Emprendimiento con sello venezolano: Cerveza hecha en casa
Emprendimiento con sello venezolano: Cerveza hecha en casa

CervezaArtesanal

 

La curiosidad por crear nuevos sabores no hace distinción. En un país donde la cerveza es la predilecta en una celebración, era cuestión de tiempo para que surgieran “artesanos” deseosos de presentar su etiqueta al paladar del venezolano


Por @sendaizea

 

Tomarse unas “birras” un viernes de quincena es casi un ritual inamovible para muchos venezolanos. Según un estudio publicado en 2014 por la consultora Bonial, en el país suramericano se consumen 85,5 litros de la bebida por persona cada año, ocupando el octavo lugar, entre las 50 naciones que integran el estudio, de países con mayor consumo de cerveza en el mundo.

Sin embargo, para algunos no basta consumirla, sino que  su pasión por las cerveza va más allá de saborear aquellas preparadas industrialmente. La curiosidad por crear una gama sensorial inesperada para el paladar fue el impulso que motivó a un abogado y un ingeniero que decidieron incursionar en el mundo de la cerveza artesanal.

Doble A: “El cervecero hace el mosto y la levadura es la que crea la cerveza”

Emoción y orgullo son las palabras que mejor describen a Aníbal cuando habla de la cerveza que fabrica.

Mi primera cerveza fue muy especial. La preparé con un amigo extranjero y la dejamos fermentando. Él iba a regresar a embotellarla. Pero no pude esperar. Un día me animé puse a enfriar algunas, destapé una y cuando la probé fue impresionante. Estaba tan buena. Esto es como tener hijos”, confiesa Aníbal, un ingeniero que se dedica durante el horario de oficina al Mercadeo en una empresa de telecomunicaciones.

Fue hace año y medio que junto a su socio Arturo decidió impregnarle su carácter a una cerveza que bautizaron como Doble A, por las iniciales de sus artesanos.

Sobre cómo inició este emprendimiento recuerda: “Tengo un gusto de toda la vida por la cerveza. Se presentó la oportunidad con un amigo que me comentó que sabía elaborarla y decidimos probar preparando unas en mi casa”.

Para realizar la famosa bebida se requiere extracto de un grano malteado, agua, un elemento que facilite la fermentación que es la levadura y el lúpulo que le da el amargor.

“Todos esos ingredientes van a una olla. Donde colocas los granos se crea como un jarabe de la cebada malteada. Ese jarabe le agregas el lúpulo, lo colocas en un envase donde agregas la levadura y allí es donde nace la cerveza. Después de un tiempo fermentando viene el proceso de endulzar ese jarabe de nuevo y luego se embotella”, explicó grosso modo.

Sobre la producción de Doble A, Aníbal comenta que ofrecen combinaciones para todos los gustos (Red Ale, Pale Ale, IPA, Stout, entre otras) y producen mensualmente hasta 300 litros, de acuerdo a lo solicitado.

Confiesa que no es sencillo compartir su tiempo con lo que comenzó como un hobby y ahora es un emprendimiento consolidado. “El gusto y la pasión por las cosas te hace buscar energía donde no hay. A veces en las noches o fines de semana temprano estoy fabricando. Uno consigue el tiempo. En ocasiones mi esposa me apoya, me ayuda a etiquetar”, relata.

A quienes desean iniciarse en el proceso de fabricar cervezas artesanales recomienda mucho tesón. “Si haces algo que te gusta y si eso genera algo de dinero para sustentar la idea, habrá valido la pena”.

Dos leones: Cerveza con sabor caraqueño

“Cuando la probé por primera vez fue mágico. No podía creer que había creado algo con un sabor tan rico y mejorado”, afirma Janan, un abogado que elabora la marca Dos Leones, al recordar cuando probó por primera vez una birra hecha por él.

Janan afirma que siempre lo apasionó el tema. “Empecé a buscar por internet cursos sobre cómo preparar cerveza y me conseguí con José Luis Guerra, mi ex socio. Eso fue hace algo más de cuatro años. En ese primer curso hicimos 20 litros de cerveza. Luego de esa experiencia le dije ‘vamos a asociarnos’ y así empezó todo”, recuerda.

En presentación de 0,75 litros Janan presenta Dos Leones, una cerveza inspirada en la esencia caraqueña. “Iba manejando un día y vi El Ávila –montaña ubicada al norte de la ciudad-, en ese momento vino a mí el nombre Dos Leones. Y así denominé a la marca. Quería una nombre que se identificara con Caracas, algo regional, caraqueño. El nombre oficial de la capital venezolana es Santiago de León de Caracas, adicionalmente hay escultura de leones al entrar y salir de la ciudad”.

Producir una cerveza no es tarea fácil. Pero Janan lo asume como una experiencia incomparable el poder probar una cerveza hecha por sí mismo. “Por cada cien litros de agua agregamos 30 kilos de grano. El grano se muele, se calienta el agua, luego viene el proceso de maceración en la que esta mezcla se convierte en azucares fermentables y sacamos 40 litros de puro mosto. Luego éste lo mezclamos con el lúpulo y lo recirculamos con agua fría y caliente. Luego por 15 días mantengo la mezcla en una nevera a 5 grados centígrados y después embotello”, comenta al explicar el proceso de elaboración de Dos Leones.

La meta de este emprendedor, ahora a la cabeza de Dos Leones, es llegar a producir 120 mil litros. “Las cervezas normales refrescan. Pero las artesanales son para degustar, el acompañante ideal para disfrutar con una buena conversación”.

“Si tienes la pasión por hacerlo, hazlo. Empezamos como un hobby y ya es una carrera. Si haces algo que te apasiona y además produce algo para tu beneficio”, concluye.

El país suramericano cuenta ahora con una asociación que reúne a más de 80 etiquetas de emprendedores artesanales de cerveza. Bajo el nombre de Asociación de Cerveceros Artesanales de Venezuela se reúnen los hacedores de la mencionada bebida  quienes tienen como propósito desarrollar un plan de vida sustentable para potenciar el oficio y generar una propuesta que contribuya al crecimiento socio-económico del país.