Aguilera Borjas, que tiene pasaporte español. La inmobiliaria de Madrid no es el único vínculo empresarial que tiene con su padre. Graduado de Ingeniero Mecánico de la Universidad Politécnica Nacional de la Fuerza Armada en 2010, Aguilera Rioboo muestra en su CV que fue gerente técnico de Netmedical (2012-2013) y gerente de soporte técnico del español Consorcio CSM (junio de 2009 a julio 2011), el mismo que se valió de la intermediación de otras empresas de su  padre en Caracas para obtener los contratos de rehabilitación de la línea 1 del Metro de Caracas, como detalla el informe del Sepblac de España.

Aguilera Rioboo no solo participa en los negocios de su padre en España. También es director de la empresa AIRCA 5282 S.A, registrada en Panamá el 17 de diciembre de 2012. Nueve días después de que Hugo Chávez, líder de “la revolución bolivariana”,  hiciera su última aparición pública

El vínculo con los aviones es una constante en algunas compañías de Aguilera Borjas registradas en paraísos fiscales. De AIRCA 5282 S.A en Panamá también es director Mark B. Golstein, una firma de abogados con sede en Boca Raton, Florida, especializados en asesorar a sus clientes en asuntos legales de la aviación como compra y venta de aeronaves, financiamiento, registro, operación, administración e incluso entrenamiento de operadores

En Panamá CLAB también se registró como presidente de la empresa Río Arriba 6 el 21 de septiembre de 2015. Entre los directivos destaca Charles Henry Du Boscq de Beaumont,  un banquero francés que aparece relacionado con funcionarios, exfuncionarios y empresarios que han amasado fortunas en el chavismo, según la filtración que sustenta este reportaje. En un memo del CBH de fecha 07-05-2012, se identifica a Beaumont como intermediario entre los socios de Inversiones Dirca y  la entidad bancaria suiza.

Así como sus constantes vuelos en avión privado hacia islas del Caribe y Panamá, el ex capitán Aguilera también ha dado un salto entre sus predios en la capital. Sigue inscrito en un centro de votación de La Candelaria, populosa parroquia del centro caraqueño. Hoy en día, indican los expedientes de sus empresas, está domiciliado en Valle Arriba, la exclusiva urbanización de torres de lujo donde se levanta, cual fortaleza, la sede de la Embajada de Estados Unidos en Caracas.

Valle Arriba se encuentra en el caraqueño municipio Baruta, justo donde Aguilera habría comprado un apartamento de 3.000 metros cuadrados por 1,3 millones de dólares mediante fondos canalizados a través de transferencias a Panamá y Suiza, según registran documentos a los que tuvo acceso El País. Es uno de los dos inmuebles que CLAB habría adquirido con sus fondos de Andorra, según el documento que menciona el diario español.

Otro salto lo dio al comprar una casa de dos pisos en España con piscina sobre un terreno de 1.182 metros cuadrados. Según el registro de propiedad, Aguilera Borjas y su exesposa María Esther Rioboo son 100% propietarios de la finca ubicada en la urbanización Monteclaro de Pozuelo de Alarcón (Madrid). El documento consta que fue adquirida el 15 de septiembre de 2004, el mismo año en el que el excapitán y exguardespaldas de Chávez se da de baja del Ejército venezolano.

Registro propiedad de casa en Pozuelo de Alarcon (Madrid) by runrunesweb on Scribd

El 26 de marzo de 2018, CLAB respondió vía correo electrónico a la petición de entrevista de los periodistas alegando que las informaciones que manejan estos medios son “inapropiadas, falsas e inciertas”. Agregó que sí ha comparecido ante algún juez en España “para denunciar a los responsables de esas informaciones… que siendo falsas, atentan de manera patente contra su prestigio personal”. En una reunión posterior con fecha 30 de abril de 2018, aclaró que en España no existe ninguna investigación en su contra, que dejó de ser funcionario público del gobierno venezolano hace más de 15 años y que sus relaciones bancarias son privadas.

 

 

“No tengo constancia de ninguna investigación en mi contra ni contra alguna de mis empresas”
En el mes de abril los reporteros de la alianza enviaron un cuestionario de 17 preguntas, a través del correo electrónico, a Alejandro Betancourt López. El día 30 de abril (Parte I) se recibieron las respuestas de Betancourt con la asesoría de su equipo de comunicaciones y abogados. El 3 de mayo los reporteros enviaron a Betancourt ocho preguntas más que fueron contestadas el mismo día (Parte II). A continuación, ambos cuestionarios.

 

Parte I:
  1. Según documentación interna del banco suizo Compagnie Bancaire Helvétique (CBH), su sociedad panameña Calandra Business S.A. tenía una cuenta en CBH Ginebra hasta octubre de 2013. Debido a un cambio de regulación en Suiza que acababa parcialmente con la confidencialidad de los últimos beneficiarios de las cuentas bancarias en ese país europeo, usted movió la cuenta a CBH Bahamas. ¿Es esta información veraz? Si lo es, ¿para qué usaba y usa esa cuenta en CBH abierta en Suiza?

En general, la información es incorrecta.

Las cuentas de Alejandro Betancourt nunca han sido cifradas y siempre han sido cuentas en las que el beneficiario es su propia persona. Ese cambio de regulación no afectó a sus cuentas.

Ni Alejandro Betancourt ni alguna de sus empresas han operado cuentas en Bahamas.

Reporteros de la alianza:

En una carta fechada en Gibraltar el 10 de octubre de 2013 y enviada por Upson Columbus Corp, empresa del agente financiero Charles De Beaumont, a Mrs Rolle, dice que debido al cambio de las leyes de la confidencialidad en Suiza, Betancourt López decide cambiar su cuenta a CBH Bahamas.

  1. Desde la cuenta de CBH Ginebra movió no menos de 115 millones de dólares estadounidenses, según documentos internos del banco suizo, entre otras cuentas ubicadas en oficinas de Zúrich (Suiza), Países Bajos, Luxemburgo y Nueva York. ¿Cuál es la lógica detrás de los movimientos de esas sumas?

No es cierto que Alejandro Betancourt realizara tales movimientos desde el banco mencionado hacia ninguna sucursal de ese banco en los países mencionados.

Reporteros de la alianza:

De acuerdo a un balance filtrado, del banco suizo Compagnie Bancaire Helvétique (CBH), la empresa Calandra Business S.A propiedad de Betancourt, de fecha 25 de septiembre de 2013, la cuenta había debitado desde enero la cantidad de USD 115.456.035,11.

  1. Usted y Francisco Convit (Banstead Assets SA, disuelta en 2015) son los accionistas al 50% de Derwick Oil and Gas. A través de esa compañía, llegaron a comprar el 40% de los pozos de explotación petrolífera de PDVSA. Según los archivos de CBH, ello ocurrió porque ustedes “adquirieron y organizaron la importación muy rápidamente (en menos de una semana) de enormes generadores que permitieron al presidente (Hugo Chávez) reestablecer la situación y salvar la cara ante su pueblo” en la crisis eléctrica de 2009-2010. Luego vendieron a Gazprom el 40% de los mismos.

La distribución mencionada del porcentaje en Derwick Oil and Gas no es correcta. Tampoco es cierto que Derwick Oil and Gas adquiriera el 40% de los pozos de explotación mencionados. Por lo tanto, la respuesta sobre Gazprom no procede.

Respecto de la importación de generadores eléctricos cabe explicar que en los años 2008 y 2009, una gran sequía afectó Venezuela lo que produjo un problema de suministro de energía eléctrica (70/ de la generación es vía hidroeléctrica). Como consecuencia, se produjo un déficit de suministro eléctrico y el Gobierno decretó la Emergencia Eléctrica. El Gobierno realizó invitaciones a ofertar a compañías que venían trabajando, licitando y ofreciendo soluciones energéticas, de las cuales Derwick era una de ellas. No es cierto bajo ninguna posibilidad que la importación se realizara en menos de una semana. Son contratos de ejecución integral los cuales incluyen elementos de procura, ingeniería y construcción . La procura va siempre acompañada de un proyecto que lo instala. El suministro de equipos va acorde con el calendario de la instalación y tiempo de fabricación de ellos y sus componentes BOP.

Reporteros de la alianza:

En un memo interno, de fecha 5 de enero de  2013, emitido por Charles-Henry de Beaumont y dirigido a Cédrik Zimmermann, el operador afirma: “Alejandro Betancourt (Calandra) y Francisco Convit (Banstead) son accionistas al 50% en Derwick Oil and Gas”.

Asimismo, exponen que Betancourt y Convit construyeron su reputación durante el segundo mandato de Chávez en la crisis eléctrica en Caracas y que debido a la prestación de sus servicios el Gobierno y Pdvsa quedaron muy agradecidos con Derwick. Por ello, reza el documento: “En un gesto de reconocimiento, Pdvsa, que vendió una cantidad de pozos en la cuenca del Orinoco a las más grandes petroleras, permitió a Derwick tomar la delantera en un pozo que produce más de 100.000 barriles por día. Esto se hizo mediante la compra del 40% de pozo por parte de Derwick a Pdvsa…”

Seguidamente, el texto explica que Derwick vendió la mitad de su 40% a Gazprom, ya que -aseguran- Gazprom es uno de los mayores proveedores de piezas para la industria petrolera y tiene experiencia en otros campos de la faja petrolífera del Orinoco, pues la empresa opera en otros campos.

