Banco Central de Venezuela archivos - Runrun

Banco Central de Venezuela

El Banco Central de Venezuela publicó una nueva resolución en la que autoriza el ajuste de los créditos comerciales al comportamiento de la tasa de cambio oficial. Al sincronizar los préstamos en bolívares con el precio del dólar, si éste sube, el saldo a pagar en bolívares también sube y absorbe la ganancia cambiaria, desestimulando así la especulación en divisas.

La combinación de bajas tasas de interés, creciente inflación y alza permanente del dólar hizo de la especulación cambiaria un gran negocio. Tras la fachada de créditos comerciales, agrícolas o industriales un torrente de bolívares iba a parar al mercado paralelo, presionando el precio de la divisa.

Endeudarse con tasas de interés muy por debajo de la las tasas de inflación para comprar un televisor, una nevera, una lavadora o simplemente dólares, resultó ser un gran negocio que se hizo a expensas del activo de la banca, cuyos préstamos a cobrar en bolívares se derritieron como cubitos de hielo bajo el voraz fuego inflacionario.

Para muestra un botón: en 2017, a la tasa de cambio oficial de entonces, el activo de la banca en bolívares equivalía a $ 12.120 millones, pero al cierre de septiembre de 2019 apenas llegaba a $ 259 millones. A medida que subía la tasa de cambio, la expresión en bolívares del total de créditos era cada vez menor.

Ahora se aprueba la indexación de los créditos en bolívares a la evolución de la tasa de cambio oficial, pero esta medida -que si bien protege los activos de los bancos-, se hace a expensas de los deudores que no podrán pagar los créditos, si la tasa de cambio se dispara. Así, quien haya comprado a crédito una secadora, probablemente tendrá que vender la lavadora para poder pagar el saldo deudor, evitar que éste siga creciendo y no tener que vender también el televisor.

Al indexar los créditos a la tasa de cambio y limitar la demanda de créditos dirigido a la adquisición de divisas, ciertamente se frena el tipo de cambio, pro también encarece el financiamiento al sector comercio y al aparato productivo en general.

 

La resolución del BCV establece que, en adelante, los bancos deberán expresar el crédito otorgado en una unidad de cuenta llamada Unidad de Valor de Crédito Comercial (UVCC). Es como una especie de Unidad Tributaria cuya expresión en bolívares se irá ajustando al ritmo de la devaluación. La UVCC resulta de dividir el monto del crédito en bolívares entre el llamado Índice de Inversión (IDI), el cual aumentará al ritmo del precio del dólar. Por ejemplo, si la devaluación es de 25% en el primer mes, el índice base de 100% sube a 125. En otras palabras, si a Ud. le prestaron Bs. 100.000, con la indexación del crédito al ritmo de la devaluación, al mes siguiente Ud. deberá Bs. 125.000 y así sucesivamente.

El gran riesgo es que, aunque en términos de UVCC se mantenga constante, en términos de bolívares no se establecen límites al incremento del capital adeudado. Y en caso de una variación desproporcionada del tipo de cambio, el saldo deudor en bolívares alcanzará montos impagables, mientras que si lo que ocurre es una reducción del tipo de cambio, el capital adeudado no puede ser menor al monto del crédito otorgado.

Los créditos indexados son buenos para la banca en tanto protegen sus activos de la hiperinflación y la devaluación, pero también representan un riesgo de impago que puede acarrear un grave daño en la calidad de su cartera crediticia. Quien no facture en dólares estará condenado al sobreendeudamiento.

Para proteger su patrimonio, la banca se concentrará en el crédito comercial indexado al dólar y exigirá garantías en divisas. Solo los exportadores o grandes clientes corporativos con capacidad de traspasar los costos financieros a los precios podrán asimilar este esquema. El resto de los préstamos, como el financiamiento al consumo mediante las tarjetas de créditos, tenderá a desaparecer.

 

La medida afectará sobre todo a los comercios que cobran sus ventas en bolívares pero luego pagan el crédito indexado que aumentará al ritmo de la tasa de cambio. En consecuencia, como nadie que tenga un crédito querrá vender su mercancía en bolívares, la medida de indexar los créditos comerciales a la evolución del tipo de cambio oficial generará presiones para acentuar la dolarización del comercio, del crédito y de la economía nacional.

