¿Qué hacer si un enfermo con Covid-19 muere en casa? - Runrun
¿Qué hacer si un enfermo con Covid-19 muere en casa?
Siguiendo los lineamientos de un médico forense, la Organización Mundial de la Salud y el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades, Runrunes elaboró una guía para que familiares a cargo de enfermos con síntomas de Covid-19 sepan cómo actuar en caso de que ocurra la muerte en el hogar

 

@GitiW

 

Con el incremento de los casos de Covid-19 en Venezuela, han aumentado también los reportes de pacientes con sintomatología del coronavirus, quienes al ser rechazados en hospitales y clínicas por encontrarse colapsados no han tenido otra opción que volver a sus hogares y enfrentar por su cuenta las consecuencias de la enfermedad. 

Además de la falta de asistencia médica, los enfermos de Covid-19 en Venezuela deben lidiar con el estigma y la criminalización oficial. Desde principios de junio, Nicolás Maduro señaló a los migrantes retornados al país como “irresponsables” y pidió que sus familiares y vecinos los reportaran por supuestamente estar contagiados. Esta denuncia conlleva el traslado forzado a sitios bajo vigilancia estricta del Estado, muchos de los cuales carecen de las condiciones mínimas como el acceso al aseo personal y la alimentación, a fin de garantizar la recuperación de los enfermos. 

 

 

Maduro afirmó que los migrantes estaban “contaminando a importantes sectores de todo el país”. También los tildó de “armas biológicas”. Al respecto, la organización Human Rights Watch dijo que: “Esta estigmatización e intimidación de una población que ya se encuentra en situación de vulnerabilidad menoscaba la posibilidad de realizar pruebas de detección”.

Recientemente, la nutricionista especializada en gestión de la seguridad alimentaria, emergencias humanitarias y riesgo de desastres, Susana Raffalli, empleó el término “emergencia funeraria” para advertir el colapso que podría generar el aumento de las muertes por Covid 19 en Venezuela. “En los próximos meses veo que esto puede ser una catástrofe a gran escala. Ojalá se estén preparando para la emergencia funeraria”, dijo. 

La expresión “emergencia funeraria” remite de inmediato a la situación vivida en Ecuador en abril de 2020, cuando la gran cantidad de fallecidos por el coronavirus, sumados a las muertes por otras enfermedades, provocaron que los forenses y la policía no se dieran abasto en el retiro de los cadáveres y debieran sumar al Ejército en las labores de traslado de los cuerpos. 

Runrunes confirmó con un médico forense, quien por laborar en el sector público pidió el resguardo de su nombre, que los decesos de ciudadanos con sospecha de Covid-19 en sitios distintos a hospitales y clínicas ya es una realidad. 

“Eso ya está sucediendo, ya está muriendo bastante gente en los CDI, en dispensarios y en ambulatorios, que si bien son recintos sanitarios no están acondicionados para atender a pacientes de este tipo. También están muriendo en sus casas. Lo ideal es que la gente fuera atendida en hospitales pero ya están abarrotados. La cantidad de personas que está muriendo por causa del Covid-19 en Venezuela es más alta que la reportada por el Gobierno”, afirmó el médico forense. 

El testimonio de la doctora Yanitza Quintero, compartido a través de su cuenta de Twitter, muestra cómo tras un ruleteo por varios centros de salud en Caracas, no le quedó otra alternativa que devolverse a casa con un familiar que presentaba los síntomas del coronavirus. 

 

Ecuador, con una población de 17,5 millones de habitantes, experimentó el desbordamiento de su servicio forense. Quizás por ese antecedente, Raffalli sugirió que las autoridades de Venezuela, país de 30 millones de habitantes que sufre los rigores de una emergencia humanitaria compleja, deberían prepararse para el aumento de los casos de Covid 19 y, en consecuencia, de las muertes. 

 

¿Cuántas muertes diarias colapsarían el servicio forense en Venezuela? “En una ciudad como Caracas, con 20 ó 25 muertos en un día se pondría caótica la situación para buscarlos y trasladarlos”, estimó el médico forense consultado por Runrunes. Un retraso en la búsqueda de los cadáveres implicará que muchas familias tendrán que permanecer con el cuerpo por un período de tiempo mayor al promedio, incrementando el riesgo de contagio en esa comunidad.  

Protocolo básico mientras llega el personal forense

Siguiendo los lineamientos del médico forense, de la Organización Mundial de la Salud y del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades, Runrunes elaboró una guía para familiares a cargo de enfermos con síntomas de Covid 19 en caso de que ocurra la muerte en el hogar. Se trata de un protocolo básico para minimizar el riesgo de contagio de la familia y de la comunidad, mientras se espera la llegada de los organismos competentes que retirarán el cuerpo. 

Dato clave: los fluidos que emanan del cuerpo de un fallecido por Covid 19 representan un riesgo de contagio para los miembros de la familia y la comunidad. Todas las personas que atendieron al enfermo y manipularon el cuerpo deben acudir a un centro de salud para realizarse una prueba de Covid 19.

Llamar al número de emergencia de su municipio o gobernación

Las autoridades municipales o estadales son las encargadas en gestionar la búsqueda del cuerpo. Notifique que se trata de un paciente que presentó síntomas de Covid-19 para que el personal forense lleve el material de protección necesario. 

Usar medidas de protección como tapaboca y guantes

Sabemos que la disponibilidad del material de bioseguridad es muy limitada pero es indispensable contar con ellos para manipular el cuerpo de un fallecido por Covid 19 por tratarse de una enfermedad altamente contagiosa. Como mínimo, se debe contar con tapaboca y guantes. Luego, todo ese material debe ser desechado por el personal de la medicatura forense que vaya a retirar el cuerpo. No debe ser desechado en las papeleras de la casa ya que se trata de un desecho biomédico. Deben meter todo ese material en una bolsa plástica y cerrarla lo más herméticamente posible. Se recomienda que ese material sea incinerado por el personal forense. 

Procurar que un número reducido de personas manipulen el cuerpo 

En la idiosincrasia del venezolano se acostumbra a despedir al difunto con muestras físicas de afecto. La OMS explica que no se debe besar ni acariciar el cuerpo. Los familiares deben limitar el número de personas que estén en contacto con el cuerpo. El médico forense hace énfasis en alejar a los niños menores de 5 años ya que si bien ellos son menos susceptibles a presentar síntomas severos, sí son capaces de concentrar cargas virales altas a nivel de la mucosa nasal y la garganta y propagar así el virus a terceros. 

Envolver el cadáver de la manera más hermética posible

Se puede usar la sábana de la cama donde yace el cuerpo y anudar los extremos de manera que el cuerpo quede “sellado”. Cuando llegue el personal forense con su equipo completo de bioseguridad, procederán a destapar el cuerpo para identificarlo y a los familiares se les pedirá reconocerlo. Este momento debe ser usado también para despedirse ya que los familiares no podrán organizar velorios. 

Lavarse las manos luego de cualquier contacto con el cuerpo y los objetos que usó la persona

El riesgo de contagio por superficie puede limitarse con un lavado de manos con agua y jabón por espacio de 20 segundos. Para el aseo de la habitación y casa pueden usarse desinfectantes de uso común. 

Desechar sábanas, fundas, cobijas y demás objetos que usó la persona contagiada

Todo este material se considera como altamente contaminante y debe ser desechado por el personal forense.