Además, sobre la emergencia eléctrica, José Aguilar, miembro del Grupo Zuloaga y especialista eléctrico, explica que en el año 2008 no había sequía en Venezuela.  Asimismo, advierte: “Respecto al Guri, el caudal de aportes del Caroní al embalse fue de 5.607 metros cúbicos por segundo, m3/s superior a la media histórica de 4.850 m3/s en 15,7%. Ese aspecto delata que los señores Derwick tenían acceso a información privilegiada a la manera de una práctica que se conoce en inglés como ‘Insider Trading’. El déficit fue inducido por el gobierno exprofeso y Derwick junto con otros es parte confesada de esa trama”.

  1. Gazprom Latin American Ventures es una joint-venture entre Derwick Oil and Gas y Gazprombank. Gazprombank Latin America tiene el 40% de una sociedad petrolera en Venezuela (Petrozamora SA). ¿Son estas informaciones veraces? Si no lo son, por favor, ¿puede matizarlas?

Derwick Oil and Gas y Gazprombank no tienen un joint-venture en común. Respecto de la segunda pregunta, no corresponde a Alejandro Betancourt responder.

Reporteros de la alianza:

El documento referenciado en la respuesta tres finaliza con la siguiente explicación: “Gazprom Latin American Ventures es una empresa conjunta entre Derwick Oil and Gas y Gazprombank. Gazprombank Latin America posee 40% de una compañía petrolera en Venezuela (Petrozamora, SA). Como resultado de sus obligaciones contractuales, Gazprombank Latin America debe pagar una bonificación de USD 75 millones y Derwick debe pagar USD 35 millones como accionista”.

Además, la Gaceta Oficial 40.668, de fecha 26 de mayo de 2015, en la cual se publicó el acta de la asamblea de Petrozamora donde se acuerda la ampliación de los campos petroleros se menciona a Francisco Convit, el socio de Betancourt en Derwick Oild and Gas, como presidente principal en representación del accionista  Gazprombank Latin American Ventures.

  1. El pasado 11 de diciembre, funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar allanaron las oficinas de la empresa Derwick Associates ubicadas en Caracas, ubicadas en los pisos 1, 8 y Pent House del edificio Kyra en Chacao. ¿Están siendo investigados usted y Derwick Associates por la Fiscalía dirigida por Tarek William Saab? Si fuera así, ¿está relacionada esa investigación con sus movimientos bancarios en CBH?

Derwick Associates no tiene constancia sobre ninguna investigación judicial en su contra.  Igualmente, no se ha tenido constancia de ninguna orden judicial para registrar sus oficinas en el edificio mencionado.

Reporteros de la alianza:

Periodistas de El Pitazo y de otros medios conocieron en el mismo lugar de los hechos de las acciones ejecutadas por la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), en el edificio Kyra, específicamente en el penthouse, donde está la oficina de Derwick. Ese 11 de diciembre, la Dgcim también allanó la supuesta oficinas de Alejandro Istúriz, exasistente de Javier Alvarado en la presidencia de Bariven, ubicadas en la torre Digitel de La Castellana.

  1. ¿Cuánto tardaron en entregar todas las plantas eléctricas contratadas por el Estado venezolano con Derwick? Una a una.

Todas las plantas se entregaron en los tiempos negociados y justificados, todo dentro de los plazos permitidos contractualmente.

Reporteros de la alianza:

El especialista Aguilar, quien analizó 20.000 documentos referente a las contrataciones de Derwick con el Estado venezolano, asegura que las plantas no se entregaron en los tiempos negociados. “De acuerdo a los plazos que Corpoelec y el Gobierno le anunció a la nación, todo debía estar concluido al cierre del 31 de diciembre de 2010. Si ‘hubo negociaciones’ para ajustar los tiempos de entrega eso fue a espaldas de la opinión pública”. Además, la planta B de Sidor nunca la entregaron. Los equipos quedaron arrumados como demuestra el informe de Corpoelec de septiembre de 2013.

  1. ¿Están operativas todas las plantas eléctricas?

Todas las plantas se entregan operativas Y a al 100% de satisfacción del cliente. La empresa no está a cargo de la operación/mantenimiento de ellas.

Las plantas se entregaron y concluyeron estos contratos hace más de 5 o 6 años.

Reporteros de la alianza:

Aguilar explica que esta aseveración no es cierta. “Tales son los casos de La Planta SIDOR B, de 256 MW y la Planta La Raisa II, para la Unidad 5 o 500 (50 MW) para esa ubicación”. Además, agrega que según Corpoelec las unidades LR 1, 2, 3, 4  F/S, la Planta La Raisa requieren reparación y la unidad LR5 no ha sido comisionada”. Agrega que 93% de los megavatios instalados por Derwick, no están disponibles.

  1. ¿Cuántas de esas plantas fueron construidas con equipos comprados usados, de segunda mano?

Todas las plantas fueron equipos nuevos o con garantía de ser equipos nuevos y lo que se denomina “equipos llevados a cero horas”.

Reporteros de la alianza:

Tal como se demostró en la filtración proporcionada por Daniel Rossenau, exempleado de Pro Energy, subcontratista de Derwick, y se evidencia en el reportaje publicado por Armando.Info en marzo de 2015 con el título Dos empresas jugaron con ventaja para aprovechar la emergencia eléctrica, más de 80% de los equipos vendidos por Derwick fueron de segunda o tercera mano, traídos de países como Tanzania. Aguilar especifica: “Por ejemplo, las de Barinas I P&W FT4 eran de los años 1970. Las Morochas y las de Sidor eran usadas”.

Además, explica el ingeniero que el hecho de que se reacondicione a “cero horas” el equipo no implica que esté nuevo ni que se comercialice como tal, a pesar de que tenga la garantía de un equipo nuevo.

  1. ¿Cómo lograron ustedes hacerse de la explotación de pozo petrolero en Zulia? ¿Por concurso público?

No aplica

Reporteros de la alianza:

El memo citado en la respuesta #3 afirma que Pdvsa vendió las acciones de los pozos petroleros a Derwick como “gesto de agradecimiento” por la prestación de sus servicios durante la crisis eléctrica en Caracas, durante el segundo mandato del fallecido Hugo Chávez.

  1. ¿Por qué es Gazprombank su socio en esta operación de Zulia?

No corresponde responder a esta pregunta.

Reporteros de la alianza:

El documento explica que la sociedad entre Gazprom y Derwick se debe a la experiencia de la empresa rusa en el área petrolera.

  1. ¿A quién venden el petróleo obtenido en esta operación?

No corresponde responder a esta preguntas

  1. ¿Cómo pagan a PDVSA?

No corresponde responder a esta pregunta

Reporte de la alianza:

En el memo citado anteriormente explican que Derwick es quien vende el petróleo en el mercado y luego paga a los otros dos accionistas de Petrozamora: Gazprom y Pdvsa. “Gazprom tienen la ventaja adicional de trabajar con Derwick que, a diferencia de otras compañías con la que tienen contrato, vende el petróleo directamente en el mercado y paga a sus accionistas en tiempo muy razonable”.

  1. ¿Cómo explica ese bono de $75 millones que debe pagar Derwick Oil?

S/R

Reporteros de la alianza:

En uno de los documentos filtrados, la empresa Banstead, propiedad de Francisco Convit, socio de Betancourt en Derwick Oil and Gas, solicita a Charles-Henry Beaumont USD 9.500.000 a la empresa Gazprombank Latin American Ventures B.V. En el texto se explica que la empresa es una sociedad entre Gazprombank y Derwick Oil and Gas.

Además, se expone que Gazprombank Lantin American Ventures tiene 40% de las acciones de Petrozamora, S.A. y que como obligación la empresa debe pagar un bono de US 75.000.000, de los cuales Derwick debe cancelar US 35.000.000. Por esa razón la empresa Banstead tiene que transferir US 9.500.000.

  1. ¿En qué consiste ese préstamo de $35 millones que ustedes hacen a Gazprombank Latin America Ventures que aparece en la documentación de CBH?

No corresponde responder a esta pregunta

Reporteros de la alianza:

El siguiente documento muestra las firmas de Boris Ivanov, en nombre de Gazprombank Latin America Ventures, y Francisco Convit, en representación de Derwick Oil and Gas. En él se acuerda el préstamo al que se hace referencia en la pregunta enviada en el cuestionario.

 

  1. ¿Cómo los afectó la detención de funcionarios de PDVSA debido a la supuesta corrupción en Petrozamora?

Alejandro Betancourt no tiene relación con este asunto.

  1. ¿Cuántas investigaciones le han abierto en Venezuela si le han abierto alguna?  

A día de hoy, Alejandro Betancourt no tiene ninguna investigación abierta y nunca ha sido acusado o condenado de ningún delito.

 

Reporteros de la alianza:

El 10 de octubre del año 2012, Jacinto Castillejo, coordinador general del Movimiento Wikianticorrupción, solicitó ante el Ministerio Público venezolano que se iniciara una investigación a la empresa Derwick Associates debido a las irregularidades denunciadas en un reportaje de investigación publicado por Últimas Noticias, firmado por el periodista César Batiz. La investigación la realizaron los fiscales a nivel nacional Buitriago Sánchez, Wendi Saez Ramirez y Miriva Caraballo. El 20 de febrero de 2013, Alejandro Betancort envió a la Fiscalía una carpeta con los documentos solicitados por la institución.

Fuentes informaron que el fiscal general de la República designado por la Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, ordenó la apertura de una nueva investigación, por corrupción propia en la adjudicación de contratos de adecuación eléctrica en la Faja del Orinoco.

  1. ¿Qué ocurrió con la denuncia en su contra por supuesto lavado de dinero en Colombia tras la operación Pacific Rubiales?  

Alejandro Betancourt no tiene conocimiento de ninguna investigación y nunca ha sido ni notificado ni citado judicialmente en relación con este asunto.

Reporteros de la alianza:

El 27 de abril del año 2016 el medio La República informó que 16 días atrás, el 11 de abril, Felipe Goyeneche, accionista de la petrolera Pacific, había denunciado a los accionistas de Derwick, quienes también representan al grupo de inversores O’Hara, por presuntamente incurrir en lavado de activos.

 

Parte II:

1.El diario El Mundo de España publicó el 1 de mayo que usted estaba siendo investigado por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional de España por un presunto delito de blanqueo de capitales. ¿Tiene alguna constancia de esta investigación en España? ¿Qué hay de cierto y de falso en lo publicado por El Mundo?

 

No tengo constancia de ninguna investigación en mi contra ni contra alguna de mis empresas por parte de la UDEF. Es importante destacar que yo no he sido nunca acusado ni sentenciado en ninguna investigación realizada en ninguna jurisdicción del mundo.

Por otra parte, no he sido notificado sobre ninguna investigación en marcha en este momento sobre los contratos mencionados en Venezuela. En todo caso, cualquier investigación que pudiera haberse realizado en el pasado en relación con este asunto en Venezuela confirmó la total legalidad de los contratos celebrados. Las adquisiciones de propiedades mencionadas en el artículo son actividades normales y legales.

Es absolutamente falso que Alejandro Betancourt invirtiera en Hawkers por riesgo de quiebra y es falso que la empresa estuviera en tal situación en el momento de la inversión. Los balances auditados de la empresa del último ejercicio al momento de la inversión así lo demuestran. Por último, es absolutamente falso que el señor Ramón Blanco tuviera algún tipo de relación en cuanto a la adquisición de la finca El Alamín. Yo no conocía a Ramón Blanco en esa época.

 

Reporteros de la alianza:

El 1 de mayo el diario El Mundo publicó un reportaje en el que, además de exponer las inversiones, empresas y socios que Alejandro Betancourt tienen en distintos países, asegura que está siendo investigado por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) de la Policía Nacional española por presunto blanqueo de capitales.

 

  1. En diciembre fue retenido en un aeropuerto de Venezuela durante unas horas. Intervino el presidente del Tribunal Supremo, Maikel Moreno, para que lo dejaran libre a usted. ¿Por qué fue retenido?

 

Esta información es falsa. No es cierta.

 

  1. ¿Conoce usted a Charles Henry de Beaumont? Si es así, ¿cuál es o fue la naturaleza de su relación?

 

Sé quién es. No le conozco en persona.

 

Reporteros de la alianza:

En la planilla para la apertura de cuenta en el Compagnie Bancaire Helvétique (CBH) a nombre de la empresa Calandra Bussines S.A, propiedad de Alejandro Betancourt, De Beaumont firma y recomienda a Betancourt y a su empresa.

Asimismo, un memo interno, de fecha 5 de enero de  2013, donde se explica la gestión de Derwick durante la emergencia eléctrica en Venezuela y cómo este trabajo logró que el Gobierno venezolano le otorgara unos pozos petroleros, fue emitido por Charles-Henry de Beaumont y dirigido a Cédrik Zimmermann.

 

  1. ¿Qué relaciones ha mantenido y mantiene con Nervis Gerardo Villalobos?

A Nervis Villalobos simplemente le conocí varios años después de que fuera funcionario del Gobierno de Venezuela.

 

Reporteros de la alianza:

En un reportaje publicado por El Pitazo luego de la detención de Nervis Villalobos en España, se muestra que Villalobos asesoró a Derwick a través de una empresa consultora llamada Ingespre. Fueron asesorados acerca de la prestación de sus servicios y venta de equipos al gobierno venezolano durante la crisis eléctrica de los años 2009 y 2010. Asímismo, narra que en una entrevista en 2013 con el periodista canadiense Steven Bodzin, Villalobos aseguró que conocía muy bien a la empresa Derwick.

 

  1. Usted suele usar un avión. ¿Lo ha usado en el mes de abril de 2018? ¿Es de su propiedad esa aeronave?

 

En ningún caso publicaremos la matrícula del jet. No puedo comentar acerca de los medios de transporte que utilizo para mis desplazamientos por motivos de seguridad.

 

Reporteros de la alianza:

Los reporteros conocieron que Betancourt usa un mismo avión para la mayor parte de sus traslados. La última vez fue el 1 de diciembre de 2017 en Venezuela. Antes lo había usado reiteradamente para trasladarse desde Venezuela a las Islas Azores, Portugal.

 

Se conoció que desde 2015 no viaja en vuelo directo de Venezuela a los Estados Unidos.

 

  1. ¿En qué consiste un préstamo de $35 millones que Derwick Oil and Gaz Corporation hace a Gazprombank Latin America Ventures en 2013?

 

No procede contestar a esta pregunta.

 

Reporteros de la alianza:

En uno de los documentos filtrados, la empresa Banstead solicita a Charles-Henry Beaumont USD 9.500.000 para la empresa Gazprombank Latin American Ventures B.V. En el texto se explica que la empresa es una sociedad entre Gazprombank y Derwick Oil and Gas.

Además, se expone que Gazprombank Latin American Ventures tiene 40% de las acciones de Petrozamora, S.A. y que como obligación la empresa debe pagar un bono de US 75.000.000, de los cuales Derwick debe cancelar US 35.000.000. Por esa razón, la empresa Banstead tiene que transferir US 9.500.000.

  1. En 2016, las autoridades de Estados Unidos piden información a Suiza por posible blanqueo de capitales de Derwick LLC. ¿Tiene constancia de esa investigación en Estados Unidos y Suiza? Si es así, ¿en qué estadio está esa investigación?

 

(Información en este enlace https://bstger.weblaw.ch/pdf/20170329_RR_2016_198.pdf)

Ni yo, como Alejandro Betancourt, ni ninguna de mis empresas hemos sido contactados por las autoridades americanas a este respecto. Reitero que el gobierno americano nunca nos ha notificado, imputado ni sentenciados ni a mi persona ni mis empresas en cuanto a alguna investigación realizada por ellos.

 

Reporteros de la alianza:

 

El 25 de marzo de 2016 Reuters informó que los fiscales suizos acordaron proporcionar a la justicia estadounidense registros de al menos 18 bancos vinculados a la investigación sobre corrupción en Pdvsa. Asimismo, el artículo señala que, para la fecha, se investigaba también a los representantes de la empresa Derwick Associates por estar involucrados con la estatal venezolana.

 

  1. ¿Es cierto que ha invertido ya 70 millones de euros en Hawkers?

Hemos realizado una inversión importante en la empresa: nunca comentamos sobre montos ni detalles específicos de nuestras inversiones a menos que la regulación aplicada lo indique.

 

Reporteros de la alianza:

 

De acuerdo a las versiones de diferentes medios, Betancourt invirtió 50 millones de euros en la empresa española Hawkers, de la que las estrellas del Barcelona Fútbol Club, Leonel Messi y Luis Suárez, son imagen.

 

 

Dueños de Derwick se hacen los rusos para cobrar un favor a Pdvsa

EN JUNIO DE 2011, el expresidente venezolano Hugo Chávez Frías anunciaba, a través de un video grabado en Cuba, que sufría un cáncer abdominal. En marzo de 2013 falleció después de haber sido reelecto para el período presidencial 2012-2018. Durante esos casi dos años, en los que Venezuela transitó hacia la peor crisis de su historia reciente, enormes fortunas de altos funcionarios, exfuncionarios y empresarios relacionados con el gobierno chavista se acumularon en la banca suiza.

Así lo revela la filtración de un conjunto de 300 documentos financieros que tienen un tamaño de 380 MB a la que tuvo acceso los medios venezolanos Runrun.es, El Pitazo, Armando.info y el diario español El Confidencial. Se trata de archivos internos de la entidad de banca privada suiza Compagnie Bancaire Helvétique (CBH), cuya sede está en Ginebra, y de documentos acumulados por un gestor financiero especializado en captar clientes multimillonarios extranjeros para atraer sus fortunas a bancos suizos, el francés Charles-Henry de Beaumont. La mayoría de los archivos datan entre 2011 y 2013, mientras en Venezuela la discusión sobre la salud presidencial copaba la cotidianidad.

Hoy inicia la publicación de una serie de reportajes de investigación que evidencia que montañas de dinero relacionado con el chavismo se apilaron en Suiza. Las actividades financieras de estos grupos de poder están relacionadas, en su mayoría, con Petróleos de Venezuela, Corpoelec y la Corporación Venezolana de Guayana; también con fondos públicos creados originalmente por Chávez para el desarrollo del país y con áreas estratégicas como la importación de medicinas e insumos hospitalarios.

La documentación revela que esas fortunas se han expatriado de Venezuela hacia la propia Suiza, pero también en dirección a otros países como España, Países Bajos, Bahamas, Barbados, Panamá o Estados Unidos. Esos movimientos de capitales están siendo investigados por las autoridades judiciales y policiales en lugares como España, Andorra, Suiza, Venezuela y Estados Unidos. Los reporteros han verificado los hechos expuestos en los registros financieros mediante el análisis de metadatos y el propio trabajo de investigación periodística que contextualiza las informaciones ahí contenidas.

Más allá de la filtración, se entrevistó a expertos financieros reputados, abogados, empleados de banca y a los propios afectados. Asimismo, se ha consultado un amplio repertorio de fuentes documentales que incluye registros mercantiles y de la propiedad, asientos de autoridades migratorias, escritos de fiscalías, juzgados y policías en diversos países, entre otras. Además, para informaciones puntuales se consultó la documentación derivada de los Papeles de Panamá y Paradise Papers, proyecto coordinado por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y el diario alemán Süddeutsche Zeitung.

Con la incursión petrolera de Derwick Associates comienza esta serie.

 

 

La estatal petrolera venezolana entregó seis pozos a la contratista del sector eléctrico por agradecimiento y a pesar de su inexperiencia y retrasos en la culminación de proyectos contratados por Corpoelec, Pdvsa y CVG
Los directivos de la empresa Derwick Associates acumulan denuncias nacionales e internacionales

 

César Batiz | Marcos García Rey | Grisha Susej Vera  

ENTRE LA NOCHE DEL 22 y la madrugada del 23 de febrero de 2018, Venezuela vivió las horas más oscuras de su historia reciente. Fue el quinto apagón eléctrico en un mes, pero duró más tiempo que los cuatro anteriores: al menos 12 horas y afectó a 10 de los 23 estados del país. Entre ellos Barinas, lugar donde se registraron protestas, saqueos y heridos.

En ese estado, donde nació el expresidente Hugo Chávez, no hubo forma de mitigar las consecuencias de la falla en el sistema de transmisión eléctrica proveniente de Guri, Macagua y Caruachi, el principal sistema de generación hidroeléctrica del país y que provee 10.000 Mw a una nación que hoy consume cerca de 14.000 Mw en las horas pico.

Al igual que en el resto de los nueve estados, Barinas no contó con la generación hidroeléctrica y térmica instalada en la entidad, entre otras razones porque una de las tres termoeléctricas de la zona, que fue construida por Derwick Associates Venezuela, no funciona prácticamente desde su inauguración, en mayo de 2014.

El 25 de abril de 2011, Derwick inició la construcción de una planta de 100 Mw en Barinas, de acuerdo con un acta firmada con Pdvsa (Petróleos de Venezuela, S.A.) a la cual se tuvo acceso. Según el documento, la obra tendría un costo de Bs 580.173.891,80 que, calculado al tipo de cambio oficial de la época de Bs 4,30 por dólar, serían $136 millones de dólares. De ellos, Derwick recibió 30% de adelanto con el compromiso de concluir los trabajos en 250 días, es decir, en enero de 2013.

De acuerdo con un reporte realizado en agosto de 2013 por el experto eléctrico José Aguilar, miembro del think tank Grupo Ricardo Zuloaga, ya Derwick acumulaba 15 meses de retraso en esa obra y un promedio de 18 meses en otras seis. Pero eso no impidió que su asesor financiero, el francés Charles Henry De Beaumont, diera el 1° de mayo de 2013 las mejores recomendaciones de dos de los fundadores y principales accionistas de la contratista, los primos Leopoldo Alejandro Betancourt López (37 años) y Francisco Convit Guruceaga (40 años), al dirigir una comunicación a los funcionarios de Compagnie Bancaire Helvétique (CBH).

“Construyeron su reputación bajo el segundo mandato de Chávez en la crisis eléctrica en Caracas. Mientras Chávez acusaba a los estadounidenses y otros imperialistas de sabotear el sistema eléctrico, Alejandro y Francisco trajeron enormes generadores al país, lo que permitió al Presidente restaurar la situación y mantener la cara frente al pueblo…”

 

Así reza la carta incluida en una filtración de archivos internos del banco suizo CBH a la que tuvo acceso los medios Runrun.es, El Pitazo, Armando.Info de Venezuela y el diario español El Confidencial. Esa recomendación también pone al descubierto que la empresa Gazprombank Latin America Ventures encubre a estos empresarios venezolanos, pese a que Betancourt López – quien fue contactado para esta investigación-, asegura que Derwick Oil and Gas (registrada en Barbados por los primos Betancourt, Convit y Pedro Trebbau) y Gazprombank “no tienen un joint-venture en común”.

Esa fue una de las respuestas dadas el 30 de abril de este año a un cuestionario de 17 de preguntas, de las cuales cuatro contestó con la frase “No corresponde responder esta pregunta”. Una no fue respondida.

Documentos obtenidos a través de la filtración revelan que Gazprombank Latin America Ventures es el resultado de una alianza registrada en Holanda, en marzo de 2011, entre Gazprombank Global Resources, una filial de la rusa Gazprombank, y la empresa venezolana Derwick Oil and Gas, fundada por Derwick Associates, creada a su vez en Venezuela en 2009 por jóvenes caraqueños que entonces no tenían más de 30 años de edad en promedio.

A 14 meses de su fundación, Derwick Associates fue beneficiada con 12 contratos para obras eléctricas sin tener experiencia conocida en instalación de plantas eléctricas, aunque los voceros de la empresa insisten en afirmar: “El Gobierno realizó invitaciones a ofertar a compañías que venían trabajando, licitando y ofreciendo soluciones energéticas, de las cuales Derwick era una de ellas”.

Sin embargo, esos 12 proyectos nunca se licitaron, pues se aprobaron en medio de la emergencia eléctrica de los años 2009 y 2010. Fueron otorgados por la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), la Corporación Venezolana de Guayana(CVG) y Pdvsa. A partir de 2013, también sin ninguna experticia en el negocio, los socios de Derwick incursionan en la industria petrolera nacional bajo el paraguas de Gazprombank Latin America Ventures, con la explotación de los seis pozos petroleros en el estado Zulia.

La filtración del banco CBH, que incluye documentos relacionados con Derwick fechados entre 2012 y 2013, revela asimismo las condiciones de la participación de los dos socios fundadores de la contratista en la empresa mixta Petrozamora y las razones por las cuales Pdvsa les entregó los pozos en el estado de Zulia a pesar de su inexperiencia en el área.

En esa carta firmada por el francés y enviada al banco CBH de Suiza el 1° de mayo de 2013, De Beaumont presenta a sus clientes como los socios de los rusos en Petrozamora y añade que Pdvsa les entregó los pozos por el apoyo que dieron al gobierno de Hugo Chávez durante la crisis eléctrica de 2009 y 2010.

“Desde ese día, el gobierno y Pdvsa están muy agradecidos con Derwick y sus beneficiarios económicos… En un gesto de reconocimiento, Pdvsa, que vendió una cantidad de pozos en la cuenca del Orinoco a las mayores petroleras y de gas, permitió a Derwick tomar la iniciativa en un pozo que produce más de 100.000 barriles por día”, sigue la comunicación interna.

Así informa De Beaumont sobre la reputación de sus clientes a los representantes de CBH, aunque confunde la Costa Oriental del Lago de Maracaibo, en Zulia, con la cuenca del río Orinoco.  En un segundo cuestionario respondido por Betancourt López el 4 de mayo, el empresario comenta sobre De Beaumont: “Sé quién es, pero no le conozco en persona”.

Las áreas petroleras fueron cedidas por Pdvsa en la gestión de Rafael Ramírez, expresidente de la estatal petrolera y hasta el 4 de diciembre embajador de Venezuela la ONU, cargo que abandonó a solicitud del presidente Nicolás Maduro luego de la detención de al menos 10 altos gerentes de la industria, quienes formaban parte del entorno de Ramírez.

Fue también en la administración de Ramírez -quien en diciembre de 2017 acusó a Maduro de ineficiente y de “Herodes” a través de artículos de opinión- cuando la estatal petrolera le otorgó a Derwick la construcción de cinco plantas eléctricas por asignación directa, entre ellas la de Barinas.

También, por decisión de la directiva de Pdvsa, le aprobaron la compra de equipos eléctricos bajo el argumento de la emergencia decretada por Chávez, según se lee en un documento interno de la estatal petrolera del 29 de diciembre de 2009.

Pese al agradecimiento por el apoyo dado al gobierno de Chávez durante la crisis eléctrica, para el momento de la entrega de la concesión petrolera la empresa Derwick no había culminado siete de los 12 proyectos eléctricos asignados entre 2009 y 2011, por más de $2.250 millones.

Por su parte, desde enero 2016, Gazprombank Latin America Ventures se encuentra entre las empresas de origen ruso sancionadas por el Departamento del Tesoro, debido a su participación financiera en la intervención de Rusia en Ucrania. El bloguero venezolano radicado en Londres, Alek Boyd, quien diera las primeras pistas de la relación de los rusos y los propietarios de Derwick en abril de 2016, asegura que esa sociedad no tiene relación con el caso ucraniano, pero se ve afectada a formar parte del consorcio Gazprombank.

La alianza de medios en Venezuela intentó, a través de correos electrónicos, concretar entrevistas con los directivos de Gazprombank, pero no respondieron a ningún mensaje

Los documentos de De Beaumont

Charles-Henry De Beaumont es un ciudadano francés con operaciones financieras en Suiza, Gibraltar e islas del Caribe anglo- y francófonas a través de la compañía Upson Columbus Corp, fundada en Panamá en julio de 2010.

Al ser consultado sobre su relación con los propietarios de Derwick y otros empresarios y banqueros venezolanos, De Beaumont respondió a la alianza de medios que: “Estoy seguro de que ustedes entenderán que no puedo ofrecer información alguna al respecto, puesto que estoy obligado a cumplir la confidencialidad y el secreto bancario regulado por ley de mi actividad profesional pasado con CBH”. El asesor añadió: “No obstante, puedo asegurarles que ninguno de mis clientes tenía casos judiciales pendientes ni estaban involucrados en hechos ilícitos”.

La filtración de los documentos De Beaumont sobre los socios de Derwick muestra estados de cuenta bancaria con movimientos en menos de un año de $200 millones cada uno, con egresos e ingresos de fondos de diferentes entidades, entre ellas una sede del banco CBH en Bahamas, débitos de más de $5 millones por bonos 2022 de la rusa Rosfnet y también por papeles de Pdvsa; transferencias a empresas y familiares como a la madre de Convit, Graciela Guruceaga , currículos, cartas de referencia dirigidas al CBH, registros de compañías en Panamá que intercambió el francés con el banco CBH de Suiza y contratos de préstamos entre Derwick Oil and Gas y Gazprombank Latin America Ventures.

Calandra Movements by runrunesweb on Scribd

Estos datos permiten conocer detalles de las inversiones y relaciones de Betancourt y Convit Guruceaga, cuyas cuentas bancarias están identificadas en la entidad financiera suiza con los nombres de dos empresas panameñas: Calandra Bussines y Banstead Assets.

Banstead Movements by runrunesweb on Scribd

Ambas firmas fueron constituidas casi un año y medio después de que se registrara la sociedad por los rusos y los venezolanos en Holanda y ocho meses antes de que Pdvsa cediera los pozos.

Calandra Bussines fue inscrita en el istmo el 17 de octubre de 2012. Según los documentos del registro panameño, pertenece a Betancourt López. Banstead Assets es la firma bajo la cual abrieron la cuenta de Convit en el banco CBH de Suiza. Su fecha de inscripción es el 20 de noviembre de 2012. Ambas tienen la misma dirección física en Panamá.

Calandra Bussines by runrunesweb on Scribd

Los documentos conocidos gracias a la filtración obtenida de los archivos De Beaumont descubren que tanto Gazprombank Latin America Ventures como Derwick Oil and Gas deben cancelar un bono de $75 millones, de los cuales $35 millones los aporta Derwick. Sobre este punto, Betancourt López prefirió no responder.

Los registros bancarios, que revelan movimientos en la cuenta desde enero a septiembre de 2013, muestran que se realiza el 25 de abril de ese año una transferencia de más de $12 millones desde la cuenta de Betancourt y otra de $9 millones desde los fondos de Convit, lo que suma $21 millones, destinados a Gazprombank Latin America Ventures. En ninguna de las informaciones filtradas se observa si el monto de $35 millones tiene alguna periodicidad, ni se aclara el motivo del bono.

Otro documento filtrado revela un préstamo suscrito en una fecha no precisa de 2013, entre Derwick Oil and Gas y Gazprom Latin America Ventures, por $35 millones. Pero ese monto es precisamente el que Derwick debería cancelar, según el memorándum del 29 de abril de 2013, enviado por De Beaumont.

Loan US$ 35mlns april 24 2013-1.jpg by runrunesweb on Scribd

Los préstamos intragrupo, es decir, entre empresas asociadas, es una práctica común entre firmas internacionales. En muchas ocasiones se realizan para evadir o eludir impuestos o para blanquear capitales, según cuenta un experto financiero de prestigio que prefiere guardar su identidad.

El experto en banca privada David Zollinger apunta a que ese tipo de préstamos se usan habitualmente para “buscar algún tipo ventaja fiscal”.

Un analista financiero que trabaja para un banco europeo en Estados Unidos, quien prefirió reservar su nombre, indicó que ese es un contrato típico entre partes. Pero le llamó la atención que sea Derwick la acreedora, siendo ella accionista del prestatario. “Es muy raro eso. ¿Para qué unos muchachos latinoamericanos le van a prestar $35 millones a uno de los bancos más grandes del mundo? Aquí debe haber algo más detrás”, expuso.

En el caso particular de las filtraciones de los estados de cuenta de los propietarios de Derwick Oil and Gas surgen otros detalles. Tal es el caso de los débitos identificados como bonos de Pdvsa y pagos por bonos de la petrolera rusa Rosfnet.

Ambos directivos de Derwick recibieron, en enero y marzo de 2013, mientras en Venezuela eran investigados por la Fiscalía, depósitos por $30 millones cada uno, así como transferencias en abril de ese año de más de $5 millones entre los dos desde el CBH Nassau, ubicado en Bahamas. En las dos ocasiones se ignora quién o qué ente realizó esos pagos. “Esa es una información que la deben tener los bancos”, apuntó el experto financiero.

Un portavoz de CBH, al ser consultado por los medios aliados, comentó: “Como institución suiza, Compagnie Bancaire Helvétique cumple estrictamente con las obligaciones del secreto bancario y las leyes del país, particularmente con la Ley Suiza contra el Blanqueo de Capitales y con las ordenanzas de la Autoridad Federal Supervisora del Mercado Bancario Suizo (FINMA)”. Agrega: “En este sentido, como usted sabe, no podemos responder a las cuestiones específicas que nos envían sobre la existencia o no de ciertas cuentas en nuestro banco”.

Hervé Falciani, autor de la filtración del banco HSBC de Suiza que dio lugar a la ‘Lista Falciani’ que ha permitido perseguir a miles de evasores fiscales y autores de blanqueo de dinero en todo el mundo, explica: “El problema sistémico es de origen: el centinela sigue siendo el banco. En el Derecho suizo, el gestor del cliente es el que tiene la responsabilidad de ejercer de centinela de que el capital es de origen lícito. Todas las normas de la verificación -principalmente la diligencia debida y el ‘conoce a tu cliente’ (‘due diligence’ y ‘know-your-customer’ en inglés) se basan en la presunción de que el gestor es honesto y responsable, así que el dinero se mueve antes y luego el Derecho viene después”.

Quien así habla es alguien que trabajó en el sistema: “El punto débil del sistema consiste en que el banco no desempeña el papel de policía ni fiscal, algo que le otorga en buena parte la legislación, sino que es el gestor financiero que atrae a los clientes el garante de la legitimidad del patrimonio, pero ahí surge un conflicto de interés porque el intermediario quiere ganar dinero”, explica Falciani.

En octubre de 2013, ambos cerraron sus cuentas en el CBH Suiza y las trasladaron al CBH Nassau, en Bahamas, siempre con el mismo operador financiero. Para el cambio, De Beaumont alegó la pérdida del secreto financiero en los bancos suizos. En una carta, el asesor financiero le dice a la destinataria en Bahamas: “Nos hemos reunido con él en numerosas ocasiones en Venezuela y Europa”.

El presidente de Derwick niega la relación con alguna institución financiera de esa isla del Caribe anglófono. “Ni Alejandro Betancourt, ni alguna de sus empresas han operado cuentas en Bahamas”.

Cada uno de los dueños de Derwick Oil and Gas dejó en su historial en la entidad suiza utilidades netas por el orden de los $100 millones anuales, de acuerdo a un reporte de la institución bancaria.

Calandra Profile by runrunesweb on Scribd

Banstead Profile by runrunesweb on Scribd

¿Qué es Petrozamora?

Cuando el 4 de septiembre de 2017 llegaron los funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) a la sede principal de Pdvsa Occidente -una de las diez divisiones con las que cuenta la compañía estatal Petróleos de Venezuela-, cerca de 50 empleados estaban reunidos con los altos gerentes de la división.

“Los que vamos a nombrar, pongan sus teléfonos en la mesa y se levantan de sus sillas. Los demás, se van de la sala”, dijo uno de los efectivos, según relataron dos fuentes independientes. Llamaron uno a uno a los ocho miembros de la plana mayor de la estatal petrolera en el estado Zulia, noroeste del país, los esposaron y sacaron caminando por medio del lobby del edificio principal en Lagunillas, en la Costa Oriental del Lago, ante la mirada asombrada de otros trabajadores.

Las detenciones de esas ocho personas fueron ordenadas por el fiscal general designado por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Tarek William Saab. La ANC se ha convertido a partir de mayo de 2017 en un órgano legislativo sin oposición a las políticas del presidente Nicolás Maduro.

Los arrestos forman parte de una investigación por sobreprecio y sabotaje en la compra de equipos y materiales para la producción de Petrozamora, empresa mixta que tiene como accionistas a la Corporación Venezolana de Petróleo (CVP), filial de Pdvsa (60%), y Gazprombank Latin America Ventures (40%), una subsidiaria del banco ruso Gazprombank, en sociedad con Derwick Oil and Gas.

Para el Ministerio Público, los detenidos afectaron la producción de 15 millones de barriles de petróleo que se dejaron de producir entre 2015 y 2017. De los ocho capturados inicialmente, siete permanecen en prisión. A este grupo, se sumaron siete personas más, entre ellos el presidente de la Corporación Venezolana de Petróleo, Orlando Chacín; y el expresidente de Pdvsa y exministro de Petróleo, Eulogio Del Pino, apresado el jueves 30 de noviembre de 2017 y señalado, entre otras acusaciones, de responsabilidad en el sabotaje a Petrozamora.

De acuerdo con fuentes del sector petrolero, la investigación se inició tras las denuncias de cobro de comisiones y sabotaje realizada por los socios rusos representantes de Gazprombank Latin America Ventures.

Petrozamora opera en los municipios Lagunillas y Valmore Rodríguez, en la Costa Oriental del Lago, en el estado Zulia. En total, son seis áreas petroleras las que explota la sociedad conformada por la Corporación Venezolana de Petróleos (CVP) y Gazprombank Latin American Ventures.

