Runrunes de Bocaranda - Runrun

RUNRUNES DE BOCARANDA

Runrunes de Bocaranda: ALTO - ¿NI NETFLIX NI SERIES TURCAS?

¿NI NETFLIX NI SERIES TURCAS?

Guardo la explicación del por qué de esta interrogante para el final y así comenzar lo que bien pudiera ser una historia digna de esa empresa que tiene hoy 182 millones de suscriptores en todo el mundo.

Lo que me conmina a escribir estos runrunes se refiere a otra empresa, también mediática y americana, como es DirecTV. El capítulo que me toca bien podría arrancarlo desde el día en que abrió operaciones en Venezuela desde la sede de su Centro Satelital y su Control Maestro ubicada en terrenos detrás de Venevisión, en la Colina de los Caobos.

Ese 17 de junio de 1994 tuve la suerte de ser el maestro de ceremonias de su apertura, donde participaron sus directivos estadounidenses y Gustavo Cisneros, presidente de Venevisión y socio de la empresa local. La pulcritud y máxima tecnología que se mostró ese día hacía parecer ese Control Maestro tanto como una sala de operaciones clínicas, tanto como la sala de lanzamiento de cohetes tripulados en Cabo Kennedy.

Maravillados quedamos todos ese día al sentir que nuestro país se insertaba a toda velocidad en el anhelado primer mundo. Ilusión que comenzó a desbaratarse desde 1999 y a pasos apresurados hasta lo que me hace escribir hoy.

La empresa estadounidense, más adelante en 2015, fue adquirida por la AT&T en una transacción por un valor de más de $ 67.000.000.000. Es precisamente esta empresa la que asume la decisión de retirar sus servicios en Venezuela cuando el gobierno de Nicolás Maduro se niega a sacar de su parrilla los canales Globovisión y PDVSA-TV. El primero, por estar sancionado por la OFAC su propietario Raúl Gorrín, y el segundo por las sanciones a la petrolera que el Departamento del Tesoro de EE. UU. anunció el 28/1/2019, bloqueando todas las propiedades y activos de PDVSA bajo jurisdicción estadounidense y prohibiendo las transacciones de individuos estadounidenses con la compañía. No se permiten transacciones con estas dos empresas.

PDVSA-TV fue creada bajo el mandato de Rafael Ramírez Carreño con la excusa de ser un canal para la comunicación y educación del personal de la petrolera. Sus transmisiones internas llegaban a todos los auditorios de la empresa y fue en una de ellas donde afirmó su famosa frase: “PDVSA es roja-rojita”.

Detrás subyacía su verdadera intención, la cual no era otra que su promoción diaria para ser el candidato del chavismo… “que no tiene gente de talla presidencial”. ¿No es cierto?…

¿POR QUÉ GLOBOVISIÓN?

Así dijo la nota de AP: “Según la medida dictada el 8 de enero de 2019 por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, el empresario y magnate Raúl Gorrín tiene un año para deshacerse de sus acciones en Globovisión, el principal canal privado de televisión en Venezuela. Globovisión está entre 24 propiedades vinculadas a Gorrín que están ahora sujetas a sanciones estadounidenses según la nueva medida. Los miembros del régimen venezolano han saqueado miles de millones de dólares mientras el pueblo venezolano sufre”, declaró ese día el secretario del Tesoro Steven T. Mnuchin.

En otro párrafo: “Globovisión era un canal privado abiertamente opuesto al gobierno venezolano, pero eso cambió una vez que Gorrín consiguió la presidencia de ese medio en 2013”. Como nada se hizo desde entonces la acción seguía vigente. Con el transcurso del tiempo fueron observando que se ignoraba la decisión pues no solo en ese canal, sino en todos los relacionados con el régimen se discriminaba a la disidencia.

Así fue como, poco a poco, en los últimos años fueron sacando del espectro radioeléctrico -obligando a todas las cableoperadoras, incluida DirecTV, a retirar, apagar y censurar aquellos canales que defendían la democracia y el debate de las ideas.

Por ello desparecieron entre otros medios de radio y TV: CNN en Español, NTN24, NuestraTele, Caracol TV, CableNoticias, CNN-Chile, Americana de TV, 24Horas Chile, El Tiempo TV, Blue Radio, Antena 3 (¿que regresó a la grilla tras ofrecer entrevistas a Maduro?), la alemana informativa y educativa Deutsche Welle, DW, (que regresó días después tras las quejas del gobierno de Alemania).

Al mismo tiempo obligaron a DirecTV a colocar RT, la televisora oficial del gobierno de Rusia y una cantidad de canales del gobierno, desde los militares con FANB-TV pasando hasta Corazón Llanero (una ONG de un exedecán de Chávez quien al lado de Maduro es personaje clave para los ascensos de uniformados o para conseguir que Nicolás los reciba).

Bodrios a nivel político con la visión unidireccional del régimen cívico-militar. Otros canales obligatorios: Telesur, Vive, ANTV, TLT, TVES, Canal I, VTV, ConcienciaTV, VEPACO TV, CCCTV y Globovisión. Ya antes habían perdido la apuesta por la televisión digital abierta, TDA, que como todo lo que comienzan terminó mal. El abandono del satélite Simón Bolívar fue el primer autogol del gobierno. Este con DirecTv es el segundo. Veamos la historia a continuación

El desaparecido satélite Venesat-1. Foto de la Agencia Bolivariana para Actividades Espaciales, ABAE, en Latam Satelital

¿ASESINADO EL SATÉLITE SIMÓN BOLÍVAR?

Así tituló el colega Víctor Suárez, especializado y muy respetado en tecnología y comunicaciones, su crónica para Runrun.es el pasado 25 de marzo.

Allí señalaba que “Venesat 1, de fabricación china a un costo superior a los 400 millones de dólares, debía funcionar hasta 2024, pero sucumbió 3 años y 7 meses antes de su fecha de caducidad. Muy a su pesar, el régimen se ha visto obligado a recurrir a la empresa norteamericana Intelsat, para que no caiga su plataforma de propaganda. Casi todos los servicios de televisión y radio que funcionaban con el satélite Venesat 1 fueron transferidos ayer 24 de marzo al satélite norteamericano Intelsat 14, como medida desesperada del régimen de Maduro ante la agonía y muerte prematura de su nave insignia. Ha fallecido el ‘Simón Bolívar’, vilmente asesinado en el espacio”.

Sigo con la cita: “Venesat 1, de fabricación china a un costo superior a los 400 millones de dólares, fue lanzado el 29 de octubre de 2008 y entró en operación tres meses después en la órbita 78 grados Oeste. El proveedor Corporación Industrial China Gran Muralla había garantizado rendimiento continuo durante 15 años para servicios venezolanos de radio, televisión y datos de banda ancha, pero un fallo de origen, advertido por expertos a las autoridades de Conatel y Cantv antes de su negociado, construcción y puesta en órbita, redujo en poco más del 20 % su vida útil. De manera que si el Venesat 1 debía funcionar perfectamente hasta 2024, ha sucumbido 3 años y 7 meses antes de su fecha de caducidad”.

Así se explica ese primer autogol rojo-rojito…

¿CUÁNTOS “SUSCRIPTORES”?

El régimen, con la toma de las instalaciones de la multinacional americana, se ha topado con algo muy distinto a lo que fue la toma de la planta de Clorox (por cierto, la empresa más rendidora en utilidad y servicios en la pandemia desde Norteamérica hasta China, donde se agotaron sus inventarios) o la de Kellog´s y sus Corn Flakes.

DirecTv tenía en Venezuela su servicio más barato en el mundo. Hubo solidaridad con nuestra realidad. Solo $2 al mes contra $35 en otros países. Demostrando que aquí perdían dinero en su operación. Estaban quebrados desde hace unos años no solo con el cambio oficial, sino con la regulación que no les permitía aumentar las mensualidades de alquiler de equipos. Cosas del cambio rojo-rojito.

Un suscriptor promedio de DirecTv en nuestro país puede tener de uno a 3.5 decodificadores pagos en su hogar. En los barrios pueden llegar de 25 hasta 45 personas por “deco” pues estos son usados como matriz para señales piratas de DirecTv y de todas las cableras (esto no entra en las estadísticas de Conatel, donde dicen que DirecTv alcanza solo al 45 % del país). Con los datos de este mercado negro se llegaría a más del 60 %. Unos 16 millones de televidentes fieles a la trasnacional (creo que los cacerolazos nocturnos en los barrios y comunidades dicen mucho).

Todo esto conllevó a que desde el mismo día del retiro de la señal el propio Maduro estimulara callado una negociación, una discusión al menos, con la transnacional estadounidense. Y en medio del supuesto diálogo amenazarlos y cumplir con demandarlos ante el ilegítimo TSJ, prohibir la salida del país de sus directivos y tomar las instalaciones tanto del edificio de oficinas como del avanzado y complejo centro del manejo satelital.

Creen que con meter allí unos capitostes militares van a poder recuperar la señal para toda Venezuela.

Ya vimos en las redes sociales algunos sicofantes amenazando con decomisar en los hogares las antenas y los decodificadores propiedad de DirecTv. Bolserías motivadas al trancazo que significa, de un día para otro, de golpe y porrazo, que el Gobierno quede huérfano en su hegemonía comunicacional (Rizarrita “el austríaco” dixit) impuesta en dos décadas de acoso, censura y prisión a gente de los medios, periodistas y dirigentes gremiales, retiros de pasaportes, prohibiciones de salida del país, tumbar la señal en la web o acusaciones sin fundamento.

Es el pan nuestro de cada día para quienes ejercemos el periodismo en todo tipo de medios de comunicación.

¿EMPÁTICOS vs P€CUNIARIO$?

Dice el refrán “la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida”. Así podríamos definir el primer encuentro entre los personeros de la empresa con los altos funcionarios del régimen venezolano.

Mientras los “malignos gringos” manifestaban su pesar por tener que tomar tan dura decisión en momentos tan difíciles para los venezolanos, no solo por la pandemia actual sino por todos los problemas que venimos confrontando desde hace unos años como la falta de luz, de agua, de alimentos y medicinas (razones por las cuales sabían era cuesta arriba aumentar las mensualidades), los representantes de Maduro arrancaron diciéndoles de plano “si quieren aumenten las tarifas y cobrar en dólares háganlo… ¿cuánto?.. 20, 30, 100 o lo que quieran, pero regresen las operaciones de nuevo”.

Es decir, les importa un bledo que el sufrimiento del pueblo para poder conseguir esas cantidades mensuales agobie a las familias, cuya única ventana al mundo era ese decodificador, su antena y su televisor.

Runrunes de Bocaranda: BAJO - DIRECTV NO ES RCTV DIRECTV NO ES RCTV
DirecTv, un autogol del régimen. Foto en Adncuba.com

DIRECTV NO ES RCTV

Si bien es cierto que aquel día aciago para la libertad de información y entretenimiento de los venezolanos, el 27 de mayo de 2007, la pérdida de la señal de Radio Caracas Televisión nos impactó a todos sus televidentes y mucho más a los que habíamos trabajado en ese canal (a mí me tocó hacerlo en Decisión 73, El observador, Lo de hoy  y A puerta cerrada) el cierre de una señal como la de DirecTV, que alcanzaba casi 200 canales de opciones tan variadas de entretenimiento, información, educación y hasta porno, es hoy aquel disgusto elevado a la “n potencia” en medio de la crisis más seria de los últimos siglos en el globo y, peor aun, adentro de Venezuela.

De allí lo que más arriba comenté sobre los cacerolazos nocturnos en los barrios más pobres de todo el territorio nacional. Su abanico de opciones para todas las edades a un precio irrisorio y pagable se ha perdido. El encierro en cuarentena con una pandemia que nos inunda y asusta con solo salir a la calle, multiplica por miles los estragos que en muchos de nosotros puede dejar la covid-19.

Las ventanas que nos abría daban para todos. ¿Pensó el régimen en todas las consecuencias antes de calibrar lo fácil que hubiera sido desconectar a Globovisión y a un canal cuasi inexistente como la petrolera que le da su nombre? Veamos…  

CUCHILLO PARA SU CUELLO

La excusa que dieron Maduro y sus pendencieros para alegar la imposibilidad de sacar los dos canales cuestionados era que no podían hacerlo, pues entonces había que tumbar todas las señales del sistema.

Un audio que está en las redes donde conversan los sicofantes Mario Silva y Andrés Eloy Méndez da cuenta de que cuando este último presidía Conatel le tocó sacar a CNNE del aire: “Fue el 19 de abril de 2017, día de un golpe preparado (*que nunca ocurrió), yo exigí a los directivos de DirecTv que sacaran del aire a CNN, y ellos de una manera contumaz pidieron un procedimiento administrativo que se les envió pero alegaron que debían mandarlo a Atlanta”. Luego de achacarles que estaban confabulados con un canal colombiano, otro de Argentina y CNN.

Más adelante cuentan que, con autorización de Maduro, Reverol y El-Aissami, se metieron en la sede de DirecTV: “fuimos a máster y demostramos que físicamente se podía sacar CNNE y no había nada que esperar de Atlanta. Sacamos a CNNE y a los otros dos canales de Argentina y Colombia sin problema”.

Esta confesión tumba la declaración del régimen cuando, ante el pedido de sacar a Globovisión y a PDVSA-TV, alegaron que sería “imposible sacar esos dos canales pues era una operación muy difícil de realizar sin daños a la plataforma”. Otra mentira más.

¿Qué habrá sentido el Mazo sin la audiencia semanal acostumbrada en todos los medios controlados u obligados?

LA PRIMERA REACCIÓN

Resumiendo: por no querer retirar los dos canales cuestionados, Maduro acabó con todo DirecTv. El informe que tiene que presentar DirecTv ante sus directivos en El Segundo, California ha de tener unas líneas que parecerán de ciencia ficción, humor negro, ingenuidad, torpeza o desconocimiento de la realidad tecnológica que nos rodea 24/7.

Apenas uno de los jefes de Conatel se enteró el 19/5 de que la empresa estadounidense cerraba sus operaciones, lo único que se le ocurrió fue pedirle a quien le comunicó la decisión: “por favor, ¿pueden dejar Netflix al aire que es el canal donde mi presidente Maduro ve a diario las series, especialmente las turcas?”. ¿Lo ascenderán?

Runrunes de Bocaranda: ALTO - NICOLÁS EN LA TORMENTA PERFECTA

Leo, escucho y veo en estos dos meses de cuarentena diferentes exámenes, conversas, razonamientos, transmisiones en vivo (vía Zoom, la herramienta global más utilizada en pandemia), charlas y cuestionamientos variopintos desde distintas organizaciones, individuos, medios, personalidades, analistas, grupos empresariales y políticos, haciendo ejercicios sobre la realidad que vivimos y el cambiante futuro que espera a la humanidad.

De las notas tomadas en estos dos meses, referente al Gobierno venezolano y el coronavirus, hago una recopilación: “El fascinante mundo de la meteorología nos brinda la expresión ‘tormenta perfecta’ para definirnos cuando una situación se ha agravado inusual y drásticamente debido a la confluencia en tiempo y lugar de una serie de eventos que normalmente no se presentan juntos”.

Este razonamiento viene al caso porque en los últimos días tres extraordinarios expertos y analistas explican con mentalidad analítica, científica -sin pasiones ni emociones-, lo que actualmente vivimos en Venezuela y los tres, sin ninguno saber lo de los otros dos, han coincidido en que para aspirar a entender lo que hoy ocurre en Venezuela debemos apelar al término o expresión “tormenta perfecta”.

Para sorpresa nuestra, los tres enjundiosos expertos han coincidido en que esta tormenta perfecta venezolana es de diseño, de autoría propia del actual inquilino del Palacio de Miraflores, Nicolás Maduro.

Primero, la pandemia

La epidemia del coronavirus llega a nuestro país encontrándonos en la más precaria situación financiera, es decir, sin ahorros, sin flujo de caja y, dramático, sin capacidad ni solvencia alguna de pedir prestado. Ya hay países que han montado solicitudes de auxilio y financiamiento y han obtenido favorable respuesta. Otros han apelado a sus propios ahorros o capacidades internas de generar dinero. El autor de esta, nuestra realidad, es Nicolás Maduro, hegemón desde 2013 de nuestras finanzas o lo que queda de ellas.

Segundo, la ruina

La locomotora que pudiera ayudarnos a empujar y salir de esta eventualidad generando caja, garantizando préstamos, facilitando financiamientos, Petróleos de Venezuela, está en la ruina, desmantelada, endeudada, inoperante, incapacitada inclusive de pagarle al fisco nacional a tiempo. Recordemos que no hace mucho PDVSA era una de las cinco primeras empresas petroleras del mundo. El autor de esta realidad es Nicolás Maduro, en solidaridad con la gestión de su antecesor, el difunto Hugo Chávez Frías. Ambos encontraron a la industria produciendo más de 3 millones de barriles diarios de petróleo y hoy no llega siquiera a 700.000 barriles por día.

Tercero, sin producción nacional

El aparato productivo nacional -desde el campo hasta los servicios pasando por la industria- opera a cerca del 30 % de lo que es su capacidad real. Es decir, por mucho que quieran, los denominados “actores económicos” están incapacitados para satisfacer los bienes y servicios que apoyarían a la población venezolana a transitar la pandemia del coronavirus con un mínimo de sus necesidades básicas satisfechas. El autor de esta realidad es Nicolás Maduro, con sus ya incontables leyes habilitantes, programas de reactivación de inspiración cubana y expresados a través de expropiaciones, cierres, tomas, regulaciones, confiscaciones con un esquema de ejecución en la cual la corrupción y la ineficiencia son sus dos mayores características.

Cuarto, el desplome de los servicios básicos

Los servicios básicos que mayormente benefician a las poblaciones menos favorecidas, como son agua, luz, transporte y seguridad, hoy solo reflejan atentados contra la sobrevivencia y el bienestar de las mayorías. Comunidades y barrios sin electricidad, urbanizaciones en la propia ciudad de Caracas sin agua y los servicios de transporte, urbano y extraurbano, sin capacidad de movilizar a los ciudadanos. No existen los eficientes acueductos de antes. La corrupción acabó con el sector eléctrico y hasta el Metro de Caracas, orgullo de los venezolanos, es hoy zona roja. ¿El creador y promotor de esta eventualidad?, pues Nicolás Maduro quien bajo su única discrecionalidad designó a todo un elenco de incapaces que destruyeron estos servicios.

Quinto, la peor infraestructura sanitaria de América Latina

La pandemia mundial del coronavirus aterriza en nuestro país mientras los organismos rectores de la sanidad a nivel mundial señalan que, hoy por hoy, la venezolana es una de las peores infraestructuras prestatarias de servicios de salud de América Latina. Hospitales en ruinas, sin dirección científica ni médico asistencial. Equipamiento destruido. Fuga de cerebros a su máxima expresión. El personal profesional y auxiliar sin dotación ni asistencia social. “Un hospital sin agua o sin luz simplemente no es un hospital. No puede ser un hospital. Hay que llamarlo de otra manera”, señalaba un experto. “El sistema hospitalario venezolano es uno de los más vulnerables de América Latina”, describió otro especialista.

¿Quién es el responsable? Pues la ya difícil de seguir lista de ministros de salud que -bajo el cobijo de una supuesta ayuda mil millonaria de dudosos médicos provenientes de La Habana, Cuba- ha logrado que la desasistencia y la mala calidad de la medicina se adueñe de estas instalaciones. “Más allá de la opacidad e inconsistencia con que el régimen maneja desde hace muchos años las cifras y datos del sector salud, no es aventurado afirmar que en todo el sector público no hay más de 90 camas de terapia intensiva con sus correspondientes ventiladores en buen estado” indicó en estos días un experto en una trasmisión satelital.

Sexto, sin gasolina

Para terminar de definir “la tormenta perfecta”, Nicolás Maduro personaliza la incapacidad que tienen ahora todas nuestras refinerías para producir gasolina y, simultáneamente, sea su persona el obstáculo infranqueable para que el sistema internacional pueda suministrar con regularidad este bien al parque automotor e industrial venezolano.

Hoy agricultores, ganaderos, industrias, comercios, colegios, autobuseros y taxistas se ven en la necesidad de pagarle a un uniformado de verde entre uno y dos dólares por litro para que en un mercado negro se pueda disponer de 20 o 30 litros de gasolina, luego de participar en interminables colas por ocho y nueve horas.

