clap archivos - Runrun

clap

ABC: Régimen chavista recibió dinero del narcotráfico a través de cargamentos de los CLAP

INVESTIGACIONES DEL DEPARTAMENTO del Tesoro de los Estados Unidos, así como otras agencias de Washington, apuntan a que el régimen chavista habría utilizado cargamentos de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), para recibir dinero en efectivo de cárteles de narcotráfico de México.

De acuerdo con una publicación hecha por el diario español ABC.es, el efectivo recibido correspondía a pagos destinados a dirigentes chavistas por el envío de droga.

Un colaborador de la investigación señaló que la operación se habría realizado a través de una parada de los barcos en Puerto Limón, Costa Rica, donde la empresa de propiedad estatal venezolana Alusana, dispone de un terminal. A través de esa empresa habrían ingresado el dinero al sistema financiero, el cual llegaría a bancos rusos vinculados a Diosdado Cabello y Tareck el Aissami.

“La hipótesis de los investigadores era que, dado el carácter de narcoestado de Venezuela, lo normal era que los dirigentes chavistas intentaran resolver la necesidad de alimentos que hay en el país”, comentó uno de los colaboradores en la investigación.

Asimismo, la fuente señaló: “Al mismo tiempo resolvían cómo obtener de los carteles mexicanos el pago por la cocaína colombiana que sale a través de Venezuela”.

Presuntamente, según las investigaciones reseñadas por el referido rotativo, una parte del dinero proveniente del narcotráfico pasaba por Venezuela para luego llegar a manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Relación con El Sardinero

ABC.es señaló que esta operación podría guardar relación con cargamentos gestionados por la empresa mexicana El Sardinero Es Servicio, S. A. que durante los últimos años ha exportado alimentos a Venezuela para los CLAP. Curiosamente, esta empresa actualmente es favorecida por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

A pesar de haber tenido relación con el expresidente Enrique Peña Nieto, El Sardinero, a través de su filial Surtipractic, obtuvo un contrato de 70 millones de dólares para suministrar los alimentos de la Policía Federal y estaría cerca de firmar un acuerdo para proporcionar la comida de la mayor parte de las cárceles federales de México.

Fuente: ABC

Edison Arciniega:

EL DIRECTOR EJECUTIVO DE CIUDADANÍA en Acción, Edison Arciniega, denunció que los llamados Comité Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) se ubican en el punto más bajo desde su puesta en marcha ya que solo aporta un décimo de los requerimientos nutricionales que necesita la población venezolana.

El especialista en desarrollo y seguridad alimentaria indicó que este programa social ha entrado en una etapa de decadencia que lo puede llevar a convertirse en insignificante. “Tenemos una caída en la cobertura, una disminución en el peso, un aumento en el tiempo de llegada pero también tenemos una caída en el numero de cajas asignadas”, explicó.

La disminución en cifras

Según el experto, el Clap solo cubriría 15, 53% de las necesidades de calorías de la familia venezolana, cifra que en términos proteicos representa apenas 11,88%. Se necesitan entregar entre seis y siete cajas para hacer un aporte sustancial en los requerimientos proteicos y calóricos de la población.

De acuerdo con su más reciente estudio de esta ONG presentado a los medios de comunicación en rueda de prensa, en el mes de enero 3.300.000 familias lograron recibir Clap de las 6.155.000 que existen en Venezuela. Para el mes de agosto solo 2.577.000 familias recibieron el subsidio, una reducción de más del 20% de las coberturas.

El peso promedio de las cajas entre enero y el mes de agosto pasó de 15 kilos 561 gramos a 11 kilos 204 gramos, una pérdida de casi 4 kilogramos de peso por caja. En el caso del tiempo de entrega de las cajas pasó de 35 días en promedio a 44 días.

El número promedio de cajas entregadas por familia también registró una caída importante, en el mes de enero, cada hogar venezolano recibió en promedio 1.77 cajas y en el mes de agosto viene a cerrar con 1.17 cajas por familia.

Ante este panorama, Arciniega subrayó que el país necesita 1.017.000 toneladas métricas para satisfacer sus necesidades alimentarias y el Clap en el mes de agosto apenas logró suministrar 37 mil toneladas métricas. “En términos concretos el Clap ha dejado de pesar en la alimentación de los venezolanos”.