@victoralvarezr

Dos años de hiperinflación rampante gracias a las contradicciones del BCV (I)
Las causas que originaron una economía venezolana en hiperinflación no solo continúan presentes, también el BCV y el gobierno aplican nuevas acciones que imprimen velocidad a los precios

Dos años cumple la economía sumergida en un proceso hiperinflacionario que a todas luces continuará. Desde que se inició en noviembre del año 2017, las autoridades monetarias y financieras han creado una serie de medidas para estabilizar los precios de los bienes y servicios y del tipo de cambio paralelo. Sin embargo, otras actuaciones tanto del Banco Central de Venezuela como de la administración de Nicolás Maduro continúan incentivando la inflación, mostrando una vez más las claras contradicciones en el manejo de la política macroeconómica del país.

Con estos 24 meses, Venezuela además integra la lista de los países con hiperinflaciones más duraderas, subiendo al lugar número 8, luego de Nicaragua cuyo proceso tardó 58 meses en superarse, seguido de Grecia, Ukrania, China, Rusia, Angola y Azerbayán. Pero también la nación petrolera lidera en 2019 otro ranking: es la única economía con hiperinflación en el mundo.

De acuerdo a las cifras oficiales del Banco Central de Venezuela (BCV), el índice nacional de precios ha cerrado cada mes entre dos a tres dígitos desde que el país entró en hiperinflación. En septiembre pasado finalizó en 52,2% lo que significó una tasa acumulada desde enero de este año de 4.679,5%. Mientras que desde noviembre de 2017 hasta ahora la variación alcanza 9.679.280,18%.

Siga leyendo en Tal Cual

Nov 04, 2019 | Actualizado hace 1 semana

Luego de varios años de silencio, el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) publicó buena parte de la información que le debía al país (pocos días después, el BCV hizo lo mismo, lo cual es muy positivo y nos da esperanzas de que PDVSA y el ministerio de finanzas sigan ese ejemplo).

Lamentablemente los números que mostró el INE, no solo no se parecen a la realidad que viven los venezolanos, es que no guardan ninguna relación con los publicados por el BCV.

Iniciando por la pobreza, es importante tener en cuenta que el INE no publicó nada del Método del Ingreso (pobreza coyuntural), sino solo sus cálculos del Método de la Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI, pobreza estructural). Según estos indicadores (NBI), para 1999 la pobreza general en Venezuela era del 29,3% mientras que la extrema se situaba en 9,9%. Para 2013 (último año de crecimiento económico en Venezuela) la pobreza estaba en 19,6% y 5,5% la extrema. Para 2018 (luego de varios años consecutivos de caídas en el PIB), la pobreza cae al 17,3% y 4,3% la extrema. Luego de varios años seguidos en recesión, ¿la pobreza cae?

Por otra parte, colocan: Hogares Pobres, Año 1999: 1.453.606; Año 2018: 1.419.595. Esto significaría que 34.011 hogares salieron de la pobreza. Hogares Pobres Extremos, Año 1999: 493.264; Año 2018: 351.379. Serían 141.885 hogares que dejaron de ser pobres extremos. En cuanto a las variables NBI entre 1999 y 2018; Inasistencia Escolar: Disminuyó en 1,06 puntos. Hacinamiento: Disminuyó en 9,25 puntos. Vivienda Inadecuada: Disminuyó en 1,75 puntos. Carencia de Servicios Básicos: Disminuyó en 4,51 puntos. Dependencia Económica: Disminuyó en 2,23 puntos.

El INE comenta que la “reducción de desigualdades, es consecuencia del modelo social de protección al pueblo”. Y para culminar esta parte de la pobreza, el INE se atreve a pronosticar que: “Para el 2025 muchas familias habrán salido de la pobreza extrema estructural”.