Esta es la tormenta perfecta que estamos viviendo innecesariamente. Es la tormenta perfecta de quien ocupa Miraflores. Con mucha precisión lo definió recientemente uno de nuestros más destacados economistas de rango internacional: “… fácil es explicar cómo salir de esto, lo difícil es comprender cómo llegamos, cómo llegamos a esta tormenta perfecta…”

Rurunes de Bocaranda: MEDIO – El DR. MICHEL PENFOLD, PIES EN TIERRA
El Dr. Michael Penfold, especialista en políticas públicas y de gobernanza: “El problema central que tiene Venezuela es que el régimen percibe que no tiene más opciones que resistir en el poder”. Foto en WilsonCenter.org

PIES EN TIERRA

Así podría definir al Dr. Michael Penfold especialista en políticas públicas y gobernanza con amplia experiencia en asesorías a diferentes países de la región a través de las últimas décadas. Este egresado del IESA y de la Universidad de Nueva York estuvo en las directivas de Conapri y la CAF.

En una entrevista con la colega Blanca Vera Azaf, en HispanoPost, Penfold hace un crudo y realista análisis de la crisis venezolana. De sus palabras extraigo algunos de los puntos más relevantes para el momento que vivimos bajo el Gobierno de Maduro:

“Es evidente que el país enfrenta un deterioro económico, político y social tan pavoroso -cuyo origen está en una revolución que quiere aferrarse al poder a cualquier costo- que hace que la dinámica de supervivencia del régimen y la política de una parte importante de la oposición de promover un quiebre interno por la vía de la fuerza nos haya terminado llevando cada vez más cerca de una espiral de violencia política.

Lo preocupante es que esa dinámica muy probablemente se mantenga por un tiempo, pues nadie tiene incentivos reales de abandonarla mientras este conflicto político continúe teniendo un carácter existencial y el país continúe en una dinámica de grandes ganadores y grandes perdedores.

El problema central que tiene Venezuela es que el régimen percibe que no tiene más opciones que resistir en el poder y que eso tiene menos riesgos que abandonarlo;

Y la oposición piensa que la única forma de lograr una transición democrática es por medio de crear capacidades que hagan que las amenazas sean creíbles o simplemente incrementando el costo de sostenerse a través de más sanciones.

Estamos viviendo literalmente una guerra de supervivencia política. El problema es que esa dinámica, cuya principal causa fue el desmontaje de toda la institucionalidad democrática del país y el haber cerrado las salidas constitucionales y electorales para sostener por la fuerza a la revolución, hizo que el costo social y económico de este proceso sea el mismo que el de un país con una guerra civil.

El tema no es retórico. El lenguaje político de guerra tiene consecuencias, y lo viven los venezolanos con una crisis humanitaria como nunca la ha tenido América Latina; y esa es quizás la peor herencia del chavismo, el haber concebido la política de esa forma. Todo o Nada. Amigo y Enemigo. Revolución o Muerte. La oposición tampoco ha sabido responder adecuadamente frente a esa dinámica del lenguaje.

Guaidó llegó donde lo hizo no solo por la presión internacional exclusivamente. Antes de que Guaidó ascendiera a la presidencia de la Asamblea Nacional, ya había mucha presión internacional, pero todos pensaban que la oposición venezolana estaba liquidada. Ese diciembre fue probablemente uno de los más tristes de la historia contemporánea.

Curiosamente, su sorpresivo ascenso en enero de 2019 se logró porque se había realizado un trabajo previo en el plano doméstico de muchos meses y contra grandes intereses políticos. Se cerró filas alrededor del pacto parlamentario, se logró enmarcar la crisis institucional alrededor de la falta de legitimidad de los comicios presidenciales de mayo de 2018, se logró denunciar el cerco institucional a la Asamblea Nacional y se movilizó a la sociedad para restaurar el orden constitucional y buscar una salida democrática. Solo luego vino el apoyo internacional. En el fondo, se trazó una línea política orientada a construir una coalición nacional por la democracia.

Sin embargo, muy pronto, ese objetivo fue sustituido por una estrategia de ambivalencia que se resume en “todas las opciones están sobre la mesa e incluso debajo de la mesa”, que subrepticiamente volvía a privilegiar lo internacional y la fuerza por encima de lo doméstico; lo cual le ha permitido a grupos avanzar con iniciativas que han sido muy problemáticas como la del puente Simón Bolívar o el 30 de abril o con la construcción de amenazas creíbles, como el TIAR, que han terminado siendo muy contraproducentes, o esta última exploración que hace quedar a grupos internos muy radicales, que parecieran operar incluso fuera del G4, explorando salidas insurreccionales financiadas quien sabe cómo.

Tampoco ha ayudado creerse en la práctica que se es un Gobierno cuando no tienes de facto control sobre el territorio. A mí me parece que la imagen de Guaidó saltando una verja para entrar a la Asamblea Nacional es mucho más poderosa como político que un Guaidó en flux con una bandera de Venezuela luciendo como un presidente que en la práctica no existe o caminando por alfombras rojas por todo el mundo.

La oposición al aceptar ser Gobierno se burocratizó, al ponerse a gastar se arriesgó a escándalos por corrupción, al no montarse sobre el tema humanitario se volcó sobre las sanciones, se olvidó de que estaba liderando una rebelión democrática y social, y se montó en una retórica también muy belicista (de más sanciones, narcoestado e incluso intervención) auspiciada por diversos factores nacionales e internacionales.

Lo que quiero decir es simple: la oposición debe volver a construir su estrategia sobre sus verdaderas fortalezas y no sobre unas debilidades en las que nunca va a poder superar al régimen.

Y esas fortalezas vienen dadas por la amplitud de una coalición política y social; por su capacidad de movilizar a la población para buscar una salida electoral; apuntalando la única institucionalidad democrática que queda en el país que es la Asamblea Nacional; conectándose socialmente con los problemas de la gente y las regiones; impulsando la legitimidad que tiene la demanda social de restaurar el orden constitucional y democrático y alineando a toda la comunidad internacional detrás de ese objetivo y no solamente fijando una política exterior perfectamente acorde con los intereses, muchas veces electorales, de Estados Unidos por más importante que ese apoyo pueda resultar”.

Runrunes de Bocaranda: BAJO – OPERACIÓN GEDEÓN… DE COMIQUITAS

OPERACIÓN GEDEÓN… DE COMIQUITAS

El trabajo de investigación de Tal Cual y otros medios libres detalló cómo “La Operación Gedeón”, nombre con el que se conoció el plan que buscaba derrocar al gobernante Nicolás Maduro, fue frustrada en las playas de La Guaira la mañana del 3 de mayo. Dicho trabajo destaca que con más de un mes de antelación el dirigente oficialista Diosdado Cabello desvelara, el 28 de marzo de 2020, toda la trama conspirativa en su programa Con el mazo dando.

Ese día, en un programa especial transmitido el sábado 28 de marzo en vez del acostumbrado día miércoles, Cabello detalló “una operación –planificada en el extranjero– con la que se pretendía detener a Nicolás Maduro y otras autoridades para entregarlas al Gobierno de Estados Unidos”.

Uno de los actores principales de la operación Gedeón era el mayor general Clíver Alcalá Cordones, en situación de retiro desde 2013 y quien desde 2016 se mostró crítico al gobierno de Maduro. El 26 de marzo de este año –después de que el Gobierno venezolano diera detalles de la supuesta conspiración y que la administración de Donald Trump ofreciera 15 millones de dólares por él tras ser vinculado al narcotráfico–, Alcalá grabó un video explicando parte del plan. Por ello el régimen se ufanó de haber desvelado, atajado y eliminado a buena parte de los “mercenarios” que llegaron en unas pequeñas lanchitas con motor fuera de borda hasta la playa de Macuto y otros que fueron capturados en la playa de Chuao, en el estado Aragua.

El resultado fue “una chapuza de operación” -que pareció una broma malvada para acabar con la vida de algunos conspiradores- de la mano de un exmilitar estadounidense del que no se sabrá -por ahora- de qué lado jugaba. Un individuo con antecedentes y operaciones muy cuestionadas en varias partes del globo.

Como cualquier personaje de Soldiers of fortune o un carnavalesco Rambo, esta funesta figura, Jordan Goudreau, hasta llegó a invocar un supuesto contrato con firmas de gente cercana a Guaidó donde aseguraba que si fracasaba -la absurda operación con supuestamente 800 hombres que iba a infiltrar en Venezuela- también le debían pagar varios millones de dólares. Llegó inclusive a anunciar por las redes sociales su planeada operación.

El asunto fue lo más parecido a una charada si no fuera por los lamentables muertos y la violación a los derechos humanos que de seguro sufrirán los detenidos en la Colonia Tovar y Puerto Cruz. El plan así lució marcado por el régimen de principio a fin y anunciado en detalle, no en uno, sino en varios programas de los medios oficialistas. Las impolíticas -y carentes de toda estrategia- apariciones de colaboradores y asesores de Guaidó en CNNE y demás medios internacionales tampoco ayudaron al sector opositor.

Luego vinieron unas declaraciones poco convincentes por no decir torpes. Siguió el propio Juan Guaidó, quien trata de enmendar la plana a posteriori señalando el 12/5 que manejaba información de que militares “hacían labores de contrainteligencia en el exilio para promover a la dictadura. Hemos reunido toda la evidencia para demostrar el financiamiento de esta operación ante la justicia internacional… el régimen logró con esa incursión financiada, asesinar a personas, desaparecer cuerpos y sembrar presos”.

Pasan los días y, en vez de destituirse a los supuestos firmantes Vergara y Rendón desde el primer momento que se supo públicamente de la contratación del mercenario, se optó por solicitarles sus renuncias, argumentando con palabras muy formales y poco convincentes.

En resumen, están ocurriendo situaciones extrañas en el sector opositor -por ejemplo, el fallido alzamiento militar del 30 de abril de 2019 que permitió inclusive que archienemigos militares se volvieran a hablar- un tanto chapuceras, improvisadas y de una inocencia supina ante un régimen que hace todo lo posible por aferrarse al poder y eliminar toda disidencia, toda libertad, toda información que no convenga a sus intereses o lo desnude ante el mundo.

A estos lamentables sucesos se les vincula con el incremento de lo que se ha dado por denominar “falta de conexión con la agenda de la gente.” Pareciera que hay sectores convencidos de que son suficientes YouTube, Facebook o Instagram para tener relación con el pueblo, sin evaluar que cada día estas herramientas se ven más reducidas ante la escasez de teléfonos inteligentes y la conexión a redes en las zonas populares.

Igualmente, son muchos los analistas políticos y los estudiosos del entorno opositor que les achacan muchas de esas erradas decisiones “al partido” o a “los partidos”. No se entiende cómo, después de tantas fallidas situaciones, las directivas de los partidos no se ponen de acuerdo. Todo ello tiene una lamentable y directa consecuencia: influyen en el deterioro de la imagen de Juan Guaidó, quien sabe el riesgo de perder todo lo sembrado y cosechado en los ámbitos nacional e internacional.

Mientras, nos preguntamos: ¿será la escasez de gasolina la que decida la duración del confinamiento, que aprovecha el régimen para contener a la población en sus muy variopintas protestas en todo el territorio nacional? Protestas que reflejan el estado de sobrevivencia y la rabia de los venezolanos por la falta de agua, gasolina, luz, comida, trabajo, medicinas y transporte. Todos estos renglones están cada día peor.

Sin mencionar la desatada delincuencia que en las oficiales “zonas de paz” como Petare, en Caracas, presencian a diario los enfrentamientos entre bandas armadas que controlan los barrios que -en algunos casos- muestran mejor armamento y equipos que las fuerzas militares y policiales sin que el gobierno accione contra ellas. Complicidades muy peligrosas para el resto de los venezolanos.

Igual de grave es que estos desafortunados eventos dejan en un segundo o tercer plano la pandemia de covid-19 que asfixia al globo terráqueo, con lo que eso significa para un país donde las crisis hospitalaria, de salud y de alimentación tienen años empeorando.

MÁS DATOS DE LA PANDEMIA

Surgen nuevos grupos en países elogiados por exitosas luchas de coronavirus. A medida que el mundo se enfrenta a la pandemia, varias naciones en Asia han sido reconocidas por la forma de frenar la propagación dentro de sus fronteras. Pero frente al coronavirus, la victoria puede ser esquiva y fugaz.

Y a medida que varios países ejecutan acciones para levantar las medidas destinadas a frenar la propagación de la covid-19, los funcionarios de la Organización Mundial de la Salud instan a los gobiernos y al público a mantener una “vigilancia extrema” para evitar una nueva ola de infecciones.

Singapur, que alguna vez fue un modelo por su velocidad y eficiencia en el rastreo de los contactos de personas infectadas, ha visto sus casos aumentar a más de 23.000 a medida que el virus se propagó en dormitorios para trabajadores extranjeros…

* Funcionarios en Wuhan, la ciudad china donde comenzó el brote y que celebró su reciente apertura tras más de dos meses de encierro, dijeron que evaluarían a los 11 millones de residentes después de que se confirmaron seis nuevos casos esta semana. El nuevo grupo de casos, el primero registrado allí desde abril, estaba relacionado con un hombre que se enfermó en marzo pero no fue examinado. Se recuperó y luego cayó enfermo nuevamente el mes pasado.

En el norte de China, la ciudad de Shulan, cerca de la frontera con Rusia, ha sido declarada de “alto riesgo” después de que 15 personas fueron infectadas, en casos que se remontan a una mujer de 45 años. Pero aún no está claro cómo atrapó el virus…

* Las autoridades volvieron a cerrar una ciudad completa debido a un rebrote de COVID-19. Los ciudadanos de Jilin solo pueden abandonar el lugar si puede verificarse que dan negativo al test de SARS-CoV-2 y se ponen en cuarentena, anunció el gobierno de esa provincia este miércoles 13/5. La ciudad nororiental de Jilin es la capital de la provincia del mismo nombre y está a unos 1000 kilómetros de Pekín. Allí se registraron 6 nuevos contagios a nivel local, y la ciudad ya acumula una treintena de nuevos casos en la última semana. Por eso, las autoridades decidieron suspender todos los servicios ferroviarios (incluido el tránsito) desde este miércoles y hasta nuevo aviso, como medida de prevención. También cerraron los cines y los gimnasios…

* Y en Corea del Sur, que ha sido pionera en el uso de tecnología para el rastreo de contactos, han surgido más de 100 casos nuevos después de que un hombre infectado visitó bares y clubes en un distrito de vida nocturna de Seúl. El alcalde ordenó que los locales nocturnos se cerraran indefinidamente…

* En Rusia la agencia oficial de noticias Tass señaló que Dmitry Peskov, el poderoso portavoz del Kremlin y mano derecha de Valdimir Putin por más de veinte años, es el enfermo número 232.243. Él mismo señaló: “Confirmo que sí, me he enfermado. Estoy recibiendo tratamiento”.

Como se sabe, antes que Peskov, también contrajeron el virus el primer ministro Mijáil Mishustin y los ministros de Construcción y Cultura, Vladimir Iakushev y Olga Liubimova. Peskov aclaró que no había visto al presidente Vladímir Putin desde hace más de un mes. Él suele viajar con el mandatario y trabaja a su lado en Moscú.

En Rusia ya van 2212 muertos por covid-19. Los casos de infectados han aumentado en los últimos días, amaneciendo el 13/5 con 10.028 nuevos infectados. Casi una semana liderando las cifras de nuevos contagios en el globo…

* También en la Casa Blanca hay preocupación por la covid-19 tras dar positivo al virus una asistente del vicepresidente Mike Pence. El propio Trump, hablando con reporteros con mascarillas en el Rose Garden de la Casa Blanca, sugirió que Pence estaba en cuarentena después de que Katie Miller dio positivo. Ella encabeza la Fuerza de Tarea de Coronavirus de la Casa Blanca. Desde entonces, tres miembros del grupo de trabajo entraron en cuarentena voluntaria: el experto en enfermedades infecciosas Anthony Fauci, Robert Redfield, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, y Stephen Hahn, jefe de la Administración de Alimentos y Medicamentos…

* La OMS y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en un documento publicado el 30 de marzo, explican que no consideran el uso de las pruebas de anticuerpos -Wondfo- como un método adecuado para la confirmación o el diagnóstico de los nuevos casos de COVID-19. Tampoco el Instituto de Medicina Tropical de Antwerp en Bélgica. 

Los médicos explicaron que uno de los problemas con las pruebas rápidas Wondfo, aplicadas en Venezuela, es que no presentan los títulos (qué cantidad de anticuerpos se han producido en la persona a la que se le toma la muestra de sangre). 

Argumentó que los anticuerpos se producen de manera lenta y el doctor debe entonces interpretar el resultado con base en las características del paciente y del momento clínico en el que éste acude a la revisión. “Por ejemplo, si tú te presentas al doctor y no hay otra prueba sino la de sangre (la rápida o serológica) y te la hago, pero tú tienes tres días de enfermedad y me sale un resultado negativo, la interpretación de esa prueba es: o tú no tienes la enfermedad, o tú tienes la enfermedad y no has desarrollado anticuerpos”, detalló. “Por eso es que son importantes los títulos. Pero una prueba como esta, similar a una prueba de embarazo, que me dice sí o no, no presenta esos títulos. Entonces, tienes que aplicar la parte clínica y ver si la persona tuvo o no tuvo síntomas, pero sabemos que esta enfermedad (COVID-19) puede tener muy pocos síntomas o síntomas poco reconocibles”, agregó.

Venezuela ha estado regalando estas pruebas Wondfo a varios países del Caribe…

* Mientras aumenta la desesperación por volver a tierra, un grupo de unos 14 tripulantes inició el fin de semana una huelga de hambre en el Navigator of the Seas, un crucero de la corporación Royal Caribbean anclado en el puerto de Miami.

Los huelguistas exigen que la empresa los envíe a casa, después de haber pasado más de dos meses sin tener noticias de su eventual repatriación. “A estas alturas, nos sentimos rehenes” dijo un tripulante, bajo condición de anonimato, al diario local Miami Herald, que reportó primero la huelga. “Esta compañía tiene que entender que no somos cajas de comida que puede mover de un lado a otro”.

A mediados de marzo, todos los cruceros fueron suspendidos hasta nuevo aviso. Los que tenían pasajeros consiguieron desembarcarlos luego de complicadas negociaciones, pero los tripulantes que quedaron a bordo han estado desde entonces en un limbo.

Solamente en torno a las aguas estadounidenses hay 104 cruceros con un total de 71.900 tripulantes a bordo, confirmó la semana pasada a la AFP la Guardia Costera estadounidense. También el domingo tripulantes del Mariner of the Seas encontraron a un colega muerto de “causas naturales” en su habitación, confirmó a la AFP un portavoz de Royal Caribbean…

* Las autoridades médicas en EE. UU. están recomendando, poco a poco, hacer más actividades al aire libre, guardando la distancia entre los participantes pues han comprobado que las posibilidades de infección disminuyen en sitios abiertos donde el aire circule. Eso sí, advierten, ojo con las manillas, cerraduras o pasamanos pues el coronavirus sobrevive muchas horas en esas superficies…

Runrunes de Bocaranda: ALTO - LA COVID-19 SÍ ATACA EL CEREBRO
El coronavirus entre las células. Imagen de Laboratorio Rocky Mountain del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infeccionas de EE. UU., originalmente en BBC Mundo.

LA COVID-19 SÍ ATACA EL CEREBRO

El médico venezolano Alberto Paniz-Mondolfi, especialista en Microbiología y Virología, es el integrante de un equipo de médicos en uno de los más respetados hospitales del mundo, el Mount Sinaí de Nueva York, y quienes descubrieron y comprobaron que la COVID-19 ataca al cerebro de los infectados.

Este profesional, Paniz-Mondolfi, y sus colegas demostraron cómo el coronavirus llega a atacar el cerebro de los contagiados. En entrevista que le hice para mi programa en Éxitos 99.9 y para Runrun.es, donde esto escribo, pude dialogar con este gran profesional y de cuya familia soy amigo desde la infancia y la vecindad en la Alta Florida de Caracas.

Alberto está especializado en Microbiología y Virología y es director asistente del laboratorio de microbiología de la “Icahn School of Medicine” del Hospital Mount Sinaí de Nueva York. El equipo pudo observar y demostrar la presencia del virus en el tejido cerebral y cómo este accede “a través de las células endoteliales de la barrera hematoencefálica”.

En el diálogo que sostuvimos nos dijo que es la primera vez que se puede comprobar el virus Sars-CoV-2 (originario de China) en el cerebro.

Para el médico este descubrimiento “fue una mezcla de espionaje médico y un hallazgo afortunado, muy valioso e inesperado”. Leyendo en la Internet sobre el Sars-CoV-2 (Coronavirus 2 del Síndrome Respiratorio Agudo Grave) se dice que sería el causante de la enfermedad por coronavirus de 2019 (COVID-19). Este virus al inicio fue llamado 2019-nCoV (del inglés 2019-novel coronavirus). Hago esta acotación pues nuestro entrevistado se refiere varias veces al SARS.Cov-2.

Días antes, Paniz-Mondolfi escribió en la revista médica Journal of Medical Virology un trabajo donde indicaba que este último virus podía causar complicaciones neurológicas. Con frecuencia se pueden ver sus artículos médicos en las revistas especializadas. Aquí el último precisamente sobre nuestro país en pandemia:

“INFORME MUNDIAL DEL IMPACTO DE COVID-19 EN VENEZUELA”

Leímos con interés el “Informe mundial sobre el impacto de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) en los migrantes venezolanos”:

“Estamos totalmente de acuerdo en que la pandemia de COVID-19 tendrá un impacto negativo en los venezolanos que se han refugiado en países vecinos. Se está desarrollando una situación desalentadora dentro de Venezuela, que merece atención internacional inmediata. Hace casi 2 años, después del colapso de los servicios de atención médica y los múltiples brotes simultáneos de enfermedades reemergentes, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. emitieron la recomendación actual de que los viajeros deben evitar todos los viajes no esenciales a Venezuela. La llegada del Coronavirus 2 del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS-CoV-2) es por lo tanto un desafío importante para los sistemas ya frágiles del país.

El colapso económico en Venezuela y la falta de inversión en atención médica ha disminuido drásticamente la cantidad de camas de hospital para atender a su población de casi 30 millones de personas.

El inventario de camas hospitalarias (23.762 camas) publicado por el Gobierno venezolano el 23 de marzo de 2020 sobreestima la disponibilidad porque la mayoría de los centros de salud públicos están funcionando actualmente bajo cierre técnico, debido a la insuficiencia de equipos esenciales, consumibles, inventarios de medicamentos y escasez de calificados profesionales de la salud.

Estimaciones de la Encuesta Nacional de Hospitales Venezolanos y la Red -no gubernamental- de Defensa de la Epidemiología de Venezuela colocan el número de camas de cuidados críticos aproximadamente en 720 en todo el país. Los hospitales en algunos países de altos ingresos no han tenido suficientes ventiladores para apoyar a sus pacientes críticos. En Venezuela, conocemos a trabajadores de la salud en todo el país que están altamente preocupados por las dificultades desproporcionadas en la prestación de asistencia de ventilación para pacientes con COVID-19.

Para el 26 de febrero de 2020, solo había 102 ventiladores en los 23 estados y el Distrito Capital; la mitad de estos se ubicaron en hospitales de la capital, Caracas, y la otra mitad se distribuyeron de manera desigual en el resto del país. Está claro que la demanda de camas y ventiladores en los hospitales de Venezuela superará rápidamente la capacidad de los pacientes con COVID-19.

Trágicamente, el declive de los sectores industrial y de la construcción y el agotamiento de los recursos afectarán la capacidad de Venezuela para emprender la construcción temporal o aumentar las capacidades hospitalarias. La pobre infraestructura energética, que ha causado apagones sostenidos en todo el país, y una escasez generalizada de combustible complicarán aun más la capacidad de Venezuela para enfrentar la pandemia de COVID-19.

Además, la ausencia de agua corriente para el 20 % del país y el suministro irregular para el 70 % afectarán severamente las medidas de higiene necesarias para la contención del SARS-CoV-2. El impacto de la crisis humanitaria en curso en la fuerza laboral de atención médica de Venezuela amplifica la incapacidad del país para hacer frente al COVID-19.

La Federación Médica Venezolana (FMV) ha declarado que al menos 30.000 profesionales médicos han abandonado el país en la última década, lo que contribuye a la escasez de especialistas. Además, el Gobierno venezolano continúa amenazando a los médicos y trabajadores de la salud con represalias si hablan públicamente sobre los casos de COVID-19.

El primer caso de COVID-19 en Venezuela fue reportado el 13 de marzo de 2020. Hasta el 28 de abril de 2020, ha habido 329 casos confirmados, informados a través de fuentes gubernamentales; sin embargo, este número podría subestimarse debido a las pruebas insuficientes y también a reportes insuficientes.

La situación empeorará si el gobierno venezolano continúa suprimiendo los datos epidemiológicos pertinentes, prohibiendo las iniciativas de control de enfermedades y obstaculizando el apoyo humanitario internacional. A medida que la capacidad de atención de salud se reduce, el país continuará enfrentando una crisis epidemiológica en la que la mayoría de los venezolanos soportarán un escenario invencible de epidemias concurrentes”. Fin del informe.

LÁGRIMAS DE CONTAGIO

Otro hallazgo importante es el de los investigadores del Imi Spallanzani de Roma, Italia. Pues aislaron el coronavirus en las lágrimas de una paciente, comprobando así que el virus está presente y es potencialmente infeccioso en las secreciones oculares de los infectados.

La publicación se hizo en la revista Annals of Internal Medicine. Allí se explica cómo utilizaron un hisopo ocular en un paciente que había dado positivo y que también tenía conjuntivitis general luego de pasar 3 días en el hospital. “El virus fue detectado en hisopos oculares días después de que fuera indetectable en los hisopos nasales”.

Del mismo modo los investigadores confirmaron a través de pruebas de laboratorio que la muestra del virus obtenida de los ojos de la paciente estaba replicando, por lo que representaba un foco de infección. Luego de realizar los estudios y hacer oficial el descubrimiento se le comunicó a la Organización Mundial de la Salud.

Los científicos explican en el artículo que “los fluidos oculares de los pacientes contagiados por coronavirus pueden contener virus infecciosos” por lo que pueden ser una fuente potencial de infección. Esto invita a los oftalmólogos a utilizar el equipo de protección adecuado cuando realicen los exámenes.

También refuerzan la importancia de las medidas de control: evitar tocarse la nariz, la boca y los ojos y lavarse las manos con frecuencia, ya que la mucosa de los ojos -además de ser una entrada del virus- puede ser fuente de contagio. “Se necesitarán más estudios para verificar cuánto tiempo continúa activo el virus y si es potencialmente infeccioso en las lágrimas”. Además, solo el aislamiento del patógeno en un cultivo celular puede demostrar su capacidad infecciosa, dijeron los expertos.

El presidente Donald Trump firma un memorando, el miércoles 11 de marzo de 2020, para el Secretario de Salud y Servicios Humanos sobre la disponibilidad de máscaras faciales. Foto oficial de la Casa Blanca / Tia Dufour.

PA´ LANTE Y PA´ TRAS

Quizás es una de las características más relevantes del presidente estadounidense Donald Trump, quien trata por todos los medios de sobreponerse a la crisis de la COVID-19 teniendo en la mira su reelección presidencial en los comicios del próximo noviembre. Esta fecha aún pendiente hasta que se disminuya, controle o se descubra la vacuna para el virus de esta pandemia.

Por estos días las encuestas no lo han favorecido al analizar su comportamiento frente a la COVID-19. Desde presentarla como solamente una gripe más, al comienzo de los casos, hasta ordenar una tardía cuarentena. Ambos factores inciden en los estudios de opinión. Sus peleas o discrepancias con el equipo gubernamental de salud o el grupo de acción más cercano en torno al virus, han contrastado. La última fue la destitución de Rick Bright, un funcionario del área gubernamental de vacunas, quien era el director de la Autoridad de Investigación y Desarrollo Avanzado Biomédico.

El funcionario alegó que fue degradado porque planteó preocupaciones de salud por un medicamento promovido repetidamente por el presidente Trump y otros funcionarios de la administración como una posible cura para el coronavirus.

Era la hidroxicloroquina y, según Bright, el presidente quería que atendiera a un amigo suyo de un laboratorio que la producía. El afectado señala que lo sacaron por darle prioridad a la salud y a la ciencia.

Otro escritor, Mark Thiessen, señalaba en The Washington Post: “Sin embargo, esta semana, Estados Unidos alcanzó un hito sombrío cuando el número de muertes por la pandemia de coronavirus superó los 75.000. Ahora que una pandemia mucho peor, por varias veces, que los atentados del 11 de septiembre ha sucedido en la nación, debemos preguntarnos: ¿por qué siempre tiene que aparecer una tragedia para despertarnos al peligro?

Antes del 11 de septiembre, teníamos muchas señales de advertencia de que nuestra patria estaba en peligro. Los terroristas habían lanzado una serie de ataques cada vez más intensos: el ataque de 1993 contra el World Trade Center; el ataque de 1996 contra las torres Khobar en Arabia Saudita; los bombardeos de 1998 a las embajadas estadounidenses en Kenia y Tanzania y el ataque del 2000 contra el navío USS.Cole en Yemen. A pesar de las advertencias, no tomamos el peligro que se avecinaba lo suficientemente en serio, y fuimos sorprendidos sin preparación el 11 de septiembre.

Lo mismo es cierto con la COVID-19: el brote de SARS de 2002; el resurgimiento de la gripe aviar H5N1 en 2003; el brote de gripe porcina H1N1 2009; el brote del 2012 MERS; el brote del Ébola de 2014. A pesar de las advertencias, no tomamos el peligro lo suficientemente en serio, y fuimos atrapados sin preparación para este COVID-19. Al menos el 11 de septiembre teníamos excusas para sorprendernos. Pocos podrían haber pensado que los terroristas armados con cortadores de cajas de cartón convirtieran los aviones en misiles y los usaran para atacarnos aquí en casa. El hecho de no anticipar el 11 de septiembre fue, como Pearl Harbor, un fracaso de la imaginación. Pero no se requería imaginación para prever la pandemia de coronavirus de hoy.

En noviembre de 2005, después de los brotes de SARS y gripe aviar, trabajé en un discurso que pronunció el presidente George W. Bush que describía nuestra estrategia nacional de pandemia. Advirtió: ‘Los científicos y los médicos no pueden decirnos dónde o cuándo ocurrirá la próxima pandemia, o qué tan grave será, pero la mayoría está de acuerdo: en algún momento, es probable que enfrentemos otra pandemia. Nuestro país ha recibido una advertencia justa de este peligro para nuestra patria y tiempo para prepararse’.

Sin embargo, aquí estamos, casi 15 años después, atrapados sin preparación por la pandemia que todos sabíamos que se avecinaba. Entonces, ¿cómo fallamos tanto? Muchos culpan a la lenta respuesta inicial de la administración Trump, pero al igual que con el 11 de septiembre, las fallas se extienden mucho más allá.

En 2003, se creó la Reserva Estratégica Nacional para tener suministros listos de respiradores, máscaras, equipos de protección, ventiladores y camas de hospital. Pero las existencias nacionales se agotaron en 2009 durante el brote de H1N1 y nunca se reabastecieron por completo. ‘No recibimos fondos para reemplazar esas máscaras y los equipos de protección que utilizamos para la gripe H1N1’, dijo el exdirector de Arsenales Greg Burel a CBS News, dejando hoy a todos los hospitales en apuros.

La historia detrás de la escasez de ventiladores de hoy es aun más irritante. El New York Times informa que, en 2008, la administración Bush lanzó un proyecto para almacenar ventiladores para una pandemia, y en 2009 la administración Obama contrató a una compañía de California para proporcionar 40.000 de ellos. Pero en 2014, la compañía se retiró del contrato sin entregar un solo ventilador. Entonces el gobierno comenzó de nuevo con un nuevo contratista.

La Administración de Drogas y Alimentos tardó otros cinco años en firmar un nuevo diseño de ventilador, y el gobierno no hizo un pedido de 10.000 ventiladores hasta diciembre de 2019, el mes en que comenzó el brote de COVID-19. Perdimos más de una década debido a la incompetencia del Gobierno y su burocracia.

Las preguntas necesitan respuesta: ¿Por qué fallaron nuestros sistemas de alerta temprana, permitiendo que el virus ingresara a nuestro país y se propagara más rápido que nuestra capacidad de contenerlo? ¿Por qué la FDA no tenía un sistema para desarrollar y desplegar rápidamente los elementos (kits) para pruebas inmediatas, lo que nos costó seis semanas críticas durante las cuales el virus pudo haber sido contenido? ¿Por qué no reponemos ya nuestra reserva nacional de esos elementos? ¿Y por qué permitimos la externalización de cadenas de suministros médicos críticos, dejándonos sin la capacidad doméstica de producir rápidamente equipos de protección personal, hisopos de prueba y ventiladores? Una recomendación que hacen varios analistas de la crisis. Cuando la pandemia finalmente pase, sin duda habrá una comisión para examinar estas y otras preguntas.

Repararemos tardíamente los agujeros en nuestro sistema, tal como lo hicimos después del 11 de septiembre. Pero en este momento, el número de muertos continúa aumentando. Como explicó Bush en 2005: ‘Una pandemia es muy parecida a un incendio forestal: si se detecta temprano, podría extinguirse con daños limitados; si se le permite arder sin ser detectado, puede convertirse en un infierno que se extiende rápidamente más allá de nuestra capacidad de controlarlo’. Debido a una década de fracasos, ahora estamos en medio de ese infierno, esperando que el fuego se apague solo. Y no hay excusa para ello”.

En esta columna citamos hace unas semanas el discurso de G. W. Bush y las razones burocráticas que hicieron que tras el 11S se dedicaran fondos y esfuerzos a la lucha contra el terrorismo islámico y se olvidara la debilidad presente en materia de asistencia de urgencias médicas nacionales.