Enfrentar las nuevas formas de fragmentación, por Roberto Patiño

LA BRUTAL CRISIS ECONÓMICA generada por el régimen amplía de forma significativa la desigualdad entre los diversos sectores sociales. Cada día es mayor el número de venezolanos en situación de vulnerabilidad y pobreza crítica, a la vez que se deteriora la capacidad adquisitiva de la llamada clase media.

Esta situación profundiza la fragmentación social, que el régimen estimula e instrumentaliza para someter a la población, acentuando sistemas de control como los Clap o el pago de “bonos”, por ejemplo. De igual forma se producen distorsiones en la vida cotidiana, en las que un grupo reducido de personas pueden acceder a servicios básicos cuyo funcionamiento es responsabilidad del Estado, como el servicio de agua o electricidad, pagando grandes sumas de dinero de forma irregular a funcionarios o trabajadores de las instituciones encargadas o recurriendo a la compra de camiones cisternas, plantas eléctricas, etc.

Esto genera nuevas formas de fragmentación, en las que un número reducido de personas tienen acceso a bienes y servicios básicos como alimentos, educación, salud o seguridad, que para otros, en los casos más extremos, son sencillamente inalcanzables. Esta fragmentación no solo se produce entre los sectores sociales, sino también dentro de los mismos. Así nos lo vienen reconociendo nuestros líderes dentro de sus comunidades. 

En el Oeste de Caracas puede verse estas diferencias, que son acentuadas por el régimen. Por ejemplo, en barriadas populares como varios sectores aledaños a la avenida Sucre de Catia, las personas ya hablan de zonas conocidas como el “Corredor de presidencial”. Para evitar expresiones de descontento y protesta en los alrededores del palacio de gobierno, el régimen implementa, de manera localizada en sectores clave más próximos, sistemas de lealtad y clientelismo forzados como “Mi casa bien equipada”, o favorece la entrega regular de las bolsas Clap.

Esta estrategia tiene serias repercusiones en la vida de las comunidades, estimulando la conflictividad entre los vecinos, ampliando divisiones entre iguales, deteriorando la convivencia entre las personas. En la situación de crisis actual, en la que son prioritarios mecanismos de articulación y encuentro, el Estado termina convirtiéndose en el principal generador de desigualdad, conflicto y divisionismo, para mantener en el poder a un grupo reducido. 

Es necesario no solo alertar sobre esta realidad y las terribles consecuencias que genera en el cuerpo social, sino también enfrentar esta situación desde la generación y refuerzo de redes de apoyo e iniciativas solidarias, basadas en principios convivenciales y alejadas por completo de intereses oportunistas o sectarios. En nuestra experiencia en el Movimiento Caracas Mi Convive y la iniciativa Alimenta la Solidaridad, hemos visto como el desarrollo de programas contra la violencia, alimentación y formación, involucran a toda la comunidad y ayudan a la cohesión e integración de las mismas. De igual forma, ayudan a establecer lazos con otros grupos y sectores de la sociedad, ayudando a restituir el tejido social y desarrollar nuevas formas de convivencia.

 

@RobertoPatino

robertopatino.com

El socialismo que acecha, por Víctor Maldonado

DEBEMOS A KANT UNA SENTENCIA terrible: “Con madera tan torcida como de la que está hecho el hombre no se puede construir nada completamente recto”. La historia del hombre es, por lo tanto, la secuencia de caídas y esfuerzos monumentales para volverse a levantar. Nadie quiere decir con esto que no se reconozcan los aportes maravillosos del progreso tecnológico y las inmensas oportunidades que se han hecho disponibles gracias al capitalismo, o si se quiere, la economía de mercado. Entre otras, la idea de libertad y el derecho de propiedad, la exigencia del poder hacer y también el reclamo de que nos dejen hacer con lo que seamos capaces de producir; en boca de Norberto Bobbio, libertad de obrar y libertad de querer. O como lo plantearía Ayn Rand, el compromiso ético de no ser el siervo de nadie ni de exigir la servidumbre de nadie. Cada ser humano con el potencial para ser su propio protagonista y de escribir su propio guión.

Pero en las cercanías siempre ha estado la tentación. La envidia por las realizaciones de los otros, la reelaboración ideológica de la riqueza como un robo, la insólita idea de que los ricos producen pobres, y el uso mediocre de las estadísticas y los promedios para determinar la desigualdad, como si alguna vez en nuestra historia fuimos más iguales que ahora. Con esto perdemos de vista que solo el hombre es capaz de inventar, innovar, crear, producir y pensar que siempre lo puede hacer mejor, siempre y cuando eso que haga, el esfuerzo que invierta le suponga alguna utilidad o ganancia. Cuando la envidia consiguió juglares e ideólogos, rápidamente se propuso que no debía tolerarse, que era inmoral enriquecerse mientras otros no lo lograban. Se inventó la justicia social, mecanismo redistribuidor que pasó a ser una imposición política, y se dejó de lado la ética de la solidaridad, la caridad y la filantropía. Con el socialismo el buen samaritano pasó a ser un impuesto, se olvidó que el hombre progresa desde la construcción creciente y voluntaria de la virtud, la religión dejó de tener sentido orientador y el estado se propuso como el gran gendarme.

Hobbes lo planteó como una exigencia de vida o muerte. Peor es no tenerlo, porque el hombre, víctima de sus pasiones y ganas, entraba en guerra y provocaba la extinción de cualquier cosa parecida a la humanidad. De nuevo el fuste torcido, la generalización del mal, la confusión entre libertad y libertinaje, el uso de la fuerza y la ausencia de orden social. Y es que libertad y propiedad corresponden a un orden social donde se respeta la vida, se aprecia los resultados de los otros, se respeta lo ajeno y se tiene un gobierno limitado a eso, a garantizar que nadie prevalido por la fuerza usada ilegítimamente viniera a romper los equilibrios naturales.

Adam Smith fue en eso preclaro. A pesar de su optimismo, propio de la escuela de filosofía moral escocesa, también advertía en el ser humano esa tendencia a hacer daño, que por lo tanto había que regularlo; de eso se encargaba la sociedad que definía lo aceptable de lo inaceptable, y también la policía, que administraba la justicia como expresión de los sentimientos de venganza de los ciudadanos. ¿A quién se le ocurrió esa espantosa escalada de totalitarismo, capitalismo de estado y tutoría tiránica de los seres humanos? Llamemos al gran culpable como lo hizo Isaiah Berlin: “el pensamiento progresista” que surgió con el racionalismo del siglo XVII, siguió su fatal argumentación con el empirismo del siglo XVIII, se consolidó en el resentimiento con el marxismo del siglo XIX y, por supuesto, tomó el estado y la política mediante el leninismo del siglo XX. Todos ellos provistos de una inmensa prepotencia intelectual, estaban dispuestos a reorganizar racionalmente la sociedad, superar cualquier tipo de confusión o prejuicio, y llevar a la humanidad a una nueva época de luz, donde “el hombre nuevo” no padecería ningún tipo de necesidad porque ellos habían descubierto la forma de satisfacerlas. Y lo iban a hacer a la fuerza y mediante la revolución si eran necesarias.

Isaiah Berlin nos relata que eso era lo que soñaba el ilustrado Condorcet en su celda de la cárcel en 1794. Decía emocionado que por la vía de la razón iban a ser capaces de “crear el mundo libre, feliz, justo y armonioso que todos deseaban”. ¿Quiénes lo iban a crear y administrar? Obviamente ellos, los progresistas. ¿Cómo lo iban a lograr? Mediante la imposición autoritaria del socialismo que, de suyo implicaba tres cosas: planificación central de la economía, creciente capitalismo de estado, y restricciones progresivas de los derechos de propiedad. Con su natural corolario, la violencia de estado, porque por lo general a la gente no le gusta que la nariceen y mucho menos que le expolien sus activos. Pero ¿qué es eso  en términos de costos si a cambio pasas a un nuevo estadio de humanidad donde todos viven felices, liberados de cualquier mezquindad?

Ya sabemos que todo socialismo real se descompone rápidamente en colapso, represión, violencia y ruina social. Lo que prometen es imposible de lograr porque el hombre es como es, no hay nada semejante al “hombre nuevo” y lo que produce es una escoria que es capaz de cualquier cosa, matar, corromperse o asociarse con cualquier otra expresión del mal, para lograr aferrarse cada vez más precariamente al poder.

A estas alturas cualquier ciudadano medianamente informado debería sospechar de todos aquellos que vienen con intentos de seducción política mediante un plan. Llámese como quiera, “plan de desarrollo económico y social del socialismo” o el “plan país”que también es socialista. Es la misma pretensión progresista de encargarse de las vidas y suerte de los ciudadanos desde el ejercicio tiránico del poder. Todos llegan diciendo más o menos lo mismo, que son ellos los que saben, que deberíamos agradecer tanto talento prestado al servicio público, que en las carpetas que tienen en los maletines están los cálculos, y que ellos, esa clase esclarecida, tienen el inventario de todos los problemas y también todas las soluciones. Recuerdo ahora la famosa canción de Rubén Blades para comentar que incluso tienen “lentes oscuros pa’ que no sepan qué está mirando, y un diente de oro que cuando ríe se ve brillando”. Toda una canallada. Porque luego resulta que no pueden con tanta matriz de insumo-producto, ni quieren, ni tienen el tiempo necesario, ni es real tanto talento. Pura soberbia estructural, y parafraseando a Berlin, una insaciable ansia de poder.

Porque como lo plantea Hayek, la sociedad libre, que existe cuando los individuos tienen libertad y derechos, se organiza de manera espontánea, mediante las decisiones particulares y empresariales que adoptan los individuos sobre parcelas específicas que les preocupan, y que dominan. Los iluminados racionalistas vienen a decir que esas decisiones, que se dan por millones cada minuto, son más imperfectas que su especial talento para recomponer el mundo. Mises dirá al respecto que los que pretenden tamaña hazaña no hacen otra cosa que tantear en la oscuridad, y yo complementaría diciendo, que no hacen otra cosa que sumirnos a todos en la oscuridad y el oscurantismo.

Volvamos al pecado socialista por excelencia cual es la acumulación obsesiva del poder entendido como control crecientemente totalitario. Su fracaso es tan ominoso que no toleran el éxito privado, por pequeño que resulte. De allí las expropiaciones con el mezquino sentido de la destrucción. Millones de hectáreas que se dejan en barbecho, monopolios manufactureros completos que terminan siendo inservibles, bienes inmuebles que se expolian para transformarlos en monumentos a la desidia. Y la corrupción que deja la traza de obras inconclusas que se deben sumar al colapso de las que heredaron como infraestructura de servicios públicos. Mientras transcurre tanto destruccionismo por diseño, la libertad sufre, aplastada, acechada, comprometida por el hambre, la soledad, la enfermedad incurable, la ausencia de medicinas, el aislamiento porque ya no hay cobertura de telefonía, la ausencia de un servicio de energía eléctrica confiable, la falta de agua, o lo que quieran imaginar, porque el colapso se sufre a la medida de las necesidades insatisfechas de cada uno.

El socialismo es ese acto de soberbia y prepotencia que termina en crimen de lesa humanidad. Pero también es esas ansias enfermizas de poder que los transforma en tiranías totalitarias que cercenan la libertad y censuran cualquier resquicio de verdad. El fracaso los conduce a la mentira, la mentira los empuja al crimen, y a todos ellos los convierte en secuestradores de cualquier posibilidad de cambio político que pueda ser pactado. El socialismo nunca se va por las buenas.

Frente al socialismo hay solamente dos opciones: colaboración o ruptura. El problema reside en cuanta cultura socialista hay en la dirigencia política. Cuántos de ellos creen que los que pueden intentar el gran salto hacia la sociedad feliz y planificada son ellos. Cuántos asumen la justicia social, cuántos desprecian el mercado, cuántos no conciben el orden extenso como verdadera posibilidad, y cuántos se ven como usufructuarios del poder entendido como capacidad de disponer sobre la vida y bienes de los demás. La ruptura es mercado, libertad, gobierno limitado, pequeño pero eficaz, y un liderazgo de servicio público, poco estruendoso, incluso poco interesante.

Por eso el verdadero peligro es que la alianza que sostiene al gobierno interino del presidente Guaidó es socialista, estatista, populista y clientelar. El discurso de todos ellos, sean de AD, PJ, UNT, o VP es el mismo: tomar por asalto el poder para administrar el estado patrimonialista venezolano. Invertir los escaso recursos en tener empresas públicas, mantener la ficción de una empresa petrolera del estado, y reservarse los recursos del país y sus fuentes de riqueza para que sean “administrados” por esa legión de burócratas sin experiencia alguna que se pasean por el país con programas sectoriales bajo el brazo. Ese plan país, he dicho muchas veces, no es el plan del país, pero ellos insisten en imponerlo porque es el consenso de unos centenares de técnicos y cuenta con el aval de las universidades. Se han convertido en expertos de las puestas en escena y de los hechos cumplidos.

Porque los consensos del país parecen ser otros. No quieren un estado que los aplaste. No están dispuestos a pagar la reposición del saqueo de empresas públicas. No quieren seguir intentando lidiar con una moneda que es manoseada por el populismo y malversada por la demagogia. Están hartos de un estado dadivoso en la miseria, extorsionador a través de sus programas sociales, asqueroso en el uso de la historia, prepotente en la injerencia de su estado docente, y represor brutal de la libertad de hacer y de poder que comentamos al principio. Quieren libertad, seguridad ciudadana y posibilidades.  ¿Van a seguir ofreciendo lo mismo? ¿Van a cambiar las cajas CLAP por las que tienen impresa la cara de Leopoldo? ¿Van a seguir trajinando con las necesidades de la gente sin darles una mínima oportunidad de ser libres? ¿Van a seguir con el festín de la corrupción?

Porque el estado patrimonialista no solamente es delincuente sino corrupto. Y el dinero sucio tiene agenda política, se ceba en el compadrazgo, cultiva las relaciones clientelares, financia políticos y partidos políticos y luego exige favores. Seguir dentro de los márgenes del socialismo garantiza que la corrupción sea la gran ganadora. Y el cinismo, ese que exhiben políticos de vieja y nueva data, que no tienen como explicar su tren de vida, pero retan a que les descubran el cómo. La corrupción y los ilícitos, como hemos visto, tiene sus canales (sus cloacas), sus capilaridades siniestras y clandestinas, y al final, dejan pocas pruebas diferentes a una gran suspicacia, y preguntas sin respuesta: ¿cómo vives así?  ¿cómo vives donde vives? ¿si no recibes sueldo alguno, si tu partido no recauda entre sus militantes. ¿Si no hay transparencia en la rendición de cuentas? Porque ahora resulta que, apostando a la memoria corta del venezolano, todos son ricos de cuna, si no ellos, sus suegros, todos tienen “empresas” o negocios. Todo eso es obviamente una pantalla argumental que no termina de explicar nada.  El “contratismo” podría explicar muchas de esas vidas inexplicablemente infatuadas. Eso también es socialismo esencial. 

Al final uno no termina de saber si tanto izquierdismo vernáculo, dicho con tanta displicencia, solo demuestra la fatal ignorancia de nuestra clase política, así como la innegable responsabilidad de nuestras instituciones generadoras de cultura y educación en el esfuerzo perverso de replicar el pensamiento socialista, incluso en aquellos que estudiaron en las mejores universidades privadas. Me temo que es también el producto de falta de carácter, o de talante, como lo planteaba José Luis López Aranguren. Porque a estas alturas algo es innegable: el socialismo promete, pero no cumple. Es una mula ideológica, estéril, primitivo y devastador. Decir que se es de izquierda es apostar a montarse en esa mula, o terminar siendo una muy especial versión del minotauro mitológico, mitad mula, mitad progresista.

Quedemos al menos advertidos sobre lo que podría venir: la ratificación del fracaso que ya vivimos. El socialismo degradado que hemos descrito acecha y pretende desde ya que no hablemos mal de sus nuevas posibilidades. Porque ya empezaron, si no fuera así, ¿cómo podemos explicar la campaña que exige que no se hable mal de Guaidó? ¿cómo podemos explicar que no quieren debate real sobre el plan que ellos llaman plan país, sino que lo presentan como un hecho cumplido, aduciendo que están preparados porque tienen un plan? Precisamente, porque tienen ese plan no están preparados. En todo caso, los consensos básicos son otros, empeñados en la liberación y la exigencia de libertad (incluida la de expresión), así como también los venezolanos estamos en camino de construir nuevos tabúes políticos. El socialismo es uno de ellos.

 

@vjmc

 

El desastre es mucho más que saqueo, por Armando Martini Pietri

LOS REGÍMENES DICTATORIALES, socialistas, comunistas como el cubano de los Castro, el venezolano de Chávez-Maduro, orientados por rusos y chinos, saquean a Venezuela convirtiéndola en remesa de exportación castrista a Latinoamérica, con la evidente complicidad del acomodaticio silencio y colaboración societaria de contrincantes, que reciben parte del latrocinio. ¡Hay que evitar continúe el atraco despiadado!

Pero el programa de empuje territorial se les va de las manos como el venezolano, que ya forma parte del conflictivo tablero geopolítico internacional. Los intereses de Rusia y China son de provecho comercial, encontraron la oportunidad para hacer negocios, además de proyectar dominio, que ahora le sirve al castrismo venezolano como dispositivo de protección; y Estados Unidos protege la zona de políticas que consideran peligrosa para la estabilidad, seguridad propia y del continente. Sin dejar de lado, la influencia del régimen castrista, que algo dirá, sobre el destino final; mucho dependerá del soporte cubano, cuyos convenios de cooperación, implican una dimisión de la soberanía en el control del sistema de registro civil e identidad ciudadana; reforzando la vigilancia de instituciones básicas. Hoy no se puede entender el funcionamiento de Venezuela sin la autoridad cubana.

