¿Guerra económica? Antes había cabillas, cemento, azúcar, café, leche Estatizaron y… por Damián Prat
Lo último

¿Guerra económica? Antes había cabillas, cemento, azúcar, café, leche Estatizaron y … por Damián Prat

GuerraEconómica3.jpg

GuerraEconómica3

 

El “revolcón económico” que el país espera y necesita es que el propio gobierno asuma sus culpas y su desastre y rectifique profundamente.   No que siga evadiendo su responsabilidad inventando “guerras económicas” y culpando a terceros de todo lo que han hecho mal. Lo que Venezuela espera y requiere es que no “profundicen” en los mismos errores.   Que no caven mas hondo el hoyo del “estatismo salvaje” y los “controles corruptos” en que nos metieron.

Hasta 2007 cualquier venezolano se proponía mejorar su casita, hacer un cuarto adicional o ampliar la cocina y encontraba cemento y cabillas en cualquier ferretería.  ¿Quién decretó entonces la “guerra económica” contra los venezolanos?.   Desde que el gobierno estatizó Sidor y Sidetur, comenzó a caer la producción de cabillas.   Hoy se producen 200 mil toneladas menos de cabillas en Sidor al año del total de 370 mil toneladas que lograba Sidor antes del “control estatista salvaje”.  ¿Saben que?   Una tonelada de cabillas de ½ son, mas o menos,  84 cabillas, o sea que sólo en 2014, en la Sidor dizque “socialista”, a pesar del esfuerzo y la lucha de los trabajadores, dejaron de producirse alrededor de… ¡16 millones de cabillas!.   Sume el lector lo que dejó de producir Sidetur, estatizada desde 2009 igualmente venida a menos.

La “guerra económica”  es del gobierno.   Es el gobierno el responsable total del manejo de Sidor y de los destrozos a la capacidad de producción de Sidor.  ¡Son 16 millones menos de cabillas!, solo en 2014.   ¿A quien le van a echar la culpa?   ¿Al “imperio”?  ¿A los marcianos?.  ¿A la empresa privada o a los trabajadores?.  ¡Dé la cara, señor Maduro!, en lugar de andar inventando “guerras y conspiraciones” solo para tratar de tapar la responsabilidad de su gobierno.

Es la misma historia del cemento.  Estatizaron toda la industria cementera en 2009 y ya para 2013 la producción era de 40% menos, de acuerdo a varios informes que pude ver, incluyendo el de los ministros ante la AN, pero también por los testimonios de trabajadores y dirigentes sindicales, incluyendo algunos chavistas decepcionados.   ¿A cual guerra económica pueden echarle la culpa si toda la industria está en manos rojas rojítas?

¿Cuántas fincas de caña de azúcar fueron invadidas y confiscadas desde 2005?.  ¿Producen algo?   ¿Cuánto?  ¿A cual “guerra económica” va a culpar Maduro de la escasez de azúcar?.  Porque, además, el 80% de los centrales azucareros son del estado o han sido estatizados en años recientes.   ¿Y el café?.  Todas las torrefactoras grandes fueron estatizadas.  Y el déficit de café para este 2015 es de casi ¡70%!, de acuerdo a la magra cosecha de diciembre 2014 y enero 2015.  Hasta el año pasado el déficit se tapaba, se disfrazaba, importando café lavado y seco desde Nicaragua, Brasil y otros países.  Ahora no hay dólares suficientes.

Dólares.  Esa es la otra cara de la moneda de la ruina.   ¿Quién es el dueño del 90% de los dólares que ingresan al país?  Obvio:  es el mismo amo y señor de Pdvsa. Quienes la manejan a su antojo.  O sea, la “revolución”.  Pero además, son los que deciden a aquien le venden dólares y a quien no.  Son los rojos rojitos del Cadivismo los que ponen “las reglas del juego”, colocan los “peajes” y las “alcabalas” de la corrupción.  Según la denuncia-confesión de Giordani, solo en 2013 los boliburgueses rojos se birlaron 25 mil millones de dólares mediante “empresas de maletín.

Es el gobierno quien controla incluso la producción de la empresa privada.  Pregunten a cualquier trabajador de Polar o de cualquier otra empresa productora agroalimentaria.   Cada lote de cualquier producto que sale de fábrica es chequeado y revisado por los funcionarios del gobierno, quienes incluso deciden con frecuencia cambiar el destino de la carga de esos camiones. O sea, controlan todo, deciden todo, abusan con todo, incluso cuando la industria no ha sido malamente estatizada.  ¿Cuál es el cuento de la “guerra económica”?

¿Un revolcón?  El que hace falta es el que debe recibir el gobierno, con votos, en avalancha y por paliza, en la elección parlamentaria.  Y en todo caso,  el gobierno debe “revolcarse” a si mismo en lugar de seguir ahogando la economía con los “controles de la corrupción”.  Para decirlo con las palabras dichas este viernes por el ministro Víctor Álvarez quien reivindica la idea del “socialismo del siglo XXI” en lugar de “los viejos modelos” que dice, son los del gobierno.  ¿Qué dijo?  “El control de cambios ya no tiene justificación económica y solo se usa como medio de dominación política”:

Damián Prat C.

[email protected]

@damianprat

www.publicoyconfidencial.com

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios