Runrunes de Bocaranda: Otras crónicas globales sobre el hundimiento del guardacostas Naiguatá - Runrun
Runrunes de Bocaranda: Otras crónicas globales sobre el hundimiento del guardacostas Naiguatá

 Otras crónicas globales sobre el hundimiento del guardacostas Naiguatá

En todas queda claro que la patrullera embistió al crucero varias veces y con mucha velocidad para torcer su rumbo, sin percatarse de que era un reforzado barco rompehielos para navegar entre icebergs.

Tres nuevas reseñas sobre el incidente entre el RCGS Resolute y el Guardacostas Naiguatá detallan otros aspectos del incidente en alta mar. El título que tiene el trabajo de Popular Mechanics firmado por Kyle Mizokami no tiene desperdicio: “NO DEBERÍAS EMBESTIR UN CRUCERO CONSTRUIDO PARA RESISTIR EL HIELO MARINO”.

Escribe: “Se envió una lancha patrullera venezolana para interceptar el crucero Resolute, disparando tiros de advertencia y embistiéndolo varias veces en su proa. El crucero, construido para operar en aguas infestadas de icebergs, sufrió daños menores y navegó a un lugar seguro mientras el patrullero venezolano se hundía. No fue reportado ningún herido en el evento. El buque de patrulla en alta mar de la Armada venezolana Naiguatá, enviado a interceptar un humilde crucero se hizo daño accidentalmente el lunes. Después de embestir el casco reforzado de acero del crucero RCGS Resolute, el bote patrullero se hundió (la buena noticia: no hubo heridos).

El Resolute sufrió solo daños menores porque fue reforzado para soportar aguas infestadas de icebergs. Al parecer, la tripulación del Naiguatá no se dio cuenta de que el casco del Resolute es más fuerte que el promedio debido a su casco resistente al iceberg. El sitio web del barco describe el casco como “chapado de acero de alta densidad” para permitirle navegar en “grandes aguas cargadas de hielo”. El buque de la Armada se acercó con gran velocidad al lado de estribor en un ángulo de 135 ° y colisionó deliberadamente con el RCGS RESOLUTE. El buque de la armada continuó golpeando la proa de estribor en un aparente intento de girar la cabeza del barco hacia las aguas territoriales venezolanas.

Si bien el RESOLUTE RCGS sufrió daños menores, sin afectar la navegabilidad del barco, ocurre que el barco de la marina sufrió daños severos al hacer contacto con la proa bulbosa reforzada del crucero de expedición de clase de hielo y comenzó a hacer aguas. El Naiguatá terminó hundiéndose. Según Columbia Cruise Services, Resolute permaneció en las cercanías hasta que el Centro de Coordinación de Rescate Marítimo (MRCC), Curazao, la autoridad responsable de los incidentes locales en el mar, le dijo que continuara su viaje. Resolute también afirma que las ofertas para prestar ayuda al barco afectado “quedaron sin respuesta”.

Los astilleros españoles de Navantia construyeron el Naiguatá en 2009 como patrullero costero. El Naiguatá tenía 259 pies de largo, una velocidad máxima de 22 nudos y desplazo de 1453 toneladas. Esta nave también estaba armada con una ametralladora de cubierta rápida de fuego OtoMelara de 76 milímetros, un sistema de arma de cerca Oerlikon Millennium de 35 milímetros y dos ametralladoras calibre .50. Como un barco de superficie, Naiguatá normalmente se embarca con una tripulación de 34.

No está claro lo que sucedió aquí, pero una cosa es cierta: la historia de Venezuela no cuadra. Por un lado, Resolute estaba a 13 millas náuticas de la costa de Isla de Tortuga, y las aguas territoriales se extienden hasta 12 millas. Además, un crucero desarmado que no toma medidas agresivas no puede ser un agresor y cometer “piratería” contra una lancha patrullera armada. Finalmente, el Centro de Coordinación de Rescate Marítimo es una agencia no partidista que tendría registros de ello dando permiso al crucero para abandonar la escena.

 La reseña de The Maritime Executive

Otro comentario en The Maritime Executive, un portal dedicado al negocio marítimo, en su reseña del incidente da cuenta del “choque”. De ella extraigo estos párrafos: “El gobierno de Venezuela identificó la embarcación perdida como la nave patrullera Naiguatá de 1500 toneladas y 80 metros de eslora y ha acusado al RCGS Resolute de abandonar la escena de manera incorrecta después del suceso. “La acción del barco Resolute se considera cobarde y criminal, ya que no asistió al rescate de la tripulación, en violación de las regulaciones internacionales que conciernen al rescate de vidas en el mar”, se lee en el comunicado.

En una segunda declaración atribuida al presidente venezolano, Nicolás Maduro, el gobierno de Caracas alegó que el Resolute chocó con la patrullera Naiguatá en un “acto de agresión y piratería”. Además, el gobierno especuló que no podía descartar que el RCGS Resolute “transportara mercenarios para atacar bases militares en Venezuela, descargándolos allí en alta mar”. Es decir que la paranoia del régimen ha venido aumentando tras la pandemia de la COVID-19 y las medidas del gobierno de los Estados Unidos de desplegar sus fuerzas navales para “combatir el narcotráfico en el Caribe”.

Un barco alemán

Para finalizar, el portal de la Deutsche Welle titula así: “Barco de la Marina venezolana embiste a crucero alemán y se hunde”. Con esta afirmación nos damos cuenta de que el barco, aunque tenía la bandera de Portugal desplegada en su popa, es propiedad de una empresa registrada en Alemania. En su informe DW sigue: “El Resolute fue “objeto de un acto de agresión de la Marina de Venezuela”, dijo la empresa Columbian Cruise Services, con sede en Hamburgo”. Igualmente desmienten la afirmación de Nicolás Maduro de que el suceso fuera “un acto de terrorismo y piratería”.