La militancia partidista y la ciudadanía en general, quedan eximidas de culpa, las nauseabundas componendas cupulares son responsabilidad de los dirigentes comprometidos con la mugre de la corrupción. Las instituciones han sido salpicadas y corrompidas por el castrismo, que diseña estrategias desde Cuba que mutan y cambian de nombre, para enfrentar cualquier opción que ponga en peligro sus privilegios e intereses. Se transforman en herramientas efectivas de la tiranía para sostenerse en el poder. Una muestra, la perturbadora insistencia en diálogos inútiles, complacientes, de impunidad y participación burocrática, validando elecciones fraudulentas y cuanta falsedad enmascarada de verdad se ha observado en estos años. ¡Un pacto entre partidos políticos no puede sustituir la voluntad ciudadana ni la Constitución!

La situación compleja de adversidad política, social, económica, ética, de principios y valores, continúa deteriorándose a pasos agigantados. El colapso luce inminente y por eso, son cada vez más los que huyen horrorizados. Arriban a otras latitudes con la esperanza de encontrar mejores condiciones de vida y oportunidades. Sin embargo, el incremento desproporcionado e inmensa marea migratoria, alarma a los países receptores, que se ven forzados a exigir nuevos requisitos para restringir y ordenar el incontrolable ingreso.

No son sólo escándalos de corrupción familiar, es todo un mecanismo de podredumbre. Se comenta, sobre parlamentarios, como uno cuyo hermano, con la quiebra/atraco del Banco Industrial de Venezuela. El escándalo de Cúcuta y los camiones de la ayuda humanitaria, documentado e investigado por la fiscalía colombiana. La gravísima presunción sobre la sociedad en una cadena de farmacias en Centroamérica, la fábrica de aceite en Panamá; la inmensa tracalería de los Clap, la sinvergüencería de las compras de medicinas, la adquisición de medios de comunicación con dinero mal habido, el cuatrerismo del oro, los cobros millonarios en comisiones por la colocación de bonos, cobranza de intereses y deuda reestructurada, indagados por agencias federales en USA. La opulencia atrevida, riqueza y abundancia descarada de exiliados chavistas, maduristas y contrarios. La estafa rastrera y usurera de Cadivi, la algarabía Odebrecht que involucra al régimen, pero también a opositores. El blanqueo de capitales de parte y parte. El tráfico ilegal de estupefacientes. Los señalados en la lista OFAC y la extensa, variada cantidad de trajines, casos turbios donde los implicados son tanto de la cúpula oficialista como ciertos desvergonzados de la metamorfosis MUD/FA. La cooperación societaria es un macabro entretenimiento, una diversión de los que no tienen paz con la miseria, que cohabitan con impunidad entre quienes se entienden y alimentan mutuamente. 

Son pecados y razones que obligan a cortar por lo sano, desmontar, eliminar de cuajo la putrefacción del esquema actual, encaminar a Venezuela por la vía del pleno desarrollo honesto, esforzado, de estudio y preparación intelectual, profesional, repleta de posibilidades hacia el bienestar con libertad legítima y plena democracia. Para ello hay que empezar por adecentar la política, reinstitucionalizar la nación.

Cruda realidad que exige, hace urgente la necesidad de coraje, mayor participación, coherencia, concurrencia y coordinación. El panorama es desafiante ante el hecho de que el desenlace político, si bien incierto, previsible. Hay que revisar y revertir el diagnóstico equivocado, rectificando la carencia de resultados en iniciativas poco elaboradas, estrategias mal planteadas y a contravía de la exigencia ciudadana, tales como el estorbo inútil y tramposo del diálogo entre el régimen deslegitimado y dialogantes poco confiables, sin autoridad ni beneplácito ciudadano. De no hacerlo, Venezuela enfrentará conflictos internos inadvertidos e irreflexivos, y muy probablemente irreparables.

La extenuación internacional se siente. Sobre todo, por eventos que generaron expectativas y no se cumplieron, embustes que la comunidad mundial creyó y detectó, por eso hoy desconfía. El gobierno de Donald Trump, hace esfuerzos por mantener el foco en Venezuela, pero, ¿tendrá tiempo? ¿será exitoso? Nadie lo sabe, solo el tiempo lo dirá.

 

@ArmandoMartini

 

Bloqueo contra saqueo, por Brian Fincheltub

El fetiche de todo castrista es culpar a los Estados Unidos de sus propios fracasos y en ese sentido los maduristas, como buenos castristas, aprendieron rápido la lección, sino recuerden desde hace cuánto nos vienen clavando el mismo cuento del “imperio” y el “sabotaje”. Para responder solo hay que refrescar un poco la memoria e irnos a tiempos del difunto donde el petróleo pasaba los cien dólares y la única sanción que había sobre Venezuela era la plaga chavista, desde ese entonces ya se responsabilizaba al “imperialismo yankee” hasta de los tropezones que el llamado supremo líder intergaláctico se daba.

Ahora no solo responsabilizan al gobierno de los Estados Unidos de todas nuestras desgracias, sino que hasta lo culpan de supuestos ataques “electromagnéticos”. No hay que olvidar que una vez hasta dijeron que el imperio le había “inoculado” el cáncer al fallecido presidente. Es decir, los Estados Unidos es y ha sido el comodín para utilizar por cada fracaso de esa incapacidad manifiesta hecha gobierno que se llama madurismo. Lo peor de todo no que sean incapaces, es que son desvergonzados, para mentir el rostro no se les cae porque tienen toda la vida haciéndolo. Antes cuando fuera del gobierno conspiraban contra la democracia y hoy que desde el gobierno la han destruido y dicen defenderla.

La misma gente que arruinó y sumió en las condiciones más miserables al país ahora saca la barajita repetida del bloqueo cuando lo único que les ha bloqueado los Estados Unidos es la posibilidad de seguir saqueando las arcas públicas y dilapidando los bienes de la nación. Esa misma gente que pasa por su calle gritando en un camión que por culpa de Trump no habrá más bolsas CLAP’s son los responsables que usted tenga que depender de una bolsa con dos kilos de lentejas, medio kilo de pasta y una mayonesa para subsistir. A ellos no les falta nada, han llenado las grandes ciudades del país de bodegones exclusivos con productos importados que venden en dólares. Por cierto, para surtir sus bodegones no les afecta el fulano “bloqueo”.

Los venezolanos sabemos quiénes son los verdaderos responsables de nuestras calamidades. Los hemos visto mentir y destruir durante veinte años y en eso pretendían continuar. Si hoy chillan es por sus reales porque jamás les ha importado el pueblo, para ellos el hambre de millones es solo una moneda de canje que ellos utilizan en el mercado de la carroñería roja. Si aquí ningún país hubiese aplicado acciones individuales, la situación sería exactamente la misma, porque los únicos que han sancionado con odio, miseria, ruina y corrupción a los venezolanos son los que hoy usurpan el poder en Miraflores: Maduro y su combo.

Brian Fincheltub

[email protected]

@Brianfincheltub

Las noticias económicas más importantes de hoy #9Ago

Monto promedio de remesas es $40 cuando una familia requiere mínimo $600 para vivir

El monto promedio de las remesas que reciben las familias venezolanas con algún miembro en el exterior es de aproximadamente 40 dólares mensuales al tipo de cambio paralelo, cuando el poder de compra de la divisa estadounidense ha caído más de 6 veces en comparación con el cierre del primer semestre de 2018, lo que significa que una familia necesita al menos 600 dólares para cubrir sus necesidades más básicas. Banca y Negocios

 

Tiendas Clap implementan el Petro como forma de pago

Las tiendas de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) ubicadas en el Centro Comercial Ciudad Tamanaco (CCCT), estado Miranda, comenzaron usar la criptomoneda venezolana el Petro como forma de Pago. Con la iniciativa, las Tiendas Clap se suman a la cadena de comercios que a nivel nacional ya reciben el pago en la criptomenda, como es el caso de la cadena de tiendas Ciudad Traki, Tennis Shop, la Agencia Venezolana de Noticias (AVN) y la aerolínea Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos (Conviasa), reseñó la Superintendencia Nacional de Criptomonedas (Sunacrip) en una nota de prensa. Banca y Negocios

 

AN: Inflación de julio se acelera hasta 33,8% y la acumulada en el año llega a 1.579,2%

El presiente de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, Alfonso Marquina, reveló que la hiperinflación siguió creciendo en el mes de julio, a pesar de una desaceleración «ocasionada por la desnutrición que están padeciendo los venezolanos». “La inflación para el mes de julio alcanzó el 33.8%, lo que da una inflación acumulada de 1579.2 % y una inflación interanual del 264.872,9 %. El dato mensual representa un incremento con respecto a junio de casi 10 puntos porcentuales”, informó. Banca y Negocios

 

Chevron advierte que salir de Venezuela representará un alto costo financiero

La directiva de la petrolera estadounidense Chevron advirtió que la prohibición a empresas estadounidenses de hacer negocios con el gobierno de Nicolás Maduro, incluida en la orden ejecutiva del presidente Donald Trump que congela los activos venezolanos en el país norteamericano, puede tener un impacto severo sus resultados futuros, ya que sus inversiones en Venezuela están valoradas en 2.700 millones de dólares. La petrolera reconoció que, en el primer semestre de 2019, sus filiales en Venezuela le reportaron pérdidas de 21 millones de dólares, según reseña una nota de Bloomberg. Versión Final

 

Gobierno exonera de impuestos a petrolera rusa Rosneft en la explotación de gas de esquisto

El gigante ruso del petróleo Rosneft se beneficiará de condiciones preferenciales en el desarrollo de dos campos de gas en Venezuela, gracias a una enmienda a un acuerdo entre Caracas y Moscú publicada este jueves en el portal jurídico ruso. Entre esas “condiciones favorables”, figura principalmente una exoneración de impuestos en Venezuela para Rosneft, sus proveedores y sus subcontratistas en la explotación de los dos yacimientos. El Universal

 

Chavismo promete, junto a China, aumentar producción de crudo en planta de Jose

En una alocución junto a Nicolás Maduro, Manuel Quevedo prometió que una extensión en la planta mezcladora de José, en Barcelona, estado Anzoátegui, permitirá recibir unos 165 mil barriles de crudo extrapesado de la Faja Petrolífera del Orinoco tras un convenio con la empresa estatal china CNPC. La Patilla

 

Exportaciones de PDVSA superaron producción en primer semestre por acumulación de inventarios

El Informe de Coyuntura del primer semestre de 2019 realizado por el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la UCAB señala que para el año 2019 se espera una contracción de 22% del PIB de Venezuela, caída que principalmente obedece a la contracción en la producción petrolera. “En el transcurso del primero y segundo trimestre de 2019, los volúmenes exportados de petróleo han superado a las cantidades producidas, lo cual ha sido consecuencia de la acumulación de inventarios, fundamentalmente de crudos, que se produjo durante el tercer y cuarto trimestre de 2018, debido a las dificultades que impusieron las sanciones para las colocaciones en los mercados tradicionales”, señala el informe. Petroguia

 

Arabia Saudita aumentará sus recortes de producción estabilizar el mercado de crudo

Arabia Saudita planea mantener las exportaciones de petróleo por debajo de 7 millones de barriles diarios el próximo mes, a medida que el país de la OPEP asigna menos crudo del que requieren los clientes para ayudar a estabilizar el mercado, según funcionarios saudíes. Economía Hoy

Alcalde de San Carlos anuncia que distribución de cajas CLAP llegó a su fin

EL ALCALDE DEL MUNICIPIO SAN CARLOS, estado Cojedes, Rafael Alemán, anunció que la distribución de las cajas de los Comités Locales de Abastecimiento Popular (CLAP), llegó a su fin en ese territorio con el alegato de que las sanciones impuestas por Estados Unidos (EEUU) al gobierno de Venezuela obligaban a las empresas que importaban los rubros a cesar sus operaciones.

“Debido a la guerra económica y al bloqueo criminal del gobierno gringo, sus aliados europeos y los traidores piti yanquis vende patrias venezolanos que se han prestado eso, la caja Clap no va a poder seguir llegando”, informó el alcalde en una radio local.

Alemán develó que el g0bernante de Venezuela, Nicolás Maduro, ha llamado a una nueva estrategia llamada Sistema de Control de Alimentos Subsidiados (Seas Patria), con la que esperan palear el supuesto bloqueo que dicen es la causa de la falla de las cajas en los CLAP.

“Llamamos a que la gente se incorpore y le abra las puertas a las brigadas y patrullas que llegan a recoger la información a las casas”, dijo.

Hasta el momento, se desconoce el mecanismo de funcionamiento del Seas Patria y si todas las personas van a ser incluidas en este sistema.