Los Runrunes de Bocaranda: ALTO: En secreto - Runrun
Los Runrunes de Bocaranda: ALTO: En secreto

EN SECRETO

Así fue la votación que se hizo en Naciones Unidas para seleccionar los países que integrarían la Comisión de los Derechos Humanos. Se esconde así cualquier vergüenza -o rendición de cuentas a los gobernados- por quienes cometieron esa atrocidad cómplice con un gobierno ya sancionado por la máxima autoridad en el tema, como es la Alta Comisionada para los DDHH Michelle Bachelet.

El evento propagandístico del gobierno no tiene asidero moral ni político. Solo es un extraordinario y bien montado efecto de propaganda destinada principalmente a defraudar, desanimar, deprimir y acongojar a los demócratas venezolanos, latinoamericanos y europeos. Los funcionarios de la ONU encargados de velar por el cumplimiento de las recomendaciones en el enjundioso y sustantivo informe Bachelet -que recrimina y denuncia las violaciones del régimen madurista a los derechos universales que van desde la libertad hasta la educación pasando por el respeto a la vida, el manifestar pacíficamente, reclamar los derechos violados y las permanentes y demostradas torturas a los presos, así como la criminalidad reinante auspiciada desde el alto gobierno- seguirán haciendo su trabajo, completando mas detalles a ser presentados en los días por venir y estableciéndose de nuevo en Caracas. Nada de esto dice el gobierno para seguir promocionando “el increíble triunfo de Venezuela en la ONU”.

 

Desde la ONU hasta Moscú, desde Colombia hasta Chile, desde México a Italia, desde Panamá hasta España. Es decir que en materia internacional no hay puntada oficial que no tenga el “dedal cubano”.

 

Mucho ruido para la galería pero pocas nueces ante el mundo. Ese triunfo rojo obedece a un año de lobby, de cabildeo itinerante por el globo, en acciones oficiales, con dinero que hace falta para medicinas y alimentos, entre los países No Alineados y otros chuletes acostumbrados al apoyo recíproco de la izquierda global encarnada en la “robolución destructora” y sin nada que mostrar como éxito de su gestión a no ser el retroceso, la criminalidad, el desmonte institucional y la dependencia de un pueblo hambriento sometido a las migajas de los CLAP y a la presión de los colectivos tan bien alimentados como los regordetes generales del alto mando militar. Sin embargo, tras esa “victoria pírrica” el hecho puso en el tapete la verdad de la Venezuela saqueada.

No hay que menospreciar la “dirección desde Cuba” a todo lo que tiene que ver con la política exterior y la cancillería venezolana. Si bien aquí tienen “viceministros” en los ministerios mas importantes, en las principales y mas importantes embajadas cubanas en el mundo hay asistencia directa a los embajadores “trabucos o de medio pelo”. Desde la ONU hasta Moscú, desde Colombia hasta Chile, desde México a Italia, desde Panamá hasta España. Es decir que en materia internacional no hay puntada oficial que no tenga el “dedal cubano”. Hay que reconocer su exitosa experiencia de seis décadas y la demostrada capacidad de subsistencia en un mundo bastante crítico a las dictaduras. Y sin “el caballo” que fue el gran encantador de la izquierda global…

¿CUBA MAS JÓVEN?:

Converso en Margarita con un venezolano-cubano que me hace la siguiente acotación: la salida de Raúl Castro de la presidencia, mas no del Consejo de Estado, hay que apreciarla como la toma del poder por una generación mas joven que todas las anteriores que han integrado el gobierno cubano desde 1958. Por primera vez ejerce el gobierno alguien sin el apellido Castro. Esta nota del NYTimes es clara: “La economía es un área en la que el sucesor del castrismo podría tener posibilidad de hacer cambios. Y los cambios serán implementados por necesidad: la Revolución cubana agotó su vigor económico.

 

El salvavidas económico de Cuba, el petróleo subsidiado de Venezuela, se está agotando, y el país no tiene una base de exportación diversa.

 

En 2010, el mismo Raúl Castro admitió que el sistema económico cubano tenía deficiencias. Para los cubanos sin acceso al estimado de 3,3 mil millones de dólares en remesas que llega a la isla cada año desde el extranjero y para aquellos que solo tienen acceso a las tiendas estatales y al sistema de libreta de racionamiento, la vida es poco prometedora. El salvavidas económico de Cuba, el petróleo subsidiado de Venezuela, se está agotando, y el país no tiene una base de exportación diversa. Las leyes de inversión de 2014, destinadas a abrir la economía a la inversión extranjera, no han alcanzado sus objetivos. Incluso los éxitos promocionados —aunque exagerados— de la Revolución en los rubros de salud y educación han sido erosionados por la escasez y la falta de inversión estatal”. Hay quienes apuestan que esa nueva dirección del PCC será más pragmática a la hora de acordar con el Norte y dejar de depender de una quebrada Venezuela. Es decir, no querrían repetir el “período especial” vivido desde la caída de la URSS hasta la aparición del “midas” (o “sadim”) venezolano…