Conflictividad política deja a Venezuela sin sede de la Copa Davis

Conflictividad política deja a Venezuela sin sede de la Copa Davis
Foto: NTN 24

federacion-internacional-de-tenis.jpg

federacion internacional de tenis

Foto: NTN 24

El capitán del equipo de Perú, Pablo Arraya, confirma que su país planteó la preocupación que terminó en el retiro de la sede por parte de la Federación Internacional de Tenis a Venezuela. Es la primera vez que un ente internacional objeta a Venezuela como anfitrión de un evento deportivo

 

Eumar Esaá

@eumaresaa

 

La Federación Internacional de Tenis (ITF) retiró a Venezuela la sede de la final contra Perú, correspondiente al Grupo Americano II de la Copa Davis, que debía disputarse del 16 al 18 de este mes en el Club Ítalo de Barcelona, en una cancha totalmente nueva, que estrenaría el equipo liderado por Ricardo Rodríguez.

La decisión de la ITF se hizo argumentando “falta de garantías de seguridad”. El ambiente de crispación política también fue determinante en la resolución, incluso más que la criminalidad.

Esta es la primera vez que un ente internacional objeta a Venezuela como anfitrión de un evento deportivo, abriendo la puerta a la posibilidad de que el tema entre en la agenda de otras entidades.

La Federación Venezolana de Tenis ha cuestionado la medida, lo mismo que el capitán del equipo, José Antonio De Armas. “Más que molestos nos encontramos decepcionados de la manera como la ITF está realizando las cosas”, compartió De Armas en Facebook. “En nuestro país se han realizado eventos internacionales a lo largo de este 2016 y no ha ocurrido ningún altercado. Nos parece una falta de respeto y un atropello que a tan sólo días de llevarse a cabo los encuentros se nos niegue el derecho de jugar frente a nuestra gente”.

Paradójicamente, en 1987 Caracas fue escogida como sede neutral del enfrentamiento de Copa Davis entre España y Paraguay, debido a que no se consideraba seguro el escenario de Asunción, luego de la actitud hostil de los aficionados guaraníes en una serie previa. Ahora es Venezuela la que tiene cinco días para elegir una sede neutral.

Pablo Arraya, capitán del equipo peruano, reconoció en conversación con Runrun.es que la preocupación inicial por el ambiente enrarecido en Venezuela partió del presidente de la Federación inca, Edmundo Jaramillo. “En lo personal no le di tanta consideración, sobre todo cuando me dijeron que jugaríamos en Puerto La Cruz, porque sentí que era un lugar más tranquilo. He jugado en todas partes del mundo y tenía muchas ganas de ir a Puerto La Cruz porque me han dicho que es muy bonito. Pero el presidente Jaramillo sí tenía sus reservas, tenía temor de que el equipo corriera peligro, y él es la máxima autoridad del tenis, el equipo asume su posición”, asegura Arraya, un ex jugador que llegó a probar las canchas venezolanas.

En declaraciones a la prensa peruana, Arraya fue más contundente en su respaldo a la posición de Jaramillo. “Lamentablemente, debido al momento de Venezuela, no podemos jugar ahí, no nos dan garantías, y lo mejor es ir a jugar a otro lado”, aseguró al portal Central CMD.

Luis Contreras, presidente de la FVT, reconoce que recibió de Perú consultas sobre el tema de la seguridad. “Ellos nos habían pedido garantías y se las dimos. Luego Perú nos había propuesto a través de la Cosat (Confederación Sudamericana de Tenis) que si teníamos problemas para organizar la serie por la situación económica del país, ellos podían montarla”.

Para el capitán Arraya, esa es la solución salomónica: “Ante el poco tiempo que queda para buscar una sede neutral, Perú podría organizar la serie esta vez, y luego renunciar a la localía dos años seguidos”, propone, buscando una forma de salvar el carácter alternativo de la sede en las series de Copa Davis.

Contreras no justifica la aprehensión de los visitantes: “Aquí han venido jugadores peruanos al Mundialito, a los Futures, a la gira Cosat, y nunca han tenido ningún problema”.

Venezuela introducía este lunes un escrito de apelación, pero mientras Contreras se pregunta en qué estatus quedarán los otros compromisos con la ITF (como los torneos de categoría Future programados para disputarse este mes en Caracas y Margarita), el presidente del Comité Olímpico Venezolano, Eduardo Álvarez, actuando también como titular del Instituto de Deportes de Anzoátegui, parece dispuesto a quemar puentes con la ITF.

“Siempre respondimos favorablemente a todas las solicitudes que nos hizo la ITF. Pidieron más luces, más seguridad, un solo hotel, todo se lo dimos”, asegura Álvarez, quien de ahora en adelante accionará como titular del COV. “Vamos con todo contra la ITF, dirigiremos una carta a todos los Comités Olímpicos del mundo denunciando que se está inmiscuyendo en la política de nuestro país, porque para nosotros esta es una actuación

con matiz político. Pero además vamos a demandar a la ITF ante el TAS (Tribunal de Arbitraje del Deporte), y entendemos que el Club Ítalo y la alcaldía de Barcelona procederán con una demanda civil”.

Álvarez calcula en 300 millones de bolívares los gastos en los que club, alcaldía e IDEA han incurrido para organizar la serie.

También en el fútbol hay temor

Lo cierto es que la ITF no es el único ente deportivo internacional que desconfía de la seguridad en Venezuela. El diario La Nación informó el miércoles de la semana pasada que la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) exigió “garantías para viajar” a nuestro país, para el partido que albiceleste y vinotinto disputan este martes en Mérida, correspondiente a la eliminatoria sudamericana al Mundial de Rusia 2018.

Las alarmas en el equipo argentino se habían encendido luego de que el Barcelona presionara a su vez por la seguridad de Javier Mascherano y Lionel Messi, que finalmente no viajó a Venezuela debido a una lumbalgia. Ambos, AFA y Barcelona, se preocupaban por las restricciones aéreas impuestas por el gobierno en vísperas de la marcha opositora del 1S, que se extenderían hasta el lunes, un día después de la fecha prevista para la llegada de Argentina.

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios