Sin argumentos por Mari Montes - Runrun
Sendai Zea Dic 16, 2011 | Actualizado hace 10 años

Debo confesar que me conmueve cada vez que un fanático caraquista me pregunta si el equipo puede clasificar…

Sobre la base de que “la esperanza es lo último que se pierde” o “mientras hay vida hay esperanzas”, los más optimistas se las ingenian para demostrar matemáticamente que no es imposible llegar a enero a pesar de que ningún número favorece a los melenudos.

Siempre sostengo que hasta que no aparezcan los asteriscos nadie está clasificado o eliminado, pero hay ocasiones en que eso es simplemente una formalidad. En esta temporada, por ejemplo, no hay forma de que los Tiburones de la Guaira queden fuera o que…o que los Leones del Caracas puedan meterse en la clasificación.

La victoria contra Magallanes, la única de esta temporada en el Universitario, dio motivos para creer, los más esperanzados vieron este juego, una vez más, como la inspiración clave para encender la ofensiva, pero no pasaron 24 horas hasta que los Tiburones de La Guaira nos ganaron otra vez.

Algunos se especializan en sacar cuentas para apoyar su optimismo, que si ganamos todos los que restan  para quedar con 33 y 30 y  Mercurio deja de estar retrogrado, la clasificación será un hecho y podemos ser campeones.

Caracas la tiene en China, pero cuando sólo podía llegarse en barcos veleros.

Los Leones tuvieron mala suerte con las lesiones desde el principio de la temporada, los importados, que en el papel lucían calificados para rendir en esta liga, no rindieron y el manager Tim Teufel fue despedido buscando cambiar el rumbo a ninguna parte. En las oficinas no han descansado buscando solventar la situación y la impotencia crece cuando se pierde otro juego por una carrera.

El Caracas no da argumentos para el optimismo.

Los bates nunca han carburado de verdad, de vez en cuando pareciera que despiertan y no pasan 3 juegos hasta que la realidad regresa a vapulear los ánimos: Ese equipo no es capaz de ganar, ni ese, ni ningún equipo que no batee.

Se que estas líneas molestarán a muchos caraquistas, pero es mi respuesta a la pregunta recurrente: “¿Tenemos chance?”

Como decía el genial Earl Weaver, legendario manager de los Orioles de Baltimore en años brillantes: “Las claves para ganar juegos de beisbol son: el pitcheo, ejecutar los fundamentos y  conectar  jonrones de tres carreras”.