 

Por otra parte, tenemos las cifras de empleo. Según el INE: En 1999 el desempleo era del 14,5%, para 2013 se ubicaba en 7,5%, en 2017 se reduce un poco, llegando al 7% y para 2018 sigue la disminución del desempleo y llega a 6,7%. Y las cosas se ponen “mejor” cuando revisamos los números por sector. El sector privado sigue empleando al 85% de la población ocupada (el mismo número en 1999, 2013 y 2018). Por otra parte, tenemos que entre 2013 y 2018 la cantidad de personas ocupadas aumentó un 15% (cerca de 1.953.324 personas consiguieron trabajo en ese período tan complicado en Venezuela).

El único sector que vio reducida su población ocupada fue Transporte, Almacenamiento y Comunicaciones con 5% (un poco más de 59.000), del resto todos los sectores en la economía venezolana registraron un incremento en la cantidad de personas que empleaban, destacando “servicios comunales, sociales y personales” con un aumento del 23% (950.376 personas).

Cuando se compara la evolución del PIB (y sus componentes) entre 2013 y 2018 (Fuente BCV) vs. la evolución de la Población económicamente activa ocupada (Fuente INE), uno esperaría un comportamiento consistente entre ambos, por ejemplo: si un sector presenta una caída importante, es difícil pensar que la cantidad de personas que allí trabajan pueda crecer (y aún si esta recesión ocurre en los 5 años consecutivos).

Aunque llaman la atención varios sectores, solo haremos hincapié en la construcción y en la manufactura. Según el BCV, el sector construcción presenta una caída del 91% mientras que el sector manufactura disminuye en un 72% (actividad económica en cada sector en el período 2013-2018), no obstante, según el INE la población ocupada aumenta en 1% y 12% respectivamente.

Para el INE en general, la población económicamente activa ocupada en ese período en Venezuela aumentó un 15%, a pesar que el BCV reportó que el PIB disminuyó en casi 50%. Si hacemos la misma comparación en el año 2018 (vs. 2017), tendríamos un crecimiento de la PEA ocupada de 3% y una caída del PIB de 19,6%.

 

El INE dibuja un país con crecimiento en el empleo y disminución en la pobreza. Aún no sabemos de qué país está hablando, porque es muy difícil que sea Venezuela. Pareciera que el INE le dice al mundo: la hiperinflación y una profunda recesión son excelentes para disminuir la pobreza y crear empleo.

@luisoliveros13

Bloomberg: Tesoro de EEUU considera incluir a bancos de España como parte de sanciones contra Maduro
Según un alto funcionario estadounidense, Madrid también es responsable de ayudar e incitar al régimen como Rusia y China

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos considera sancionar al Banco Central de España y otras instituciones bancarias que resguardan el dinero de los venezolanos, a propósito de las declaraciones de funcionarios del Banco Central de Venezuela sobre el desvío de ingresos petroleros a bancos en España.

Según un reporte de Bloomberg, en una reunión entre autoridades españolas y Elliot Abrams, representante de EEUU para los asuntos de Venezuela, este presionó para que se congelarán los activos venezolanos que se encuentran resguardados en España.

No obstante, la sugerencia de Abrams fue rechazada por las autoridades y solo garantizaron monitorear el lavado de dinero.

Por otra parte, un alto funcionario estadounidense que presionó para la acción dijo que Madrid merece tanta culpa por ayudar e incitar al régimen de Maduro como Rusia y China.

 

“Los partidarios de la medida argumentan que el gobierno interino del primer ministro Pedro Sánchez está impidiendo que la Unión Europea tome medidas más punitivas contra Maduro”, dice el texto.

 

En el año 2018, en España fue arrestado el exministro Javier Alvarado Ochoa a quien le incautaron más de 100 propiedades de una presunta red de lavado de dinero.

Podcast | Tres en uno: La exprimidora de oro del BCV, Roberto Antonio y sus noches de fantasía e inflación en dólares

En la última semana del mes de octubre, destaca en el podcast 3 en 1 un reportaje de Runrunes titulado BCV: la exprimidora oficial del oro venezolano elaborado por Lisseth Boon y Lorena Meléndez.

En este trabajo hecho en alianza con Connectas y el Centro Internacional para periodistas vemos como el Banco Central de Venezuela se ha encargado de echar mano a las reservas internacionales de oro en Venezuela.

También encontramos un reportaje de El Pitazo que lleva por nombre Al cantante Roberto Antonio se le acabaron las noches de Fantasía donde se expone que al artista no solo le gusta cantar merengue sino también estar al frente de empresas vinculadas al gobierno nacional. Según El Pitazo al intérprete de Marejada lo busca la Fiscalía, el Sebin y la Dgcim.

Por último hallamos en Tal Cual un reportaje de Carlos Seijas que se llama Un venezolano necesita 10 dólares más que en septiembre para comprar  los mismos productos.

En este evidenciamos que la inflación en Venezuela ya se produce en dólares y el consumidor debe desembolsar más billetes verdes cada vez que visita el supermercado. 

 

BCV usará el dólar para calcular créditos comerciales y sus intereses
Una resolución del ente emisor establece que los créditos comerciales en bolívares que otorguen los bancos serán “expresados” bajo la Unidad de Valor de Crédito Comercial (UVCC)

El Banco Central de Venezuela (BCV) publicó este 23 de octubre una resolución que vincula la variación del mercado cambiario con los créditos comerciales y sus respectivos intereses, un aspecto que era calculado hasta ahora solo con el bolívar.

La nueva norma establece que los créditos comerciales en bolívares que otorguen los bancos serán “expresados” bajo la Unidad de Valor de Crédito Comercial (UVCC), un número que estará atado a la cotización diaria del tipo de cambio que publica el ente emisor.

La medida llega a un país con una severa crisis económica y en donde un número importante de transacciones se realizan en dólares, aunque desde el año 2003 rige un control para la compra y venta de divisas que se ha flexibilizado en los últimos meses.

En lo que va de año, la banca ha presentado una importante contracción crediticia debido al incremento, en algunos casos del 100 %, del llamado “encaje legal”, el porcentaje de los depósitos que los bancos deben inmovilizar.

El analista financiero Francisco Faraco explicó a Efe que si la intención del Gobierno, que controla al BCV, es estimular los financiamientos la solución “es bajar el encaje legal” pues la economía “no puede funcionar sin créditos”.

Según las cifras del emisor, durante el primer trimestre de 2019 el sector de las instituciones financieras y seguros, que se contrajo en un 55,6 %, fue una de las actividades más afectadas por la caída del producto interno bruto del país suramericano que acumulo el 26,8 % hasta marzo.

Tras las sanciones financieras que Estados Unidos impuso en 2017 contra algunos funcionarios del Gobierno de Nicolás Maduro, Venezuela dejó de usar el dólar como divisa de referencia y comenzó a ofrecer el precio de su petróleo en la moneda de China, uno de sus mayores aliados políticos y comerciales.

Economía venezolana cayó 26,8% en primer trimestre de 2019, según el BCV
El ente financiero informó que la inflación del mes de septiembre fue de 52,2%, mayor al indicador de agosto 34,6% y superior a los datos aportados por la Asamblea Nacional

 

El Banco Central de Venezuela (BCV) informó este viernes 18 de octubre que la economía venezolana se hundió 26,8% en el primer trimestre de 2019 frente al mismo lapso del 2018, mientras que la inflación acumulada en nueve meses siguió en cuatro dígitos, en una inesperada divulgación de cifras que refleja la continuidad del colapso económico.

Los datos del emisor revelan que el sector petrolero cayó 19,1% y el no petrolero se contrajo 27,3% en el período reportado. Actividades como la manufactura y la construcción fueron las más golpeadas.

Venezuela enfrenta una profunda crisis económica con hiperinflación que ha reducido los ingresos de las familias, generado una crisis humanitaria y una forzada migración de unos 4 millones de venezolanos, según datos de la ONU.

El emisor reportó que la inflación de septiembre fue de 52,2%, mayor al indicador de agosto 34,6% y superior al dato de la Asamblea Nacional, controlada por la oposición, que divulga cifras ante el retraso oficial. El parlamento informó que la inflación del noveno mes fue de 23,5%.

La inflación acumulada a septiembre fue de 4.679,5%, de acuerdo con los datos oficiales. El salto en los precios impacta en el consumo de los venezolanos que cayó 34,8% en los primeros tres meses de 2019.

El BCV reportó en mayo los primeros indicadores de variación de los precios, así como los datos de PIB correspondiente al cierre de 2018, tras cuatro años de silencio.

A fines del 2018, el Fondo Monetario Internacional presionó a las autoridades del BCV para que entregaran al organismo los datos sobre desempeño de la economía y balanza de pagos, y en aquel momento, se presentó una información parcial al organismo.

Los ingresos por exportaciones petroleras fueron 6.115 millones de dólares entre enero y marzo, un retroceso de 17% respecto al mismo lapso de 2018 cuando fueron 7.375 millones de dólares, según las cifras del BCV. Las menores ventas externas obedecieron al deterioro de la producción crudo.

La información oficial del primer trimestre revela que las importaciones del sector petrolero bajaron 22,9%, mientras que las compras de los entes oficiales en el exterior aumentaron 16,5%, lo que abarca alimentos, entre otros rubros.

En el sector privado, las importaciones se desplomaron 25%, lo que impactó en la producción de las empresas que trabajan a menos de un tercio de su capacidad, según Conindustria, el gremio que agrupa a los industriales.

Con información de Reuters

Nueva fórmula para sortear sanciones: euros en efectivo

DESDE SUPERMERCADOS DE CARACAS hasta comercios electrónicos de Maracay, los venezolanos están comenzando a aceptar el pago con euros en efectivo, en medio de una profunda crisis que acentúa la hiperinflación del país.

Las crecientes sanciones de Estados Unidos y el mayor escrutinio de los bancos mundiales han llevado al gobierno de Venezuela y la estatal petrolera PDVSA a empezar a pagar a algunos proveedores y contratistas con euros en efectivo, lo que multiplicó los billetes europeos que circulan en las calles.

Nueve fuentes con conocimiento de las transacciones dijeron que los pagos con euros en efectivo empezaron hace cuatro meses, reemplazando los que solían hacerse vía transferencias bancarias electrónicas en bolívares o en divisas.

Antes de la llegada de los euros, la inflación descontrolada llevó al gobierno socialista a relajar las restricciones para el uso de moneda extranjera y desde el año pasado fluyen los dólares en efectivo en tiendas de alimentos o restaurantes.

Los dólares aún son más comunes en las calles que los euros, pero los comerciantes ahora están dispuestos a recibir cualquiera de los dos monedas en efectivo por los productos que ofrecen. Pero en cualquier caso, el precio es el mismo, ignorando el mayor valor del euro en mercados internacionales.

“Así es como funciona aquí”, dijo Oscar Ramírez, un comerciante de teléfonos móviles en el centro comercial City Market al este de Caracas, cuando repitió que mantenía el mismo precio en ambas monedas.

El uso de euros es el nuevo recurso que usan los venezolanos en una economía afectada por una inflación que llegó a superar el 1.000.000% anual%, una recesión que lleva más de cinco años y las sanciones estadounidenses, destinadas a presionar al presidente Nicolás Maduro para que renuncie.

Una compañía constructora recibió este año por primera vez un pago con euros en efectivo por sus servicios en un campo petrolero, dijo una fuente conocedora de la operación. La empresa recibía antes los pagos en cuentas bancarias locales.

“Hemos aceptado los euros en efectivo porque es la manera de poder cobrar por el trabajo”, agregó la fuente que ha trabajado para PDVSA y que pidió permanecer en el anonimato. La constructora luego usó el efectivo en euros para cubrir gastos locales en lubricantes y repuestos de maquinarias, señaló.

En julio, el Instituto del Seguro Social de Venezuela, que es responsable de proporcionar medicamentos a la red de salud pública, pagó a un proveedor de vacunas en euros en efectivo dada su dificultad para procesar pagos electrónicos debido a sanciones, dijo una fuente familiarizada con la transacción. El ente público no respondió a una solicitud de más información.

Quienes reciben los euros en efectivo pagan a otros y así permean los billetes en la economía. Las fuentes que confirmaron el pago en euros en efectivo incluyen a tres personas del sector petrolero, dos legisladores, dos del sector financiero, una del sector de la construcción y un consultor.

Así fue como un comerciante de aparatos electrónicos en Maracay, una ciudad en el centro del país, dijo bajo anonimato que en agosto por primera vez recibió 300 euros en efectivo por la venta de un equipo de audio. “Preferí cambiar los euros por 300 dólares, porque es más comercial”, agregó.

En varios supermercados de Caracas las cajeras ya reciben a diario pagos en billetes de euros y dólares, según testigos de Reuters. Y algunas industrias de alimentos han recibido ofertas de entes públicos para comprar en efectivo productos que sirven para un programa de subsidios de comida.

El uso de efectivo es un mecanismo de subsistencia típico bajo sanciones financieras que han usado países como Irán y lo más probable es que este mecanismo se masifique en lo que resta del año, dijo un asesor de empresas privadas conocedor de estas prácticas que pidió mantener su nombre en reserva.

Ni el Ministerio de Información de Venezuela ni PDVSA respondieron a las solicitudes de comentarios sobre el uso de euros.

Washington impuso en 2017 un conjunto de sanciones que impide a entidades del gobierno venezolano utilizar el sistema financiero estadounidense para elevar su endeudamiento. En enero de este año, la administración de Donald Trump impuso más medidas a PDVSA que restringieron las compras de petróleo venezolano y en abril entró en vigencia una provisión que impide a bancos norteamericanos hacer transacciones con la petrolera.

Por precaución, algunas instituciones financieras globales dudan en realizar operaciones con entidades venezolanas que no están explícitamente fuera del marco de las sanciones, dijeron las fuentes.

Operar bajo sanciones

Si bien el uso de euros en efectivo en Venezuela no es ilegal, los legisladores están preocupados ya que el efectivo a menudo se usa para ocultar flujos de dinero ilícito que serían fácilmente rastreables si los pagos se hicieran vía electrónica, dijo Chaim Bucaran, un parlamentario de la oposición.

Carlos Paparoni, otro legislador opositor, dijo vía telefónica a Reuters que la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional había comenzado una investigación sobre los orígenes y el uso de euros en efectivo en el país.

“Los organismos han pagado las importaciones, medicinas y alimentos en euros”, agregó el diputado quien comentó que la Comisión había detectado que en algunos aviones privados venían los billetes.

En enero, el Banco Central de Venezuela flexibizó el control de cambio y le indicó a los bancos que vendieran billetes de euros a empresas en “sectores estratégicos” cada semana, un mecanismo que sigue operando, agregaron fuentes bancarias. Poco antes, el emisor recibió efectivo en euros a cambio de la venta de una porción de oro de sus reservas, dijo una fuente con conocimiento del asunto.

Además del banco central, PDVSA maneja euros en efectivo. Tres fuentes del sector petrolero dijeron que la estatal ha cobrado en euros en efectivo algunos cargamentos de crudo exportado, en varios casos a través de intermediarios. La manera en la que llegan esos billetes al país no está aún precisada.

Empresas que han recibido pagos en euros del gobierno los han utilizado, además para cancelar bonificaciones a los trabajadores, ayudándoles a protegerse contra la inflación. Incluso funcionarios públicos han recibido bonos en euros, señalaron dos fuentes.

“Parece que tienen un flujo importante de euros en efectivo a movilizar”, dijo bajo anonimato un banquero que recibe remesas del Banco Central semanalmente para venderlas a clientes.

Una de las fuentes del sector petrolero dijo que varias de las firmas que aceptaron euros en efectivo habían prestado servicios a PDVSA por menos de un año, y algunas de ellas habían subcontratado servicios de otras con más experiencia. Agregó que la práctica se limitaba a campos que PDVSA operaba sola, no a los que tiene en empresas conjuntas con firmas extranjeras como Chevron y CNPC.

La compañía Chevron no quiso hacer comentarios y CNPC no respondió a una solicitud de información.

Las fuentes declinaron nombrar a las compañías que reciben el pago en euros, pero dijeron que la mayoría eran pequeñas.

PDVSA ha ofrecido pagar también a proveedores más grandes y más establecidos en euros mediante transferencias bancarias, según dos fuentes de la industria, aunque no está claro si las empresas aceptaron. “La idea es evitar las sanciones”, dijo una de las fuentes.