La creación de esta empresa mixta fue aprobada por la Asamblea Nacional en febrero de 2012. Entonces el Parlamento era dominado por los partidarios del presidente Chávez que, con un cáncer avanzado, se enfrentaba a un año electoral. Sería reelecto en octubre, tras vencer al opositor Henrique Capriles, pero cinco meses después fallecería. Este era el escenario político cuando les otorgaron a los socios de Derwick la primera área -de las cuatro acordadas- para la explotación petrolera denominadas Bachaquero Tierra – Lagunillas Tierra. La concesión es por un período de 25 años, de acuerdo con la Gaceta Oficial 39.859.

Carlos Mendoza Potellá, magíster en Economía y Administración de Hidrocarburos, explica que anterior a 1976, año en el que entró en vigencia Ley de Nacionalización de la Industria Petrolera que reserva para el Estado la industria de los hidrocarburos, las empresas extranjeras solo pagaban impuestos y regalías de acuerdo con la Ley de Concesiones.
Comenta el experto que, en los años 90, comienza una política de apertura aprovechando el artículo 5to de la ley de 1976 y aparecen las figuras de las empresas mixtas, en las cuales el Estado solo tenía una acción dorada, sin participación. Luego, en 2005, eso cambió. Potellá explica que se eliminaron las asociaciones estratégicas y se constituyeron unas empresas mixtas donde el Estado tuviera como mínimo 60% de participación.

“Las condiciones actuales del mercado pueden determinar, ante la carencia de los recursos del Estado, que se planteen nuevas modalidades de empresas mixtas donde el país tenga una participación adicional por la simple razón de que el Estado no tiene cómo invertir en el negocio. ¿Hasta dónde llega la soberanía?, ¿Hasta dónde es nacionalmente aceptable la participación extranjera en una empresa mixta?”, enfatiza el experto quien dijo desconocer el caso específico de Petrozamora.

La aprobación de nuevos pozos demuestra que en Petrozamora el Estado cedió ventajas a su socio. En abril de 2015 la Asamblea Nacional le otorgó a Petrozamora tres campos más: Bachaquero Lago, Bloque VII Ceuta, Bloque III Bachaquero y Bloque III Centro, según la Gaceta Oficial 40.649, tras créditos 1.000 millones de dólares otorgados por Gazprombank.

Además, de acuerdo a la carta enviada al banco CBH por De Beaumont el 1° de mayo de 2013, una de las ventajas para Gazprombank consiste en el hecho de que, con autorización de Pdvsa, Derwick vende el petróleo directamente en el mercado y paga a sus accionistas en un tiempo muy razonable. “No corresponde responder”, dijo Betancourt cuando se le preguntó con quién comercializan el hidrocarburo.

Según la información oficial de Pdvsa, en 2016 Petrozamora produjo un poco más de 100 mil barriles de petróleo al día. Este dato es puesto en duda por un empresario del sector petrolero del Zulia, quien no quiso ser identificado. Asegura que con dos taladros en tierra y una gabarra, como opera actualmente Petrozamora, resulta imposible alcanzar esa cantidad.

“No están consumiendo equipos, materiales, ni nada que sea necesario para lograr esa cantidad de producción. Es muy sencillo: son muchos pozos con poca producción, por lo que necesitarían más gabarras y taladros”, puntualiza.

En la actualidad, de acuerdo con información de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), Pdvsa no supera los 2 millones de barriles de crudo en su producción diaria. Hasta 2008 era de 3 millones.

En tanto, en las instalaciones de Petrozamora en Lagunillas y Bachaquero, tras la detención de los ocho gerentes las condiciones de trabajo han desmejorado. “La comida que dan durante la jornada viene sin bebidas y no compran nada de lo que se necesita en el taladro, ni repuestos ni herramientas”, contó un trabajador.

La añeja relación con Gazprombank

Rafael Ramírez, entonces presidente de Pdvsa, tomó los papeles en sus manos antes de comenzar a hablar de forma pausada y con sus acostumbrados tropezones en las erres. Era el 28 de noviembre de 2013 y se encontraban en una sala de Pdvsa La Campiña, sede principal de la estatal petrolera en Caracas. Presentó a quienes lo acompañaban: Alexander Muravov y Boris Ivanov, ambos vicepresidentes de Gazprombank, institución que ese día, con $1.000 millones de dólares, financiaba el inicio de las operaciones de Petrozamora.

Gazprom, la casa matriz de Gazprombank, tiene presencia en Venezuela desde 2005. Recibió de Pdvsa la explotación yacimientos gasíferos en la Península de Paraguaná y participa también en proyectos en la Faja del Orinoco. En diciembre de 2011, contó esa vez Ramírez, Gazprombank pagó un bono de $400 millones para participar en la explotación de los pozos asignados a Petrozamora.

Más allá de las relaciones institucionales, al menos desde 2007 el presidente de Derwick, Betancourt López, tiene contacto directo con los rusos. Según el currículo que entregó De Beaumont a los ejecutivos del banco CBH de Suiza, Betancourt López era representante de Gazprombank en América Latina en el año 2007.

El joven venezolano asumió el rol de operador financiero de la transferencia de casi $500 millones de las compras a futuro de la Siderúrgica del Orinoco (Sidor), una empresa de la Corporación Venezolana de Guayana, a una cuenta de Gazprombank en el Líbano, en octubre de 2009, de acuerdo con un reportaje publicado por el periodista Joseph Poliszuk el 30 de mayo de 2010.

El presidente de la acería en ese momento era Rodolfo Sanz, hasta el 10 de diciembre de 2017 alcalde chavista de Guarenas, en el estado Miranda, y hoy secretario de Gobierno de esa misma entidad.

La orden para el movimiento del dinero se efectuó desde la que sería la primera oficina de Derwick en el edificio La Pirámide de Prados del Este, de acuerdo con la evidencia del número telefónico del fax que se usó para transmitir el documento, hecho que denunció el dirigente sindical de Sidor, Manuel Díaz, en abril de 2010. A mediados de ese mismo año, una comisión de la Guardia Nacional visitó esa oficina, pero para el momento del allanamiento no había nadie en el lugar, como confirmó en 2011 al redactor de esta nota el propietario del inmueble, Edgar Romero Nava, padre de Edgar Romero Lazo, también directivo de la contratista eléctrica. 

Betancourt López contó en agosto de 2011, durante la indagación para un reportaje, que debió viajar a Moscú para pedir una carta que lo exonerara de responsabilidad en el caso y con ella saldar esa deuda con las autoridades nacionales.

Sería el mismo Sanz quien cerraría el círculo el 8 de marzo de 2010, cuando informó en rueda de prensa que se instalarían en Sidor dos plantas eléctricas que Gazprom tenía decidido llevar a Rusia, pero “nos las cedieron”. Luego agregaría que “el apoyo de Gazprom y de Derwick es invalorable y lo agradecemos mucho”.

Entonces se confirmó una alianza que hoy es noticia por su imbricación empresarial en Petrozamora, donde los dueños de Derwick se hicieron los rusos para cobrar un favor a Pdvsa.

Lujos y demandas de una empresa premiada por el chavismo

A pesar de acumular denuncias nacionales e internacionales, los dueños de la empresa contratista Derwick Associates siguen hasta nuevo aviso sus negocios

Una mansalva de litigios acompaña su proceder, pero la compañía, gracias a un entramado de favores con Caracas, disfruta del lado soleado de la vida

 

César Batiz | Marcos García Rey | Grisha Susej Vera 

 

EL 1° DE DICIEMBRE DE 2017, Leopoldo Alejandro Betancourt López, presidente de Derwick Associates, abordó en Maiquetía el avión privado que lo llevaría a Las Azores, archipiélago de Portugal. Al partir dejó atrás la costa de Vargas y en ella la planta eléctrica Picure, que hoy no genera ni un megavatio según un informe del 24 de abril de este año de Corpoelec, pero que en octubre de 2009 fue la primera obra que la contratista obtuvo en Venezuela. Tras ese proyecto vinieron al menos 11 contratos más, logrados sin licitación en medio de la emergencia eléctrica decretada por el expresidente Hugo Chávez en febrero de 2010.

Ocho años después, el dinero pagado a la contratista por Corpoelec, Pdvsa y la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) alcanza en España su mayor cúspide, gracias a la inversión de 50 millones de euros que el presidente de Derwick realizó en la marca de lentes de sol Hawkers, la misma que tiene como imagen a dos de las estrellas del Mundial Rusia 2018: Leonel Messi y Luis Suárez.

 

Pero en junio, cuando comience el Mundial, los habitantes de siete estados del país que sufren constantes apagones tendrán dificultades para ver a Messi y a Suárez lucirse con el balón, pese a que desde 2002 el Gobierno venezolano invirtió cerca de $36.000 millones en obras eléctricas, según los cálculos del think tank Grupo Ricardo Zuloaga.

De ese monto, a Derwick le correspondieron un poco más de $2,25 mil millones por la Ingeniería, Procura y Construcción (IPC) de 12 proyectos y venta de 42 turbinas, como revelaron los documentos filtrados por Daniel Rossenau, un exempleado de la empresa social estadounidense de Derwick, ProEnergy, ubicada en Missouri, EEUU, que fue la responsable de ubicar las turbinas que compró el gobierno a la compañía venezolana. Esta filtración fue analizada por el experto eléctrico José Aguilar.

Ese primer proyecto de Derwick contratado por el Estado venezolano fue firmado por la Electricidad de Caracas, compañía sustituida por Corpoelec en 2010.  En el caso de Pdvsa, solo esta corporación emitió a favor de la empresa presidida por Betancourt 17 órdenes de compra de equipos eléctricos como turbinas y transformadores y contrató con ellos la ejecución de la puesta en marcha de cinco plantas eléctricas, todo ello con el objetivo de aportar más de mil megavatios en el plazo de un año, de acuerdo con el programa de respuesta rápida de generación eléctrica aprobado por la directiva de la petrolera el 19 de noviembre de 2009, en el que además se especifica que la compra sería por adjudicación directa.

Otras dos empresas, Ovarb y KCT Cumaná II Internacional, también participaron en el programa de respuesta rápida. La primera, propiedad del empresario zuliano Roberto Rincón y, la segunda, presidida por el valenciano Blas Herrera. Rincón quien se encuentra sometido a un juicio en Houston por corrupción y pagos de sobornos para adjudicarse los contratos del sector eléctrico y, a principios de noviembre de 2017, Herrera fue mencionado en un caso en el cual hallaron culpables a dos empresarios cubanos en una Corte de Nueva York de lavar $100 millones de dólares a funcionarios venezolanos, caso en el que también salió a relucir el nombre del expresidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, quien era la máxima autoridad de la estatal petrolera cuando se le otorgaron contratos a Derwick, Ovarb y KCT.

“Las plantas eléctricas instaladas por Derwick se encuentran en 93% de inoperatividad”, indica el ingeniero José Aguilar, integrante del Grupo Ricardo Zuloaga, quien realiza sus cálculos con base a información suministrada por fuentes dentro de Corpoelec debido a que, desde el 16 de noviembre de 2010, el Ministerio de Energía Eléctrica eliminó la página web donde publicaban todos los datos del sistema eléctrico venezolano. El entonces ministro del sector, Alí Rodríguez Araque, argumentó que realizarían una actualización del sitio, lo que nunca ocurrió.

Sin embargo, Betancourt López, a través de un cuestionario respondido el 30 de abril de 2018 con el apoyo de sus asesores legales y en gestión de crisis, asegura: “Todas las plantas se entregan operativas y a al 100% de satisfacción del cliente. La empresa no está a cargo de la operación/mantenimiento de ellas”.

Pero el cuestionamiento al tiempo de entrega, el costo de las obras y las denuncias nacionales e internacionales, no impidieron que Pdvsa, en agradecimiento a la colaboración durante la crisis eléctrica, otorgara a los directivos de Derwick la posibilidad de explotar seis pozos petroleros junto a la rusa Gazprombank, a través de Petrozamora.

Escándalos en el mundo

La escena ocurrió en marzo de 2016 en el aeropuerto Barajas, en Madrid. Una mujer se acerca a dos hombres jóvenes y les grita “ladrones” y “asesinos”. Uno de ellos, con muletas, se queda con la cabeza gacha. El otro le pide pruebas de lo que afirma. Luego llegan dos mujeres. La de más edad le responde a la acusadora. Así termina el video que luego se viraliza por las redes sociales y páginas web.

El hombre de las muletas es Gonzalo Guzmán de Frutos López, uno de los hermanos de Alejandro Betancourt López, presidente de Derwick; y, el otro, Pedro Trebbau López, primo del primero y vicepresidente de la empresa Derwick. La mujer de más edad que defiende a los muchachos es Lilia López, madre de Betancourt López, principal líder de la contratista. Todos los involucrados vivían entonces en Madrid.

De acuerdo con un reportaje publicado en El Mundo de Madrid en mayo de 2016, el presidente de la empresa contratista eléctrica compró en 2011, en un remate, por 22,8 millones de euros la finca Castillo El Alamín. En marzo del año siguiente, fue remitido un informe a la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) por posible blanqueo al adquirir esa propiedad, pero la investigación no prosperó. Sin embargo, el 1° de mayo de 2018, el mismo medio informó que la investigación finalmente fue admitida por la UDEF

El 2 de mayo de este año, Betancourt López negó ese señalamiento: “No tengo constancia de ninguna investigación en mi contra ni contra alguna de mis empresas por parte de la UDEF. Es importante destacar que yo no he sido nunca acusado ni sentenciado en ninguna investigación realizada en ninguna jurisdicción del mundo”.

Los dueños de Derwick tienen otros seis inmuebles y siete empresas registradas en España (goo.gl/3abtmj). Según medios españoles como El País (https://elpais.com/economia/2016/09/30/actualidad/1475247532_403165.html) solo Betancourt López invirtió 50 millones de euros en la compañía fabricante de lentes Hawkers. A través de esa firma, el empresario contrató los servicios de Ballard Partners, un poderoso bufete en Washington.

El Confidencial, en un reportaje publicado el lunes 26 de noviembre de 2017, cita a una fuente que le asegura que “muchos ‘boliburgueses’ y ‘bolichicos’ (como llaman en Venezuela a quienes han hecho dinero súbitamente gracias al chavismo) trabajan estrechamente con el gobierno de Maduro para asegurar que no se impongan más sanciones a Venezuela. Si rascas un poco, es evidente que esa podría ser la razón por la que Betancourt ha contratado a Ballard”. El medio asegura que, desde 2014, autoridades de EEUU investigan a los propietarios de Derwick.

Como parte de sus actividades en y desde España, Betancourt López conformó a partir de 2015 una sociedad con Alberto Cortina, empresario ibérico con quien tiene bancos en Senegal y Costa de Marfil.

De regreso al continente americano, en 2012, dos de los directivos de Derwick, Betancourt López y Pedro Trebbau López, demandaron en Florida al banquero venezolano Oscar García Mendoza y al empresario Rafael Alfonzo por $300 millones. Los acusaban de ser quienes estaban detrás del funcionamiento del portal Wikianticorrupción, entonces de propiedad y dirección editorial desconocidas. La desaparecida web publicaba reportajes sobre las presuntas irregularidades de los accionistas de Derwick. En febrero de 2013 llegaron a un acuerdo. Luego, apareció Jacinto Castillejo, un abogado y político de bajo perfil, quien asumió la responsabilidad de ser el editor del medio.

También en EEUU, un exembajador de esa nación en Venezuela, Otto Reich, y un venezolano, Thor Halvorssen, llevaron a los accionistas de Derwick a juicios que no prosperaron. Reich presentó la demanda en Nueva York en julio de 2013 por corrupción, delincuencia organizada, chantaje a funcionarios públicos, fraude electrónico y difamación comercial y personal. En marzo de 2014, Halvorssen los acusó de difamación en Miami.

En Colombia, el 11 de abril de 2016 y tras la compra de acciones en la petrolera Pacific Rubiales a través de la empresa financiera O´Hara, dirigida por Betancourt López y Orlando Alvarado -un experto en finanzas quien también aparece como empleado de Petrozamora- fueron acusados públicamente de lavar dinero de la corrupción mediante esa adquisición. En el cuestionario respondido por Betancourt López, afirma que “no tiene conocimiento de ninguna investigación y nunca ha sido ni notificado ni citado judicialmente en relación con este asunto”.

Mientras que en marzo de 2015, el entonces fiscal de Manhattan, Preet Bharara, abrió una averiguación por lavado de dinero y corrupción que se relaciona con el movimiento de cuentas en la banca suiza, entre las que se incluye la filtrada en los documentos utilizados en el reportaje de #ConexiónSuiza titulado Dueños de Derwick se hicieron los rusos para cobrar un favor a Pdvsa.

Una resolución de un recurso presentado por los demandados emitido por el Tribunal Penal Federal de Suiza apunta a que las autoridades de ese país están colaborando con Estados Unidos. En la sentencia del recurso se señala que Derwick remitió decenas de remesas por valor de más de 200 millones de dólares entre 2009 y 2013 en diferentes bancos.

La Oficina Federal de Justicia de Berna confirmó por email a esta alianza periodística que en enero de 2016 emitió una orden para la recopilación de registros bancarios relacionados con Derwick hasta en 18 entidades. En junio de 2017, “la Oficina Federal de Justicia emitió un primer decreto parcial, que ahora se ha convertido en definitivo, de ese modo, se pudieron presentar las primeras evidencias a las autoridades de Estados Unidos”. En definitiva, hoy existe una investigación en marcha tanto en Suiza como en Estados Unidos.

Información suministrada por fuentes de la Fiscalía suiza, indican que en agosto de este año se enviaron a la fiscalía de Nueva York “pruebas voluminosas” de lo pedido en 2015.

De acuerdo con registro de entradas y salidas a Venezuela obtenido por El Pitazo, Runrun.es, Armando.Info y El Confidencial de España, tras esa investigación iniciada por Bharara, el presidente de Derwick limitó sus viajes a EEUU. La última vez que Betancourt López viajó a EEUU, desde Venezuela, fue el 9 de febrero de 2015.

En diciembre de 2016, Thor Halvorssen solicitó ante la Cámara de los Comunes de Canadá el bloqueo del dinero de los propietarios de Derwick que se encuentra en el canadiense Royal Bank, por ser producto de la corrupción.

La filtración de registros bancarios en Suiza de Betancourt López y Francisco Convit Guruceaga citada en el reportaje Dueños de Derwick se hicieron los rusos para cobrar favor a Pdvsa, demuestra la existencia de cuentas bancarias de ambos empresarios en Royal Bank, el HSBC de Mónaco y en el JP Morgan de EEUU.

En diciembre pasado el bloguero venezolano radicado en Londres, Alek  Boyd, presentó un documento que demuestra que los propietarios de Derwick recibieron asesoría del exviceministro de Electricidad, Nervis Villalobos, quien se encuentra detenido en España desde noviembre a solicitud de un tribunal de Houston por su presunta participación en un esquema de lavado de dinero. De allí será extraditado a EEUU.

También Boyd sostiene que el español Ramón Blanco, favorecido por el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela con una concesión petrolera a través de la empresa mixta Petrosur, es socio en los negocios ibéricos de Betancourt López.

Al mencionarlas las gestiones de la fiscalía de EEUU, escribió: “Ni yo, como Alejandro Betancourt, ni ninguna de mis empresas hemos sido contactados por las autoridades americanas a este respecto. Reitero que el gobierno americano nunca nos ha notificado, imputado ni sentenciados ni a mi persona ni mis empresas en cuanto a alguna investigación realizada por ellos”.

En cambio Halvorssen aseguró que tiene conocimiento de procesos abiertos en Houston y Nueva York contra Derwick, porque a él lo han entrevistado representantes de las agencias de investigación estadounidenses.

Sobreseídos por la Fiscalía venezolana

Pese a los cuestionamientos en el mundo, en Venezuela solo se conoce de una investigación iniciada por la Fiscalía General de la República. Fue precisamente a partir de una denuncia de Jacinto Castillejo, el director de Wikianticorrupción, en octubre de 2012, que se apoyó en el reportaje titulado “Cable pelao en la electricidad”, publicado en Últimas Noticias el 7 de agosto de 2011. Esto motivó a la entonces directora Contra la Corrupción de la Fiscalía General de la República, Neides Rodríguez, a ordenar a la fiscal 53, Wendy Sáez Ramírez, abrir el caso N° 00-DCC-F53-0016-2012.

De acuerdo con la correspondencia del Ministerio Público, los investigados fueron Javier Alvarado, expresidente de la Electricidad de Caracas, ex viceministro del área eléctrica y expresidente de Bariven, la filial de Pdvsa encargada de las compras internacionales; y los directivos de Derwick: Leopoldo Alejandro Betancourt López, Pedro Trebbau López, Edgar Romero Lazo, Iker Candina y Domingo Guzmán De Frutos López.

La fase investigativa pasó, en abril de 2013, al despacho de Pedro Buitriago, fiscal 25 nacional, quien solicitó a Derwick información sobre todas las obras, así como realizó entrevistas a cuatro directivos de la contratista del sector eléctrico y a un representante de Bariven. Según el acta, Buitriago escuchó los testimonios de los empresarios entrevistados sin repreguntar ni pedir pruebas. Por ejemplo, cuando Trebbau aseguró que han participado en más de 25 licitaciones nacionales y 15 internacionales en América, África y Asia, hecho del cual no existe ninguna evidencia.

Tampoco indagó el fiscal Buitriago cuando el mismo entrevistado aseguró: “Una compra inmediata, que fue el caso de nosotros durante la emergencia eléctrica, significa adelantarnos en la cola de fabricación del equipo, pagando un premium para acelerar la fabricación o adquirir el equipo de manera inmediata al comprador original que lleva dos años en espera”.

El fiscal no ordenó una revisión de los equipos, lo cual hubiera dejado en evidencia que más de 81% eran usados, de segunda y tercera mano, y cobrados como nuevos, traídos incluso desde Tanzania, como se demostraría con la filtración realizada por Daniel Rossenau, el exempleado de la empresa socia estadounidense de Derwick, ProEnergy. Betancourt afirmó en el cuestionario: “Todas las plantas fueron equipos nuevos o con garantía de ser equipos nuevos y lo que se denomina equipos llevados a cero horas”.

Posteriormente, la instrucción del expediente quedó en manos de la abogada Milvira Caraballo, fiscal 56. En agosto de 2013, el nuevo director Contra la Corrupción del Ministerio Público, Luis Abelardo Velásquez, la comisionó a indagar acerca de las “presuntas irregularidades ocurridas en el Sector Eléctrico Nacional a través de las contrataciones efectuadas por parte de Petróleo de Venezuela, S.A. y Corpoelec, con la empresa Derwick Associates Venezuela”.

De esa forma, excluyeron de la investigación la compra de equipos eléctricos por parte de la Corporación Venezolana de Guayana, que pagó más de $400 millones por la instalación de dos plantas eléctricas, la A y la B, en terrenos Sidor, la Siderúrgica del Orinoco. Derwick solo llegó a instalar una que funcionó cuatro años después, pero a su mínima capacidad. La otra máquina nunca se ensambló y las cajas con las piezas siguen tiradas en Sidor, como se puede observar en los patios de la empresa el estado Bolívar.

Un informe de Corpoelec de septiembre de 2013 reseña que, en ese caso, de no instalarse los equipos “se estarán perdiendo $100 millones”. A mediados de abril de 2018, se conoció que una de esas turbinas compradas usadas en EEUU, que estaba arrumada en el patio de Sidor, será llevada por vía marítima desde Bolívar, al Sur del país, hasta Maracaibo, en el Occidente, para tratar de atender la emergencia eléctrica del estado occidental de Zulia.

En diciembre de ese año, tras cuatro meses de trabajo, la fiscal Caraballo solicitó el sobreseimiento por la inexistencia de evidencias que demostraran alguna irregularidad.

Aunque el sobreseimiento pedido por Caraballo favoreció a Javier Alvarado, este exfuncionario nunca fue citado a declarar. En los 18 tomos que corresponden al expediente no se lee ni una pregunta que le hayan realizado al exviceministro, quien además es el padre de Javier Alvarado Pardi, compañero de clases en el Colegio Cumbres de Caracas de algunos de los directivos de Derwick, y quien de acuerdo con fuentes consultadas fue quien llevó a sus amigos con su padre, entonces presidente de la Electricidad de Caracas, para otorgarles las primeras obras eléctricas en octubre de 2009.

En España, tres meses antes, el 28 de septiembre de 2017, el Juzgado Central de Instrucción N° 002 de Madrid recibió una denuncia por corrupción y criminalidad organizada en contra de Alvarado, Nervis Villalobos y las empresas Duro Felguera, Técnicas Reunidad Terca, C.A., e Ingeniería Gestión de Proyectos de Energía (Ingespre). De los mencionados en el caso, solo Alvarado no ha rendido declaración ante el juzgado por alegar un problema de salud. Ofreció declarar vía Skype desde Venezuela, comentó una fuente judicial. Pero la Audiencia española, tras conocer el examen de expertos médicos que dijeron que Alvarado podía viajar, ordenó su presentación ante la corte el 16 de abril pasado. El exviceministro desatendió el mandato, lo cual pudiera implicar su solicitud internacional. Dos fuentes independientes indicaron que se encuentra en Venezuela.

Bajo investigación

El 11 de diciembre pasado, funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), actuaron nuevamente en un allanamiento relacionado con el sector energético venezolano. Esta vez no fue como el 4 de septiembre en la sede de Pdvsa en Lagunillas, estado Zulia, sino en los pisos 1, 8 y el penthouse de la torre Kyra, en Campo Alegre, Caracas, precisamente en las oficinas de Derwick.

Aunque no se informó el motivo de la acción, de acuerdo con reportes de prensa los funcionarios mostraron fotografías de cuatro hombres y una mujer a los ocupantes de las otras empresas que funcionan en el mismo edificio. Betancourt López afirmó: “Derwick Associates no tiene constancia sobre ninguna investigación judicial en su contra.  Igualmente, no se ha tenido constancia de ninguna orden judicial para registrar sus oficinas en el edificio mencionado”.

Ese no es el primer allanamiento que sufre Derwick. De acuerdo con un expediente de diciembre de 2014 de la Corte de Apelaciones de Valencia, estado Carabobo, el 17 mayo de 2010 una comisión de la Guardia Nacional visitó la sede en la misma torre Kyra como parte de una investigación por contrabando de combustible. De ese caso no se obtuvo mayores detalles.

Ahora, el contexto de este último allanamiento resulta distinto. El 31 de agosto el fiscal general designado por la Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, informó que Derwick formaba parte de un grupo de 10 empresas que recibieron 12 contratos de Pdvsa con un sobreprecio de 250%, en promedio, para proyectos en la Faja del Orinoco, área con una reserva de 1,3 billones de barriles de petróleo extrapesado, ubicada entre los llanos y el Oriente del país y cuya explotación se realiza con convenios operativos con empresas transnacionales como el de Petrozamora en el estado de Zulia.

En diciembre de 2016, el entonces presidente de la estatal petrolera, Eulogio Del Pino, hoy detenido por el sabotaje y corrupción, ya había emitido una orden interna para impedir que 10 empresas, entre ellas Derwick, contratarán obras en proyectos relacionados con la Faja del Orinoco, debido a que eran objeto de una investigación.

Ese 11 de diciembre de 2017, era imposible que encontrarán a algunos de los directores de Derwick en la torre Kyra, pues todos ellos se hallan fuera del país. Desde ese día, el fiscal designado Saab, no ha hecho una nueva referencia sobre la contratista eléctrica. El presidente de Derwick manifestó: “No he sido notificado sobre ninguna investigación en marcha en este momento sobre los contratos mencionados en Venezuela. En todo caso, cualquier investigación que pudiera haberse realizado en el pasado en relación con este asunto en Venezuela confirmó la total legalidad de los contratos celebrados”.

Sin embargo, una fuente ligada al sector judicial contó a esta alianza de medios que los propietarios de Derwick sí tienen una investigación abierta, a cargo de las fiscalías 11 y 67 a nivel nacional. Se les señala por “corrupción propia en la adjudicación de contratos de adecuación eléctrica en la Faja del Orinoco”.