Ucrania, acuerdo esencial por Luis DE LION
Ucrania, acuerdo esencial por Luis DE LION

Ucrania2

 

Desde la Segunda Guerra mundial no se veía en Europa, a un país invadiendo a su vecino. La anexión de Crimea por parte de Rusia y el avance de los llamados “separatistas pro-rusos” en territorio de Ucrania representan unos acontecimientos de mucha gravedad, que se creían irrepetibles en el viejo continente.

Una guerra de baja intensidad mediática, es la que se ha venido desarrollando desde hace un año en las regiones de Donetsk y Lugansk en territorio ucraniano con un saldo de  5.000 muertos y 1.200.000 refugiados. Una confrontación en la cual el ejército ucraniano, se ha visto desbordado por el avance de las muy bien armadas tropas de la guerrilla separatista pro-rusa.

Entre tanto, las sanciones contra Moscú, puestas en vigor por la Unión Europea y por los EE.UU. van teniendo su efecto político y financiero, en lo militar la situación se había venido convirtiendo en una suerte de déjà vu. Una espantosa remembranza, respecto al escenario que precedió al ataque de Pearl Harbor, a las horas previas antes que Mussolini se lanzara en los brazos de Hitler y de cuando Milosevic decidió arremeter contra su propio pueblo.

Ante esa espantosa perspectiva, fue que Merkel y Hollande, tomaron la iniciativa, para evitar que Putin cometa lo irreparable.

Fueron necesarias 16 largas horas de negociaciones, para un acuerdo de salida a la crisis en Ucrania, a pesar que, el resultado de lo acordado no garantice un éxito total.

Se alcanzó un acuerdo sobre lo esencial, es decir, el cese al fuego que debe producirse hoy domingo 15 de febrero. Por el resto, el optimismo más que moderado de París y Berlín, nos invita a no hacernos mayores ilusiones del fin del conflicto.

La autonomía de las regiones de Donetsk y Lugansk, que están en territorio ucraniano pero bajo el control de los separatistas a las órdenes de Putin, sigue siendo tema de debate y los habitantes de dichas regiones tienen razones de sobra para ser escépticos.

De igual forma, numerosas disposiciones en el acuerdo de Minsk, por sus contradicciones hacen que en la práctica sean inaplicables. Se estipula el retiro de armamentos, pero no se menciona el retiro de tropas del lado separatista.

Como quiera que sea, se ha logrado hacer presión sobre Moscú, el esfuerzo diplomático ha sido enorme por parte de los pilares de la Unión Europea. Mientras en Washington releen la historia de la región, para no cometer los mismos errores que repitieron en Afganistán, nos queda esperar que el impulso diplomático sea mantenido y seguido en el terreno.

@ldelion

[email protected]