A 48 horas del regreso de Chávez, la prensa global muy pendiente de qué pasa en Venezuela - Runrun

A 48 horas del regreso de Chávez, la prensa global muy pendiente de qué pasa en Venezuela

EFE_cHAVEZcUBA.jpg

¿CUÁNDO SE JURAMENTARÁ HUGO CHÁVEZ? ¿Será un acto público o privado? ¿Cuándo se dejará ver la cara? ¿Cuál es el parte médico oficial? Todas estas preguntas son abordadas por la prensa global.

A continuación destacamos algunas de ellas:

 EFE

‘Bastaría con una expresión escrita o un gesto’ para que Chávez jure el cargo

Los chavistas sostienen que jurará ‘cuando esté bueno y sano’

La oposición insiste en que se debe cumplir con este acto cuanto antes

El regreso del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha reabierto la discusión sobre dónde y cuándo debería producirse el acto de toma de juramento para el periodo 2013-2019 de Gobierno, una ceremonia que podría incluso hacerse en la habitación del hospital en que se encuentra desde que llegó este domingo al país.

Constitucionalistas consideran que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que deberá tomar juramento a Chávez, puede constituirse en cualquier punto del territorio nacional y que la condición de magistrados de sus integrantes daría por sí misma el carácter público al acto independientemente de dónde se haga.

Un día después del regreso del presidente, las especulaciones se multiplican alrededor de la jura. Mientras desde el chavismo se sostiene que el presidente tomará juramento “cuando esté bueno y sano”, como dijo el dirigente Aristóbulo Istúriz, desde la oposición se insiste en que se debe cumplir con el acto, que según la Constitución debería haberse producido el pasado 10 de enero.

El TSJ estableció en un fallo emitido el 9 de enero que Chávez podía tomar juramento una vez que se recuperara de la enfermedad, considerando ese acto una formalidad innecesaria para un presidente reelegido.

Además, determinó que sería el propio TSJ el órgano encargado de la toma de juramento, dado que el artículo de la Constitución que prevé que ese acto se celebre el 10 de enero ante la Asamblea Nacional establece que si por algún “motivo sobrevenido” el presidente no pudiera hacerlo ante el Parlamento lo hará ante el máximo tribunal.

Para el abogado constitucionalista Gustavo Tarre “el inmenso disparate” que, en su opinión, significó la sentencia del TSJ, ha dejado este escenario en el que Chavez “se pueda juramentar más o menos cuando quiera”.

“Todo esto lo que pone en evidencia es que tenemos un jefe de Estado que públicamente está en la plenitud de ejercicio de todas sus atribuciones y poderes, pero que en la práctica no está en capacidad de hacerlo”, dijo.

Acto público o privado

En su opinión, la Constitución “no prohíbe” la posibilidad de que Chávez pueda tomar juramento en cualquier lado, pero subrayó que “la naturaleza del acto clama por que sea público”.

“Si lo hace en privado habrá algunos testigos por calificados que estos sean, pero el país no tendrá una evidencia directa del compromiso asumido por el presidente”, indicó. El constitucionalista, Gerardo Blyde, alcalde del opositor municipio caraqueño Baruta, indicó al canal Globovisión, que la toma de juramento de Chávez “debería ser ya: el presidente regresó y si el tribunal sostiene que el presidente está hábil (…) para gobernar también tiene que estar hábil para juramentarse”.

Blyde señaló que no hay precedentes de un presidente que no se juramentara de manera “privada”, al subrayar que el acto de toma de juramento “permite a todos los ciudadanos tener certezas” sobre el momento del inicio del Gobierno y de los actos válidos el gobernante.

No obstante, para Blyde es posible la toma de juramento en privado. “Yo creo que sí, en casos extremos un presidente puede ser juramentado en privado ante quien le dé fe pública a ese juramento y los magistrados, nos guste o no, los magistrados del TSJ tienen la capacidad de dar fe publica”, dijo.

En el mismo sentido se manifestó el constitucionalista Hermann Escarrá, quien recordó que “nada impide el ejercicio del poder nacional en cualquier lugar de la República” y el judicial es uno de los Poderes del Estado.

Escarrá indicó que el ex presidente Carlos Andrés Pérez no tomó juramento de su segundo mandato en la Asamblea Nacional sino en un céntrico teatro caraqueño. Agregó que ahora el acto de jura debe ser ante el TSJ y es ese órgano el que tiene que establecer la “formalidad” que debe seguirse para el juramento, que, no obstante, en su opinión, debería hacerse ante la Sala Plena de esa órgano.

“No existe una norma en particular que señala que el presidente debe dar un discurso o decir ‘sí juro’, bastaría con una expresión escrita o un gesto”, señaló.

El País

Chávez recibe tratamiento en un hospital de Caracas convertido en búnker

El mandatario está ingresado en el Hospital Militar Carlos Arvelo, inaugurado en los cincuenta y con una planta reservada para los jerarcas del régimen

El Hospital Militar Carlos Arvelo de Caracas guarda desde el domingo el verdadero alcance de la enfermedad del presidente venezolano, Hugo Chávez. Lo conocen los gobernadores chavistas, que ayer asistieron a una reunión con el vicepresidente, Nicolás Maduro, y el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, en la que fueron informados de la evolución del cáncer; lo sabe también el presidente de Bolivia, Evo Morales, que viajó a la capital para tratar de descifrar el secreto mejor guardado del Caribe.

Y lo intentan conocer los partidarios del presidente, que desde el lunes se congregaron cerca del centro de salud para celebrar su regreso. Ayer se retiraron siguiendo órdenes de la alta jerarquía del Partido Socialista Unido de Venezuela, que pidió “respetar el entorno del presidente”. La vigilia se ha trasladado ahora a las plazas Bolívar de Venezuela.

No es la primera vez que Chávez es internado en el Hospital Militar, inaugurado por el dictador Marcos Pérez Jiménez en 1956. Allí se enfrentó a la tercera fase de su tratamiento entre agosto y septiembre de 2011 y fue operado de la vista en 1993. Esos detalles tal vez no sean ahora del todo importantes. Al margen de la calidad de su plantilla médica, el Hospital Militar Carlos Arvelo reúne todas las condiciones para que se mantenga el misterio: un piso, el noveno, que solo atiende a oficiales de alto rango, custodiado por la Policía Militar, a la que se ha sumado, según medios locales, agentes de inteligencia, camuflados entre un personal que tiene acceso parcialmente restringido al lugar donde está el presidente.

Situado al oeste de Caracas y muy cerca de los enclaves chavistas más radicales, el centro es una estructura que, como casi todas, exhibe en su fachada una imagen enorme del mandatario acompañada de expresiones como “Revolución, independencia, salud o nada”. En los Gobiernos anteriores solo podían ser atendidos militares activos o retirados, junto a sus familiares. Era una taza de plata en medio de la decadencia del sistema de salud público, pero no era —ni es— una institución especializada en el tratamiento del cáncer.

Chávez integró el centro a uno de sus programas sociales, Barrio Adentro, y desde entonces, los signos de deterioro se han acrecentado. “Y al ampliar el número de pacientes tiene que disminuir la calidad”, agrega el exministro de Defensa Fernando Ochoa Antich.

La llegada de Chávez hizo madrugar a la oposición. Las inesperadas noticias sobre el comandante-presidente siempre suceden en la madrugada. A esa hora fue su puesta de largo, el 4 de febrero de 1992, cuando comandó la intentona golpista contra Carlos Andrés Pérez. Tarde en la noche, el 14 de abril de 2002, regresó a Miraflores después de que militares leales lo repusieran en su cargo tras la asonada encabezada por el empresario Pedro Carmona Estanga. Y regresó a Venezuela, este 18 de febrero, a las 2.30, acompañado por sus familiares cercanos.

Dos horas después, mientras los caraqueños aún dormían, ya estaba en su habitación del Hospital Militar Carlos Arvelo. “Volvió, volvió, volvió!”, escribió el ministro de Información, Ernesto Villegas, en su cuenta de Twitter, casi al mismo tiempo que lo hicieron dos de los principales jerarcas del régimen: Diosdado Cabello y el ministro de Ciencia y Tecnología, yerno también de Chávez, Jorge Arreaza.

Su regreso ha puesto de relieve nuevamente la batalla por la sucesión, un tema que el Gobierno no rehúye. El domingo, el periodista y exvicepresidente José Vicente Rangel citó en su programa de televisión los resultados de una encuesta hecha por la firma Hinterlaces, que asegura que el delfín de Chávez, el vicepresidente Nicolás Maduro, sacaría 14 puntos de ventaja al excandidato presidencial y actual gobernador del estado de Miranda, Henrique Capriles, si ambos llegaran a enfrentarse en las urnas.

 

El Clarín de Argentina

Sin nuevas imágenes de Chávez crecen las dudas en Venezuela

Su regreso rodeado de silencio provoca interrogantes sobre su salud y su tratamiento

Después de 10 semanas en Cuba rodeadas de silencio, el sorpresivo regreso a Venezuela del presidente Hugo Chávez provocó todo tipo de interrogantes, desde sus tratamientos contra el cáncer y cuán delicada es su salud, hasta cuáles son los fines políticos que motivaron su retorno. El gobierno por ahora no difundió nuevas imágenesdel mandatario, pero sus partidarios piden a gritos ver al líder.

Todo comenzó con tres tuits de la cuenta de Chávez el lunes temprano, diciendo que estaba de vuelta en el país. El gobierno precisó luego que el mandatario había llegado a Venezuela a las 2.30 de la madrugada y que había sido trasladado al Hospital Militar de Caracas para continuar su tratamiento.

El gobierno, sin embargo, no difundió imágenes tras el regreso a Caracas. Sus partidarios celebraron en las calles para darle la bienvenida. Algunos dijeron que querían verlo para darse una mejor idea de cómo está Chávez.

“Vengo a visitar a mi presidente, quiero ver a mi presidente”, dijo Alicia Morroy, una costurera de 46 años, apostada frente al hospital militar. “Lo he extrañado mucho porque Chávez es el espíritu de los pobres ”, agregó El ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, había dicho el lunes que Chávez está en un proceso “difícil, duro y complejo” para recuperarse, pero no especificó qué tipo de tratamiento.

El gobierno había dicho que Chávez está respirando mediante un tubo insertado en la tráquea y que por lo tanto tiene dificultades para hablar, pero las autoridades tampoco dieron un informe médico detallado a pesar de las demandas de la oposición.

A pesar de que el vicepresidente Nicolás Maduro suplió algunas funciones de Chávez desde la de cirugía del presidente el 11 de diciembre, él y otros altos funcionarios insisten en que Chávez sigue estando a cargo y que firmó varias de las decisiones gubernamentales en estas semanas.

También ayer llegó a Caracas el presidente de Bolivia, Evo Morales, quien hizo gestiones para visitar a su par venezolano, y luego de varias horas de su arribo fue recibido por Maduro en una reunión con gobernadores oficialistas.

A Morales lo recibió en el aeropuerto internacional de Maiquetía por el viceministro de Relaciones Exteriores, Temir Porras, y luego fue trasladado a Caracas. “Tengo muchas ganas de verlo, pero no queremos perjudicar su recuperación. El pueblo boliviano está alegre por el retorno de Chávez a Venezuela”, declaró Evo.

El hecho de que el lunes no hubiese imágenes nuevas de Chávez provocó muchas de las preguntas aún sin respuesta sobre cómo está en su lucha prolongada con un tipo desconocido de cáncer pélvico.

El mismo ministro Villegas rompió a cantar en la televisión el lunes por la madrugada, feliz por el retorno de Chávez. Los empleados de la televisión estatal se le sumaron, aplaudiendo y celebrando.

También Maduro encabezó ayer una reunión de gabinete en el palacio presidencial, que fue televisada pero que no ofreció detalles adicionales sobre Chávez.

“Triunfará”, dijo Maduro al salir de la reunión, mientras en la señal de televisión se superpuso una imagen del rostro de Chávez.

 

La Nación de Argentina

El gobierno resiste la presión para que jure Chávez

La oposición y los especialistas exigen que el presidente asuma, pero el chavismo dice que no es prioritario

” Hugo Chávez ha regresado para continuar el tratamiento médico, tiene un tiempo que no es político. Los tiempos del presidente ahora no son políticos.”

Las palabras de Rodrigo Cabezas, diputado del Parlamento Latinoamericano (Parlatino) e importante dirigente chavista, resumen el cambio de rumbo del oficialismo tras el retorno del líder a Caracas en la madrugada de anteayer.

El mandatario pasó de estar al “frente del gobierno” y en “pleno ejercicio” de sus funciones en La Habana, como tantas veces repitió el vicepresidente Nicolás Maduro entre enero y febrero, e incluso anteanoche, a una situación de convalecencia, invisibilidad y secretismo para el país.

Tanto es así que Cabezas respondió con exacerbada vehemencia a la petición del cardenal Jorge Urosa, que anteayer, como muchos dirigentes de la oposición, propuso la asunción al mando del presidente, pendiente desde el 10 de enero.

“Lo digo desde mi alma, es una declaración cínica, raya con lo inhumano”, arremetió el diputado, olvidando todo lo dicho por sus correligionarios durante semanas.

La toma de postura del PSUV deja una pregunta en el aire: ¿Cómo es posible que un “presidente en funciones”, según describió Maduro anteayer, que, en las últimas semanas, decretó devaluaciones y ha nombrado ministros, no se pueda juramentar?

“Debería producirse lo antes posible, en cuestión de horas, días, esta semana”, afirmó el constitucionalista José Vicente Haro.

El retorno de Chávez a Venezuela dio por terminado el permiso que la Asamblea Nacional le otorgó para ausentarse por más de cinco días, que finalmente fueron 71.

“El que la Sala Constitucional no haya precisado un plazo no permite concluir que la situación pueda mantenerse indefinidamente. Pese a todo, el requisito de la juramentación sigue siendo exigido en el artículo 231 de la Constitución”, aclaró a LA NACION el académico José Ignacio Hernández.

El secretismo que se prevé para cuando llegue la ceremonia privada de jura también despertó suspicacias. La más contundente fue Blanca Rosa Mármol, ex magistrada del Tribunal Supremo: “En ningún caso tendría sentido una juramentación privada y secreta, puesto que la razón de la juramentación es el inicio del período constitucional y la consagración de la voluntad popular es el presidente electo”.

Para Hernández, “ceremonia privada no es ceremonia secreta. La juramentación no es una especie de rito de esas logias medievales y misteriosas que se llevan a cabo en lugares inhóspitos a horas poco usuales. Debe regirse por el principio de transparencia. Puede ser privada, pero debe ser un acto transparente, del cual se tenga constancia”.

Cuándo, dónde y también cómo. Sobre la mesa política se expusieron las dificultades del presidente para hablar, por culpa de la traqueotomía que sufrió. ¿Podría juramentar sobre la Constitución en tales condiciones? Hernández también tiene respuesta: “El impedimento del habla no es impedimento para gobernar”. Chávez podría incluso jurar por escrito.

La MUD también dejó clara su postura: “El presidente y su familia están dedicados al tratamiento de su enfermedad. Que no nos mienta Maduro cuando insiste en que está en ejercicio de sus funciones”. Varios partidos de la oposición exigieron que la toma de posesión se realice de inmediato.

Transcurridos dos días, Chávez sigue confinado en el Hospital Militar. En silencio y sin tuitear. Mientras tanto, siguen pasando acontecimientos exclusivos de la Venezuela del surrealismo mágico. Uno de los más comentados fue el regalo sorpresa que recibió Rosnaty Ruiz al convertirse en la seguidora número cuatro millones de la cuenta de Twitter del mandatario, @chavezcandanga.

“¡Qué momento tan bello, gracias comandante por tanto amor!”, se emocionó la joven al conocer que el gobierno bolivariano la premiaba con una vivienda.

En un país donde pocos se sorprenden, el politólogo Víctor Maldonado clamó a través de Twitter: “Malversación de fondos y violación de cualquier ética eso de regalar una casa”.

Horas después, llegó el gran golpe de efecto. Acababa el consejo de ministros en el Palacio de Miraflores, repleto de ovaciones y gritos de “¡Volvió, volvió, volvió!”. Maduro comenzó a desabrocharse la camisa, mirando a la cámara, como si fuera una estrella de fútbol. Debajo apareció una camiseta, con los ojos de Chávez y una leyenda. El vicepresidente desplegó su mejor sonrisa y cantó: “Vivirás y vencerás”..

Del editor: qué significa

Por ahora, el chavismo no tiene mucho apuro en aclarar el limbo constitucional en el que gobierna; le sirve a Maduro para asentarse como sucesor.

 

El Universal de México

EU: si Chávez no puede gobernar, debe haber elecciones

Recuerda Estados Unidos que la Constitución venezolana exige que se convoquen a nuevas elecciones en ese país, en caso de que el presidente no pueda ejercer el poder por su salud

Estados Unidos dijo hoy que, en caso de que laenfermedad del presidente venezolano, Hugo Chávez, le impida ejercer permanentemente el poder, la Constitución venezolana exige que se convoquen nuevas elecciones en el país.

“En caso de que el presidente Chávez quede permanentemente inhabilitado para servir, nuestro entendimiento es que la Constitución venezolana requiere que haya una elección para buscar a un nuevo presidente” , indicó hoy la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, en su conferencia de prensa diaria.

Chávez, de 58 años y en el poder desde 1999, llegó el lunes desde La Habana de madrugada y por sorpresa a Caracas para continuar en el Hospital Militar de la ciudad el tratamiento contra el cáncer que le fue diagnosticado en junio de 2011 en Cuba.

“Hemos visto los informes sobre su regreso. Obviamente, corresponde a los venezolanos decidir cómo se va a producir la transición. Ha habido elecciones, pero no ha habido juramento del cargo” , recordó Nuland.

Chávez, reelegido en los comicios de octubre pasado, no tomó posesión el 10 de enero de su nuevo mandato (2013-2019) , como establece la Constitución, porque su estado de salud no le permitía volver a Venezuela desde Cuba, y el Supremo venezolano avaló postergar su juramento hasta que el presidente se recuperara.

Según la Constitución venezolana, solo se celebrarían elecciones anticipadas en caso de falta absoluta del presidente, lo que pasaría, principalmente, por su muerte, su renuncia o su destitución decretada por sentencia del Tribunal Supremo de Justicia.

Una vez declarada la falta, la Carta Magna establece que se debe proceder a una nueva elección dentro de los treinta días siguientes quedando interinamente frente a la Presidencia el titular del Parlamento, si el mandatario no ha sido juramentado, o el vicepresidente, en caso de haber sido ya juramentado.

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios