Runrunes de Bocaranda: MEDIO - ¿REPUBLI¢ANO, ¢ON$ERVADOR Y ROJITO? - Runrun
Runrunes de Bocaranda: MEDIO - ¿REPUBLI¢ANO, ¢ON$ERVADOR Y ROJITO?
Excongresista republicano por Florida (EE. UU)., David Rivera. Foto El Nuevo Herald.

¿REPUBLI¢ANO, ¢ON$ERVADOR Y ROJITO?

Así parece haber sido el ya retirado congresista republicano estadounidense por Miami, David Rivera. Este excongresista está involucrado con la corrupción de la PDVSA “roja rojita” tras haber recibido de la filial de la petrolera venezolana en Houston la cantidad inicial de 15 millones de dólares a través de su firma “Rivera Interamerican Consulting”.

El total del contrato habría sido por una cantidad tres veces mayor: $50 millones, pero fue cancelado por la petrolera antes de pagar el total del mismo.

Esta empresa R.I.C. cometió una violación a las leyes estadounidenses al no aparecer registrada como “agente extranjero” haciendo cabildeo (lobby) para PDVSA.

El equipo de investigación periodística de Univisión ha realizado una de las más completas pesquisas sobre el caso a través de la Unidad de Investigación de Noticias Univisión cuyo link aquí incluyo: Excongresista bajo investigación federal por supuesta corrupción con el régimen de Maduro, según fuentes.

El equipo formado por los periodistas David C. Adams, Gerardo Reyes y Érika Carrillo ha unido las piezas del rompecabezas de corrupción de este congresista muy cercano al senador Marco Rubio, también del partido republicano. Uno de los párrafos de la investigación dice así: “Una de las fuentes familiarizadas con la investigación de Univisión dijo que los fiscales indagan si hubo funcionarios venezolanos que recibieron dinero de Rivera. La fuente indicó que la persona que dio órdenes perentorias para que se hiciera el contrato de 50 millones de dólares con la firma de Rivera fue la vicepresidenta Delcy Rodríguez bajo recomendación de Raúl Gorrín, un magnate de los medios cercano al gobierno de Maduro”.

“Rivera dijo que conoció a Gorrín en febrero de 2017 durante una reunión con Lilian Tintori, pero agregó que Gorrín no estaba involucrado en el contrato de consultoría. En esa época, Gorrín visitaba con frecuencia Miami donde tenía una mansión y un yate en la exclusiva zona de Cocoplum. En 2018 Estados Unidos confiscó sus propiedades, luego de que el Departamento del Tesoro lo puso en una lista de sancionados”.

Otro aspecto de la pesquisa hecha desde otros medios señala que el representante de Rivera junto con una periodista venezolana residenciada en Miami, para ese entonces su pareja, ofrecieron a diferentes personalidades de los negocios de inversión, medios de comunicación y deportistas conseguirles la “Medalla del Congreso” junto con “una bandera que supuestamente había ondeado sobre el Capitolio” (las mismas que se compran por Amazon hechas en China -dobladas y envueltas en papel celofán- con una leyenda sobre su despliegue en la cúpula del Congreso). Más de uno tiene incluido en su currículo la mencionada medalla. Este Rivera parece ser un personaje de mediocre novela.  

Otra investigación, esta vez del diario El Nuevo Herald, a cargo del periodista Antonio María Delgado menciona: “El ex legislador federal David Rivera, quien firmó en el 2017 un contrato millonario de cabildeo a favor de PDVSA, le dio parte de los $15 millones que obtuvo al magnate Raúl Gorrín, un cercano socio de la familia del gobernante Nicolás Maduro que enfrenta cargos por corrupción y lavado de dinero en Estados Unidos, dijeron fuentes familiarizadas con el caso.

“El pago formaba parte de un extraño arreglo que en un momento dado puso en el mismo bando al entonces encarcelado líder opositor Leopoldo López, mentor del presidente interino Juan Guaidó, con el régimen de Maduro, que para entonces buscaba ablandar la línea cada vez más dura del presidente Donald Trump hacia Caracas, agregaron las fuentes. Rivera, quien se encuentra bajo investigación federal desde 2017, alega que el dinero que obtuvo se usó totalmente para financiar a la oposición y en particular para beneficiar al líder opositor Leopoldo López, quien para la época estaba encarcelado en la prisión militar de Ramo Verde, cerca de Caracas”.

Por lo pronto, nos dicen los colegas que han conversado con Gorrín, el dueño de Globovisión permanecerá callado esperando las reacciones de los opositores comprometidos con su respaldo económico. Este otro capítulo de telenovela apenas comienza y serán los medios de Florida los que nos mantendrán al tanto.

Más adelante el colega Delgado afirma: 

“No está claro cómo Rivera consiguió el contrato con la filial estadounidense de PDVSA o cómo fue que terminó trabajando con Gorrín, pero su objetivo era reunirse con miembros clave de la administración Trump para persuadirlos de que frenaran las declaradas intenciones de sancionar a PDVSA, que tradicionalmente ha sido la principal fuente de ingresos de Venezuela. Según fuentes familiarizadas con los esfuerzos de cabildeo, la idea surgió a inicios de 2017, cuando la entonces canciller Delcy Rodríguez, ahora vicepresidenta del régimen, buscaba una solución diplomática a la creciente hostilidad estadounidense bajo la administración Trump, que para entonces comenzaba a endurecer las sanciones, en parte debido a la recomendaciones de Rubio”.

“López, quien estaba en la prisión militar en las afueras de Caracas, vio en la situación una oportunidad y ofreció ayuda en promover un diálogo en Washington, dijeron las fuentes. Rodríguez, que había estado buscando desesperadamente una solución, aceptó y asignó a Gorrín y a un grupo de ejecutivos de Citgo en Houston establecer la operación, según las fuentes. Este esfuerzo eventualmente estableció al partido de López como la fuerza de oposición predominante en Estados Unidos, allanando el camino para que su protegido, Guaidó, fuera reconocido por la administración Trump como el líder legítimo de Venezuela”.

(*) Aquí el enlace con el trabajo de El Nuevo Herald

Rivera pagó millones a Gorrín en operación que unió al régimen con oposición venezolana

MÁ$ DETALLE$

Lo que ha sido una “cola” de la denuncia contra Rivera ha llevado a conocer más de los negocios de PDVSA y de Citgo en manos rojas rojitas. Más aun cuando se tienen detenidos en Caracas a seis exejecutivos de CITGO tras la emboscada que le montaron en la sede de PDVSA-Caracas, al invitarlos a una supuesta reunión con la directiva.

Hoy se sabe que quien organizó aquella trampa, el plagio, por la que permanecen presos los “Citgo6” fue el funcionario militante del chavismo Eduardo Orsoni, vicepresidente de asuntos legales de Citgo, quien también viajó en el avión que los trajo a Caracas.

Los 6 ejecutivos aún están detenidos, supuestamente en el SEBIN. Antes pasaron por el DGCIM. De ese mismo caso murió en prisión Nelson Martínez, expresidente de Citgo.

Antes de su ingreso a la petrolera de Houston, Orsoni había sido vicepresidente de asuntos legales de PDVSA bajo la presidencia de Eulogio del Pino, donde participó en el refinanciamiento de la deuda de la empresa.

Fue precisamente Orsoni de quien se dice habría firmado el contrato con el representante David Rivera por 50 millones de dólares de asesoría para “limpiarle la imagen al régimen de Maduro” de los que se le adelantaron $15 millones.