¿Lleno de dudas y deudas? El ferry de Albamar sigue varado en La Guaira - Runrun


Leyendo el extraordinario y muy completo reportaje que en la edición de El Mundo Economía y Negocios de ayer jueves firman los colegas Génesis Arévalo y Jesús Hurtado sobre el ferry de la empresa Albamar parado en el puerto de La Guaira hace casi dos años, quiero enfatizar algo que publiqué en mi columna Runrunes de El Universal el pasado mes de septiembre del año 2010.

En dos columnas de los días 7 y 9 de ese mes hice mención al tema del ferry que fue comprado a través de una empresa mixta entre empresarios venezolanos y argentinos y el estado venezolano.

El reporte que aparece en EMEN completa con abundancia la información y los cuestionamientos que se siguen haciendo sobre la nave entre cuyas “nimiedades” está el consumo de combustible que para apenas un viaje entre La Guaira y Margarita requiere de 100.000 litros de diesel y la contaminación del ambiente marino.

Esta nota lateral al reporte es importante:

“Cola de Sirena: Hoy se sabe que Albamar tiene como dueños a Guillermo Silva, Alejandro Gómez, Jorge Tarifa y Damián Mitelman, los dos últimos de nacionalidad argentina con empresas que operan en Venezuela. Mitelman además de presidir Albamar dirige la empresa de televisión por cable Inter. La página web del SENIAT  describe que la empresa Albamar no está inscrita en el organismo. Tampoco aparecen Ferryven, Ferrymar o el Consorcio Marítimo Venezolano, nombres con los cuales también se ha designado públicamente la empresa. Una fuente cercana al barco suministró el RIF J-08024094 que tampoco aparece registrado.”Es el RIF que aparece en los documentos, no miento. ¿Será que esa gente está metida en algo raro?, se pregunta la fuente.”

Reproduzco aquí mis dos comentarios en Runrunes y el comienzo del trabajo reporteril cuyo texto completo está en la edición del jueves 29.

El Universal, martes 7 de septiembre de 2010:

¿FERRY O BINGO?

Como ha pasado en otras oportunidades, en estos 11 años de ofrecimientos y promesas de hacer, entregar, inaugurar, cambiar, expropiar o invadir, donde el “prometer a futuro condicionado” ha sido lo único permanente en la diarrea verbal presidencial. Hace meses el caudillo nos anunció un nuevo ferry para la ruta La Guaira-Margarita. La nave, comprada entre el Gobierno y empresarios privados gracias a un gigantesco crédito que con facilidades les consiguió el entusiasta gobernador de Vargas, el general José Luis García Carneiro, está anclada desde el pasado 18 de diciembre en el puerto de La Guaira. Un ferry muy grande y moderno que permitiría el traslado de pasajeros, vehículos livianos y carga pesada a la isla en solo cinco horas. En un Aló Presidente, Chávez hizo el anuncio de que a principios de 2010 arrancaría “el fenomenal servicio socialista”. Hasta ahora nada se mueve ni nadie informa. Los rumores son variopintos. La empresa Ferrymar señaló hace meses que el retraso se debía a la necesidad de construir una rampa para facilitar la entrada de los vehículos porque la que utilizaba Conferry no era compatible con las dimensiones del nuevo barco. En marzo, García Carneiro había señalado que comenzarían los viajes de prueba. Hasta ahora no han soltado las amarras del ferry al puerto. Las autoridades dijeron estar preparándose para certificar el uso de la nueva rampa y realizar desde la embarcación un Aló Presidente pensando en que Hugo Chávez formaría parte de los invitados para el viaje inaugural hasta la isla. La fecha anunciada era abril. Las interrogantes provienen de datos ciertos. Hay algunos en las páginas del portal rojito aporrea.org, el calado es muy grande para llegar al puerto margariteño; la rampa para montar los carros hay que construirla y tendría más de 100 metros y nada se ha hecho; el negocio se hizo, supuestamente, con intereses preferenciales y como descuento de las cargas de impuesto sobre la renta; Cadivi otorgó los dólares preferenciales y transcurridos tres años la nave se puede vender al mejor postor y a dólares en el extranjero si no la usan. Hoy el ferry sirve de bar y sitio de reunión para amigos de la revolución. Un rumor es que podrían convertirlo en una sala de bingo o de espectáculos. ¿Estará al tanto el caudillo del negocio? ¿Será munición para Diosdado en su guerra con el gobernador varguense? ¿Por qué no explican en qué estado están las cosas? El secretismo no ayuda…

Luego, dos días después, publiqué una “aclaratoria” que me solicitó uno de los accionistas de la compañía propietaria Jorge Tarifa:

El Universal, jueves 9  de septiembre de 2010:

“…FERRYVEN:

Conversé con sus directivos. Me aclaran que no han recibido ni un dólar preferencial ni hay exoneración de la inversión para el impuesto sobre la renta. El costo del ferry HSS Discovery es de $60 millones y requiere una rampa especial para poder cumplir con los objetivos trazados de acceso vehicular en 30 minutos. Estos trabajos pueden durar hasta un año. Los estudios del muelle están por terminarse y esta semana traerán rampas provisionales para pasajeros. La nave puede llevar 1.400 pasajeros sentados, 80 gandolas de 40 toneladas c/u y 160 carros o en su defecto llevar 360. Podrían comenzar llevando pasajeros mientras se terminan los trabajos. Sus planes apuestan a otros puntos de Venezuela y las Antillas Neerlandesas. Achaco la desinformación a la guerra interna del PSUV en el litoral…”

Por ello reproduzco aquí este segmento:

EL MUNDO ECONOMIA Y NEGOCIOS

Jueves 29 de Septiembre de 2011

El ferry más rápido del mundo sigue parado y sin ganar flete

29/09/2011 09:36:12 a.m.

| Génesis Arévalo / Jesús Hurtado.- Mientras el Gobierno expropia la emblemática Conferry y estatiza el principal medio de transporte entre la isla de Margarita y tierra firme, el HSS Discovery, el ferry más rápido -y uno de los más grandes- del mundo sigue inerte en el puerto de atraque 23 de La Guaira.

Todavía a la espera de la prometida apertura de la ruta que unirá al litoral central con el mayor destino turístico del país.

Las razones de este retraso se desconocen a ciencia cierta, pero a hurtadillas se habla de que el catamarán de fabricación irlandesa enfrenta no pocos problemas ambientales, logísticos y hasta económicos que -según fuentes que prefirieron el anonimato- serán “imposibles de superar”.

“Todo lo que pueda decir es mera especulación, porque por mucho esfuerzo que hemos hecho para obtener información del barco, solo hemos obtenido silencio”, afirma Cipriana Ramos, directora de la Cámara de Comercio de La Guaira, cuyo comentario coincide con los de otros dirigentes gremiales y vecinos varguenses.

Un barco grande y cómodo

En 2009, en pleno apogeo de las elecciones regionales, llegó el ferry HSS Discovery de bandera bahamesa al litoral central, procedente del puerto de Guanta, Anzoátegui. Allí fue rotulado como registrado en Puerto La Cruz.

Adquirido a la naviera sueca Stena Line por 55 millones de dólares, el barco es por mucho la más grande embarcación de pasajeros del país: sus 126 metros y 19.638 toneladas de peso permiten transportar 400 vehículos (100 gandolas entre ellos), y  1.500 pasajeros en sus dos cubiertas. Cuenta con cinco restaurantes, sala de cine, tiendas, espacio  de lectura y conexión a Internet.

“La premisa de la organización es brindar al usuario todas las comodidades posibles al abordar”, acotó en su momento Alejandro Gómez, representante del componente privado de Albamar, empresa de capital mixto propietaria del ferry.

Pero, a casi dos años de su arribo, el barco no ha hecho la primera travesía. “Se ha dicho que es por la falta de rampas especiales para el embarque de pasajeros y autos, lo que quiere decir que desaparecieron las que a un costo de varios millones de dólares instaló  Conferry, cuando cubría la ruta La Guaira-Margarita”, acota Eduardo Quintana, presidente de Fedecámaras Vargas.

En efecto, la expropiada empresa instaló una serie de rampas hoy inexistentes para permitir el atraco de sus barcos hasta 2006, cuando el derrumbe del viaducto I de la autopista Caracas-La Guaira derrumbó también la posibilidad de una ruta permanente.

“El Discovery no está hecho para funcionar en puertos venezolanos porque abre hacia los laterales, lo que requiere de una rampa especial que encaje perfectamente”, afirma José Luis Hernández, presidente de la Cámara de Comercio de La Guaira.

Ello concuerda con lo dicho por representantes de Albamar, quienes aseguran que se requieren rampas para el descargue de personas y vehículos, pero también aguas servidas y repostar combustible. Estas rampas fueron prometidas para septiembre de 2010, sin que hasta ahora la oferta se haya materializado.