Lo bueno, lo malo y lo feo de vivir en Miami - Runrun

Lo bueno, lo malo y lo feo de vivir en Miami

Miami

 

Por: María Alesia Sosa Calcaño

@MariaAlesiaSosa

 

El sueño americano para los venezolanos se resume prácticamente en un solo lugar: Miami. No es la primera vez que esta ciudad, o el estado de Florida se ponen de moda para los venezolanos que quieren irse del país. Su cercanía, el idioma y la inmensa cantidad de latinos que hay, lo convierten en un destino que parece ideal para los que quieren vivir en el primer mundo, rodeados del calor del sur del continente. De acuerdo a información del censo nacional de Estados Unidos, en 2010 vivían 215.000 venezolanos en todo el país, de los cuales 57% están en Florida.

Pero no todo es color de rosa. Vivir en Miami puede significar la ruina sin una buena planificación.

A partir de decenas de testimonios de Venezolanos viviendo en el exterior, mostramos varios puntos de vista sobre la idea de irse a vivir a Miami.

miami-lo-bueno

– Cuando pisas Miami, estás en Estados Unidos o el llamado “imperio”, uno de los países más desarrollados del mundo por su PIB (Así lo certifican los datos del Banco Mundial).

– No tienes que aprender otro idioma. Desde el año 2000, y según datos del último censo nacional, el español es el idioma más hablado en la ciudad de Miami con casi 70% de hispanoparlantes.

– Miami está rodeada de mar. Quizás para los andinos o llaneros, este no es un factor muy importante, pero los venezolanos que están acostumbrados a tener el mar cerca, pueden estar tranquilos porque Florida cuenta con 2.170 kilómetros de costa. Es el estado de ese país con más territorio costero. Hay cultura naviera de recreación por lo que se puede disfrutar de bajos y cayos desde lanchas o yates. Además no tienes que olvidarte del plan de ir a la playa.  Eso sí, sin la Polarcita en la mano, porque en las playas no está permitido tomar alcohol desde su propio envase.

– Es un sitio seguro y tranquilo, aunque no es el más seguro de Estados Unidos. La probabilidades de que entren a robar a tu casa son 1 en 31, y las posibilidades de que seas víctima de un crimen violento es 1 por cada 205 personas (Florida Department of Law Enforcement).

– En 2008, la revista Forbes clasificó Miami como la ciudad más limpia de Estados Unidos, por la baja contaminación, sus grandes espacios verdes, agua potable, limpieza de las calles y los programas de reciclajes.

– Por su conveniente ubicación geográfica es el primer puerto de pasajeros de cruceros en el mundo.

– ¡No tendrás que comprar ropa nueva! Ubicada justo por encima del Trópico de Cáncer, Miami es una ciudad costera cuyo clima cálido y húmedo proviene de la Corriente del Golfo de México. La ciudad recibe abundantes lluvias desde mediados de mayo hasta principios de octubre. La temperatura de la ciudad puede oscilar entre los 10,6°C y 25°C en enero y entre los 29°C y 35°C entre mayo y octubre.

– Pero si lo que quieres es comprar ropa, Florida es el estado ideal. Cuenta con miles de centros comerciales, y algunos de los más grandes “malls” de outlets en América.

– La oferta de viviendas en Florida es alta, y el proceso para alquilar es sencillo.  El precio promedio de renta mensual es de $1.613 según el tamaño de la propiedad: 1 habitación: $ 1.325; 2 habitaciones: $ 1.684; 3 habitaciones: $ 2.169.

– Para comprar bienes raíces, el precio promedio de la propiedad es aproximadamente de $250.000. Los intereses de los créditos hipotecarios comienzan desde 2,13% a 40 años, y pueden iniciarse con sólo 3% de cuota inicial.

– Un estudio educativo de WalletHub arrojó el siguiente dato: Florida es el estado en el primer lugar con menos bullying o acoso escolar de todo el país.

– No suele haber apagones, a menos que sea en pleno huracán. La electricidad en Florida puede costar cerca de $94 mensuales para una casa promedio.

– El agua tampoco la racionan, pero su precio no es tan barato como en Venezuela, por eso los habitantes de Florida suelen usarla con más moderación. Si vives alquilado, generalmente se cobra dentro de la renta mensual pero el promedio del costo de servicio de aguas negras y agua potable es de $65.

– Un plan para celulares inteligentes puede costar alrededor de $70 mensuales. La señal es óptima y la banda es 4G. Un teléfono local básico con llamadas ilimitadas a otros teléfonos fijos cuesta cerca de $30 al mes.

– Los servicios de Internet y cable suelen pagarse juntos porque generalmente van conectados. En Florida la compañías ofrecen servicio de Internet con una velocidad de hasta 60 megas y los precios varían entre $70 y $100 mensuales.

– A pesar de que el transporte público de Florida no es el mejor,  las autopistas, avenidas y calles son impecables. Además, obtener un carro nuevo o usado, es relativamente fácil y posible para cualquier bolsillo. En el mercado hay carros nuevos desde $9.000 con financiamiento de cero dólares de cuota inicial, e intereses cercanos a 2% por 5 años. Hay planes para expandir el transporte público para el 2015.

– Los venezolanos son bien vistos en el ámbito profesional. En comparación con otros países de Latinoamérica resaltan por estar bien preparados.

– Florida es un estado que vive del turismo, por eso para los jóvenes es factible conseguir empleo en el sector: en un restaurant, hotel, estacionamiento o tienda, pero no son bien pagados.

– Todos los venezolanos consultados aseguran que en Miami no han sentido xenofobia o rechazo de los norteamericanos, porque este es un estado hecho completamente de inmigrantes. Coinciden en que no se sienten fuera de lugar.

– La movida cultural está creciendo, y hay muchos venezolanos participando en proyectos de este tipo y artistas venezolanos exponiendo en galerías como lo hizo Patricia Van Dalen este año en Coconut Grove.

– Es posible vivir en Miami con un sueldo mínimo que está cercano a los $1.200, pero sin ningún gusto ni lujo.

– La comida venezolana no te hará falta. Hay muchísimos areperas como El Arepazo o La Latina, y casi todos los alimentos se consiguen en el mercado (¡Y no hay escasez!)

– La ubicación geográfica hace que sea casi el mismo horario que Venezuela, con sólo media hora de diferencia dependiendo de la época del año.

– Es el destino de Estados Unidos que está mejor conectado con Venezuela. Hay vuelos directos y en menos de tres horas estás de vuelta en tu país.

Miami-lo-malo

– Para que un extranjero pueda vivir en cualquier ciudad de Estados Unidos es necesario que tenga una visa de estudio, trabajo o inversión. El departamento de inmigración reconoce varios tipos de visas dependiendo de cada caso. (Más información: ¿Cómo solicitar una visa?).

– La temperatura es parecida a la de Venezuela, pero a veces tiene lo peor de algunas zonas del país: calor y humedad. Además los huracanes y las tormentas tropicales definen el clima de Miami. Esta ciudad reporta cerca de 80 días con tormentas eléctricas por año. Estas tormentas son a menudo acompañadas de intensas lluvias que pueden agravarse con granizo.

– La temporada de huracanes del Atlántico oficialmente se extiende del 1 de junio al 30 de noviembre.

– El precio de la gasolina pega en el bolsillo para los venezolanos que están acostumbrados al subsidio en su país. Un galón cuesta entre $3 y $4, y los tanques de un carro familiar suelen cargar de 12 a 15 galones. Es importante medir las distancias entre el hogar y el colegio o trabajo, ya que la gasolina es un gasto importante.

– La educación pública en Florida funciona como en el resto de los Estados Unidos, pero últimamente no es la de más alta calidad. Según el ranking de los estados con mejores y peores sistemas educativos realizado por WalletHub, Florida ocupó el lugar 29 entre 50 estados. Asimismo, ocupa el puesto 40 entre los estados que más invierten en educación.

– La educación privada es cara. Los costos pueden variar mucho según la institución, pero las mensualidades cuestan al menos $300, sin contar otros gastos. La inscripción no cuesta menos de $4.000 .El transporte puede costar $150 al mes, y los libros cerca de $200.

– El transporte público no es el fuerte de Florida. No es un estado que está bien conectado con transporte público, pero dentro del estado hay ciudades que sí lo están. Miami cuenta con el sistema Miami-Dade Transit que incluye autobus, Metrorail y Metromover, y  recorre los puntos más importantes entre Miami y Miami Beach. Su costo va desde los $ 2 por tramos cortos, hasta $ 8 por los viajes más largos.

– Si bien comprar un vehículo es asequible, es muy común encontrar estafadores en este mercado, por eso es recomendable buscar asesoría.

– Si no tienes un seguro de salud, las medicinas y clínicas son prácticamente impagables. Un parto puede salirte en $ 24.000 en un hospital privado.

– Si no tienes la suerte de ir con un contrato de trabajo, tienes que estar dispuesto a empezar de cero. Por ejemplo, es común ver licenciados y profesionales con experiencia atendiendo tiendas, restaurantes, rent a cars o estacionamientos.

– Hay zonas rojas. Miami tiene uno de los barrios más violentos de los Estados Unidos dentro de Little Haiti, una zona antiguamente liderada por una banda conocida como Zoe Pound compuesta de inmigrantes haitianos. Aunque la zona ha mejorado desde el 2010, sigue siendo un foco de crimen.

– Se necesita carro para ir a todos lados. La extensión de la ciudad es tal que se necesita carro para movilizarse de manera efectiva de punta a punta.

– Aunque hay una movida cultural creciente, sigue siendo bastante incipiente. Hay una mayor oferta de cultura urbana e informal que de alternativas formales nutridas como por ejemplo museos.

– No te bañes en los ríos ni lagunas. Igual que en el llano venezolano, hay que estar mosca con los cocodrilos.

– No es malo pero debes tener paciencia: Miami es la ciudad con la mayor concentración de personas de la tercera edad. Respira profundo y tenles paciencia: son lentos para reconocer que el semáforo cambió. Y son los que mejores consejos te darán siempre.

– Miami tiene los peores conductores de todos los Estados Unidos. Mosca al volante.

– Dos tragos y me voy… Literalmente. El límite de bebida para manejar es de dos cervezas (aproximadamente). Miami es una de las ciudades con mayor cantidad de multas por conducir en estado de ebriedad y una de las ciudades con la multa más cara.

– Licencia por favor. Luego de treinta días viviendo en Florida debes sacarte la licencia de conducir de ese estado. Para ello debes pasar el exámen de conducir desde cero y renovarla cada 8 años.

– No hay consulado. Prepárate para viajar si necesitas hacer algún trámite criollo o si quieres ejercer tu derecho al voto. El consulado más cercano está en New Orleans. Aunque puedes ser atendido en cualquier otro consulado.

– La ciudad colapsa en los fines de semana largos, cuando hay festivales musicales o cuando ganan los Miami Heat. Dependiendo del evento el tipo de ciudadano que plaga las calles es diferente, pero ninguno es agradable.

Miami-lo-feo

– Los venezolanos en Miami tienen fama de “pantalleros”, “echonetos” o que les gusta mostrar. Es común ver el perfil del venezolano forrado de ropa que muestre su marca.

– Miami es la ciudad perfecta para encontrar boliburgueses, que suelen lucirse derrochando dinero en tiendas y sobre todo en locales nocturnos.

– Los criollos son conocidos en Florida por sus malas costumbres en el tránsito, o más bien por irrespetar las leyes de tránsito. Comerse la luz roja, tocar mucho la corneta, cruzar la calle fuera del rayado o exceder la velocidad máxima permitida son ya casi un identificativo de los paisanos en Miami. Algunas ciudades con alto porcentaje de venezolanos han optado por cambiar las señales de Stop por semáforos ya que los venezolanos no acostumbran respetarlas.

– El alcalde de la ciudad de Doral, Luigi Boria, es el primer venezolano en obtener un cargo público en Estados Unidos, pero su primer año de gestión ha estado lleno de escándalos de corrupción. Fue señalado por hacer un cambio de zonificación de dos terrenos baldíos del condado, que beneficiaron un lujoso proyecto de los hijos de Boria.

– También tenemos fama de malos vecinos. “Cuando ves a alguien cometiendo una infracción de tránsito o con la música a todo volumen en un condominio puedes jurar que es un venezolano”, dijo un compatriota que vive en Doral.

Revisa también: Lo bueno, lo malo y lo feo de vivir en Panamá 

Enviar Comentarios



© Manapro Consultores

Enviar Comentarios